Las pequeñas cosas: decepción

La forma más recomendable para curar una herida emocional es atravesando por el dolor y permitirse sentir lo que ocurre al momento en que surge la decepción.

3 de octubre, 2022 Las pequeñas cosas: decepción

“La mayoría de las cosas decepcionan hasta que miras profundamente”. -Graham Greene (1904 – 1991), escritor británico.  

Se dice de la decepción que es un pesar causado por un desengaño y/o la falta de verdad, además de ser un sentimiento de múltiples aristas como sorpresa, duelo, pena e impotencia; entre otros, al encontrarnos ante una expectativa no cumplida, la pérdida de lo anhelado (un empleo, una relación, una persona amada, etc.) o la frustración de no obtener el resultado deseado.

Decepciona no ser seleccionados en la escuela que elegimos para nuestra preparación profesional. Decepciona no pasar el periodo de prueba para obtener el empleo solicitado. Decepciona la confianza rota. Decepciona la mentira. Decepciona los resultados de la sección mexicana de futbol. Decepciona el discurso político. Decepciona la burocracia. Decepciona el actuar de una persona. Decepciona la traición. Decepciona el abandono de un padre a su hijo. Decepciona la apariencia. Decepciona la mediocridad.

Hoy día se habla mucho de resiliencia, de optimismo (mal entendido), de autoayuda y de muchas herramientas que permiten seguir adelante a pesar de los pesares; sin embargo, la forma más recomendable para curar una herida emocional es atravesando por el dolor y permitirse sentir lo que ocurre al momento en que surge la decepción por muy profunda que esta sea. 

La vida me ha llenado de decepciones pero no han bastado para dejarme tirada en el piso y de todas, la peor decepción llegó de la mano de mi hijo, no tanto por su imperfección como por la forma en que permitió que sus errores impactaran en su propio hijo. Decepción como aquélla que sentí al ver truncado el anhelo de ser orgullosamente UNAM por la huelga del 99. Decepción al otorgar toda la confianza en una persona y descubrir sus triquiñuelas a escondidas poniendo en jaque a todo un equipo de trabajo.

El idioma francés nos hereda una linda frase: Je suis déçu (Estoy decepcionado) y abarca todo lo que cabe en la maleta de la decepción aunque quedarse instalado ahí impide avanzar y tomar las decisiones correctas para pasar del estado de decepción al estado de esperanza. Evitar la expectativa reduce el nivel de la decepción pero no la evita del todo pues es parte del aprendizaje y resultado de una práctica de ensayo y error que nos permite evolucionar en todos los sentidos.

Sin miedo a la decepción pero sin exceso de confianza se pueden alcanzar las metas personales pues finalmente, la decepción es también una de #laspequeñascosas que si bien nos provocan un profundo dolor, son la vía directa para aprender a observar en lo profundo y huir de las apariencias o de lo superficial. La decepción es muy parecida al enojo aunque no desaparece tan fácil ni rápidamente y puede convertirse en un mal crónico al perder toda esperanza.

A manera de colofón: ¡El 2 de octubre no se olvida! Es la sentencia que se escucha año con año en protesta por los hechos ocurridos en la misma fecha pero del 68, lo cual se ha convertido más en una bandera para fines políticos que en protesta genuina pero la fecha es importante porque de manera paralela, en el año 2008 me independicé de la casa paterna y habité un departamento en Santa María la Ribera. Catorce años después, sigo aprendiendo a vagar por el mundo como la adulta funcional que debo ser para asegurar el bienestar de mi hijo. Octubre tiene mucho que ofrecer, este año es el ochenta aniversario de la mujer que ha acompañado mis pasos como madre, consejera, fiscal y abuela de Alonso: Teté, hermana mayor de mi madre y quien se hizo cargo de mí desde que tenía seis meses de edad. ¡Larga vida para ella y que su sabiduría me acompañe hasta el último de mis días!

