Cómo influye lo que comemos en nuestro estado de ánimo

¿Cuántas veces has escuchado la frase: somos lo que comemos? Nuestro estómago tiene más neuronas que la espina dorsal y actúa independientemente del sistema nervioso central, es una red extensa de neuronas (100 millones) interconectadas. Seguramente el...

20 de agosto, 2020

¿Cuántas veces has escuchado la frase: somos lo que comemos?

Nuestro estómago tiene más neuronas que la espina dorsal y actúa independientemente del sistema nervioso central, es una red extensa de neuronas (100 millones) interconectadas.

Seguramente el intestino no fue la primera opción que consideraste, pero así es, y por eso desde unos años muchos lo apodan “el segundo cerebro“. 

Ese cerebro “independiente” en nuestras entrañas y su compleja comunidad microbiana influyen en nuestro bienestar general. 

Así que los médicos tienen cada vez más claro que la función de nuestro sistema digestivo va mucho más allá de simplemente procesar la comida que ingerimos. Es más, los médicos están investigando si se pudiera usar para el tratamiento de enfermedades mentales o del sistema inmunológico. 

1. Un sistema nervioso autónomo.

“A diferencia de cualquier otro órgano de nuestro cuerpo, nuestro intestino puede funcionar solo. Tiene su propia autonomía para tomar decisiones, no necesita que el cerebro le diga qué hacer”, explica la doctora Rossi.

Si le tienes miedo a una comida en particular y la comes, puedes físicamente desarrollar síntomas intestinales, aunque no le tengas alergia ni intolerancia, dice la doctora. 

Lo que gobierna al intestino es el sistema nervioso entérico (SNE), que es una “sucursal” del sistema nervioso autónomo, encargada de controlar directamente el aparato digestivo. 

Ese sistema nervioso se extiende por el tejido que reviste el estómago y el sistema digestivo, y tiene sus propios circuitos neuronales. 

Aunque funciona independientemente del Sistema Nervioso Central (SNC), se comunica con él a través de los sistemas simpático y parasimpático. 

2. El 70% de las células de nuestro sistema inmune vive en el intestino.
3. El 50% de las heces son bacterias.
4. Cuanto más diversificada la dieta, más diverso el microbioma. 
5. Tu intestino está ligado a tus niveles de estrés y a tu estado de ánimo.
6. Si te da miedo un alimento, sentirás que te hace daño.
7. Tú puedes mejorar tu salud digestiva y tu microbioma intestinal.

Para muchos de nosotros nuestro estómago parece ser una suerte de misterio, pero un nuevo estudio revela las sorprendentes maneras en que nuestro sistema digestivo ejerce control sobre nuestro apetito y humor.

Sorprendentemente, existen alrededor de 100 millones de estas células en el estómago, tantas como en la cabeza de un gato.

Este pequeño cerebro no piensa en una forma tan compleja, pero es fundamental para el proceso diario de trituración de alimentos durante la digestión, y en la mezcla y absorción que ayudan a la correcta extracción de los nutrientes y vitaminas que necesitamos.

Todas estas neuronas que recubren nuestro sistema digestivo permiten establecer un contacto más cercano y directo con nuestro cerebro, a través del nervio vago, que a menudo regula nuestro estado emocional.

Por ejemplo, cuando sentimos mariposas en el estómago, sucede que el cerebro en ese órgano se está comunicando con nuestro cerebro en la cabeza. Cuando nos sentimos nerviosos o con miedo, la sangre es desviada de nuestro estómago hacia los músculos. Ésta es la forma de protesta del sistema digestivo.

Las hormonas que producen hambre

Para alojar una gran cantidad de comida el estómago tiene que dilatarse, partiendo del tamaño de un puño hasta convertirse en un recipiente con una capacidad de cerca de dos litros.

Solíamos pensar que los músculos receptores en el estómago le decían al cerebro cuándo estaba lleno para que dejáramos de comer, pero parece ser que las señales de hambre producidas por el estómago son más sofisticadas que eso.

Toma de decisiones

Cuando comemos, la comida tarda 20 minutos para ir del estómago. 

