LA BELLEZA COMO ESPACIO Y CONSTRUCCION PEDAGÓGICA: El arte de educar construyendo

Los seres humanos han sido siempre constructores de entornos y objetos para habitar el mundo y para hacerlo más habitable. La arquitectura –ese artefacto cultural de primer orden en todas las sociedades– posibilita los ámbitos del ser...

30 de noviembre, 2020

Los seres humanos han sido siempre constructores de entornos y objetos para habitar el mundo y para hacerlo más habitable. La arquitectura –ese artefacto cultural de primer orden en todas las sociedades– posibilita los ámbitos del ser humano: la morada, el trabajo, el juego, el aprendizaje y la enseñanza (Romañá B. 2004). La arquitectura construye para habitar un espacio, pero no como un mero mecanismo adaptativo a las condiciones de la naturaleza, sino algo más: propone formas de habitar humanamente en ella y frente a ella (Romañá B. 2004).

Estas formas de habitar implican espacios de convivencia y de socialización que movilizan recursos cognitivos, afectivos, culturales, sociales, psicológicos donde las relaciones construyen (o no) al ser humano. El espacio material arquitectónico construye espacios para desarrollar la vida, es el arte, dice José María Toro, de construir espacios cargados de sentido y edificaciones con significado, construcciones que aúnan utilidad, economía y belleza (Toro, s/f). Transformar los espacios en contenidos, en construcciones de ambientes de aprendizaje, de la manera que la enseñanza se transforma en construcción de nuevas realidades, en construcción de conocimientos que acercan al ser humano a su humanización, a su crecimiento personal y comunitario que implica la transformación de su realidad. Es el espacio que se convierte, construyéndose, en un ambiente de aprendizaje.

El espacio material arquitectónico debe ser construido para “dignificar y embellecer el mundo” (Toro, s/f), la educación que construye espacios significativos, o aprendizajes significativos, nace de la belleza percibida y sentido del lugar que se habita o asiste (aula, salón de clase) como una de las principales motivaciones desde donde nace la curiosidad y la pregunta critica, destape de cualquier Pedagogía humana. La belleza como espacio y construcción pedagógica que desarrolla la confianza, la comodidad, la armonía, el orden, permite la comunicación, el diálogo, la convivencia, la interrelación, el conocimiento, el bien común. Menciona José María Toro que la belleza es una necesidad epistemológica; es la manera que tiene la vida de conmover nuestros sentidos, alcanzar nuestro corazón y acercarnos a ella; el alma nace en la belleza, se alimenta de ella y la necesita para subsistir, haciendo de cada construcción una ventana por la que el alma se asoma al mundo (Toro,s/f). 

Se educa con una pedagogía del disfrute, del asombro, del espacio sentido, no de la competencia. Como indica Byung Chul Han considerado a Kant “la contemplación de lo Bello “agrada” al sujeto porque estimula “el concierto armónico de las facultades cognoscitivas” (UnComa, 2018), donde hay una pedagogía indiscutible en la materialidad del espacio (Freire,1997), se da el encuentro y construcción del ser con su espacio habitable, con la naturaleza, con su naturaleza.

La pedagogía comprensivo edificadora, como un modelo alternativo (pedagogía de la alteridad) promueve la formación integral de sujetos que pueden actuar y vivir con dignidad, con valores éticos y actitud estética, la cual precisa que sean capaces de aplicar el conocimiento en diversos contextos, pero con sentido social y humano (Arboleda J., 2014). De este modo, indica Julio César Arboleda, las instituciones sociales, ahí la escuela, la familia, las iglesias, entre otras, han de avanzar acciones y proyectos auténticamente humanizadoras; las instituciones educativas en particular han de procurar que los desempeños cognitivos, operativos y actitudinales de los sujetos educables, confluyan en proyectos edificadores (y no utilitaristas); representan entes que deben asumir de modo genuino el sentido de formar como ejercer una acción edificadora sobre el individuo, es decir, sobre otro que debe ser acogido.

