Semana Mundial de la Lactancia Materna: más allá de la lactancia 

“¿Qué pensamos cuando pensamos en la lactancia? En un pecho femenino. He aquí uno de los problemas. Los senos femeninos se han convertido en este último siglo en un símbolo exclusivamente sexual. Una mujer amamantando a un...

2 de agosto, 2021

“¿Qué pensamos cuando pensamos en la lactancia? En un pecho femenino. He aquí uno de los problemas. Los senos femeninos se han convertido en este último siglo en un símbolo exclusivamente sexual. Una mujer amamantando a un niño es censurada en muchos medios, denunciada en algunas calles, porque se asocia a un gesto sexual. Toda una provocación.” 

-Crespo Cira, Maternalias de la historia de la maternidad (Ed. Obstare, España, 2013).

Para nuestras abuelas, particularmente las nacidas a inicio del siglo XX, alimentar a sus hijos con el pecho fue un proceso natural que no requería más que pegar al recién nacido al seno materno y amamantarlo. Con el paso del tiempo,  el rol que las mujeres empezaron a tener en la sociedad al poder votar primero y luego poder ejercer libremente su sexualidad, hasta ser hoy ejecutivas y profesionistas, las hizo tener otras necesidades que les facilitaran la vida y una de ellas fue la aparición de la conocida “fórmula láctea” en sustitución de la leche materna, misma que ahora a gritos nos dicen que en realidad no la sustituye y que es más, ni siquiera la iguala dado que las propiedades son abismalmente diferentes.

Conocer los beneficios de la lactancia y todo lo que gira en torno a dicho proceso es fácil de conocer con tan solo buscar en Internet todos los temas relacionados al respecto o consultar la página de la Liga de la Leche Internacional http://www.llli.org/langespanol.html pero vale la pena profundizar en el tema para darnos cuenta de que punto y aparte del proselitismo de algunos políticos o de las campañas que instancias públicas y privadas están realizando a nivel mundial en torno a los beneficios de la lactancia, el punto central es el retorno a lo natural como sustento de vida.

 Es curioso ser parte de una generación que está siendo pionera en el empoderamiento de la  maternidad, pues hoy la sociedad espera e incluso exige, que las mujeres seamos todólogas, que trabajemos, cuidemos nuestros hogares, criemos a nuestros hijos y además, seamos excelentes esposas, pero no se trata solo de las funciones que como mujeres desempeñamos dentro de una sociedad pues para eso ha habido otras luchas y batallas, sino de la forma en que queremos criar a nuestros hijos y más aún, de lo que sembraremos en ellos y que determinará el estilo de sociedades futuras.

Si un tema tan básico como lo es la lactancia de pronto se volvió un asunto de interés mundial es porque ahí se gestan otros problemas de salud, sociales, culturales, psicológicos e incluso laborales. 

Que la lactancia no sea un evento para tomarse la foto y aparecer en las redes sociales o en primera plana, que no sea una moda, que no se le considere un capricho de las madres, que no sea motivo de prejuicio o discriminación; sino un acto de conciencia que nos permita sensibilizarnos no solo como madres sino como sociedad para crear los mecanismos y redes de apoyo necesarios en aras de garantizar una crianza natural y de calidad para nuestros hijos.  

A seis años de que la lactancia materna empezara a ocupar las agendas de las políticas públicas, es posible encontrar centros de lactancia en los lugares de trabajo y el campo de la medicina está más abierto a promover su práctica pues es una de #laspequeñascosas que contribuyen a una crianza saludable, con apego y sostenible al evitar el consumo de biberones, fórmulas lácteas y demás artefactos innecesarios para un proceso natural y enriquecedor para madre y crío. Este año, el lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, del 1 al 7 de agosto (instaurada oficialmente en 1992 por la OMS y la UNICEF y celebrada en más de 120 países), se enfoca en destacar los vínculos entre lactancia materna y la supervivencia, la salud y el bienestar de las mujeres, los niños y las naciones: “Proteger la lactancia materna, un compromiso de todos.” Y pese al contexto de COVID-19 es posible amamantar siguiendo las correctas medidas de higiene y seguridad al respecto. ¡Di sí a la lactancia! 

