Las pequeñas cosas: kairós

Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a la vez me llena de alegría reconocer que esta mujer que hoy cumple años no es la misma...

16 de mayo, 2022

“El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro.” – Aristóteles / Filósofo griego / 388 – 322 a.C.

El tiempo de confinamiento obligado para evitar el contagio por COVID-19 y que ha marcado en nuestra vida un antes y después anhelaba en su inicio ser el momento preciso para un cambio de mentalidad y de filosofía de vida. Dos años después nada ha cambiado en lo general porque los males que aquejan a la humanidad (desde siempre presentes) no han desaparecido sino que han empeorado con gobiernos de show y entretenimiento, medios de comunicación vendidos y una notable ausencia de líderes en todos los ámbitos que realmente ofrezcan un cambio de raíz que nos otorgue la esperanza de un mundo mejor; sin embargo, a nivel personal la historia es diferente.

Hace 3 años escribí en esta misma fecha un texto que hoy me resulta en exceso optimista quizá porque fue escrito desde el dolor pues me encontraba en la antesala del deceso de mi padre y por tanto, en la negación absoluta de lo que la intuición sabía desde tiempo atrás. Elegí celebrar mi cuarenta aniversario en aquél momento porque estaba cierta de que a partir de ahí todo cambiaría en mi vida y mi pretensión era dejar memoria de lo que ocurría razón por la cual también le dediqué la colaboración semanal en este espacio.

Lo que siguió a aquella celebración con mariachi incluido fue el funeral de papá al que le siguieron tiempos funestos en los que me sentí realmente perdida y rota aunque me levantaba cada día para ir a trabajar, dejar a mi hijo en la escuela y seguir adelante, siempre adelante aunque en lo profundo de mi ser parecía que todos y cada uno de mis días libraba una batalla campal contra un alien. Nueve meses después de llegar al cuarto escalón (como le llaman ahora al acto de llegar a la cuarta década de vida) llegó también la pandemia y con ella, el aislamiento. Me recluí en mi casa y como si hubiera sido arrastrada por una enorme ola después de perder todo lo que tenía a mi alcance, primero recuperé la respiración, toqué tierra y poco a poco fui encontrando lo perdido con la marea. Siguieron meses de buscar por todos los medios acercarme a la paz y tranquilidad, sanar la profunda herida, vivir y procesar el duelo, perdonar. 

Este año la vida me regala el don divino de volver a publicar (y de seguir con vida) justo el día de mi cumpleaños y la coincidencia con un suceso universal: el eclipse total con luna de sangre, llamada luna llena de flores porque en la mayor parte del hemisferio norte las flores con sus colores brillantes abundan en praderas y árboles nada más y nada menos como si los astros se alinearan a mi favor y entonces no puedo evitar recordar los versos del poema de Benedetti: “…por cábala lo digo y por las dudas lo canto… porque el cielo de tenerte me parece fantasía…”

Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a la vez me llena de alegría reconocer que esta mujer que hoy cumple años no es la misma que escribía en 2019 porque me siento más segura, acompañada de amigos y familiares, serena, alegre, libre y entonces recuerdo eso que escribió Haruki Murakami: “Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta.” 

Papá tenía la costumbre de acompañar los obsequios que religiosamente elegía para mí en cada celebración con un mensaje que salía de lo más profundo de su corazón. En mayo de 2009 escribió una nota para mí: “El camino hacia el amor te llevará hacia la felicidad sin omitir las lágrimas, pero, encontrarás la verdad, que es: la iluminación. T. Q. M. Tu papá”. Él tenía la sensibilidad para resaltar la importancia de #laspequeñascosas de la vida y escribirlas o fotografiarlas. Sin saberlo, me dejó recordatorios o quizá su energía sigue conmigo en forma de notas para recordarme ¡Ser feliz! Y soñar que lo mejor siempre está por llegar a pesar de los retos y obstáculos pues de eso se trata la vida: de sacar nuestra mejor versión, de crecer, de reinventarse, levantarse y seguir principalmente cuanto el motor de cada día tiene siete años (casi ocho) y te contagia un entusiasmo a prueba de todo.

