Se resquebraja andamiaje de corrupción de ex funcionarios: Miguel Barbosa

Hay quienes dicen que no les harán nada porque tienen contactos en la Fiscalía y en el Tribunal Este día, el Gobernador Miguel Barbosa señaló que a la carpeta de extorsión a la que se enfrenta Eukid...

17 de diciembre, 2020 miguel-barbosa

Hay quienes dicen que no les harán nada porque tienen contactos en la Fiscalía y en el Tribunal

Este día, el Gobernador Miguel Barbosa señaló que a la carpeta de extorsión a la que se enfrenta Eukid Castañón, se han sumado un sinnúmero de delitos, ya que su andamiaje de corrupción se resquebrajó, lo han dejado solo y declararon en su contra.

Barbosa Huerta refirió que muchos de los que han denunciado a Castañón, señalaron tenerle miedo, por todo lo que le vieron hacer “pero el Gobierno del Estado los protegerá y eso con el propósito de que den información para poder conocer tantas maldades que hizo este señor”, ya que a todos quiso controlar e intimidar, afirmó.

El mandatario poblano indicó que era un personaje siniestro, y aún, “desde adentro espía, paga espionajes contra el gobierno, lo tenemos detectado, descubierto”. Actualmente existen 4 carpetas en contra de Eukid, que inició con la de extorsión; además, se le decomisó el Roll Royce, “en el que paseaba de noche, y subía a hombres del poder”, detalló el mandatario.

Respecto de las denuncias contra funcionarios de administraciones anteriores, el Gobernador afirmó que sí van a avanzar, “hay unos que piensan que no les van a hacer nada, porque dicen que todavía tienen contactos en la Fiscalía y en el Tribunal, eso lo dice el ex gobernador Tony Gali y un tal Albizuri”, a lo que el Gobernador respondió que no se trata de tener amigos, se trata de carpetas que queden integradas.

