Las pequeñas cosas: domingo

Religión y costumbres aparte, el domingo se ha ido transformando con el paso de los años, pues se ha convertido en un día tan activo como el resto de la semana.

8 de noviembre, 2021 Las pequeñas cosas: domingo

“Hay mucha gente que piensa que el domingo es una esponja que limpia los pecados de toda la semana”.

 – Henry Ward Beecher (1813 – 1887), clérigo estadounidense.

 

En 2015 escribí respecto a la pasión en el proceso creativo de Coco Chanel y en el camino descubrí que murió una noche de domingo del mes de enero de 1971; el domingo era el único día que no trabajaba y el día que más detestaba. Seguramente incluí tal dato porque los domingos tienen algo especial para mí que va de la nostalgia al pleno disfrute sin olvidar que “según el Código Justiniano, “durante el domingo, el venerable día del sol, debían cerrarse los talleres, y los magistrados tendría que descansar”. Desde entonces, se descansa ese día, para conmemorar el nacimiento de Apolo, Dios del Sol. 

 

Religión y costumbres aparte, el domingo se ha ido transformando con el paso de los años, pues se ha convertido en un día tan activo como el resto de la semana y nada queda de aquellos días solitarios y vacíos en los que todos los comercios cerraban y el tránsito disminuía; sin duda, el mundo ha cambiado.

Pero ¿por qué escribir respecto al día domingo? ¿Qué tiene de especial o diferente? Quizá nada o probablemente todo porque ningún domingo ha vuelto a ser igual desde que mi hijo nació y mucho menos desde que mi padre falleció, sin olvidar que mi tío Jorge murió un domingo 27 de diciembre del año 1998, entre Navidad y Año Nuevo, justo el día en que lo esperábamos para comer todos juntos en casa de mi madre, lo cual significó la primer gran pérdida en mi vida. 

 

Es posible que algo quede escondido en la memoria de ciertos días como por ejemplo: las visitas de aquel novio adolescente que me cantaba canciones al ritmo de su guitarra y que me escribía sin falta una carta diaria o los tantos cafés que tomé en compañía de mi mejor amiga en la universidad cuando la tristeza de los corazones rotos nos reunía en la Condesa o el Centro Histórico para rumiar el olvido de los ingratos galanes de entonces. Pero también es real que todos los días tienen sus peculiaridades porque ninguno es igual a otro.

 

El vocablo domingo proviene del latín dies Dominica = día del Señor, debido a la celebración cristiana de la Resurrección de Jesús. En la antigua Roma, se llamaba a este día dies solis = día del sol. Los católicos distinguen de otros domingos los siguientes: de Adviento, de Ramos, de Resurrección, de la Divina Misericordia, de Pentecostés y de la Santísima Trinidad. En lo personal, es el día de no descanso para mí porque al paso de los años se ha convertido en mi momento de escape y relax para disfrutar de #laspequeñascosas de la vida, por lo que evito programar asuntos a menos de que se trate de algo disfrutable como una visita al campo o a la playa. Por lo demás, el día transcurre entre lecturas, tazas de café (muchas) y juegos con Alonso (mi hijo) porque también es el tiempo para él, un día para no hacer tarea, no atender pendientes y no distraerme con el celular.

 

