Día de Muertos: oportunidad para abrir el corazón

Cierra los ojos e imagina la sonrisa de ese ser especial con quien ahora te relacionas desde un amor más profundo.

2 de noviembre, 2022 Día de Muertos: oportunidad para abrir el corazón

Dicen que en México celebramos a la muerte; en realidad la celebración es para recordar a nuestros seres amados que trascendieron y que,  a pesar de que hoy están en un plano distinto, siguen vivos, ahora en nuestro corazón. 

La semana pasada comenté que una de las ideas más dolorosas cuando alguien muere es la de decir adiós. La festividad de Día de Muertos nos ayuda a decir “hasta siempre”; el altar es un homenaje, es una muestra del gran amor que les seguimos teniendo y de lo mucho que siguen representando para nosotros, y aunque nuestros seres queridos ya no tengan un cuerpo físico, siguen siendo energía y siguen siendo parte del flujo del Universo, igual que nosotros, por lo tanto, en algún sentido están presentes. 

Hoy te invito a que abras tu corazón para sentir, con mucha fuerza, el amor que sigues sintiendo por quienes ya partieron, por quienes murieron y que hoy sigues amando de manera profunda. Recordemos que la muerte es parte de la vida. La muerte no es fea, no es bonita, no es dolorosa, no es desagradable, no es agradable, la muerte ꟷigual que todo lo que sucede en la vidaꟷ solo es. 

Aprovecha este día para estar, en pensamiento y de corazón, con todas esas personas que en vida te dieron tanto y a quienes también brindaste cariño. Cierra los ojos e imagina su sonrisa, que sea ese recuerdo el que ilumine, aquí y ahora, tu alma. 

La mejor forma de honrar a quienes ya murieron es viviendo, así, en gerundio, siendo felices y brindando lo mejor a los otros sin esperar que nos sea devuelto. Insisto, lo relevante no es la muerte sino cómo la VIVIMOS, al margen de su duración. 

¡Gracias por tu tiempo! Deseo que estas ideas te hayan aportado algo positivo. Si es así comparte este texto en tus redes sociales o con tus seres queridos.

Te invito a mi charla online “Cómo aprovecho la tanatología para mejorar mi vida cotidiana”. Te animo a darle un giro a tu pensamiento para transformar tu estado de ánimo. Contáctame para tener detalles:

  • WhatsApp: 55 20 82 88 71

 

