LA VERSIÓN CHINA del CORONAVIRUS

El 2 de febrero, FRONTLINE, uno de los mejores programas de la televisión norteamericana, exhibió CHINA COVID SECRETS, una investigación que narra la serie de eventos sucedidos desde el 17 de noviembre del 2019 cuando se reportó...

15 de febrero, 2021

El 2 de febrero, FRONTLINE, uno de los mejores programas de la televisión norteamericana, exhibió CHINA COVID SECRETS, una investigación que narra la serie de eventos sucedidos desde el 17 de noviembre del 2019 cuando se reportó el primer caso de la pandemia ocasionada por el SARS-CoV-2 en Wuhan (China).

Wuhan es una ciudad moderna donde habitan 11 millones de ciudadanos que gozan de un nivel socioeconómico bastante aceptable; una ciudad académica que cuenta con la Universidad de Wuhan y el Molecular Virology Institute, dos instituciones que le dan un ambiente y un prestigio profesional. El instituto cuenta con los últimos adelantos en biología molecular, incluye amplios espacios P4 para realizar proyectos estériles de gran volumen. El interés principal de la virología que se desarrolla en ese lugar es el estudio de los virus respiratorios.

A una cuantas cuadras de ahí, existe el clásico mercado chino que se caracteriza por vender de todo: frutas, verduras, una gran variedad de animales vivos que están enjaulados, una gran cantidad de canales animales que yacen colgados de poderosos ganchos donde los carniceros cortan las porciones para la venta. Estas piezas son destazadas y ofertadas al público a temperatura ambiente, sin refrigeración.  Es un mercado popular muy concurrido donde la higiene y el orden son bastante escasas. Estos mercados han funcionado así por mucho tiempo, generalmente no hay quejas de ninguna índole, clientes y vendedores influyen y conservan un buen ambiente.

A mediados de noviembre, el oftalmólogo Li Wenliang detectó una neumonía inespecífica muy agresiva en uno de sus pacientes. En su reporte asentó las características tan peculiares de la cepa, lo cual le causó una severa reprimenda y una amenaza si se atrevía a comentar o difundir la infección de su paciente. Las fuerzas del orden por su parte llevaron doctores para cerciorarse del hallazgo del Dr. Wenliang; los doctores reportaron que el paciente estaba en pésimas condiciones a consecuencia de la sintomatología descrita por el Dr. Wenliang. El paciente murió en breve, mientras tanto, el autor del reporte fue severamente amenazado y obligado a firmar un documento vergonzoso y humillante obligándolo a guardar silencio absoluto. Días después, los periódicos locales reportaban que Li Wenliang se había contagiado y había fallecido, no se dieron mayores detalles.  En Wuhan siguieron apareciendo más casos que fueron ingresados a los hospitales, los patólogos continuaban analizando las muestras y pronto descubrieron que se trataba de un virus SARS muy semejante al que había aparecido en China en noviembre 2002, causando una grave pandemia que además se había expandido a 37 países en 3 meses. Los virólogos aun recordaban la agresividad del coronavirus que se había diseminado a gran velocidad. 

El SARS es una traducción de Severe Acute Respiratory Syndrome , luego ya no hace falta  dar más detalles acerca de la gravedad de los casos. Son virus endógenos de varias especies animales, aves, cerdos y murciélagos que en algún momento simplemente se transfieren de uno a otro animal, mutan, se adaptan a su nuevo huésped y se vuelven a encontrar otro huésped hasta que llegan a un humano y realizan una infección que suele significar la muerte para el infectado. 

Estos virus de la familia coronavirus tienen una altísima capacidad de mutación, lo cual los hace tan infecciosos. En muchas ocasiones, los animales infectados y los mismos humanos no desarrollan la infección, por lo que se dice que son asintomáticos, porque no hay ninguna manifestación de la enfermedad. Al parecer, todo depende del sistema inmunológico del paciente infectado que simplemente tenga la capacidad de producir anticuerpos eficientes que le libren de la terrible sintomatología1

Las autoridades políticas de inmediato supieron de la nueva amenaza del otro SARS pero en esta ocasión reaccionaron diferente. Simplemente prohibieron a todo el personal médico mencionar o comentar cualquier detalle de la pandemia a alguna otra persona, ni siquiera entre ellos mismos lo podían dialogar. Informaron muy escuetamente algunos detalles de la infección, escondiendo siempre el número de enfermos graves y defunciones. La población de Wuhan estaba muy inquieta,  pues aunque no sabían los pormenores, debían obedecer las instrucciones de usar el cubrebocas y mantener una sana distancia, lo cual no era buena señal. Además, era muy evidente que los estacionamientos del hospital siempre estaban llenos y que había una gran afluencia  de pacientes a las clínicas y hospitales.  Los virólogos de Wuhan empezaron a realizar sus trabajos y confirmaron que este virus era un mutante del anterior y que representaba un gran riesgo por su alto grado de dispersión e infectividad. Además, ya habían detectado otros siete casos positivos del personal que trabajaba en el mercado.

Mientras tanto, en New York Marjorie Pollack,  epidemióloga norteamericana recibió un correo electrónico de un colega chino que le comunicaba la mala noticia del SARS, ella informó al CDC (Center for Disease Control en Atlanta) y quedaron en espera de mayor información. 

Las autoridades solo reportaron 27 casos al 1ro de enero del 2020, declararon que se había producido un contagio de neumonía controlable, amenazaron a los periódicos y a los demás medios de comunicación y purgaron la internet de palabras clave que pudieran interpretarse como la existencia de una pandemia.