A manera de colofón, mi papá solía comprar religiosamente el periódico los días domingo. Él leía las noticias y me compartía las tiras cómicas que yo esperaba con peculiar emoción durante toda la semana, mismas que devoraba en minutos y, luego, juntos resolvíamos el crucigrama (en realidad él tenía todas las respuestas pero era una actividad compartida). De ese recuerdo me queda la costumbre de comprar el diario, especialmente de aquéllos que incluyen suplemento dominical porque algo queda de mágico de esos días y porque sí, también son días de guardar.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17669 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72306) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72306) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17668 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17675 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17678 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (72306) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17665 (24) { ["ID"]=> int(72776) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-22 10:16:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-22 15:16:36" ["post_content"]=> string(4532) "Hay que atender no sólo a lo que cada cual dice, sino a lo que siente y al motivo porque lo siente.  – Cicerón (106 AC – 43 AC), pensador, orador y político romano.   El fin de mes (y año) se acerca peligrosamente entre promesas de buen fin, pasarelas, portadas de revista, desfiles y otras dosis de pan y circo que tanto gustan dar los políticos en turno (no importa cuándo se lea esto). No tendría por qué ser algo malo si no fuera porque funciona como un distractor que hará olvidar por un momento la actual situación de pandemia que cruza con la temporada de influenza estacional, sin mencionar la terrible crisis financiera y social; sin embargo, tener ratos de ocio y aventurarse a una que otra función también funciona para despejar la mente de la negatividad extrema y salvarse de morir.    Cierto es también que todos tienen (tenemos) un motivo (del lat. motivus = relativo al movimiento), materia prima del actuar, aunque en asuntos de política descubramos que una y otra vez dichos actos obedecen a intereses propios y no del bienestar en general. Pero ¿qué sucede con los ciudadanos de a pie?, ¿qué motivos tiene el vendedor de la tienda departamental o la señorita que sirve el café todos los días? Se dice que un motivo por sí solo no es suficiente para accionar o alcanzar una meta, se requiere de motivación y por ello van de la mano como un binomio perfecto de mente (idea, emoción) y cuerpo (acción).   En el arte, existe el leitmotiv como el motivo central recurrente en música, literatura, cine, pintura, expresado a través de melodías, frases, símbolos, colores, etc., dando así forma a la constante surgida de la inspiración. Traducido a la vida cotidiana, el motivo central recurrente bien puede ser la pareja, los hijos, un proyecto profesional o como dice la canción: “Quise con nuestros motivos motivar un tiempo nuestro y que motivo a motivo naciese un motivo nuevo.”    Hemos escuchado en algunas entrevistas de celebridades la pregunta: ¿qué te motivó para tal o cual asunto? Y hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros días una dosis de motivación y alcanzar las metas trazadas o unas nuevas si es preciso porque estamos al borde de terminar un año pandémico y ya confirmamos que nada es igual. El mundo cambió y exige de cada uno nuevas habilidades, nuevos conocimientos, nuevas preferencias, nuevos destinos ¿Cuál es ese motivo que nos impulsa a dejar la cama cada mañana?   Son #laspequeñascosas como una rosa pintada de azul o una simple estrellita de mar las que están llenas de motivos para seguir adelante. Mi motivo principal llegó en traje de niño hace siete años que se han ido volando; cada día el poder disfrutar su sonrisa al despertar y sentir su aliento cálido al dormir me hacen añadir motivos no solo a mi vida sino a la suya para que aprenda que los obstáculos se vencen, pero los motivos le dan sentido a la existencia y por ellos vale la pena vivir. Espero tener la sabiduría suficiente para enseñárselo y que el tiempo me alcance para lograrlo.   A manera de colofón: el fin de semana tuvimos dos desfiles en nuestro país: uno protocolario y oficial con motivo de la conmemoración de la revolución; el otro, informal y cultural a razón de mostrar al mundo la riqueza textil de artesanas y artesanos mexicanos. La pregunta es: ¿a quién se pretende mostrar qué, para qué y por qué? Un desfile es un escaparate que pretende mostrar y atraer la atención además de requerir recursos (muchos y de todo tipo) para su ejecución pero además ¿no es propio de la realeza los actos de bomba y platillo?, ¿no estamos en plena austeridad gubernamental y personal? Como decía, los motivos son personales, busquemos las respuestas ahí.  " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: motivo" ["post_excerpt"]=> string(184) "Hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros días una dosis de motivación y alcanzar las metas trazadas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-motivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-22 12:22:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-22 17:22:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72776" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17610 (24) { ["ID"]=> int(73027) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-29 14:18:23" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:18:23" ["post_content"]=> string(5504) "La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. John Steinbeck (1902-1968), escritor estadounidense, ganador del Nobel de Literatura.   