Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Nuestras creencias se convierten en referentes “sólidos” de la realidad y siempre buscamos confirmar aquello que “sabemos” acerca de las cosas. El problema es que muy pocas de esas “verdades” realmente lo son. La solidez de nuestras...

17 de septiembre, 2021 Sistemas de creencias: materia prima de nuestros relatos

Nuestras creencias se convierten en referentes “sólidos” de la realidad y siempre buscamos confirmar aquello que “sabemos” acerca de las cosas.

El problema es que muy pocas de esas “verdades” realmente lo son. La solidez de nuestras creencias dependerá mucho más de la intensidad emocional con que las asumamos que de su lógica, su universalidad o su posibilidad de comprobación. 

Mantenerse bajo ese sistema rígido de forma acrítica nos separa y aísla de todo aquel que posee visiones distintas.

 

Los relatos con que describimos el mundo y nuestra relación con él proyectan nuestro sistema de creencias. Al nacer nos encontramos inmersos en una serie de contextos de todo tipo: sociales, económicos, culturales, relacionales, históricos y un largo etcétera que condicionan la manera como entendemos la existencia. 

Estas condiciones, que nos fueron dadas, como el lenguaje, la nacionalidad, cierto tipo de ideologías y convicciones, etcétera, se convierten de manera natural en las estructuras que nos hacen inteligibles el día a día y terminan por resultarnos tan familiares y evidentes que las asumimos irreflexivamente como verdades absolutas y generales, que determinan la manera en que construimos y entendemos al mundo, al otro y a nosotros mismos. 

Esas “verdades” se convierten en referentes “sólidos” de la realidad y en cada vistazo que le echamos al mundo y a nuestro vínculo con los demás buscamos confirmar aquello que “sabemos” acerca de las cosas. Esta confirmación nos da confianza, certeza y seguridad para reafirmar los relatos que dan sentido a nuestra existencia: quién soy, qué está bien, qué está mal, qué debe hacerse en tal o cual situación, qué resulta inaceptable, etc. 

Esto nos lleva a que, al vincularnos con los demás, demos por hecho que cualquiera que no confirme o reproduzca esa visión “verdadera” está equivocado y merece la descalificación automática. 

El problema es que muy pocas de esas “verdades” realmente lo son. La inmensa mayoría de esas certezas, que constituyen ladrillo a ladrillo nuestra cosmovisión, están sustentadas en creencias, ya sean estas originadas en suposiciones personales, en aprendizajes internalizados a tal grado que no sabemos de dónde salieron o en opiniones de nuestra gente cercana. 

En última instancia no hay nada de malo en ello. Se trata de un mecanismo natural de supervivencia. Al nacer necesitamos llenar todos los huecos que hagan nuestra experiencia de estar vivos sólida y coherente y el material que solemos usar para ello es el que está más a mano: los contextos socioeconómicos, culturales, políticos y religiosos en que estamos naturalmente inmersos, sumados a la “opinión” –fundamentada o no– que nuestra gente de seguridad y confianza defiende en cada uno de esos aspectos.  

Como decía antes, no hay nada de malo en ello. Se trata de un mecanismo natural; el inconveniente es que mantenerse bajo ese sistema de forma acrítica nos separa y aísla de todo aquel que posee creencias distintas. Mientras que, si reconocemos que esto nos ocurre, que la mayor parte de lo que aseguramos que es verdad objetiva es en realidad tan sólo una manera de verlo, pero que existen muchas otras posibilidades, tanto o más legítimas que las nuestras, estaríamos en posibilidad de habitar un mundo más amplio y empático que el actual. Reconocer la parcialidad de nuestras creencias hace que mundo que se despliega ante nosotros se transforme y se amplíe y nos habilita para ver al otro de manera más empática e indulgente.  

El inicio de este proceso de “empatización” parte de unas pocas preguntas hacia uno mismo: ¿por qué pienso lo que pienso?, ¿por qué creo en lo que creo?, ¿en qué me baso para estar seguro de que eso que creo es verdadero?, ¿cómo puedo estar seguro de que no hay una manera más constructiva y enriquecedora de ver el mundo? 

