Aspiraciones: ¿escribir o ser escritores?

Las plataformas digitales para publicación de textos son de gran utilidad. Las viejas galeras son sustituidas por ágiles programas. La calidad de lo publicado, sin embargo, no puede contagiarse de esa inmediatez

18 de octubre, 2022 Aspiraciones: ¿escribir o ser escritores?

Escribir es comunicar, conservar, compartir y disfrutar, entre muchas otras cosas. En lo personal resulta un deleite muy gozoso instalarme frente a una superficie receptora para volcar por escrito mis cavilaciones respecto al mundo.  Hace algunos meses tuve un problema agudo y muy grave de salud, que me llevó a permanecer hospitalizada durante una semana y a continuar con medicamentos en casa, al menos por un año. En la medida en que me fui reincorporando a mis actividades habituales, descubrí que mi letra manuscrita, aprendida en primaria bajo el método Palmer, había perdido su fluidez, tanto  que, si escribo rápido, ni yo misma  logro interpretar lo que puse.  Espero que sea algo transitorio, mas si no fuera el caso, para mi fortuna la tecnología me permite seguir expresándome de forma clara, lo que finalmente busco al escribir.

Viene a mi mente la idea de abordar, justo ese recurso tecnológico, con sus diversas aristas: hay programas que permiten al usuario escribir, corregir y traducir, aparte de muchas otras monadas.  Y a partir del desarrollo de plataformas digitales, asimismo es factible publicar. Al menos para una editorial de renombre a nivel mundial, puede tener acceso el mismísimo Haruki Murakami para publicar una obra nueva, que algún “chavo” que busca expresarse y ganar reconocimientos, y en el mejor de los casos, vender su obra. Las plataformas suelen dejar el trabajo de edición al propio usuario en su calidad de autor; su borrador pasa de los documentos que fue recopilando para organizar un libro, a la estructura de “libro digital”. No media un trabajo formal de revisión que permita garantizar un nivel de calidad superior, o tal vez ni siquiera el necesario para  aproximarse a integrar  textos limpios y congruentes.

En alguna ocasión escuché decir al gran maestro de novela Imanol Caneyada —cito de memoria, con el sesgo que ello implica—, Un  joven que se acerca a mis talleres diciendo “quiero ser escritor”, no viene dispuesto a aprender a escribir. Dicho de  manera tan clara, es igualmente aplicable a la publicación, habrá muchos que por autopublicarse en redes ya sienten poder codearse con escritores de la talla de Pérez Reverte. No es el hecho de escribir; no es el hecho de publicar; no es el hecho de recibir aplausos por hacerlo. El oficio de escribir es un compromiso personal de superación a través del tiempo y de la preparación. Consiste en invertir lo necesario en  leer autores, aprender técnicas y ensayarlas una y otra vez. En el caso de poesía y narrativa, aparte de todo lo anterior se debe trabajar haciendo malabares con la emoción, hasta volver entrañable una historia. Ello se aprende a través de la sencilla tarea de aplicarse. O como dice el maestro Bernardo Esquinca cuando le piden cinco consejos para escribir mejor. Con cara por demás seria comienza a enumerarlos: número uno, leer; número dos, leer; número tres, leer; número cuatro, leer y finalmente, número cinco, leer. Esto es, nadie nace siendo escritor; al momento de escribir no estamos como náufragos en una isla, ni tenemos el saber pleno en nuestras mentes. Poco recomendable querer transitar la ruta solos; habrá que acercarse al que va delante y aprenderle, en actitud de sabia sencillez.

Todo quehacer en esta vida demanda preparación: unas veces formal, otras tantas a través de la práctica, pero en todo momento una capacitación que nos lleve a hacer  las cosas hoy mejor que ayer, y mañana mejor que hoy. En lo personal hallo la palabra escrita un asunto muy serio, pues se queda plasmada para siempre. Después de publicar podrá haber en nosotros un cambio de opinión, pero para entonces, lo dicho inicialmente bien pudo ir a impactar la vida de un lector, quien asumió  lo que no quisimos decir, o que expresamos mal la primera vez.  Una responsabilidad aún mayor existe, cuando terceros, como espacios periodísticos, publicaciones digitales, o instituciones culturales confían en nosotros, al punto de permitirnos dar a conocer lo propio dentro de sus espacios.

