Divorcios y separaciones en pandemia: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos en el proceso?

Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un duro golpe a nuestros hábitos y modo de vida en todo el mundo. Sin duda alguna, se modificaron...

9 de abril, 2021

Es un hecho que para la mayoría de nosotros, el confinamiento por la pandemia de COVID 19 representó un duro golpe a nuestros hábitos y modo de vida en todo el mundo. Sin duda alguna, se modificaron las dinámicas familiares, impactando de manera directa la convivencia diaria y, en muchos casos, desgastando los vínculos y aumentando los niveles de violencia física y psicológica.

Hace un año, por ejemplo, cada miembro de la familia tenía sus propias actividades y espacios determinados para socializar con otras personas, pero durante el tiempo de confinamiento todos hemos tenido que adaptarnos a una nueva forma de vida. Si bien es cierto que para algunos estos momentos han permitido una mayor integración y convivencia, para otros (quizá más de los que quisiéramos) se convirtieron en un catalizador de problemas preexistentes o que han ido surgiendo en el camino, los cuales cada vez se hacen más grandes y más difíciles de resolver. 

Aunque todavía es muy pronto para contar con estadísticas absolutas al respecto, según datos de la DGCS de la UNAM, la Confederación de Colegios y Asociaciones de Abogados de México y otras instancias noticiosas y gubernamentales, el número de divorcios ha aumentado significativamente durante el confinamiento (los datos cambian según el estado y nivel socioeconómico de las parejas, pero las estimaciones oscilan entre cuatro y siete veces más que en circunstancias normales).

El origen

Además del ya mencionado cambio de rutinas y dinámicas familiares, los problemas económicos (desempleo, disminución de salarios, cierre de negocios, etc.), los factores sociales (ausencia de redes de apoyo y convivencia social, desigualdad de oportunidades, tener que acompañar la formación de los hijos ante el cierre de escuelas, falta de seguros de salud, etc.), y las afectaciones psicológicas (duelos inesperados, ansiedad, depresión, intolerancia, frustración, agresividad a diversos niveles e incluso enfermedades mentales mayores) han provocado graves fracturas en los matrimonios, por lo que para muchos de ellos, la única solución es la separación temporal o definitiva.

Las consecuencias




El divorcio es un proceso que puede durar mucho tiempo. A lo largo de él, existirán sentimientos de ambivalencia, desconfianza, indecisión o miedo al futuro y al escándalo, en el cual, tanto las parejas como los niños, viven en una constante inseguridad. Por esta razón es importante estar atentos a las conductas de todos los integrantes de la familia y, en caso de ser necesario, buscar ayuda profesional para manejar adecuadamente las circunstancias.

Solo por mencionar un ejemplo, antes los hijos encontraban en el colegio un espacio para desahogarse y distraerse de los problemas de casa. Ahora, en el confinamiento y debido a que las clases son por televisión o, en el mejor de los casos, en línea, se ha vuelto más difícil para ellos encontrarlo y poder expresar lo que les pasa. Esto, aunado a las problemáticas propias de la pandemia, ha incrementado el aislamiento de niños y adolescentes, y que, en consecuencia, busquen refugio en videojuegos o redes sociales, o se muestren dispersos y poco atentos en las clases y parezcan desmotivados en sus actividades diarias. 

Otros casos

Una situación diferente, pero que puede influir de la misma forma (positiva o negativamente) en la estabilidad emocional de los niños son los casos de las familias que, en vez de separarse, deben volver a unirse porque el dinero ya no es suficiente para mantener dos hogares, ya sea por la situación laboral o porque la situación emocional o de salud de alguno de los hijos lo requiere. En estos casos es importante también estar atentos a los comportamientos o comentarios y buscar herramientas o estrategias que ayuden a sobrellevar los cambios de la mejor manera, evitando confusiones mayores para nuestros hijos.

¿Cuáles son los signos a los que debemos poner atención?

