Problemas de conducta y hábitos alimenticios en niños

Hay dramas, ansiedad, rebeldía, problemas de aprendizaje, concentración y casos de autismo.

28 de junio, 2017

Hay dramas, ansiedad, rebeldía, problemas de aprendizaje, concentración y casos de autismo. Recurrimos a pediatras y pedagogos en busca de soluciones, pero muchas veces la respuesta está en la comida que le estamos dando a los niños.

Muchas personas se sorprenden cuando les recomiendo eliminar ciertas comidas de las dietas de sus hijos; sobretodo porque no se imaginan cómo la comida puede afectar su cerebro causando problemas de conducta y aprendizaje.

Y aunque identificar qué comidas son las que afectan a cada niño individualmente requiere de atención y experimentación, las maneras de identificar que algo anda mal aparte de sus conductas, son la constipación, alergias, hipoglicemia y los cachetes rojos.

Los alimentos que más afectan a los niños son los lácteos, el gluten, la soya, el huevo y los cacahuates, pero hay más comidas que no nos imaginamos pueden estar afectando su comportamiento.

A veces pensamos que algo tan simple como el yogurt de coco o almendras o la mermelada tienen ingredientes limpios, pero no nos damos cuenta de los ingredientes que contienen: uno de los más problemáticos el MSG – monosodio glutamato.

Uno de los ingredientes que mas se usan en cocinas asiáticas, pero que también está escondido bajo diferentes nombres en muchos productos que compramos y creemos son “sanos” y limpios. Uno de ellos la Pectina que es usada en mermeladas y yogurts, al igual que la dextrosa, los llamados “saboresnaturales”, acido cítricos y el carragenano, por nombras algunos.

Todos estos ingredientes son considerados “excito toxinas”, las cuales se encargan –como dice su nombre- de sobre excitar a las neuronas tan rápido y tan fuerte que sus impulsos acaban matando células. 

Desafortunadamente no solo esta afectando a nuestros niños, pero a adultos a nivel mental y físico. Recurrimos a medicamentos, terapias, y miles de otros especialistas intentando buscar soluciones y gastando miles de pesos cuando es tan simple como poner más atención a las etiquetas de nuestras comidas.

Diferentes nombres para el MSG:

Levadura Autolizada, Caseinato de Calcio, Gelatina, Pectina, Glutamato, Ácido Glutámico, Proteína Hidrolizada, Glutamato Monopotásico, Glutamato Monosódico. Caseinato de Sodio, Proteína Texturizada, Extracto de Levadura -Alimentos de Levadura, Nutrientes de Levadura, Saborizante de Pollo Natural, Salsa de Soya, Proteína de Soya Asilada, Proteína de Soya, Consomé, Caldos, Extracto de Malta, Saborizante de Malta, Cebada de Malta, Proteasa, Almidón de Maíz, Ácido Cítrico, Leche en Polvo, Cualquier Proteína Fortificada, Alimentos Ultra Pasteurizados, Sabores Artificiales, Aspartame, Caseína. Quesos Añejados, Huevo Deshidratado, Acondicionadores, Caseinato de Calcio, Carnes Deshidratadas y Secas, Enzimas, Extractos, Fortificado, Salsa de Pescado., Capsulas de Gelatina, Gluten, Ingredientes Hidrolizados, Malta, Maicena.