Para cerrar la reflexión: El acceso a la tecnología digital representa grandes beneficios, como lo es para mí en estos momentos: frente  a mi pobreza manuscrita, la maravilla del teclado. Por otra parte, la tecnología encierra grandes retos para el espíritu: Habrá pues que cuidarnos del riesgo de ir a diluir nuestra esencia humana en la cacería de signos de aprobación. En este caso  concreto, revisar de manera crítica lo que publicamos antes de lanzarlo al mundo: hacerlo una y otra vez a la luz del conocimiento, hasta asegurarnos que estamos diciendo lo que queríamos decir, de la mejor manera. En palabras de Simone de Beauvoir: Escribir es un oficio que se aprende escribiendo.

Comentarios


object(WP_Query)#18000 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84670) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2022" ["before"]=> string(10) "06-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84670) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2022" ["before"]=> string(10) "06-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18004 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18002 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18003 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-11-2022" ["before"]=> string(10) "06-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (84670) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(86350) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content"]=> string(5443) "Este noviembre terminó con una noticia triste para los fanáticos del rock clásico, ya que se dio a conocer la noticia de que Christine McVie (1943 - 2022), miembro de la legendaria banda Fleetwood Mac, falleció el 30 de noviembre de 2022, a los 79 años.  Nacida como Christine Perfect en 1943, la tecladista, vocalista y compositora tomó el apellido de John McVie (bajista de la banda), quien fue su esposo de 1968 a 1976 y comenzó a tocar con la agrupación desde el álbum Kiln House de 1970. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría del gran público la recuerde como la tercera gran compositora de Fleetwood Mac durante los años de gloria, desde el álbum homónimo de 1975 hasta el álbum Tango in the Night de 1987.  El periodo de 1975 a 1987 coincidió con la llegada de Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, quienes inyectaron vida a una banda que estaba a punto de colapsar. Con ambos músicos estadounidenses, la banda, que inició como una conjunto hardcore de blues (y luego tuvo una época más cercana al folk), se convirtió en el grupo de pop rock que el mundo ama y conoce. Sin embargo, ante los talentos innegables de Nicks y Buckingham, Christine McVie fue a Mac lo que Harrison fue a los Beatles: una integrante más bien modesta, un tanto en el fondo, pero como contrapunto perfecto a la expresividad roquera de Buckingham y a la extravagancia mística de Nicks. Las aportaciones de Christine McVie ayudaron a moldear el sonido definitivo del grupo en  la misma medida que las composiciones de sus compañeros.  Para todos aquellos interesados en McVie, los álbumes Fleetwood Mac (1975), Rumours (1977), Tusk (1979), Mirage (1982) y Tango in the Night (1987) es donde se pueden encontrar se pueden encontrar sus mejores aportaciones al mundo de la música. Aunque tampoco se debe dejar de lado el menospreciado Behind the Mask (1990) y sus álbumes solistas (Christine Perfect de 1970, Christine McVie de 1984, In the Meantime de 2004) y la última colaboración que tuvo con su antiguo compañero de banda en el álbum que se conoce como Buckingham McVie de 2017. Dichos álbumes, aunque no son tan esenciales como la saga de Fleetwood Mac, son dignas adiciones a la colección de todo melómano.  Las aportaciones de McVie al catálogo de la agrupación no palidecen y muchas de ellas han llegado al proverbial museo dorado del rock. Esto, en gran parte, se debe a que Christine era capaz de componer canciones que expresan un amplio rango de emociones. ¿Cómo resistirse al optimismo y vitalidad de la melodía de Don’t Stop (la cual incluso fue utilizada por Bill Clinton en su campaña presidencial)? ¿Cómo no sentir el anhelo de amor en Oh Daddy? ¿O la nostalgia de la hermosa balada Wish You Were Here? Tener tantos clásicos merecidos en el mismo grupo en el que están Buckingham y Nicks es un logro que no debe ser ignorado.    