6. | LA CASA DE LOS OLVIDOS

¡Por fin llegó el sábado! Hasta mi mamá me preguntó si iba yo a ir con don Marcelino. -¿A qué hora quedaste de ir con el señor de la casa por La Quebrada? -¿Qué mosca te picó,...

16 de octubre, 2020

¡Por fin llegó el sábado!

Hasta mi mamá me preguntó si iba yo a ir con don Marcelino.

-¿A qué hora quedaste de ir con el señor de la casa por La Quebrada?

-¿Qué mosca te picó, jefa? ¿No que voy a ir a dar lata?

Había yo quedado de llegar con don Marcelino a partir de las once de la mañana, así que no tenía prisa. Desayunamos con tranquilidad y poco después de las 10 de la mañana me despedí de mi mamá no sin antes prometerle que le contaría yo hasta el último detalle. 

Desde Granjas del Marqués hasta Los Olvidos no debería  tardar más de media hora. Me enfilé por la glorieta de Las Cruces hacia la carretera escénica y cuando llegué a La Cima, como siempre, la bahía de Acapulco no dejaba de sorprenderme con su belleza siempre distinta.

Pero esta vez, mi vista se dirigió  hacia Los Olvidos que a pesar que la casa no se veía desde tan  lejos, el solo hecho de saber que ya conocía su ubicación, me daba una sensación de privilegio y de  secreto que no había yo experimentado nunca antes.

Pasé por Las Brisas, saludé a la Ranita de piedra donde existe una placa conmemorativa de la Carretera Escénica, poco más adelante a mi derecha pude ver el restaurante Los Rancheros.  Y así fui descendiendo hacia la bahía hasta que llegué a la glorieta de la base naval donde había un monumento a la legendaria Nao de China.

El día  estaba nublado pero no llovía; el tráfico era escaso. Por ese entonces todavía era frecuente ver los Jeeps blanco y rosa que traían los huéspedes del Hotel Las Brisas que se paseaban por todo Acapulco sin el más mínimo temor.

Poco antes de las 11 ya había llegado a La Explanada, pero no estacioné mi coche ahí, sino que lo dejé sobre López Mateos para no estorbar la entrada y salida de otros autos porque el callejoncito no admitía dos coches al mismo tiempo.

La brisa soplaba inusualmente fuerte para ser relativamente temprano, y no hacía calor a pesar de estar en primavera.

Al estar de pie frente al portón, mirando la placa de “Los Olvidos”,  no sentía que apenas pocos días antes hubiera yo estado ahí por primera vez. Más bien sentía una familiaridad que me causaba extrañeza, ¡porque  tal pareciese que hubiera yo estado en ese sitio exacto muchas veces en el pasado!

Toqué el timbre y me dispuse a esperar a que me abrieran. Esta vez acudió al portón la esposa de don Marcelino que me dijo amablemente:

-Pase usted joven, mi esposo tuvo que salir, pero dejó dicho que lo esperara y que mientras él regresa, que recorriera usted la casa para que la vaya conociendo.  Dejó abiertas algunas de las  habitaciones por si quiere usted verlas.

-Gracias señora.

-Por cierto joven, si se le ofrece alguna cosa, yo estoy lavando allá abajo donde estuvo usted con Marcelino el otro día,  junto al garaje.

-Gracias señora ¿pero de verdad está bien si paso, o mejor vuelvo otro día?

-No joven, de verdad no tarda mucho mi esposo. Está usted en su casa.

-Lo dejo porque además de lavar, tengo que cuidar a mis  niños. 

-Claro que sí, señora, no le quiero dar lata. Yo espero a don Marcelino a que regrese.

Entré a la casa por el mismo corredor de la vez anterior. Me dirigí a la saliente donde tocaban las orquestas ¡y desde ahí  comencé a imaginar cómo habría sido estar ahí cuando las fiestas eran amenizadas nada menos que por Glenn Miller o Teddy Stauffer.

Los Olvidos era una casa de la  época de juventud de mi mamá y como había yo escuchado muchísimas anécdotas suyas y de mi abuelito en Acapulco, no me costaba ningún trabajo dejar volar mi imaginación y hasta con “fondo musical”.