La manera más eficaz para desafiar nuestras creencias más arraigadas consiste, primero, en cuestionarlas hasta debilitarlas. No es imposible: todos en algún momento de nuestra vida hemos cambiado de opinión respecto a cierto asunto del que estábamos convencidos. Algo nos hizo dudar y los cimientos de dicha convicción se agrietaron hasta abrir espacio para algo distinto.

En un segundo momento podemos confrontar alguna de esas ideas más arraigadas con su opuesto y esforzarnos en encontrar en esa premisa de contraste algún asomo de verdad. ¿Bajo qué circunstancia existencial la convicción del otro tendría sentido para mí?  

 

Y, a todo esto, ¿qué es, entonces, una creencia? 

Una creencia es el relato o explicación de un hecho, una idea, una circunstancia que se convierte en un referente para nuestra estructura de pensamiento y opera como organizador de nuestra percepción en aras de darle coherencia, solidez y sentido a nuestra experiencia de estar vivos. De manera coloquial podría decirse que una creencia es la certidumbre irreflexiva que sentimos acerca de algo, aquello que “sabemos”, pero que no sabemos qué sabemos, ni mucho menos cómo fue que lo aprendimos. 

Todos, casi siempre de forma inconsciente, estamos sujetos a un cuerpo de creencias fundamentales que moldean nuestra manera de interactuar con el mundo. La forma en que nos definimos, las palabras que naturalmente utilizamos para completar frases del tipo: la vida es… (dura/alegre/compleja/divertida…), yo soy… (mi profesión/mis roles/mi apariencia/mis orígenes familiares…), las personas son… (amables/despreciables/interesadas/generosas…) perfilan maneras de entender la existencia y de manifestar conductas y actitudes que condicionan nuestra experiencia de estar vivos. Las respuestas que, de manera expresa o tácita, damos a cada aspecto de la existencia articula ese complejo andamiaje de creencias que constituyen nuestra identidad. 

La solidez de nuestras creencias dependerá mucho más de la intensidad emocional con que las asumamos que de su lógica, su universalidad o su posibilidad de comprobación. La intensidad emocional dependerá de lo central que dicha creencia sea para nuestro sistema en su conjunto. Para algunas personas los aspectos emocionalmente dominantes tienen que ver con sus convicciones religiosas, otros con las ideológicas, unos más con su forma de relacionarse, de concretar –o no– la que consideren su misión en la vida, con la posesión de bienes materiales, con el dinero, con el estatus que otorga determinada posición social y un largo etcétera. Pero una vez que ese centro preponderante y esencial marca los criterios primarios de comprensión existencial, todas las demás decisiones estarán influidas por esa tendencia. 

La creencia busca siempre comprobarse en todo aquello que observamos, por eso un hecho en sí no suele influir demasiado en la manera como el individuo comprende el mundo. De hecho, ante cualquier disyuntiva, buscará leerla y actuar en coherencia con sus sistema interno –e inconsciente– de creencias. 

Pongamos por caso la discusión acerca del aborto. No hay una forma objetiva, universal y concluyente de determinar, de una vez y para siempre, cuándo un embrión se convierte en un ser humano porque, fundados en la diversidad de creencias posibles, el resultado que se obtiene a este cuestionamiento depende de la cosmovisión y la ideología bajo la que dicha pregunta se plantea. Ante la imposibilidad de alcanzar una verdad aceptada por todos –conocimiento–, un bando y otro de la disputa defiende su convicción hasta el extremo de la intolerancia. ¿Quién tiene razón? Depende desde qué lado se mire. Tan legítimo es defender la vida como valor absoluto, que defender la libertad de la mujer para decidir sobre su cuerpo. ¿Cual de los dos valores debe prevalecer? Ante la ausencia de un conocimiento objetivo e inapelable, la jerarquización de ambos valores –vida y libertad–depende del sistema de creencias con que cada persona estructure su propia visión del mundo. Lo interesante del caso es que ambas partes articulan sus posicionamientos a partir de argumentos racionales, y muchas veces igualmente sólidos. Es así que utilizamos la razón para confirmar aquello en que creemos, en vez de construir nuestras creencias a partir del conocimiento y los argumentos racionales. 