A manera de colofón: el momento adecuado u oportuno, eso que los cristianos llaman “el tiempo de Dios” se conoce como kairós, concepto filosófico de origen griego que representa el instante preciso en que algo importante sucede y que a diferencia de cronos es de naturaleza cualitativa, fue considerado el hijo menor de Zeus y representaba la oportunidad al traer las cosas en el momento preciso por lo que en el cristianismo se considera como el tiempo necesario para que se cumpla la voluntad de Dios. Segura estoy de que es el momento preciso para retomar el rumbo y ser cada vez más yo, más auténtica, más esencia y menos apariencia. ¡Gracias vida!

 

Comentarios


object(WP_Query)#17943 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(78945) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(78945) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18066 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17930 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17928 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-05-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (78945) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17969 (24) { ["ID"]=> int(79891) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-14 11:46:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:46:35" ["post_content"]=> string(4844) "Los mexicanos estamos más gordos que nunca. No lo digo yo, lo dice la OMS. En las últimas cuatro décadas hemos pasado de vivir en un país en el que el número de personas con bajo peso doblaba al de los obesos a uno en el que hay más obesos que personas con delgadez extrema. Así lo dice también el Imperial College de Londres (Reino Unido) en un estudio recientemente publicado en la revista científica The Lancet, y que alerta sobre la epidemia mundial de obesidad que tendrá consecuencias para la salud de magnitudes indescriptibles. México ocupa el 5to. lugar de obesidad en el mundo, se estima que la cifra aumente en 35 millones de adultos para la siguiente década, advirtió la federación mundial de obesidad. De acuerdo con el Atlas Mundial de Obesidad más de mil millones de personas en todo el mundo vivirán con obesidad para 2030, a su vez el 13% de los niños y adolescentes se verán afectados. La cifra se duplicará con creces en los países de bajos ingresos en dicho periodo. La pregunta del millón: ¿Por qué en un país multidiverso como lo es México, en el que se pueden consumir frutas, verduras y alimentos naturales todo el año, los mexicanos seguimos alimentándonos de comida procesada y alimentos chatarra? Si además la economía de las familias  apunta a que comer en la calle es mucho más caro que consumir alimentos preparados en casa. ¿A qué debemos nuestros malos hábitos alimenticios? Cuando la dieta de los mexicanos estaba basada en maíz, frijol, chile y verduras, todo de origen  natural y sin grasa. Desde hace ya varias décadas la única oferta alimenticia para los niños en las escuelas y la única fuente de hidratación son botanas chatarra y refrescos y bebidas azucaradas, eso ha repercutido gravemente en nuestra salud, el significativo aumento de peso, es mucho más grave de lo que suponemos y va mucho más allá de ser un problema estético, siendo esto algo aprendido; lo que no es aprendido es la repercusión en la mala circulación, la afectación a los huesos, la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2, hipertensión, problemas de hígado, de corazón  y otras enfermedades además del bajo rendimiento que se sufre cuando la persona vive con obesidad. Tememos una dieta pobre y poco variada, no comemos lo suficiente en calidad ni en valor nutritivo, lo que nos ocasiona una deficiencia de calcio, hierro y por difícil que parezca de creer padecemos sobre peso y anemia al mismo tiempo. No tener dinero y a la vez sufrir sobrepeso puede resultar contradictorio. En México 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 5 niños padecen sobrepeso. Según la organización mundial de la salud y la nutrición, las personas en condición de pobreza tienden a buscar alimentos de bajo contenido nutricional y altos en grasa y azúcares, para satisfacer el hambre de forma rápida y a un bajo costo. La desnutrición de los primeros años programa el metabolismo para toda la vida, para un