De pronto, mientras estaba yo en el área de la orquesta, pareció que una mujer cantaba casi en un murmullo  una canción de aquella época que se llama “Kiss me once and kiss me twice” (bésame una vez y otra vez).

La voz a pesar de su increíble suavidad, parecía perfectamente real elevándose sobre los tonos del piano acompañado por la orquesta cuyo sonido  era apenas audible, como si la música fuera imaginaria y la voz de aquella mujer por el contrario, fuera viva en realidad.

En un momento se disipó mi ensoñación y regresé al presente. Ya no se escuchaba música ni la voz de la mujer. Solo se percibía el sonido de las olas sobre el acantilado. Inesperadamente hacía un poco de frío que me tomó por sorpresa porque no llevaba yo un suéter ni nada parecido. Decidí dar una vuelta por los corredores mientras llegaba don Marcelino. Subí al segundo piso donde encontré una habitación abierta y naturalmente, entré  a curiosear.

Las anchas persianas de madera estaban abiertas dejando ver el mosquitero que permitía el paso de la brisa de un lado al otro de la habitación. Esta recámara estaba amueblada en el estilo clásico de los años 40. Había una cama matrimonial a cuyos pies estaba un baúl de madera con incrustaciones de concha nácar, que me recordó algunos parecidos que había yo visto en las revistas de mi casa en México.

A los lados de la cama había mesitas de noche con lámparas de pantalla cónica  hechas con alguna clase de tela translúcida. Frente a la cama había un tocador complementado con un tríptico de espejos y una banquita baja para que alguna dama pudiera arreglarse con calma y retocar detalles de su peinado o su maquillaje.

El baño era amplio y también se extendía sobre los dos corredores. Contaba solamente con dos regaderas. La clásica mezcladora de agua caliente y fría, y otra de presión que siempre liberan agua helada que, en sitios como Acapulco, siempre caen muy bien.

El  piso  del baño era de pequeños mosaiquitos con forma de  hexágonos blancos. Los mosaicos de la pared hasta cierta altura eran blancos también, rematados por un cintillo de cerámica de color azul marino. Las paredes en torno a la regadera, estaban adornadas con sirenas de tonos azules, y paisajes marinos muy delicados.

El aroma de la madera de las ventanas  y las puertas perfumaba el ambiente con un olor a cedro  que me era muy conocido de otros lugares de Acapulco como La Riviera o la casa Ralph en el cerro de la Pinzona. Cerca de una de las entradas a aquella recámara,  había una silla de mimbre que invitaba a sentarse y me senté.

Podía imaginarme esperando a una dama que se arreglaba en el tocador mientras platicábamos sobre cosas tan simples como la playa, el clima y los planes para ese día. Y todo esto sin decir ni una sola palabra obviamente, porque estaba yo solo ahí, o al menos eso parecía.

No me percaté cuánto tiempo había pasado, pero al ver mi reloj me di cuenta de que ya era la una de la tarde y don Marcelino no llegaba aún. Me puse de pie y salí de la habitación por el lado del corredor más cercano a La Quebrada (por decir) y pude ver hacia la izquierda una  escalera de pocos peldaños que conducía a otra habitación cuya puerta estaba abierta también.

Me disponía a subir hacia aquella habitación que por su  ubicación tenía que ser la recámara principal porque se encontraba justo sobre la terraza de los arcos y su vista era necesariamente frontal sobre los acantilados y dominaba todo el horizonte desde Pie de la Cuesta hasta más allá de la Roqueta.

Es decir, que la recámara principal dominaba la misma vista que la terraza de los arcos, pero desde mayor altura. Apenas había yo empezado a andar hacia esa habitación, cuando algo llamó mi atención entre las palmeras del jardín.

Yo pensaba que nadie estaba en la casa más que los cuidadores, pero vi a una joven con vestido de los que llaman camiseros, con la cabellera que le llegaba sobre los hombros que caminaba tranquilamente por el jardín. Estaba yo a punto de hablarle, cuando escuché la voz de don Marcelino que me anunciaba su llegada disculpándose por haberme hecho esperar. Nuevamente volví la mirada hacia el jardín pero la joven ya no estaba.