Comentarios
object(WP_Query)#18609 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68817) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68817) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18608 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18619 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18628 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "28-08-2021" ["before"]=> string(10) "25-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-28 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-25 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68817) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18605 (24) { ["ID"]=> int(70602) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-20 08:43:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 13:43:41" ["post_content"]=> string(5168) "“Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.”  –José Saramago (1922-2010), escritor portugués. De pequeños adquirimos una serie de aprendizajes básicos en el núcleo familiar como hablar, caminar o comer, entre otros.  En el ambiente escolar desarrollamos diversas habilidades y tenemos un aprendizaje metódico, científico. En el colegio se estudian diversas materias, pero también hay aprendizajes necesarios como los hábitos de higiene, las normas de conducta, los protocolos de seguridad, valores y principios etc. En ese intrincado mundo de aprendizajes existe algo que quizá no aterrizamos del todo sino hasta que somos adultos y que es el principio de todo cuanto hacemos en la vida: responsabilidad. Somos responsables (del latín medieval responsabilis = que requiere respuesta y este derivado del latín responsāre = responder) de nuestros juguetes y de no olvidarlos en el parque, aunque si esto sucede, somos disculpados por nuestros padres y es posible que la pérdida sea aliviada con otros juguetes; pero al crecer, somos responsables también de que todos los útiles escolares regresen a casa, de completar las tareas escolares y así sucesivamente en la medida que crecemos. De hecho, algunos padres sentencian respecto a la actividad escolar: “Es tu única responsabilidad” porque es el primer acercamiento que tenemos a responder por nuestras acciones, errores u omisiones y por tanto, estamos obligados a ser cuidadosos de lo que hacemos y decimos.  La responsabilidad es primordial en tanto que implica asumir las consecuencias de las decisiones que se toman de forma consciente, lo cual conlleva un alto grado de compromiso para cumplir acuerdos, promesas y obligaciones; por ello se habla de diversos tipos de responsabilidad como: civil (resarcir el daño ocasionado de manera accidental o intencional), social (compromiso de un individuo con los otros y la sociedad), empresarial (contribución voluntaria y activa de las organizaciones en mejoras económicas, sociales y ambientales), ambiental (compromiso con el medio ambiente), moral (compromiso con los actos personales), laboral (compromiso del empleador con sus trabajadores de garantizar condiciones laborales óptimas) y penal (responsabilidad ante un acto penado por ley). En lo cotidiano, basta con mirar, escuchar o leer las noticias diarias para notar una serie de actos con notoria falta de responsabilidad por parte de diversos actores sociales (políticos, artistas, líderes de opinión, civiles, funcionarios, etc.) tan solo en los últimos días frente a los daños causados por las lluvias torrenciales se han desatado una serie de sucesos cuya falta de responsabilidad es alarmante. ¿Quién responde por las inundaciones en hospitales, por las casas derrumbadas, por las vías bloqueadas, por la ausencia de suministro eléctrico? El día de ayer (domingo 19 de septiembre) se recordó lo ocurrido con los sismos de los años 1985 y 2017, se escucharon nuevamente las voces de quienes quedaron sin hogar, se vieron las misas por los difuntos, se recorrieron los predios aún sin rehabilitar, abandonados. ¿Quién ha respondido de todo eso? Se dice que uno de los males que aqueja a la población mexicana es su falta de memoria y aunque modificar la narrativa histórica no cambia nada. Conviene recordar que quien construye en terreno frágil necesitó de un permiso y si no lo obtuvo de forma legal, en algún momento se le autorizó la contratación de bienes y servicios otorgados por la autoridad (local, federal y/o empresarial). Porque será complicado remover las rocas en el derrumbe al norte de la Ciudad de México pero los distribuidores de productos “chatarra” y el servicio telefónico se las ha arreglado para llegar hasta los lugares más recónditos, incluso el eslogan de una marca líder en telefonía celular decía: “Todo México es territorio (telefonía)”. Y sí, en nuestro país tenemos fácil acceso a refrescos, botanas, galletas, dulces, pan, bebidas alcohólicas, cigarros y otros productos, pero existen regiones enteras incomunicadas sin carreteras y caminos bien trazados, lo cual nos coloca ante la vista de los demás como el país en “el que no pasa nada” y las víctimas de los daños ahí están, sin justicia y sin respuestas. La responsabilidad es el principio de todo cuanto ejecutamos tanto para sí mismos como para los demás y, sin embargo, es necesario seguir poniendo el dedo en el renglón en una cuestión que no es opcional y tampoco es poca cosa aunque son #laspequeñascosas las que dan sustento, legalidad, equilibrio y equidad a nuestra existencia.   " ["post_title"]=> string(36) "Las pequeñas cosas: responsabilidad" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(34) "las-pequenas-cosas-responsabilidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-20 18:03:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 23:03:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70602" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18530 (24) { ["ID"]=> int(70186) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-08 08:40:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 13:40:17" ["post_content"]=> string(5563) "El amor propio es un aspecto fundamental de la personalidad del ser humano en tanto que condiciona el funcionamiento personal a muchos niveles. Favorecer su construcción y consolidación supone una labor importante a tener en cuenta a nivel personal e incluso a nivel social para contribuir a la construcción de personalidades seguras y confiadas con altos niveles de altruismo y empatía que motivarán interacciones sociales saludables y mucho más solidarias. El amor propio es la forma como tú te ves, lo que piensas de ti, lo que sientes hacia ti y cómo te tratas a ti mismo. Define el valor que tú te das. Es quererte, aceptarte y valorarte tal como eres, con tus cualidades y también con tus defectos, sabiendo que es imposible ser perfecto. Todo esto es muy importante porque de nuestra autoestima depende cómo nos vamos a comportar y cómo nos vamos a relacionar con los demás. Los seres humanos necesitamos sentirnos amados, valorados y aceptados. Pero ¿saben cuál es el problema? Que pensamos que son las personas a nuestro alrededor las que se deben encargar de darnos todo esto. Siempre estamos esperando un cumplido, que nos digan que lo hicimos bien, que nos quieran, etc. El problema está en que esto no tiene ningún significado si nosotros mismos no nos queremos, no nos aceptamos y no nos valoramos. Somos nosotros los que debemos llenarnos de amor para no depender del reconocimiento de los demás. Cuando nosotros nacemos somos perfectos y somos felices, así como somos. Es a medida que crecemos y que vamos tomando conciencia de nuestro entorno que nos empezamos a formar una idea de cómo deberíamos de ser a través de los falsos conceptos que nos vende la sociedad sobre qué es ser bonito y feo, bueno y malo, inteligente y tonto. Comenzamos a odiar nuestro cuerpo porque no tenemos el color de piel que deseamos, porque nuestros ojos no son del color que se considera bonitos, porque nuestro cabello no es como queremos, porque no tenemos un cuerpo como el de los modelos que nos muestran los medios de comunicación como bellos, etc. Entonces empezamos a intentar cambiar nuestro cuerpo, cuando la realidad es que es perfecto tal y como es. Otro error común que cometemos es compararnos con los demás. Nos frustramos si vemos que alguien es más inteligente que nosotros, tiene más dinero que nosotros, tiene un mejor trabajo que nosotros, etc. Esto no debe ser así. En la vida siempre van a haber personas arriba y debajo de nosotros. Por esa razón es que con los únicos que debemos compararnos es con nosotros mismos y tratar de ser cada día mejores seres humanos. Debemos luchar por nuestros sueños y trabajar por alcanzarlos sin competir con los demás, porque cada uno tiene sueños y metas diferentes. Tú tienes que saber que vales y que te mereces todo el amor posible por el solo hecho de ser tú. Si tú no te amas, no te aceptas y no te valoras, no puedes esperar que los demás lo hagan. Si alguien te dice que te quiere, que eres inteligente, que eres bueno pero tú no lo crees, te va a tener en sus manos. Como tú no lo crees, vas a necesitar que esa persona te lo esté diciendo todo el tiempo, convirtiéndote en un dependiente emocional. Una persona con una autoestima alta es una persona que se ama, que se acepta tal y como es, que sabe el valor que tiene como ser humano, que no se castiga por cometer un error, que se perdona, que se cuida y que se respeta.  Este tipo de personas tienden a frustrarse muchísimo menos ya que saben que si algo no salió bien, la próxima vez que lo intenten va a salir mejor. No se dan por vencidos, porque tienen confianza, creen en sí mismos y son muy positivos y optimistas. Sólo si tenemos una autoestima alta podemos ser felices. Por lo tanto, la consolidación de una autoestima alta, beneficiará nuestra salud y nuestra vida, en todos los niveles.   Referencias: http://www.icatech.edu.mx/que-es-el-amor-propio-importancia-como-construirlo/  https://soniavaldes.com/autoestima-y-amor-propio/    Contacto [email protected]   https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9       https://www.facebook.com/RIEHMTY/     www.ruizhealytimes.com    " ["post_title"]=> string(30) "La importancia del amor propio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "la-importancia-del-amor-propio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-08 08:40:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 13:40:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70186" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18605 (24) { ["ID"]=> int(70602) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-20 08:43:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 13:43:41" ["post_content"]=> string(5168) "“Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.”  –José Saramago (1922-2010), escritor portugués. De pequeños adquirimos una serie de aprendizajes básicos en el núcleo familiar como hablar, caminar o comer, entre otros.  