La importancia de apreciar a los otros

“Ningún hombre es una isla / por sí mismo. / Cada hombre es una pieza de un continente, / una parte del todo”. -John Donne (1572-1631)

12 de septiembre, 2022 La importancia de apreciar a los otros

En mi clase de budismo del domingo tuvimos esta enseñanza, es una de las que más me gusta y no me canso de escucharla, pues me parece vital para entender y poner en práctica en mi vida diaria el poder apreciar a los otros.

¿Pero por qué es importante apreciar a otros? Yo estimo a mis amigos, a mi familia, a mi pareja, a mis mascotas, a algunas personas cercanas… ¿Por qué debo apreciar a otros?

Según nuestro maestro Geshe Kelsang Gyatso existen tres grupos de personas:

Aquellas con las que más nos identificamos, con las que tenemos algo en común, a nuestros hijos, familia, pareja, amigos, aquellas personas que nos parecen atractivas por sus encantos físicos, por sus éxitos profesionales, por su popularidad, por su liderazgo, por su inteligencia, etc. A este grupo de personas es muy fácil que las apreciemos pues son personas con las cuales nos identificamos, nos sentimos bien con su presencia o nos gustaría llegar a ser como ellas.

El otro grupo son aquellas personas que no nos caen muy bien, o con las que no podemos mantener una buena relación por cualquier motivo, ya sea personal o profesional, o aquellas que simplemente nada más de verlas ya nos desagradan por algún motivo.

Y el tercer grupo es el llamado “neutro”, aquellas personas que ni nos afectan ni nos benefician en nada, prácticamente los desconocidos, los que van caminando por la calle, nuestros vecinos, todas aquellas personas que vemos o nos cruzamos con ellas en el transcurso de nuestro día o nuestra vida.

Lo primero que nos preguntamos es: ¿por qué apreciar a aquellas personas que me caen mal o que simplemente por más que intento no puedo tener una buena relación, o aquel desconocido que no aporta nada a mi vida?

Geshe Kelsang Gyatso en su libro “Nuevo Ocho Pasos para la Felicidad” nos explica la importancia de apreciar a los otros sin excepción.

Si paramos para pensar un poco en todo lo que tenemos y hemos conseguido durante toda nuestra vida (cosas materiales) lo primero que nos vendría a la mente sería que tenemos todo esto por nuestros propios méritos, por tantos años de trabajo , esfuerzo, dedicación y sacrificios. Por una parte es verdad, pero todo es resultado de la ayuda de otras personas, por ejemplo: las personas que en su momento confiaron en nosotros para desempeñar nuestros trabajos, las oportunidades que otras personas nos dieron, la confianza de nuestros clientes y un sin número de personas que pasaron por nuestras vidas aportando algo para nuestro crecimiento; nada de lo que tenemos lo hemos conseguido solos.

Si pensamos ahora en las cosas más básicas como nuestra alimentación, que está perfectamente claro que sin trabajo y sin recursos no podríamos comprar nada para alimentarnos, pero detrás de todos estos alimentos que llegan a nuestra mesa hay miles de personas que participaron para poder plantar, cosechar, transportar, vender, preparar todos y cada uno de estos alimentos.

Al bañarnos, el simple hecho de poder abrir la llave y que salga el chorro de agua en nuestras regaderas… los millares de personas que tuvieron que trabajar en las obras hidráulicas y drenajes para tener los servicios básicos para nuestro aseo y necesidades personales.

Al salir de casa y dirigirnos a nuestros trabajos o transitando por las calles… las innumerables personas que tuvieron que trabajar para construir calles, carreteras, puentes, las personas que limpian las vías públicas…. Absolutamente todo, alguien lo hizo.

Tal vez nos preguntemos dónde entra el grupo de nuestros “enemigos” o las personas con las que menos nos llevamos… Estas personas siempre van a tener alguien que las ame, que las aprecie, que las cuide, pues esa etiqueta que les pusimos es solo nuestra percepción, solo existe en nuestra mente.

Todos y cada uno de nosotros le debemos la vida a alguien, a nuestros padres por habernos engendrado, a quienes nos cuidaron cuando éramos indefensos, a quien nos pagó nuestros estudios, a nuestros profesores, a quienes nos orientaron en el transcurso de nuestra vida para poder llegar justo donde nos encontramos.

Y así podría enumerar un sinfín de cosas, todas ellas hechas por desconocidos para beneficiar a los otros.

DE AHÍ LA IMPORTANCIA DE APRECIAR A LOS OTROS.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

“Novo Oito Passos para a Felicidade” Geshe Kelsang Gyatso, Ed. Tharpa, Brasil, 2020.