Usamos la razón para confirmar el mundo que nos hemos fabricado en vez de utilizarla para desarticular aquellas convicciones que nos limitan o que han dejado de ser funcionales. 

Resulta escalofriante que en pleno siglo XXI haya un grupo de gente que genuinamente –e intentando argumentar con cierto tipo de lógica– niega las evidencias científicas y defiende la idea de que la Tierra es plana, que la sexualidad humana es un asunto binario o que la evolución es un invento. Como se propone más arriba, el gran reto consistiría en asumir, aunque sólo sea a modo de ejercicio dialéctico, la creencia del otro y tratar de encontrar en ella alguna virtud, algún resquicio de verdad.   

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

Comentarios
object(WP_Query)#17659 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70562) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-09-2021" ["before"]=> string(10) "22-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(70562) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "24-09-2021" ["before"]=> string(10) "22-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17658 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17668 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17660 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "24-09-2021" ["before"]=> string(10) "22-10-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-09-24 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-10-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (70562) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(71677) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-18 11:26:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-18 16:26:00" ["post_content"]=> string(6041) "Actualmente obtener una sentencia de divorcio en muchas de las entidades del país es de lo más sencillo, ya que se ha eliminado la necesidad de contar con alguna causa para solicitarlo y que, desde luego, éste se otorgue sin ningún interés por parte del Juez, en la razón que da origen a tal petición. Por ejemplo, en la Ciudad de México desde el año 2008 se eliminaron las causales de divorcio, las cuales eran un catálogo de conductas u omisiones en las que, si se ubicaba alguno de los consortes, el otro podía solicitarle a un Juez que decretara la terminación del matrimonio, pero esto con la carga de probar que el cónyuge demandado había incurrido en esas causales, lo que implicaba un juicio largo, difícil y desgastante. Como dije, en varias partes de la República Mexicana se han modificado las leyes para que el divorcio pueda solicitarse sin necesidad de manifestar cuál es la causa, así como tampoco probar nada, solo que se está casado con una persona y el deseo unilateral de que se termine ese matrimonio. Lo grave de estos procedimientos en los que ya no existe necesidad de manifestarle al Juez cuáles son las causas que motivan la decisión del rompimiento legal de esta unión, es que los aspectos más importantes que van unidos al matrimonio, y después al divorcio, se dejan para otro momento e, incluso, son los que terminan en un juicio complejo. Me refiero a las decisiones respecto de cuál de los padres se va a encargar del cuidado de los hijos menores, es decir, con quién van a vivir, así como el derecho a convivir con ellos por el otro progenitor, y desde luego quién va a cubrir económicamente hablando las necesidades alimenticias, tanto para los hijos de las partes, como para el cónyuge que los necesita, así como también quién se queda con la casa, ya sea ésta prestada, arrendada o propiedad de uno o de ambos esposos, y en igual forma como la decisión de la pertenencia y posesión de los otros bienes, e inclusive si alguno de los que se divorcian tienen derecho a recibir una indemnización que el otro deba pagarle en razón del rol preponderante en el cuidado del hogar y de los hijos.   Todos esos debates, todas esas cuestiones inherentes tanto al matrimonio, pero más al divorcio, son decisiones que se dejan para un momento posterior, pues si los todavía esposos no llegan a ponerse de acuerdo en cada uno de esos temas, el divorcio se va a decretar y cualquier aspecto que no se haya convenido quedará para un largo pleito judicial. Sí, no importa si se trata del cuidado de los menores, ni de su derecho a recibir los bienes que integran el concepto "alimentos", ya que, primero queda disuelto el matrimonio y estos temas se resuelven, como ya dije, posteriormente. Debo decir que en lo que se inician los pleitos legales por todas aquellas situaciones que deben de resolverse por la conclusión del matrimonio, el juzgador puede dictar resoluciones provisionales, pero el fondo, y la determinación definitiva, requiere de un procedimiento tortuoso. Entonces, actualmente en varias legislaciones de los estados ya no importa si alguno de los consortes ha cometido actos desleales, violentos, reprochables o de omisión, pues ese mismo "agresor" puede solicitar el divorcio y se le otorgará sin mayor consecuencia; de hecho, podría casarse al día siguiente de que se decrete el divorcio y, más aún, cuando la decisión judicial en la que se da por terminado un matrimonio, no puede ser revisada ni modificada por ninguna otra autoridad. Este derecho que se tiene actualmente puede