Comentarios
object(WP_Query)#17810 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59879) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59879) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17802 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17806 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17804 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-05-2021" ["before"]=> string(10) "22-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-22 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59879) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17847 (24) { ["ID"]=> int(66889) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-15 12:48:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-15 17:48:05" ["post_content"]=> string(6674) "Vamos cerrando ciclos, no pretendo aburrir al respetable con nuevas crónicas de infortunios y desencuentros entre la clase media y sus elegidos al poder, a otra cosa mariposa como que decía mi abuela. Pero para enterrar el tema, demos una pequeña mirada a lo que las clases medias hemos hecho por este país y cómo nuestro egoísmo, nuestro aspiracionismo y nuestra ambición han logrado algunas pequeñas aportaciones a la historia nacional. Para comenzar el pequeño elenco digamos solamente que hace muchas décadas, al menos unas cinco, la clase media no tomaba conciencia de sí misma; gran parte del secreto de la longevidad el sistema hegemónico de partido en nuestro país se basó en un minucioso programa cultural y educativo. Nos hicieron creer que con esperar un poco todos seríamos millonarios cuando nos tocara el turno; pretendieron que la disciplina —y no el esfuerzo— era el secreto del éxito; que nuestro aliado natural era el rico y no el proletario.  Así, nos dormimos en una falta de identidad muy cercana a la vergüenza, tanto que decirle clasemediero alguien constituía una ofensa sinónimo de mal gusto (“naquerío” con pretensiones), tanto, que los obreros podían desfilar exhibir sus músculos, llamarse orgullosamente trabajadores, mientras que los ricos podían mirarnos a todos con desprecio e ironía; y nosotros, los de en medio (los que creábamos despachos y pequeñas empresas, escribíamos libros, actuábamos en los teatros y los cines), nos mirábamos unos a otros y nos sonrojábamos al reconocer que soñábamos con tener lo que no podíamos; nos avergonzábamos de los lugares de donde habíamos venido porque nos habían educado para llamar “resentido” al que protestaba, como si no hubiera razones para sentirse ofendido en nuestro capitalismo de compadres, en este país de desigualdades crónicas donde a algún listillo se le ocurrió que los pobres lo son porque quieren y no porque los dueños de los capitales y el poder no les dieron otra opción.  La decadencia y desvergüenza de las élites y de las clases altas en México es la primera las llamadas de atención, si lo dijo Óscar Wilde en voz de un aristócrata en La importancia de llamarse Ernesto, “si las clases bajas no sirven para poner el ejemplo, ¿para qué sirven entonces?”, no sabemos dónde está más más ruda la corrupción, si en las grandes empresas que hacen chanchullos a costa del consumidor o en el contubernio con los gobiernos; una clase alta excluyente, hiriente, pigmentocrática y ridículamente ignorante. Los clasemedieros desde luego queremos salir de pobres, subir en la escala social, pero hay algo, lo que vagamente llamamos educación, que nos gustaría pensar que podemos combinar: ilustración, buen gusto y prosperidad. Tal vez por eso nos quemamos varias horas viendo televisión cultural, leyendo, ahorrando para las escuelas de los hijos y generando proyectos en un contexto como el nuestro donde fracasan siete de cada diez intentos, pero aquí seguimos y nos queda claro que somos el motor, el fiel de la balanza cuando nos han puesto en la perspectiva de utilizar nuestro poder. Al fin y al cabo, poder sin gobierno. Verá usted, Alfonso Reyes provenía de la clase más alta de la sociedad porfiriana. La desgracia lo llevó a la clase media que ejerció con maestría incuestionable. Se dedicó a vivir de su trabajo, escribir y formar cultura, aunque Carlos Fuentes logró un patrimonio digno de respeto pertenecía aquel extraño híbrido al que llamamos clase media alta y que no es más que un matiz, apenas barnizado, del concepto básico del clasemediero burgués. La cabeza de la hidra, Las buenas conciencias, Aura y Zona sagrada no son sino manifestaciones de la rica vida que hacemos los miembros de esta vapuleada clase social. Ni Sebastián, ni Juan Soriano, ni José Luis Cuevas eran hijos de magnates que encontraron en la vagancia el ambiente para crear su obra y la plástica del siglo XX que lleva su sello. Por ahí nos podríamos seguir, Torres Bodet, José Emilio Pacheco, Abraham Zabludowsky y Jacobo también, surcaron las aguas del ascenso social a punta de remo y no viajando en primera, como algunos empresarios que después rematan su explotación vendiendo sus libros que nos cuentan el secreto para hacerse millonarios. A diferencia de otros pueblos, la carga cultural y educativa en este país la hemos llevado los clasemedieros y ha sido nuestro “aspiracionismo”, mal nombre y apodo inexacto que mejor podríamos llamar anhelo y esperanza, la que nos volvió irredentos en nuestra creencia de que la próxima oportunidad es la buena, porque generar conciencia de clase es justo lo que nos está sucediendo, mirarnos en el espejo y decir “ese soy yo, el que lucha por llegar al final de la quincena y planea con meses, años de anticipación, el cambio del auto, el que busca ahorrar para complementar con becas de educación de sus hijos y que espera que sus herederos no tengan que pasar por las tres hipotecas, sino que puedan vivir con más libertad para seguir creciendo”. El término “clase media” ha perdido su connotación ridícula porque nos han confrontado y sabemos