Comentarios


object(WP_Query)#16264 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83192) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83192) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16268 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16266 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16267 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83192) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83171) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content"]=> string(5339) ""Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C). A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación. Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día. Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás. Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno. Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato. Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés. Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia. A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia.   " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: areté" ["post_excerpt"]=> string(213) "Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-arete" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16242 (24) { ["ID"]=> int(83560) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-21 10:10:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-21 15:10:52" ["post_content"]=> string(3813) "¡Hola! Antes que otra cosa quiero saludarte y desearte una excelente mitad de semana.  Todos los seres humanos establecemos vínculos afectivos a lo largo de nuestra vida. Cuando conocemos a alguien y compartimos momentos importantes lo más sano es que se vaya tejiendo un lazo importante. Esto sucede con todos los seres que amamos. Lo anormal sería no establecer dichos vínculos.  ¿Cuándo se vuelve una relación tóxica?, ¿cuándo comenzamos a rebasar la línea que nos lleva al sufrimiento? Desde mi punto de vista y debido a mi propia experiencia, cuando, aun sabiendo que una persona o situación ya no aporta a nuestra vida seguimos aferrados a continuar, a no separarnos. Cuando apretamos fuertemente en lugar de soltar, eso es el apego y es la principal causa del sufrimiento humano, señala el budismo.  ¿Qué hacer para no desarrollar apego, para experimentar una vida más sana y en paz? El budismo ꟷque no es una religión sino una filosofía de vidaꟷ propone lo siguiente: -Sé responsable de ti mismo. Cada uno se responsabiliza por sus acciones, decisiones y sentimientos. No puedes poner en manos de otros tu felicidad pues solo te corresponde a ti, eres tú quien debe trabajar para sentir plenitud.  -Enfócate en el presente y asume tu realidad. El pasado no puede cambiarse porque se ha ido, ya no está en ningún lado; es válido voltear hacia atrás pero para aprender y no repetir el error, o para recordar algo lindo, pero sin desear que siga presente cuando ya no puede ser. Aunque el futuro tampoco existe se construye con cada paso que das en el presente. Por eso dale toda tu energía al aquí y ahora. Esto evitará que sufras.   -Ejerce tu libertad y respeta la de los demás. Dice Viktor Frankl (psiquiatra, neurólogo y filósofo austriaco que sobrevivió a campos de concentración nazi y creó la logoterapia) que aún en las peores circunstancias hay algo que no puede arrebatársele al hombre, y eso es su libertad para decidir. Decide cómo quieres sentirte, decide si elijes el bienestar o el sufrimiento aferrándote. También respeta la libertad del otro, respeta sus decisiones; en ocasiones será doloroso, pero recuerda que el dolor es parte de la vida y, si se aprovecha, puede traer transformaciones buenas a tu vida. El dolor puede ayudarte a descubrirte de otra manera, si lo elijes.  -Acepta que las pérdidas son parte de la vida. A nadie nos gusta perder, pero cuando la pareja, el trabajo, los hijos, los objetos, etc., se han ido, no hay nada que hacer más que aceptarlo. No digo que sea sencillo, de hecho la mayoría de las veces hay que trabajar mucho para superar una pérdida (física o simbólica). Sin embargo, te aseguro que todos los seres humanos estamos hechos para recomponernos y salir adelante. Nuevamente pregúntate: ¿qué quiero para mi vida, qué estoy eligiendo?    Te doy las gracias por leerme. Si consideras que estas ideas aportan algo positivo te pido que las compartas en tus redes sociales o con tus seres queridos.    Twitter: @nanfuentes2021 /[email protected] https://nancy-fuentes.webnode.mx/  " ["post_title"]=> string(28) "¿Apego o vínculo afectivo?" ["post_excerpt"]=> string(64) "Descubre cuál es la diferencia que nos invita a vivir mejor. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "apego-o-vinculo-afectivo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-21 10:10:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-21 15:10:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83560" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83171) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content"]=> string(5339) ""Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito”. -Aristóteles (384 a.C. – 322a.C). A riesgo de meterme en camisa de once varas, hurgaré en el recuerdo de aquellos días escolares de mi infancia, lejos de etiquetas, modismos, movimientos, discriminación y jarritos de Tlaquepaque, en los que recibir un sello en el cuaderno de trabajo era un mensaje claro: platica en clase, no trabaja, impuntual, buen trabajo y/o excelente cuando se cumplía con todos los criterios para obtener la mejor calificación. Pongo la lupa en el término excelencia (areté