6. | LA CASA DE LOS OLVIDOS

¡Por fin llegó el sábado! Hasta mi mamá me preguntó si iba yo a ir con don Marcelino. -¿A qué hora quedaste de ir con el señor de la casa por La Quebrada? -¿Qué mosca te picó,...

16 de octubre, 2020

¡Por fin llegó el sábado!

Hasta mi mamá me preguntó si iba yo a ir con don Marcelino.

-¿A qué hora quedaste de ir con el señor de la casa por La Quebrada?

-¿Qué mosca te picó, jefa? ¿No que voy a ir a dar lata?

Había yo quedado de llegar con don Marcelino a partir de las once de la mañana, así que no tenía prisa. Desayunamos con tranquilidad y poco después de las 10 de la mañana me despedí de mi mamá no sin antes prometerle que le contaría yo hasta el último detalle. 

Desde Granjas del Marqués hasta Los Olvidos no debería  tardar más de media hora. Me enfilé por la glorieta de Las Cruces hacia la carretera escénica y cuando llegué a La Cima, como siempre, la bahía de Acapulco no dejaba de sorprenderme con su belleza siempre distinta.




Pero esta vez, mi vista se dirigió  hacia Los Olvidos que a pesar que la casa no se veía desde tan  lejos, el solo hecho de saber que ya conocía su ubicación, me daba una sensación de privilegio y de  secreto que no había yo experimentado nunca antes.

Pasé por Las Brisas, saludé a la Ranita de piedra donde existe una placa conmemorativa de la Carretera Escénica, poco más adelante a mi derecha pude ver el restaurante Los Rancheros.  Y así fui descendiendo hacia la bahía hasta que llegué a la glorieta de la base naval donde había un monumento a la legendaria Nao de China.

El día  estaba nublado pero no llovía; el tráfico era escaso. Por ese entonces todavía era frecuente ver los Jeeps blanco y rosa que traían los huéspedes del Hotel Las Brisas que se paseaban por todo Acapulco sin el más mínimo temor.

Poco antes de las 11 ya había llegado a La Explanada, pero no estacioné mi coche ahí, sino que lo dejé sobre López Mateos para no estorbar la entrada y salida de otros autos porque el callejoncito no admitía dos coches al mismo tiempo.

La brisa soplaba inusualmente fuerte para ser relativamente temprano, y no hacía calor a pesar de estar en primavera.

Al estar de pie frente al portón, mirando la placa de “Los Olvidos”,  no sentía que apenas pocos días antes hubiera yo estado ahí por primera vez. Más bien sentía una familiaridad que me causaba extrañeza, ¡porque  tal pareciese que hubiera yo estado en ese sitio exacto muchas veces en el pasado!

Toqué el timbre y me dispuse a esperar a que me abrieran. Esta vez acudió al portón la esposa de don Marcelino que me dijo amablemente:

-Pase usted joven, mi esposo tuvo que salir, pero dejó dicho que lo esperara y que mientras él regresa, que recorriera usted la casa para que la vaya conociendo.  Dejó abiertas algunas de las  habitaciones por si quiere usted verlas.

-Gracias señora.

-Por cierto joven, si se le ofrece alguna cosa, yo estoy lavando allá abajo donde estuvo usted con Marcelino el otro día,  junto al garaje.

-Gracias señora ¿pero de verdad está bien si paso, o mejor vuelvo otro día?

-No joven, de verdad no tarda mucho mi esposo. Está usted en su casa.

-Lo dejo porque además de lavar, tengo que cuidar a mis  niños. 

-Claro que sí, señora, no le quiero dar lata. Yo espero a don Marcelino a que regrese.

Entré a la casa por el mismo corredor de la vez anterior. Me dirigí a la saliente donde tocaban las orquestas ¡y desde ahí  comencé a imaginar cómo habría sido estar ahí cuando las fiestas eran amenizadas nada menos que por Glenn Miller o Teddy Stauffer.

Los Olvidos era una casa de la  época de juventud de mi mamá y como había yo escuchado muchísimas anécdotas suyas y de mi abuelito en Acapulco, no me costaba ningún trabajo dejar volar mi imaginación y hasta con “fondo musical”.

De pronto, mientras estaba yo en el área de la orquesta, pareció que una mujer cantaba casi en un murmullo  una canción de aquella época que se llama “Kiss me once and kiss me twice” (bésame una vez y otra vez).

La voz a pesar de su increíble suavidad, parecía perfectamente real elevándose sobre los tonos del piano acompañado por la orquesta cuyo sonido  era apenas audible, como si la música fuera imaginaria y la voz de aquella mujer por el contrario, fuera viva en realidad.