definirse como una acción que posee uno de los cónyuges para repudiar al otro, aunque este no haya cometido ningún hecho reprobable durante el matrimonio. Por eso la facilidad que da el Estado para obtener el divorcio llega al límite de permitir el desprecio legal de un ser hacia su pareja, por el simple hecho de ya no querer seguir unidos, sin que exista ninguna sanción. Al legislador se le olvidó que hay personas que han dedicado su vida entera a su pareja, y aun así, con el procedimiento de divorcio actual en el que no importa que exista alguna causa, se le puede despreciar, abandonar y romper judicialmente el contrato de divorcio sin pagar nada por ello, bajo el argumento de que es un derecho humano al libre desarrollo de la personalidad, que prohíbe que las personas tengan que mantenerse unidas a otras si ya no es su deseo hacerlo. A veces esa protección a los derechos humanos daña los derechos de otras personas, tal como sucede en esos casos en los que por simple repudio se pide y se logra el divorcio, sin que exista una consecuencia por ello, además de que, como ya se dijo, el divorcio se obtiene de un plumazo y las obligaciones definitivas derivadas del mismo quedan para un juicio posterior, lo que es inaudito. El Poder Legislativo tiene la obligación constitucional, y ahora judicial, pues la Suprema Corte le ha ordenado emitir la nueva Ley Nacional de Procedimientos en Materia Civil y Familiar, siendo trascendente que en esta nueva ley se revise a fondo tal procedimiento de divorcio en el que no importa la causa del mismo, y se considere que a veces esta petición de disolución de matrimonio se traduce en un acto inhumano de repudio al cónyuge, de desprecio o de desecho, sin razón, del otro consorte y, por tal, en esos casos se le imponga el pago de una indemnización por el daño emocional que produce una acción como esa y, además, se establezcan mecanismos para que todos los aspectos inherentes al divorcio no queden en el limbo, esperando un juicio que puede llegar a ser aberrante. " ["post_title"]=> string(35) "EL DIVORCIO, UNA ACCIÓN DE REPUDIO" ["post_excerpt"]=> string(172) "Aunque solicitar un divorcio ante un juez es un procedimiento sencillo, lo cierto es que frecuentemente quedan en el aire muchos pendientes complicados entre los cónyuges." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "el-divorcio-una-accion-de-repudio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-18 11:27:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-18 16:27:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71677" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17604 (24) { ["ID"]=> int(70920) ["post_author"]=> string(2) "77" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-28 12:20:02" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 17:20:02" ["post_content"]=> string(6558) "  Llega a término el desempeño de Ángela Merkel como canciller en Alemania, tras 16 años al frente de una nación muy poderosa dentro de la Unión Europea. La historia de Merkel parece sacada de un libro de ficción. Fisicoquímica de profesión, llegó a cumplir un papel fundamental en las políticas económicas mundiales: sobria, inteligente, serena, dueña de una gran visión.  Supo capitalizar los recursos propios y de su país para el engrandecimiento nacional. En diferentes momentos de su función pública se puso en evidencia que ella no buscaba protagonismos. Recuerdo en alguna entrevista, no estoy segura si fue para la BBC,  le hicieron la observación de  que portaba un traje que ya  había utilizado con anterioridad; contestó que, por supuesto, utilizaba su ropa más de una vez, que no había razón para no hacerlo y que, además –haciendo gala de un excelente sentido del humor— mencionó que ese color le sentaba muy bien. Los países democráticos europeos nos han dado muestra de lo que debe  ser un representante elegido por voto popular: un ciudadano más que comprometido a velar por el interés común; alguien que echa mano del poder político que la ciudadanía deposita en sus manos, con el propósito de favorecer el trabajo armónico, tanto entre ciudadanos como entre dependencias, para el óptimo desarrollo de la nación. Como mexicana me inquietan y me avergüenzan dos realidades de la política de mi país. En todos los partidos, y durante más de un siglo, el poder político es casi equivalente al poder económico. Facilita o abiertamente permite que quien lo ejerce disponga a su arbitrio de recursos económicos o de relaciones a favor de  intereses particulares de unos cuantos. Y, para oscurecer más el panorama, se percibe en el ambiente político un hambre crónica de poder, de modo tal que, en la mente de muchos aspirantes a ocupar cargos públicos, se contempla un proyecto de beneficio personal, por delante de la misión que debería cumplir. Como expresaba mi señor padre al hablar de ciertos personajes: “comen como pelones de hospicio”. Aunque muchos quisieran arrancarse las venas con sangre española –al menos eso dicen–, no se puede.  Somos mestizos y en esta combinación intercontinental llevamos  rasgos únicos. Unos maravillosos, otros difíciles de entender.  Una cosa es cierta: todos procuramos satisfacer ese sentido de pertenencia  tan necesario en nuestra vida, razón por la cual buscamos  formar comunidad. Desde monasterios religiosos hasta carteles del crimen organizado.  