Comentarios
object(WP_Query)#17662 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30476) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-12-2021" ["before"]=> string(10) "17-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30476) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-12-2021" ["before"]=> string(10) "17-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17661 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17668 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17682 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-12-2021" ["before"]=> string(10) "17-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-17 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30476) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17658 (24) { ["ID"]=> int(73919) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-27 13:37:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 18:37:02" ["post_content"]=> string(5051) "Con el regreso a las actividades presenciales –al margen del hecho de que aún estamos en Pandemia, pero desde una perspectiva un tanto diferente– los festejos de fin de año se perfilan esperanzadores y, desde hace semanas, todo a nuestro alrededor nos hace sentir que diciembre (el mes de celebrar, de cerrar ciclos y de evaluar lo que hemos vivido y construido durante todo un año) llegó con un sabor de “vida nueva”. En estas festividades, la reflexión tendrá un papel preponderante en los corazones. Por todos lados nos dicen que estas fechas son tiempo de amar, de paz, de dar, de cambiar, de celebrar,  de compartir,  de alegría y de fe. Y todo eso es cierto. Pero, también es cierto que estas festividades deben de convertirse en un tiempo de hacer una pausa. Hacer la pausa física que necesitamos para amar y valorar nuestro cuerpo, para agradecer la salud que tenemos o recuperar la que hemos perdido, para descansar de verdad y cargar baterías y así poder iniciar un nuevo ciclo con el 100% de entusiasmo, con nuevas ideas, con nuevos proyectos personales y familiares, y con el genuino y absoluto propósito de ser mejores, para nosotros mismos y para los demás. Es importante hacer una pausa mental para conectarnos con nuestros verdaderos deseos e ilusiones, para reflexionar sobre el valor de lo que hacemos día a día, para encontrar que la verdadera riqueza de la vida se encuentra justamente ahí en nuestro quehacer diario, en los momentos que compartimos con nuestros hijos y nuestras familias. En las cosas que hacemos a cada instante con la conciencia plena, con toda nuestra atención y nuestros sentidos puestos en el presente, sabiendo que eso que hacemos, vale la pena. Hacer, también, la pausa espiritual que conlleva este tiempo de preparación, de renovación de la fe y de unión familiar. Esa pausa que tal vez nos ayude a sanar el alma, a aprender a entregarnos a los demás con más amor y con más alegría, a ver al otro con distintos ojos, a valorar la bendición que es tener una familia con la cual y por la cual vivir, a abrir realmente el corazón y regalarlo con la convicción de que ese es el verdadero ejemplo que Jesús quiere  derramar en nuestros corazones cada vez que recordamos su nacimiento. Tazas Según la teoría de las cuatro tazas, estamos tan inmersos en lo que nos ocupa la mente, que no nos damos cuenta de que hemos dejado de estar en el presente para todo aquello que nos rodea y necesita de nuestra conciencia plena y de toda nuestra atención: nuestra familia, nuestros amigos, nuestros proyectos, ¡nuestra vida! Así que estas fechas también pueden ser momento de hacer una pausa y convertirnos mejor en hermosas tazas abiertas: tazas grandes y abiertas, reflexivas y flexibles, dispuestos a llenarse de experiencias, de emociones, de alegría y de aprendizaje. Decididos a apagar el “mitote” que no nos deja estar, ni ver, ni oír a quien nos necesita (y de paso también, apagar el teléfono para poder tener una conversación real con la gente real que nos rodea). Tazas abiertas colmadas de cosas para dar, pero  con espacio suficiente para recibir a los demás.  Para oír lo que nuestros hijos o amigos necesitan, para aprender de todo y de todos cada día. Para saber ver las inquietudes o angustias de cada persona, sus alegrías y sus tristezas. Tazas sin grietas, ni roturas, que sepan contener, que sepan escuchar y que sepan compartir con sus familias, con los compañeros de trabajo y sobre todo dispuestos a dar la atención, protección, confianza y seguridad que nuestros hijos necesitan. Tazas que sepan convertir el juicio y la crítica en la miel más dulce, que saquen lo mejor de cada situación, que transformen cada enojo en una sonrisa, cada error en un aprendizaje y cada reto en una oportunidad. Tenemos miles de motivos hoy y cada día para dar gracias: nuestra familia, nuestro colegio, nuestros hogares, las risas, alegrías, momentos y experiencias que compartimos con los que amamos, las bendiciones de las que podemos disfrutar, ver el esplendor del amanecer o sentir el frío que nos hace saber que estamos vivos… Hagamos de estas fechas un momento de descanso, de pausa y de reflexión que Dios nos pide para que nuestros corazones se fortalezcan, nuestra fe se renueve y nuestra vida se llene del sentido humano que nos identifica como Familia Mazenod.     " ["post_title"]=> string(57) "Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…" ["post_excerpt"]=> string(218) "Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y proyectos personales, familiares y laborales, con el propósito de ser mejores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "festividades-de-fin-de-ano-tiempo-de-hacer-una-pausa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-27 14:04:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 19:04:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73919" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17623 (24) { ["ID"]=> int(74306) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content"]=> string(3787) "La convivencia humana es un juego en constante equilibrio. Damos, esperamos y recibimos, y de esta forma se construyen las relaciones humanas, muchas de ellas que, a la larga, llegan a ser muy entrañables. La mejor forma de ir por la vida es con la disposición de compartir el camino con quienes andan a nuestro mismo paso.  Lógico, el hecho de dar a otros  lleva implícita –al fin humanos--  la esperanza de recibir algo equivalente en correspondencia. Y de este juego de expectativas llegan a surgir sensaciones de inconformidad que terminan, muchas de las veces, en grandes rupturas. Ir ligeros por el camino, sin generar apegos que después nos lleven a sufrir.  Dar por el gusto de hacerlo, sin aplicar las matemáticas a la hora de entablar una relación.  Recibir lo que otros nos entregan, desde la idea  de  que  ofrecen  lo mejor que tienen.  Querer ajustar la conducta de otros a nuestras expectativas personales, conduce al caos. La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos. Hoy en día un elemento que interfiere mucho en este proceso es la comunicación por vía digital.  Yo envío un mensaje electrónico y en el fondo deseo que me respondan en el corto plazo. Paso por alto las necesidades del receptor quien, tal vez, no vea mi mensaje  tan pronto como yo quisiera, o no tiene la calma para sentarse a contestar. Solemos partir desde nuestra situación personal para suponer que, igual como yo tuve tiempo para sentarme a escribir, la otra persona  debe de tenerlo para contestarme. Por desgracia este tipo de comunicación ha generado conflictos inéditos que antes no experimentábamos. Las emociones son parte de nosotros mismos. No hay manera de sacudírnoslas como polvo.  El esperar que otro  corresponda a lo que creemos estar dando, genera frustración, tristeza y tal vez enojo.  No hay manera de eliminar estos estados de ánimo como por magia antes de seguir adelante.  Se trata más bien de procesarlos, de entender por qué me afecta lo que sucede y, sobre todo, preguntarme si estoy dispuesto a dar por el simple hecho de hacerlo, sin esperar algo a cambio. Todos necesitamos generar lazos emocionales que nos provean de bienestar y estabilidad, de manera que la clave para lograrlo es procurar personas que nos nutran las emociones, así como nosotros hacemos en sentido inverso.  Aprender a recibir lo que el otro nos da, aun cuando sea distinto de lo que hubiéramos esperado, considerando que, justo eso y nada más, es lo que el otro está en capacidad de compartir. El camino de la vida es más seguro si lo andamos en compañía. Tal vez no vayamos a la velocidad que lo haríamos por cuenta propia, pero de seguro que este paso provee mayor estabilidad y diversión.  Ir con personas que ven las cosas de manera distinta, nos amplía el panorama. Basta recordar que ninguno de nosotros es perfecto ni idéntico a nadie más, y que la clave de la convivencia es el respeto a la forma de ser de cada uno, con la mejor actitud.  El camino de la vida nos presenta hoy una nueva etapa por recorrer. Hagámoslo entonces con la mejor actitud, con suficiente generosidad y sabiduría, en el entendido de que dar de lo que tenemos no implica, de manera obligada, recibir lo que anhelamos.  ¡Feliz nuevo año! ¡A vivirlo con plenitud! ¡A abrir nuevos caminos con nuestros pasos!" ["post_title"]=> string(20) "El camino de la vida" ["post_excerpt"]=> string(202) "La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-camino-de-la-vida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74306" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17658 (24) { ["ID"]=> int(73919) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-27 13:37:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 18:37:02" ["post_content"]=> string(5051) "Con el regreso a las actividades presenciales –al margen del hecho de que aún estamos en Pandemia, pero desde una perspectiva un tanto diferente– los festejos de fin de año se perfilan esperanzadores y, desde hace semanas, todo a nuestro alrededor nos hace sentir que diciembre (el mes de celebrar, de cerrar ciclos y de evaluar lo que hemos vivido y construido durante todo un año) llegó con un sabor de “vida nueva”. En estas festividades, la reflexión tendrá un papel preponderante en los corazones. Por todos lados nos dicen que estas fechas son tiempo de amar, de paz, de dar, de cambiar, de celebrar,  de compartir,  de alegría y de fe. Y todo eso es cierto. Pero, también