Las pequeñas cosas: regreso

“En un casino, la regla máxima es mantener a la gente jugando y que regrese. Mientras más juegan, más pierden y, al final, nosotros nos quedamos con todo”.  – Casino, filme dirigido por Martin Scorsese, 1995. Se...

6 de septiembre, 2021

“En un casino, la regla máxima es mantener a la gente jugando y que regrese. Mientras más juegan, más pierden y, al final, nosotros nos quedamos con todo”.

 Casino, filme dirigido por Martin Scorsese, 1995.

Se cumple una semana del tan esperado y polémico “regreso” a clases presenciales, pero posturas y decisiones aparte, la cuestión es que no podemos hablar de un regreso cuando no estamos en igualdad de circunstancias, tan simple como que (parafraseando a Pablo Neruda) “Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”. Y nada lo es si tan solo nos detenemos a pensar en las millones de personas fallecidas alrededor del mundo a causa del COVID-19 (ya no digamos en México), porque la muerte es un suceso que marca definitivamente y ante una pandemia no solo tenemos una cicatriz como humanidad, sino que estamos viviendo un momento de transición en el que nada es igual a como lo conocimos antes.

Tan solo pensemos en el crecimiento exponencial de la tecnología y las redes de comunicación a raíz del confinamiento, algunos previamente ya realizaban ciertas actividades a distancia gracias a las videoconferencias, pero eran excepciones; hoy podemos ver edificios convertidos en pueblos fantasma ante la práctica del home office que, si bien ahora funciona en una modalidad híbrida (mitad en casa y mitad en oficina) redujo las oleadas de oficinistas por las calles.

Se nos habló durante meses (o se nos habla) del anhelado “regreso” como una bocanada de aire puro, como una señal de esperanza, como un paliativo ante el dolor del confinamiento y de la lejanía con nuestras actividades cotidianas, nuestros lugares favoritos y lo más importante: las personas que amamos y que no pudimos visitar durante meses enteros por miedo al contagio; pero no se nos dijo que tal regreso (del latín regressus acción de volver hacia atrás) no existe o al menos, no de la forma en que imaginamos porque no hay vuelta atrás.

Regresamos por las llaves olvidadas en la cómoda de la casa, por un delicioso café en la cafetería del barrio, el producto caducado; regresamos a la casa de nuestros padres o a la universidad a estudiar el posgrado, pero no regresamos a la etapa infantil (sería un retroceso) ni a la época medieval (mucho menos a la época prehispánica aunque hoy tengamos una avenida recién nombrada México-Tenochtitlan), simplemente porque –parafraseando a Ágatha Cristie–   “La esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida en realidad es una calle de sentido único”. Para muestra de ello, basta ver las escuelas en condiciones de abandono, los docentes que murieron a causa del COVID-19, las escuelas particulares que cerraron sus puertas: el mundo cambió.

Entonces ¿cómo regresar a un momento en el tiempo que no existe más? No se trata de un “regreso a la normalidad” puesto que tampoco tenemos certeza de que tal normalidad existiera antes de la pandemia. Regresar me suena más a la acción de revisar cuadro por cuadro la escena o escenas de una película (al mero estilo de formato VHS) y entonces sería un recurso de nuestra memoria para recordar, pero no existe tal regreso en la vida cotidiana; en todo caso, estamos aprendiendo un método diferente susceptible de mejora continua por novedoso e inusual para ciertos sectores como lo es la modalidad híbrida para clases mitad virtuales y mitad presenciales para las materias prácticas. 

El presente es hoy. No hay un regreso ni hay situación igual previa a la pandemia y por creerlo así es que muchos asumen que el riesgo se terminó y han relajado las medidas de bioseguridad (uso de cubrebocas, distancia mínima, toma de temperatura, quedarse en casa, vacunarse, acudir al médico ante el primer síntoma, etc.). El mensaje ha sido ambiguo y el riesgo es que cada quién lo asuma como mejor le parezca (o le convenga), porque si “regresamos” a las actividades presenciales, es posible retomar nuestra “vida de antes”.

Mucho ha ocurrido desde aquél 16 de marzo en que fuimos confinados en nuestros hogares. Hoy estamos frente a un nuevo escenario que requiere de nuevas habilidades, hábitos y costumbres, porque #laspequeñascosas que solían darle sentido a nuestra vida, hoy tienen y deben ser renovadas también para seguir adelante, siempre adelante.