En Ginebra, las autoridades del WHO empezaron a recibir escuetos reportes de los contagios por parte de los medios sociales, nunca de parte del gobierno oficial. El 2 de enero de 2020, Zhang Yongzhen, virólogo residente en Shangai determinó la secuencia del genoma y declaró que era muy semejante al de la cepa infecciosa de 2002. La reacción del gobierno fue de absoluta censura y endureció las advertencias y las amenazas. Destruyó todas las muestras y siguió minimizando el número de casos y las defunciones. Para el 9 de enero, los enfermos saturaron los hospitales de Wuhan, el pánico inundó a la población, a pesar de las declaraciones de los especialistas oficiales de la Universidad de Pekín, quienes aseguraron que se trataba de una neumonía leve y que la mayoría de los pacientes ya se había recuperado y dejado el hospital; el resto de China ignoraba lo sucedido en Wuhan.

El personal médico de Wuhan y sus alrededores empezó a contagiarse, los infectados al 6 de enero andaban entre los 6000 y 10 000. La situación era un caos tremendo y todavía tenían que enfrentar otro problema: la proximidad del año nuevo en un lapso de dos semanas. Estas fechas son de verdadero asueto donde todo el mundo viaja a todas partes.

 Una mujer fue auscultada en el aeropuerto de Tailandia porque tenía todos los síntomas de la infección, los virólogos tailandeses comprobaron el contagio y atendieron a la paciente. Nuevamente, el personal ejecutivo de WHO recibió noticias de Tailandia y la Associated Press, lo cual aprovechó Gauden Galea, representante de WHO para China para informar a las autoridades chinas del hallazgo. Acto seguido María Van Kerkhove, representante ejecutiva de WHO contactó a las autoridades para obtener información y delinear alguna estrategia de emergencia. China aseguró que todo estaba bajo control. A estas fechas, la noticia de la pandemia se había diseminado oficialmente a todos los demás países y hubo diplomáticos  intercambios de información con los chinos. Edward Holmes, representante australiano presionó para que se declarara la pandemia en forma oficial. Inexplicablemente, el laboratorio del Dr. Zheng en Shangai se cerró, los hospitales de Wuhan estaban rebasados totalmente y las autoridades continuaban minimizando los decesos. Posteriormente se supo que la mayoría de los infectados habían tenido algún contacto con el mercado y que el contagio se había producido de humano a humano, aunque existía la posibilidad de que la fuente de contagio original hubieran sido los murciélagos. 

Lancet, prestigiada publicación británica, publicó un artículo donde se relataban los síntomas y la muerte de los contagiados. Aun así los políticos chinos se negaban a reconocer que los contagios eran de persona a persona, según ellos para no causar pánico ni caos social y económico. El resto de los científicos chinos protestaron enérgicamente y por fin la pandemia se declaró oficialmente el 14 de enero del 2020. Todas las estaciones de ferrocarril y los aeropuertos exigieron el uso del cubrebocas y evitar los lugares concurridos y todos los pasajeros fueron monitoreados e interrogados exhaustivamente. 

El mismo 14 de enero, las autoridades de la WHO declararon que la transmisión se realizaba de persona a persona, lo cual causó un profundo malestar a las autoridades chinas. Para el día 51 de la pandemia en China, las defunciones reportadas eran 152, cuando en la realidad se estimaban más de 20 000. Al 23 de enero, Wuhan estaba inmóvil, todo cerrado, la infección todavía era leve y controlable, hubo ocasiones en que se contaron más de 1500 pacientes muertos en la calle. Los hospitales eran un caos, no había los insumos necesarios para atender esta desgracia.

Esta crónica se ha hecho repetitiva en muchos países. Ningún mandatario quiere aceptar la ineficiencia y la incompetencia que se suscitan ante este tipo de desgracias. No alcanzan a entender que los virus nos han atacado desde hace miles de años y que nosotros, con toda la ciencia actual aun no somos capaces de defendernos ni de eliminarlos cuando nos atacan.

Se ha pensado en la posibilidad de una manipulación genética y su relación con el desarrollo de armas biológicas; sin embargo, varios investigadores de diferentes países han confirmado que no existe ninguna evidencia en ese sentido. 

Un conjunto de expertos virólogos auspiciados por la WHO visitaron Wuhan recientemente. Su objetivo era averiguar los posibles orígenes de la fuente de contagio de la pandemia. Hasta el 9 de febrero de este año, los científicos visitantes y los chinos concluyeron que lo más probable ha sido la recombinación genética habitual que realizan los virus en forma natural; que las mutaciones son secuencias que van de especie a especie hasta encontrarse un huésped como nosotros.   

Simplemente, seguiremos siendo el blanco preferido por algún tiempo más, es bastante difícil  reconocerlo y acostumbrarse, pero así es esto.

 Mientras tanto, cuídate y acostúmbrate a observar las medidas de seguridad.

REFERENCIAS.