En otro contexto, reflexionando, quizá en el real, existe también la pedagogía hostil con una línea que se une a la pedagogía de la crueldad (Rita Segato) y los no lugares (Marc Augé), estos dos últimos de origen antropológico, que reflejan el contexto en donde el ser humano se desarrolla, o debería desarrollarse en armonía con el ambiente que lo humaniza y no lo segmenta y excluye. 




La pedagogía hostil, como la Arquitectura hostil, es excluyente y desagradable, de forma más específica se refiere al diseño urbano defensivo y se usa para controlar las actividades humanas en espacios públicos. De acuerdo a Cara Chellew este tipo de arquitectura es un componente de la filosofía de diseño CPTED: prevención de la delincuencia mediante el urbanismo, y se vuelve un modelo limitante para la mayoría de las personas. ¿Es este tipo de diseño ético? (Cara Chellew/Defensive TO).  Es un modelo limitante, creado controlar y prevenir…la pedagogía hostil ¿a quién quiere limitar/controlar?, ¿a quién previene de qué? 

Según Giménez, la hostilidad se refiere también al sector dominante que no pretende incluir al sector subordinado en la vida cotidiana, su interés es excluir (Giménez, 2000 citado por Pincheira, 2019). Así, la pedagogía cuando excluye –personas por grupo social, por etnia, por físico o discapacidad, por consigna, por capacidad, por apatía e indiferencia– no se puede referir a pedagogía y menos a educar como acto de praxis y práctica en el proceso de enseñar-aprender. En ese tenor, la pedagogía se vuelve desagradable en el espacio donde construye el aprendizaje cuando éste no está representado por y para lo humano: un aula, salón o escuela que es llenado con las butacas/alumnos donde representan un número en filas inamovibles; cuatro paredes decoradas con trabajos sin creatividad realizados por coacción o por puntos extras para salvar la calificación; un espacio pequeño sin pasillos para moverse o transitar; un espacio donde reciben personas/entes para trabajar toda la jornada escolar bajo amenaza a ser reportado de holgazán; espacio con pláticas clandestina, movimientos secretos, acordeones para memorizar datos que no tienen sentido;  un espacio en el que se ansía salir de él. En suma, espacios que limitan el desarrollo humano, para prevenir que la gente que piense, que sea critica, humana, que entienda el valor de la comunicación, el diálogo, la convivencia, la interrelación, el conocimiento, el bien común. La consigna: controlar en el espacio pedagógico.

Ahora, en que las escuelas como espacio  físico están vacías de alumnos y se han hecho virtuales, siguen siendo excluyente, incluso más, limitantes y hostiles. Espacios sin construcción pedagógica dirigida por un sistema impuesto. La pedagogía humana regresó a los hogares, la del encuentro y construcción. La belleza como espacio y construcción pedagógico se asume dentro de las relaciones más humanas y amorosas: la familia…esperando que así debería ser

 

Referencias:

Arboleda J.C. (2014) El enfoque comprensivo edificador. Red Iberoamericana de Pedagogía, Barranquilla, Colombia, 21 y 22 de agosto del 2014

Chellew, C. (2016) Design paranoia. Ontario Planning Journal 31

Freire P. (1997) Pedagogía de la autonomía. México, primera edición, Siglo veintiuno editores

Pincheira, L.R. (2019) Conviencia, coexistencia y hostilidad en contextos escolares con diversidad cultural de estudiantes   Gimenez C. (1997) Concepto sobre migraciones, racismo e interculturalidad, Madrid, edit. La cueva del oso

Romañá B.T. (2004) Revista española de Pedagogía, año LXII, n. 228, mayo-agosto.

Toro J.M. Blog: Con Co-razon. www.edesclee.com/index.php/manofacturers,567. Jmtoroa.blogspot.com

UnaComa, Universidad Nacional de Comahue (2018) Reseña de la Salvación de lo Bello. Recuperado de: //revele.uncoma.edu.ar/htdoc/revele/index.php/filosofía/index

