Las pequeñas cosas: cuidado

En un sentido amplio el cuidado implica tomar una serie de acciones que nos conduzcan al bienestar personal y colectivo.

14 de marzo, 2022

“Estoy absolutamente convencido que ninguna riqueza del mundo puede ayudar a que progrese la humanidad. El mundo necesita paz permanente y buena voluntad perdurable.” 

– Albert Einstein (1879 – 1955).

La frase inicial de esta colaboración incluye la palabra paz como clave de progreso humano. Justo ahora nos hallamos en un momento en que, a nivel mundial, pareciera que no existe rincón alguno en calma. Parece como si el futuro inmediato estuviera marcado por la tragedia, la guerra, la violencia o la enfermedad y frente a un panorama tan desolador ¿qué se puede hacer?

El primer paso para estar mejor tiene que ver con nosotros mismos y con el cuidado que nos ponemos en lo que pensamos, hacemos, sentimos y decimos. ¿Tarea fácil? Parece que no. La acción de cuidar (del latín cogitatus = pensamiento) implica asistir, guardar, conservar y es también una solicitud y atención para hacer bien algo. ¿Hacer bien o conservar qué? 

La Madre Teresa de Calcuta (misionera libanesa / 1910 – 1997) escribió: “La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino más bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos.” Y de una u otra forma el contexto pandémico nos puede llevar a una situación de descuido por la falta de certidumbre, de estabilidad y de equilibrio y porque cada vez se vuelve más importante sobrevivir, terminar el día sin novedad aparente y seguir adelante.

¿Qué significa cuidar? ¿Cómo es cuidar? Creemos que lo hacemos todos los días porque nos aseamos, comemos, dormimos o nos ejercitamos, pero el cuidado va más allá de hacerlo en primera persona. Podemos ser muy pulcros en el cuidado personal pero insultar al primer individuo que se nos cruce en el camino porque no estamos cuidando nuestros pensamientos ni nuestras emociones y tenemos ganas de echar pestes (aunque sea la persona incorrecta para hacerlo), buscamos quien la pague y no quien la hizo.

Cuidar, en un sentido amplio (y no simplemente ligado a la enfermería), implica una serie de pasos que conducen al bienestar personal y colectivo. En el momento más álgido de la pandemia circuló en redes una campaña enfocada al ciudad para fomentar el uso del cubrebocas. Bajo el lema: “Te cuidas tú, nos cuidamos todos” la intención era crear conciencia en que no se trata de algo individual sino social. Al día de hoy parece (alarmantemente) que las medidas están más relajadas y que ya no importa seguir con el cuidado básico, pero esto no ha pasado y no existe evidencia científica para asumir que ¡ya la libramos!

El cuidado no se limita a las enfermedades, sino que se encuentra justo un paso antes como una forma de prevención aunque se le relacione directamente con la labor de enfermería cuando estamos en el hospital. También somos cuidadosos con los bebés o con los ancianos. Extremamos cuidados al colocarnos en una situación de riesgo, es decir, que el cuidado está presente en nuestra vida pero somos poco conscientes de lo que ocurre cuando lo dejamos de lado y tampoco nos educan para el cuidado ajeno (sin distinción de género).

Cuidar de una anciana al cruzar la calle, cuidar de no hacer ruido en un hospital, cuidar de no golpear a alguien por accidente en el transporte público, cuidar al otro de manera permanente como una regla de vida y no solo por mandato social ante una pandemia.

Cuidar nuestras palabras y acciones, cuidar nuestras emociones, cuidar nuestras intenciones, cuidar nuestros pensamientos. Cuidar en primera, segunda y tercera persona del singular y del plural porque somos humanos y el cuidado es parte de #laspequeñascosas que debemos procurar si estamos en el camino de dejar un mundo mejor del que encontramos. Cuidar no cuesta nada y puede ser la gran diferencia entre una vida llena de paz o inmersa en el temor y la violencia.