  1. Dorothy H. Crawford. The Invisible Enemy. A natural History of Viruses. Oxford University Press, 2000.

Correo electrónico: [email protected]

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18557 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61576) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(2) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61576) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(20) "ciencia-y-tecnologia" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18555 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(2) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18565 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18566 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(466) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61576) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (2) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18552 (24) { ["ID"]=> int(78366) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 15:04:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 20:04:31" ["post_content"]=> string(16821) "La siguiente reflexión gira en torno a las evidencias respecto al impacto del uso de  dispositivos tecnológicos en niños y adolescentes. Antes de la pandemia, en las escuelas se impartían clases de computación para ingresar a los alumnos en las “nuevas tecnologías de la información”, y se enseñaba desde lo que es una computadora (hoy, los teléfonos tienen la potencia de una computadora) y el uso de principales programas como Word, Excel, Power Point y elaborar pequeñas incursiones en la programación.  Hoy los niños regresan de las aulas sabiendo manejar esos programas y las redes sociales de forma indiscriminada. Las escuelas que se vendían como “las más innovadoras y de calidad” es porque los alumnos tenían dispositivos para trabajar en la escuela y en casa (lo que la mayoría de escuelas en México no tienen tecnología ni sus usuarios acceso a red). La pregunta es: ¿Qué se les debe enseñar a los niños ahora que ya saben lo que se pretendía enseñar para que lo dominaran en 10 años? ¿Cómo se debe vender la nueva escuela acorde al contexto actual? ¿Ha pesado más el Marketing que la educación? ¿Qué es lo más importante para enseñar? ¿Qué veremos en estos meses que inicia la escuela presencial?  Aquí propongo a partir de las siguientes reflexiones en torno al uso de la tecnología, un camino que debe ver la educación y las escuelas frente al uso de las tecnologías digitales.  Para el análisis comparto las aportaciones de Pedagogos, Neurocientíficos, Psiquiatras, Filósofos e Ingenieros que preocupados por el uso de dispositivos digitales se han puesto a investigar, y, a partir de éstas, las conclusiones a las que han llegado. Francesco Tonucci (1) pedagogo italiano, en una entrevista el 31 de enero de 2022 para una red de educadores indica: el mundo de los niños es físico, no necesitan un smartphone, los niños deben vivir la calle –al referirse a los espacios de juego– no tienen nada vivido, nada que contar, las primeras afecciones son cardio circulatorias, de moverse, los niños no se están moviendo. Un niño se comunica con el otro en el encuentro físico. Francesco Tonucci enfatiza, que la solución de la educación con la tecnología no es educación. Los niños que pasan horas frente a la pantalla les hace mal, por lo que hace en la pantalla y por lo que no hace. Ya lo comentaba también Antonio Lorenzo en 2018 (2): El abuso del Móvil crea una Generación de Idiotas”. Están en todas partes, conectados pero solos, y casi siempre pasmados frente a la pantalla. Prefieren ‘guasapear’ a hablar y confunden la amistad con los seguidores.  La tecnología digital, a grandes rasgos, nos está volviendo más estúpidos, y las más afectadas son las nuevas generaciones que no han tenido el tiempo o el espacio para desarrollar sus propios cerebros, dice Carrillo, citando a Desmurget (2020). Es la conclusión a la que ha llegado el neurocientífico Michel Desmurget,(3) director de investigación del Instituto Nacional de la Salud de Francia. El título de su nuevo libro, La fábrica de cretinos digitales, describe de manera explícita y elocuente los efectos que los medios digitales están teniendo sobre nuestra sociedad. Desmurget señala que los resultados en la famosa prueba de coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) muestran que las nuevas generaciones están teniendo peores resultados que sus padres y señala que varios estudios han demostrado que cuando aumenta el uso de la televisión o los videojuegos, el coeficiente intelectual y el desarrollo cognitivo disminuyen. Los principales fundamentos de nuestra inteligencia se ven afectados: el lenguaje, la concentración, la memoria, la cultura (definida como un corpus de conocimiento que nos ayuda a organizar y comprender el mundo) (Desmurget citado por Carrillo, 2022). Desmurget añade que buena parte de este daño cerebral se debe a que el tiempo de pantalla reemplaza otro tipo de relaciones con el conocimiento y con la socialización que nutren en mayor medida el cerebro. Otros factores causales son la fragmentación de la atención vía los estímulos digitales y el sedentarismo. Las causas también están claramente identificadas, dice Desmurget: disminución en la calidad y cantidad de interacciones intrafamiliares, que son fundamentales para el desarrollo del lenguaje y el desarrollo emocional; disminución del tiempo dedicado a otras actividades más enriquecedoras (tareas, música, arte, lectura, etc.); interrupción del sueño, que se acorta cuantitativamente y se degrada cualitativamente; sobreestimulación de la atención, lo que provoca trastornos de concentración, aprendizaje e impulsividad; subestimulación intelectual, que impide que el cerebro despliegue todo su potencial; y un estilo de vida sedentario excesivo que, además del desarrollo corporal, influye en la maduración cerebral.  