Algunas de las “banderas rojas” más significativas y que nos indican que los hijos no la están pasando bien, no están digiriendo fácilmente el cambio o no se están adaptando fácilmente al proceso son:

Tips y estrategias

Algunas acciones que podemos poner en marcha para proteger la estabilidad de nuestros hijos durante un proceso de divorcio son:

  • Mantener rutinas diarias, estructuradas en tiempos y con actividades que, aunque deban permanecer dentro de casa, no deben perderse.
  • Buscar espacios en los que podamos compartir una actividad en común con ellos: pasear al perro, practicar algún deporte, tocar instrumentos musicales, jugar un videojuego, ver una película. 
  • Mantener las vías de comunicación abiertas, validar sus emociones, mostrarles comprensión, ser consistentes y consecuentes con los límites. 
  • Ser amorosos, llenarlos de abrazos y besos. 
  • Estar presentes y hacerles saber que, ante cualquier circunstancia, siempre seremos sus padres y siempre estaremos con ellos y siempre contarán con nuestro amor y apoyo.
  • Darles la seguridad de que esta situación, no solo la pandemia, sino la adaptación a nuevas rutinas, nuevos estatus emocionales e incluso a la nueva dinámica familiar, va a pasar.

Como dice el refrán. “Dar tiempo al tiempo” …

No hay duda de que hoy, en medio de los difíciles momentos que vivimos, todo se ve a través de una lupa que magnifica los problemas, por lo que es claro que tomar decisiones a partir de la desesperación, la ansiedad, el miedo o la incertidumbre no es el mejor camino. Por ello, y si nos es posible, lo mejor es procurarse largos momentos para reflexionar, esperar a que pasen las crisis internas y externas y hacer una valoración profunda de los pasos que queremos dar, para evitar así consecuencias que afecten profundamente a nuestras familias.

No obstante, sí es inevitable enfrentarnos a una separación, es importante también hacer un trabajo personal que nos ayude a procesar las circunstancias de la mejor manera, para poder aceptar los cambios y tomar decisiones asertivas que pongan el bienestar de nuestros hijos, siempre, en primer lugar.