Comentarios


object(WP_Query)#18009 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85250) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2022" ["before"]=> string(10) "27-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(85250) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2022" ["before"]=> string(10) "27-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18013 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18011 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18012 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-10-2022" ["before"]=> string(10) "27-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(502) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-10-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (85250) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(85154) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-10-31 11:22:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-10-31 16:22:55" ["post_content"]=> string(9316) "Casi todos hemos tenido una plática de sobremesa entre hermanos en la que de pronto pareciera que cada uno habla de una madre/padre diferente. Pero, ¿Por qué, si son las mismas personas, los vivimos, los sentimos y los recordamos diferente?, ¿Por qué la empatía, el apego o la conexión con un hijo o un padre específico es distinta? y, quizá lo más importante, ¿De qué manera influye esto en el desarrollo y en la formación de la personalidad? A pesar de que en una familia, el padre y la madre sean los mismos, de que pareciera que los valores y el estilo de crianza sean los mismos para todos los hijos, la realidad es que la cantidad de variables que determinan la relación que se establece con cada uno de ellos y la manera en que, individualmente perciben la dinámica familiar es enorme. Algunos de los factores que los investigadores han logrado encontrar y que influyen directamente para que por un lado cada hijo sea diferente y, por otro, nos perciban y reconozcan de diferente manera también, son:   El carácter y el temperamento No hay duda de que, aunque como seres humanos, todos somos iguales, podemos afirmar que, al mismo tiempo, como personas o individuos, todos somos diferentes. De acuerdo con la ciencia, esto se debe a que la personalidad (que justamente nos identifica como seres individuales) es la suma de los comportamientos, actitudes, pensamientos, sentimientos (y la forma de manifestarlos) que caracterizan a una persona y ésta se determina por dos factores esenciales: el temperamento y el carácter. El temperamento tiene su origen en la herencia biológica, es innato (por lo tanto, cada uno de nuestros hijos tendrá el propio desde el momento de nacer) y difícilmente se modifica; por su parte el carácter es resultado de nuestro aprendizaje, tanto emocional como cognitivo, por ello puede modificarse a través de nuevas experiencias y, sobre todo, de la interacción social. Desde que aquí ya podemos irnos dando una idea del por qué, así como la personalidad, la percepción de cada hijo sobre nosotros es diferente. El orden de nacimiento Algunos autores, como Alfred Adler, sugieren que el orden de nacimiento de los hijos influye también en el desarrollo de su personalidad, influyendo en aspectos como los rasgos del carácter, la autoestima, el coeficiente intelectual e incluso el éxito posterior en la vida, y que estos efectos perduran hasta la edad adulta. Los interesante de esto es que, de acuerdo con esta teoría, ¡somos los padres los que directamente determinamos esto al tratar a los hijos en forma diferente debido a su edad, al compararlos constantemente o bien, al esperar que todos se comporten exactamente de la misma forma cuando nosotros “les damos todo y los queremos por igual”! Según nos dice Adler, entonces, se cree que el hijo mayor es una persona complaciente, responsable, confiable, cautelosa, pero quizás mandona y controladora; se piensa que el hijo del medio a menudo se deja de lado o se ignora, por lo que tiende a ser el pacificador; y el hijo más pequeño, por su parte, es egocéntrico, manipulador, divertido, entretenido y encantador. En el caso de los hijos únicos, se afirma que tienden a ser egocéntricos, independientes, ávidos de aprobación y maduros.  ¿Hijo favorito? Aunque casi todos los padres afirman que aman a todos sus hijos por igual y niegan el favoritismo hacia alguno en específico cuando son cuestionados (podría decirse, incluso, que este es uno de los grandes temas tabú de la paternidad), la ciencia nos dice que es una realidad que la mayoría de los padres/madres lo tiene. Y esto, aunque es natural, es un tema al que debemos poner mucha atención ya que los estudios demuestran que sí afecta de manera directa el desarrollo emocional de los hijos, promueve la rivalidad entre hermanos y, en general, puede ser generador de diversos conflictos dentro de la familia. Hasta aquí, todo suena bastante simple pero el problema real es que del lado de los hijos, la cuestión se convierte en un asunto de percepción y la mayoría de los ellos no sabe decir quién es realmente el favorito pero, a nivel inconsciente e independientemente de los esfuerzos de los padres por “compensarlos”, lo siente. ¿Crianza igual o diferente? Podría pensarse que por el simple hecho de ser los mismos padres, vivir bajo el mismo techo y compartir las mismas creencias y valores la crianza es igual para todos los hijos pero… ¡No es así! Muchos son los factores que influyen para que esto se dé de manera diversa y los padres, más que atentos, debemos estar conscientes de ellos, para poder dar a nuestros hijos (como siempre queremos) lo mejor de nosotros de acuerdo con las circunstancias. Algunos de los aspectos que van “modificando" el estilo de crianza para cada hijo son:
  • Edad de los hijos/padres
  • Situación económica/laboral en cada momento
  • Vínculos emocionales/empatía con cada hijo
  • Experiencia que van adquiriendo los padres
  • Género de cada hijo
  • Similitudes/diferencias de personalidad entre padres e hijos
  • Diferentes escuelas/círculos sociales de cada hijo
  • Habilidades/talentos específicos de cada hijo
Pero entonces… ¡¿Qué hacemos?! Una buena crianza se trata más de buscar el bienestar y la felicidad de cada uno de nuestros hijos desde su individualidad, que de tratar de darles todo por igual o de preocuparnos por cómo van a recordarnos. Por ello, algunas de las estrategias que pueden servirnos son:
  • Reconocer que cada hijo es diferente, con personalidad propia, habilidades, talentos, necesidades específicas y con formas individuales de sentir, de aprender y de expresarse.
  • Aceptar nuestros propios sentimientos hacia cada uno de ellos como una parte natural de las relaciones humanas.
  • Buscar espacios y tiempo de calidad para convivir todos en familia y con cada uno de ellos en forma especial.
  • Hacer sentir a cada uno querido, respetado, escuchado, único y especial.
  • Evitar establecer comparaciones de cualquier tipo.
  Dejando nuestra huella en su corazón No hay duda de que cuando nuestros hijos hablen de nosotros también se encontrarán con que, en muchas cosas, pareciera que tuvieron “padres diferentes”, pero lo importante es que nosotros tengamos la consciencia de que eso no es ni bueno ni malo siempre y cuando nos hayamos esforzado por dar a todos lo necesario para su bienestar (en lo circunstancial) y a cada uno lo que necesitaba de manera específica (en lo personal). Recordemos que educar en igualdad, equidad y justicia no es lo mismo que "educar igual a todos” y que lo realmente significativo en sus vidas (y por lo cual, sin importar  cuál sea la forma, seremos recordados como padres)  será la huella indeleble de amor, apoyo, ejemplo, acompañamiento, guía y comprensión que logremos dejar en sus corazones. Visita nuestra página y encuentra el modelo educativo con sentido humano que estás buscando para tu familia.  " ["post_title"]=> string(112) "Mismos padres, mismos valores: ¿por qué cada hijo nos percibe diferente y cómo influye esto en su desarrollo?" ["post_excerpt"]=> string(117) "“No hay tal cosa como un padre perfecto. Así que solo sé uno real”. -Sue Atkins (conductora y coach de vida). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(105) "mismos-padres-mismos-valores-por-que-cada-hijo-nos-percibe-diferente-y-como-influye-esto-en-su-desarrollo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-10-31 11:22:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-10-31 16:22:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85154" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17985 (24) { ["ID"]=> int(85857) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:45:03" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:45:03" ["post_content"]=> string(5776) ""Chango, chino, chiflador… Ya no chifles a tu china changa…”. -Valentín Rincón, Artista musical  Seguimos por la ruta del dígrafo “ch” porque decidí darle un matiz diferente de todo lo que se lee en redes sociales, porque el año se nos termina y corre como agua entre los dedos pero además y porque conviene distraernos un poco de la nota roja, politiquerías, dimes y diretes entre líderes de opinión además de la enorme falta de sentido crítico para equilibrar las posturas radicales que permea en el ambiente y porque ser madre también implica una responsabilidad social con las infancias “en tanto raíces de nuestra sociedad futura” (Yo, Mamá. Ed. Acribus). Y por ello es importante revisar las opciones que se tienen para brindar más y mejores herramientas a los niños, pues son ellos los que deberían importar en las agendas de las políticas públicas. Afortunadamente, el arte y la cultura se abren camino desde la autogestión y la colaboración ofreciendo diversas propuestas para todos los públicos y es ahí donde las infancias encuentran aliados a través de lo lúdico que representa para ellos el juego natural, como los trabalenguas que les permiten una mayor agilidad lingüística y los prepara para la comprensión lectora, además de aportarles herramientas para desarrollar la memoria. El trabajo de Valentín Rincón inició en la década de los setenta con la formación del grupo los Hermanos Rincón, arropados por Radio UNAM y su prolífica carrera dio a luz diversos materiales de divulgación. De su autoría es el tema “Chango, chino chiflador” (la frase que encabeza la presente colaboración) porque las cosas chiquitas, chidas y chulas están en todas partes si se les aprende a mirar. Chiflados (persona que ha perdido el juicio o que está muy enamorada de una persona o le gusta mucho una cosa) están los políticos que sólo persiguen sus intereses y aspiraciones personales, pero más lo están todos aquéllos que les hacen “más gordo el caldo” porque ya nadie les cree, todos están cortados por la misma tijera y no aceptan que la clase política ha perdido credibilidad y ser político hoy ya no es motivo de orgullo porque se olvidaron de quienes les entregan su voto. Cada día hay más y más fallas en los servicios públicos: transporte, salud, educación, vialidades. No entraré en camisa de once varas porque suficiente polaridad existe ya