Existe mucha literatura científica que demuestra el impacto negativo del uso recreativo digital en el desarrollo somático (obesidad o problemas cardiovasculares), emocional (ansiedad o agresividad) y cognitivo (lenguaje o falta de concentración). Lo que puede suponer una bajada significativa en el rendimiento académico.  Desde la psiquiatría, la Dra. Marian Rojas Estapé (4) analiza el uso de los teléfonos en niños y cómo les afecta la atención y concentración. La psiquiatra explica que “la atención se encuentra en la parte superior del cerebro, en la corteza prefrontal, zona que se encarga de la atención, de la concentración, de la resolución de problemas y del control de impulsos. ¿Y qué queremos nosotros de la corteza prefrontal de nuestros hijos? Queremos que no solo presten atención a luces y movimiento, como cuando son pequeños, sino que también puedan prestar atención a objetos inmóviles y no luminosos, como un profesor dando clase o que estén tranquilos en la sala de espera del médico". Si a nuestros hijos cuando son pequeños les damos una tablet, que tiene estímulos luminosos, sonoros y en movimiento, la atención se ve afectada porque “cuanto más la estimulo con una herramienta exterior, peor funciona en mi cerebro”. Entonces, los niños cada vez necesitan estímulos más fuertes para ser capaces de activar su atención. En una entrevista (4), la Dra. Rojas propone algunas claves muy importantes que debemos tener en cuenta si queremos que nuestros hijos e hijas sean capaces de dominar su atención, condición indispensable para que sean más felices. Y el dominio de la atención está directamente ligado con el uso de las pantallas que hacen desde que son pequeños. En una época marcada por la sobreestimulación, el exceso de información, la gran cantidad de dispositivos tecnológicos, la inmediatez de las noticias… Enseñar a nuestros hijos e hijas a que tengan criterio es fundamental. “Hay que enseñarles a filtrar, a saber, qué es lo importante y qué es superficial, porque cada vez nos cuesta más profundizar”, afirma Marian. Marian Rojas asegura que las redes sociales funcionan de forma similar a las drogas o el alcohol en nuestro cerebro. “Cada vez que una persona consume cocaína, marihuana, tiene relaciones sexuales, ve pornografía, juega a videojuegos… experimenta placer. Y el placer está regulado en el cerebro por varias hormonas, pero principalmente por la dopamina”, nos contaba Marian. “Y cada vez que yo recibo un like, tengo en mi cerebro microchispazos de dopamina”. “Nos hemos convertido en drogodependientes emocionales, somos adictos a experiencias vibrantes. De la misma forma, Jaron Lanier (5), pionero en el campo de la realidad virtual,  lleva años haciendo advertencias respecto a esto desde hace varios años: el uso indiscriminado de la tecnología, y particularmente de las redes sociales, atenta contra lo mejor de lo que es ser un humano. Según Lanier, las redes sociales son laboratorios experimentales donde nosotros somos como los famosos perros de Pávlov. Dice Lanier: "las personas normales suelen transformarse en idiotas porque los idiotas reciben la máxima atención". Y agrega que Donald Trump, adicto al Twitter, es un buen ejemplo del comportamiento enajenado y de la estupidización de las redes: "No está actuando como la persona más poderosa del mundo, porque su adicción lo es más aún". Para Lanier, la solución no acepta medias tintas: si bien la tecnología y el Internet tienen cosas positivas, las redes sociales realmente no, así que recomienda dejarlas. La pregunta es: ¿realmente las redes sociales nos están haciendo idiotas? La respuesta, creemos, es que sí. En el mismo artículo se cita al filósofo (también recientemente fallecido) Zygmunt Bauman, quien consideraba que el verdadero diá-logo (es decir, la concurrencia del logos, de la razón) ocurría con los que son distintos a uno. El Internet, que en un principio fue impulsado bajo la idea de que nos conectaría con los "otros", hoy nos conecta solamente con los mismos, con reflejos tautológicos de nuestros propios gustos. Como ha sido notado por diversos analistas, el algoritmo de Facebook funciona como una "cámara de ecos" o una "burbuja de filtro" que nos regresa más de lo que ya nos gusta y no muestra lo diferente y lo discordante Si la verdadera inteligencia, y más aún, el crecimiento individual, consisten en desafiar nuestras propias creencias y estar abiertos a la radical otredad, entonces parece que es cierto que las redes nos idiotizan. En el libro La sociedad del cansancio, Byung Chun Han, filósofo Coreano (6), reflexiona sobre el poder de la contemplación y lo bello que es saber aburrirse para crear, reflexionar, imaginar y trascender las barreras de una realidad actual que, por el contrario, apuesta por el multitasking y la hiperactividad, devolviéndonos a un estado más salvaje: Modifica radicalmente la estructura y economía de la atención. Debido a esto, la percepción queda fragmentada y dispersa. Además, el aumento de carga de trabajo requiere una particular técnica de administración del tiempo y la atención, que a su vez repercute en la estructura de esta última (6). Dice Han, la técnica de administración del tiempo y la atención multitasking no significa un progreso para la civilización y no solamente el multitasking, sino también actividades como los juegos de ordenadores suscitan una amplia pero superficial atención, parecida al estado de la vigilancia de un animal salvaje. Los recientes desarrollos sociales y el cambio de estructura de la atención provocan que la sociedad humana se acerque cada vez más al salvajismo (Chul Han  Esta atención dispersa, dice Han, se caracteriza por un acelerado cambio de foco entre diferentes tareas, fuentes de información y procesos. Dada, además, su escasa tolerancia al hastío, tampoco admite aquel aburrimiento profundo que sería de cierta importancia para un proceso creativo.  