que el egoísmo está en la falta de autocrítica del gobierno y en la lucha de los funcionarios por ensuciarse mutuamente esperando mejores tiempos electorales, que egoísmo y el aspiracionismo tiene el multimillonario al que 29 muertos no le saben nada porque, después de todo, el negocio de la desgracia ya estaba amortizado. Desde luego esta aportación a nuestra autoconciencia es algo que, lejos de darnos coraje, debemos agradecer, por fin un colega clasemediero, sin quererlo ni comerlo, nos ha abierto los ojos. Escritor. Abogado @cesarbc70 Te puede gustar: Las elecciones, esa manifestación cultural | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(37) "Honor y predicamento del clasemediero" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "honor-y-predicamento-del-clasemediero" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-15 12:49:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-15 17:49:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66889" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17744 (24) { ["ID"]=> int(66224) ["post_author"]=> string(2) "78" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-03 00:02:51" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-03 05:02:51" ["post_content"]=> string(5507) "El 23 de marzo de 1989, el mundo se enteraba con estupefacción que el buque Exxon Valdez, propiedad de la compañía petrolera Exxon había encallado en el Risco Bligh en Alaska, vertiendo como resultado del accidente cerca de 257,000 barriles de petróleo crudo en la prístina costa de ese estado americano.  Las huellas del derrame llegaron a 1,120 kilómetros de la costa, afectaron  parques nacionales en una de las regiones con más recursos naturales de Estados Unidos, matando aves marinas, peces y mamíferos en cantidades inimaginables, y causando un serio daño ecológico en uno de los principales hábitats marinos del mundo, a grado tal que los daños a la industria pesquera de la región permanecen aún sin un cálculo exacto. El entonces presidente de Exxon, Lawrence Rawl, minimizó el impacto del accidente y jamás hizo acto de presencia en el sitio del mismo.  El 26 de mayo de 2021, respaldados por los fondos de inversión Black Rock, State Street y Vanguard que en conjunto poseen 20% de las acciones de Exxon-Mobil, los accionistas de esa compañía eligieron a dos nuevos miembros que participarán en el Consejo de la empresa con el objetivo de obligarla a reducir su huella ecológica con medidas que aminoren el daño que causa la extracción y refinación de hidrocarburos para lograr las metas establecidas por el acuerdo COP21. En la misma semana los accionistas de la segunda compañía petrolera más grande de Estados Unidos, Chevron, votaron a favor de un plan de inversiones en tecnología renovable que reduzca la contaminación por la extracción y refinación de hidrocarburos a fin de cumplir con los objetivos ambientales del acuerdo COP21. Como si esto fuera poco, en Holanda un tribunal dictaminó que la compañía Shell está obligada a disminuir su impacto ecológico mediante la desincorporación de activos que la ayuden a cumplir con los objetivos establecidos por el acuerdo ambiental mencionado. En el lapso de 32 años el mundo ha cambiado. Solo aquellas empresas que adopten estas nuevas tecnologías permanecerán en el campo de producción energética; aquellas que no lo hagan están condenadas a desaparecer.  El reporte publicado el pasado 18 de mayo por la Agencia Internacional de Energía (Net Zero by 2050) presionando para que el mundo logre los objetivos determinados en el Acuerdo de París (COP21), determina con claridad el destino de las empresas petroleras que hoy operan en el mundo. O se transforman en los próximos 15 años en empresas cuyo objetivo sea proveer energía limpia, o para el año 2050 desaparecerán. Accionistas importantes de fondos de inversión de empresas como Black Rock, Vanguard y State Street, reconocen que el valor futuro de su inversión en empresas como Chevron y Exxon-Mobil está ligado a la transformación de estas empresas petroleras a empresas de energía; de ahí que apoyen el cambio de planes de inversión en la dirección ambientalista. Los gobiernos de la OPEP lo han entendido también. Empresas como Aramco iniciaron recientemente su proceso de transformación.  Pemex debería estar haciendo lo mismo. Desafortunadamente la visión retro-utópica de López Obrador no se lo permite.  Contrario a lo que estamos atestiguando en el mundo energético, la 4T está realizando inversiones para adquirir refinerías como la de Deer Park, modificar las demás refinerías propiedad de Pemex que operan en nuestro país, o construir una nueva en Dos Bocas, Tabasco. Ajeno a los compromisos ambientales contraídos bajo el COP21, o a los conceptos económicos revelados por las acciones de fondos de inversión como los mencionados previamente, el gobierno de López Obrador sigue invirtiendo recursos escasos del pueblo de México en una política energética sin futuro. Al hacerlo, demuestra su incompetencia para administrar el país. Primero, porque las inversiones realizadas tienen un alto costo de oportunidad para México. Invertidos en otras actividades como educación, salud o infraestructura de transporte, esos recursos tendrían una rentabilidad muy superior para el país. Segundo, porque sacrifica el bienestar de las generaciones del futuro. El incumplimiento de los objetivos del COP21 someterá a los jóvenes de hoy a un futuro comprometido por las repercusiones del calentamiento global. El costo de revertirlo recaerá sobre sus hombros, limitando su bienestar de manera significativa. Tercero, porque niega a nuestra nación la posibilidad de desarrollarse tecnológicamente aprovechando un sector que podría ser nuestra palanca de desarrollo: energía. AMLO está demostrando que hay algo peor que un gobierno corrupto: ¡un gobierno incompetente!    

*Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de ruizhealytimes.com o del Editor.

 " ["post_title"]=> string(57) "Peor que un gobierno corrupto es un gobierno incompetente" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "peor-que-un-gobierno-corrupto-es-un-gobierno-incompetente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-03 00:02:51" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-03 05:02:51" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66224" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17847 (24) { ["ID"]=> int(66889) ["post_author"]=> string(2) "73" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-15 12:48:05" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-15 17:48:05" ["post_content"]=> string(6674) "Vamos cerrando ciclos, no pretendo aburrir al respetable con nuevas crónicas de infortunios y desencuentros entre la clase media y sus elegidos al poder, a otra cosa mariposa como que decía mi abuela. Pero para enterrar el tema, demos una pequeña mirada a lo que las clases medias hemos hecho por este país y cómo nuestro egoísmo, nuestro aspiracionismo y nuestra ambición han logrado algunas pequeñas aportaciones a la historia nacional. Para comenzar el pequeño elenco digamos solamente que hace muchas décadas, al menos unas cinco, la clase media no tomaba conciencia de sí misma; gran parte del secreto de la longevidad el sistema hegemónico de partido en nuestro país se basó en un minucioso programa cultural y educativo. Nos hicieron creer que con esperar un poco todos seríamos millonarios cuando nos tocara el turno; pretendieron que la disciplina —y no el esfuerzo— era el secreto del éxito; que nuestro aliado natural era el rico y no el proletario.  Así, nos dormimos en una falta de identidad muy cercana a la vergüenza, tanto que decirle clasemediero alguien constituía una ofensa sinónimo de mal gusto (“naquerío” con pretensiones), tanto, que los obreros podían desfilar exhibir sus músculos, llamarse orgullosamente trabajadores, mientras que los ricos podían mirarnos a todos con desprecio e ironía; y nosotros, los de en medio (los que creábamos despachos y pequeñas empresas, escribíamos libros, actuábamos en los teatros y los cines), nos mirábamos unos a otros y nos sonrojábamos al reconocer que soñábamos con tener lo que no podíamos; nos avergonzábamos de los lugares de donde habíamos venido porque nos habían educado para llamar “resentido” al que protestaba, como si no hubiera razones para sentirse ofendido en nuestro capitalismo de compadres, en este país de desigualdades crónicas donde a algún listillo se le ocurrió que los pobres lo son porque quieren y no porque los dueños de los capitales y el poder no les dieron otra opción.  La decadencia y desvergüenza de las élites y de las clases altas en México es la primera las llamadas de atención, si lo dijo Óscar Wilde en voz de un aristócrata en La importancia de llamarse Ernesto, “si las clases bajas no sirven para poner el ejemplo, ¿para qué sirven entonces?”, no sabemos dónde está más más ruda la corrupción, si en las grandes empresas que hacen chanchullos a costa del consumidor o en el contubernio con los gobiernos; una clase alta excluyente, hiriente, pigmentocrática y ridículamente ignorante. Los clasemedieros desde luego queremos salir de pobres, subir en la escala social, pero hay algo, lo que vagamente llamamos educación, que nos gustaría pensar que podemos combinar: ilustración, buen gusto y prosperidad. Tal vez por eso nos quemamos varias horas viendo televisión cultural, leyendo, ahorrando para las escuelas de los hijos y generando proyectos en un contexto como el nuestro donde fracasan siete de cada diez intentos, pero aquí seguimos y nos queda claro que somos el motor, el fiel de la balanza cuando nos han puesto en la perspectiva de utilizar nuestro poder. Al fin y al cabo, poder sin gobierno. Verá usted, Alfonso Reyes provenía de la clase más alta de la sociedad porfiriana. La desgracia lo llevó a la clase media que ejerció con maestría incuestionable. Se dedicó a vivir de su trabajo, escribir y formar cultura, aunque Carlos Fuentes logró un patrimonio digno de respeto pertenecía aquel extraño híbrido al que llamamos clase media alta y que no es más que un matiz, apenas barnizado, del concepto básico del clasemediero burgués. La cabeza de la hidra, Las buenas conciencias, Aura y Zona sagrada no son sino manifestaciones de la rica vida que hacemos los miembros de esta vapuleada clase social. Ni Sebastián, ni Juan Soriano, ni José Luis Cuevas eran hijos de magnates que encontraron en la vagancia el ambiente para crear su obra y la plástica del siglo XX que lleva su sello. Por ahí nos podríamos seguir, Torres Bodet, José Emilio Pacheco, Abraham Zabludowsky y Jacobo también, surcaron las aguas del ascenso social a punta de remo y no viajando en primera, como algunos empresarios que después rematan su explotación vendiendo sus libros que nos cuentan el secreto para hacerse millonarios. A diferencia de otros pueblos, la carga cultural y educativa en este país la hemos llevado los clasemedieros y ha sido nuestro “aspiracionismo”, mal nombre y apodo inexacto que mejor podríamos llamar anhelo y esperanza, la que nos volvió irredentos en nuestra creencia de que la próxima oportunidad es la buena, porque generar conciencia de clase es justo lo que nos está sucediendo, mirarnos en el espejo y decir “ese soy yo, el que lucha por llegar al final de la quincena y planea con meses, años de anticipación, el cambio del auto, el que busca ahorrar para complementar con becas de educación de sus hijos y que espera que sus herederos no tengan que pasar por las tres hipotecas, sino que puedan vivir con más libertad para seguir creciendo”. El término “clase media” ha perdido su connotación ridícula porque nos han confrontado y sabemos que el egoísmo está en la falta de autocrítica del gobierno y en la lucha de los funcionarios por ensuciarse mutuamente esperando mejores tiempos electorales, que egoísmo y el aspiracionismo tiene el multimillonario al que 29 muertos no le saben nada porque, después de todo, el negocio de la desgracia ya estaba amortizado. Desde luego esta aportación a nuestra autoconciencia es algo que, lejos de darnos coraje, debemos agradecer, por fin un colega clasemediero, sin quererlo ni comerlo, nos ha abierto los ojos. Escritor. Abogado @cesarbc70 Te puede gustar: Las elecciones, esa manifestación cultural | Ruiz-Healy Times (ruizhealytimes.com)" ["post_title"]=> string(37) "Honor y predicamento del clasemediero" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "honor-y-predicamento-del-clasemediero" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-15 12:49:17" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-15 17:49:17" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66889" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(82) ["max_num_pages"]=> float(41) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "cb04676fd197504b98be4495b05fbc9c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Honor y predicamento del clasemediero

