Las pequeñas cosas: ser padre

“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.” – Friedrich Schiller. Poeta y dramaturgo alemán  (1759 – 1805). Junio (del latín lunius = mes de Juno), además de...

21 de junio, 2021
Publicidad
Publicidad

“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.” – Friedrich Schiller. Poeta y dramaturgo alemán  (1759 – 1805).

Junio (del latín lunius = mes de Juno), además de ser el sexto mes del año (sí, el sexto y el que marca el final del primer semestre de este 2021), trae consigo el inicio del solsticio de verano (del latín solstitium o sol sistere = sol quieto) y con ello, el día más largo del año. En Europa, la celebración de la llegada de los solsticios se realiza con rituales que incluyen hogueras como en la festividad por el día de San Juan y que simbolizan una forma de fortalecer al sol, pues es a partir de esta fecha que los días se van haciendo más cortos hasta llegar al solsticio de invierno, el cual coincide con la natividad de Jesús, el 24 de diciembre (seis meses después que San Juan). 

Este año, el verano llega de la mano con el cambio del semáforo epidemiológico. El viernes pasado la autoridad federal de salud informó del regreso a color amarillo después de haberse anunciado con bombo y platillo el cambio a verde hace apenas un par de semanas, acción que se asemeja a la manipulación que realizan los agentes de tránsito en los cruces de ciertas avenidas para mantener la luz roja o verde a conveniencia de la intensidad del tránsito de vehículos (pero esa, es otra historia).

Hace dos años, en junio y vísperas del verano, mi amado padre dejó este universo. En ese entonces yo no tenía la lucidez suficiente para tomar en cuenta la época del año, pues me parecía vivir en medio del más crudo invierno. Con el paso del tiempo he caído en cuenta de las coincidencias y resulta que en 2019 para la entrada del solsticio y la celebración por el Día de padre dejábamos la urna con las cenizas de papá en el nicho familiar, pero nada importaba más que despedirlo y empezar un nuevo camino sin su compañía.

Siempre digo que mi historia de infancia es “sui generis” al haber tenido padres biológicos y padres de crianza (de lo cual algún día escribiré), pero hoy quise escribir de Anthony (como lo llamaba en sus últimos días) a quién ya dediqué una colaboración especial en este espacio por ser fuente de inspiración inagotable y porque siempre acompañó cada paso que he dado en esta vida.

Y es que para hablar de paternidad, sin duda, tengo que recurrir a la fuente principal porque aún sin un lazo de sangre que nos uniera, la vida y él se encargaron de crear un vínculo más allá del ADN. De mi padre heredé el gusto por la lectura y la música. Él  me enseñó a leer y fui yo quien le enseñó en dónde comprar inciensos; con él pisé el primer restaurante en mi vida y en sus últimos días fuimos muy felices comiendo juntos con periquitos australianos revoloteando a nuestro alrededor; de su puño y letra recibí los primeros mensajes amorosos, mismos que hoy son como pequeños instructivos para la vida: abrígate, sonríe, ama, agradece, y en particular su mantra de todos los días “¡Sé feliz¡” el cual me repetía cada mañana después de que le inyectara la insulina que necesitaba para controlar su diabetes.


Publicidad
Publicidad


Anthony fue el padre más auténtico que he conocido en mi vida: disciplinado, riguroso, exigente, excelente, impositivo a veces pero con una mirada curiosa que lo distinguió siempre y que dejó plasmada en los cientos de fotografías que tomó y reveló. Su vida no estuvo exenta de errores, pero siempre ganaron el honor, la lealtad y el amor en ella, así que no pude recibir mejor regalo que su modelo de paternidad responsable, activa, cariñosa, respetable e inolvidable. Una paternidad que no estuvo peleada con convencionalismos ni con géneros, ni siquiera con nombres o apellidos, una paternidad completa que pocos muy pocos se atreven a ejercer y que desde mi posición como madre soltera, reconozco y alabo, porque ser padre nada tiene que ver con una pensión alimenticia, con visitas programadas, con patria potestad o guarda y custodia o con regalos y cosas materiales. La paternidad es algo de todos los días y tiene menos que ver con perfección, pero le pertenece absolutamente al amor y al acto de rendirse a otro ser humano desde lo más profundo de la entraña aún sin parir ni concebir.

Así pues, el verano y la paternidad irán siempre de la mano con el aniversario luctuoso de mi papá, quizá para recordarme que se es padre más allá del entendimiento y de lo tangible o quizá para hacerme sentir que después del frío invierno que significó para mí su deceso, por fin pude ver la brisa estival, que a la nieve alejó (como el personaje animado de Olaf en la película infantil de “Frozen”) y que el verano hace “…que brille la casa con luz indecisa junto a la lumbre medio apagada. Cada duende y espíritu encantado salte tan ligero como ave sobre zarzal…”, tal como escribiría William Shakespeare en su Sueño de una noche de verano y que son #laspequeñascosas que hacen posible seguir el curso de la vida a pesar de su ausencia.

