Las pequeñas cosas: derrumbes

Siempre es conveniente recurrir a la historia para entender el presente y formar un criterio propio. 

27 de septiembre, 2021

El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe. 

– Alexis Carrel (1873-1944), biólogo y médico francés.

Los documentos históricos nos cuentan que un día como hoy de hace 200 años se consumaba la Independencia de México: “El 28 de septiembre de 1821, un día después de la entrada del Ejército Trigarante a la capital, se redactaba el acta de Independencia, de conformidad con el Plan de Iguala (…) La Nación Mexicana, que por trescientos años ni ha tenido voluntad propia, ni libre el uso de la voz, sale hoy de la opresión en que ha vivido” (México a través de los siglos. T. IV, p. 22). Como siempre digo, dejemos a los especialistas e investigadores que escriban al respecto pero siempre es conveniente recurrir a la historia para entender el presente y formar un criterio propio. 

Hace 200 años liberaron al pueblo de México de la opresión, en un contexto distinto, en una época diferente y gracias a personajes con otro pensamiento; en la actualidad, se viven otros tipos de opresión y de nuevo parece que nos enfrentamos a la falta de libertad de expresión en el sentido amplio de su significado pero esa, es otra historia y solo sirve como referente entre dos puntos de la historia mexicana. 

“Los hombres de todas las tendencias creían que la sola emancipación política resolvería los grandes problemas del país. No se ponderaban los males que la Revolución de Independencia había producido en el orden económico” (Martín Quirarte, Visión Panorámica de la Historia de México. Porrúa. 1994). Rescaté este párrafo por su similitud con la situación que vivimos en nuestros días pero disfrazada de “buena fe” en el actuar de nuestra esfera política a pesar del contexto pandémico y de la visible crisis económica que nos aqueja a todos aunque en diferentes niveles y que no es invisible aunque haya quienes parezcan vivir en el país de “nunca jamás” ( o que se niegan a aceptar su propio derrumbe), porque basta con darse un paseo por los bajos mundos del transporte colectivo para notar el incremento de vendedores ambulantes (incluidos niños de todas las edades, ancianos y discapacitados) y las peripecias que pasan para evitar ser descubiertos por el personal de vigilancia, principalmente los músicos y cantantes (los cuales muchas veces se les nota el profesionalismo y la precariedad en la que han caído). Por ello cabe preguntar: ¿cómo es que “primero los pobres” si son ellos, los más vulnerables, quienes más han resentido los efectos de la pandemia y la carestía? Pero no nos metamos en camisa de 11 varas.

Independencia o pandemia, ambas nos colocan en una situación de derrumbe (acción o efecto de derrumbar del latín *derupāre y éste de rupes = roca) porque algo se derriba, se precipita o se despeña (como en el cerro del Chiquihuite) en lo individual y en lo colectivo, porque no se trata de tener más o menos, de privilegios o desventajas sino de hu-ma-ni-dad que no es poca cosa. Nos derrumbamos no solo por vivir en una cañada mal planeada, también hay derrumbes necesarios como en el caso de construcciones afectadas por los sismos o cuando ya no es posible mantenerse de pie (en lo individual), cuando la existencia deja de tener un sostén, cuando perdemos el sentido de la vida; entonces caemos inevitablemente y es preciso volver a levantarse no encima de lo derrumbado sino en un nuevo proyecto (personal o arquitectónico).

Es posible salir de un derrumbe personal si se tiene la voluntad de recuperar #laspequeñascosas que dan sentido a la existencia pero de un derrumbe como nación cuesta más trabajo recuperarse, principalmente si la moral ha desaparecido del proyecto de nación (como pasa en algunos países) y además se es ciego para ver los efectos de la política aplicada.

“Derrumbe” (Oliverio Girondo):

Me derrumbé, caía entre astillas y huesos, entre llantos de arena y aguaceros de vidrio, cuando oí que gritaban: “¡Abajo!” “¡Más abajo!” y seguía cayendo, dando vueltas y vueltas, entre ásperas cenizas y gritos mutilados, “¡Abajo!” “¡Más abajo!” en espiral, rodando, envuelto en lo derruido, en turbios remolinos de trozos y fragmentos, de esquirlas, de gemidos, “¡Abajo!” “¡Más abajo!” entre escombros y ruinas ululantes, informes, a través de la asfixia, del horror, del misterio, más allá del aliento, de la luz, del recuerdo. 