 

Comentarios
object(WP_Query)#18692 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70119) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70119) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18691 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18696 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18700 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70119) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18688 (24) { ["ID"]=> int(70186) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-08 08:40:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 13:40:17" ["post_content"]=> string(5563) "El amor propio es un aspecto fundamental de la personalidad del ser humano en tanto que condiciona el funcionamiento personal a muchos niveles. Favorecer su construcción y consolidación supone una labor importante a tener en cuenta a nivel personal e incluso a nivel social para contribuir a la construcción de personalidades seguras y confiadas con altos niveles de altruismo y empatía que motivarán interacciones sociales saludables y mucho más solidarias. El amor propio es la forma como tú te ves, lo que piensas de ti, lo que sientes hacia ti y cómo te tratas a ti mismo. Define el valor que tú te das. Es quererte, aceptarte y valorarte tal como eres, con tus cualidades y también con tus defectos, sabiendo que es imposible ser perfecto. Todo esto es muy importante porque de nuestra autoestima depende cómo nos vamos a comportar y cómo nos vamos a relacionar con los demás. Los seres humanos necesitamos sentirnos amados, valorados y aceptados. Pero ¿saben cuál es el problema? Que pensamos que son las personas a nuestro alrededor las que se deben encargar de darnos todo esto. Siempre estamos esperando un cumplido, que nos digan que lo hicimos bien, que nos quieran, etc. El problema está en que esto no tiene ningún significado si nosotros mismos no nos queremos, no nos aceptamos y no nos valoramos. Somos nosotros los que debemos llenarnos de amor para no depender del reconocimiento de los demás. Cuando nosotros nacemos somos perfectos y somos felices, así como somos. Es a medida que crecemos y que vamos tomando conciencia de nuestro entorno que nos empezamos a formar una idea de cómo deberíamos de ser a través de los falsos conceptos que nos vende la sociedad sobre qué es ser bonito y feo, bueno y malo, inteligente y tonto. Comenzamos a odiar nuestro cuerpo porque no tenemos el color de piel que deseamos, porque nuestros ojos no son del color que se considera bonitos, porque nuestro cabello no es como queremos, porque no tenemos un cuerpo como el de los modelos que nos muestran los medios de comunicación como bellos, etc. Entonces empezamos a intentar cambiar nuestro cuerpo, cuando la realidad es que es perfecto tal y como es. Otro error común que cometemos es compararnos con los demás. Nos frustramos si vemos que alguien es más inteligente que nosotros, tiene más dinero que nosotros, tiene un mejor trabajo que nosotros, etc. Esto no debe ser así. En la vida siempre van a haber personas arriba y debajo de nosotros. Por esa razón es que con los únicos que debemos compararnos es con nosotros mismos y tratar de ser cada día mejores seres humanos. Debemos luchar por nuestros sueños y trabajar por alcanzarlos sin competir con los demás, porque cada uno tiene sueños y metas diferentes. Tú tienes que saber que vales y que te mereces todo el amor posible por el solo hecho de ser tú. Si tú no te amas, no te aceptas y no te valoras, no puedes esperar que los demás lo hagan. Si alguien te dice que te quiere, que eres inteligente, que eres bueno pero tú no lo crees, te va a tener en sus manos. Como tú no lo crees, vas a necesitar que esa persona te lo esté diciendo todo el tiempo, convirtiéndote en un dependiente emocional. Una persona con una autoestima alta es una persona que se ama, que se acepta tal y como es, que sabe el valor que tiene como ser humano, que no se castiga por cometer un error, que se perdona, que se cuida y que se respeta.  Este tipo de personas tienden a frustrarse muchísimo menos ya que saben que si algo no salió bien, la próxima vez que lo intenten va a salir mejor. No se dan por vencidos, porque tienen confianza, creen en sí mismos y son muy positivos y optimistas. Sólo si tenemos una autoestima alta podemos ser felices. Por lo tanto, la consolidación de una autoestima alta, beneficiará nuestra salud y nuestra vida, en todos los niveles.   Referencias: http://www.icatech.edu.mx/que-es-el-amor-propio-importancia-como-construirlo/  https://soniavaldes.com/autoestima-y-amor-propio/    Contacto [email protected]   https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9       https://www.facebook.com/RIEHMTY/     www.ruizhealytimes.com    " ["post_title"]=> string(30) "La importancia del amor propio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "la-importancia-del-amor-propio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-08 08:40:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 13:40:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70186" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18628 (24) { ["ID"]=> int(70880) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-27 11:46:34" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 16:46:34" ["post_content"]=> string(5298) "El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe.  – Alexis Carrel (1873-1944), biólogo y médico francés. Los documentos históricos nos cuentan que un día como hoy de hace 200 años se consumaba la Independencia de México: “El 28 de septiembre de 1821, un día después de la entrada del Ejército Trigarante a la capital, se redactaba el acta de Independencia, de conformidad con el Plan de Iguala (…) La Nación Mexicana, que por trescientos años ni ha tenido voluntad propia, ni libre el uso de la voz, sale hoy de la opresión en que ha vivido” (México a través de los siglos. T. IV, p. 22). Como siempre digo, dejemos a los especialistas e investigadores que escriban al respecto pero siempre es conveniente recurrir a la historia para entender el presente y formar un criterio propio.  Hace 200 años liberaron al pueblo de México de la opresión, en un contexto distinto, en una época diferente y gracias a personajes con otro pensamiento; en la actualidad, se viven otros tipos de opresión y de nuevo parece que nos enfrentamos a la falta de libertad de expresión en el sentido amplio de su significado pero esa, es otra historia y solo sirve como referente entre dos puntos de la historia mexicana.  “Los hombres de todas las tendencias creían que la sola emancipación política resolvería los grandes problemas del país. No se ponderaban los males que la Revolución de Independencia había producido en el orden económico” (Martín Quirarte, Visión Panorámica de la Historia de México. Porrúa. 1994). Rescaté este párrafo por su similitud con la situación que vivimos en nuestros días pero disfrazada de “buena fe” en el actuar de nuestra esfera política a pesar del contexto pandémico y de la visible crisis económica que nos aqueja a todos aunque en diferentes niveles y que no es invisible aunque haya quienes parezcan vivir en el país de “nunca jamás” ( o que se niegan a aceptar su propio derrumbe), porque basta con darse un paseo por los bajos mundos del transporte colectivo para notar el incremento de vendedores ambulantes (incluidos niños de todas las edades, ancianos y discapacitados) y las peripecias que pasan para evitar ser descubiertos por el personal de vigilancia, principalmente los músicos y cantantes (los cuales muchas veces se les nota el profesionalismo y la precariedad en la que han caído). Por ello cabe preguntar: ¿cómo es que “primero los pobres” si son ellos, los más vulnerables, quienes más han resentido los efectos de la pandemia y la carestía? Pero no nos metamos en camisa de 11 varas. Independencia o pandemia, ambas nos colocan en una situación de derrumbe (acción o efecto de derrumbar del latín *derupāre y éste de rupes = roca) porque algo se derriba, se precipita o se despeña (como en el cerro del Chiquihuite) en lo individual y en lo colectivo, porque no se trata de tener más o menos, de privilegios o desventajas sino de hu-ma-ni-dad que no es poca cosa. Nos derrumbamos no solo por vivir en una cañada mal planeada, también hay derrumbes necesarios como en el caso de construcciones afectadas por los sismos o cuando ya no es posible mantenerse de pie (en lo individual), cuando la existencia deja de tener un sostén, cuando perdemos el sentido de la vida; entonces caemos inevitablemente y es preciso volver a levantarse no encima de lo derrumbado sino en un nuevo proyecto (personal o arquitectónico). Es posible salir de un derrumbe personal si se tiene la voluntad de recuperar #laspequeñascosas que dan sentido a la existencia pero de un derrumbe como nación cuesta más trabajo recuperarse, principalmente si la moral ha desaparecido del proyecto de nación (como pasa en algunos países) y además se es ciego para ver los efectos de la política aplicada. “Derrumbe” (Oliverio Girondo): Me derrumbé, caía entre astillas y huesos, entre llantos de arena y aguaceros de vidrio, cuando oí que gritaban: “¡Abajo!” “¡Más abajo!” y seguía cayendo, dando vueltas y vueltas, entre ásperas cenizas y gritos mutilados, “¡Abajo!” “¡Más abajo!” en espiral, rodando, envuelto en lo derruido, en turbios remolinos de trozos y fragmentos, de esquirlas, de gemidos, “¡Abajo!” “¡Más abajo!” entre escombros y ruinas ululantes, informes, a través de la asfixia, del horror, del misterio, más allá del aliento, de la luz, del recuerdo. " ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: derrumbes" ["post_excerpt"]=> string(102) "Siempre es conveniente recurrir a la historia para entender el presente y formar un criterio propio. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-derrumbes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-27 11:46:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 16:46:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70880" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18688 (24) { ["ID"]=> int(70186) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-08 08:40:17" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 13:40:17" ["post_content"]=> string(5563) "El amor propio es un aspecto fundamental de la personalidad del ser humano en tanto que condiciona el funcionamiento personal a muchos niveles. Favorecer su construcción y consolidación supone una labor importante a tener en cuenta a nivel personal e incluso a nivel social para contribuir a la construcción de personalidades seguras y confiadas con altos niveles de altruismo y empatía