Comentarios
Publicidad
Publicidad
object(WP_Query)#18615 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67122) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(67122) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18589 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18577 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18596 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "20-08-2021" ["before"]=> string(10) "17-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-20 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-17 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (67122) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18590 (24) { ["ID"]=> int(70377) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-13 12:13:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 17:13:25" ["post_content"]=> string(5472) "“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.  – Eduardo Galeano (1940 - 2015), escritor y periodista uruguayo. ¡La nueva era ya está aquí! El lenguaje, los usos y costumbres están cambiando. Hoy es posible hablar de aborto legal, de licencias por paternidad, de convivencia entre peatones, ciclistas y automovilistas, de inclusión y si bien queda mucho por hacer, nos enfrentamos a un cambio de paradigma apoyado en la ciencia y la tecnología; sin embargo, todo esto es el resultado de los pequeños pasos que hemos dado como humanidad a lo largo de los años y que nos han situado en el punto en que nos encontramos. La célebre frase “Es un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad”, pronunciada por el astronauta norteamericano Neil Armstrong al pisar la luna por primera vez en 1969, junto con la estrofa “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, del gran poeta Antonio Machado, son la muestra clara de que todo cuanto alcanzamos en la vida es resultado de una sucesión de pasos (cortos o largos), aunque haya que cruzar el universo para lograrlo o aprender a darlos como parte de una disciplina para ser escritoras, bailarinas, científicas, artistas o madres (y lo mismo para todos los géneros).  La enorme brecha que ha dejado la pandemia como resultado de la inactividad prolongada, nos ha permitido descubrir de qué estamos hechos como civilización y si bien muchos han visto sus vidas derrumbarse, algunos otros han sabido salir adelante, mantenerse o crear aún en medio de la crisis. Y de eso se trata justamente cada paso que damos: de avanzar, de seguir, de llegar y de sentirse vivo en cada proyecto emprendido. Es posible que por fin hayamos aprendido que a partir de la interacción con otras disciplinas y del trabajo colaborativo es posible generar sinergia y crecer, como es el caso del cine y la danza que pese a tener diferentes lenguajes comparten el sentido de colectivo tanto en la creación como en la presentación y a partir de ello dar paso a propuestas interesantes que fusionan ambas disciplinas y que nos permiten voltear la mirada a eso otro que nada tiene que ver con política o economía (o quizá tiene todo que ver puesto que en México los artistas no viven totalmente de sus producciones) y que hacen del mundo algo más bello. Septiembre se ha convertido en el mes de los temblores, pero también es el mes de la patria al conmemorarse la Independencia de México y aunque hoy los reflectores están puestos en una reflexión en torno a la mexicanidad y la hispanidad: los españoles, los mestizos, la Conquista, pueblos indígenas. No obstante, lo cierto es que en México existen todavía rincones con tradiciones y costumbres arraigadas porque somos resultado de una fusión de culturas no exclusivas de Europa y de eso está construido nuestro folklore, sus danzas, su música y sus autores. De esta forma, es posible leer relatos enmarcados en el Tlaxcala antiguo de la mano de la escritora Alba Tzuyuki Flores y su más reciente título “Retablos” o disfrutar de una presentación virtual de danza folklórica con el Ballet Folklórico de Areli Hernández o esperar la proyección del cortometraje “El Paso Indicado” y sorprenderse ante la genialidad de quienes a pesar de los obstáculos siguen creando y cocreando en trabajos comunitarios que suman esfuerzos y dan como resultado un gran salto para la humanidad por ser ejemplo de constancia y ganas de aportar su granito de arena, de trascender. Una serie de pasos darán como resultado una bella coreografía, permitirán la filmación de un corto o largometraje y también permitirán la culminación de un libro que narre la historia de un sitio con profundo sentido histórico que las nuevas generaciones desconocen, al margen de ganadores o vencidos porque México es una nación construida por #laspequeñascosas que aportan identidad a sus habitantes, aun a costa de pleitos políticos, de crisis financieras, de corrupciones y de todo eso que vemos a diario en los noticieros, eso de lo que todo mundo habla y que desborda las redes sociales, de todo eso que ya sabemos que ha existido en mayor o menor medida; pero lo otro, la estética y sus múltiples posibilidades nos hablan a través de lenguajes muy particulares a través de la danza, el cine o la literatura solo por mencionar algunos. Seamos el país que queremos tener. " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: regreso" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-regreso-2" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-13 