Comentarios
object(WP_Query)#17676 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70880) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-10-2021" ["before"]=> string(10) "28-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70880) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-10-2021" ["before"]=> string(10) "28-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17675 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17682 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17684 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-10-2021" ["before"]=> string(10) "28-11-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-10-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-11-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70880) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17622 (24) { ["ID"]=> int(72139) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-01 10:01:32" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-01 15:01:32" ["post_content"]=> string(4486) "“¡Vieja andariega, dónde te habrás metido!”. Escupió y continuó su sendero sin tino.  – Francisca y la Muerte, Onelio Jorge Cardoso (1914 – 1986). Hoy es el día uno del undécimo mes de un año crítico que ha traído diversas experiencias a nivel tanto particular como global. Hoy se celebra a todos los santos y mañana a los fieles difuntos según lo marcado por el calendario y el discurso oficialista disfrazado de “Catrina” y bien dicen por ahí que “la calaca aunque se vista de Catrina, calaca se queda”, pues en su origen, dicho personaje fue conocido como “calavera garbancera” creado por el grabador José Guadalupe Posada como una crítica a las clases más privilegiadas en México. Nada hay más democrático que la muerte, de cara a ella todos somos iguales sin distinción de ningún tipo. Parece como si este año en particular, celebrar fuera necesario, urgente y prioritario después de las muchas defunciones que hemos acumulado por causa del COVID-19 porque en México la muerte se celebra en un grito colectivo que en realidad esconde un profundo dolor del que nadie habla porque es como si no existiera. Octavio Paz escribió:  “La muerte moderna no posee ninguna significación que la trascienda o refiera a otros valores. En casi todos los casos es, simplemente, el fin inevitable de un proceso natural. En un mundo de hechos, la muerte es un hecho más. Pero como es un hecho desagradable, un hecho que pone en tela de juicio todas nuestras concepciones y el sentido mismo de nuestra vida, la filosofía del progreso (¿el progreso hacia dónde y desde dónde?, se preguntaba Scheler) pretende escamotearnos su presencia. En el mundo moderno todo funciona como si la muerte no existiera. Nadie cuenta con ella.” (Todos Santos, Día de Muertos – El laberinto de la soledad). Colocamos altares para nuestros difuntos, realizamos ofrendas para ellos y entonces recuerdo lo que mi madre siempre dice: “¡Muerta ya para qué!”. Y en el fondo, tiene razón: lo importante es la vida, lo demás es tradición, ritual, tanatología, moda o simple costumbre y cada quién elige cómo realizarlo, pero el acto de ofrendar (entregar algo en obsequio o beneficio por un impulso de amor, solidaridad o acatamiento) va más allá. Y si bien lo aplicamos como parte de un ritual mortuorio, también es posible hacerlo en vida como muestra de gratitud pues ¿no es gracias a la vida que podemos tocar a los demás y ser tocados por ellos, para luego recordar sus actos cuando mueren? Entonces, ¿por qué no ofrendar en vida? cuando el viento toca la cara, cuando la lluvia refresca las flores, cuando el sol ilumina nuestro camino y la luna aparece cada ciclo en el cielo. Hagamos ofrendas en vida para recordar cuando aquéllos a quienes amamos ya no están más aquí para compartir pero permanecen en la memoria de las notas de una canción, en el aroma de las flores o en el sabor de una suculenta comida. En mi altar (simbólico) cada año aparecen mi tío Jorge, artista plástico y de quien heredé la vena artística; mi padre, que lo fue todo para mí; mi tía Alicia, matriarca de la familia y mi abuela materna, el pilar a quien no conocí. Espero que pasen muchos años más antes de integrar a alguien más, me gusta hacer algo especial cada año para ellos porque es mi manera de honrar sus vidas y la huella que dejaron en mí de diversas formas y porque la vida está hecha de #laspequeñascosas como los rituales, las flores y los aromas de cada ofrenda que brindamos desde el corazón. A manera de colofón:  – Francisca, ¿cuándo te vas a morir? Ella asomó la cabeza entre las hierbas y respondió con una tierna sonrisa: – ¡Nunca! ¡Siempre hay mucho que hacer!   " ["post_title"]=> string(28) "Las pequeñas cosas: ofrenda" ["post_excerpt"]=> string(152) "Colocamos altares para nuestros difuntos, realizamos ofrendas para ellos y entonces recuerdo lo que mi madre siempre dice: “¡Muerta ya para qué!”." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-ofrenda-2" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-01 10:02:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-01 15:02:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72139" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17672 (24) { ["ID"]=> int(72556) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content"]=> string(5484) "“La rapidez que es una virtud, engendra un vicio, que es la prisa.”  – Gregorio Marañón (1887 -1960), médico y escritor español. Lunes, que parece domingo entre semana (aunque suene a chiste), para disfrutar de un Buen Fin con ofertas comerciales por todas partes y con ello la sensación de que es cuestión de vida o muerte comprar todo cuanto se pueda (que no para lo que alcance) con el aguinaldo, que por cierto muchos no han cobrado todavía y otros ni siquiera cobrarán (por obvias razones pandémicas).  