ambiente de escasez y desnutrición. Los costos a la economía no son menos graves. Se estima que el costo por atender las enfermedades ocasionadas por la obesidad superan los 120 millones de pesos anuales, un dato gravísimo para un país que no sufre por problemas de clima ni por falta de oferta alimenticia saludable. No existen hambrunas sin desequilibrio social, siendo la gastronomía mexicana patrimonio de la humanidad, somos una de las sociedades peor alimentadas del mundo. Otro engaño al que nos enfrentamos en los últimos años es el mal llamado “Body Positive”, término acuñado a la filosofía de dejar de pelear contra tu cuerpo y aceptarlo tal y como es, esto se ha vuelto una peligrosa trampa, porque si bien es cierto que nuestro cuerpo es único y perfecto y debemos amarlo a pesar y por encima de sus “Defectos”, este término se refería en un principio más a dejar de buscar la perfección y sentirnos fatal por no tener un cuerpo con medidas perfectas, de tratar de esconder nuestros “Defectos” que no son otra cosa que características del cuerpo de cada quién. A este término nos debemos prácticamente el total de la población ya que ninguno de nosotros de alguna u otra manera  encajamos en los inalcanzables estándares de belleza perfecta que propone la industria de la moda y la publicidad. El problema es que disfrazando de positivismo y aceptación estamos disculpando problemas que mucho más allá de lo estético nos están condenando a problemas irreversibles de salud. No es lo mismo una talla  extra grande de ropa que una talla extragrande de intestino u estómago o un cuerpo curvy, que unas arterias o un corazón curvy. No se trata de no aceptarnos, amarnos es proveer la mejor alimentación a nuestro organismo a la vez que ver con cariño y admiración nuestro reflejo en el espejo." ["post_title"]=> string(35) "“BODY POSITIVE”  ¿UNA TRAMPA?" ["post_excerpt"]=> string(121) "México padece una crisis de obesidad que empieza desde la infancia. Las consecuencias a nuestra salud son incalculables." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "body-positive-una-trampa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-14 11:57:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:57:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79891" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17864 (24) { ["ID"]=> int(79852) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-13 12:12:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:12:22" ["post_content"]=> string(3901) "Desde la temprana edad escolar aprendimos que las nubes se producen con la condensación de vapor de agua como parte de un ciclo, por lo que su estado es gaseoso. También aprendimos a dibujarlas como parte de los primeros trazos libres y en algún momento nos enseñaron que se dividen en cuatro grandes categorías de acuerdo a su forma: cirriformes, estratiformes, nimbiformes y/o cumuliformes.  En lenguaje coloquial se dice que los precios están por las nubes (refiriéndose al encarecimiento de algunos insumos), que alguien está en las nubes (distraído, disperso, soñador, alejado de la realidad), que se pone a alguien en las nubes (alabarlo en exceso) y por supuesto, sabemos que una nube en lenguaje informático se refiere al espacio de almacenamiento y procesamiento de datos y archivos ubicado en internet y al que puede accederse desde cualquier dispositivo.  Para quien tiene niños pequeños es probable que hayan visto la película “Up” en donde las nubes son coprotagonistas de la historia, ya que al elevarse la casa con ayuda de globos inflados con helio nos muestran diversas escenas con las nubes como fondo e incluso, su protagonista, el pequeño Russel nos da una mini lección a propósito de su clasificación previo a la tormenta eléctrica que saca de curso a la pequeña casa. Otro filme es “Un paseo por las nubes”, una historia romántica contextualizada en un viñedo con un final feliz. La colaboración de hoy inicia con la estrofa de una canción del grupo musical Caifanes, que es una de mis favoritas por el ritmo, la letra y lo que significa para mí (en términos emotivos) la posibilidad de observar las nubes en todas sus fases: blancas como lana de borregos, grises que anuncian tormenta o cirriformes por los ventarrones. En tiempos de