12:14:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 17:14:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70377" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18508 (24) { ["ID"]=> int(70299) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-10 10:17:27" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 15:17:27" ["post_content"]=> string(5354) "Casi al inicio del 2021, The Economist publicó un artículo que rápidamente se abrió paso en las redes sociales y que sigue circulando hasta hoy. En éste 50 expertos analizan temas de gran importancia para ámbitos como la educación, la salud y la economía, previendo grandes cambios para el futuro de nuestra sociedad durante la “próxima década”. La realidad que vivimos nos ha demostrado que a veces el futuro está a la vuelta de la esquina. Muchos de los puntos que planteaba el artículo se presentan hoy como hechos innegables, actuales y sobre los cuales se cimentará nuestro modus vivendi y el de las generaciones por venir.   A grosso modo algunos de los puntos más relevantes, en cuanto a educación, economía y tecnología se refiere, que se mencionan y que hoy están cambiando nuestro día a día, son:
  • Los humanos deseamos volver a socializar, pero el trabajo a distancia básicamente se quedará igual. Simplemente seguiremos trabajando en línea desde nuestras casas cada vez más adaptadas.
  • Las oficinas cierran en un porcentaje altísimo y ese modelo atrasado es retomado por tecnologías de vanguardia. 
  • Desaparecerán en por lo menos 50% de los hoteles de convenciones, así como el turismo de trabajo, y las videollamadas dominarán en el sector laboral. 
  • Las casas se volverán más tecnológicas y adaptadas al trabajo diario. Muchas empresas se dedicarán a solucionar las necesidades de trabajar desde casa. Ahora se podrá vivir en cualquier lugar y trabajar a distancia. 
  • Las empresas (y colegios) que no inviertan en tecnología desaparecerán.
  • La integración de la IA al entorno laboral hará que muchos trabajos desaparezcan pero al mismo tiempo, muchos otros (desconocidos aún) serán generados.
  • La educación nunca volverá a ser igual. Será presencial pero tecnológicamente adaptativa. Cada quien lo que necesita. Estudiar offline/online será lo normal. Las escuelas y universidades se transformarán en un esquema híbrido para siempre.
  • El comercio seguirá creciendo en línea pero los patrones de consumo cambiarán radicalmente (la gente cada vez necesita menos lujo, pero busca más soluciones prácticas).
  • La salud mental se vuelve un tema recurrente y grandes plataformas ayudarán a la gente a sobrellevar las situaciones de agresividad, soledad y angustia que han vivido al estar aisladas.
  • Todo se va a lo natural y saludable. Comida, experiencias y forma de interactuar. Ser más sano es el “nuevo lujo”. 
Renovarse o morir: la evolución está en la adaptación   El tiempo no se detiene y como colegios, como familias y como sociedad debemos estar preparados no solo para adaptarnos rápidamente a los cambios, sino para evolucionar con el mundo y así lograr la transformación que necesitamos.   Vivimos momentos de renacimiento y tenemos el poder de cambiar el curso de la historia; por ello, tenemos también la responsabilidad de formar generaciones que se preocupen menos por lo material y el consumismo y que trabajen más en la búsqueda de la espiritualidad, la salud, la solución de problemas, el pensamiento no lineal, la innovación y, en general, la evolución a todos los niveles, poniendo la tecnología a su servicio, como la mejor herramienta para lograr el bien común.   Contáctanos y descubre por qué en el Colegio Mazenod estamos a la vanguardia en la educación y somos hoy una de las mejores opciones para formar generaciones que saben adaptarse, que cuidan de sí mismos y de los demás y que tienen la capacidad de transformar el mundo.  " ["post_title"]=> string(97) "¿El futuro que nos espera o realidad inmediata? Salud, educación, tecnología: los lujos de hoy" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(89) "el-futuro-que-nos-espera-o-realidad-inmediata-salud-educacion-tecnologia-los-lujos-de-hoy" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-10 10:17:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-10 15:17:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18590 (24) { ["ID"]=> int(70377) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-13 12:13:25" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 17:13:25" ["post_content"]=> string(5472) "“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.  – Eduardo Galeano (1940 - 2015), escritor y periodista uruguayo. ¡La nueva era ya está aquí! El lenguaje, los usos y costumbres están cambiando. Hoy es posible hablar de aborto legal, de licencias por paternidad, de convivencia entre peatones, ciclistas y automovilistas, de inclusión y si bien queda mucho por hacer, nos enfrentamos a un cambio de paradigma apoyado en la ciencia y la tecnología; sin embargo, todo esto es el resultado de los pequeños pasos que hemos dado como humanidad a lo largo de los años y que nos han situado en el punto en que nos encontramos. La célebre frase “Es un pequeño paso para un hombre pero un gran salto para la humanidad”, pronunciada por el astronauta norteamericano Neil Armstrong al pisar la luna por primera vez en 1969, junto con la estrofa “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, del gran poeta Antonio Machado, son la muestra clara de que todo cuanto alcanzamos en la vida es resultado de una sucesión de pasos (cortos o largos), aunque haya que cruzar el universo para lograrlo o aprender a darlos como parte de una disciplina para ser escritoras, bailarinas, científicas, artistas o madres (y lo mismo para todos los géneros).  