Tres errores que te restan poder

Sigue leyendo y encontrarás la fórmula para sujetar firmemente las riendas de tu vida…

12 de octubre, 2022 Tres errores que te restan poder

Como cada semana es un gusto saludarte, deseo que tu vida fluya al ritmo del Universo. También te doy las gracias por leerme y compartir este espacio conmigo. 

Hoy quiero referirme a tres acciones que a menudo practicamos ‘la mayoría de las veces de forma inconsciente’ y que nos conducen al MalEstar. 

Creer que tu valor como persona está determinado por la aprobación o aceptación de los demás

Algo tan erróneo como común. Las redes sociales pueden influir mucho para que te sientas así; si recibes un like es porque (tienes la sensación de que) tus ideas son valiosas, significa que eres aceptado y parte de una comunidad. Pero si nadie reacciona a tus publicaciones entonces sientes que tu opinión no es importante y te sientes poco valorado. Esto es más común en los jóvenes, para quienes la opinión de “sus pares” se vuelve muy importante, algo lógico a esa edad. 

Sin embargo, es importante comprender que tu valor como ser humano no proviene de una fuente externa sino de tu interior; tampoco eres valioso a partir de la opinión de otros, la cual se forma con base en un juicio que nada tiene que ver contigo. El único que puede apreciarse eres tú mismo, desde la conciencia y, sobre todo, desde el amor. 

Responsabilizar a otros de tu BienEstar

Comúnmente pensamos que nuestros padres, amigos, pareja o demás seres queridos son los encargados de hacernos felices y de darnos todo lo necesario para sentirnos bien, ¡falso! Eres el único responsable de ti mismo, también de brindarte felicidad y amor. Al momento de depositar en los otros la responsabilidad de tu BienEstar también les estás otorgando tu poder para decidir. 

¿Estás dispuesto a que otros tomen decisiones por ti y dirijan el rumbo de tu vida?

No poner atención a tu diálogo interno

Saber qué nos decimos todo el tiempo es básico porque de ahí proviene todo. Si regularmente repites frases como “no sirvo para nada”, “siempre lo hago mal”, “la suerte no me favorece”, “la felicidad no es para mí”, “el dinero nunca me alcanza”, “nunca tendré una buena pareja”, y un largo etcétera de frases negativas, ¿cómo esperas que la vida te sonría?, ¿cómo esperas tener fortuna si tú mismo levantas un muro evitando que la energía fluya y que lo bueno entre a tu vida? A partir de hoy vigila tu diálogo interno, y si consideras que no está contribuyendo a tu avance, ¡cámbialo! Lo primero que necesitas es ser conciente para “cacharte” al momento de repetir esos enunciados que te enfrascan en la negatividad. 

Algo que me ha ayudado es crear decretos y repetirlos de forma constante. Recuerda: un decreto siempre es en presente y en positivo. 

¡Qué esperas para transformar tu vida y sentirte mejor!

Gracias nuevamente por tu tiempo. Te invito a mi charla online “Cómo aprovecho la tanatología para mejorar mi vida cotidiana”. Te animo a darle un giro a tu pensamiento para transformar tu estado de ánimo. Contáctame para tener detalles:

https://nancy-fuentes.webnode.mx/

[email protected]