Honor y predicamento del clasemediero

Vamos cerrando ciclos, no pretendo aburrir al respetable con nuevas crónicas de infortunios y desencuentros entre la clase media y sus elegidos...

junio 15, 2021

Peor que un gobierno corrupto es un gobierno incompetente

El 23 de marzo de 1989, el mundo se enteraba con estupefacción que el buque Exxon Valdez, propiedad de la compañía petrolera...

junio 3, 2021




Más de categoría
Hablar en tiempos de violencia

Hablar en tiempos de violencia

Desde tiempos antiguos, la nuestra ha sido una región habitada por una violencia ancestral, hasta inocente a veces, gratuita...

junio 22, 2021
LO INÚTIL NOS CUESTA

LO INÚTIL NOS CUESTA

El 1 de julio de 2018, además de elegirse al actual titular del Ejecutivo, también se conformó el nuevo...

junio 21, 2021
Trabajo infantil. 10 años de avances tirados a la basura

Trabajo infantil. 10 años de avances tirados a la basura

No hay nada más desesperanzador que ver el futuro de un niño truncado por no tener posibilidades de estudiar....

junio 21, 2021
Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen

Las narrativas Fundacionales: Universos que envejecen

Con el surgimiento de cada nueva ideología creemos haber descubierto la auténtica VERDAD, pero cada una de ellas ha...

junio 18, 2021