La profesora Sandra Wachter, (7) experta en tecnología e investigadora principal en inteligencia artificial en la Universidad de Oxford, dice que es comprensible que algunos de nosotros estemos buscando teléfonos móviles más simples (6). “Uno puede decir razonablemente que hoy en día la capacidad de un teléfono inteligente para conectar llamadas y enviar mensajes cortos es casi una característica secundaria”, explica. “Tu teléfono inteligente es tu centro de entretenimiento, tu generador de noticias, tu sistema de navegación, tu diario, tu diccionario y tu billetera”. Agrega que los teléfonos inteligentes siempre “buscan captar la atención” con notificaciones, actualizaciones y noticias de última hora que interrumpen constantemente el día, “Esto puede mantenerte nervioso. Puede ser abrumador”. La profesora Sandra Wachter dice que es comprensible que algunas personas se sientan "abrumadas" por sus teléfonos inteligentes.  “Tiene sentido que algunos de nosotros estemos buscando tecnologías más simples y pensemos que los ‘teléfonos tontos’ podrían ofrecer un regreso a tiempos más sencillos” agrega Wachter. “Podría dejar más tiempo para concentrarse por completo en una sola tarea y dedicarse a ella con más propósito. Podría incluso calmar a la gente. Los estudios han demostrado que demasiadas opciones pueden crear infelicidad y agitación”  ¿Qué se necesita enseñar para salvar la humanidad que estamos perdiendo con la tecnología y la falta de comunidad/solidaridad frente al contexto ambiental? Referencias Ligas para obtener más información sobre los investigadores y sus trabajos.  (1) Francescco Tonucci (2022) https://www.wmcmf.com/video/el-mundo-de-los-ninos-es-fisico-no-necesitan-un-smartphone/?fbclid=IwAR0BBchZmFaGRIyuG6fPmXf2eN9diIM9RHsZEIEvOqCLUb5Kilyg-89_zhY https://www.wmcmf.com/?p=2754 (2) Lorenzo Antonio, Revista el Economista, No. 58.  https://s03.s3c.es/pdf/2/0/208384720a44cb79e7306571541aee61_tecnologia.pdf (3) Carrillo Antonio, (2022) Entrevista a Desmurget https://www.educaciontrespuntocero.com/entrevistas/michel-desmurget-hijos-imbeciles-consumo-digital/ (4) Rojas Estapé Marían, acceso a la conferencia: https://www.youtube.com/watch?v=-OmgQEpP7R0 (5) Lanier https://www.efectivida.es/blog/10-razones-para-borrar-tus-redes-sociales-de-inmediato-jaron-lanier/ (6) Byun Chun Han. De su libro, La sociedad del cansancio (2010) y en https://culturainquieta.com/es/pensamiento/item/19029-una-oda-al-aburrimiento-profundo-por-byung-chul-han.html https://www.bloghemia.com/2020/08/el-aburrimiento-profundo-por-byung-chul.html (7) Watcher Sandra, Revista Tecnológica. https://www.eluniverso.com/larevista/tecnologia/telefonos-tontos-el-resurgir-de-los-celulares-no-inteligentes-en-un-mundo-hiperconectado-nota/" ["post_title"]=> string(74) "LA TECNOLOGÍA INTELIGENTE NOS HACE MENOS HUMANOS ¿QUÉ DEBEMOS ENSEÑAR?" ["post_excerpt"]=> string(72) "¿Cómo impacta la tecnología en las cabezas de nuestros estudiantes? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(68) "la-tecnologia-inteligente-nos-hace-menos-humanos-que-debemos-ensenar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 15:04:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 20:04:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78366" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18475 (24) { ["ID"]=> int(78824) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-11 09:50:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 14:50:16" ["post_content"]=> string(5532) "Un artículo de la revista Current Aging Science asegura que para el año 2050 los humanos viviremos 40 años más, tendremos menos hijos y en edades más avanzadas, y a la par se dará un aumento en nuestra capacidad cerebral. Es la fabulosa evolución humana. “En el pasado reciente hemos evolucionado, y seguiremos haciéndolo mientras vivamos (https://bit.ly/3vNbgGa). Si tomamos los más de siete millones de años que han transcurrido desde que los humanos nos separamos del último ancestro común con los chimpancés y los condensamos en un día de 24 horas, veremos que los últimos 30 000 años apenas suponen seis minutos.  “Pero el último capítulo de la evolución humana está repleto de andanzas: enormes migraciones a nuevos entornos, profundos cambios en la alimentación y aumento de la población mundial en más de mil veces. Todas esas personas han aportado numerosas mutaciones singulares al conjunto de la población, lo que ha impreso un rápido impulso a la selección natural. La evolución humana no se ha detenido; si acaso, se está acelerando”. ¿Hacia dónde apunta la próxima evolución del ser humano? “Es difícil predecir el futuro (https://bit.ly/3MVy3oP). El mundo probablemente cambiará de maneras que no podemos imaginar. Pero podemos hacer conjeturas educadas. Paradójicamente, la mejor manera de predecir el futuro es probablemente mirar hacia el pasado, y asumir que las tendencias pasadas continuarán avanzando. Esto sugiere algunas cosas sorprendentes sobre nuestro porvenir. “Es probable que vivamos más tiempo y seamos más altos, así como de construcción más ligera. Probablemente seremos menos agresivos y más agradables, pero tendremos cerebros más pequeños. Un poco como un golden retriever, seremos amables y alegres, pero tal vez no tan interesantes. Al menos, ese es un futuro posible”. Aquí algunas conjeturas más de la evolución del ser humano:
  • Fin de la selección natural. Algunos científicos aseguran que la civilización puso punto final a la selección natural en la raza humana al acabar con la mayoría de los “motores” de la misma o hacerlos menos comunes que en el pasado: depredadores, hambrunas, plagas, epidemias, guerras, etc. De la misma manera aseguran que “la naturaleza ya no controla nuestra evolución, el entorno antinatural que hemos creado (cultura, tecnología, ciudades) produce nuevas presiones selectivas muy diferentes a las que enfrentamos en la edad de hielo. Estamos mal adaptados a este mundo moderno; de ello se deduce que tendremos que adaptarnos”.