El término antes citado proviene en un principio de la biología. Parte de una noción elemental: en un ambiente líquido, como fue el caldo de cultivo en el que surgió el primer organismo unicelular, cada ser tiene más posibilidades de sobrevivir unido con otros. Así se formaron colonias celulares que más adelante constituyeron los primeros seres pluricelulares. Las células agremiadas, con el tiempo, fueron repartiéndose funciones. Los que quedaban más en contacto con el líquido circundante asumían unas, y las más alejadas de la periferia, otras. Con el avance de la evolución se constituyeron los seres vivos de los tres reinos de la naturaleza, hasta llegar al hombre. Más adelante algo similar ocurrió con la especie humana: pasaron de cazadores recolectores aislados a formar comunidades errantes que después se asentaron.  Lo demás es historia. El concepto moderno de “comunidad” habla de un grupo de individuos que comparten características en común, sean geográficas, económicas, políticas, de conocimiento, raza o religión, entre muchas otras.  En estos dos últimos años se ha agregado, de manera notable, el concepto de “comunidad virtual”.  Esto es, en línea podemos integrar comunidades que comparten gustos similares, grupos de ayuda o gremios que procuran expandir su personal sentido de identidad.   Ello nos ha permitido zafarnos en buena medida  del aislamiento que la crisis sanitaria ha impuesto. La función de los algoritmos es fundamental para hacernos llegar elementos de búsqueda.  Estos días he añadido una más a mi colección de anécdotas divertidas.   Para un texto que me hallaba trabajando, busqué la definición de “canutillo”, término que finalmente no utilicé.  Cada vez que abro mis redes sociales aparece publicidad relacionada con esta palabra: lo último que recibí en  días pasados fue un correo cuyo asunto es: “Canutillo checo calibre 3/0”.  Me ha llegado tres veces en una semana.  A la vez que provoca risa, inquieta. Me remonta a la obra de Don Pedro Ferriz: “Un mundo nos vigila”.  El caso es que no se trata esta vez de extraterrestres, sino de intereses más terrestres  que una lagartija del desierto.   Conocernos, identificarnos, sentir que formamos parte de un grupo que comparte características comunes. Sentirnos aceptados, acogidos, estimulados a desarrollar aquello que, de otra forma, llevaríamos a cabo en solitario. Las actividades son diversas, y a través de ese estar en una misma sintonía, sentimos que somos parte del mundo.  Un recurso muy gratificante en tiempos de zozobra en los que priva una profunda sensación de vulnerabilidad. La imaginación nos juega chanzas, y a ratos nos preguntamos si los siguientes en la lista de Abaddon no seremos nosotros.  El sentido de pertenencia nos permite reforzar nuestra identidad; sentirnos a gusto con quiénes somos y con aquellos que nos rodean. Así se refuerza esta sensación gratificante y nos permite anclarnos a la realidad que vivimos, para cuando llegue el vendaval.  Los mexicanos aspiramos a vivir en un país seguro, próspero, en el que reine la armonía. Hallamos  múltiples ejemplos de ello, entre los cuales se halla Alemania con su ahora excanciller Angela Merkel. En la medida en que cada uno de nosotros limpie su predio emocional y refuerce la unión, podremos ir integrando un país donde el sentido de comunidad nacional, más que sueño guajiro, se convierta en real cimiento para los proyectos de vida de nuestros hijos.    " ["post_title"]=> string(19) "VOLVERNOS COMUNIDAD" ["post_excerpt"]=> string(133) "Las democracias más avanzadas y prósperas son aquellas que fomentan entre sus ciudadanos un sano y fuerte sentimiento de comunidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "volvernos-comunidad" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-28 12:20:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-28 17:20:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70920" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17648 (24) { ["ID"]=> int(71677) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-10-18 11:26:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-10-18 16:26:00" ["post_content"]=> string(6041) "Actualmente obtener una sentencia de divorcio en muchas de las entidades del país es de lo más sencillo, ya que se ha eliminado la necesidad de contar con alguna causa para solicitarlo y que, desde luego, éste se otorgue sin ningún interés por parte del Juez, en la razón que da origen a tal petición. Por ejemplo, en la Ciudad de México desde el año 2008 se eliminaron las causales de divorcio, las cuales eran un catálogo de conductas u omisiones en las que, si se ubicaba alguno de los consortes, el otro podía solicitarle a un Juez que decretara la terminación del matrimonio, pero esto con la carga de probar que el cónyuge demandado había incurrido en esas causales, lo que implicaba un juicio largo, difícil y desgastante. Como dije, en varias partes de la República Mexicana se han modificado las leyes para que el divorcio pueda solicitarse sin necesidad de manifestar cuál es la causa, así como tampoco probar nada, solo que se está casado con una persona y el deseo unilateral de que se termine ese matrimonio. Lo grave