es cierto que estas festividades deben de convertirse en un tiempo de hacer una pausa. Hacer la pausa física que necesitamos para amar y valorar nuestro cuerpo, para agradecer la salud que tenemos o recuperar la que hemos perdido, para descansar de verdad y cargar baterías y así poder iniciar un nuevo ciclo con el 100% de entusiasmo, con nuevas ideas, con nuevos proyectos personales y familiares, y con el genuino y absoluto propósito de ser mejores, para nosotros mismos y para los demás. Es importante hacer una pausa mental para conectarnos con nuestros verdaderos deseos e ilusiones, para reflexionar sobre el valor de lo que hacemos día a día, para encontrar que la verdadera riqueza de la vida se encuentra justamente ahí en nuestro quehacer diario, en los momentos que compartimos con nuestros hijos y nuestras familias. En las cosas que hacemos a cada instante con la conciencia plena, con toda nuestra atención y nuestros sentidos puestos en el presente, sabiendo que eso que hacemos, vale la pena. Hacer, también, la pausa espiritual que conlleva este tiempo de preparación, de renovación de la fe y de unión familiar. Esa pausa que tal vez nos ayude a sanar el alma, a aprender a entregarnos a los demás con más amor y con más alegría, a ver al otro con distintos ojos, a valorar la bendición que es tener una familia con la cual y por la cual vivir, a abrir realmente el corazón y regalarlo con la convicción de que ese es el verdadero ejemplo que Jesús quiere  derramar en nuestros corazones cada vez que recordamos su nacimiento. Tazas Según la teoría de las cuatro tazas, estamos tan inmersos en lo que nos ocupa la mente, que no nos damos cuenta de que hemos dejado de estar en el presente para todo aquello que nos rodea y necesita de nuestra conciencia plena y de toda nuestra atención: nuestra familia, nuestros amigos, nuestros proyectos, ¡nuestra vida! Así que estas fechas también pueden ser momento de hacer una pausa y convertirnos mejor en hermosas tazas abiertas: tazas grandes y abiertas, reflexivas y flexibles, dispuestos a llenarse de experiencias, de emociones, de alegría y de aprendizaje. Decididos a apagar el “mitote” que no nos deja estar, ni ver, ni oír a quien nos necesita (y de paso también, apagar el teléfono para poder tener una conversación real con la gente real que nos rodea). Tazas abiertas colmadas de cosas para dar, pero  con espacio suficiente para recibir a los demás.  Para oír lo que nuestros hijos o amigos necesitan, para aprender de todo y de todos cada día. Para saber ver las inquietudes o angustias de cada persona, sus alegrías y sus tristezas. Tazas sin grietas, ni roturas, que sepan contener, que sepan escuchar y que sepan compartir con sus familias, con los compañeros de trabajo y sobre todo dispuestos a dar la atención, protección, confianza y seguridad que nuestros hijos necesitan. Tazas que sepan convertir el juicio y la crítica en la miel más dulce, que saquen lo mejor de cada situación, que transformen cada enojo en una sonrisa, cada error en un aprendizaje y cada reto en una oportunidad. Tenemos miles de motivos hoy y cada día para dar gracias: nuestra familia, nuestro colegio, nuestros hogares, las risas, alegrías, momentos y experiencias que compartimos con los que amamos, las bendiciones de las que podemos disfrutar, ver el esplendor del amanecer o sentir el frío que nos hace saber que estamos vivos… Hagamos de estas fechas un momento de descanso, de pausa y de reflexión que Dios nos pide para que nuestros corazones se fortalezcan, nuestra fe se renueve y nuestra vida se llene del sentido humano que nos identifica como Familia Mazenod.     " ["post_title"]=> string(57) "Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…" ["post_excerpt"]=> string(218) "Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y proyectos personales, familiares y laborales, con el propósito de ser mejores." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(52) "festividades-de-fin-de-ano-tiempo-de-hacer-una-pausa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-27 14:04:13" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-27 19:04:13" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73919" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(15) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "343cd83a2bf488821b0e1a2b1fb4b1c8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Festividades de fin de año: tiempo de hacer una pausa…

Todos necesitamos hacer una pausa en nuestras actividades para cargar baterías e iniciar con entusiasmo el nuevo año, con nuevas ideas y...

diciembre 27, 2021

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo...

enero 6, 2022




Más de categoría

¿Quién controla tu vida?

¿Sabes por qué hay personas convencidas de que su existencia está determinada por factores externos como la suerte, mientras...

enero 12, 2022

Las pequeñas cosas: magia

La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que...

enero 10, 2022

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra,...

enero 6, 2022

Cómo ser un líder de la era del conocimiento

No arrastres errores del siglo pasado y descubre cuáles son las exigencias del mundo actual.  

enero 5, 2022