Por ese motivo es mejor comer despacio, así le damos la oportunidad al estómago de avisarle al cerebro que ya está satisfecho y evitar sentirnos no tan ligeros. 

Por ejemplo, cuando comemos mucho y tenemos ganas de acostarnos en la cama a descansar es porque un tercio de nuestro flujo sanguíneo ha sido desviado al estómago para permitirle hacer su trabajo vital. Ese el motivo por el cual nos dicen desde pequeños que después de comer hay que descansar, no hacer movimientos bruscos y esperar que el cuerpo realice su proceso digestivo.

 

Comentarios
object(WP_Query)#17670 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27738) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-12-2021" ["before"]=> string(10) "23-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(3) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(27738) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "26-12-2021" ["before"]=> string(10) "23-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(11) "vivir-mejor" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17669 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(3) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17679 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17705 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "26-12-2021" ["before"]=> string(10) "23-01-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(462) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-12-26 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-01-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (27738) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (3) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17666 (24) { ["ID"]=> int(74424) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-10 13:05:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:05:38" ["post_content"]=> string(5545) "“El que no cree en la magia nunca la encontrará.”  – Roald Dahl (1916-1990), escritor británico. En algún momento de la historia de mi vida, dediqué mi tiempo a generar ingresos para una universidad privada a través de la capacitación empresarial. Un buen día conseguí un contrato para cuatro diplomados en ciencias de la educación. Para llevarse a cabo se requerían de aulas, equipo de audio y video, materiales y una compleja logística que debía coordinar con la dirección administrativa correspondiente cuyo titular al sentirse sorprendido por tales requerimientos solo atinó a decir: “Eli, soy director administrativo no hago magia”. Por aquél entonces su comentario me pareció fuera de lugar (yo que me tomaba la vida tan en serio y desempeñaba a cabal cumplimiento mi rol en aquélla institución) y lo que siguió fue que el señorito en cuestión no tuvo más que conseguir los recursos solicitados para dar inicio a la capacitación y fin del asunto.  Hoy me pareció oportuno recordar aquel pasaje porque generalmente se asocia la magia a lo instantáneo, a lo que surge de forma inexplicable o a lo fantástico. Y es que la magia (del latín magīa y este del griego μαγεία = mageía) no es un tema fácil. Lo primero que se viene a la mente es la figura de una bruja en su caldero o un mago con su sombrero, pero lo cierto es que el tema va más allá de princesas encantadas o brujas maléficas al puro estilo de Disney. En la antigüedad, los magos eran sacerdotes eruditos; la palabra “mago” proviene del persa ma-gu-u-sha = sacerdote. Llegó al griego como μάγος (magos, plural: μάγοι, magoi) refiriéndose a una casta de sacerdotes persas o babilonios, que estudiaban las estrellas en su deseo de buscar a Dios. Del griego pasó al latín como magus, plural magi, /mágui/ de donde llegó al español mago. Durante la época medieval, la magia estuvo relacionada con la astrología y la alquimia, ambas consideradas por la iglesia católica como asunto del demonio. En la actualidad, la antropología considera a la magia en un plano paralelo a la evolución de las religiones y en lo general, se relaciona con el poder para modificar o manipular la naturaleza a voluntad propia sin caer en el extremo de la superstición. Me refiero a la magia como ese poder, emoción o intención que mueve algo dentro de nosotros y nos impulsa a actuar; la publicidad nos habla de la magia del cine, la magia de la navidad o la magia de los nuevos comienzos y existen cantidad de producciones cuyo eje temático es la magia vista como un superpoder, pero no se trata de varitas ni de palabras mágicas sino de la actitud que asumimos ante la vida