Otra leyenda más del rock que nos deja este año 2022. Aunque podríamos seguir platicando de la obra de Christine McVie, lo que procede en estos casos es dejar que la música hable por sí sola. Así que a darle play, estimable lector, a los álbumes mencionados en este texto. En las inmortales palabras de ABBA, thank you for the music, Christine McVie, esa que, de alguna forma u otra, ha formado parte del soundtrack de la vida de muchos de nosotros. " ["post_title"]=> string(39) "Gracias por la música, Christine McVie" ["post_excerpt"]=> string(91) "Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "gracias-por-la-musica-christine-mcvie" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86350" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17973 (24) { ["ID"]=> int(85946) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-22 08:59:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:59:06" ["post_content"]=> string(6898) "Bioética: Manifiesto por la Tierra es el libro que Arnoldo Kraus acaba de lanzar en estos días. Médico internista de formación, con especialidad en reumatología, ha despuntado como investigador, docente y escritor dentro del área de la Bioética. Cuenta con varios libros publicados, en los que aborda principalmente el tema de la muerte, sus facetas emocionales y los alcances políticos que cuestiones como el suicidio o la muerte asistida, llegan a alcanzar. En esta ocasión se lanzó a la tarea de coordinar una serie de ensayos escritos por integrantes del Seminario de Cultura Mexicana, como un tributo a Van Rensselaer Potter, quien en 1970 introdujo el término “bioética” en su obra: Bioética: Un puente hacia el futuro. Kraus es una garantía de rigor científico, siempre de la mano de una faceta humanista que lo hace único. Nadie mejor indicado para coordinar los esfuerzos de pensadores mexicanos actuales, que dan cuenta de la situación que se vive con la contaminación y el cambio climático, como potenciales generadores de la catástrofe mundial que viene, si no para nosotros, sí para nuestros descendientes.   Inicia el doctor José Sarukhán con una presentación de la obra. La primera vez que conocí a este eminente biólogo fue en el Faro de Veracruz, al despuntar el alba: en compañía de un colega suyo, emprendía labor de campo en la investigación de las tortugas marinas. Aún evoco la imagen de un individuo en pantaloncillo corto, camisa de algodón y un sombrero del mismo material, perfilado por los primeros rayos del sol. Inclinaba su cuerpo para levantar crías rezagadas; las estudiaba por un momento y las dejaba seguir su camino. De esas acciones silenciosas que pintan de cuerpo entero a un individuo al margen de las luminarias y los altoparlantes. Dice mucho del amor a esa “casa común” que se utiliza más como eslogan publicitario que como lo que es: un sitio de todos, en el cual cada uno, independientemente de su contexto, tiene los mismos derechos.  Él da cuenta de las palabras de Rolando Cordera que señalan “una ilusoria fe en que la tecnología y la mano invisible de los mercados resolverán todos los problemas”. El tan criticado Neoliberalismo conlleva dos fenómenos que en nada abonan al mejoramiento del planeta: Uno es el individualismo y otro el cinismo. Podemos atestiguar uno y otro en los sitios públicos, a través de incontables acciones humanas que perjudican al ambiente. Un ejemplo muy nuestro en México es la forma como taponamos con basura los cauces naturales que atraviesan la mancha urbana. Frente a portentosas lluvias dichos cauces se desbordan, y nosotros mismos, quienes provocamos el problema, atribuimos al gobierno la responsabilidad por lo ocurrido.  