LA ELECTROMOVILIDAD URBANA 

La OMS estimó que a nivel mundial 7 millones de muertes prematuras anualmente son atribuibles a la contaminación del aire. Una parte significativa de ellas es provocada por el tránsito urbano. Es urgente iniciar un plan a...

12 de febrero, 2021

La OMS estimó que a nivel mundial 7 millones de muertes prematuras anualmente son atribuibles a la contaminación del aire. Una parte significativa de ellas es provocada por el tránsito urbano.

Es urgente iniciar un plan a nivel de nuestras zonas metropolitanas, en particular en el Valle de México, donde los costos ambientales resultan muy elevados y la pérdida de vidas por ese concepto es inadmisible.

Por supuesto esto eleva el nivel de riesgo de muerte en la pandemia, pues sobra decir que nuestras vías respiratorias están ya afectadas por:

  • Dióxido de azufre producido por la termoeléctrica de Tula que quema combustóleo
  • Partículas PM 2.5 generadas por las cementeras ubicadas en la misma Tula de Allende, Hgo.
  • CO2 resultado de la combustión de motor de gasolina y diésel 

Para entender la problemática de las emisiones vehiculares, hay que destacar el número de viajes persona/día que se realizan solo en la CDMX, y que ascienden a 17.3 millones diariamente, distribuidos de la siguiente manera.

  • Trasporte público 6.62 millones (micros 67.8%, metro 38.2%);
  • Transporte privado 4.06 millones (autos 92.7%, escolar 3.9%, motos 3.8%);
  • Bicicletas 0.23 millones.

Estos millones de viajes, se realizan a través de las siguientes unidades:

Públicos




  • Taxis                           141 000
  • Motocicletas                406 600
  • Camiones de carga       80 180
  • Moto taxis                      30 000
  • Concesionados              20 000
  • Metrobús                             658
  • Metro                                   384 (trenes)
  • RTP                                     290
  • Movilidad barrial             8900 (eco bici, ciclo taxi, Scooter)

Privada

  • Vehículos particulares: 5 144 000
  • Combustibles consumidos por año:

121 256 toneladas de petróleo de los que el 46% se consumen en transporte, convertidos en gasolina, diésel y gas.

La demanda de combustibles crece a un ritmo del 2.6% desde el año 2000, es decir en 20 años la demanda ha crecido en 52%. Así entonces los gases efecto invernadero y con ellos el deterioro en términos de salud pública.

La electromovilidad, solución inaplazable

La CDMX, contaba desde los años 50 del siglo pasado con un sistema de movilidad operado con suministro eléctrico. La red de trolebuses, se creó con una longitud de 203 km con ocho rutas y 290 unidades. Lamentablemente a pesar de su importancia, hoy solo operan el 63% de las unidades.

De igual forma, existió una red vial a base de tranvías, que simplemente desapareció. Queda, sin embargo, un tramo conocido como: 

  • Tren Ligero operando en calzada de Tlalpan con una cobertura de 13.04 km de Huipulco a Xochimilco;
  • la reciente instalación de un servicio de teleférico en Ecatepec que se conoce como Mexicable en la Sierra de Guadalupe que transporta a 22,000 personas diariamente; 
  • el STC Metro que debe modernizarse dado el enorme número de viajes persona/día (con 2.53 millones de usuarios) con que contribuye a la movilidad en una red de 226 km y 12 líneas;
  • el creciente número de automóviles híbridos y eléctricos que se incorporan a la movilidad urbana (entre 2018 y 19, se incorporaron 26,000 unidades, cantidad aun nada significativa si hablamos de 5 millones de unidades en la CDMX);
  • el uso de la bicicleta que indiscutiblemente es ya una opción incluyendo las que se impulsan con pequeños motores eléctricos (electrobike);
  • va creciendo la demanda de patines eléctricos (Scooter eléctricos).

En la CDMX hay 4 proyectos muy avanzados de teleféricos con 38 km de longitud con base en las delegaciones Alvaro Obregón, Gustavo A Madero, Tlalpan e Iztapalapa, conocidas como cablebús, la idea: conectar comunidades hoy aisladas en la alta periferia con estaciones del Metro. En todos los casos hablamos del uso de energía eléctrica y solar. Se pretende con ello reducir miles de toneladas de dióxido de carbono que hoy invaden la atmosfera del suroriente de la CDMX.

Conclusiones

La electromovilidad llegó para quedarse. Cada día en el mundo surgen nuevas opciones tendientes a eliminar para siempre los viejos esquemas de movilidad a base de combustibles fósiles. La ONU, trabaja actualmente en programas para mejorar el medio ambiente, sabedor de que el sector transporte genera dos terceras partes de las emisiones de CO2 del planeta.

La transición, aunque lenta, está en marcha y es irreversible. Los vehículos eléctricos y los peatones modificarán en este siglo XXI el rostro de todas las ciudades del mundo.

 

Comentarios

Era Covid: Liderazgos al desnudo

Quizá el aspecto peor calificado durante la pandemia es el liderazgo político. Presidentes, Primeros Ministros y líderes políticos han hecho toda clase...

febrero 12, 2021

Seguramente, este 14 de febrero nuestros cubrebocas estarán juntos…

El incremento de la generación de residuos a causa de la pandemia fue una de las consecuencias en materia medioambiental que se...

febrero 10, 2021




Más de categoría

CARTAS A TORA 214

Querida Tora: No sabes el rebumbio que se armó en la vecindad el día en que el portero anunció...

febrero 26, 2021

¿Cuánto invierten en educación los países de América Latina?

De acuerdo con el Banco Mundial, los países que menos invierten en educación son: Haití, Guatemala y Perú. Los...

febrero 25, 2021

Las pequeñas cosas: el inicio del camino

Seguir el rastro de las pequeñas cosas no es tarea fácil. En este espacio hemos apenas explorado los significados...

febrero 22, 2021

Liderazgo Institucional vs Liderazgo unipersonal

Las naciones que han salido mejor libradas de esta crisis, más que héroes salvadores y milagrosos, poseen instituciones sólidas,...

febrero 19, 2021