por todas partes; no me siento representada, punto. Chanchullo (Acción de una persona o acuerdo secreto entre varias personas para, de forma poco clara, conseguir un beneficio sobre un asunto en perjuicio de otros) el que hicieron con la línea 12 del metro al no enjuiciar a los responsables de tal acto de corrupción. Hace unos días se nos informó que se espera la reapertura del tramo subterráneo para el mes de enero 2023, ojalá que nos cumplan aunque eso no borra el daño provocado ni las pérdidas humanas pero aquí nos tocó vivir. El chiste (Dicho, ocurrencia o historia breve, narrada o dibujada, que encierra un doble sentido, una burla, una idea disparatada, etc., y cuya intención es hacer reír) en tiempos de Freud fue su punto de partida para analizar los comportamientos de represión tanto del individuo como de la sociedad, escribió: “Todo chiste, en el fondo, encubre una verdad”, lo cual me remite al dicho popular: “Entre broma y broma, la verdad se asoma”. Vivimos en la era de las redes sociales, rodeados de memes en torno a la realidad que nos aqueja, todo es motivo de un meme porque es la forma en que expresamos la hostilidad respecto a una situación o persona en particular, por medio de la risa descargamos tensión y distraemos la atención. Los chistes se albergan en el inconsciente y son a la vez, un mecanismo de defensa. ¿Para qué llorar si podemos reír? Jodorowsky escribe: “Un perro hambriento encuentra un hueso. Éste está tan viejo, duro y lleno de esquirlas, que le hiere las encías, las cuales sangran abundantemente. Saciado, el perro piensa: “¡Qué delicioso hueso! Es un regalo”. Y cuanto más come, más sangra” (La sabiduría de los chistes. Ed. Grijalbo Mondadori). A manera de colofón: no tengo espíritu deportivo pero me declaro seguidora de la NFL y sus equipos sin tener uno favorito. Mi padre seguía todos los partidos en cada temporada y en mi recuerdo de la más temprana infancia tengo las voces de Pepe Segarra, Toño de Valdes y Enrique Burak fijas como parte del ritual que era el partido de los lunes por la noche. Uno nunca sabe la trascendencia de un acto cotidiano hasta que no existe más. Papá murió en 2019 y desde entonces, no miraba un solo partido de futbol americano, no tenían sentido. Este año, el sentido regresó y amo que sea así, hay una emoción nueva cada fin de semana y a eso, le llamo vida. La vida es cíclica y algo debe morir para que lo nuevo nazca y lo nuevo está aquí y ahora. ¡Gracias vida! " ["post_title"]=> string(62) "Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)" ["post_excerpt"]=> string(195) "Chiflados (persona que ha perdido el juicio o que está muy enamorada de una persona o le gusta mucho una cosa) están los políticos que solo persiguen sus intereses y aspiraciones personales. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "las-pequenas-cosas-chiquitas-chidas-y-chulas-parte-2-de-7" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 12:46:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 17:46:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85857" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18010 (24) { ["ID"]=> int(85154) ["post_author"]=> string(2) "81" ["post_date"]=> string(19) "2022-10-31 11:22:55" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-10-31 16:22:55" ["post_content"]=> string(9316) "Casi todos hemos tenido una plática de sobremesa entre hermanos en la que de pronto pareciera que cada uno habla de una madre/padre diferente. Pero, ¿Por qué, si son las mismas personas, los vivimos, los sentimos y los recordamos diferente?, ¿Por qué la empatía, el apego o la conexión con un hijo o un padre específico es distinta? y, quizá lo más importante, ¿De qué manera influye esto en el desarrollo y en la formación de la personalidad? A pesar de que en una familia, el padre y la madre sean los mismos, de que pareciera que los valores y el estilo de crianza sean los mismos para todos los hijos, la realidad es que la cantidad de variables que determinan la relación que se establece con cada uno de ellos y la manera en que, individualmente perciben la dinámica familiar es enorme. Algunos de los factores que los investigadores han logrado encontrar y que influyen directamente para que por un lado cada hijo sea diferente y, por otro, nos perciban y reconozcan de diferente manera también, son:   El carácter y el temperamento No hay duda de que, aunque como seres humanos, todos somos iguales, podemos afirmar que, al mismo tiempo, como personas o individuos, todos somos diferentes. De acuerdo con la ciencia, esto se debe a que la personalidad (que justamente nos identifica como seres individuales) es la suma de los comportamientos, actitudes, pensamientos, sentimientos (y la forma de manifestarlos) que caracterizan a una persona y ésta se determina por dos factores esenciales: el temperamento y el carácter. El temperamento tiene su origen en la herencia biológica, es innato (por lo tanto, cada uno de nuestros hijos tendrá el propio desde el momento de nacer) y difícilmente se modifica; por su parte el carácter es resultado de nuestro aprendizaje, tanto emocional como cognitivo, por ello puede modificarse a través de nuevas experiencias y, sobre todo, de la interacción social. Desde que aquí ya podemos irnos dando una idea del por qué, así como la personalidad, la percepción de cada hijo sobre nosotros es diferente. El orden de nacimiento Algunos autores, como Alfred Adler, sugieren que el orden de nacimiento de los hijos influye también en el desarrollo de su personalidad, influyendo