En un momento se disipó mi ensoñación y regresé al presente. Ya no se escuchaba música ni la voz de la mujer. Solo se percibía el sonido de las olas sobre el acantilado. Inesperadamente hacía un poco de frío que me tomó por sorpresa porque no llevaba yo un suéter ni nada parecido. Decidí dar una vuelta por los corredores mientras llegaba don Marcelino. Subí al segundo piso donde encontré una habitación abierta y naturalmente, entré  a curiosear.

Las anchas persianas de madera estaban abiertas dejando ver el mosquitero que permitía el paso de la brisa de un lado al otro de la habitación. Esta recámara estaba amueblada en el estilo clásico de los años 40. Había una cama matrimonial a cuyos pies estaba un baúl de madera con incrustaciones de concha nácar, que me recordó algunos parecidos que había yo visto en las revistas de mi casa en México.

A los lados de la cama había mesitas de noche con lámparas de pantalla cónica  hechas con alguna clase de tela translúcida. Frente a la cama había un tocador complementado con un tríptico de espejos y una banquita baja para que alguna dama pudiera arreglarse con calma y retocar detalles de su peinado o su maquillaje.

El baño era amplio y también se extendía sobre los dos corredores. Contaba solamente con dos regaderas. La clásica mezcladora de agua caliente y fría, y otra de presión que siempre liberan agua helada que, en sitios como Acapulco, siempre caen muy bien.

El  piso  del baño era de pequeños mosaiquitos con forma de  hexágonos blancos. Los mosaicos de la pared hasta cierta altura eran blancos también, rematados por un cintillo de cerámica de color azul marino. Las paredes en torno a la regadera, estaban adornadas con sirenas de tonos azules, y paisajes marinos muy delicados.

El aroma de la madera de las ventanas  y las puertas perfumaba el ambiente con un olor a cedro  que me era muy conocido de otros lugares de Acapulco como La Riviera o la casa Ralph en el cerro de la Pinzona. Cerca de una de las entradas a aquella recámara,  había una silla de mimbre que invitaba a sentarse y me senté.

Podía imaginarme esperando a una dama que se arreglaba en el tocador mientras platicábamos sobre cosas tan simples como la playa, el clima y los planes para ese día. Y todo esto sin decir ni una sola palabra obviamente, porque estaba yo solo ahí, o al menos eso parecía.

No me percaté cuánto tiempo había pasado, pero al ver mi reloj me di cuenta de que ya era la una de la tarde y don Marcelino no llegaba aún. Me puse de pie y salí de la habitación por el lado del corredor más cercano a La Quebrada (por decir) y pude ver hacia la izquierda una  escalera de pocos peldaños que conducía a otra habitación cuya puerta estaba abierta también.

Me disponía a subir hacia aquella habitación que por su  ubicación tenía que ser la recámara principal porque se encontraba justo sobre la terraza de los arcos y su vista era necesariamente frontal sobre los acantilados y dominaba todo el horizonte desde Pie de la Cuesta hasta más allá de la Roqueta.

Es decir, que la recámara principal dominaba la misma vista que la terraza de los arcos, pero desde mayor altura. Apenas había yo empezado a andar hacia esa habitación, cuando algo llamó mi atención entre las palmeras del jardín.

Yo pensaba que nadie estaba en la casa más que los cuidadores, pero vi a una joven con vestido de los que llaman camiseros, con la cabellera que le llegaba sobre los hombros que caminaba tranquilamente por el jardín. Estaba yo a punto de hablarle, cuando escuché la voz de don Marcelino que me anunciaba su llegada disculpándose por haberme hecho esperar. Nuevamente volví la mirada hacia el jardín pero la joven ya no estaba.

-Buenos días, joven, disculpe que tuve que salir, pero me hicieron un encargo y tuve que ir a traer algunas cosas.

-No se preocupe don Marcelino.

-¿Ya se dio una vuelta por la casa?

-En eso estaba don Marcelino, su señora me dijo que anduviera por ahí mientras usted llegaba.

– ¿Y qué le parece?

-¡Es increíble! De verdad hacía mucho tiempo que quería yo conocerla; desde La Sinfonía se ve como si tuviera vida…

-Vida tiene,  joven. En eso tiene usted razón.

-Por cierto, don Marcelino, no sabía yo que la dueña o alguna invitada estuviera aquí.  ¿No se molestarán de que yo ande aquí así nada más?

-No joven, aquí no están los dueños ni ningún invitado ahorita.

-Pero don Marcelino, poquito antes de que usted llegara yo vi a una chica caminando por el caminito de baldosas del jardín.

-¿De veras, joven?

Y don Marcelino se rio como chamaco travieso mientras trataba de leer la sorpresa en mi cara.

