Las pequeñas cosas: CONEXIÓN

El fin de semana que recién termina señaló dos fechas relevantes: por un lado, se cumplió un año desde que fuimos confinados en nuestros hogares como medida ante la propagación del COVID-19, y por el otro, la...

15 de febrero, 2021

El fin de semana que recién termina señaló dos fechas relevantes: por un lado, se cumplió un año desde que fuimos confinados en nuestros hogares como medida ante la propagación del COVID-19, y por el otro, la celebración de San Valentín en un contexto pandémico que curiosamente invitó a la reflexión en torno al amor y a mostrar una sensibilidad inusual respecto a lo que hemos vivido.

Y es que pese a las particularidades de nuestras travesías personales, todos enfrentamos el cambio que representa para el mundo el momento presente y del cual no podemos ocultarnos. He visto, leído y escuchado a líderes de opinión hablar de su experiencia en primera persona como enfermos o como deudos de la enfermedad, a personal médico, a docentes, a familiares y amigos, porque nadie se ha salvado del  mortal virus; sin embargo, hemos llegado a un punto en el que podemos declararnos sobrevivientes y que no equivale a declararnos inmunes o a pensar que a nosotros no nos pasará sino que se trata de reconocer el esfuerzo y las habilidades que hemos tenido que desarrollar para pasar lo mejor posible un momento amargo, quizá el más o uno de los más amargos que pueda contar la historia de la humanidad.  Si bien ello no significa que estemos más allá del bien y del mal respecto a la pandemia, lo cierto es que descubrimos nuevas formas para “conectarnos” como los seres sociales que somos a pesar de que hemos quedado al margen del contacto físico, renunciando también a la posibilidad de nutrirnos en la interacción con los otros y de contar con su apoyo.

San Valentín llegó este año como un dulce amargo, pero también como el mejor pretexto para hacer introspección, contemplar nuestro entorno y descubrir que a pesar de que año con año nos enfrentamos a demostraciones cursis del amor entre globos, flores y chocolates creemos (o creíamos) que los vínculos con los otros estarían ahí siempre, pero el confinamiento nos atrapó y ya no fue posible visitar a nuestros padres o abuelos, cenar con los amigos, salir al cine con nuestra pareja o ir de vacaciones a la playa. Fue entonces que descubrimos lo frágiles que somos al mirarnos únicamente a través de las pantallas. Sin embargo, un año después sabemos lo reconfortante que es mirar y escuchar la sonrisa de nuestras familias, colegas, amigos o parejas aunque sea de forma virtual. Este año el amor se vistió de un tono distinto, quizá porque dejamos de romantizarlo y le dimos mayor peso a la conexión que hemos logrado incluso con extraños, pues el virus nos ha puesto en igualdad de condiciones a todos, carentes de certezas y garantías. 

Doce meses después (desde el confinamiento) hemos logrado conectar más que nunca tanto al exterior como en el interior, hemos cruzado fronteras sin salir de casa; nos sensibilizamos ante el dolor y la pérdida ajenos, nos permitimos volver la mirada a nuestro barrio para ayudar a los negocios locales; valoramos el esfuerzo del personal médico que día tras día lucha contra el virus; conectamos con emociones propias y ajenas y confirmamos también que somos más resilientes de lo que creíamos a pesar de las pérdidas. 

Conectar (unir, poner en comunicación, enlazar) ha sido la única posibilidad de sobrellevar esta pandemia, porque una videollamada es mejor que el aislamiento absoluto aunque no tenga el mismo efecto que el contacto físico; el gran hallazgo es habernos dado cuenta de que las juntas de trabajo, las filas en las funciones de cine, las ferias de libro, los conciertos, las comidas familiares, los vuelos en avión, las caminatas, las visitas al gimnasio, la compra del café matutino o la despensa, los abrazos, los besos, las caricias, las conferencias, la función de teatro, el aglutinamiento en el transporte público y un largo etcétera eran nuestras medicinas naturales para la salud mental, nuestros puertos seguros. Seguimos sin saber cuándo recuperaremos algo de eso tan especial que tuvimos en el pasado, pero al menos, conectamos con los otros en el ciberespacio (con todo y fallas del internet). Por eso es que el reto a mediano plazo será robustecer las conexiones de forma presencial una vez que nuestro presente termine de asentarse y nos marque el nuevo camino a seguir, porque amar es una forma de conectar con los otros y con nosotros mismos a través de #laspequeñascosas que dan sentido a nuestra existencia humana más allá de la red virtual. 