Comentarios
object(WP_Query)#18159 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63566) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-04-2021" ["before"]=> string(10) "12-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63566) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "14-04-2021" ["before"]=> string(10) "12-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18084 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18145 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18091 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "14-04-2021" ["before"]=> string(10) "12-05-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-04-14 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-05-12 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (63566) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18156 (24) { ["ID"]=> int(64248) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-19 12:42:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 17:42:12" ["post_content"]=> string(5470) "“Con la ayuda de los microscopios, no hay nada tan pequeño como para escapar de nuestra investigación, de ahí que haya un nuevo mundo visible descubierto para el entendimiento.”  – Robert Hooke, Científico inglés (1635 – 1703) Un núcleo de ácido ribonucleico y una membrana de proteínas envuelven el material genético del virus que puso en jaque al mundo entero desde hace más de un año. 30 horas después de la fecundación, el óvulo se divide en dos células llamadas gametos cuya fusión de los 23 cromosomas que comparten determina el ADN durante la tercera semana del embarazo. El dispositivo electrónico con red inalámbrica que llevamos durante todo el día nos permite realizar telecomunicaciones a larga distancia y desde cualquier punto geográfico. Todo ello, gracias a la unidad más pequeña que compone a los seres vivos y que se encuentra presente también en la tecnología para dotar de “vida” a toda serie de artefactos: la célula. Hacia 1665 y con ayuda de los primeros y rudimentarios microscopios, Robert Hooke realizó numerosas observaciones de tejidos vegetales a partir del microscopio que él mismo desarrolló, descubriendo así unidades que se repetían en forma de celdillas semejantes a un panal y que nombró como célula (del latín cellula, diminutivo de cella = celda) que hoy sabemos es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo. La maravilla de una célula no solo radica en la capacidad que tiene para generar todas las funciones vitales de los organismos y su interacción con otras células, sino del poder que brinda al cuerpo humano a través de los cientos de billones que lo componen y en las cuales se presentan y expresan receptores, además de que se emiten neurotransmisores como la serotonina, la adrenalina o la oxitocina, como lo describe Eduardo Punset (divulgador científico español): “Con cada estímulo que desencadena una emoción se generan nuevas conexiones entre grupos de células en nuestro cerebro.” Ello nos convierte en infinitos a pesar de tener fecha de caducidad, pues nuestras reservas no se agotan como lo demuestran las investigaciones respecto a la capacidad de generar nuevas neuronas gracias a la ayuda de la tecnología y la ciencia.  Las células segregan sustancias, nos dotan de neuronas, adipocitos, epitelios, fibroplastos, leucocitos y eritrocitos entre otros. “Todas las células surgen de células. Toda célula nace de una célula anterior, que a su vez nació de otra célula anterior. La vida surge de la vida. La vida engendra vida que engendra vida que engendra vida que engendra vida." (Bajo la misma estrella, 2012). El cáncer es el desarrollo de células “anormales” que se dividen, crecen y se diseminan sin control por el organismo, las mismas que en condición “normal” se encargan de estimularnos positivamente para hacernos sentir placer y alegría o nos llevan al extremo en casos de estrés. La citología o biología celular, como actualmente la llaman, se encarga del estudio de las células y es un pozo sin fondo del cual debemos tener cuidado de no caer porque este espacio no es de divulgación científica, pero coloca la mirada en las pequeñas cosas y su impacto en nuestro universo (personal y social). Así que las células son el punto de partida para todo aquello que se relaciona a la experiencia tanto interna como externa en nuestro tránsito por la vida humana porque somos materia, pero también somos alma (esencia, espíritu, etc.) y mente. No es que pasemos la tarde pensando en la cantidad de células que contiene nuestro organismo sino que reflexionemos en el universo entero que llevamos dentro y que transportamos diariamente en el auto, el transporte, caminando o conectándonos al ciberespacio para realizar una videollamada y que en comparación al universo, somos apenas una célula con el poder de desarrollar culturas, arte, tecnología, ciencia y con ello, transformar el mundo en el que nos tocó vivir.  En 1998 se estrenó la película “Bichos: una aventura en miniatura” cuyo eje es la historia de una hormiga fuera de lo común que elige salir del grupo para buscar ayuda contra los saltamontes que las obligan a recolectar comida para ellos y en algún momento, el personaje principal enfrenta al villano para decirle: “No tenemos por qué servirles, ustedes nos necesitan. Somos más fuertes de lo que ustedes creen y te consta. ¿No es cierto?”. El poder que representan #laspequeñascosas es microscópico, la mayoría de las veces imperceptible, pero el resultado es gigantesco si pensamos en términos de vida y de tiempo, porque empezamos siendo células y en células nos convertiremos al morir." ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: célula " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-celula" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-19 13:22:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:22:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64248" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18135 (24) { ["ID"]=> int(65163) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-05-10 12:48:44" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 17:48:44" ["post_content"]=> string(5770) "“La maternidad ha cambiado, como la vida misma de las mujeres que arribamos a la contemporaneidad.”  – Ileana Medina / Periodista cubana (1973) Soy hija de madre soltera, el sándwich entre dos varones (aunque en realidad siempre digo que soy el jamón porque es la parte sustancial del emparedado) y si mi padre no hubiera… quizá mi madre habría… entonces yo sería… pero honestamente no me inquieta los “hubieras” porque son meras suposiciones y me gusta la vida que tengo y la que tuve en la infancia.  Aunque he visitado cantidad de veces el diván del psicoanálisis, no sufro depresión ni tengo pensamientos autodestructivos, sino que tengo corazón de pollo y todavía sigo aprendiendo entre el mar de emociones que a menudo se convierten en tsunami, pero que una vez pasada la tormenta llega la calma y todo vuelve al orden acostumbrado. Soy madre de tiempo completo de un niño de casi siete años: el jefe más demandante que he tenido en mi vida, sin derecho a vacaciones ni pausas por fin de semana o días festivos y estuve a su entera disposición durante los nueve meses del embarazo porque el proceso fue de alto riesgo y fue necesario guardar reposo, dejar la vida laboral y construir una nueva vida en todos los sentidos, lo cual no fue fácil. La maternidad tiene múltiples aristas, no se limita al modelo de los personajes que representó en su época Marga López (actriz nacionalizada mexicana, 1924 – 1950) pero tampoco se acota al estereotipo que Martha Debayle convirtió en marca, porque la maternidad es un proceso natural de la vida y como tal, no tiene fórmulas ni atajos, no tiene nada que ver con el glamour y no llega con fecha de caducidad. La reflexión en torno a la maternidad es reciente a nivel mundial y en México, estamos en pañales. Mi principal pensamiento cuando me supe embarazada se enfocaba justo en tratar de entender cómo ejercer la maternidad en tiempos de inmediatez. Recuerdo que veía otras mujeres embarazadas ir y venir con total naturalidad, como si el embarazo fuera similar a tener un resfriado o jaqueca y el entorno era aún más confuso porque en los pocos recorridos que hice tanto a pie como en transporte público a nadie parecía importarle una mujer embarazada como yo, así que el tema rondaba por mi cabeza mientras que afuera, el mundo albergaba una mujer más en proceso de gestación de una nueva vida. Y ocurrió que me volqué en los libros, en Internet y no exagero al decir que ocho años después sigo aprendiendo y recibiendo material nuevo: las madres en España manifestándose por el pronto regreso a clases en plena pandemia y sin los protocolos necesarios; las madres usando el hashtag #SialaLactancia después de que en el Museo Soumaya le pidieran abandonar el recinto a una madre mientras amamantaba; las madres escribiendo sobre su experiencia durante la pandemia y el enorme reto de combinar el trabajo con la escuela de los hijos, la atención del hogar, entre otras tareas; las madres pidiendo mayor tiempo para las licencias por maternidad; las ministras que se presentan con sus bebés en brazos y todas tienen un común denominador: defienden a sus crías y su derecho a la maternidad, el respeto a su espacio y a hacer tribu (como lo llaman ahora). El término maternidad (del latín maternitas = estado, condición, calidad o cualidad de madre) no existió en la Europa Occidental hasta el siglo IX, pero se aplicaba únicamente como sinónimo de tierra nativa y no fue sino hasta la Edad Media que se empezó a definir la maternidad tal y como la entendemos actualmente (De la historia de la maternidad, Cira Crespo).  Este breve espacio y la mercadotecnia que pone reflectores si y solo si en las efemérides señaladas por el calendario no son suficientes para desmenuzar un tema tan complejo como lo es la maternidad, en 2005 publiqué el libro autobiográfico Yo, Mamá (Ed. Acribus) cuyo objetivo fue invitar a la reflexión y dar una nueva mirada en una era inundada de convencionalismos y estereotipos en tanto raíces de nuestra sociedad. Porque es en el rol materno donde se siembran las semillas de #laspequeñascosas de la vida, esas que no ocupan las columnas de ocho en los diarios ni son tendencia en redes sociales, pero que sustentan la existencia misma, igual que las hormonas que se alteran antes, durante y después del proceso de gestación. La maternidad no es miel sobre hojuelas, el sufrimiento materno es latente en muchos ámbitos, las voces de millones de madres han sido ignoradas o calladas, el derecho a la libre maternidad no es moda ni opcional, las madres que trabajan son tanto o más comprometidas que los hombres. Y sí, madre solo hay una (aunque yo tengo dos). Seguiré escribiendo sobre maternidad hasta que ser madre, emprendedora, mujer y empoderada sea una experiencia de vida integral y no sinónimo de renuncia a la realización personal, porque las mamás movemos al mundo y además, tenemos radar. https://youtu.be/lO9pZ5uIcR0" ["post_title"]=> string(31) "Las pequeñas cosas: maternitas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "las-pequenas-cosas-maternitas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-05-10 12:56:25" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-05-10 17:56:25" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=65163" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18156 (24) { ["ID"]=> int(64248) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-19 12:42:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 17:42:12" ["post_content"]=> string(5470) "“Con la ayuda de los microscopios, no hay nada tan pequeño como para escapar de nuestra investigación, de ahí que haya un nuevo mundo visible descubierto para el entendimiento.”  – Robert Hooke, Científico inglés (1635 – 1703) Un núcleo de ácido ribonucleico y una membrana de proteínas envuelven el material genético del virus que puso en jaque al mundo entero desde hace más de un año. 30 horas después de la fecundación, el óvulo se divide en dos células llamadas gametos cuya fusión de los 23 cromosomas que comparten determina el ADN durante la tercera semana del embarazo. El dispositivo electrónico con red inalámbrica que llevamos durante todo el día nos permite realizar telecomunicaciones a larga distancia y desde cualquier punto geográfico. Todo ello, gracias a la unidad más pequeña que compone a los seres vivos y que se encuentra presente también en la tecnología para dotar de “vida” a toda serie de artefactos: la célula. Hacia 1665 y con ayuda de los primeros y rudimentarios microscopios, Robert Hooke realizó numerosas observaciones de tejidos vegetales a partir del microscopio que él mismo desarrolló, descubriendo así unidades que se repetían en forma de celdillas semejantes a un panal y que nombró como célula (del latín cellula, diminutivo de cella = celda) que hoy sabemos es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo. La maravilla de una célula no solo radica en la capacidad que tiene para generar todas las funciones vitales de los organismos y su interacción con otras células, sino del poder que brinda al cuerpo humano a través de los cientos de billones que lo componen y en las cuales se presentan y expresan receptores, además de que se emiten neurotransmisores como la serotonina, la adrenalina o la oxitocina, como lo describe Eduardo Punset (divulgador científico español): “Con cada estímulo que desencadena una emoción se generan nuevas conexiones entre grupos de células en nuestro cerebro.” Ello nos convierte en infinitos a pesar de tener fecha de caducidad, pues nuestras reservas no se agotan como lo demuestran las investigaciones respecto a la capacidad de generar nuevas neuronas gracias a la ayuda de la tecnología y la ciencia.  Las células segregan sustancias, nos dotan de neuronas, adipocitos, epitelios, fibroplastos, leucocitos y eritrocitos entre otros. “Todas las células surgen de células. Toda célula nace de una célula anterior, que a su vez nació de otra célula anterior. La vida surge de la vida. La vida engendra vida que engendra vida que engendra vida que engendra vida." (Bajo la misma estrella, 2012). El cáncer es el desarrollo de células “anormales” que se dividen, crecen y se diseminan sin control por el organismo, las mismas que en condición “normal” se encargan de estimularnos positivamente para hacernos sentir placer y alegría o nos llevan al extremo en casos de estrés. La citología o biología celular, como actualmente la llaman, se encarga del estudio de las células y es un pozo sin fondo del cual debemos tener cuidado de no caer porque este espacio no es de divulgación científica, pero coloca la mirada en las pequeñas cosas y su impacto en nuestro universo (personal y social). Así que las células son el punto de partida para todo aquello que se relaciona a la experiencia tanto interna como externa en nuestro tránsito por la vida humana porque somos materia, pero también somos alma (esencia, espíritu, etc.) y mente. No es que pasemos la tarde pensando en la cantidad de células que contiene nuestro organismo sino que reflexionemos en el universo entero que llevamos dentro y que transportamos diariamente en el auto, el transporte, caminando o conectándonos al ciberespacio para realizar una videollamada y que en comparación al universo, somos apenas una célula con el poder de desarrollar culturas, arte, tecnología, ciencia y con ello, transformar el mundo en el que nos tocó vivir.  En 1998 se estrenó la película “Bichos: una aventura en miniatura” cuyo eje es la historia de una hormiga fuera de lo común que elige salir del grupo para buscar ayuda contra los saltamontes que las obligan a recolectar comida para ellos y en algún momento, el personaje principal enfrenta al villano para decirle: “No tenemos por qué servirles, ustedes nos necesitan. Somos más fuertes de lo que ustedes creen y te consta. ¿No es cierto?”. El poder que representan #laspequeñascosas es microscópico, la mayoría de las veces imperceptible, pero el resultado es gigantesco si pensamos en términos de vida y de tiempo, porque empezamos siendo células y en células nos convertiremos al morir." ["post_title"]=> string(30) "Las pequeñas cosas: célula " ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(25) "las-pequenas-cosas-celula" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-19 13:22:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-19 18:22:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=64248" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(10) ["max_num_pages"]=> float(5) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "10589383f4da309d80b0869beb2dd423" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: célula 

“Con la ayuda de los microscopios, no hay nada tan pequeño como para escapar de nuestra investigación, de ahí que haya un...

abril 19, 2021

Las pequeñas cosas: maternitas

“La maternidad ha cambiado, como la vida misma de las mujeres que arribamos a la contemporaneidad.”  – Ileana Medina / Periodista cubana...

mayo 10, 2021




Más de categoría

Las pequeñas cosas: maternitas

“La maternidad ha cambiado, como la vida misma de las mujeres que arribamos a la contemporaneidad.”  – Ileana Medina...

mayo 10, 2021

Otra crisis de la pandemia

En el año y medio de incertidumbre mundial que llevamos a cuestas, se han digitalizado los pensamientos, los acuerdos...

abril 29, 2021
buena influencia

La buena influencia

La influencia es la cualidad que otorga capacidad para ejercer un determinado control sobre el poder por alguien o algo. La...

abril 28, 2021

Las pequeñas cosas: infancia

“La única patria que tiene el hombre es su infancia.”  – Rainer María Rilke (1875 – 1926), poeta y...

abril 26, 2021