que motivarán interacciones sociales saludables y mucho más solidarias. El amor propio es la forma como tú te ves, lo que piensas de ti, lo que sientes hacia ti y cómo te tratas a ti mismo. Define el valor que tú te das. Es quererte, aceptarte y valorarte tal como eres, con tus cualidades y también con tus defectos, sabiendo que es imposible ser perfecto. Todo esto es muy importante porque de nuestra autoestima depende cómo nos vamos a comportar y cómo nos vamos a relacionar con los demás. Los seres humanos necesitamos sentirnos amados, valorados y aceptados. Pero ¿saben cuál es el problema? Que pensamos que son las personas a nuestro alrededor las que se deben encargar de darnos todo esto. Siempre estamos esperando un cumplido, que nos digan que lo hicimos bien, que nos quieran, etc. El problema está en que esto no tiene ningún significado si nosotros mismos no nos queremos, no nos aceptamos y no nos valoramos. Somos nosotros los que debemos llenarnos de amor para no depender del reconocimiento de los demás. Cuando nosotros nacemos somos perfectos y somos felices, así como somos. Es a medida que crecemos y que vamos tomando conciencia de nuestro entorno que nos empezamos a formar una idea de cómo deberíamos de ser a través de los falsos conceptos que nos vende la sociedad sobre qué es ser bonito y feo, bueno y malo, inteligente y tonto. Comenzamos a odiar nuestro cuerpo porque no tenemos el color de piel que deseamos, porque nuestros ojos no son del color que se considera bonitos, porque nuestro cabello no es como queremos, porque no tenemos un cuerpo como el de los modelos que nos muestran los medios de comunicación como bellos, etc. Entonces empezamos a intentar cambiar nuestro cuerpo, cuando la realidad es que es perfecto tal y como es. Otro error común que cometemos es compararnos con los demás. Nos frustramos si vemos que alguien es más inteligente que nosotros, tiene más dinero que nosotros, tiene un mejor trabajo que nosotros, etc. Esto no debe ser así. En la vida siempre van a haber personas arriba y debajo de nosotros. Por esa razón es que con los únicos que debemos compararnos es con nosotros mismos y tratar de ser cada día mejores seres humanos. Debemos luchar por nuestros sueños y trabajar por alcanzarlos sin competir con los demás, porque cada uno tiene sueños y metas diferentes. Tú tienes que saber que vales y que te mereces todo el amor posible por el solo hecho de ser tú. Si tú no te amas, no te aceptas y no te valoras, no puedes esperar que los demás lo hagan. Si alguien te dice que te quiere, que eres inteligente, que eres bueno pero tú no lo crees, te va a tener en sus manos. Como tú no lo crees, vas a necesitar que esa persona te lo esté diciendo todo el tiempo, convirtiéndote en un dependiente emocional. Una persona con una autoestima alta es una persona que se ama, que se acepta tal y como es, que sabe el valor que tiene como ser humano, que no se castiga por cometer un error, que se perdona, que se cuida y que se respeta.  Este tipo de personas tienden a frustrarse muchísimo menos ya que saben que si algo no salió bien, la próxima vez que lo intenten va a salir mejor. No se dan por vencidos, porque tienen confianza, creen en sí mismos y son muy positivos y optimistas. Sólo si tenemos una autoestima alta podemos ser felices. Por lo tanto, la consolidación de una autoestima alta, beneficiará nuestra salud y nuestra vida, en todos los niveles.   Referencias: http://www.icatech.edu.mx/que-es-el-amor-propio-importancia-como-construirlo/  https://soniavaldes.com/autoestima-y-amor-propio/    Contacto [email protected]   https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9       https://www.facebook.com/RIEHMTY/     www.ruizhealytimes.com    " ["post_title"]=> string(30) "La importancia del amor propio" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "la-importancia-del-amor-propio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-08 08:40:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-08 13:40:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70186" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(8) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c7e9a5c76eb4a9c240137cceaad81854" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La importancia del amor propio

El amor propio es un aspecto fundamental de la personalidad del ser humano en tanto que condiciona el funcionamiento personal a muchos...

septiembre 8, 2021

Las pequeñas cosas: derrumbes

Siempre es conveniente recurrir a la historia para entender el presente y formar un criterio propio. 

septiembre 27, 2021




Más de categoría

Las pequeñas cosas: derrumbes

Siempre es conveniente recurrir a la historia para entender el presente y formar un criterio propio. 

septiembre 27, 2021

Que no te controle la ansiedad. ¡Aprende a dominarla!

Todos en algún momento de nuestra vida hemos experimentado ansiedad en algún grado y por distintas situaciones. ¿Qué es...

septiembre 22, 2021

Las pequeñas cosas: responsabilidad

“Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos. Sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no...

septiembre 20, 2021

Cómo otorgarle sentido a la enfermedad

Hoy todos estamos centrados en la COVID-19. Olvidamos que existen otras enfermedades y que hay seres humanos que experimentan...

septiembre 15, 2021