Comentarios
object(WP_Query)#17672 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61568) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-12-2021" ["before"]=> string(10) "28-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61568) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-12-2021" ["before"]=> string(10) "28-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17671 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17678 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17679 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-12-2021" ["before"]=> string(10) "28-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61568) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17668 (24) { ["ID"]=> int(74250) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-05 10:36:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-05 15:36:51" ["post_content"]=> string(5209) "El líder se define como la persona que encabeza o dirige un grupo, organización o movimiento social, político, religioso, etc. Sin embargo, esta definición se ha ido ajustando a los diversos momentos históricos y a los nuevos requerimientos. Con la revolución industrial (segunda mitad del siglo XVIII) se dio un proceso de transformación económica, social y tecnológica; dicha transformación implicó terminar con siglos de trabajo manual y el uso de la tracción animal, incorporando la maquinaria. De acuerdo con *Stephen R. Covey, el líder de la era industrial tenía las siguientes características: -veía a las personas como máquinas (generando una pérdida de sentido en la gente); -consideraba que las órdenes se emitía desde la cúpula y debían cumplirse de manera estricta; -aplicaba castigos a quien se salía de la línea marcada. Con el paso del tiempo y para ajustarse a las nuevas necesidades surgió el líder de la era del conocimiento quien, también, como lo señala Covey, es mucho más flexible por lo que: -valora la contribución única de cada persona y su capacidad de aprendizaje; -se sitúa en un paradigma de despegue que valora la diversidad de opciones; -motiva a su gente para que adopte con celo su misión; -otorga libertad a los empleados en lugar de controlarlos; -se centra en el resultado más que en el método; -sustituye el miedo por liderazgo. Hoy estas características son reconocidas, valoradas y absolutamente necesarias para asegurar resultados en una empresa o negocio, empero, tampoco son suficientes, sobre todo en un mundo en el que el cambio es la constante, por lo que igual es necesario desarrollar las  denominadas **habilidades cognitivas, las cuales consisten en: a) capacidad de interpretar, reflexionar, razonar y pensar de manera abstracta; b) asimilar ideas complejas; c) resolver problemas y generalizar lo que se aprende; d) capacidad de dar sentido a una situación o saber qué hacer en el contexto de un problema nuevo. Aparte de lo anterior, actualmente es menester incorporar habilidades no cognitivas o ***habilidades blandas, que se centran en: 1 la capacidad que tiene una persona para relacionarse con otros y consigo mismo; 2 comprender y manejar diversas emociones; 3 establecer y lograr objetivos; 4 tomar decisiones autónomas; 5 confrontar situaciones adversas de forma creativa y constructiva. En resumen, las habilidades blandas son actitudes y prácticas que afectan la manera en cómo un individuo enfoca el aprendizaje e interactúa con el mundo que le rodea. De acuerdo con un estudio del Stanford Research Institute y la Fundación Carnegie Mellon, el éxito a largo plazo en la actividad laboral se atribuye en un 75% a las habilidades blandas y sólo en un 25% a las destrezas cognitivas. No hay duda, la capacidad para adaptarse constantemente y enfrentar los cambios, así como la innovación, son ventajas competitivas y características que buscarán los empleadores. De esta forma, la resiliencia (capacidad para afrontar la adversidad) sale del ámbito personal para ocupar una posición preponderante en los ambientes laborales. ***Top Five de habilidades blandas para tener éxito en una empresa o proyecto (señaladas dentro del Informe “Tendencias en el entorno laboral 2020: las habilidades del futuro, elaborado por Udemy for Business (business.udemy.com) 1 innovación; 2 gestión del cambio; 3 comunicación & storytelling; 4 inteligencia emocional; 5 mentalidad de desarrollo. *Administrador de empresas, escritor, conferencista y profesor quien es respetado en el ámbito internacional por ser brillante en liderazgo. Autor del libro: los siete hábitos de las personas altamente efectivas (1989), del cual se han vendido más de 25 millones de copias en 52 idiomas. **propuestas por el premio Nobel de Economía James J. Heckman ¿Cuáles habilidades necesitas desarrollar, quieres contarme? Twitter: @nanfuentes2021 / Linkedin: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]" ["post_title"]=> string(46) "Cómo ser un líder de la era del conocimiento" ["post_excerpt"]=> string(97) "No arrastres errores del siglo pasado y descubre cuáles son las exigencias del mundo actual.