-Buenos días, joven, disculpe que tuve que salir, pero me hicieron un encargo y tuve que ir a traer algunas cosas.

-No se preocupe don Marcelino.

-¿Ya se dio una vuelta por la casa?

-En eso estaba don Marcelino, su señora me dijo que anduviera por ahí mientras usted llegaba.

– ¿Y qué le parece?

-¡Es increíble! De verdad hacía mucho tiempo que quería yo conocerla; desde La Sinfonía se ve como si tuviera vida…

-Vida tiene,  joven. En eso tiene usted razón.

-Por cierto, don Marcelino, no sabía yo que la dueña o alguna invitada estuviera aquí.  ¿No se molestarán de que yo ande aquí así nada más?

-No joven, aquí no están los dueños ni ningún invitado ahorita.

-Pero don Marcelino, poquito antes de que usted llegara yo vi a una chica caminando por el caminito de baldosas del jardín.

-¿De veras, joven?

Y don Marcelino se rio como chamaco travieso mientras trataba de leer la sorpresa en mi cara.

– Mire joven, en lugares como esta casa, se quedan grabadas muchas cosas. Se graban imágenes, sonidos, presencias, juramentos de amor, promesas incumplidas, recuerdos,  emociones, hasta conversaciones y música. Nosotros ya estamos acostumbrados, pero es normal que a usted lo sorprenda. No me lo vaya a tomar a mal, joven, pero mi patrón va a venir a pasar unos días y llega este lunes. Si usted quiere, véngase mañana a cualquier hora y le cuento más cosas, incluyendo la  baldosa de su cumpleaños. 

– No se preocupe, don Marcelino, pero mañana no se me escapa ¿verdad?

– No joven,  mañana platicamos.