en griego antiguo = cualidad del que sobresale) que para los sofistas era el conjunto de cualidades cívicas, morales e intelectuales que llevan a pensar, hablar y obrar con éxito. El concepto es profundo y requiere de más espacio del que dispongo, pero lo retomo desde la perspectiva de lo que ocurre en la actualidad y esa percepción mía de que todo está “a medias” porque nos encontramos de frente a los estragos de una pandemia (que aún no desaparece) y al efecto avasallador de una crisis económica, social y política; así que parece que se vive en un ambiente de medio hacer, medio decir y medio parecer que no conduce sino al conformismo y la mediocridad en todos los sentidos, de forma voluntaria o involuntaria, consciente o inconsciente, pero al fin y al cabo es lo que permea en el ambiente día con día. Lejos están los momentos en que era obligado ser excelente como un hábito diario que se notaba en el vestir, el caminar, el hablar, el actuar y más importante aún: en el cumplir los compromisos. Y digo que han quedado lejos porque se ha confundido a la excelencia con la apariencia, la opulencia, la petulancia o la arrogancia sin dar paso a la reflexión del por qué conviene ser excelente y por qué se nos exigía con tanto ahínco desde las aulas escolares, así que parece que queda mejor quedarse a medias pues la exigencia ha quedado atrás. Al parecer, no tiene nada de raro que un acta de nacimiento recién expedida tenga como fecha de nacimiento el año 2042 en lugar de 1942, que un vuelo se retrase, que un tren se descarrile, que los políticos se vayan a los golpes, que se agreda a la autoridad policiaca, que se transgredan los derechos y tantos ejemplos más que denotan la falta de excelencia en el actuar porque todo se disfraza de una falsa consideración a la humanidad escondida detrás de cada acto, en cuyo caso pareciera ser mejor rodearnos de máquinas que se rigen por protocolos y programas que pueden ser inviolables y dar resultados magníficos siempre y cuando el propósito sea bueno. Parece también que nada tiene de malo que las grandes marcas transnacionales exploten a su fuerza trabajadora y desdeñen a sus clientes preferenciales con pedidos incompletos o que nunca llegan a su destino porque sus ganancias millonarias les dan el margen necesario para quedar mal con unos cuantos que les compran apenas lo que significa un pelo para un gato. Y por supuesto, menos malo será que un padre o madre de familia rete a la autoridad escolar a pesar de la formación académica que respalda dicha autoridad porque según parece, la excelencia es sinónimo de discriminación o superioridad injustificada. Es el mundo del revés. Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión, así que bienvenidos sean los mediocres, los perezosos, los descuidados, los irrespetuosos, los incumplidos, los ignorantes y los agresivos porque también tienes derechos y son humanos, así que tienen derecho a equivocarse cuantas veces quieran; mientras tanto, que el mundo siga sufriendo las consecuencias por olvidar que la excelencia es parte de #laspequeñascosas de la vida que le dan orden, formación, sentido, justicia, por mencionar sólo unas cuantas virtudes que hoy brillan por su ausencia. A manera de colofón: a propósito del deceso de la Reina Isabel II (1926-2022) del Reino Unido, me gustaron un par de reflexiones en torno no a la grandeza de su reinado y su posición en el imperio sino al peso de la corona que le impusieron a muy temprana edad y de las cuales, replico un fragmento: “Idéntica sonrisa de moneda, de timbre postal, jamás perturbada por una emoción impropia. La garantía de permanencia capaz de reiterase a través de divorcios, trágicos accidentes, abusos y escándalos, siempre tranquilizadora, cordial y distante, más allá y extremadamente lejos, incorrupta en su falta de contacto con las vidas, los deseos, las angustias y proyectos del común de los mortales” (Adriana González Mateos, Narradora y ensayista mexicana). Descanse en paz, su excelencia.   " ["post_title"]=> string(27) "Las pequeñas cosas: areté" ["post_excerpt"]=> string(213) "Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni reglas que seguir bajo el falso y manipulador argumento de la tolerancia y la inclusión. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-arete" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-12 10:18:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-12 15:18:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83171" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(14) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "d3d9d9c661daa8bd96ec3d66e3c3443f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: areté

Hemos dejado a la excelencia colgada en el olvido porque es innecesaria en un mundo cada vez más caótico, sin normas ni...

septiembre 12, 2022
¿Apego o vínculo afectivo?

¿Apego o vínculo afectivo?

Descubre cuál es la diferencia que nos invita a vivir mejor.

septiembre 21, 2022




Más de categoría

¡Saca provecho de las malas experiencias!

Dale un giro a tu situación a partir de cuatro ideas. 

septiembre 28, 2022

Las pequeñas cosas: golpe de realidad

Con el tiempo de confinamiento y la pandemia, el mundo sin duda, cambió y también los hábitos consumistas de...

septiembre 26, 2022

Caliente o frío

Todos los días debemos tomar muchas decisiones en diferentes ámbitos. Esta es una de las tareas que exigen preparación...

septiembre 26, 2022

¿Por qué no sabemos escuchar?

“No esperes a que te toque el turno de hablar: escucha de veras y serás diferente”. -Charles Chaplin

septiembre 26, 2022