¿Por qué la mayoría no logra tener una relación sana con la tecnología?

10 claves para aprovechar mejor el mundo online y tener una vida equilibrada. 

1 de junio, 2022

El bienestar digital consiste en establecer una relación saludable con la tecnología, pues de entrada surgió para ayudarnos a cumplir con nuestros objetivos y facilitarnos las actividades de la vida cotidiana. 

Lamentablemente, el abuso en la utilización de aparatos electrónicos y experiencias virtuales ha provocado un desequilibrio en nuestra mente y cuerpo. Ejemplos concretos son el sedentarismo que conduce a la obesidad; actualmente pasamos muchas horas sentados frente a una pantalla, lo que ꟷaunado a otros factores como la mala alimentaciónꟷ contribuye al desarrollo de enfermedades crónico degenerativas como la diabetes, problemas cardiovasculares, etc. 

De acuerdo con el Digital 2021: Global Overview Report (https://datareportal.com/reports/digital-2021-global-overview-report) en el año 2020 los usuarios gastaron 6 horas y 54 minutos de su vida para estar en el ciberespacio (cifra promedio a nivel global). El tiempo se eleva con los mexicanos quienes ocupan 9 horas y un minuto de su tiempo para estar online, ¡nueve horas! No sé a ustedes, pero a mí, me parece demasiado tiempo. 

Si bien es cierto que las actividades laborales exigen estar casi todo el tiempo conectados, también lo es que la mayor parte lo dedicamos a actividades personales, como revisar nuestras redes sociales. El promedio global del uso de social media es de 2 horas con 27 minutos, y en México de 3 horas con 20 minutos. 

Aunque este tiempo podría parecer no tan extenso, si pensamos concretamente en lo que estamos consumiendo la perspectiva cambia. Seamos sinceros, la mayoría entra a sus redes sociales para enterarse de la vida de los otros, ¿eso es realmente productivo? Te animo a pensar seriamente en la respuesta. 

Consecuencias del abuso en la tecnología

De acuerdo con un artículo publicado en 2019 por la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD), una de cada cuatro personas tiene un padecimiento relacionado con el abuso de las nuevas tecnologías. Mencionaré algunos:

  • Presión intraocular debido a la exposición prolongada frente a una pantalla, lo que produce ojos rojos, visión borrosa, resequedad visual e incluso náuseas. 
  • Pérdida de audición por escuchar música de manera prolongada y a un volumen demasiado alto. La Organización Mundial de la Salud calcula que mil 100 millones de jóvenes, a nivel global, podrían perder la audición por prácticas perjudiciales, lo cual es alarmante.
  • Tendinitis, es decir, la inflamación del tendón por el uso prolongado del mouse, el teclado o la consola de videojuegos. 
  • Teosinovitis, cuyos síntomas son: dolor persistente en la base de los pulgares, inflamación y dedos rígidos; se da por escribir excesivamente en el celular o por usar mucho el mouse. 
  • Mala postura al estar tantas horas sentados. Puede provocar daños en la parte baja de la espalda 
  • Adicción. Navegar muchas horas en Internet hoy se considera un problema psiquiátrico. La dependencia a las redes sociales y en general a las actividades online se denomina Desorden Adictivo a Internet (DAI). 

¿Nueva tecnología = nuevo cerebro? 

De acuerdo con David Bueno, investigador de genética de la Universidad de Barcelona, los nativos digitales tienen menos conexiones en la zona de gestión de la memoria del cerebro pues parte de esta función ahora la realizan los aparatos digitales; el ejemplo más claro es que con el Smartphone ya nadie se aprende los números telefónicos pues basta con apretar un botón. 

¿Social media es una droga?

Eso afirma la psiquiatra Marian Rojas Estapé, y asegura que las redes sociales y la cocaína están reguladas por la misma hormona: la dopamina. “Los likes son microchispazos de dopamina”, dice la española mientras explica ꟷen varias charlas que puedes encontrar en Youtube y en su libro Cómo hacer que te pasen cosas buenasꟷ que las redes sociales, al estarnos enviando todo el tiempo noticias de lo que sucede en el mundo, activa nuestro modo de supervivencia y nos hace estar en alerta permanente, por lo tanto, en constante estrés. 