Algo similar, aunque tal vez menos dramático, sucede con los efectos nocivos en la salud provocados por la contaminación del aire o del agua. No me refiero a las descargas contaminantes de las grandes industrias, sino a lo que cada uno de nosotros, como individuos, provocamos día con día, cuya suma resulta en consecuencias catastróficas para el planeta. Aquí quiero llegar justo al punto que señalan los autores: el de  la responsabilidad moral que a cada uno de nosotros corresponde asumir  frente al entorno. Al que más oportunidades de preparación ha tenido, corresponde una mayor responsabilidad sobre los hechos y sobre las personas de su entorno, para hacer valer esa verdad: Detener la destrucción de nuestros ecosistemas depende de la acción conjunta de todos los seres humanos. No se trata de niños “nerds” protestando por las calles, como se ha querido tachar a Greta Thunberg. Es, por el contrario, una convicción interna que será la tabla de salvación de todas las especies vivientes. El propio Papa Francisco apela a este sentido de solidaridad.  No es posible que pretendamos dejar la responsabilidad del cuidado de la Tierra a grupos ambientalistas, cuando los contaminadores somos todos y cada uno de nosotros.  Él apunta acertadamente hacia una “enseñanza social” que permita cohesionarnos como especie en una labor común y generosa: apostar por la naturaleza, y, en consecuencia, por la vida. Kraus habla sobre una ética social y planetaria.  Utiliza el término “moral” en el sentido más amplio de la palabra, como un “deber ser” frente a las injusticias sociales que el cambio climático está provocando.  Algo que me cimbra, más allá de su obviedad, es lo expresado, páginas más delante, por Herminia Pasantes, bióloga de la UNAM, cuyos principales estudios  se encaminan hacia la neurofisiología, procurando desentrañar las bases neuroquímicas del comportamiento humano.  Asevera que, de entre todas las especies vivientes, los humanos somos la única especie con capacidad para entender y modificar el entorno.  Todo ello encaminado a la creación de políticas públicas sanas e incluyentes. Jacqueline Peschard, socióloga de formación, con maestría en Ciencia Política por la UNAM, hace señalamientos así de puntuales como valientes.  Habla de la democracia como el gobierno a través de la discusión, de manera que este  sistema sólo podrá sobrevivir siempre y cuando esté al alcance del ciudadano promedio (o “de a pie”, como me gusta llamarlo). Hace suyo el concepto de Herari de que los humanos pasamos de ser  asesinos ecológicos seriales para convertirnos en asesinos ecológicos en masa.  Viene a nuestra mente cualquier comparación entre los campos de exterminio nazi y los niños víctimas de las grandes hambrunas en países africanos y de Medio Oriente. Esas imágenes apocalípticas que circulan en redes para convencernos de donar a organizaciones internacionales que trabajan por salvarlos de la muerte.  Peschard  habla sobre “una relación ética y compasiva” entre personas y naturaleza, misma que sólo puede desarrollarse en un marco democrático en el que las políticas públicas deriven de un régimen  institucional, sustentado en leyes.  Lo que la autora coteja, dolorosamente, con nuestras frágiles democracias y los afanes ociosos de moralizar al pueblo mediante palabras impresas, huecas en su aplicación. Un libro que vale la pena leer con detenimiento, por la salvaguarda de nuestra casa común." ["post_title"]=> string(19) "Nuestra casa común" ["post_excerpt"]=> string(156) "Es urgente tomar conciencia de que el planeta es la casa de todos los seres vivientes. Como pensantes, los humanos somos los responsables de su salvaguarda." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(18) "nuestra-casa-comun" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-22 08:59:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-22 13:59:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85946" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18001 (24) { ["ID"]=> int(86350) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content"]=> string(5443) "Este noviembre terminó con una noticia triste para los fanáticos del rock clásico, ya que se dio a conocer la noticia de que Christine McVie (1943 - 2022), miembro de la legendaria banda Fleetwood Mac, falleció el 30 de noviembre de 2022, a los 79 años.  Nacida como Christine Perfect en 1943, la tecladista, vocalista y compositora tomó el apellido de John McVie (bajista de la banda), quien fue su esposo de 1968 a 1976 y comenzó a tocar con la agrupación desde el álbum Kiln House de 1970. Sin embargo, lo más probable es que la mayoría del gran público la recuerde como la tercera gran compositora de Fleetwood Mac durante los años de gloria, desde el álbum homónimo de 1975 hasta el álbum Tango in the Night de 1987.  