Twitter: @nanfuentes2021

WhatsApp: 55 20 82 88 71

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84410) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(84410) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (84410) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86319) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content"]=> string(6763) "Eran los años 70. Yo apenas era un niño. En aquel entonces veía una serie de televisión: El avispón verde. Fascinado por los movimientos de Bruce Lee, mi interés por el arte marcial creció sin medida. Mis padres entonces buscaron alguna escuela para entrenar aquel deporte, pero solo encontramos un Dojo de karate tradicional y taekwondo. Estuve entrenado algunos años ambas disciplinas, pero sentía que algo me faltaba: era muy diferente a lo que yo veía en las películas orientales. En ellas se mostraban movimientos con una enorme sincronía y que parecían infinitos además de generar gran fuerza y velocidad. Al llegar a la ciudad de Hermosillo perdí el ritmo del entrenamiento. No había el mismo estilo de pelea y los que visité no me convencían. Llegando el verano de 1998, una escuela de artes marciales abrió sus puertas con una gran publicidad que prometía la mejor calidad en enseñanza del arte marcial. Decidí visitarla. Tenía las mejores instalaciones de la ciudad. Pedí información a un alumno que estaba a cargo, pues el maestro no se encontraba. La verdad  la formidable campaña publicitaria que amparaba la escuela se derrumbó en un momento. La información era pésima y más bien invitaba a no pertenecer a dicha institución; sin embargo, algo me decía que ese lugar era el que buscaba. Decidí ignorar los comentarios del joven y observé lo que hacían los demás mientras entrenaban. Volví después de dos días decidido a entrenar. Comencé con unas clases personales y oh no… mi cuerpo y mi mente no procesaban el sistema. Todos los años que había dedicado a las otras disciplinas parecían no haber pasado por mí. Mis movimiento eran torpes mi cerebro no registraba a causa de que la lógica emocional y física era totalmente opuesta a los principios que había manejado por años. Lo peor era que no estaba acostumbrado al contacto, pues en otras escuelas no estaban permitidos los combates con contacto. Eso me creó gran frustración, pues parecía saco de “papas”. Recibía golpes que me dejaban en shock y no podía devolverlos. Estaba totalmente bloqueado. Y así pasaron dos meses: un mes para desbloquearme y otro para aceptar el nuevo sistema. Una vez que rompí mi esquema anterior todo empezó a fluir. Ya había una lógica secuencial en los movimientos, los cuales se coordinaban en una forma secuencial y armoniosa siendo mi mente el límite en ellos. Había empezado mi aventura por el Kenpo americano.  Poco a poco fui ganando mis grados y, como consecuencia. empezó una amistad con el profesor y amigo el máster Frank Soto. Las clases cada vez eran más interesantes. Ahora también tenía la oportunidad de conversar de manera más cercana con el maestro. Fuera del Dojo, el café nocturno se convertía en la mejor clase de teoría del sistema de Ed Parker. Mi aprendizaje era más completo cada día ya que muchas cosas que en 45 minutos de clase no se alcanzan a decir ahora las aprendía de propia voz del maestro. Al llegar el primer año, la memoria muscular había hecho un trabajo increíble. Mis emociones tenían un balance y ahora estaba seguro de mis límites y mis ventajas. El nuevo sistema me proporcionó la habilidad de responder a los momentos de tensión con serenidad sin perder la calma. Podía enfrentar el día a día con más entendimiento. Los problemas cotidianos se resolvían de manera más sencilla y eficaz. El contacto continuo al que me había sometido generaba endorfina que sofocaba el dolor casi en un 100% y eso me hacía entender mejor la naturaleza del movimiento en la pelea.  Me pregunté por qué se le llamaba “Arte Marcial”. Entendí que se debe a que se expresan las emociones mediante el movimiento, llevándolo a una sincronía rítmica que representa una bella forma de pelea. Puede ser suave, veloz, fuerte o todas en su conjunto. Lo más impresionante es que el Kenpo se convierte en un traje a la medida de tus necesidades físicas y mentales.  Este estilo tiene una larga historia. Desde su origen se conforma del kenpo japonés y a éste se le añade un  enfoque en la defensa personal moderna y se complementa con elementos de kung fu chino. Llega a Hawái en el siglo XX poco antes de la segunda guerra mundial. Pero quien muestra una vertiente moderna del arte es el finado SGM Edmundo K. Parker quien lo catapulta en América del Norte con el nombre de American Kenpo. Sus raíces chinas y japonesas incluyen dos animales principales en sus movimientos que son el tigre y el dragón. Muy representativos de la cultura de la pelea oriental.  ¿Pero podemos ser como tales cuando entrenamos? La respuesta es sí. Primero se llega al tigre, ese felino grande fuerte veloz que actúa con gran impulso a los estímulos de agresión física. En este nivel ya tienes entendimiento del poder de un golpe de mano o pierna y cómo puedes generar más fuerza y daño en tu oponente. ¿Pero qué hay del dragón? Este animal mítico se conforma de varios animales, por ejemplo, la serpiente que es ágil y contundente al atacar, lleva las garras de un tigre que pueden destrozar en su camino; sin embargo, su mayor fortaleza es la sabiduría, el desarrollo del espíritu para lograr una mente pacífica con un alto nivel de madurez. Dando como resultado el autocontrol, la inteligencia emocional de saber dónde alejarse del peligro sin ese sentimiento de fracaso, por el contrario, con una satisfacción de resolver un problema sin llegar a la violencia física. Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones: cuerpo, mente y espíritu. Es allí donde se aprende a que cuando el cuerpo no responde, se recurre a la mente y si ésta se desmotiva el espíritu, que se genera el entrenamiento, es quien lleva al extremo tu conciencia para salir adelante en una situación de tensión y peligro.  Puedo decir que el Kenpo Americano una vez que lo adquieres se vuelve parte de ti para siempre y lo llevas por el resto de tus días. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(20) "El dragón dormido " ["post_excerpt"]=> string(176) "Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "el-dragon-dormido" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86319" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17988 (24) { ["ID"]=> int(85917) ["post_author"]=> string(3) "191" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 13:59:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 18:59:03" ["post_content"]=> string(511) "Estas dos palabras las utilizamos como antecedente de algo que queremos hacer o tener. Es conveniente dedicar el tiempo que tú elijas para definir de qué tienes ganas y con base en esta definición sabrás lo que necesitas hacer para conseguirlo. Lo primero que defines es qué desayunar, cómo te vas a vestir… Decisiones cotidianas que te ayudan a empezar bien el día y con seguridad te digo que TODOS TENEMOS GANAS DE ESO." ["post_title"]=> string(11) "Tengo ganas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(11) "tengo-ganas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 13:59:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 18:59:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85917" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86319) ["post_author"]=> string(2) "97" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content"]=> string(6763) "Eran los años 70. Yo apenas era un niño. En aquel entonces veía una serie de televisión: El avispón verde. Fascinado por los movimientos de Bruce Lee, mi interés por el arte marcial creció sin medida. Mis padres entonces buscaron alguna escuela para entrenar aquel deporte, pero solo encontramos un Dojo de karate tradicional y taekwondo. Estuve entrenado algunos años ambas disciplinas, pero sentía que algo me faltaba: era muy diferente a lo que yo veía en las películas orientales. En ellas se mostraban movimientos con una enorme sincronía y que parecían infinitos además de generar gran fuerza y velocidad. Al llegar a la ciudad de Hermosillo perdí el ritmo del entrenamiento. No había el mismo estilo de pelea y los que visité no me convencían. Llegando el verano de 1998, una escuela de artes marciales abrió sus puertas con una gran publicidad que prometía la mejor calidad en enseñanza del arte marcial. Decidí visitarla. Tenía las mejores instalaciones de la ciudad. Pedí información a un alumno que estaba a cargo, pues el maestro no se encontraba. La verdad  la formidable campaña publicitaria que amparaba la escuela se derrumbó en un momento. La información era pésima y más bien invitaba a no pertenecer a dicha institución; sin embargo, algo me decía que ese lugar era el que buscaba. Decidí ignorar los comentarios del joven y observé lo que hacían los demás mientras entrenaban. Volví después de dos días decidido a entrenar. Comencé con unas clases personales y oh no… mi cuerpo y mi mente no procesaban el sistema. Todos los años que había dedicado a las otras disciplinas parecían no haber pasado por mí. Mis movimiento eran torpes mi cerebro no registraba a causa de que la lógica emocional y física era totalmente opuesta a los principios que había manejado por años. Lo peor era que no estaba acostumbrado al contacto, pues en otras escuelas no estaban permitidos los combates con contacto. Eso me creó gran frustración, pues parecía saco de “papas”. Recibía golpes que me dejaban en shock y no podía devolverlos. Estaba totalmente bloqueado. Y así pasaron dos meses: un mes para desbloquearme y otro para aceptar el nuevo sistema. Una vez que rompí mi esquema anterior todo empezó a fluir. Ya había una lógica secuencial en los movimientos, los cuales se coordinaban en una forma secuencial y armoniosa siendo mi mente el límite en ellos. Había empezado mi aventura por el Kenpo americano.  