Marian también destaca la necesidad de reconocimiento al subir una foto y esperar que los demás den “like”. Esto se liga a la autoestima de los jóvenes quienes se autoevalúan en función del número de seguidores que tienen, si no son “populares” llegan a experimentar tristeza y hasta depresión. Vivir en el mundo virtual, dice la experta, aporta gratificaciones instantáneas y provoca poca tolerancia a la frustración. 

¿Cómo mejorar la relación con la tecnología?

  1. En la oficina, no revises redes sociales si no es parte de tu actividad profesional.
  2. Antes de encender la computadora ten claras tus actividades para que no navegues sin un propósito. 
  3. Mientras estés trabajando silencia las notificaciones de tu Smartphone. Evitar las distracciones te ayudará a que te enfoques en lo que estás haciendo.
  4. Realiza sólo una actividad al mismo tiempo para hacer que tu cerebro aprenda a enfocarse nuevamente.
  5. Establece horarios para revisar el correo electrónico.
  6. Date sólo un tiempo para entrar y publicar en social media; unos 20 min al día son suficientes. 
  7. No te compares con la vida que proyectan los demás en redes sociales, recuerda que cada quien publica sólo lo que desea mostrar o lo que le conviene. 
  8. Quítate la costumbre de estar viendo el celular a pesar de que no suena.
  9. Antes de tomar tu teléfono móvil piensa en para qué lo harás y si es realmente indispensable. 
  10.  Deja de enviar tantos whatsApps, prueba hablar más con la gente, programa más encuentros en el mundo offline. 

¿Y los niños?

Mención aparte merecen los peques. La psiquiatra Rojas Estapé y otros expertos afirman que una hora de internet para ellos es el equivalente a un gramo de cocaína. Lo recomendable para los niños es:

  • Menores de dos años. Cero exposición a pantallas y cero contacto con la tecnología. 
  • Niños de 3 a 5 años. Una hora diaria, máximo. 
  • De 6 y hasta 18 años. Dos horas diarias. 

No se trata de satanizar la tecnología, pero un niño debe primero aprender a socializar y a leer emociones primero en el mundo real y después debe introducirse, poco a poco y con el acompañamiento de sus padres o tutores, al mundo virtual, no al revés. 

Los adultos también debemos mejorar nuestra relación con la tecnología para evitar caer en adicciones o padecer enfermedades físicas y mentales. La tecnología es un excelente aliado si sabemos gestionarla y usarla a nuestro favor. Aprendamos a manejarla y no permitamos que sean los aparatos o los espacios virtuales los que nos controlen a nosotros. 

Si estas ideas te aportaron algo positivo te animo a compartirlas en tus redes sociales y a dejarme un comentario aquí o directamente en mi mail: [email protected] Si quieres mejorar algún aspecto de tu vida cotidiana también puedes contactarme por WhatsApp (55-20 82 88 71).

Es un gusto saber de ti. ☺

Comentarios


¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

Hagamos una prueba sencilla: durante un día, contamos el número de mujeres con el que nos relacionamos y anotémoslo. También si alguna...

mayo 10, 2024
trampa de la virtualidad

La trampa de la virtualidad

Estar presente y ausente al mismo tiempo.

mayo 2, 2024




Más de categoría
¿Eres responsable de tu vida?

¿Le preguntas o le respondes a la vida?

Te animo a obtener una nueva y valiosa herramienta de vida.

mayo 24, 2024
Dame una A...

Dame una A...

¿Qué has hecho con la infinita combinación de palabras que la vida te ha regalado hasta el día...

mayo 13, 2024
¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

¿Se puede ser mujer (de entre 35 y 40) y no estar estresada por la maternidad?

Hagamos una prueba sencilla: durante un día, contamos el número de mujeres con el que nos relacionamos y anotémoslo....

mayo 10, 2024
trampa de la virtualidad

La trampa de la virtualidad

Estar presente y ausente al mismo tiempo.

mayo 2, 2024