  • Cambios en nuestra vida útil. Seguramente evolucionaremos para vivir más tiempo. “Hay poca necesidad de reproducirse temprano. Y como nuestra esperanza de vida se ha duplicado, las adaptaciones para prolongar la esperanza de vida y los años fértiles son ahora ventajosas. Dado que cada vez más personas viven 100 o incluso 110 años (el récord es de 122 años), hay razones para pensar que nuestros genes podrían evolucionar hasta que la persona promedio viva rutinariamente 100 años o incluso más”.
  • Más tamaño y menos fuerza. “Los animales a menudo evolucionan de mayor tamaño con el tiempo; es una tendencia que se observó en tiranosaurios, y hoy se percibe ballenas, caballos y primates, incluidos los homínidos. En los últimos dos millones de años, nuestros esqueletos se construyeron más a la ligera, ya que dependíamos menos de la fuerza bruta y más de las herramientas y las armas. A medida que pasemos más tiempo detrás de escritorios, teclados y volantes, es probable que estas tendencias continúen”.
  • Más inteligencia y personalidad. “Nuestros cerebros y mentes, nuestra característica más distintivamente humana, evolucionarán, tal vez drásticamente. Los cerebros se están haciendo más pequeños. De hecho,  son energéticamente caros: queman alrededor de 20% de nuestras calorías diarias. Tal vez vivir en una gran sociedad de especialistas exige menos capacidad intelectual que vivir en una tribu de generalistas. Este mundo nos empujará a ser más extrovertidos, abiertos y tolerantes”.
Todo apunta a que se acelerará nuestra evolución con triunfos y desafíos. Los avances tecnológicos impactarán de manera importante en nuestra evolución. Todo cambia, también cambiaremos nosotros. Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter: @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com.  " ["post_title"]=> string(24) "Evolución humana futura" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "evolucion-humana-futura" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-11 10:27:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-11 15:27:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78824" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18552 (24) { ["ID"]=> int(78366) ["post_author"]=> string(3) "148" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 15:04:31" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 20:04:31" ["post_content"]=> string(16821) "La siguiente reflexión gira en torno a las evidencias respecto al impacto del uso de  dispositivos tecnológicos en niños y adolescentes. Antes de la pandemia, en las escuelas se impartían clases de computación para ingresar a los alumnos en las “nuevas tecnologías de la información”, y se enseñaba desde lo que es una computadora (hoy, los teléfonos tienen la potencia de una computadora) y el uso de principales programas como Word, Excel, Power Point y elaborar pequeñas incursiones en la programación.  Hoy los niños regresan de las aulas sabiendo manejar esos programas y las redes sociales de forma indiscriminada. Las escuelas que se vendían como “las más innovadoras y de calidad” es porque los alumnos tenían dispositivos para trabajar en la escuela y en casa (lo que la mayoría de escuelas en México no tienen tecnología ni sus usuarios acceso a red). La pregunta es: ¿Qué se les debe enseñar a los niños ahora que ya saben lo que se pretendía enseñar para que lo dominaran en 10 años? ¿Cómo se debe vender la nueva escuela acorde al contexto actual? ¿Ha pesado más el Marketing que la educación? ¿Qué es lo más importante para enseñar? ¿Qué veremos en estos meses que inicia la escuela presencial?  Aquí propongo a partir de las siguientes reflexiones en torno al uso de la tecnología, un camino que debe ver la educación y las escuelas frente al uso de las tecnologías digitales.  Para el análisis comparto las aportaciones de Pedagogos, Neurocientíficos, Psiquiatras, Filósofos e Ingenieros que preocupados por el uso de dispositivos digitales se han puesto a investigar, y, a partir de éstas, las conclusiones a las que han llegado. Francesco Tonucci (1) pedagogo italiano, en una entrevista el 31 de enero de 2022 para una red de educadores indica: el mundo de los niños es físico, no necesitan un smartphone, los niños deben vivir la calle –al referirse a los espacios de juego– no tienen nada vivido, nada que contar, las primeras afecciones son cardio circulatorias, de moverse, los niños no se están moviendo. Un niño se comunica con el otro en el encuentro físico. Francesco Tonucci enfatiza, que la solución de la educación con la tecnología no es educación. Los niños que pasan horas frente a la pantalla les hace mal, por lo que hace en la pantalla y por lo que no hace. Ya lo comentaba también Antonio Lorenzo en 2018 (2): El abuso del Móvil crea una Generación de Idiotas”. Están en todas partes, conectados pero solos, y casi siempre pasmados frente a la pantalla. Prefieren ‘guasapear’ a hablar y confunden la amistad con los seguidores.  