Cuando renuncié a mi vida laboral también lo hice a la idea de “nómina”, “quincena”, “aguinaldo”, “fin de semana”, “vacaciones” y todo ese argot laboral que utilizan quienes ocupan un lugar en las oficinas de esta ciudad, pero a cambio, disfruto de periodos vacacionales en momentos en los que todos laboran y de prestaciones que ningún puesto de organigrama otorga porque el mundo laboral funciona con fórmulas distintas a la vida cotidiana que lo hacen parecer enemigo de lo importante y esencial. Hace algunos días leí un tweet que me hizo reflexionar respecto a la actual cultura laboral: “¿Qué tal esto? México es de los países en los que se trabaja más horas al día. Pero esto es algo que tendrían que cuidar las empresas. No tendría que llegar hasta el Estado para ponerle un alto”. El mensaje se refería a una noticia que informaba respecto a que Portugal hace ilegal que los jefes envíen mensajes fuera del horario laboral como una nueva política para el “teletrabajo”, algo muy lejano de suceder en nuestro querido México en tiempos en los que (y cito al personaje de Mafalda) “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para la importante”.  Y ¿qué es eso importante? Para algunos será su familia, para otros la salud, algunos pensarán en su pareja y otros más en la reunión de jueves con los amigos, pero también lo es el descanso, la alegría, el momento del ocaso, la sonrisa de nuestro hijo al nacer o el abrazo de quien amamos: todo eso que nos perdemos por la manía de la prisa (de priesa = prontitud y rapidez, necesidad o deseo de ejecutar algo con urgencia), creyendo que por ir más rápido somos más productivos. Olvidamos que ni “Roma no se hizo en un día” ni la semilla florece al día siguiente de ser sembrada. En 2006 se estrenó “The Devil Wears Prada”, una comedia estadounidense que más tarde se volvió entrañable para el gusto popular y el cine comercial gracias a la entonces consolidación actoral de Meryl Streep y Stanley Tucci (actores principales del filme). En el clímax hay una diálogo entre Tucci y Hathaway en el que escuchamos decirle: “Avísame cuando toda tu vida esté arruinada, será el momento de un ascenso”. En las siguientes escenas, vemos cómo Andy (el personaje de Hathaway) alcanza el máximo nivel en su rango pero en contraste, descubre el entramado que exige el mundo laboral con jefes muy demandantes, horarios extremos, sacrificios personales e incluso, la pérdida de valores; lo cual no está dispuesta a sacrificar y decide renunciar para dedicarse a lo que realmente la apasiona. El guion está basado en la historia real de la asistente de Anna Wintour (editora de Vogue) y de él pueden desprenderse diversas lecciones pero eso será en otra colaboración. Lo cierto es que vivimos de prisa, casi contra reloj sumergidos en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar y un largo etcétera que nos separa de #laspequeñascosas de la vida y nos empuja a creer que un Buen Fin es sinónimo de aprovechar las “mejores ofertas del año”, pasar horas encerrados en centros comerciales y gastar lo poco o mucho que hemos ganado en el último año pandémico. De la pluma de Virginia Wolf: “No hay prisa. No hay necesidad de brillar. No es necesario ser nadie salvo uno mismo”. Se decía que la pandemia nos dejaría grandes lecciones de vida, que marcaría un cambio de paradigma para todos; tal vez así fue o tal vez no, cada uno que juzgue según su experiencia, lo cierto es que bien podemos aplicar eso de “Vísteme despacio que llevo prisa” porque esta experiencia se trata de vivir y no de sufrir. A manera de colofón: Se cumplen veinte meses desde que fuimos confinados en nuestros hogares a causa del COVID-19 y en distinta proporción tenemos una cierta necesidad de libertad, de divertirnos, de distraernos y de salir pero seguimos en pandemia, el virus sigue ahí fuera y desbordarnos ahora puede traer lamentables consecuencias. ¡No bajes la guardia!" ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: prisa" ["post_excerpt"]=> string(168) "La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin que nos demos cuenta." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-prisa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-15 10:24:19" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-15 15:24:19" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72556" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c3c78f0cfa6373d814d9da9829e97df5" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: prisa

La prisa provoca que nos sumerjamos  en una carrera por producir, lograr, destacar, adquirir, demostrar, consumir… mientras la vida se pasa sin...

noviembre 15, 2021

Las pequeñas cosas: ofrenda

Colocamos altares para nuestros difuntos, realizamos ofrendas para ellos y entonces recuerdo lo que mi madre siempre dice: “¡Muerta ya para qué!”.

noviembre 1, 2021




Más de categoría

Yo viví violencia - Día contra la violencia de género

Les platico un poco de mi historia, el por qué soy feminista y cómo decidí resignificar este episodio de...

noviembre 25, 2021
Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Siete efectivos trucos para ser más enfocado y productivo

Vivimos en la era de la saturación, de manera inconciente nos trepamos a ese tren que nos va arrastrando...

noviembre 25, 2021

Las pequeñas cosas: motivo

Hoy parece un buen momento para darle a nuestra vida un nuevo motivo, hacer las cosas por una razón,...

noviembre 22, 2021
¿López Obrador boicotea su visita a Washington?

¿López Obrador boicotea su visita a Washington?

En días recientes, el presidente López Obrador ha hecho declaraciones que podrían poner un ambiente hostil en su visita...

noviembre 18, 2021