En el ambiente escolar desarrollamos diversas habilidades y tenemos un aprendizaje metódico, científico. En el colegio se estudian diversas materias, pero también hay aprendizajes necesarios como los hábitos de higiene, las normas de conducta, los protocolos de seguridad, valores y principios etc. En ese intrincado mundo de aprendizajes existe algo que quizá no aterrizamos del todo sino hasta que somos adultos y que es el principio de todo cuanto hacemos en la vida: responsabilidad. Somos responsables (del latín medieval responsabilis = que requiere respuesta y este derivado del latín responsāre = responder) de nuestros juguetes y de no olvidarlos en el parque, aunque si esto sucede, somos disculpados por nuestros padres y es posible que la pérdida sea aliviada con otros juguetes; pero al crecer, somos responsables también de que todos los útiles escolares regresen a casa, de completar las tareas escolares y así sucesivamente en la medida que crecemos. De hecho, algunos padres sentencian respecto a la actividad escolar: “Es tu única responsabilidad” porque es el primer acercamiento que tenemos a responder por nuestras acciones, errores u omisiones y por tanto, estamos obligados a ser cuidadosos de lo que hacemos y decimos.  La responsabilidad es primordial en tanto que implica asumir las consecuencias de las decisiones que se toman de forma consciente, lo cual conlleva un alto grado de compromiso para cumplir acuerdos, promesas y obligaciones; por ello se habla de diversos tipos de responsabilidad como: civil (resarcir el daño ocasionado de manera accidental o intencional), social (compromiso de un individuo con los otros y la sociedad), empresarial (contribución voluntaria y activa de las organizaciones en mejoras económicas, sociales y ambientales), ambiental (compromiso con el medio ambiente), moral (compromiso con los actos personales), laboral (compromiso del empleador con sus trabajadores de garantizar condiciones laborales óptimas) y penal (responsabilidad ante un acto penado por ley). En lo cotidiano, basta con mirar, escuchar o leer las noticias diarias para notar una serie de actos con notoria falta de responsabilidad por parte de diversos actores sociales (políticos, artistas, líderes de opinión, civiles, funcionarios, etc.) tan solo en los últimos días frente a los daños causados por las lluvias torrenciales se han desatado una serie de sucesos cuya falta de responsabilidad es alarmante. ¿Quién responde por las inundaciones en hospitales, por las casas derrumbadas, por las vías bloqueadas, por la ausencia de suministro eléctrico? El día de ayer (domingo 19 de septiembre) se recordó lo ocurrido con los sismos de los años 1985 y 2017, se escucharon nuevamente las voces de quienes quedaron sin hogar, se vieron las misas por los difuntos, se recorrieron los predios aún sin rehabilitar, abandonados. ¿Quién ha respondido de todo eso? Se dice que uno de los males que aqueja a la población mexicana es su falta de memoria y aunque modificar la narrativa histórica no cambia nada. Conviene recordar que quien construye en terreno frágil necesitó de un permiso y si no lo obtuvo de forma legal, en algún momento se le autorizó la contratación de bienes y servicios otorgados por la autoridad (local, federal y/o empresarial). Porque será complicado remover las rocas en el derrumbe al norte de la Ciudad de México pero los distribuidores de productos “chatarra” y el servicio telefónico se las ha arreglado para llegar hasta los lugares más recónditos, incluso el eslogan de una marca líder en telefonía celular decía: “Todo México es territorio (telefonía)”. Y sí, en nuestro país tenemos fácil acceso a refrescos, botanas, galletas, dulces, pan, bebidas alcohólicas, cigarros y otros productos, pero existen regiones enteras incomunicadas sin carreteras y caminos bien trazados, lo cual nos coloca ante la vista de los demás como el país en “el que no pasa nada” y las víctimas de los daños ahí están, sin justicia y sin respuestas. La responsabilidad es el principio de todo cuanto ejecutamos tanto para sí mismos como para los demás y, sin embargo, es necesario seguir poniendo el dedo en el renglón en una cuestión que no es opcional y tampoco es poca cosa aunque son #laspequeñascosas las que dan sustento, legalidad, equilibrio y equidad a nuestra existencia.   " ["post_title"]=> string(36) "Las pequeñas cosas: responsabilidad" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(34) "las-pequenas-cosas-responsabilidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-20 18:03:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-20 23:03:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70602" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(8) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c136f4a679832051c8d0b99ae0c573ea" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: responsabilidad

“Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir.”  –José...

septiembre 20, 2021

La importancia del amor propio

El amor propio es un aspecto fundamental de la personalidad del ser humano en tanto que condiciona el funcionamiento personal a muchos...

septiembre 8, 2021




Más de categoría

Que no te controle la ansiedad. ¡Aprende a dominarla!

Todos en algún momento de nuestra vida hemos experimentado ansiedad en algún grado y por distintas situaciones. ¿Qué es...

septiembre 22, 2021

Las pequeñas cosas: responsabilidad

“Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no...

septiembre 20, 2021

Cómo otorgarle sentido a la enfermedad

Hoy todos estamos centrados en la COVID-19. Olvidamos que existen otras enfermedades y que hay seres humanos que experimentan...

septiembre 15, 2021

Las pequeñas cosas: regreso

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre...

septiembre 13, 2021