El periodo de 1975 a 1987 coincidió con la llegada de Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, quienes inyectaron vida a una banda que estaba a punto de colapsar. Con ambos músicos estadounidenses, la banda, que inició como una conjunto hardcore de blues (y luego tuvo una época más cercana al folk), se convirtió en el grupo de pop rock que el mundo ama y conoce. Sin embargo, ante los talentos innegables de Nicks y Buckingham, Christine McVie fue a Mac lo que Harrison fue a los Beatles: una integrante más bien modesta, un tanto en el fondo, pero como contrapunto perfecto a la expresividad roquera de Buckingham y a la extravagancia mística de Nicks. Las aportaciones de Christine McVie ayudaron a moldear el sonido definitivo del grupo en  la misma medida que las composiciones de sus compañeros.  Para todos aquellos interesados en McVie, los álbumes Fleetwood Mac (1975), Rumours (1977), Tusk (1979), Mirage (1982) y Tango in the Night (1987) es donde se pueden encontrar se pueden encontrar sus mejores aportaciones al mundo de la música. Aunque tampoco se debe dejar de lado el menospreciado Behind the Mask (1990) y sus álbumes solistas (Christine Perfect de 1970, Christine McVie de 1984, In the Meantime de 2004) y la última colaboración que tuvo con su antiguo compañero de banda en el álbum que se conoce como Buckingham McVie de 2017. Dichos álbumes, aunque no son tan esenciales como la saga de Fleetwood Mac, son dignas adiciones a la colección de todo melómano.  Las aportaciones de McVie al catálogo de la agrupación no palidecen y muchas de ellas han llegado al proverbial museo dorado del rock. Esto, en gran parte, se debe a que Christine era capaz de componer canciones que expresan un amplio rango de emociones. ¿Cómo resistirse al optimismo y vitalidad de la melodía de Don’t Stop (la cual incluso fue utilizada por Bill Clinton en su campaña presidencial)? ¿Cómo no sentir el anhelo de amor en Oh Daddy? ¿O la nostalgia de la hermosa balada Wish You Were Here? Tener tantos clásicos merecidos en el mismo grupo en el que están Buckingham y Nicks es un logro que no debe ser ignorado.    Otra leyenda más del rock que nos deja este año 2022. Aunque podríamos seguir platicando de la obra de Christine McVie, lo que procede en estos casos es dejar que la música hable por sí sola. Así que a darle play, estimable lector, a los álbumes mencionados en este texto. En las inmortales palabras de ABBA, thank you for the music, Christine McVie, esa que, de alguna forma u otra, ha formado parte del soundtrack de la vida de muchos de nosotros. " ["post_title"]=> string(39) "Gracias por la música, Christine McVie" ["post_excerpt"]=> string(91) "Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "gracias-por-la-musica-christine-mcvie" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 12:25:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 17:25:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86350" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(17) ["max_num_pages"]=> float(9) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "bf91963212f2ce16d3eef4e7ca053847" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022

Nuestra casa común

Es urgente tomar conciencia de que el planeta es la casa de todos los seres vivientes. Como pensantes, los humanos somos los...

noviembre 22, 2022




Más de categoría
Gracias por la música, Christine McVie

Gracias por la música, Christine McVie

Homenaje a Christine McVie por su reciente fallecimiento el 30 de noviembre de este año.

diciembre 2, 2022
cartas

Cartas a Tora - 292

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Diario le escribe...

diciembre 2, 2022

Atonement

Nominada a siete premios de la Academia, entre ellos mejor película, Atonement este año celebra su quinceavo aniversario.

diciembre 1, 2022

Somos lo que leemos – “La mujer de tu prójimo”, un explosivo libro sobre la liberación sexual

Título: La mujer de tu prójimo. Autor: Gay Talese. Editorial: Debate. 538 páginas. Mi calificación: 4 de 5 estrellas.

noviembre 25, 2022