inmediatez, avances tecnológicos y virtualidad, contemplar el cielo para mirar las nubes no es únicamente un privilegio sino un lujo porque implica hacer una pausa en lo que quiera que se esté haciendo y observar detenidamente para confirmar que hay algo ahí arriba que nos trasciende y que no tiene explicación (aunque la ciencia todo lo sepa y lo aclare) porque el arte de la contemplación es parte de #laspequeñascosas que me ha dado por perseguir desde que noté la carencia de sentido humano en el ritmo de vida acelerado que llevamos por estos días porque la pausa y la cultura slow es lo contrario a productividad y rapidez, no hay forma de ir lento porque es como ir contra corriente pero una nube en el cielo es resultado de un ciclo y/o parte del mismo, lleva tiempo y aunque a simple vista parezca que las nubes son siempre las mismas resulta que la misma ciencia las tiene clasificadas sin hablar de la cantidad de veces que han sido inmortalizadas en fotografías (como el impecable trabajo de Gabriel Figueroa) y otras expresiones artísticas. A manera de colofón: “Vamos a dar una vuelta al cielo para ver lo que es eterno y luego vienes a buscarme” las letras de las canciones suele ser misteriosa y estar llena de metáforas pero quizá por efímeras, las nubes tienen un encanto especial que las hace únicas porque se hallan entre la realidad y la imaginación, entre la pintura y un poco de poesía. Hay que voltear la mirada al cielo y dejarse llevar por la fantasía." ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: nubes" ["post_excerpt"]=> string(130) "“Parecemos nubes, que se las lleva el viento, cuando hay huracanes, cuando hay mal de amores.” – Caifanes, grupo musical. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-nubes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-13 12:12:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:12:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79852" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17969 (24) { ["ID"]=> int(79891) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-14 11:46:35" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:46:35" ["post_content"]=> string(4844) "Los mexicanos estamos más gordos que nunca. No lo digo yo, lo dice la OMS. En las últimas cuatro décadas hemos pasado de vivir en un país en el que el número de personas con bajo peso doblaba al de los obesos a uno en el que hay más obesos que personas con delgadez extrema. Así lo dice también el Imperial College de Londres (Reino Unido) en un estudio recientemente publicado en la revista científica The Lancet, y que alerta sobre la epidemia mundial de obesidad que tendrá consecuencias para la salud de magnitudes indescriptibles. México ocupa el 5to. lugar de obesidad en el mundo, se estima que la cifra aumente en 35 millones de adultos para la siguiente década, advirtió la federación mundial de obesidad. De acuerdo con el Atlas Mundial de Obesidad más de mil millones de personas en todo el mundo vivirán con obesidad para 2030, a su vez el 13% de los niños y adolescentes se verán afectados. La cifra se duplicará con creces en los países de bajos ingresos en dicho periodo. La pregunta del millón: ¿Por qué en un país multidiverso como lo es México, en el que se pueden consumir frutas, verduras y alimentos naturales todo el año, los mexicanos seguimos alimentándonos de comida procesada y alimentos chatarra? Si además la economía de las familias  apunta a que comer en la calle es mucho más caro que consumir alimentos preparados en casa. ¿A qué debemos nuestros malos hábitos alimenticios? Cuando la dieta de los mexicanos estaba basada en maíz, frijol, chile y verduras, todo de origen  natural y sin grasa. Desde hace ya varias décadas la única oferta alimenticia para los niños en las escuelas y la única fuente de hidratación son botanas chatarra y refrescos y bebidas azucaradas, eso ha repercutido gravemente en nuestra salud, el significativo aumento de peso, es mucho más grave de lo que suponemos y va mucho más allá de ser un problema estético, siendo esto algo aprendido; lo que no es aprendido es la repercusión en la mala circulación, la afectación a los huesos, la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2, hipertensión, problemas de hígado, de corazón  y