A manera de colofón: recuperemos la bonita costumbre de despedirnos con un “Cuídate mucho” porque ello significa que me interesas, que me ocupo de ti y que pese a vivir tiempos violentos siempre hay alguien que te cuida y me cuida. Normalicemos el cuidado como una forma de prevención y demostración de amor.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18546 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(76554) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-04-2022" ["before"]=> string(10) "24-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(76554) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-04-2022" ["before"]=> string(10) "24-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18544 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18557 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18654 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "26-04-2022" ["before"]=> string(10) "24-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(466) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-26 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-24 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (76554) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18541 (24) { ["ID"]=> int(78564) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content"]=> string(4516) "La naturaleza, dueña original de un planeta  que ahora llamamos “nuestro”, no deja de filtrarse entre los elementos hechos por el hombre, para manifestarse en sus muy diversas formas.   Cuando evocamos nuestros primeros recuerdos de  infancia, invariablemente surgirán elementos naturales en patios, parques o pequeñas macetas en casa de la abuela.  La naturaleza con su variedad de colores, aromas y texturas, nos acompaña desde los primeros años de vida hasta el momento actual.  Sucede, sin embargo, que hemos dejado de apreciar sus características. Damos por hecho su existencia y así dejamos de apreciar su magnificencia. Esta mañana salí a mi patio en el cual convive más de una docena de macetas con variedades de plantas de ornato o de olor a las que paso visita.  La gardenia comenzó a dar flores hace poco más de una semana.  A ratos me resisto a cortarlas y colocarlas en un florero en el interior de la casa.  Esta vez no me pude resistir; han proliferado tanto, que me traje tres de ellas que coloqué a un lado de mi ordenador. No deja de asombrarme la mansedumbre de estos seres vivos, que se someten a la voluntad del ser humano con total docilidad. Conforme las poblaciones crecen y se diversifican, los seres vivientes adoptan un orden impuesto desde fuera.   Las plantas lo hacen, como lo hacen también las aves de corral o aquellos animales que preparamos para convertirlos en nuestras mascotas.  La pregunta sería: ¿Hasta qué punto tenemos la sensibilidad o la destreza para manejarlos de la mejor manera…? Vivimos en un mundo posmoderno muy visual.  Tienen poca participación los sentidos más allá de la vista y el oído.  Tal vez no registremos estímulos que el olfato, el gusto o el tacto nos transmiten, y que finalmente enriquecen nuestras percepciones.  Dichos estímulos están en nuestro entorno inmediato, esperando ser descubiertos, pero son tantas las veces que el radio que abarcan  nuestros sentidos no alcanza a incluirlos.  De hecho, de esa forma nos estamos perdiendo gran parte de la fiesta de la vida. Hace algunos días leí un fragmento que me agradó: En esta vida la dicha no depende de aquello que nos suceda, sino de cómo asumamos lo que nos sucede.   Como tantas otras situaciones en torno nuestro, a mayor apertura de los sentidos hacia el exterior, desarrollamos una oportunidad más amplia  para gozar por el camino.  Al contrario, entre más nos encerremos en nuestros propios asuntos, más se limita el panorama.  Hallamos un menor número de elementos capaces de provocar  sensaciones dignas de ser recordadas. ¡Qué maravilloso resulta hallarnos en la proximidad de la naturaleza, sea cual sea su extensión! Descubrir cómo interactúan unos elementos con otros para resultar en prodigios que se van sucediendo, uno tras otro, para nuestro goce.  Nuestros niños de brazos vienen con el equipo digital incluido; la pantalla captura su atención por la luz, el movimiento y el sonido.  Dichos elementos atrapan su atención a la vez que inhiben el desarrollo de la corteza prefrontal.  Desde bebés ellos se vuelven pasivos frente a lo que ocurre en su entorno y van restando importancia a la toma de decisiones en su día a día.  Avanzan a un punto de esperar que otros determinen por ellos, lo que se vuelve grave, tanto para su vida personal como colectiva. A ratos, haciendo uso de la imaginación, intento comparar los aprendizajes de un ser humano antes y después del uso masivo de adminículos digitales.  Hallo que es una labor titánica trabajar en captar la atención de los pequeños cuando hay tantos distractores electrónicos.  Definitivamente la realidad presencial es mucho más rica que la virtual, así esta última se nos presente muy atractiva. Habrá, sin embargo, que entrenar a esos niños para utilizar los elementos que el mundo real nos ofrece.  