Poco a poco fui ganando mis grados y, como consecuencia. empezó una amistad con el profesor y amigo el máster Frank Soto. Las clases cada vez eran más interesantes. Ahora también tenía la oportunidad de conversar de manera más cercana con el maestro. Fuera del Dojo, el café nocturno se convertía en la mejor clase de teoría del sistema de Ed Parker. Mi aprendizaje era más completo cada día ya que muchas cosas que en 45 minutos de clase no se alcanzan a decir ahora las aprendía de propia voz del maestro. Al llegar el primer año, la memoria muscular había hecho un trabajo increíble. Mis emociones tenían un balance y ahora estaba seguro de mis límites y mis ventajas. El nuevo sistema me proporcionó la habilidad de responder a los momentos de tensión con serenidad sin perder la calma. Podía enfrentar el día a día con más entendimiento. Los problemas cotidianos se resolvían de manera más sencilla y eficaz. El contacto continuo al que me había sometido generaba endorfina que sofocaba el dolor casi en un 100% y eso me hacía entender mejor la naturaleza del movimiento en la pelea.  Me pregunté por qué se le llamaba “Arte Marcial”. Entendí que se debe a que se expresan las emociones mediante el movimiento, llevándolo a una sincronía rítmica que representa una bella forma de pelea. Puede ser suave, veloz, fuerte o todas en su conjunto. Lo más impresionante es que el Kenpo se convierte en un traje a la medida de tus necesidades físicas y mentales.  Este estilo tiene una larga historia. Desde su origen se conforma del kenpo japonés y a éste se le añade un  enfoque en la defensa personal moderna y se complementa con elementos de kung fu chino. Llega a Hawái en el siglo XX poco antes de la segunda guerra mundial. Pero quien muestra una vertiente moderna del arte es el finado SGM Edmundo K. Parker quien lo catapulta en América del Norte con el nombre de American Kenpo. Sus raíces chinas y japonesas incluyen dos animales principales en sus movimientos que son el tigre y el dragón. Muy representativos de la cultura de la pelea oriental.  ¿Pero podemos ser como tales cuando entrenamos? La respuesta es sí. Primero se llega al tigre, ese felino grande fuerte veloz que actúa con gran impulso a los estímulos de agresión física. En este nivel ya tienes entendimiento del poder de un golpe de mano o pierna y cómo puedes generar más fuerza y daño en tu oponente. ¿Pero qué hay del dragón? Este animal mítico se conforma de varios animales, por ejemplo, la serpiente que es ágil y contundente al atacar, lleva las garras de un tigre que pueden destrozar en su camino; sin embargo, su mayor fortaleza es la sabiduría, el desarrollo del espíritu para lograr una mente pacífica con un alto nivel de madurez. Dando como resultado el autocontrol, la inteligencia emocional de saber dónde alejarse del peligro sin ese sentimiento de fracaso, por el contrario, con una satisfacción de resolver un problema sin llegar a la violencia física. Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones: cuerpo, mente y espíritu. Es allí donde se aprende a que cuando el cuerpo no responde, se recurre a la mente y si ésta se desmotiva el espíritu, que se genera el entrenamiento, es quien lleva al extremo tu conciencia para salir adelante en una situación de tensión y peligro.  Puedo decir que el Kenpo Americano una vez que lo adquieres se vuelve parte de ti para siempre y lo llevas por el resto de tus días. “ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”." ["post_title"]=> string(20) "El dragón dormido " ["post_excerpt"]=> string(176) "Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el cuerpo humano en  todas sus dimensiones." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "el-dragon-dormido" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-02 11:09:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-02 16:09:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86319" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3bae4716d34035bc1f558cafcaa8dc46" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El dragón dormido 

Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso puede ser el...

diciembre 2, 2022

Tengo ganas

Estas dos palabras las utilizamos como antecedente de algo que queremos hacer o tener. Es conveniente dedicar el tiempo que tú elijas...

noviembre 21, 2022




Más de categoría

El dragón dormido 

Entrenar artes marciales proporciona un equilibrio emocional y mental que te da conciencia de qué tan frágil o poderoso...

diciembre 2, 2022

La reflexión: un camino para crecer

Diciembre es un buen mes para establecer nuevas metas y objetivos, pero también para cuestionarte sobre el rumbo de...

noviembre 30, 2022
Lo “prometistes”

Lo “prometistes”

A veces por egoísmo desaprovechamos a quienes hacen notar nuestros errores.

noviembre 28, 2022

Bajar de peso en tiempos de sedentarismo

Es clásico el anuncio que vemos en la televisión de máquinas, aditamentos, dietas milagrosas, superfoods, suplementos y demás pastillas...

noviembre 25, 2022