La tecnología digital, a grandes rasgos, nos está volviendo más estúpidos, y las más afectadas son las nuevas generaciones que no han tenido el tiempo o el espacio para desarrollar sus propios cerebros, dice Carrillo, citando a Desmurget (2020). Es la conclusión a la que ha llegado el neurocientífico Michel Desmurget,(3) director de investigación del Instituto Nacional de la Salud de Francia. El título de su nuevo libro, La fábrica de cretinos digitales, describe de manera explícita y elocuente los efectos que los medios digitales están teniendo sobre nuestra sociedad. Desmurget señala que los resultados en la famosa prueba de coeficiente intelectual (IQ, por sus siglas en inglés) muestran que las nuevas generaciones están teniendo peores resultados que sus padres y señala que varios estudios han demostrado que cuando aumenta el uso de la televisión o los videojuegos, el coeficiente intelectual y el desarrollo cognitivo disminuyen. Los principales fundamentos de nuestra inteligencia se ven afectados: el lenguaje, la concentración, la memoria, la cultura (definida como un corpus de conocimiento que nos ayuda a organizar y comprender el mundo) (Desmurget citado por Carrillo, 2022). Desmurget añade que buena parte de este daño cerebral se debe a que el tiempo de pantalla reemplaza otro tipo de relaciones con el conocimiento y con la socialización que nutren en mayor medida el cerebro. Otros factores causales son la fragmentación de la atención vía los estímulos digitales y el sedentarismo. Las causas también están claramente identificadas, dice Desmurget: disminución en la calidad y cantidad de interacciones intrafamiliares, que son fundamentales para el desarrollo del lenguaje y el desarrollo emocional; disminución del tiempo dedicado a otras actividades más enriquecedoras (tareas, música, arte, lectura, etc.); interrupción del sueño, que se acorta cuantitativamente y se degrada cualitativamente; sobreestimulación de la atención, lo que provoca trastornos de concentración, aprendizaje e impulsividad; subestimulación intelectual, que impide que el cerebro despliegue todo su potencial; y un estilo de vida sedentario excesivo que, además del desarrollo corporal, influye en la maduración cerebral.  Existe mucha literatura científica que demuestra el impacto negativo del uso recreativo digital en el desarrollo somático (obesidad o problemas cardiovasculares), emocional (ansiedad o agresividad) y cognitivo (lenguaje o falta de concentración). Lo que puede suponer una bajada significativa en el rendimiento académico.  Desde la psiquiatría, la Dra. Marian Rojas Estapé (4) analiza el uso de los teléfonos en niños y cómo les afecta la atención y concentración. La psiquiatra explica que “la atención se encuentra en la parte superior del cerebro, en la corteza prefrontal, zona que se encarga de la atención, de la concentración, de la resolución de problemas y del control de impulsos. ¿Y qué queremos nosotros de la corteza prefrontal de nuestros hijos? Queremos que no solo presten atención a luces y movimiento, como cuando son pequeños, sino que también puedan prestar atención a objetos inmóviles y no luminosos, como un profesor dando clase o que estén tranquilos en la sala de espera del médico". Si a nuestros hijos cuando son pequeños les damos una tablet, que tiene estímulos luminosos, sonoros y en movimiento, la atención se ve afectada porque “cuanto más la estimulo con una herramienta exterior, peor funciona en mi cerebro”. Entonces, los niños cada vez necesitan estímulos más fuertes para ser capaces de activar su atención. En una entrevista (4), la Dra. Rojas propone algunas claves muy importantes que debemos tener en cuenta si queremos que nuestros hijos e hijas sean capaces de dominar su atención, condición indispensable para que sean más felices. Y el dominio de la atención está directamente ligado con el uso de las pantallas que hacen desde que son pequeños. En una época marcada por la sobreestimulación, el exceso de información, la gran cantidad de dispositivos tecnológicos, la inmediatez de las noticias… Enseñar a nuestros hijos e hijas a que tengan criterio es fundamental. “Hay que enseñarles a filtrar, a saber, qué es lo importante y qué es superficial, porque cada vez nos cuesta más profundizar”, afirma Marian. Marian Rojas asegura que las redes sociales funcionan de forma similar a las drogas o el alcohol en nuestro cerebro. “Cada vez que una persona consume cocaína, marihuana, tiene relaciones sexuales, ve pornografía, juega a videojuegos… experimenta placer. Y el placer está regulado en el cerebro por varias hormonas, pero principalmente por la dopamina”, nos contaba Marian. “Y cada vez que yo recibo un like, tengo en mi cerebro microchispazos de dopamina”. “Nos hemos convertido en drogodependientes emocionales, somos adictos a experiencias vibrantes. De la misma forma, Jaron Lanier (5), pionero en el campo de la realidad virtual,  lleva años haciendo advertencias respecto a esto desde hace varios años: el uso indiscriminado de la tecnología, y particularmente de las redes sociales, atenta contra lo mejor de lo que es ser un humano. Según Lanier, las redes sociales son laboratorios experimentales donde nosotros somos como los famosos perros de Pávlov. Dice Lanier: "las personas normales suelen transformarse en idiotas porque los idiotas reciben la máxima atención". Y agrega que Donald Trump, adicto al Twitter, es un buen ejemplo del comportamiento enajenado y de la estupidización de las redes: "No está actuando como la persona más poderosa del mundo, porque su adicción lo es más aún". Para Lanier, la solución no acepta medias tintas: si bien la tecnología y el Internet tienen cosas positivas, las redes sociales realmente no, así que recomienda dejarlas. La pregunta es: ¿realmente las redes sociales nos están haciendo idiotas? La respuesta, creemos, es que sí. En el mismo artículo se cita al filósofo (también recientemente fallecido) Zygmunt Bauman, quien consideraba que el verdadero diá-logo (es decir, la concurrencia del logos, de la razón) ocurría con los que son distintos a uno. El Internet, que en un principio fue impulsado bajo la idea de que nos conectaría con los "otros", hoy nos conecta solamente con los mismos, con reflejos tautológicos de nuestros propios gustos. Como ha sido notado por diversos analistas, el algoritmo de Facebook funciona como una "cámara de ecos" o una "burbuja de filtro" que nos regresa más de lo que ya nos gusta y no muestra lo diferente y lo discordante Si la verdadera inteligencia, y más aún, el crecimiento individual, consisten en desafiar nuestras propias creencias y estar abiertos a la radical otredad, entonces parece que es cierto que las redes nos