Sin mayoría calificada, AMLO va por tres reformas constitucionales: CFE, Electoral y de Seguridad  

A pesar de no reunir la mayoría calificada de Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados, el presidente López Obrador va por tres reformas constitucionales: CFE, Electoral y de Seguridad (al pasar la Guardia Nacional...

16 de junio, 2021

A pesar de no reunir la mayoría calificada de Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados, el presidente López Obrador va por tres reformas constitucionales: CFE, Electoral y de Seguridad (al pasar la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa).

Una gran derrota para el presidente es la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, principalmente porque desdeñó el derecho de los inversionistas nacionales y extranjeros a utilizar las leyes para defenderse. 

Lo mismo le pasó en las elecciones del 6 de junio. Pensó que el amor propio es directamente proporcional al de los ciudadanos con él, que le alcanzaría para arrasar en la Cámara de Diputados, y que sometería a la autoridad electoral y a su autonomía, pero no fue así. El frentazo electoral prendió las alarmas en Palacio Nacional y lo obligó a abrir sus cartas: tres reformas constitucionales serán prioridad, para revertir el fracaso de los cambios en la CFE, una reforma electoral que le permita mejores condiciones en el 2024 a base de debilitar los ingresos de los partidos, del INE y del Tribunal Federal Electoral.

Además con las reformas, el presidente pretende eliminar las diputaciones y senadurías plurinominales, ya que la aplicación de la ley electoral en el cálculo para eliminar la sobrerrepresentación legislativa, perjudicó a Morena y sus aliados.

Desde el lunes, Andrés Manuel López Obrador hizo énfasis en las posiciones ganadas en diputaciones por su partido y aliados en votación directa. La proporción es mayor comparada con la total, incluida la distribución de plurinominales, que además beneficia a los partidos que lo obligan a negociar su alianza como el Partido Verde, el Partido Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y el Partido del Trabajo.

En estas condiciones, proporcionalmente tendría más fuerza Morena que la alianza opositora, y abarataría la negociación con sus partidos satélites, todos mercenarios.

Comentarios


object(WP_Query)#18039 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66953) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66953) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18037 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18019 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18016 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-17 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-14 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66953) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18040 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17942 (24) { ["ID"]=> int(81415) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-26 08:42:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 13:42:47" ["post_content"]=> string(2844) "Esta semana nos gustó para violar compromisos internacionales. Como El Licenciado, nuestro faro y guía primero dice y después se desdice en materia nacional e internacional, resulta que el TMEC, el cual con tanto bombo y platillo no solo firmó sino también festejó y presumió, hoy resulta que es algo deleznable que hay que desechar. Aún y cuando uno de sus abajofirmantes sea ni más ni menos que Estados Unidos, nuestro mayor socio comercial. Y si a Biden y Trudeau no les parece, ahí estará El Supremo para ejercer sus sobrados dotes diplomáticos poniendo a Chico Che a todo volumen. Eso sí, desde la patria porque en EEUU la cosa es muy diferente.    En las cada vez más áridas tierras de Fosfo León, hemos podido observar a Samuel tomando cartas en el asunto y dedicando su valioso tiempo a ponerse a recorrer cada tramo de la sierra neolonesa en busca del más mínimo, tímido arroyuelo. Y en efecto, en estos días encontró uno. Hasta parte de su gabinete estuvo allí para dar fe y legalidad de tan importante hallazgo que requiere llevar unas mangueras para mover el preciado líquido a donde sea requerido. Ahora bien, si el charco no es la solución esperada y al más puro estilo de El Timonel Nacional, Samuelito ya dijo que la culpa la tienen los empresarios rapaces que producen Coca Colas y Cervezas y que sin estos, los regios podrán bañarse con normalidad, aunque tomando un vaso de agüita de Jamaica en vez de neoliberales refrescos. Sin duda un visionario el gobernador del Nuevo Nuevo León.   Ahora que la construcción del Tren Maya fue declarada un asunto de seguridad nacional (sea lo que sea que esto signifique), ésta pasó a estar bajo la siempre atenta y servicial mirada de la Secretaría de Gobernación. Y claro que la SEGOB tiene conocimiento pleno de trenes, medio ambiente y del impacto en los manglares que atraviesa, no vaya usted a creer que todo es un capricho del Supremo. Al final, la ley no debe ser jamás un obstáculo para el gobierno, lo es sólo para los ciudadanos de a pie, de modo que El Tren Maya avanza y arrasa, sin preocupación alguna.  Siendo que Mitofsky ya arrancó con sus encuestas para conocer a los suspirantes de cara al 2024 que mayor o menor preferencia tienen entre la ciudadanía, varios nombres vuelven a sonar y otros se incorporan al listado. A usted, estimado lector, ¿quién le gusta para subirse a la carrera presidencial? ¿Claudia (la ciudad se me cae a pedazos) Sheinbaum? ¿Marcelo (el multiusos) Ebrard? ¿El Fosfo Gobernador, Samuel García? ¿Colosito? ¿El góber de Jalisco, Enrique Alfaro? ¿Ricardo Monreal? Deje su comentario abajo y nos leemos la semana entrante. " ["post_title"]=> string(83) "Chico Ché vs. El T-MEC, arroyos en Fosfo León y los suspirantes presidenciales. " ["post_excerpt"]=> string(122) "Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional con su singular estilo." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(76) "chico-che-vs-el-t-mec-arroyos-en-fosfo-leon-y-los-suspirantes-presidenciales" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-26 09:45:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-26 14:45:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81415" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18040 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(53) ["max_num_pages"]=> float(27) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c91b61086bdb7a502392d118278d0b4a" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Obstáculos para ser auténtico

Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad.

julio 22, 2022
que pasa con el t mec

Chico Ché vs. El T-MEC, arroyos en Fosfo León y los suspirantes presidenciales. 

Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional con su singular estilo.

julio 26, 2022




Más de categoría
Relación cuerpo-mente: ¿disociación irreversible o potencial integración?

Relación cuerpo-mente: ¿disociación irreversible o potencial integración?

–“Yo es otro”. Arthur Rimbaud (1854-1891)

agosto 12, 2022
línea de emergencia SOS mujeres

Línea SOS mujeres

La importancia de la existencia de líneas de auxilio para mujeres que funcionen de manera correcta son la diferencia...

agosto 11, 2022
Bajo fuego

Bajo fuego

Detrás de cada tragedia minera hay una historia de explotación laboral.

agosto 11, 2022
MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

De Frente Y Claro - MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

Las encuestas que beneficiaron a Delfina Gómez como candidata a la gubernatura de Edomex, en realidad fueron una simulación...

agosto 11, 2022