– Mire joven, en lugares como esta casa, se quedan grabadas muchas cosas. Se graban imágenes, sonidos, presencias, juramentos de amor, promesas incumplidas, recuerdos,  emociones, hasta conversaciones y música. Nosotros ya estamos acostumbrados, pero es normal que a usted lo sorprenda. No me lo vaya a tomar a mal, joven, pero mi patrón va a venir a pasar unos días y llega este lunes. Si usted quiere, véngase mañana a cualquier hora y le cuento más cosas, incluyendo la  baldosa de su cumpleaños. 

– No se preocupe, don Marcelino, pero mañana no se me escapa ¿verdad?

– No joven,  mañana platicamos.

Comentarios
object(WP_Query)#18203 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30757) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30757) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18097 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18184 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18090 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "17-04-2021" ["before"]=> string(10) "15-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-17 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-15 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30757) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18156 (24) { ["ID"]=> int(64921) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-05 12:40:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-05 17:40:05" ["post_content"]=> string(2023) "(Boletín de prensa) El promotor cultural, escritor y periodista acapulqueño Ginés Sánchez Ramírez se hizo acreedor de un reconocimiento, por parte del Club Rotario Acapulco Centro. En el mítico hotel Los Flamingos ubicado en donde comienzan los acantilados de la zona poniente del Puerto, en sesión extraordinaria, la Presidente de dicha agrupación, LTS. Rosy Santiago Paloalto, entregó el pergamino a Sánchez, en presencia de algunos socios, familiares y amigos, entre ellos, el pintor y muralista guerrerense, Maestro Hugo Zuñiga Guzmán. El ya citado reconocimiento fue con motivo de cumplirse cuatro décadas de haber coleccionado piezas antiguas de origen prehispánico de diversas regiones y períodos, en el territorio hoy conocido cómo Mesoamérica, el cual abarca, en su más amplia parte, vastas zonas de nuestro país, México. En el acto, Ginés Sánchez recomendó a todo coleccionista registrar toda su colección ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Se tiene una falsa percepción de lo que este sencillo trámite implica. Estereotipos de muchas décadas hacen pensar que "el INAH decomisa las piezas". Nada más lejano a la realidad: el INAH solo busca trabajar de la mano con los coleccionistas privados, coadyuvando para llevar un control de ellas, por medio de su oficina de registro nacional de bienes muebles, ubicada en la alcaldía Coyoacán de la Ciudad de México. El destino de dicha colección, posiblemente esté en el museo de sitio que se encuentra en la cima de la Isla de La Roqueta, y consta de alrededor de 1500 piezas. De hecho, se conminó al público en general, recientemente y mediante la difusión de un programa permanente, lanzado por parte de INAH, a animarse al registro de colecciones privadas, como la ya aquí mencionada.  " ["post_title"]=> string(49) "Club Rotario reconoce a coleccionista en Acapulco" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(49) "club-rotario-reconoce-a-coleccionista-en-acapulco" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-05 12:40:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-05 17:40:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64921" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18075 (24) { ["ID"]=> int(64382) ["post_author"]=> string(2) "39" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-22 12:54:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-22 17:54:38" ["post_content"]=> string(5110) "La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (SNHGE) presenta con éxito su revista Academia Semper Número 5, con la Coordinación Editorial y Presidente de la SNHGE, MCP. Óscar Tamez Rodríguez quien expresa: "Hemos alcanzado el No. 5 de nuestra revista Academia Semper editada por la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, AC; el reto se dice sencillo pero ha sido un gran ejercicio editorial (...) En las páginas de este número, encontramos escritos históricos, cultura, arte y más (...) Seguimos en el esfuerzo de difundir los estudios e investigaciones históricas de las y los socios de número de la SNHGE, por igual que aquellas personas no socias nuestras". La revista Academia Semper es una publicación bimestral de aporte histórico, distribuida en formato digital. Por su contenido encuadra en lo que la Unesco denomina revistas académicas y científicas. Su distribución es gratuita y sin fines de lucro. En esta edición encontramos el siguiente contenido:
Autor(es) Título del artículo Páginas
Alberto Casillas Hernández Influencia de ingenieros y consultoras en la Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, SA por 5
Mario Treviño Villarreal La Insurgencia en el Noreste Novohispano 12
Luis Enrique Pérez Castro Sobre la (nueva) historia política 19
Juan Carlos Tolentino Flores Los niños que participaron en la revolución mexicana 25
Ana María Herrera Arredondo Análisis de dos obras de Fray Luis de León 29