Comentarios
object(WP_Query)#17832 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58493) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(58493) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17808 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17799 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17801 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (58493) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17824 (24) { ["ID"]=> int(67122) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-21 13:10:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-21 18:10:04" ["post_content"]=> string(6037) "“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.” – Friedrich Schiller. Poeta y dramaturgo alemán  (1759 – 1805). Junio (del latín lunius = mes de Juno), además de ser el sexto mes del año (sí, el sexto y el que marca el final del primer semestre de este 2021), trae consigo el inicio del solsticio de verano (del latín solstitium o sol sistere = sol quieto) y con ello, el día más largo del año. En Europa, la celebración de la llegada de los solsticios se realiza con rituales que incluyen hogueras como en la festividad por el día de San Juan y que simbolizan una forma de fortalecer al sol, pues es a partir de esta fecha que los días se van haciendo más cortos hasta llegar al solsticio de invierno, el cual coincide con la natividad de Jesús, el 24 de diciembre (seis meses después que San Juan).  Este año, el verano llega de la mano con el cambio del semáforo epidemiológico. El viernes pasado la autoridad federal de salud informó del regreso a color amarillo después de haberse anunciado con bombo y platillo el cambio a verde hace apenas un par de semanas, acción que se asemeja a la manipulación que realizan los agentes de tránsito en los cruces de ciertas avenidas para mantener la luz roja o verde a conveniencia de la intensidad del tránsito de vehículos (pero esa, es otra historia). Hace dos años, en junio y vísperas del verano, mi amado padre dejó este universo. En ese entonces yo no tenía la lucidez suficiente para tomar en cuenta la época del año, pues me parecía vivir en medio del más crudo invierno. Con el paso del tiempo he caído en cuenta de las coincidencias y resulta que en 2019 para la entrada del solsticio y la celebración por el Día de padre dejábamos la urna con las cenizas de papá en el nicho familiar, pero nada importaba más que despedirlo y empezar un nuevo camino sin su compañía. Siempre digo que mi historia de infancia es “sui generis” al haber tenido padres biológicos y padres de crianza (de lo cual algún día escribiré), pero hoy quise escribir de Anthony (como lo llamaba en sus últimos días) a quién ya dediqué una colaboración especial en este espacio por ser fuente de inspiración inagotable y porque siempre acompañó cada paso que he dado en esta vida. Y es que para hablar de paternidad, sin duda, tengo que recurrir a la fuente principal porque aún sin un lazo de sangre que nos uniera, la vida y él se encargaron de crear un vínculo más allá del ADN. De mi padre heredé el gusto por la lectura y la música. Él  me enseñó a leer y fui yo quien le enseñó en dónde comprar inciensos; con él pisé el primer restaurante en mi vida y en sus últimos días fuimos muy felices comiendo juntos con periquitos australianos revoloteando a nuestro alrededor; de su puño y letra recibí los primeros mensajes amorosos, mismos que hoy son como pequeños instructivos para la vida: abrígate, sonríe, ama, agradece, y en particular su mantra de todos los días “¡Sé feliz¡” el cual me repetía cada mañana después de que le inyectara la insulina que necesitaba para controlar su diabetes. Anthony fue el padre más auténtico que he conocido en mi vida: disciplinado, riguroso, exigente, excelente, impositivo a veces pero con una mirada curiosa que lo distinguió siempre y que dejó plasmada en los cientos de fotografías que tomó y reveló. Su vida no estuvo exenta de errores, pero siempre ganaron el honor, la lealtad y el amor en ella, así que no pude recibir mejor regalo que su modelo de paternidad responsable, activa, cariñosa, respetable e inolvidable. Una paternidad que no estuvo peleada con convencionalismos ni con géneros, ni siquiera con nombres o apellidos, una paternidad completa que pocos muy pocos se atreven a ejercer y que desde mi posición como madre soltera, reconozco y alabo, porque ser padre nada tiene que ver con una pensión alimenticia, con visitas programadas, con patria potestad o guarda y custodia o con regalos y cosas materiales. La paternidad es algo de todos los días y tiene menos que ver con perfección, pero le pertenece absolutamente al amor y al acto de rendirse a otro ser humano