en aspectos como los rasgos del carácter, la autoestima, el coeficiente intelectual e incluso el éxito posterior en la vida, y que estos efectos perduran hasta la edad adulta. Los interesante de esto es que, de acuerdo con esta teoría, ¡somos los padres los que directamente determinamos esto al tratar a los hijos en forma diferente debido a su edad, al compararlos constantemente o bien, al esperar que todos se comporten exactamente de la misma forma cuando nosotros “les damos todo y los queremos por igual”! Según nos dice Adler, entonces, se cree que el hijo mayor es una persona complaciente, responsable, confiable, cautelosa, pero quizás mandona y controladora; se piensa que el hijo del medio a menudo se deja de lado o se ignora, por lo que tiende a ser el pacificador; y el hijo más pequeño, por su parte, es egocéntrico, manipulador, divertido, entretenido y encantador. En el caso de los hijos únicos, se afirma que tienden a ser egocéntricos, independientes, ávidos de aprobación y maduros.  ¿Hijo favorito? Aunque casi todos los padres afirman que aman a todos sus hijos por igual y niegan el favoritismo hacia alguno en específico cuando son cuestionados (podría decirse, incluso, que este es uno de los grandes temas tabú de la paternidad), la ciencia nos dice que es una realidad que la mayoría de los padres/madres lo tiene. Y esto, aunque es natural, es un tema al que debemos poner mucha atención ya que los estudios demuestran que sí afecta de manera directa el desarrollo emocional de los hijos, promueve la rivalidad entre hermanos y, en general, puede ser generador de diversos conflictos dentro de la familia. Hasta aquí, todo suena bastante simple pero el problema real es que del lado de los hijos, la cuestión se convierte en un asunto de percepción y la mayoría de los ellos no sabe decir quién es realmente el favorito pero, a nivel inconsciente e independientemente de los esfuerzos de los padres por “compensarlos”, lo siente. ¿Crianza igual o diferente? Podría pensarse que por el simple hecho de ser los mismos padres, vivir bajo el mismo techo y compartir las mismas creencias y valores la crianza es igual para todos los hijos pero… ¡No es así! Muchos son los factores que influyen para que esto se dé de manera diversa y los padres, más que atentos, debemos estar conscientes de ellos, para poder dar a nuestros hijos (como siempre queremos) lo mejor de nosotros de acuerdo con las circunstancias. Algunos de los aspectos que van “modificando" el estilo de crianza para cada hijo son:
  • Edad de los hijos/padres
  • Situación económica/laboral en cada momento
  • Vínculos emocionales/empatía con cada hijo
  • Experiencia que van adquiriendo los padres
  • Género de cada hijo
  • Similitudes/diferencias de personalidad entre padres e hijos
  • Diferentes escuelas/círculos sociales de cada hijo
  • Habilidades/talentos específicos de cada hijo
Pero entonces… ¡¿Qué hacemos?! Una buena crianza se trata más de buscar el bienestar y la felicidad de cada uno de nuestros hijos desde su individualidad, que de tratar de darles todo por igual o de preocuparnos por cómo van a recordarnos. Por ello, algunas de las estrategias que pueden servirnos son:
  • Reconocer que cada hijo es diferente, con personalidad propia, habilidades, talentos, necesidades específicas y con formas individuales de sentir, de aprender y de expresarse.
  • Aceptar nuestros propios sentimientos hacia cada uno de ellos como una parte natural de las relaciones humanas.
  • Buscar espacios y tiempo de calidad para convivir todos en familia y con cada uno de ellos en forma especial.
  • Hacer sentir a cada uno querido, respetado, escuchado, único y especial.
  • Evitar establecer comparaciones de cualquier tipo.
  Dejando nuestra huella en su corazón No hay duda de que cuando nuestros hijos hablen de nosotros también se encontrarán con que, en muchas cosas, pareciera que tuvieron “padres diferentes”, pero lo importante es que nosotros tengamos la consciencia de que eso no es ni bueno ni malo siempre y cuando nos hayamos esforzado por dar a todos lo necesario para su bienestar (en lo circunstancial) y a cada uno lo que necesitaba de manera específica (en lo personal). Recordemos que educar en igualdad, equidad y justicia no es lo mismo que "educar igual a todos” y que lo realmente significativo en sus vidas (y por lo cual, sin importar  cuál sea la forma, seremos recordados como padres)  será la huella indeleble de amor, apoyo, ejemplo, acompañamiento, guía y comprensión que logremos dejar en sus corazones. Visita nuestra página y encuentra el modelo educativo con sentido humano que estás buscando para tu familia.  " ["post_title"]=> string(112) "Mismos padres, mismos valores: ¿por qué cada hijo nos percibe diferente y cómo influye esto en su desarrollo?" ["post_excerpt"]=> string(117) "“No hay tal cosa como un padre perfecto. Así que solo sé uno real”. -Sue Atkins (conductora y coach de vida). " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(105) "mismos-padres-mismos-valores-por-que-cada-hijo-nos-percibe-diferente-y-como-influye-esto-en-su-desarrollo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-10-31 11:22:55" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-10-31 16:22:55" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85154" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7f81a30195b72e746486f45aae2ea219" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Mismos padres, mismos valores: ¿por qué cada hijo nos percibe diferente y cómo influye esto en su desarrollo?