Comentarios


object(WP_Query)#18807 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83996) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83996) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18811 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18809 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18810 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-01-2023" ["before"]=> string(10) "09-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83996) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18808 (24) { ["ID"]=> int(88077) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content"]=> string(11919) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes “La espiritualidad no es una fórmula; no es una prueba. Es una relación. La espiritualidad no se trata de competencia, se trata de intimidad.  La espiritualidad no se trata de la perfección, se trata de la conexión”. -Mike Yaconelli. En un mundo en el que niños y jóvenes están cada vez más sobreestimulados (sobre todo a través de la tecnología y los medios de difusión), en el que la inmediatez, los excesos, la violencia, la “cosificación” y la “desechabilidad” son parte del transcurrir cotidiano, en el que no creer en nada ni en nadie no es nada más común, sino que para muchos, además, parece “correcto”,  y en el que los padres (queriéndolo o no) deben ausentarse gran parte del día y dejarlos solos, la espiritualidad cobra un papel más que relevante en su desarrollo y formación integral: hoy ya no nada más es importante, hoy la necesitan. Lo primero que debemos tener claro al abordar este tema es que hablar de espiritualidad no significa, necesariamente, hablar de religión. Esta, además de ser una confusión generalizada es la causa principal del rechazo casi inmediato que muchos padres “sigloventiuneros” muestran al pensar siquiera en una formación espiritual para sus hijos. La realidad es que todos los seres humanos somos también seres espirituales y que la espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno que nos permita convivir con el mundo de manera feliz y armoniosa (suena sencillo pero no lo es tanto; al menos no si no lo hemos aprendido desde pequeños y/o no contamos con las herramientas suficientes para alcanzar estos objetivos). Tiene que ver, también, con encontrar respuestas a las preguntas trascendentales que la humanidad se ha hecho desde el inicio de los tiempos (¿por qué y para qué estamos aquí? ¿Hacia dónde vamos? ¿Tiene sentido lo que hacemos? ¿Para qué vivir?) y, en este sentido, los niños son verdaderos maestros, tanto por su inagotable curiosidad, como por el sentido espiritual innato que demuestran a cada instante. Beneficios de la espiritualidad Entendiendo entonces, la espiritualidad como el conjunto interno de creencias, actitudes, valores y disciplina que nos permite encontrar la paz interior, estimular la esperanza, reforzar las conductas positivas y, lo más importante, dar un verdadero sentido a todo lo que hacemos, algunos de los beneficios que aporta la realización de cualquier actividad espiritual, son (respuestas obtenidas en una encuesta realizada a jóvenes por Antonhy James, investigador de la Universidad de Missouri): – Tener un propósito – Mantener vínculos, incluidos aquellos que se establecen con un poder superior (normalmente Dios), con otras personas y con la naturaleza. – Tener una base de bienestar que incluya la alegría y la plenitud, la energía y la paz. – Tener convicción. – Tener autoconfianza. – Tener el impulso de la virtud, por ejemplo, estar motivado para hacer lo correcto y decir la verdad. También, de forma más general, podemos mencionar:
  • Descubrir el sentido de la vida.
  • Mejorar los sentimientos de paz.
  • Sobrellevar los tiempos difíciles y de estrés.
  • Sentirse más seguro y acompañado.
  • Comunicarse mejor con las personas más cercanas.
  • Evitar la violencia.
  • Rechazar las drogas o el alcohol.
  • La capacidad de pensar en temas abstractos.
  • Poder reflexionar sobre uno mismo (metareflexión).
  • Ver el mundo desde otras perspectivas
¿Y qué dice la ciencia? Además de encuestas como la mencionada anteriormente, numerosos estudios científicos se han enfocado en analizar detalladamente el impacto de la espiritualidad en niños y jóvenes y, en general, en los seres humanos, arrojando datos como:
  • En un estudio llevado a cabo por psicólogos del Spirituality Mind Body Institute, se concluyó que los niños con una espiritualidad más desarrollada tienen un 40% menos de probabilidades de usar y abusar de sustancias, un 60% menos de estar deprimidos en la adolescencia y un 80% menos de probabilidades de tener relaciones sexuales peligrosas o sin protección.
  • Otro estudio, realizado el año pasado por científicos de la University of British Columbia de Canadá y en el que participaron 761 niños, señaló que la espiritualidad influye hasta en un 26% en la felicidad infantil, mientras que otros aspectos como el dinero sólo tienen una influencia del 1%.
  • Desde la perspectiva neurocientífica “la espiritualidad” no es  un concepto religioso sino que es una función inherente al cerebro humano y que está presente aún en aquellas personas que no tienen fe religiosa alguna.
  • Neurocientíficos como Andrew Newberg, autor del libro “Principles of Neurotheology” han demostrado que el cerebro de los monjes budistas, acostumbrados durante años a practicar la meditación, muestran un menor envejecimiento neuronal, mayor capacidad de memoria y retención e incluso una mejor resistencia a la sensación del dolor.
Y entonces… ¿Cómo podemos desarrollar la espiritualidad en nuestros hijos y alumnos? Partiendo del hecho de que la práctica de la espiritualidad está profundamente ligada a la curiosidad humana, a la motivación y la creatividad, a la necesidad de canalizar emociones como el miedo, la ansiedad, la sensación de soledad, el estrés y, el vacío, además de la búsqueda del bienestar interno, la calma mental y la sanación emocional, algunas estrategias que ayudarán a desarrollarla en niños y jóvenes (y, por supuesto, en nosotros mismos), pueden ser:
  • Aprender a vivir en el aquí y el ahora.
  • Buscar momentos de paz, reflexión y contemplación.
  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Meditar
  • Practicar yoga.
  • Promover la gratitud como un hábito diario.
  • Servir a los demás.
  • Hacer reflexiones en familia.
  • Apreciar y practicar las disciplinas artísticas.
  • Escribir los pensamientos y sentimientos propios frecuentemente.
  • Establecer “rituales” al despertar o antes de dormir (como dar gracias).
  • Valorar la vida en cualquiera de sus expresiones.
  • Escuchar el silencio.
Y la religión… ¿Dónde queda entonces? No hay duda de que si se tienen creencias religiosas, estas representarán, no nada más un gran punto de partida en la búsqueda del bienestar interno, sino, además, un gran soporte espiritual y emocional en el desarrollo de niños y jóvenes. La creencia en que existe algo más grande que nosotros, a partir del fundamento filosófico y el sistema de valores que cada religión represente, puede ayudarles a saber y sentir que no están solos, a a reforzar sus valores y su sentido ético, y a encontrar la fortaleza espiritual necesaria para alejarse, con mayor convicción, de situaciones de riesgo. Sin embargo, sea cual sea la fe o el sentido religioso que pretendamos inculcarles lo más importante es hacerlo desde un lugar que, más allá de los dogmas o la “divinidad”, les presente figuras espirituales “aterrizadas”, que también fueron humanas, que tuvieron grandes luchas internas, que sufrieron y gozaron como cualquiera de nosotros y que lograron alcanzar esa “santidad” o “”perfección” a base de fortaleza espiritual y de un profundo amor por los demás. Un niño feliz y espiritual será un adulto sano y exitoso Como vemos entonces, encontrar la paz interna, aprender a ser agradecidos por lo que se tiene y construir todo un sistema de valores que ayude a sobrellevar con fortaleza las vicisitudes de la vida, no es resultado de una fórmula mágica, sino un proceso permanente en el que padres y colegio debemos participar cerrando filas todos los días, en cada aspecto y a cada instante, para que los niños y jóvenes que hoy están en nuestras manos, crezcan con las herramientas que les permitan no sólo ser adultos sanos y felices, sino también los afortunados creadores de una realidad infinitamente más armoniosa, feliz y mejor. Visita nuestra página y conoce el modelo educativo integral que estás buscando para tu familia." ["post_title"]=> string(93) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes" ["post_excerpt"]=> string(183) "La espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(85) "cuestion-de-fe-etica-o-valores-la-importancia-de-la-espiritualidad-en-ninos-y-jovenes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18784 (24) { ["ID"]=> int(87654) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-12 10:23:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 15:23:03" ["post_content"]=> string(3017) "Hola, me da mucho gusto encontrarte nuevamente en este espacio cuyo propósito principal es contribuir a tu BienEstar.  ¿Cuántas veces al día te sientes enojado y tienes la sensación de que la causa es ajena a ti? ¿Cuántas veces has sentido tristeza y crees firmemente que otros son los culpables? Te tengo una noticia: esta creencia es falsa porque nadie tiene el poder para actuar en ti. Los sentimientos se generan en tu interior, por lo tanto, eres el único responsable de lo que sientes.  Sé que ahora mismo estás diciendo: “Pero es que mi esposo me dijo… mi jefe me hizo… mi mamá me lastimó… mi hijo provocó que…” Una vez más te digo que esto es una mentira. Y es que cada persona es libre de actuar y pensar como le venga en gana, ya hemos hablado en este espacio de que es imposible controlar las acciones y los pensamientos de los demás, ¿recuerdas? Únicamente es posible tener el control de ti, y lo tienes. Entonces, cada que llegue a tu cabeza el pensamiento de que tu enojo, tristeza o frustración es causado por alguien más, piensa en esto: “las personas solo actúan, soy yo quien decido si esas acciones me afectan o no”, así de simple.  Reconozco que trasladarlo al campo práctico no siempre es sencillo, sobre todo porque es necesario romper el pilar sobre el cual se sostienen muchas creencias, sin embargo, te aseguro que si abres tu conciencia y cambias tu manera de pensar, poco a poco tu vida se trasformará para bien. Las decisiones que toma otro ser humano solo le corresponden a él o ella, igual que sus consecuencias, así que deja todo en su cancha. Lo que sí está en tu área de juego es DECIDIR cómo actuarás ante dicha situación. Si te enojas, te frustras o entristeces será porque eso elegiste; si por el contrario, eliges seguir adelante pensando en que la otra persona habrá tenido sus razones para actuar como lo hizo, entonces te liberas y el otro deja de controlarte de manera indirecta.  No le entregues tu poder a nadie, lo haces cuando crees que tu forma de sentir depende de los actos ajenos. Recuerda: la gente solo toma decisiones, la vida solo coloca retos frente a ti, pero tú siempre tienes la última palabra, tú tienes libertad para decidir cómo actuar ante cada situación, eso representa un poder enorme, ¡ejércelo! Gracias por leerme. Es un placer leer tus comentarios.  https://nancy-fuentes.webnode.mx/ [email protected] WhatsApp: 55 20 82 88 71" ["post_title"]=> string(34) "Deja atrás el enojo y la tristeza" ["post_excerpt"]=> string(79) "Con este tip darás un giro de 180 grados y mejorarás notablemente tu vida. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "deja-atras-el-enojo-y-la-tristeza" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-12 10:23:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 15:23:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87654" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18808 (24) { ["ID"]=> int(88077) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content"]=> string(11919) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes “La espiritualidad no es una fórmula; no es una prueba. Es una relación. La espiritualidad no se trata de competencia, se trata de intimidad.  La espiritualidad no se trata de la perfección, se trata de la conexión”. -Mike Yaconelli. En un mundo en el que niños y jóvenes están cada vez más sobreestimulados (sobre todo a través de la tecnología y los medios de difusión), en el que la inmediatez, los excesos, la violencia, la “cosificación” y la “desechabilidad” son parte del transcurrir cotidiano, en el que no creer en nada ni en nadie no es nada más común, sino que para muchos, además, parece “correcto”,  y en el que los padres (queriéndolo o no) deben ausentarse gran parte del día y dejarlos solos, la espiritualidad cobra un papel más que relevante en su desarrollo y formación integral: hoy ya no nada más es