Así me recibió la Universidad de Sonora

 Te contaré mi experiencia al llegar a la Universidad de Sonora. Era agosto de 1989 cuando llegué a la ciudad de Hermosillo en el estado de Sonora. Mi tía Socorro, que gustaba de viajar, me había comentado...

3 de noviembre, 2022

 Te contaré mi experiencia al llegar a la Universidad de Sonora. Era agosto de 1989 cuando llegué a la ciudad de Hermosillo en el estado de Sonora. Mi tía Socorro, que gustaba de viajar, me había comentado más o menos cómo era vivir en el desierto mexicano.

Llegando a la ciudad lo primero que me sorprendió fue el abrazador calor de las temperaturas de la época de verano. Había escuchado que era caluroso e imaginé qué tanto puede ser si he viajado a Acapulco o a Oaxaca. Pero realmente era sofocador, parecía que me estaba asfixiando. Sentía que la piel  se reventaría de cómo se estiraba al rayo del sol y el 100 % de mi cuerpo sudaba como nunca lo había hecho. Me sentía sediento en todo momento.

Pensé espero que la noche llegue pronto para que este calor se disipe… ¡Oh sorpresa!, la luz del día se apagaba a las 8:30 pm, realmente fue un día muy largo literalmente. Por fin oscureció, pero el calor continuó intensamente. El suelo de concreto estaba caliente y emanaba vapor al intentar enfriarse con la ausencia del sol eso provocaba un clima muy sofocante.

 Llegó el momento de ir a dormir, cosa que fue casi imposible. La recámara era un microondas. Teníamos lo que se llamaba en esa época un cooler una especie de abanico con una brisa húmeda que provocaba más humedad en el cuerpo. La casa era pequeña y dormí en una litera, por su puesto me tocó la parte de arriba y podía sentir el techo caliente cerca de mí cuerpo. Me llegó el sueño, más que por gusto, por cansancio y deshidratación.

Al día siguiente fui con mi papá a conocer la Universidad de Sonora. Subimos al carro y en cuestión de 10 minutos estábamos en rectoría. Vivía en la afueras de la ciudad y el campus está en el corazón de Hermosillo o sea a seis kilómetros de casa, como pueden ver, era una ciudad muy pequeña. Me sentí nervioso, pues empecé a pensar ¿cómo sería el examen de admisión o si estábamos todavía en fechas de poder ingresar?

Llegamos a rectoría, un hermoso edificio, el cual inició su construcción en 1942 y culminó en 1948. Quedé admirado con su arquitectura, en su interior, en la parte central del edificio podemos ver una hermosa escalinata adornada con azulejos de talavera y en el descanso, un vitral emplomado lleno de colorido. Sus grandes ventanales rematados con cantera rosa te hacen sentir el tiempo y la historia que ha pasado por allí. Se puede oler el pasar del tiempo. Sus grandes pasillos rojos reflejan el desgaste del paso de muchas generaciones de estudiantes que se han preparado bajo su techo.

Del lado izquierdo del edificio se encontraban unas mesas rectangulares parecidas a las que se utilizan en las fiestas, eran cuatro mesas y en cada mesa había tres personas sentadas con varias pilas de folletos. Preguntó mi papá en dónde eran las inscripciones. Una chica me preguntó qué carrera buscaba y respondí que turismo. Primera decepción: “Esa carrera no la tiene ninguna universidad aquí en Hermosillo, pero puedes ver en los folletos si alguna otra te agrada”. Empecé a observar y me gustó Comunicación. El plan de estudios me pareció dinámico, moderno, innovador y además me iba bien con mi personalidad. “Ésta me gusta”, le dije. Enseguida me pidió mis datos y los escribió en un par de hojas que después me dio a leer y firmar. Posteriormente me dio mi fecha de ingreso y comentó que en el edificio principal de comunicación estarían en las ventanas la lista de los alumnos y el salón asignado con las materias que cursaría en el primer semestre. Ya por último, me pidió que en diciembre completara mi entrega de papeles, pues mi certificado no estaba listo y lo enviarían de la Ciudad de México. 

No podía creer lo que pasaba, parecía una broma pesada pero era cierto: había ingresado a la universidad de la manera más sencilla e inimaginable. La felicidad era incontenible, pues en la capital era un circo tener acceso a cualquier universidad y aquí, solo llené unos papeles. Formidable.

 Venía el siguiente reto: primer día de escuela. La entrada era a las 7:00 am. Le pregunté a mi vecino cómo podría llegar a la universidad, me dijo: “Es muy fácil, sales de tu casa y allí pasa el camión”. ¡Oh Dios!, no lo puedo creer, más fácil ni mandado hacer. Comencé a hacer mis preparativos la noche anterior y a la seis de la mañana estaba listo en la estación del autobús para evitar tumultos y atrasos en mi viaje a la escuela. 