y que hace posible lo que nos proponemos. Pensemos por un momento en las hadas que aparecen en los cuentos infantiles, mejor aún, recordemos aquel pasaje del cuento de la Bella durmiente: “Cuando la niña cumple un año de edad, invitan a un festejo en honor de la niña a tres hadas madrinas que, mediante encantamientos, le otorgan dones positivos”. Si trasladamos esa idea a la vida terrenal, encontraremos que nacemos con diversos dones como la belleza, la inocencia, la bondad, entre otros. Así que no hace falta tener hadas madrinas que los otorguen como tampoco es necesario ser Samantha, la bruja encantada o Hermione de Harry Potter, porque la magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en lo cotidiano y que son el mejor hechizo o encantamiento que podemos tener al alcance de la mano: fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad, preparación, etc.  Solemos decir o escuchar que algo sucedió “como por arte de magia” porque generalmente vemos el resultado pero desconocemos el proceso y los antecedentes porque “Roma no se hizo en un día” y detrás de cada logro hay una gran dosis de disciplina, habilidad, estudio, sacrificio y un sinfín de acciones que dan como resultado algo que parece “mágico” en apariencia, pero que en lo tangible, no funciona de esa manera porque eso que llamamos magia no está en lo externo sino en lo que somos, en lo que hacemos, en nuestros pensamientos, en nuestras emociones e intenciones. A manera de colofón: la serie Once Upon a Time nos propone que “el amor verdadero es la magia más poderosa existente, capaz de romper cualquier maldición y de enfrentarse a la brujería. Este puede manifestarse en diversas maneras, además de las relaciones románticas, también puede existir entre personas de lazos familiares, como padres e hijos o entre hermanos, y amistades.” Así que si hay algo en lo que nos gustaría creer como una fuerza poderosa se trata del amor como esa emoción que nos motiva a vencer cualquier obstáculo o crear y si le queremos llamar magia, se lo merece porque desde el amor, todo es posible.  " ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: magia" ["post_excerpt"]=> string(220) "La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que podemos tener al alcance de la mano es la fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad…" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-magia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-10 13:07:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:07:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74424" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17621 (24) { ["ID"]=> int(74065) ["post_author"]=> string(3) "187" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-29 12:14:39" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-29 17:14:39" ["post_content"]=> string(4317) "Gracias es una palabra en apariencia sencilla pero sumamente poderosa. De ésta se desprenden muchas acciones, sentimientos y valores positivos.  Gusto Regocijo  Alegría  Cariño Integridad Amor Sinceridad Repetirla varias veces al día es un buen ejercicio, pues cuando decimos gracias a la vez estamos haciendo una pausa para ser concientes de todo lo bueno que hay en nuestra vida, nos estamos ocupando de lo que sí hay en lugar de sufrir por lo que falta. Y es que casi siempre tiene que llegar una pérdida para que volteemos a ver lo afortunados que somos y (re) valorar los regalos del Universo.  Por eso, agradece en la mañana, muchos millones de personas ya no tuvieron esa dicha; agradece a tu cama y tus cobijas por mantenerte cómodo y caliente toda la noche; agradece a tus piernas pues te ayudan a moverte durante el día. Da gracias por tu trabajo, tus compañeros, tus amigos, tu familia, tus alimentos, el agua que bebes, etc. Simplemente agradece por todo, incluyendo a cada órgano y célula de tu cuerpo pues la labor que hacen es milagrosa.  2020 y 2021, ¿años para agradecer? Sé que muchos dirán que estos dos años han sido sumamente complicados y adversos para muchísima gente, y coincido; sin embargo, y a pesar de las pérdidas de todo tipo ꟷsobre todo las humanas pues son irreparablesꟷ, sigue habiendo mucho que agradecer. En otro texto (https://ruizhealytimes.com/vivir-mejor/con-cada-perdida-tambien-llega-una-ganancia/) compartí la idea de que con cada pérdida también llega una ganancia. Y aunque esta pandemia ha representado una tragedia para muchos, igual nos ha brindado nuevas oportunidades para: emprender, mejorar o cambiar nuestra actitud ante la vida, reajustar nuestra escala de prioridades, valorar más a quienes amamos, etc.  