desde lo más profundo de la entraña aún sin parir ni concebir. Así pues, el verano y la paternidad irán siempre de la mano con el aniversario luctuoso de mi papá, quizá para recordarme que se es padre más allá del entendimiento y de lo tangible o quizá para hacerme sentir que después del frío invierno que significó para mí su deceso, por fin pude ver la brisa estival, que a la nieve alejó (como el personaje animado de Olaf en la película infantil de “Frozen”) y que el verano hace “…que brille la casa con luz indecisa junto a la lumbre medio apagada. Cada duende y espíritu encantado salte tan ligero como ave sobre zarzal…”, tal como escribiría William Shakespeare en su Sueño de una noche de verano y que son #laspequeñascosas que hacen posible seguir el curso de la vida a pesar de su ausencia." ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: ser padre" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-ser-padre" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-21 13:10:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-21 18:10:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67122" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17759 (24) { ["ID"]=> int(65909) ["post_author"]=> string(3) "114" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-26 12:55:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 17:55:48" ["post_content"]=> string(7325) "Hoy en día podemos ver a una sociedad que enfrenta diversos problemas de violencia, abusos y vicios, que la degenera ocasionando problemas mayores. Todo esto proviene de la falta de apoyo familiar, es decir, por la formación de familias disfuncionales que impactan a la sociedad de manera notable, por lo que es imperante abordar el tema. En estos tiempos de crisis emocional generados por la pandemia, las familias han sido afectadas principalmente en la economía lo que ha causado cambios drásticos a sus integrantes. Una familia es mucho más que la suma de individualidades, es un sistema dinámico y flexible de interrelaciones entre sus miembros que se dan para cubrir las necesidades materiales, sociales, culturales, espirituales y afectivas de sus miembros. En una familia funcional están satisfechas todas esas necesidades. Si hay conflictos o crisis, sus integrantes se complementan y apoyan para hallar las soluciones, alcanzar el desarrollo pleno y, en esencia, ser felices. En la familia disfuncional la situación es diametralmente opuesta. Al hablar de familias disfuncionales podemos mencionar que si una familia funcional es aquella que está compuesta por padre, madre e hijos que se desarrollan en un ambiente de completa armonía, la familia disfuncional, en cambio, es aquella en la que se presenta la ausencia de alguno de los padres, no se vive en un ambiente de armonía, existe mucha violencia, los hijos viven con otros familiares, no hay comunicación, etc. Para solucionar el problema de la sociedad, es necesario, primero, atender los problemas que surgen en las familias. Como sabemos, la familia es el núcleo de la sociedad por lo tanto, si ella se estropea, toda la sociedad queda corrompida.  Los padres son los gestores principales y más importantes de la formación en la familia, tienen la gran responsabilidad de educar adecuadamente a sus hijos, quienes serán los jefes de las futuras familias que integren la sociedad. Promover el amor a la vida es el punto de partida. Si los padres no saben valorar la importancia de la vida humana, nunca podrán enseñarles a sus hijos a hacerlo; esto suele degenerarse a lo largo del tiempo, por lo que hoy lo vemos con mayor frecuencia en temas de aborto, suicidios, etc. Es indispensable desarrollar medidas que promuevan la vida familiar, para ello es necesario tomar acciones concretas con respecto a los horarios de trabajo, hobbies de los padres entre otros aspectos que impiden la unión familiar. Además es urgente ser conscientes que cuando formamos una familia, ésta debe convertirse en nuestra prioridad, por lo tanto debemos dejar en un segundo plano nuestros objetivos personales pues ahora tenemos a cargo a una persona que ocupa el lugar primordial de nuestra vida, y es necesario centrar nuestros esfuerzos en ella y dejar de lado el egoísmo. De igual manera, es de vital importancia que los padres prediquen con el ejemplo, ya que no pueden exigir valores y cualidades a sus hijos que ellos no poseen. Por lo tanto, los padres deben vigilar sus propios actos pues de esta forma, están construyendo la base moral de sus hijos. Crear un ambiente familiar de comunicación, donde se respeten las opiniones y los hijos tengan participación en las decisiones, es necesario. Para ello el padre o los padres deben enseñar y empezar