Debo confesar que me asusta lo que veo cada día al salir a la calle y que no tiene nada que ver con variantes, semáforos epidemiológicos ni saturación de hospitales, sino con la vorágine que se ha formado tras el tiempo de confinamiento y la inactividad por la que pasamos en todos los sentidos. La necesidad (real) nos obliga a salir la calle por diversos motivos que van desde el compromiso laboral por conseguir el sustento diario, hasta el gusto por disfrutar de un rato de diversión, pasando por la convivencia familiar fuera de un espacio que al inicio de la pandemia era casi desconocido y después se convirtió en un cuarto de aislamiento de manicomio. Más allá del caos diario que empieza a percibirse a “nivel de cancha” (porque el transporte público ha vuelto a ser insuficiente, el tránsito de vehículos es imposible entre manifestaciones y ciclistas, los lugares públicos tienen lleno total entre ruido y prisas) también es posible notar un ambiente sombrío, desolador en las calles de la ciudad con negocios cerrados, abandonados, olvidados o asegurados para protegerlos de las expresiones radicales en las manifestaciones. No hace falta recorrer grandes distancias para percibir que nada es igual; el café de costumbre cerró porque sus dueños no sobrevivieron al COVID-19 o no pudieron soportar el pago de la renta o sus clientes no regresaron más, presas del home office y así por el estilo con los comercios pequeños (e incluso alguno que otro grande). Los códigos, usos y costumbres también han cambiado: una mujer puede ser motivo de agresión tanto de hombres como de mujeres porque o somos feministas todas y utilizamos lenguaje inclusivo o somos traidoras de la causa del feminismo y lo más penoso de todo es la agresión latente que corre por las venas de cada ciudadano que se nos cruza por el camino (a pie o en transporte público o peor aún, en auto). El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía. Como siempre digo: dejo el tema en manos de los especialistas. Yo solo estoy autorizada para compartir la experiencia en primera persona y el resultado no es alentador porque bastó una cita para comer con una artista joven, heredera de la nueva ola feminista, caminar unas calles por el centro histórico, utilizar el transporte público y hacer unas cuantas compras para notar el radicalismo, el hartazgo, la crueldad, la violencia y el impacto que los meses de confinamient. Las crisis por las que atravesamos han tatuado en cada uno, a diferentes niveles, claro está, pero la marca es visible para todos y tristemente no se trata de lo que algunos optimistas creían en los primeros meses de confinamiento respecto a que esta coyuntura nos haría más humanos, que nos cambiaría el paradigma para ser mejores y que saldríamos siendo mejores personas de lo que éramos, nada de eso es verdad, al menos no en la colectividad que se mueve a diario en lo que parece un inframundo urbano casi invisible. Digo que sentí tristeza en menos de cuatro horas durante un recorrido exprés al primer cuadro de la Ciudad de México, una tristeza que se agudizó porque tengo años caminando por el centro histórico y en mi última visita sentí todo menos identidad porque si bien en cada sexenio las reglas cambian, hoy se percibe un ambiente desolador que inclina más hacia el temor que a la esperanza, pero también es cierto que #laspequeñascosas de la vida incluyen tanto la luz como la oscuridad. Ya lo dijo Carl Jung: “La palabra felicidad perdería su sentido si no se equilibra con tristeza” porque las emociones son nuestro termómetro y  porque sentirnos tristes nos alerta para conducirnos hacia la felicidad nuevamente. Es una forma de recuperar el camino pero antes, debemos hacerle espacio, atravesarla, transformarla de forma positiva y aprender de ella para seguir adelante, siempre adelante y aunque el panorama sea desolador siempre es mejor enfocarse en aquello que sí podemos controlar (o al menos podemos intentarlo) como nuestras emociones. A manera de colofón: el día de ayer dio inicio el periodo de adviento (del latín adventus = venida), que en la religión cristiana significa el tiempo de preparación espiritual para recibir el nacimiento de Cristo y que es un periodo de introspección que invita a la reflexión en torno a las virtudes que se deben mejorar como la tolerancia, fe, amor y paz. Religiones y costumbres aparte, conviene aprovechar la temporada para meditar y hacer un recuento de lo que ha sido y significado este año pandémico, intentar planear lo que queremos lograr el siguiente año y agradecer por seguir vivos porque lo demás, viene detrás.  " ["post_title"]=> string(29) "Las pequeñas cosas: tristeza" ["post_excerpt"]=> string(199) "El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la buena educación, la tolerancia, el respeto y más aún, la empatía." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(27) "las-pequenas-cosas-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-29 14:29:05" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-29 19:29:05" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73027" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17665 (24) { ["ID"]=> int(72776) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-22 10:16:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-22 15:16:36" ["post_content"]=> string(4532) "Hay que atender no sólo a lo que cada cual dice, sino a lo que siente y al motivo porque lo siente.  – Cicerón (106 AC – 43 AC), pensador, orador y político romano.   El fin de mes (y año) se acerca peligrosamente entre promesas de buen fin, pasarelas, portadas de revista, desfiles y otras dosis de pan y circo que tanto gustan dar los políticos en turno (no importa cuándo se lea esto). No tendría por qué ser algo malo si no fuera porque funciona como un distractor que hará olvidar por un momento la actual situación de pandemia que cruza con la temporada de influenza estacional, sin mencionar la terrible crisis financiera y social; sin embargo, tener ratos de ocio y aventurarse a una que otra función también funciona para despejar la mente de la negatividad extrema y salvarse de morir.    Cierto es también que todos tienen (tenemos) un motivo (del lat. motivus = relativo al movimiento), materia prima del actuar, aunque en asuntos de política descubramos que una y otra vez dichos actos obedecen a intereses propios y no del bienestar en general. Pero ¿qué sucede con los ciudadanos de a pie?, ¿qué motivos tiene el vendedor de la tienda departamental o la señorita que sirve el café todos los días? Se dice que un motivo por sí solo no es suficiente para accionar o alcanzar una meta, se requiere de motivación y por ello van de la mano como un binomio perfecto de mente (idea, emoción) y cuerpo (acción).   En el arte, existe el leitmotiv como el motivo central recurrente en música, literatura, cine, pintura, expresado a través de melodías, frases, símbolos, colores, etc., dando así forma a la constante surgida de la inspiración. Traducido a la vida cotidiana, el motivo central recurrente bien puede ser la pareja, los hijos, un proyecto profesional o como dice la canción: “Quise con nuestros motivos motivar un tiempo nuestro y que motivo a motivo naciese un motivo nuevo.”    Hemos escuchado en algunas entrevistas de celebridades la pregunta: ¿qué te motivó para tal o cual asunto? Y hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros días una dosis de motivación y alcanzar las metas trazadas o unas nuevas si es preciso porque estamos al borde de terminar un año pandémico y ya confirmamos que nada es igual. El mundo cambió y exige de cada uno nuevas habilidades, nuevos conocimientos, nuevas preferencias, nuevos destinos ¿Cuál es ese motivo que nos impulsa a dejar la cama cada mañana?   Son #laspequeñascosas como una rosa pintada de azul o una simple estrellita de mar las que están llenas de motivos para seguir adelante. Mi motivo principal llegó en traje de niño hace siete años que se han ido volando; cada día el poder disfrutar su sonrisa al despertar y sentir su aliento cálido al dormir me hacen añadir motivos no solo a mi vida sino a la suya para que aprenda que los obstáculos se vencen, pero los motivos le dan sentido a la existencia y por ellos vale la pena vivir. Espero tener la sabiduría suficiente para enseñárselo y que el tiempo me alcance para lograrlo.   A manera de colofón: el fin de semana tuvimos dos desfiles en nuestro país: uno protocolario y oficial con motivo de la conmemoración de la revolución; el otro, informal y cultural a razón de mostrar al mundo la riqueza textil de artesanas y artesanos mexicanos. La pregunta es: ¿a quién se pretende mostrar qué, para qué y por qué? Un desfile es un escaparate que pretende mostrar y atraer la atención además de requerir recursos (muchos y de todo tipo) para su ejecución pero además ¿no es propio de la realeza los actos de bomba y platillo?, ¿no estamos en plena austeridad gubernamental y personal? Como decía, los motivos son personales, busquemos las respuestas ahí.  " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: motivo" ["post_excerpt"]=> string(184) "Hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros días una dosis de motivación y alcanzar las metas trazadas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-motivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-22 12:22:11" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-22 17:22:11" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72776" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(12) ["max_num_pages"]=> float(6) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e9ac196bda7c9297879fc10494a3173e" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: motivo

Hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón, darle a nuestros...

noviembre 22, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por encima de la...

noviembre 29, 2021




Más de categoría
Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Ideas para superar una ruptura amorosa de forma inteligente

Aplica la inteligencia emocional y manda a volar la tristeza y la apatía.

diciembre 1, 2021

Las pequeñas cosas: tristeza

El aislamiento nos ha convertido en fieras y al salir nuevamente a la tan ansiada “libertad” estamos pasando por...

noviembre 29, 2021

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021
Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Vivimos en la era de la saturación, de manera inconciente nos trepamos a ese tren que nos va arrastrando...

noviembre 25, 2021