Por eso, hoy que estamos a tan sólo unos días de concluir el año te invito a que tomes un tiempo para reflexionar, para agradecer. Si piensas que no existen motivos para hacerlo te animo a que mires a tu alrededor, a que seas conciente de tu respiración y del milagro que eso representa. El simple hecho de que estés leyendo esto ya quiere decir que estás vivo, que puedes experimentar con todos tus sentidos, que eres capaz de discernir, ¿no te parece maravilloso?  Deja la queja y abre la puerta a la abundancia Cuando nos quejamos bloqueamos la energía y por lo tanto evitamos que lleguen las bendiciones; cuando nos quejamos renunciamos a lo que por derecho divino nos corresponde. En contraste, cuando agradecemos nos colocamos en el círculo de la abundancia. El agradecimiento hace que la energía fluya y que todo lo que necesitemos llegue. Sólo hay que creerlo, el Universo se encargará del cómo. La fórmula ꟷpor decirlo de alguna maneraꟷ es agradecer, confiar, hacer con entusiasmo todo aquello que sabemos nos conducirá a lo que deseamos y soltar el resultado.  Recuerda que una vida con abundancia no es una vida con lujos sino una vida repleta de posibilidades.  Cierro agradeciendo su tiempo a quienes leen este texto (y han leído otros), agradezco a quien me otorgó esta ventana para compartir mis ideas y a quienes se encargan de colocarlas en este espacio virtual. Gracias al Universo por tantas bendiciones y por mi vida abundante. ¡Próspero 2022 para todos!  Twitter: @nanfuentes2021 / Linkedin: Nancy Fuentes Juárez / [email protected]  " ["post_title"]=> string(29) "Cerrando el año con gratitud" ["post_excerpt"]=> string(150) "Sentir esta emoción positiva siempre nos colocará en el círculo de la abundancia y contribuirá a que valoraremos todo lo que la vida nos ofrece. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "cerrando-el-ano-con-gratitud" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-29 12:18:38" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-29 17:18:38" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74065" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17666 (24) { ["ID"]=> int(74424) ["post_author"]=> string(1) "5" ["post_date"]=> string(19) "2022-01-10 13:05:38" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:05:38" ["post_content"]=> string(5545) "“El que no cree en la magia nunca la encontrará.”  – Roald Dahl (1916-1990), escritor británico. En algún momento de la historia de mi vida, dediqué mi tiempo a generar ingresos para una universidad privada a través de la capacitación empresarial. Un buen día conseguí un contrato para cuatro diplomados en ciencias de la educación. Para llevarse a cabo se requerían de aulas, equipo de audio y video, materiales y una compleja logística que debía coordinar con la dirección administrativa correspondiente cuyo titular al sentirse sorprendido por tales requerimientos solo atinó a decir: “Eli, soy director administrativo no hago magia”. Por aquél entonces su comentario me pareció fuera de lugar (yo que me tomaba la vida tan en serio y desempeñaba a cabal cumplimiento mi rol en aquélla institución) y lo que siguió fue que el señorito en cuestión no tuvo más que conseguir los recursos solicitados para dar inicio a la capacitación y fin del asunto.  Hoy me pareció oportuno recordar aquel pasaje porque generalmente se asocia la magia a lo instantáneo, a lo que surge de forma inexplicable o a lo fantástico. Y es que la magia (del latín magīa y este del griego μαγεία = mageía) no es un tema fácil. Lo primero que se viene a la mente es la figura de una bruja en su caldero o un mago con su sombrero, pero lo cierto es que el tema va más allá de princesas encantadas o brujas maléficas al puro estilo de Disney. En la antigüedad, los magos eran sacerdotes eruditos; la palabra “mago” proviene del persa ma-gu-u-sha = sacerdote. Llegó al griego como μάγος (magos, plural: μάγοι, magoi) refiriéndose a una casta de sacerdotes persas o babilonios, que estudiaban las estrellas en su deseo de buscar a Dios. Del griego pasó al latín como magus, plural magi, /mágui/ de donde llegó al español mago. Durante la época medieval, la magia estuvo relacionada con la astrología y la alquimia, ambas consideradas por la iglesia católica como asunto del demonio. En la actualidad, la antropología considera a la magia en un plano paralelo a la