por ellos mismos a comunicar sus emociones, brindar un espacio de confianza donde los hijos puedan hablar sobre sus dudas y problemas. Para lograr un ambiente como tal, es necesario tener confianza en la manera en que se ha criado a los hijos y darles la libertad necesaria para ir tomando decisiones personales, lo que no quiere decir dejarlos hacer lo que quieran, siempre debe haber un control y guía. Esto los ayudará a desenvolverse adecuadamente en una sociedad cargada de tentaciones y a tener responsabilidad sobre sus actos. Las familias disfuncionales están presentes en todos los niveles socioeconómicos y que éstas afectan la convivencia en la sociedad. La familia, como núcleo de la sociedad, tiene una gran responsabilidad y un importante compromiso con los hijos y la sociedad. El rol del padre y de la madre es fundamental para la educación de los hijos, ya que ellos representan el modelo de comportamiento a seguir para vivir de manera coherente. La falta de uno, o el mal ejemplo de alguno de los padres, será un modelo de comportamiento que en el futuro imitarán y verán como normal. Está comprobado que la crianza que reciben los hijos en un futuro es la que darán a sus propios hijos, y se convertirá en un ciclo sin fin. Como conclusión, la familia es un ente educador que permite la convivencia en la sociedad. Las herramientas que debe utilizar para formar a mejores personas son el  ejemplo y la comunicación, pues los hijos aprenden de los padres mediante el ejemplo, y son los padres quienes deben orientar a sus hijos en la toma de decisiones asertivas. Es importante que trabajen en conjunto tanto el padre como la madre, los dos unidos para el mejor desarrollo de la familia y de los hijos. La sociedad necesita de familias funcionalmente estables y felices. Referencias:  https://mejorconsalud.as.com/familia-disfuncional-como-afecta-a-los-hijos/ https://cuestionessociales.wordpress.com/2011/05/23/impacto-de-las-familias-disfuncionales-en-la-sociedad/#:~:text=Generalmente%20el%20impacto%20negativo%20que,actitud%20responsable%20frente%20a%20ella. Contacto [email protected]  https://www.facebook.com/draelizabeth.cruzgarza.9         https://www.facebook.com/RIEHMTY/  www.ruizhealytimes.com @DraElizabethCr1" ["post_title"]=> string(53) "Impacto de las familias disfuncionales en la sociedad" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "impacto-de-las-familias-disfuncionales-en-la-sociedad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-26 12:55:48" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-26 17:55:48" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65909" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17824 (24) { ["ID"]=> int(67122) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-21 13:10:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-21 18:10:04" ["post_content"]=> string(6037) "“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.” – Friedrich Schiller. Poeta y dramaturgo alemán  (1759 – 1805). Junio (del latín lunius = mes de Juno), además de ser el sexto mes del año (sí, el sexto y el que marca el final del primer semestre de este 2021), trae consigo el inicio del solsticio de verano (del latín solstitium o sol sistere = sol quieto) y con ello, el día más largo del año. En Europa, la celebración de la llegada de los solsticios se realiza con rituales que incluyen hogueras como en la festividad por el día de San Juan y que simbolizan una forma de fortalecer al sol, pues es a partir de esta fecha que los días se van haciendo más cortos hasta llegar al solsticio de invierno, el cual coincide con la natividad de Jesús, el 24 de diciembre (seis meses después que San Juan).  Este año, el verano llega de la mano con el cambio del semáforo epidemiológico. El viernes pasado la autoridad federal de salud informó del regreso a color amarillo después de haberse anunciado con bombo y platillo el cambio a verde hace apenas un par de semanas, acción que se asemeja a la manipulación que realizan los agentes de tránsito en los cruces de ciertas avenidas para mantener la luz roja o verde a conveniencia de la intensidad del tránsito de vehículos (pero esa, es otra historia). Hace dos años, en junio y vísperas del verano, mi amado padre dejó este universo. En ese entonces yo no tenía la lucidez suficiente para tomar en cuenta la época del año, pues me parecía vivir en medio del más crudo invierno. Con el paso del tiempo he caído en cuenta de las coincidencias y resulta que en 2019 para la entrada del solsticio y la celebración por el Día de padre dejábamos la urna con las cenizas de papá en el nicho familiar, pero nada importaba más que despedirlo y empezar un nuevo camino sin su