Mismos padres, mismos valores: ¿por qué cada hijo nos percibe diferente y cómo influye esto en su desarrollo?

“No hay tal cosa como un padre perfecto. Así que solo sé uno real”. -Sue Atkins (conductora y coach de vida).

octubre 31, 2022
Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)

Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)

Chiflados (persona que ha perdido el juicio o que está muy enamorada de una persona o le gusta mucho una cosa) están...

noviembre 21, 2022




Más de categoría

Bajar de peso en tiempos de sedentarismo

Es clásico el anuncio que vemos en la televisión de máquinas, aditamentos, dietas milagrosas, superfoods, suplementos y demás pastillas...

noviembre 25, 2022
3 acciones que te alejan del BienEstar

3 acciones que te alejan del BienEstar

Te animo a practicar lo siguiente para revertir el efecto negativo y asegurar tu calidad de vida.

noviembre 23, 2022

Tengo ganas

Estas dos palabras las utilizamos como antecedente de algo que queremos hacer o tener. Es conveniente dedicar el tiempo...

noviembre 21, 2022
Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)

Las pequeñas cosas: chiquitas, chidas y chulas (Parte 2 de 7)

Chiflados (persona que ha perdido el juicio o que está muy enamorada de una persona o le gusta mucho...

noviembre 21, 2022