El desarrollo de la sensibilidad y el cuidado frente a las diversas formas de vida permitirá que se organicen sociedades en las que la belleza, el respeto y la empatía lleven la batuta.  No se necesitan recursos extraordinarios: desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra." ["post_title"]=> string(21) "Las mejores lecciones" ["post_excerpt"]=> string(119) "Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-mejores-lecciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18463 (24) { ["ID"]=> int(78591) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-04 09:24:36" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-04 14:24:36" ["post_content"]=> string(4133) "Cuando preparas un viaje sigues diversos pasos con el objetivo de que todo salga bien y disfrutes; buscas los precios que se ajustan a tu presupuesto, eliges la aerolínea o línea de autobús que te trasladará además de una cadena hotelera, etc. Entre las sugerencias para que el traslado sea más placentero está la de llevar pocas cosas a fin de tener mayor movilidad.  A menudo se nos olvida que la vida también es un viaje y por lo tanto vale la misma recomendación. Pero, ¿cómo ir más ligeros? Cuando iniciamos el recorrido (nacemos) nos arrojan prácticamente sin nada, por eso los primeros años los vivimos de una manera muy libre, pero a medida que vamos creciendo vamos llenando primero bolsas, luego mochilas y al final maletas completas que nos impiden movernos con la misma ligereza y nuestro viaje se torna cada vez más pesado.  ¿Qué cargamos en esos contenedores? Apego. Nos resistimos a soltar, nos aferramos a los bienes materiales y a las personas. No comprendemos que todo en esta vida es prestado, TODO. Aprendamos a disfrutar mientras las cosas/personas estén con nosotros, pero cuando por alguna razón tengan que irse, simplemente agradezcamos y dejemos ir. No es sencillo, lo sé, pero es posible.  Miedo. Es positivo porque nos alerta del peligro, empero, se vuelve una carga cuando permitimos que nos domine. El miedo sólo se supera experimentando eso a lo que tanto le tememos; no siempre es fácil pero es la mejor manera de derrotarlo.  Culpa. Tiene mucho que ver con el “deber ser”. La mejor forma de prevenirla es viviendo en la consciencia para actuar con responsabilidad y dejando el pasado en su lugar, pues ya no existe. Tampoco permitas que tu dirección esté marcada por la opinión de los demás o por lo que, desde su juicio, es “bueno”, “malo” para ti. Nada es bueno ni malo per se, sólo hay opciones diversas y cada quien es libre de elegir la que más le conviene con base en lo que mejor le ajusta en un momento determinado de su vida.  Sé simple. La simplicidad conduce a la felicidad. Hace unas semanas te compartí 10 pasos para simplificar tu vida. Te animo a revisarlos nuevamente https://ruizhealytimes.com/vivir-mejor/simplifica-tu-vida-siguiendo-10-pasos/ Establece tus prioridades. Si lo tienes claro sabrás mejor qué decisiones tomar y hacia dónde dirigirte, con mayor certeza.  Asegúrate de no empacar el traje de víctima. Suena tentador portarlo pero te aseguro que no deja nada bueno. Cuando nos sentimos víctimas no tenemos la posibilidad de elegir toda vez que creemos que lo que nos sucede siempre es responsabilidad de otros, o del destino. Si quieres ser el dueño de tu vida (¡lo eres!) sé responsable de tus acciones en todo momento.  La lista puede ser más larga, pero con que te asegures de no ir cargando lo anterior te garantizo que te sentirás mucho más ligero. Sonreír también hace el viaje más placentero ☺ Gracias por leerme en este espacio. Si te aportaron algo positivo estas ideas te pido que las compartas en tus redes sociales. Si deseas mejorar algún aspecto de tu vida cotidiana mediante una charla personalizada mándame un mensaje vía e-mail o WhatsApp. Igual si te interesa una experiencia espiritual gratificante.  [email protected] / 55 20 82 88 71 / LinkedIn: Nancy Fuentes Juárez" ["post_title"]=> string(13) "VIAJAR LIGERO" ["post_excerpt"]=> string(125) "Esta vez no me refiero a los viajes para conocer algún destino turístico sino a al viaje más importante: el de tu vida. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "viajar-mas-ligero" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-04 11:17:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-04 16:17:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78591" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18541 (24) { ["ID"]=> int(78564) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content"]=> string(4516) "La naturaleza, dueña original de un planeta  que ahora llamamos “nuestro”, no deja de filtrarse entre los elementos hechos por el hombre, para manifestarse en sus muy diversas formas.   Cuando evocamos nuestros primeros recuerdos de  infancia, invariablemente surgirán elementos naturales en patios, parques o pequeñas macetas en casa de la abuela.  La naturaleza con su variedad de colores, aromas y texturas, nos acompaña desde los primeros años de vida hasta el momento actual.  