Las pequeñas cosas: el inicio del camino

Seguir el rastro de las pequeñas cosas no es tarea fácil. En este espacio hemos apenas explorado los significados de ciertas palabras que resultan clave para acercarnos a uno de los procesos esenciales para el ser humano:...

22 de febrero, 2021

Seguir el rastro de las pequeñas cosas no es tarea fácil. En este espacio hemos apenas explorado los significados de ciertas palabras que resultan clave para acercarnos a uno de los procesos esenciales para el ser humano: la comunicación.

Así es como hemos seguido el rastro de la ficción, la esperanza, la contemplación, la conexión y de la palabra misma, pero si consideramos que todas ellas son términos con los que apenas alcanzamos a representar lo que percibimos, entonces será que nos encontramos al inicio del camino en tanto que se trata de meros simbolismos y parte del lenguaje que utilizamos cotidianamente.

Por ello, más allá de las palabras y también a partir de ellas es que nos vinculamos con el mundo interno y externo, a pesar de las imprecisiones en el plano de la definición. Sabines nos dijo en su poema “Espero curarme de ti”: “…las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada (…) Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho ‘ya es tarde’ y tú sabías que decía ‘te quiero’.” 

Como no creo en las coincidencias sino en las sincronías, mi interés por las pequeñas cosas me ha llevado a textos que abordan la palabra desde diversas aristas: comunicación, lenguaje, psicología y literatura. Todas ellas con notorias coincidencias y con particularidades muy específicas al mismo tiempo, pero que han reforzado mi pensamiento inicial: es en las pequeñas cosas que se haya la esencia humana.

Pensemos, por ejemplo, en el proceso de aprendizaje y el recorrido desde la percepción hasta la cognición o en la creación de una sinfonía que empieza con una nota musical hasta convertirse en una manifestación artística capaz de llegar a las entrañas emocionales de quienes la escuchan; también podríamos pensar en una pequeña mariposa y el efecto de su aleteo o en lo molesto de una mosca volando mientras escribo este texto.

En ese sentido es que me refiero a las pequeñas cosas de la vida. Hace dos semanas, una lectora me compartió por Facebook su experiencia al contemplar el movimiento de las aves que visitan el bebedero instalado en su jardín y que, confiesa, nunca se había detenido a observar. Pues bien, de eso se trata esta colaboración semanal que comparto con los lectores de este espacio: de hacer una pausa y elevar el nivel de conciencia para permitirnos observar todo cuanto nos rodea: las palabras que expresamos, el lenguaje que utilizamos, los colores que elegimos al vestir o decorar nuestro hogar, la razón por la que elegimos diseño y no ingeniería o de por qué disfrutamos una función de cine y no una tarde de jardinería; de cómo hemos librado la batalla en un contexto pandémico y cuáles son los recursos con los que contamos para seguir adelante.

Todo ellos nos dará la pista para identificar nuestro lugar y objetivo en este mundo, le dará sentido a nuestra existencia y no diré que nos aportará felicidad, pero al menos, nos dará la seguridad de que somos congruentes entre lo que pensamos, decimos y hacemos.

En “Informe para una Academia” de Franz Kafka podemos leer: “Hoy solo puedo expresar mis sentimientos de simio con palabras humanas, por eso hago esta observación, pero aunque ya no pueda volver a conectarla con mi antigua condición simiesca, por lo menos sí se asemeja, sin duda alguna, a la descripción que les estoy ofreciendo”. 

Voltear la mirada a #laspequeñascosas como acto subversivo y reflexivo, no porque nos encontremos en la antesala de la destrucción humana sino porque puede ser que estemos a un paso de abandonar nuestra esencia y tal vez –y solo tal vez– detenernos un poco en el acelerado túnel de la tecnología nos salve de perder el gozo por todo aquello que nos da la experiencia y que nos vincula con el exterior para enriquecer nuestra existencia.

En el libro El mundo visto a los 80 años, Santiago Ramón y Cajal escribe: “Lo más desagradable del automóvil es el escamoteo del paisaje. La celeridad suprime el encanto de la contemplación”.