Félix Ledezma Bocanegra La Historia también se pinta... Arte Sacro: Evangelizador y redentor 36
Miguel Ángel Kiyama Rodríguez La industria del vidrio en Nuevo León 39
Angélica Murillo Garza y Luis Arturo Fuentes Ramos A 40 años de Las Batallas en el Desierto: Retrato de una sociedad en llamas 47
Erasmo Enrique Torres López En el perdón de la cruz 54
José de Jesús Martínez Perales Intervención francesa en Montemorelos, NL 56
Mireya Chapa Chapa Pequeñas grandes historias: mujeres sabinenses que cambiaron vidas 62
  Luis Arturo Fuentes Ramos y una servidora, Angélica Murillo Garza, agradecemos al MCP. Óscar Tamez Rodríguez por la publicación de nuestro artículo, así como nuestro reconocimiento por el esfuerzo editorial para la difusión de trabajos de investigación en las diferentes áreas del conocimiento. Revista Academia Semper, Año 1. Número 05. Abril 17 de 2021. Monterrey, Nuevo León, México.  https://historiadores.org/revista-academia-semper-no-5/ Contacto: @Dra_AngelicaMG [email protected] www.facebook.com/angelica.murillo.5496 https://www.facebook.com/RIEHMTY IG dra.angelicamg www.ruizhealytimes.com  " ["post_title"]=> string(54) "La SNHGE presenta su revista Academia Semper número 5" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "la-snhge-presenta-su-revista-academia-semper-numero-5" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-22 12:54:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-22 17:54:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64382" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18156 (24) { ["ID"]=> int(64921) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-05 12:40:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-05 17:40:05" ["post_content"]=> string(2023) "(Boletín de prensa) El promotor cultural, escritor y periodista acapulqueño Ginés Sánchez Ramírez se hizo acreedor de un reconocimiento, por parte del Club Rotario Acapulco Centro. En el mítico hotel Los Flamingos ubicado en donde comienzan los acantilados de la zona poniente del Puerto, en sesión extraordinaria, la Presidente de dicha agrupación, LTS. Rosy Santiago Paloalto, entregó el pergamino a Sánchez, en presencia de algunos socios, familiares y amigos, entre ellos, el pintor y muralista guerrerense, Maestro Hugo Zuñiga Guzmán. El ya citado reconocimiento fue con motivo de cumplirse cuatro décadas de haber coleccionado piezas antiguas de origen prehispánico de diversas regiones y períodos, en el territorio hoy conocido cómo Mesoamérica, el cual abarca, en su más amplia parte, vastas zonas de nuestro país, México. En el acto, Ginés Sánchez recomendó a todo coleccionista registrar toda su colección ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Se tiene una falsa percepción de lo que este sencillo trámite implica. Estereotipos de muchas décadas hacen pensar que "el INAH decomisa las piezas". Nada más lejano a la realidad: el INAH solo busca trabajar de la mano con los coleccionistas privados, coadyuvando para llevar un control de ellas, por medio de su oficina de registro nacional de bienes muebles, ubicada en la alcaldía Coyoacán de la Ciudad de México. El destino de dicha colección, posiblemente esté en el museo de sitio que se encuentra en la cima de la Isla de La Roqueta, y consta de alrededor de 1500 piezas. De hecho, se conminó al público en general, recientemente y mediante la difusión de un programa permanente, lanzado por parte de INAH, a animarse al registro de colecciones privadas, como la ya aquí mencionada.  " ["post_title"]=> string(49) "Club Rotario reconoce a coleccionista en Acapulco" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(49) "club-rotario-reconoce-a-coleccionista-en-acapulco" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-05 12:40:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-05 17:40:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64921" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(20) ["max_num_pages"]=> float(10) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "64fde76f66fc5fcbd2cbf286b14181d3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Club Rotario reconoce a coleccionista en Acapulco

(Boletín de prensa) El promotor cultural, escritor y periodista acapulqueño Ginés Sánchez Ramírez se hizo acreedor de un reconocimiento, por parte del...

mayo 5, 2021

La SNHGE presenta su revista Academia Semper número 5

La Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (SNHGE) presenta con éxito su revista Academia Semper Número 5, con la Coordinación Editorial...

abril 22, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 224

Querida Tora: Hace mucho tiempo que no te hablo de la Flor. Nadie la contrata, ni siquiera para cantar...

mayo 14, 2021

79 Aniversario de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística

MCP. Óscar Tamez Rodríguez, presidente de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, mencionó que “la SNHGE con...

mayo 13, 2021

La palabra es un juguete

Tras bambalinas, como se dice en el mundo del teatro, es el lugar donde se cocinan las obras del...

mayo 11, 2021

El mes de Maia

Mayo es el quinto mes del año en el calendario gregoriano y tiene 31 días; pero era el tercer mes en el antiguo calendario romano, donde enero...

mayo 10, 2021