La enorme brecha que ha dejado la pandemia como resultado de la inactividad prolongada, nos ha permitido descubrir de qué estamos hechos como civilización y si bien muchos han visto sus vidas derrumbarse, algunos otros han sabido salir adelante, mantenerse o crear aún en medio de la crisis. Y de eso se trata justamente cada paso que damos: de avanzar, de seguir, de llegar y de sentirse vivo en cada proyecto emprendido. Es posible que por fin hayamos aprendido que a partir de la interacción con otras disciplinas y del trabajo colaborativo es posible generar sinergia y crecer, como es el caso del cine y la danza que pese a tener diferentes lenguajes comparten el sentido de colectivo tanto en la creación como en la presentación y a partir de ello dar paso a propuestas interesantes que fusionan ambas disciplinas y que nos permiten voltear la mirada a eso otro que nada tiene que ver con política o economía (o quizá tiene todo que ver puesto que en México los artistas no viven totalmente de sus producciones) y que hacen del mundo algo más bello. Septiembre se ha convertido en el mes de los temblores, pero también es el mes de la patria al conmemorarse la Independencia de México y aunque hoy los reflectores están puestos en una reflexión en torno a la mexicanidad y la hispanidad: los españoles, los mestizos, la Conquista, pueblos indígenas. No obstante, lo cierto es que en México existen todavía rincones con tradiciones y costumbres arraigadas porque somos resultado de una fusión de culturas no exclusivas de Europa y de eso está construido nuestro folklore, sus danzas, su música y sus autores. De esta forma, es posible leer relatos enmarcados en el Tlaxcala antiguo de la mano de la escritora Alba Tzuyuki Flores y su más reciente título “Retablos” o disfrutar de una presentación virtual de danza folklórica con el Ballet Folklórico de Areli Hernández o esperar la proyección del cortometraje “El Paso Indicado” y sorprenderse ante la genialidad de quienes a pesar de los obstáculos siguen creando y cocreando en trabajos comunitarios que suman esfuerzos y dan como resultado un gran salto para la humanidad por ser ejemplo de constancia y ganas de aportar su granito de arena, de trascender. Una serie de pasos darán como resultado una bella coreografía, permitirán la filmación de un corto o largometraje y también permitirán la culminación de un libro que narre la historia de un sitio con profundo sentido histórico que las nuevas generaciones desconocen, al margen de ganadores o vencidos porque México es una nación construida por #laspequeñascosas que aportan identidad a sus habitantes, aun a costa de pleitos políticos, de crisis financieras, de corrupciones y de todo eso que vemos a diario en los noticieros, eso de lo que todo mundo habla y que desborda las redes sociales, de todo eso que ya sabemos que ha existido en mayor o menor medida; pero lo otro, la estética y sus múltiples posibilidades nos hablan a través de lenguajes muy particulares a través de la danza, el cine o la literatura solo por mencionar algunos. Seamos el país que queremos tener. " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: regreso" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-regreso-2" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-13 12:14:40" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-13 17:14:40" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70377" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(7) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7f0ab553509b271420de01e080878968" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: regreso

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más...

septiembre 13, 2021
¿El futuro que nos espera o realidad inmediata? Salud, educación, tecnología: los lujos de hoy

¿El futuro que nos espera o realidad inmediata? Salud, educación, tecnología: los lujos de hoy

Casi al inicio del 2021, The Economist publicó un artículo que rápidamente se abrió paso en las redes sociales y que sigue...

septiembre 10, 2021




Más de categoría

Cómo otorgarle sentido a la enfermedad

Hoy todos estamos centrados en la COVID-19. Olvidamos que existen otras enfermedades y que hay seres humanos que experimentan...

septiembre 15, 2021

Las pequeñas cosas: regreso

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre...

septiembre 13, 2021
¿El futuro que nos espera o realidad inmediata? Salud, educación, tecnología: los lujos de hoy

¿El futuro que nos espera o realidad inmediata? Salud, educación, tecnología: los lujos de hoy

Casi al inicio del 2021, The Economist publicó un artículo que rápidamente se abrió paso en las redes sociales...

septiembre 10, 2021

La importancia del amor propio

El amor propio es un aspecto fundamental de la personalidad del ser humano en tanto que condiciona el funcionamiento...

septiembre 8, 2021