importante, hoy la necesitan. Lo primero que debemos tener claro al abordar este tema es que hablar de espiritualidad no significa, necesariamente, hablar de religión. Esta, además de ser una confusión generalizada es la causa principal del rechazo casi inmediato que muchos padres “sigloventiuneros” muestran al pensar siquiera en una formación espiritual para sus hijos. La realidad es que todos los seres humanos somos también seres espirituales y que la espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno que nos permita convivir con el mundo de manera feliz y armoniosa (suena sencillo pero no lo es tanto; al menos no si no lo hemos aprendido desde pequeños y/o no contamos con las herramientas suficientes para alcanzar estos objetivos). Tiene que ver, también, con encontrar respuestas a las preguntas trascendentales que la humanidad se ha hecho desde el inicio de los tiempos (¿por qué y para qué estamos aquí? ¿Hacia dónde vamos? ¿Tiene sentido lo que hacemos? ¿Para qué vivir?) y, en este sentido, los niños son verdaderos maestros, tanto por su inagotable curiosidad, como por el sentido espiritual innato que demuestran a cada instante. Beneficios de la espiritualidad Entendiendo entonces, la espiritualidad como el conjunto interno de creencias, actitudes, valores y disciplina que nos permite encontrar la paz interior, estimular la esperanza, reforzar las conductas positivas y, lo más importante, dar un verdadero sentido a todo lo que hacemos, algunos de los beneficios que aporta la realización de cualquier actividad espiritual, son (respuestas obtenidas en una encuesta realizada a jóvenes por Antonhy James, investigador de la Universidad de Missouri): – Tener un propósito – Mantener vínculos, incluidos aquellos que se establecen con un poder superior (normalmente Dios), con otras personas y con la naturaleza. – Tener una base de bienestar que incluya la alegría y la plenitud, la energía y la paz. – Tener convicción. – Tener autoconfianza. – Tener el impulso de la virtud, por ejemplo, estar motivado para hacer lo correcto y decir la verdad. También, de forma más general, podemos mencionar:
  • Descubrir el sentido de la vida.
  • Mejorar los sentimientos de paz.
  • Sobrellevar los tiempos difíciles y de estrés.
  • Sentirse más seguro y acompañado.
  • Comunicarse mejor con las personas más cercanas.
  • Evitar la violencia.
  • Rechazar las drogas o el alcohol.
  • La capacidad de pensar en temas abstractos.
  • Poder reflexionar sobre uno mismo (metareflexión).
  • Ver el mundo desde otras perspectivas
¿Y qué dice la ciencia? Además de encuestas como la mencionada anteriormente, numerosos estudios científicos se han enfocado en analizar detalladamente el impacto de la espiritualidad en niños y jóvenes y, en general, en los seres humanos, arrojando datos como:
  • En un estudio llevado a cabo por psicólogos del Spirituality Mind Body Institute, se concluyó que los niños con una espiritualidad más desarrollada tienen un 40% menos de probabilidades de usar y abusar de sustancias, un 60% menos de estar deprimidos en la adolescencia y un 80% menos de probabilidades de tener relaciones sexuales peligrosas o sin protección.
  • Otro estudio, realizado el año pasado por científicos de la University of British Columbia de Canadá y en el que participaron 761 niños, señaló que la espiritualidad influye hasta en un 26% en la felicidad infantil, mientras que otros aspectos como el dinero sólo tienen una influencia del 1%.
  • Desde la perspectiva neurocientífica “la espiritualidad” no es  un concepto religioso sino que es una función inherente al cerebro humano y que está presente aún en aquellas personas que no tienen fe religiosa alguna.
  • Neurocientíficos como Andrew Newberg, autor del libro “Principles of Neurotheology” han demostrado que el cerebro de los monjes budistas, acostumbrados durante años a practicar la meditación, muestran un menor envejecimiento neuronal, mayor capacidad de memoria y retención e incluso una mejor resistencia a la sensación del dolor.