Por la mañana me sentí un poco desconcertado: era el único esperando el camión. A los minutos llegó y apenas estaban ocupados unos asientos. Pensé: voy por buen camino, le gané a todos je, je, je. En unos cuantos minutos llegué a mi destino sin problemas. Eran las 6:40 baje y comencé a caminar hacia el edificio donde se encontraba mi aula y… el aula estaba cerrada y la universidad vacía. No solo era el primero, era el único en la escuela. Ja, ja, ja, ja, era obvio que traía el ritmo de la gran ciudad y aquí la vida era más tranquila. Alrededor de las 7:30 empezaron a llegar los compañeros, pasé al salón junto con ellos e inmediatamente llegó un joven que se presentó al frente, nuevamente me sorprendí: era un maestro con tan solo unos pocos años más que nosotros, parecía alumno.

Comenzamos a presentarnos. Fue mi turno y los comentarios no se dejaron esperar. El regionalismo hizo su presencia, “ah eres guacho” dijeron los compañeros (es una manera despectiva de llamarle a las personas que no son de Hermosillo, pues se decía en esa época que de la colonia Villa de seris hacia el sur todos eran “guachos”). La verdad estaba preparado para ese momento, así que no me intimidaron; sin embargo, mis ropas eran una gran barrera en el desarrollo de mi relación con la sociedad sonorense que en ese tiempo tenían una vestimenta muy marcada con pantalones levi´s y botas de gamuza con un torito grabado: este era el atuendo del día a día.

Llegué a casa y les comenté a mis padres que usaría otra vestimenta. ¿Por qué? Porque los pantalones de pinzas tipo flans de color azul pastel los zapatos top siler y la camisa llamativa no me están ayudando mucho. Recordé nuevamente a la tía Socorro: “hijo, a la tierra que fueres haz lo que vieres”. Por la tarde nos dirigimos al centro de la ciudad donde podía adquirir mi nueva imagen y allí estaba en una esquina el nuevo Román o Romy, como todos me llaman en la actualidad, unas cómodas botas de piel y unos formidables jeans y todo de la marca requerida .

Por la mañana, ya bien informado, tomé mi camión a las 7:00 am para poder llegar a la hora marcada por la provincia,  7:30 am, y al caminar por el pasillo hacia mi clase, los murmullos no se dejaron esperar: miren al guacho, ya trae jeans. Ja, ja, ja, ja, reí por dentro. En realidad nunca me sentí ofendido como otros de mis “paisanos capitalinos”. Y aunque no lo creas, esto rompió el hielo. Ellos se sintieron aceptados y por consecuencia yo también. Las cosas en adelante fueron más generosas, las amistades de esa época aún las conservo, incluso a mis maestros quienes ahora son amigos desde hace 33 años que llegué a esta tierra indomable. 

Hoy en día la universidad ha cumplido 80 años. Su campus mantiene la esencia de sus jardines, pasillos y edificios de la época combinados con la modernidad de edificaciones nuevas y una mayor oferta académica. Su ranking está en el número 15 de las 50 mejores universidades públicas de la República, además destacó con 88.2 puntos y la ubicó en las cinco primeras a nivel nacional en el rubro de avances implementados para mejorar la calidad de la enseñanza, asimismo cuenta con programas para estudiantes con alguna discapacidad o que son prominentes de alguna minoría social. 

En 2018 se consolidó como la mejor universidad del noroeste según el ranking de universidades de México que realiza la revista especializada en negocios América Economía. 

Hoy en día soy orgullosamente búho UNISON… y eso sí: el calor de Sonora no ha cambiado.

“ESTA ES LA NATURALEZA DE MI SER”.

Comentarios


4 ideas sobre la muerte

4 ideas sobre la muerte

Te animo a leer la siguiente reflexión para mirarla desde otra perspectiva.

febrero 15, 2024

¿Quieres ser mi novia?

Si tienes la dicha de conocer ese amor, aquilátalo y aliméntalo para que siga siendo tu mejor compañía y si no lo...

febrero 5, 2024




Más de categoría
4 ideas sobre la muerte

4 ideas sobre la muerte

Te animo a leer la siguiente reflexión para mirarla desde otra perspectiva.

febrero 15, 2024

¿Quieres ser mi novia?

Si tienes la dicha de conocer ese amor, aquilátalo y aliméntalo para que siga siendo tu mejor compañía y...

febrero 5, 2024
Las tormentas también son parte de la vida

Las tormentas también son parte de la vida

Bailar bajo la lluvia te causará frío en un inicio, después lo disfrutas…

febrero 1, 2024
Maneras de afrontar un duelo

La conducta sexual compulsiva, una consecuencia invisibilizada de las agresiones sexuales

Autor: Janire Momeñe López Doctora en Psicología, Universidad de Deusto Autor: Ana Isabel Estévez Gutiérrez Profesora titular e Investigadora...

enero 26, 2024