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "como-ser-un-lider-de-la-era-del-conocimiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-05 13:44:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-05 18:44:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74250" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17621 (24) { ["ID"]=> int(74306) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content"]=> string(3787) "La convivencia humana es un juego en constante equilibrio. Damos, esperamos y recibimos, y de esta forma se construyen las relaciones humanas, muchas de ellas que, a la larga, llegan a ser muy entrañables. La mejor forma de ir por la vida es con la disposición de compartir el camino con quienes andan a nuestro mismo paso.  Lógico, el hecho de dar a otros  lleva implícita –al fin humanos--  la esperanza de recibir algo equivalente en correspondencia. Y de este juego de expectativas llegan a surgir sensaciones de inconformidad que terminan, muchas de las veces, en grandes rupturas. Ir ligeros por el camino, sin generar apegos que después nos lleven a sufrir.  Dar por el gusto de hacerlo, sin aplicar las matemáticas a la hora de entablar una relación.  Recibir lo que otros nos entregan, desde la idea  de  que  ofrecen  lo mejor que tienen.  Querer ajustar la conducta de otros a nuestras expectativas personales, conduce al caos. La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos. Hoy en día un elemento que interfiere mucho en este proceso es la comunicación por vía digital.  Yo envío un mensaje electrónico y en el fondo deseo que me respondan en el corto plazo. Paso por alto las necesidades del receptor quien, tal vez, no vea mi mensaje  tan pronto como yo quisiera, o no tiene la calma para sentarse a contestar. Solemos partir desde nuestra situación personal para suponer que, igual como yo tuve tiempo para sentarme a escribir, la otra persona  debe de tenerlo para contestarme. Por desgracia este tipo de comunicación ha generado conflictos inéditos que antes no experimentábamos. Las emociones son parte de nosotros mismos. No hay manera de sacudírnoslas como polvo.  El esperar que otro  corresponda a lo que creemos estar dando, genera frustración, tristeza y tal vez enojo.  No hay manera de eliminar estos estados de ánimo como por magia antes de seguir adelante.  Se trata más bien de procesarlos, de entender por qué me afecta lo que sucede y, sobre todo, preguntarme si estoy dispuesto a dar por el simple hecho de hacerlo, sin esperar algo a cambio. Todos necesitamos generar lazos emocionales que nos provean de bienestar y estabilidad, de manera que la clave para lograrlo es procurar personas que nos nutran las emociones, así como nosotros hacemos en sentido inverso.  Aprender a recibir lo que el otro nos da, aun cuando sea distinto de lo que hubiéramos esperado, considerando que, justo eso y nada más, es lo que el otro está en capacidad de compartir. El camino de la vida es más seguro si lo andamos en compañía. Tal vez no vayamos a la velocidad que lo haríamos por cuenta propia, pero de seguro que este paso provee mayor estabilidad y diversión.  Ir con personas que ven las cosas de manera distinta, nos amplía el panorama. Basta recordar que ninguno de nosotros es perfecto ni idéntico a nadie más, y que la clave de la convivencia es el respeto a la forma de ser de cada uno, con la mejor actitud.  El camino de la vida nos presenta hoy una nueva etapa por recorrer. Hagámoslo entonces con la mejor actitud, con suficiente generosidad y sabiduría, en el entendido de que dar de lo que tenemos no implica, de manera obligada, recibir lo que anhelamos.  ¡Feliz nuevo año! ¡A vivirlo con plenitud! ¡A abrir nuevos caminos con nuestros pasos!" ["post_title"]=> string(20) "El camino de la vida" ["post_excerpt"]=> string(202) "La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo y voluntad de las partes, de dar lo mejor uno para el otro en ambos sentidos." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "el-camino-de-la-vida" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-06 10:37:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-06 15:37:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74306" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17668 (24) { ["ID"]=> int(74250) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-05 10:36:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-05 15:36:51" ["post_content"]=> string(5209) "El líder se define como la persona que encabeza o dirige un grupo, organización o movimiento social, político, religioso, etc. Sin embargo, esta definición se ha ido ajustando a los diversos momentos históricos y a los nuevos requerimientos. Con la revolución industrial (segunda mitad del siglo XVIII) se dio un proceso de transformación económica, social y tecnológica; dicha transformación implicó terminar con siglos de trabajo manual y el uso de la tracción animal, incorporando la maquinaria. De acuerdo con *Stephen R. Covey, el líder de la era industrial tenía las siguientes características: -veía a las personas como máquinas (generando