de estos procedimientos en los que ya no existe necesidad de manifestarle al Juez cuáles son las causas que motivan la decisión del rompimiento legal de esta unión, es que los aspectos más importantes que van unidos al matrimonio, y después al divorcio, se dejan para otro momento e, incluso, son los que terminan en un juicio complejo. Me refiero a las decisiones respecto de cuál de los padres se va a encargar del cuidado de los hijos menores, es decir, con quién van a vivir, así como el derecho a convivir con ellos por el otro progenitor, y desde luego quién va a cubrir económicamente hablando las necesidades alimenticias, tanto para los hijos de las partes, como para el cónyuge que los necesita, así como también quién se queda con la casa, ya sea ésta prestada, arrendada o propiedad de uno o de ambos esposos, y en igual forma como la decisión de la pertenencia y posesión de los otros bienes, e inclusive si alguno de los que se divorcian tienen derecho a recibir una indemnización que el otro deba pagarle en razón del rol preponderante en el cuidado del hogar y de los hijos.   Todos esos debates, todas esas cuestiones inherentes tanto al matrimonio, pero más al divorcio, son decisiones que se dejan para un momento posterior, pues si los todavía esposos no llegan a ponerse de acuerdo en cada uno de esos temas, el divorcio se va a decretar y cualquier aspecto que no se haya convenido quedará para un largo pleito judicial. Sí, no importa si se trata del cuidado de los menores, ni de su derecho a recibir los bienes que integran el concepto "alimentos", ya que, primero queda disuelto el matrimonio y estos temas se resuelven, como ya dije, posteriormente. Debo decir que en lo que se inician los pleitos legales por todas aquellas situaciones que deben de resolverse por la conclusión del matrimonio, el juzgador puede dictar resoluciones provisionales, pero el fondo, y la determinación definitiva, requiere de un procedimiento tortuoso. Entonces, actualmente en varias legislaciones de los estados ya no importa si alguno de los consortes ha cometido actos desleales, violentos, reprochables o de omisión, pues ese mismo "agresor" puede solicitar el divorcio y se le otorgará sin mayor consecuencia; de hecho, podría casarse al día siguiente de que se decrete el divorcio y, más aún, cuando la decisión judicial en la que se da por terminado un matrimonio, no puede ser revisada ni modificada por ninguna otra autoridad. Este derecho que se tiene actualmente puede definirse como una acción que posee uno de los cónyuges para repudiar al otro, aunque este no haya cometido ningún hecho reprobable durante el matrimonio. Por eso la facilidad que da el Estado para obtener el divorcio llega al límite de permitir el desprecio legal de un ser hacia su pareja, por el simple hecho de ya no querer seguir unidos, sin que exista ninguna sanción. Al legislador se le olvidó que hay personas que han dedicado su vida entera a su pareja, y aun así, con el procedimiento de divorcio actual en el que no importa que exista alguna causa, se le puede despreciar, abandonar y romper judicialmente el contrato de divorcio sin pagar nada por ello, bajo el argumento de que es un derecho humano al libre desarrollo de la personalidad, que prohíbe que las personas tengan que mantenerse unidas a otras si ya no es su deseo hacerlo. A veces esa protección a los derechos humanos daña los derechos de otras personas, tal como sucede en esos casos en los que por simple repudio se pide y se logra el divorcio, sin que exista una consecuencia por ello, además de que, como ya se dijo, el divorcio se obtiene de un plumazo y las obligaciones definitivas derivadas del mismo quedan para un juicio posterior, lo que es inaudito. El Poder Legislativo tiene la obligación constitucional, y ahora judicial, pues la Suprema Corte le ha ordenado emitir la nueva Ley Nacional de Procedimientos en Materia Civil y Familiar, siendo trascendente que en esta nueva ley se revise a fondo tal procedimiento de divorcio en el que no importa la causa del mismo, y se considere que a veces esta petición de disolución de matrimonio se traduce en un acto inhumano de repudio al cónyuge, de desprecio o de desecho, sin razón, del otro consorte y, por tal, en esos casos se le imponga el pago de una indemnización por el daño emocional que produce una acción como esa y, además, se establezcan mecanismos para que todos los aspectos inherentes al divorcio no queden en el limbo, esperando un juicio que puede llegar a ser aberrante. " ["post_title"]=> string(35) "EL DIVORCIO, UNA ACCIÓN DE REPUDIO" ["post_excerpt"]=> string(172) "Aunque solicitar un divorcio ante un juez es un procedimiento sencillo, lo cierto es que frecuentemente quedan en el aire muchos pendientes complicados entre los cónyuges." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(33) "el-divorcio-una-accion-de-repudio" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-10-18 11:27:02" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-10-18 16:27:02" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=71677" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(47) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "492e960e3143202a0ec1c9cf9fdc8186" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