Comentarios


object(WP_Query)#17754 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30757) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "10-07-2022" ["before"]=> string(10) "07-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(14) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30757) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "10-07-2022" ["before"]=> string(10) "07-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "cultura-para-todos" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17756 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(14) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17746 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17744 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "10-07-2022" ["before"]=> string(10) "07-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-10 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30757) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (14) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17753 (24) { ["ID"]=> int(81741) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-03 11:13:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 16:13:13" ["post_content"]=> string(2966) "Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con vida, obró en mí un milagro más, sin duda.  Mi gatito anaranjado un buen día amaneció en los amplios jardines de la casa, echado en un puente donde abajo hay un gran lago artificial dónde cultivamos lirios y criamos ornamentales carpas multicolores. Ante mi atónito asombro, me acerqué al escuchar sus ronroneos en altos decibelios, como si de una motocicleta potente se tratara. ¡Cuál sería mi sorpresa al atestiguar su tamaño gigantesco, vamos, un león o un tigre de bengala eran seres diminutos a su lado! –"Michi hermoso, mi Orange, ¿qué te pasó?" – le pregunté, ante lo que siguió un manotazo que me mandó a volar a unos tres metros de altura y a unos cuatro de distancia. Aterrado, ahora sí, corrí, pero a los pocos pasos y apenas metido en medio de una maceta grande con helechos, me pescó con sus enormes garras, parecidas a filosos garfios, de ahí me adiviné en su boca los colmillos y demás dentadura hoces blancas que se movían en todas direcciones, haciéndome sentir como en una lavadora gigante.  Me acordé de mi navaja suiza que estaba dentro de un bolsillo trasero de mis jeans. La saqué y con movimientos rápidos y repetitivos me vi de pronto tirado en la banqueta del otro lado de uno de los muros del jardín que dan a la calle, lleno de una masa viscosa verde. Orange me había escupido y se había echado a correr. Alcancé a verlo subir la montaña mientras la tierra temblaba. Sin duda me quiso comer cual lagartija y prevaleciendo su instinto, sin importarle que yo mismo lo recogí de un basurero, lo alimenté desde recién nacido, le di cariño, techo, alimento y todo tipo de tolerancias.  No sé ya qué sucedió después, de hecho para mi familia y los noticieros yo había tenido un lapsus de locura, quizás por exceso de café (que los médicos al salir del hospital luego de una semana, me prescribieron la prohibición de consumirlo más). Agradezco a Dios el continuar con vida, así sea con ciertas limitantes físicas, pero debo confesar que lo que quizá me tenga más triste sea sentirme como en aquella canción de MECANO al leer un importante diario en su encabezado de nota roja: "Asaltantes con mortales armas hechizas dejan malherido a vecino de la zona del desierto de los leones, al tiempo que su hija llega, apenas a tiempo, para su oportuno auxilio".  A Orange, por cierto, nunca nadie lo volvió a ver jamás, pero cada que desaparece un perro de la zona, no puedo evitar pensar en la posibilidad de que él haya bajado a hacer de las suyas." ["post_title"]=> string(15) "Michigigantismo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "michigigantismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-03 11:13:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 16:13:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81741" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17837 (24) { ["ID"]=> int(81319) ["post_author"]=> string(2) "10" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 13:31:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 18:31:53" ["post_content"]=> string(8905) "A continuación se presenta la entrevista que Claudia Blix sostuvo con Adrián Zurita, uno de los guionistas de la película mexicana más exitosa en los últimos años: Nosotros los nobles (2013), por la que recibió una nominación al Ariel. En esta ocasión, Zurita habla de su trabajo cinematográfico más reciente: Un retrato de familia.  