una pérdida de sentido en la gente); -consideraba que las órdenes se emitía desde la cúpula y debían cumplirse de manera estricta; -aplicaba castigos a quien se salía de la línea marcada. Con el paso del tiempo y para ajustarse a las nuevas necesidades surgió el líder de la era del conocimiento quien, también, como lo señala Covey, es mucho más flexible por lo que: -valora la contribución única de cada persona y su capacidad de aprendizaje; -se sitúa en un paradigma de despegue que valora la diversidad de opciones; -motiva a su gente para que adopte con celo su misión; -otorga libertad a los empleados en lugar de controlarlos; -se centra en el resultado más que en el método; -sustituye el miedo por liderazgo. Hoy estas características son reconocidas, valoradas y absolutamente necesarias para asegurar resultados en una empresa o negocio, empero, tampoco son suficientes, sobre todo en un mundo en el que el cambio es la constante, por lo que igual es necesario desarrollar las  denominadas **habilidades cognitivas, las cuales consisten en: a) capacidad de interpretar, reflexionar, razonar y pensar de manera abstracta; b) asimilar ideas complejas; c) resolver problemas y generalizar lo que se aprende; d) capacidad de dar sentido a una situación o saber qué hacer en el contexto de un problema nuevo. Aparte de lo anterior, actualmente es menester incorporar habilidades no cognitivas o ***habilidades blandas, que se centran en: 1 la capacidad que tiene una persona para relacionarse con otros y consigo mismo; 2 comprender y manejar diversas emociones; 3 establecer y lograr objetivos; 4 tomar decisiones autónomas; 5 confrontar situaciones adversas de forma creativa y constructiva. En resumen, las habilidades blandas son actitudes y prácticas que afectan la manera en cómo un individuo enfoca el aprendizaje e interactúa con el mundo que le rodea. De acuerdo con un estudio del Stanford Research Institute y la Fundación Carnegie Mellon, el éxito a largo plazo en la actividad laboral se atribuye en un 75% a las habilidades blandas y sólo en un 25% a las destrezas cognitivas. No hay duda, la capacidad para adaptarse constantemente y enfrentar los cambios, así como la innovación, son ventajas competitivas y características que buscarán los empleadores. De esta forma, la resiliencia (capacidad para afrontar la adversidad) sale del ámbito personal para ocupar una posición preponderante en los ambientes laborales. ***Top Five de habilidades blandas para tener éxito en una empresa o proyecto (señaladas dentro del Informe “Tendencias en el entorno laboral 2020: las habilidades del futuro, elaborado por Udemy for Business (business.udemy.com) 1 innovación; 2 gestión del cambio; 3 comunicación & storytelling; 4 inteligencia emocional; 5 mentalidad de desarrollo. *Administrador de empresas, escritor, conferencista y profesor quien es respetado en el ámbito internacional por ser brillante en liderazgo. Autor del libro: los siete hábitos de las personas altamente efectivas (1989), del cual se han vendido más de 25 millones de copias en 52 idiomas. **propuestas por el premio Nobel de Economía James J. Heckman ¿Cuáles habilidades necesitas desarrollar, quieres contarme? Twitter: @nanfuentes2021 / Linkedin: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]" ["post_title"]=> string(46) "Cómo ser un líder de la era del conocimiento" ["post_excerpt"]=> string(97) "No arrastres errores del siglo pasado y descubre cuáles son las exigencias del mundo actual.  " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(44) "como-ser-un-lider-de-la-era-del-conocimiento" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-05 13:44:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-05 18:44:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74250" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(10) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "83a69060ce6d8ee907dfa1efeef1cfd4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Cómo ser un líder de la era del conocimiento

No arrastres errores del siglo pasado y descubre cuáles son las exigencias del mundo actual.  

enero 5, 2022

El camino de la vida

La reciprocidad es casi una utopía que muy pocas veces se consigue en una relación afectiva. Si se logra, será con tiempo...

enero 6, 2022




Más de categoría
¿Aún no sabes cómo convertirte en alquimista?

¿Aún no sabes cómo convertirte en alquimista?

Prepara la capa de mago, tubos de ensayo y toda tu energía pues te conduciré hasta un mágico laboratorio...

enero 26, 2022

Las pequeñas cosas: positivo, negativo

“Positivo” y “negativo” son dos términos cotidianos de la “nueva normalidad” que demuestran la relatividad en la que vivimos,...

enero 24, 2022

Certificación Great Place to Study: ¿la felicidad se puede medir?

El bienestar no solo se traduce en un mayor estado de felicidad, sino también en un ambiente más sano...

enero 21, 2022
El efecto búmeran

El efecto búmeran

A menudo nos invade la queja y no entendemos por qué nos suceden ciertas cosas. La respuesta llega después...

enero 19, 2022