Comentarios


object(WP_Query)#17971 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61847) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61847) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17969 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17934 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17924 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-06-2022" ["before"]=> string(10) "01-07-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-06-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-07-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61847) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(80283) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-27 12:36:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 17:36:29" ["post_content"]=> string(4876) "“Bien están los buenos pensamientos, pero resultan tan livianos como burbuja de jabón, si no los sigue el esfuerzo para concretarlos en acción.”  – Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811), literato, economista y político español. Hay días en que no ocurre nada o que simplemente la creatividad está de vacaciones. Uno de esos días ocurrieron esta semana porque soy una simple mortal a quien se le descompone el refrigerador, la regadera del baño y el boiler como cualquier ciudadana que habita en un condominio exclase mediero con más tintas de convertirse en sucursal de barrio bajo que de prosperar y regresar a sus buenos tiempos. Ocurre también que vivimos tiempos violentos y de incertidumbre en medio de una pandemia que no cesa y que cada día trae nuevos retos y variantes y estadísticas y datos como en una espiral sin fin, mientras que los ciudadanos nos debatimos entre conseguir el sustento diario, seguir adelante y cuidar de la salud; todo, en una sola exhibición (como dicen los contadores) y sin garantía de nada, porque lo único seguro es que los precios van a la alza mientras nuestros bolsillos se vacían velozmente y de una forma que nunca antes me tocó vivir.  Dicen los que saben que vienen tiempos más catastróficos económicamente hablando. Como no soy experta, no me toca juzgar si es verdad o falso, pero lo que veo, escucho, percibo y vivo cada día es que el ambiente está enrarecido, los maleantes se pasean a la luz del día, los delitos se cometen públicamente, los políticos hacen show cada día en las cámaras de diputados y senadores (por cierto, hoy en día ser político está entre las profesiones con mala reputación, pero esa es otra historia), las grandes empresas siguen ofreciendo productos innecesarios a los consumidores, las escuelas siguen trabajando en formato híbrido al igual que algunas empresas, los burócratas lo son cada vez más y en resumen. Me parece que no necesitamos igualarnos a Venezuela, Chile o Cuba porque ya vivimos en la decadencia social y personal entre personas cada vez más enojadas, frustradas o ambiciosas peleando por el poder y/o el dinero porque tenemos la falsa idea de que es la máxima aspiración del ser humano. Si lo anterior no fuera cierto, este espacio no existiría como una propuesta para expresarse, reflexionar, opinar e invitar a crearse un criterio propio, labor fundamental para crear conciencia entre la población, porque la vida es más que nacer, crecer, reproducirse y morir; eso lo realizan las plantas de forma magistral y el reino animal. Es nuestro deber hacer algo más con el respiro que damos al nacer. Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente a la crisis y el desaliento porque hemos visto partir seres queridos a lo largo de dos años, personas extraordinarias que han perecido en la lucha contra el mortal virus que nos aqueja. La vida es un ratito y estamos perdiendo la oportunidad de generar un barbecho (sistema de cultivo que consiste en dejar de sembrar la tierra periódicamente para que se regenere) en nuestras vidas. Descansar, regenerarse del impacto de una cruel y despiadada pandemia que no da tregua pero que nos ha golpeado de múltiples de formas, dañando no solo nuestra salud física sino también la salud mental y estamos cansados, hartos, hastiados, frustrados y sin esperanzas, porque no hay para dónde moverse y si el movimiento no es posible hay que buscar otras formas de movimiento como la flexibilidad del pensamiento para encontrar #laspequeñascosas que le dan sentido y sustento a la vida más allá de la fertilidad que todo terreno debe tener. Las pausas son necesarias en tanto nos ayudan a reconstruirlo todo de forma interna y externa.  A manera de colofón. Hemos corrido creyendo que podíamos retomar nuestras vidas, lo cierto es que nada es igual y que vale la pena replantearse los pasos a seguir en medio de una guerra que no es sólo bélica sino mental y de actitud porque vivimos peleados con un montón de cosas que vienen del exterior y que no podemos controlar. La pandemia es una amenaza, conviene buscar nuestras fortalezas y oportunidades para seguir adelante, siempre adelante o, como escribió Albert Camus: “En lo profundo del invierno finalmente aprendí que dentro de mí había un verano invencible”. Aprovechemos el verano que estamos viviendo.  " ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas | Barbecho" ["post_excerpt"]=> string(118) "Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente a la crisis y el desaliento." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-barbecho" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-27 12:36:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 17:36:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80283" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17867 (24) { ["ID"]=> int(79852) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-13 12:12:22" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:12:22" ["post_content"]=> string(3901) "Desde la temprana edad escolar aprendimos que las nubes se producen con la condensación de vapor de agua como parte de un ciclo, por lo que su estado es gaseoso. También aprendimos a dibujarlas como parte de los primeros trazos libres y en algún momento nos enseñaron que se dividen en cuatro grandes categorías de acuerdo a su forma: cirriformes, estratiformes, nimbiformes y/o cumuliformes.  En lenguaje coloquial se dice que los precios están por las nubes (refiriéndose al encarecimiento de algunos insumos), que alguien está en las nubes (distraído, disperso, soñador, alejado de la realidad), que se pone a alguien en las nubes (alabarlo en exceso) y por supuesto, sabemos que una nube en lenguaje informático se refiere al espacio de almacenamiento y procesamiento de datos y archivos ubicado en internet y al que puede accederse desde cualquier dispositivo.  Para quien tiene niños pequeños es probable que hayan visto la película “Up” en donde las nubes son coprotagonistas de la historia, ya que al elevarse la casa con ayuda de globos inflados con helio nos muestran diversas escenas con las nubes como fondo e incluso, su protagonista, el pequeño Russel nos da una mini lección a propósito de su clasificación previo a la tormenta eléctrica que saca de curso a la pequeña casa. Otro filme es “Un paseo por las nubes”, una historia romántica contextualizada en un viñedo con un final feliz. La colaboración de hoy inicia con la estrofa de una canción del grupo musical Caifanes, que es una de mis favoritas por el ritmo, la letra y lo que significa para mí (en términos emotivos) la posibilidad de observar las nubes en todas sus fases: blancas como lana de borregos, grises que anuncian tormenta o cirriformes por los ventarrones. En tiempos de inmediatez, avances tecnológicos y virtualidad, contemplar el cielo para mirar las nubes no es únicamente un privilegio sino un lujo porque implica hacer una pausa en lo que quiera que se esté haciendo y observar detenidamente para confirmar que hay algo ahí arriba que nos trasciende y que no tiene explicación (aunque la ciencia todo lo sepa y lo aclare) porque el arte de la contemplación es parte de #laspequeñascosas que me ha dado por perseguir desde que noté la carencia de sentido humano en el ritmo de vida acelerado que llevamos por estos días porque la pausa y la cultura slow es lo contrario a productividad y rapidez, no hay forma de ir lento porque es como ir contra corriente pero una nube en el cielo es resultado de un ciclo y/o parte del mismo, lleva tiempo y aunque a simple vista parezca que las nubes son siempre las mismas resulta que la misma ciencia las tiene clasificadas sin hablar de la cantidad de veces que han sido inmortalizadas en fotografías (como el impecable trabajo de Gabriel Figueroa) y otras expresiones artísticas. A manera de colofón: “Vamos a dar una vuelta al cielo para ver lo que es eterno y luego vienes a buscarme” las letras de las canciones suele ser misteriosa y estar llena de metáforas pero quizá por efímeras, las nubes tienen un encanto especial que las hace únicas porque se hallan entre la realidad y la imaginación, entre la pintura y un poco de poesía. Hay que voltear la mirada al cielo y dejarse llevar por la fantasía." ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: nubes" ["post_excerpt"]=> string(130) "“Parecemos nubes, que se las lleva el viento, cuando hay huracanes, cuando hay mal de amores.” – Caifanes, grupo musical. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-nubes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-13 12:12:22" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-13 17:12:22" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79852" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17965 (24) { ["ID"]=> int(80283) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-27 12:36:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 17:36:29" ["post_content"]=> string(4876) "“Bien están los buenos pensamientos, pero resultan tan livianos como burbuja de jabón, si no los sigue el esfuerzo para concretarlos en acción.”  – Gaspar Melchor de Jovellanos (1744-1811), literato, economista y político español. Hay días en que no ocurre nada o que simplemente la creatividad está de vacaciones. Uno de esos días ocurrieron esta semana porque soy una simple mortal a quien se le descompone el refrigerador, la regadera del baño y el boiler como cualquier ciudadana que habita en un condominio exclase mediero con más tintas de convertirse en sucursal de barrio bajo que de prosperar y regresar a sus buenos tiempos. Ocurre también que vivimos tiempos violentos y de incertidumbre en medio de una pandemia que no cesa y que cada día trae nuevos retos y variantes y estadísticas y datos como en una espiral sin fin, mientras que los ciudadanos nos debatimos entre conseguir el sustento diario, seguir adelante y cuidar de la salud; todo, en una sola exhibición (como dicen los contadores) y sin garantía de nada, porque lo único seguro es que los precios van a la alza mientras nuestros bolsillos se vacían velozmente y de una forma que nunca antes me tocó vivir.  