CB: Tú qué redactaste el guion de la película “Nosotros los nobles” ¿Pensaste que tendría tanto éxito? AZ: No, sucedió un fenómeno muy extraño. Para mí en parte era una burla de ese sector de la sociedad mamón y prepotente, pero resultó que a estas personas les cayeron muy bien los personajes. Se sentían muy identificados con este tipo de personas pero para bien, como que lo tomaron como una identidad. Decían “Somos arrogantes, soberbios y mamones”, esto lo tomaron como algo bueno, y sí tuvo mucho éxito la cinta por muchas cosas. CB: ¿Por qué el título de tu nueva película “Un retrato de familia”? AZ: El personaje principal, Mariano Avendaño, que hace Humberto Zurita, lo único que parece tener de su familia es un retrato de familia y ya. La voz de la experiencia, que es Hugo Stiglitz, que es como su mentor, le dice por su experiencia que es conveniente que pase más tiempo con su familia, se lo transmite porque lo quiere como un hijo, y Humberto decide darle una oportunidad a lo que le están diciendo y se da cuenta de que realmente no está al tanto de lo que pasa en su familia. No es que haya perdido a la familia, pero no es esa familia de capas profundas, donde realmente la conoce. CB: Me da la impresión de que muchas de las anécdotas y temas de la película tú las has vivido. AZ: Cuando tú eres autor desde la obra literaria que es el guion, eres productor y director, tu ADN está embarrado en todos lados. También he sacado anécdotas de amigos y conocidos Filosóficamente cuando tú a algo le dices sí, le estás diciendo a muchas otras cosas que no. En estos dos años de confinamiento perdimos experiencias colectivas como, por ejemplo, ir al cine, tú puedes ver esta película en tu celular, pero no es lo mismo, en el cine estás siendo parte de qué te están contando una historia a todos juntos, y las reacciones grupales son contagiosas. Por eso los cantantes tienen tanto éxito en los conciertos, porque se crea un momento de felicidad colectiva que es único, no lo vas a sentir en un celular o en un video. El cine es la caja negra que te pone toda tu atención en la película que estás viendo por tantas horas y todos tus sentidos están ahí, y depende de los cineastas si esas dos horas te van a servir para salirte de la realidad, como la canción de Mecano sobre el cine, enamorarte de la chica que sale en la película, sentir el miedo, etc. Creo que ayer en la presentación logramos esto, yo salí muy satisfecho porque la gente me contaba de todo. Hace unos meses, invité a Miguel Bosé a que viera la película. Salió muy conmovido, le gustó muchísimo, y conectó con las relaciones profundas, la familia que se acepta sin cuestionar. CB: En tus dos películas se le da mucha importancia al rol del padre. Eso no pasa mucho en México a lo que se refiere en la convivencia con los hijos y la educación. AZ: Sí, y también lo que yo quería contar en esta historia era esta parte del que paga manda que está mal, pero así es, desgraciadamente el hombre sigue ganando más que la mujer, y también esta parte de que en cierto estatus social es muy difícil que la mujer trabaje, ellas no son pilares de la manutención del hogar, es una injusticia porque es una trampa, el proveedor es el personaje de Humberto Zurita, pero eso no es suficiente, un proveedor no construye un hogar. Yo no quería una película de dolor, yo quería una película de esperanza, una historia que te comunicara que se pueden arreglar las cosas mientras estés vivo. CB: A mí lo que me gustó mucho es que no es una película tonta romántica como hacen muchas en México, pero tampoco es la película de desesperación y tristeza profunda, un drama completo. AZ: Sí, e hice algo que también hice en “Nosotros los nobles”: no hay groserías, no es que sea mojigato, habrá películas que lo requieran, pero esta no. Esto lo agradece mucho la gente. En la vida real ya hay mucha agresión, si dos coches chocan se vuelve muy violenta la situación, por ejemplo, no hay tolerancia, esta es una película amorosa, divertida. Al fin de cuentas esta película es entretenimiento, pasar un buen rato, que no sea una película con dolor, aparte le pusimos secretos, por ejemplo tener a Miguel Ríos cantando y con Sergio Vallín, el guitarrista de Maná y grabaron especialmente las dos versiones de la canción de “Santa Lucía” para la película. CB: Humberto Zurita nos deleita en un personaje completamente diferente a lo que nos tiene acostumbrados en los últimos tiempos que sale en estas series violentas de narcos. AZ: Estás hablando de uno de los pilares actorales mexicanos: teatro, cine, televisión, productor, actor, un tipazo. Fíjate que él nunca había hecho un papel de un padre tan humano y tan vulnerable en lo más íntimo. Le encantó el guion, le representaba algo nuevo que nunca había hecho. Me dijo “yo vengo de ser una mala persona por varias temporadas, un majadero, un patán; este papel es de un hombre que es bueno en lo que hace, pero muy humano en su casa, sensible y al darse cuenta de las situaciones no reacciona impulsivamente, se frustra pero no ofende”. Al ser humano le cuesta mucho trabajo pedir perdón, aceptar que está equivocado, y si se puede tener una oportunidad y que mientras haya voluntad y cariño ahí están abiertas las puertas de la reconciliación familiar. CB: Y otro actor genial, ¿cómo se te ocurrió decirle a Hugo Stiglitz? AZ: Es parte del casting. Lo hicimos con Alejandro Reza, que es excelente en el casting, cuando estás haciendo el ensamble es muy complicado, no nada más es que estén guapos, en el caso de Hugo es la experiencia, es la edad de los 82 años, y es un tipo que te da ganas de ser como él, un ser triunfador que te dicen las cosas claras, que se viste bien, que es un líder. Sobre Mar Saura, que hace de la esposa del personaje de Humberto Zurita, pensamos en que tendría que ser una mujer muy especial para que su esposo luchara por reconquistarla; otra cosa que es muy importante es que se cuida, que es guapa. CB: ¿Por qué recomendarías a la gente que vea esta película? AZ: Primero que nada, les diría que le dieran una oportunidad al cine mexicano, porque se están haciendo cosas muy buenas. Todos los detalles están cuidados. Aquí trabajan personas que estuvieron nominados al Oscar, Fernando Cámara nominado