EL DIVORCIO, UNA ACCIÓN DE REPUDIO

Aunque solicitar un divorcio ante un juez es un procedimiento sencillo, lo cierto es que frecuentemente quedan en el aire muchos pendientes...

octubre 18, 2021

VOLVERNOS COMUNIDAD

Las democracias más avanzadas y prósperas son aquellas que fomentan entre sus ciudadanos un sano y fuerte sentimiento de comunidad.

septiembre 28, 2021




Más de categoría

De Frente Y Claro | ¿LÓPEZ YA ACABÓ CON LA CORRUPCIÓN?

La reciente medición del nivel de Corrupción realizada por World Justice Project puso en jaque la credibilidad de la...

octubre 21, 2021

Sin importar los 26 muertos, todo apunta a impunidad en el caso de la Línea 12 por proyecto político de la 4T

Los 26 muertos del desplome del metro de la CDMX y sus familiares son víctimas de la burla de...

octubre 21, 2021
Gobernadores salientes: líos jurídicos o embajada

Gobernadores salientes: líos jurídicos o embajada

En las pasadas elecciones intermedias MORENA ganó varios estados. Ante esta coyuntura se vislumbra un escenario político complicado para...

octubre 20, 2021

No hay un solo justo

Las mujeres han emprendido una batalla por una sociedad más justa e igualitaria. Esta lucha nos obliga a replantear...

octubre 20, 2021