otras enfermedades además del bajo rendimiento que se sufre cuando la persona vive con obesidad. Tememos una dieta pobre y poco variada, no comemos lo suficiente en calidad ni en valor nutritivo, lo que nos ocasiona una deficiencia de calcio, hierro y por difícil que parezca de creer padecemos sobre peso y anemia al mismo tiempo. No tener dinero y a la vez sufrir sobrepeso puede resultar contradictorio. En México 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 5 niños padecen sobrepeso. Según la organización mundial de la salud y la nutrición, las personas en condición de pobreza tienden a buscar alimentos de bajo contenido nutricional y altos en grasa y azúcares, para satisfacer el hambre de forma rápida y a un bajo costo. La desnutrición de los primeros años programa el metabolismo para toda la vida, para un ambiente de escasez y desnutrición. Los costos a la economía no son menos graves. Se estima que el costo por atender las enfermedades ocasionadas por la obesidad superan los 120 millones de pesos anuales, un dato gravísimo para un país que no sufre por problemas de clima ni por falta de oferta alimenticia saludable. No existen hambrunas sin desequilibrio social, siendo la gastronomía mexicana patrimonio de la humanidad, somos una de las sociedades peor alimentadas del mundo. Otro engaño al que nos enfrentamos en los últimos años es el mal llamado “Body Positive”, término acuñado a la filosofía de dejar de pelear contra tu cuerpo y aceptarlo tal y como es, esto se ha vuelto una peligrosa trampa, porque si bien es cierto que nuestro cuerpo es único y perfecto y debemos amarlo a pesar y por encima de sus “Defectos”, este término se refería en un principio más a dejar de buscar la perfección y sentirnos fatal por no tener un cuerpo con medidas perfectas, de tratar de esconder nuestros “Defectos” que no son otra cosa que características del cuerpo de cada quién. A este término nos debemos prácticamente el total de la población ya que ninguno de nosotros de alguna u otra manera  encajamos en los inalcanzables estándares de belleza perfecta que propone la industria de la moda y la publicidad. El problema es que disfrazando de positivismo y aceptación estamos disculpando problemas que mucho más allá de lo estético nos están condenando a problemas irreversibles de salud. No es lo mismo una talla  extra grande de ropa que una talla extragrande de intestino u estómago o un cuerpo curvy, que unas arterias o un corazón curvy. No se trata de no aceptarnos, amarnos es proveer la mejor alimentación a nuestro organismo a la vez que ver con cariño y admiración nuestro reflejo en el espejo." ["post_title"]=> string(35) "“BODY POSITIVE”  ¿UNA TRAMPA?" ["post_excerpt"]=> string(121) "México padece una crisis de obesidad que empieza desde la infancia. Las consecuencias a nuestra salud son incalculables." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "body-positive-una-trampa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-14 11:57:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-14 16:57:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79891" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3dc53d8ce94c794c77382ff9d5aea177" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

“BODY POSITIVE”  ¿UNA TRAMPA?

México padece una crisis de obesidad que empieza desde la infancia. Las consecuencias a nuestra salud son incalculables.

junio 14, 2022
Las pequeñas cosas: nubes

Las pequeñas cosas: nubes

“Parecemos nubes, que se las lleva el viento, cuando hay huracanes, cuando hay mal de amores.” – Caifanes, grupo musical.

junio 13, 2022




Más de categoría

Las pequeñas cosas | Barbecho

Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente...

junio 27, 2022

Sindrome de FOMO: ¿está afectando la vida de mis hijos?

Alejandra Ruiz Sánchez explica los riesgos de las redes sociales y los trastornos que pueden ocasionarnos cuando no se...

junio 27, 2022

Seis trucos para que el miedo sea tu aliado 

Con estas ideas lograrás que trabaje para ti en lugar de causar estragos en tu vida. 

junio 22, 2022
Las pequeñas cosas: Yellow

Las pequeñas cosas: Yellow

El color amarillo se relaciona con la energía solar, el entusiasmo; en su tonalidad dorada representa riqueza y opulencia.

junio 20, 2022