evolución de las religiones y en lo general, se relaciona con el poder para modificar o manipular la naturaleza a voluntad propia sin caer en el extremo de la superstición. Me refiero a la magia como ese poder, emoción o intención que mueve algo dentro de nosotros y nos impulsa a actuar; la publicidad nos habla de la magia del cine, la magia de la navidad o la magia de los nuevos comienzos y existen cantidad de producciones cuyo eje temático es la magia vista como un superpoder, pero no se trata de varitas ni de palabras mágicas sino de la actitud que asumimos ante la vida y que hace posible lo que nos proponemos. Pensemos por un momento en las hadas que aparecen en los cuentos infantiles, mejor aún, recordemos aquel pasaje del cuento de la Bella durmiente: “Cuando la niña cumple un año de edad, invitan a un festejo en honor de la niña a tres hadas madrinas que, mediante encantamientos, le otorgan dones positivos”. Si trasladamos esa idea a la vida terrenal, encontraremos que nacemos con diversos dones como la belleza, la inocencia, la bondad, entre otros. Así que no hace falta tener hadas madrinas que los otorguen como tampoco es necesario ser Samantha, la bruja encantada o Hermione de Harry Potter, porque la magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en lo cotidiano y que son el mejor hechizo o encantamiento que podemos tener al alcance de la mano: fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad, preparación, etc.  Solemos decir o escuchar que algo sucedió “como por arte de magia” porque generalmente vemos el resultado pero desconocemos el proceso y los antecedentes porque “Roma no se hizo en un día” y detrás de cada logro hay una gran dosis de disciplina, habilidad, estudio, sacrificio y un sinfín de acciones que dan como resultado algo que parece “mágico” en apariencia, pero que en lo tangible, no funciona de esa manera porque eso que llamamos magia no está en lo externo sino en lo que somos, en lo que hacemos, en nuestros pensamientos, en nuestras emociones e intenciones. A manera de colofón: la serie Once Upon a Time nos propone que “el amor verdadero es la magia más poderosa existente, capaz de romper cualquier maldición y de enfrentarse a la brujería. Este puede manifestarse en diversas maneras, además de las relaciones románticas, también puede existir entre personas de lazos familiares, como padres e hijos o entre hermanos, y amistades.” Así que si hay algo en lo que nos gustaría creer como una fuerza poderosa se trata del amor como esa emoción que nos motiva a vencer cualquier obstáculo o crear y si le queremos llamar magia, se lo merece porque desde el amor, todo es posible.  " ["post_title"]=> string(26) "Las pequeñas cosas: magia" ["post_excerpt"]=> string(220) "La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que podemos tener al alcance de la mano es la fuerza de voluntad, compromiso, constancia, honestidad, lealtad…" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "las-pequenas-cosas-magia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-01-10 13:07:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-01-10 18:07:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=74424" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(13) ["max_num_pages"]=> float(7) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a928501c43950e8af164d1f8bb4121ef" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las pequeñas cosas: magia

La magia se traduce en cada una de #laspequeñascosas que realizamos en la vida cotidiana. El mejor hechizo que podemos tener al...

enero 10, 2022

Cerrando el año con gratitud

Sentir esta emoción positiva siempre nos colocará en el círculo de la abundancia y contribuirá a que valoraremos todo lo que la...

diciembre 29, 2021




Más de categoría

Certificación Great Place to Study: ¿la felicidad se puede medir?

El bienestar no solo se traduce en un mayor estado de felicidad, sino también en un ambiente más sano...

enero 21, 2022
El efecto búmeran

El efecto búmeran

A menudo nos invade la queja y no entendemos por qué nos suceden ciertas cosas. La respuesta llega después...

enero 19, 2022
Las pequeñas cosas: relatividad

Las pequeñas cosas: relatividad

El cambio es lo único constante y en la máquina de la relatividad en la que vivimos también estamos...

enero 17, 2022

¿Quién controla tu vida?

¿Sabes por qué hay personas convencidas de que su existencia está determinada por factores externos como la suerte, mientras...

enero 12, 2022