Y entonces… ¿Cómo podemos desarrollar la espiritualidad en nuestros hijos y alumnos? Partiendo del hecho de que la práctica de la espiritualidad está profundamente ligada a la curiosidad humana, a la motivación y la creatividad, a la necesidad de canalizar emociones como el miedo, la ansiedad, la sensación de soledad, el estrés y, el vacío, además de la búsqueda del bienestar interno, la calma mental y la sanación emocional, algunas estrategias que ayudarán a desarrollarla en niños y jóvenes (y, por supuesto, en nosotros mismos), pueden ser:
  • Aprender a vivir en el aquí y el ahora.
  • Buscar momentos de paz, reflexión y contemplación.
  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Meditar
  • Practicar yoga.
  • Promover la gratitud como un hábito diario.
  • Servir a los demás.
  • Hacer reflexiones en familia.
  • Apreciar y practicar las disciplinas artísticas.
  • Escribir los pensamientos y sentimientos propios frecuentemente.
  • Establecer “rituales” al despertar o antes de dormir (como dar gracias).
  • Valorar la vida en cualquiera de sus expresiones.
  • Escuchar el silencio.
Y la religión… ¿Dónde queda entonces? No hay duda de que si se tienen creencias religiosas, estas representarán, no nada más un gran punto de partida en la búsqueda del bienestar interno, sino, además, un gran soporte espiritual y emocional en el desarrollo de niños y jóvenes. La creencia en que existe algo más grande que nosotros, a partir del fundamento filosófico y el sistema de valores que cada religión represente, puede ayudarles a saber y sentir que no están solos, a a reforzar sus valores y su sentido ético, y a encontrar la fortaleza espiritual necesaria para alejarse, con mayor convicción, de situaciones de riesgo. Sin embargo, sea cual sea la fe o el sentido religioso que pretendamos inculcarles lo más importante es hacerlo desde un lugar que, más allá de los dogmas o la “divinidad”, les presente figuras espirituales “aterrizadas”, que también fueron humanas, que tuvieron grandes luchas internas, que sufrieron y gozaron como cualquiera de nosotros y que lograron alcanzar esa “santidad” o “”perfección” a base de fortaleza espiritual y de un profundo amor por los demás. Un niño feliz y espiritual será un adulto sano y exitoso Como vemos entonces, encontrar la paz interna, aprender a ser agradecidos por lo que se tiene y construir todo un sistema de valores que ayude a sobrellevar con fortaleza las vicisitudes de la vida, no es resultado de una fórmula mágica, sino un proceso permanente en el que padres y colegio debemos participar cerrando filas todos los días, en cada aspecto y a cada instante, para que los niños y jóvenes que hoy están en nuestras manos, crezcan con las herramientas que les permitan no sólo ser adultos sanos y felices, sino también los afortunados creadores de una realidad infinitamente más armoniosa, feliz y mejor. Visita nuestra página y conoce el modelo educativo integral que estás buscando para tu familia." ["post_title"]=> string(93) "¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes" ["post_excerpt"]=> string(183) "La espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo lo que hacemos y a lograr un equilibrio interno. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(85) "cuestion-de-fe-etica-o-valores-la-importancia-de-la-espiritualidad-en-ninos-y-jovenes" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-23 14:10:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 19:10:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88077" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2440829d16989ab684f3b3da0d816ddd" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

¿Cuestión de fe, ética o valores? La importancia de la espiritualidad en niños y jóvenes

La espiritualidad, más allá de cualquier religión, doctrina o culto, se refiere a la vida interior, a encontrar un sentido a todo...

enero 23, 2023
enojo y la tristeza

Deja atrás el enojo y la tristeza

Con este tip darás un giro de 180 grados y mejorarás notablemente tu vida.

enero 12, 2023




Más de categoría
Hazlo

Hazlo

El título de este escrito te sugiere convertirte en protagonista de la historia que se llama Vida.

febrero 7, 2023
textos de elizabeth cruz

Las pequeñas cosas: costumbres

“Los satisfechos, los felices, no aman; se duermen en la costumbre”. -Miguel de Unamuno (1864-1936), filósofo y escritor español. 

febrero 6, 2023
la soledad

La soledad, mi mejor compañía

Ahora entiendo por qué a nadie le gusta la soledad, pues ella te lleva a mirar el interior de...

febrero 3, 2023