Sucede, sin embargo, que hemos dejado de apreciar sus características. Damos por hecho su existencia y así dejamos de apreciar su magnificencia. Esta mañana salí a mi patio en el cual convive más de una docena de macetas con variedades de plantas de ornato o de olor a las que paso visita.  La gardenia comenzó a dar flores hace poco más de una semana.  A ratos me resisto a cortarlas y colocarlas en un florero en el interior de la casa.  Esta vez no me pude resistir; han proliferado tanto, que me traje tres de ellas que coloqué a un lado de mi ordenador. No deja de asombrarme la mansedumbre de estos seres vivos, que se someten a la voluntad del ser humano con total docilidad. Conforme las poblaciones crecen y se diversifican, los seres vivientes adoptan un orden impuesto desde fuera.   Las plantas lo hacen, como lo hacen también las aves de corral o aquellos animales que preparamos para convertirlos en nuestras mascotas.  La pregunta sería: ¿Hasta qué punto tenemos la sensibilidad o la destreza para manejarlos de la mejor manera…? Vivimos en un mundo posmoderno muy visual.  Tienen poca participación los sentidos más allá de la vista y el oído.  Tal vez no registremos estímulos que el olfato, el gusto o el tacto nos transmiten, y que finalmente enriquecen nuestras percepciones.  Dichos estímulos están en nuestro entorno inmediato, esperando ser descubiertos, pero son tantas las veces que el radio que abarcan  nuestros sentidos no alcanza a incluirlos.  De hecho, de esa forma nos estamos perdiendo gran parte de la fiesta de la vida. Hace algunos días leí un fragmento que me agradó: En esta vida la dicha no depende de aquello que nos suceda, sino de cómo asumamos lo que nos sucede.   Como tantas otras situaciones en torno nuestro, a mayor apertura de los sentidos hacia el exterior, desarrollamos una oportunidad más amplia  para gozar por el camino.  Al contrario, entre más nos encerremos en nuestros propios asuntos, más se limita el panorama.  Hallamos un menor número de elementos capaces de provocar  sensaciones dignas de ser recordadas. ¡Qué maravilloso resulta hallarnos en la proximidad de la naturaleza, sea cual sea su extensión! Descubrir cómo interactúan unos elementos con otros para resultar en prodigios que se van sucediendo, uno tras otro, para nuestro goce.  Nuestros niños de brazos vienen con el equipo digital incluido; la pantalla captura su atención por la luz, el movimiento y el sonido.  Dichos elementos atrapan su atención a la vez que inhiben el desarrollo de la corteza prefrontal.  Desde bebés ellos se vuelven pasivos frente a lo que ocurre en su entorno y van restando importancia a la toma de decisiones en su día a día.  Avanzan a un punto de esperar que otros determinen por ellos, lo que se vuelve grave, tanto para su vida personal como colectiva. A ratos, haciendo uso de la imaginación, intento comparar los aprendizajes de un ser humano antes y después del uso masivo de adminículos digitales.  Hallo que es una labor titánica trabajar en captar la atención de los pequeños cuando hay tantos distractores electrónicos.  Definitivamente la realidad presencial es mucho más rica que la virtual, así esta última se nos presente muy atractiva. Habrá, sin embargo, que entrenar a esos niños para utilizar los elementos que el mundo real nos ofrece.  El desarrollo de la sensibilidad y el cuidado frente a las diversas formas de vida permitirá que se organicen sociedades en las que la belleza, el respeto y la empatía lleven la batuta.  No se necesitan recursos extraordinarios: desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra." ["post_title"]=> string(21) "Las mejores lecciones" ["post_excerpt"]=> string(119) "Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "las-mejores-lecciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-03 11:27:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-03 16:27:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78564" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(16) ["max_num_pages"]=> float(8) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c0fc78c0706a939f9693f0c6df037ca8" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las mejores lecciones

Desde la maceta de una planta de orégano  en casa, la naturaleza es capaz de convertirse en la mejor maestra de vida.

mayo 3, 2022
VIAJAR MÁS LIGERO

VIAJAR LIGERO

Esta vez no me refiero a los viajes para conocer algún destino turístico sino a al viaje más importante: el de tu...

mayo 4, 2022




Más de categoría

¿Qué es vivir en Atención Plena?

Sobre el Mindfulness hay muchos mitos. Muy pocos saben cómo alcanzarlo y ponerlo en práctica. Maribel Rodríguez Pacheco, especialista...

mayo 23, 2022
LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

LA CONSTITUCIÓN. ¿Y ESO CON QUÉ SE COME?

La Carta Magna busca proteger los derechos e intereses de todos los ciudadanos en relación con el actuar del...

mayo 19, 2022
La importancia de cerrar ciclos

La importancia de cerrar ciclos

Vivir en el pasado implica anclarte a la tristeza y al sufrimiento.

mayo 18, 2022

Las pequeñas cosas: kairós

Y sí, me parece una fantasía sentir y saber superada la etapa más dolorosa de mi vida pero a...

mayo 16, 2022