idiotizan. En el libro La sociedad del cansancio, Byung Chun Han, filósofo Coreano (6), reflexiona sobre el poder de la contemplación y lo bello que es saber aburrirse para crear, reflexionar, imaginar y trascender las barreras de una realidad actual que, por el contrario, apuesta por el multitasking y la hiperactividad, devolviéndonos a un estado más salvaje: Modifica radicalmente la estructura y economía de la atención. Debido a esto, la percepción queda fragmentada y dispersa. Además, el aumento de carga de trabajo requiere una particular técnica de administración del tiempo y la atención, que a su vez repercute en la estructura de esta última (6). Dice Han, la técnica de administración del tiempo y la atención multitasking no significa un progreso para la civilización y no solamente el multitasking, sino también actividades como los juegos de ordenadores suscitan una amplia pero superficial atención, parecida al estado de la vigilancia de un animal salvaje. Los recientes desarrollos sociales y el cambio de estructura de la atención provocan que la sociedad humana se acerque cada vez más al salvajismo (Chul Han  Esta atención dispersa, dice Han, se caracteriza por un acelerado cambio de foco entre diferentes tareas, fuentes de información y procesos. Dada, además, su escasa tolerancia al hastío, tampoco admite aquel aburrimiento profundo que sería de cierta importancia para un proceso creativo.  La profesora Sandra Wachter, (7) experta en tecnología e investigadora principal en inteligencia artificial en la Universidad de Oxford, dice que es comprensible que algunos de nosotros estemos buscando teléfonos móviles más simples (6). “Uno puede decir razonablemente que hoy en día la capacidad de un teléfono inteligente para conectar llamadas y enviar mensajes cortos es casi una característica secundaria”, explica. “Tu teléfono inteligente es tu centro de entretenimiento, tu generador de noticias, tu sistema de navegación, tu diario, tu diccionario y tu billetera”. Agrega que los teléfonos inteligentes siempre “buscan captar la atención” con notificaciones, actualizaciones y noticias de última hora que interrumpen constantemente el día, “Esto puede mantenerte nervioso. Puede ser abrumador”. La profesora Sandra Wachter dice que es comprensible que algunas personas se sientan "abrumadas" por sus teléfonos inteligentes.  “Tiene sentido que algunos de nosotros estemos buscando tecnologías más simples y pensemos que los ‘teléfonos tontos’ podrían ofrecer un regreso a tiempos más sencillos” agrega Wachter. “Podría dejar más tiempo para concentrarse por completo en una sola tarea y dedicarse a ella con más propósito. Podría incluso calmar a la gente. Los estudios han demostrado que demasiadas opciones pueden crear infelicidad y agitación”  ¿Qué se necesita enseñar para salvar la humanidad que estamos perdiendo con la tecnología y la falta de comunidad/solidaridad frente al contexto ambiental? Referencias Ligas para obtener más información sobre los investigadores y sus trabajos.  (1) Francescco Tonucci (2022) https://www.wmcmf.com/video/el-mundo-de-los-ninos-es-fisico-no-necesitan-un-smartphone/?fbclid=IwAR0BBchZmFaGRIyuG6fPmXf2eN9diIM9RHsZEIEvOqCLUb5Kilyg-89_zhY https://www.wmcmf.com/?p=2754 (2) Lorenzo Antonio, Revista el Economista, No. 58.  https://s03.s3c.es/pdf/2/0/208384720a44cb79e7306571541aee61_tecnologia.pdf (3) Carrillo Antonio, (2022) Entrevista a Desmurget https://www.educaciontrespuntocero.com/entrevistas/michel-desmurget-hijos-imbeciles-consumo-digital/ (4) Rojas Estapé Marían, acceso a la conferencia: https://www.youtube.com/watch?v=-OmgQEpP7R0 (5) Lanier https://www.efectivida.es/blog/10-razones-para-borrar-tus-redes-sociales-de-inmediato-jaron-lanier/ (6) Byun Chun Han. De su libro, La sociedad del cansancio (2010) y en https://culturainquieta.com/es/pensamiento/item/19029-una-oda-al-aburrimiento-profundo-por-byung-chul-han.html https://www.bloghemia.com/2020/08/el-aburrimiento-profundo-por-byung-chul.html (7) Watcher Sandra, Revista Tecnológica. https://www.eluniverso.com/larevista/tecnologia/telefonos-tontos-el-resurgir-de-los-celulares-no-inteligentes-en-un-mundo-hiperconectado-nota/" ["post_title"]=> string(74) "LA TECNOLOGÍA INTELIGENTE NOS HACE MENOS HUMANOS ¿QUÉ DEBEMOS ENSEÑAR?" ["post_excerpt"]=> string(72) "¿Cómo impacta la tecnología en las cabezas de nuestros estudiantes? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(68) "la-tecnologia-inteligente-nos-hace-menos-humanos-que-debemos-ensenar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 15:04:31" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 20:04:31" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78366" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(8) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "ca6e68c1277f1d97c211ec4a3c368258" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Mucha tecnología pero poca educación: ¿dilema o desafío en pleno siglo XXI?

LA TECNOLOGÍA INTELIGENTE NOS HACE MENOS HUMANOS ¿QUÉ DEBEMOS ENSEÑAR?

¿Cómo impacta la tecnología en las cabezas de nuestros estudiantes? 

abril 29, 2022

Evolución humana futura

Un artículo de la revista Current Aging Science asegura que para el año 2050 los humanos viviremos 40 años más, tendremos menos...

mayo 11, 2022




Más de categoría
Alimentos del futuro

Alimentos del futuro

¿Cómo se alimentará la gente en el futuro? Marco Antonio Paz nos dice la respuesta.

mayo 18, 2022

Google I/O 2022: muchas novedades

Sin lugar a dudas Google ha sido una de las compañías que ha cambiado la vida como la conocemos...

mayo 13, 2022

CONTINGENCIA AMBIENTAL – EL DOGMA DE LA CDMX

Como seres humanos tenemos derecho a la vida, la salud, a un nivel de vida adecuado y a un...

mayo 12, 2022

Evolución humana futura

Un artículo de la revista Current Aging Science asegura que para el año 2050 los humanos viviremos 40 años...

mayo 11, 2022