al Oscar, y Jaime Bakshit y Michelle Couttolenc que ganaron el Oscar a mejor sonido. Darle una oportunidad a esta película al vestuario, la cinematografía, un gran sonido, es una película que tiene mucha luz y muchos mensajes, tiene muchas capas. Si no te pega por este lado te va a pegar por el otro, y lo más importante de todo es que vas a salir muy contento de la sala, te vas a llevar algo bueno. Si la ves con tu familia seguro vas encontrar un diálogo pendiente por ahí. Tenemos una distribuidora sensacional de la película que está haciendo un trabajo estupendo, estamos en 750 salas a nivel nacional hoy. Tenemos una muy bonita película para poder competir con cualquiera, se construyó un soundtrack especial para la película. Les recomiendo que la vean. " ["post_title"]=> string(29) "ENTREVISTA CON ADRIÁN ZURITA" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "entrevista-con-adrian-zurita" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-26 10:04:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 15:04:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81319" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17753 (24) { ["ID"]=> int(81741) ["post_author"]=> string(2) "42" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-03 11:13:13" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 16:13:13" ["post_content"]=> string(2966) "Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con vida, obró en mí un milagro más, sin duda.  Mi gatito anaranjado un buen día amaneció en los amplios jardines de la casa, echado en un puente donde abajo hay un gran lago artificial dónde cultivamos lirios y criamos ornamentales carpas multicolores. Ante mi atónito asombro, me acerqué al escuchar sus ronroneos en altos decibelios, como si de una motocicleta potente se tratara. ¡Cuál sería mi sorpresa al atestiguar su tamaño gigantesco, vamos, un león o un tigre de bengala eran seres diminutos a su lado! –"Michi hermoso, mi Orange, ¿qué te pasó?" – le pregunté, ante lo que siguió un manotazo que me mandó a volar a unos tres metros de altura y a unos cuatro de distancia. Aterrado, ahora sí, corrí, pero a los pocos pasos y apenas metido en medio de una maceta grande con helechos, me pescó con sus enormes garras, parecidas a filosos garfios, de ahí me adiviné en su boca los colmillos y demás dentadura hoces blancas que se movían en todas direcciones, haciéndome sentir como en una lavadora gigante.  Me acordé de mi navaja suiza que estaba dentro de un bolsillo trasero de mis jeans. La saqué y con movimientos rápidos y repetitivos me vi de pronto tirado en la banqueta del otro lado de uno de los muros del jardín que dan a la calle, lleno de una masa viscosa verde. Orange me había escupido y se había echado a correr. Alcancé a verlo subir la montaña mientras la tierra temblaba. Sin duda me quiso comer cual lagartija y prevaleciendo su instinto, sin importarle que yo mismo lo recogí de un basurero, lo alimenté desde recién nacido, le di cariño, techo, alimento y todo tipo de tolerancias.  No sé ya qué sucedió después, de hecho para mi familia y los noticieros yo había tenido un lapsus de locura, quizás por exceso de café (que los médicos al salir del hospital luego de una semana, me prescribieron la prohibición de consumirlo más). Agradezco a Dios el continuar con vida, así sea con ciertas limitantes físicas, pero debo confesar que lo que quizá me tenga más triste sea sentirme como en aquella canción de MECANO al leer un importante diario en su encabezado de nota roja: "Asaltantes con mortales armas hechizas dejan malherido a vecino de la zona del desierto de los leones, al tiempo que su hija llega, apenas a tiempo, para su oportuno auxilio".  A Orange, por cierto, nunca nadie lo volvió a ver jamás, pero cada que desaparece un perro de la zona, no puedo evitar pensar en la posibilidad de que él haya bajado a hacer de las suyas." ["post_title"]=> string(15) "Michigigantismo" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(15) "michigigantismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-03 11:13:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-03 16:13:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81741" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "9c3823ba137477426fc2e2689f6d25ba" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Michigigantismo

Michigigantismo

Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con vida, obró en...

agosto 3, 2022
ENTREVISTA CON ADRIÁN ZURITA

ENTREVISTA CON ADRIÁN ZURITA

A continuación se presenta la entrevista que Claudia Blix sostuvo con Adrián Zurita, uno de los guionistas de la película mexicana más...

julio 22, 2022




Más de categoría

La Asociación de Historiadores, Cronistas y Escritores de Nuevo León “José Servando Teresa de Mier” A. C. presente en el 173º Aniversario de la Fundación de Mier y Noriega

“Existen diferentes maneras de celebrar un momento histórico. Una de ellas es la de utilizarlo como oportunidad para reflexionar...

agosto 4, 2022
Michigigantismo

Michigigantismo

Camino de milagro. Esta muleta me da movilidad  es el sostén único de mi pierna derecha. Si estoy con...

agosto 3, 2022
cartas

CARTAS A TORA 276

Cocatú, un alienígena en forma de gato, llega a vivir a una vecindad de la CDMX. Todos los días...

agosto 2, 2022

El amor al alza

Amar de verdad, por lo menos una vez en la vida, nos separa del mundo y nos hace eternos...

agosto 2, 2022