Dicen los que saben que vienen tiempos más catastróficos económicamente hablando. Como no soy experta, no me toca juzgar si es verdad o falso, pero lo que veo, escucho, percibo y vivo cada día es que el ambiente está enrarecido, los maleantes se pasean a la luz del día, los delitos se cometen públicamente, los políticos hacen show cada día en las cámaras de diputados y senadores (por cierto, hoy en día ser político está entre las profesiones con mala reputación, pero esa es otra historia), las grandes empresas siguen ofreciendo productos innecesarios a los consumidores, las escuelas siguen trabajando en formato híbrido al igual que algunas empresas, los burócratas lo son cada vez más y en resumen. Me parece que no necesitamos igualarnos a Venezuela, Chile o Cuba porque ya vivimos en la decadencia social y personal entre personas cada vez más enojadas, frustradas o ambiciosas peleando por el poder y/o el dinero porque tenemos la falsa idea de que es la máxima aspiración del ser humano. Si lo anterior no fuera cierto, este espacio no existiría como una propuesta para expresarse, reflexionar, opinar e invitar a crearse un criterio propio, labor fundamental para crear conciencia entre la población, porque la vida es más que nacer, crecer, reproducirse y morir; eso lo realizan las plantas de forma magistral y el reino animal. Es nuestro deber hacer algo más con el respiro que damos al nacer. Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente a la crisis y el desaliento porque hemos visto partir seres queridos a lo largo de dos años, personas extraordinarias que han perecido en la lucha contra el mortal virus que nos aqueja. La vida es un ratito y estamos perdiendo la oportunidad de generar un barbecho (sistema de cultivo que consiste en dejar de sembrar la tierra periódicamente para que se regenere) en nuestras vidas. Descansar, regenerarse del impacto de una cruel y despiadada pandemia que no da tregua pero que nos ha golpeado de múltiples de formas, dañando no solo nuestra salud física sino también la salud mental y estamos cansados, hartos, hastiados, frustrados y sin esperanzas, porque no hay para dónde moverse y si el movimiento no es posible hay que buscar otras formas de movimiento como la flexibilidad del pensamiento para encontrar #laspequeñascosas que le dan sentido y sustento a la vida más allá de la fertilidad que todo terreno debe tener. Las pausas son necesarias en tanto nos ayudan a reconstruirlo todo de forma interna y externa.  A manera de colofón. Hemos corrido creyendo que podíamos retomar nuestras vidas, lo cierto es que nada es igual y que vale la pena replantearse los pasos a seguir en medio de una guerra que no es sólo bélica sino mental y de actitud porque vivimos peleados con un montón de cosas que vienen del exterior y que no podemos controlar. La pandemia es una amenaza, conviene buscar nuestras fortalezas y oportunidades para seguir adelante, siempre adelante o, como escribió Albert Camus: “En lo profundo del invierno finalmente aprendí que dentro de mí había un verano invencible”. Aprovechemos el verano que estamos viviendo.  " ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas | Barbecho" ["post_excerpt"]=> string(118) "Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente a la crisis y el desaliento." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-barbecho" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-27 12:36:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-27 17:36:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80283" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7514d097d687fab2246de39309e6b6d5" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas | Barbecho

Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente a la crisis...

junio 27, 2022
Las pequeñas cosas: nubes

Las pequeñas cosas: nubes

“Parecemos nubes, que se las lleva el viento, cuando hay huracanes, cuando hay mal de amores.” – Caifanes, grupo musical.

junio 13, 2022




Más de categoría

Enfrenta tus monstruos

Cuando estamos solos,  el silencio nos obliga a enfrentarnos a nuestros propios pensamientos y a los miedos que alimentan...

junio 30, 2022
¿Aún no sabes cómo el Smart Working puede mejorar tu vida laboral?

¿Aún no sabes cómo el Smart Working puede mejorar tu vida laboral?

La rigidez está quedando atrás para dar cabida a procesos más flexibles.

junio 30, 2022

Las pequeñas cosas | Barbecho

Me persigue la idea de que la vida es un ratito y se debe disfrutar al máximo aun frente...

junio 27, 2022

Sindrome de FOMO: ¿está afectando la vida de mis hijos?

Alejandra Ruiz Sánchez explica los riesgos de las redes sociales y los trastornos que pueden ocasionarnos cuando no se...

junio 27, 2022