compañía. Siempre digo que mi historia de infancia es “sui generis” al haber tenido padres biológicos y padres de crianza (de lo cual algún día escribiré), pero hoy quise escribir de Anthony (como lo llamaba en sus últimos días) a quién ya dediqué una colaboración especial en este espacio por ser fuente de inspiración inagotable y porque siempre acompañó cada paso que he dado en esta vida. Y es que para hablar de paternidad, sin duda, tengo que recurrir a la fuente principal porque aún sin un lazo de sangre que nos uniera, la vida y él se encargaron de crear un vínculo más allá del ADN. De mi padre heredé el gusto por la lectura y la música. Él  me enseñó a leer y fui yo quien le enseñó en dónde comprar inciensos; con él pisé el primer restaurante en mi vida y en sus últimos días fuimos muy felices comiendo juntos con periquitos australianos revoloteando a nuestro alrededor; de su puño y letra recibí los primeros mensajes amorosos, mismos que hoy son como pequeños instructivos para la vida: abrígate, sonríe, ama, agradece, y en particular su mantra de todos los días “¡Sé feliz¡” el cual me repetía cada mañana después de que le inyectara la insulina que necesitaba para controlar su diabetes. Anthony fue el padre más auténtico que he conocido en mi vida: disciplinado, riguroso, exigente, excelente, impositivo a veces pero con una mirada curiosa que lo distinguió siempre y que dejó plasmada en los cientos de fotografías que tomó y reveló. Su vida no estuvo exenta de errores, pero siempre ganaron el honor, la lealtad y el amor en ella, así que no pude recibir mejor regalo que su modelo de paternidad responsable, activa, cariñosa, respetable e inolvidable. Una paternidad que no estuvo peleada con convencionalismos ni con géneros, ni siquiera con nombres o apellidos, una paternidad completa que pocos muy pocos se atreven a ejercer y que desde mi posición como madre soltera, reconozco y alabo, porque ser padre nada tiene que ver con una pensión alimenticia, con visitas programadas, con patria potestad o guarda y custodia o con regalos y cosas materiales. La paternidad es algo de todos los días y tiene menos que ver con perfección, pero le pertenece absolutamente al amor y al acto de rendirse a otro ser humano desde lo más profundo de la entraña aún sin parir ni concebir. Así pues, el verano y la paternidad irán siempre de la mano con el aniversario luctuoso de mi papá, quizá para recordarme que se es padre más allá del entendimiento y de lo tangible o quizá para hacerme sentir que después del frío invierno que significó para mí su deceso, por fin pude ver la brisa estival, que a la nieve alejó (como el personaje animado de Olaf en la película infantil de “Frozen”) y que el verano hace “…que brille la casa con luz indecisa junto a la lumbre medio apagada. Cada duende y espíritu encantado salte tan ligero como ave sobre zarzal…”, tal como escribiría William Shakespeare en su Sueño de una noche de verano y que son #laspequeñascosas que hacen posible seguir el curso de la vida a pesar de su ausencia." ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: ser padre" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-pequenas-cosas-ser-padre" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-21 13:10:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-21 18:10:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67122" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(8) ["max_num_pages"]=> float(4) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "b004367271ad3c57d8ec841fe7c0f056" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: ser padre

“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.” – Friedrich Schiller. Poeta y...

junio 21, 2021

Impacto de las familias disfuncionales en la sociedad

Hoy en día podemos ver a una sociedad que enfrenta diversos problemas de violencia, abusos y vicios, que la degenera ocasionando problemas...

mayo 26, 2021




Más de categoría

Las pequeñas cosas: ser padre

“No es la carne y la sangre, sino el corazón, lo que nos hace padres e hijos.” – Friedrich...

junio 21, 2021
El papel de la participación social en la “nueva vida híbrida”

El papel de la participación social en la “nueva vida híbrida”

Niños, jóvenes, maestros y personal en general, volvemos a las escuelas, empresas y oficinas, que poco a poco se...

junio 18, 2021
el futuro del trabajo

Reinventar el futuro del trabajo

En la medida que avanza la vacunación contra el covid-19 se impone la necesidad de regresar a la normalidad...

junio 17, 2021
falta de previsión

La red: Verdades y mentiras

Rodrigo es papá de un pequeñito con diabetes mellitus tipo I.  A su niño le modificaron el esquema de...

junio 15, 2021