Puebla, entre los ocho estados con mayor descenso en desocupación

El estado registró una tasa de ocupación de 97.3 por ciento en julio, con lo que se ubicó dentro de los ocho estados con mayor descenso en desocupación en términos anuales, según indicadores de la encuesta nacional...

30 de agosto, 2022 fabrica de manzanas

El estado registró una tasa de ocupación de 97.3 por ciento en julio, con lo que se ubicó dentro de los ocho estados con mayor descenso en desocupación en términos anuales, según indicadores de la encuesta nacional de ocupación y empleo del INEGI, informa la Secretaría de Economía.

De esta forma, la tasa de ocupación de Puebla es mayor a la media nacional de 96.6 por ciento, aunado a que en el periodo de abril a julio mantiene niveles mejores a los registros nacionales.

Con respecto de julio de 2021, la tasa de desocupación descendió al pasar de 4.1 a 2.7 por ciento en el mismo mes de 2022, con lo que Puebla ocupó el lugar número ocho entre los estados que más redujo su nivel de desempleo, producto de una mayor dinámica económica registrada en el estado durante 2022.

Además, la tasa de ocupación en Puebla creció respecto de junio de este año, cuando sumaba 97.1 por ciento.

Comentarios


object(WP_Query)#16267 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82741) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82741) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16271 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16269 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16270 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82741) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16268 (24) { ["ID"]=> int(82901) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:28:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:28:46" ["post_content"]=> string(6587) "La violencia mundial y nacional sacude nuestras emociones, entristece y atemoriza. Nos exige tomar decisiones y pensar sobre lo que queremos para nosotros y aún para la generación que viene detrás. Sería egoísta de nuestra parte pensar únicamente en una solución que permitiera tranquilidad solo unos días o pocos años y deje la bomba de tiempo para las generaciones posteriores, como lamentablemente ya ha pasado.  Quienes estamos convencidos de que educar para la paz es un recurso estratégico y operativo viable entendemos que el contexto es difícil pero no limitativo y entendemos también que lo que está sucediendo justifica la necesidad de refundar las bases educativas globales y nacionales a partir de la construcción de una ciudadanía que tenga como una de sus prioridades la prevención y la solución de conflictos en todos los ámbitos.  Cooperación, definición de metas colectivas, negociación y solución de conflictos, tolerancia, integración social, interacción con el medio ambiente, desmilitarización, proyecto de vida, equidad, empatía con el problema del otro, alegrarse con el éxito de otro ser humano son conceptos, criterios educativos y conductuales que se requiere incorporar a programas generales de educación, a programas políticos, de formación ciudadana y a normas de convivencia familiar.  En esta reconstrucción educativa ciudadana todos formamos parte: individuos, inversionistas, periodistas, iglesias, líderes espirituales, partidos, autoridades, asociaciones civiles, asociaciones de vecinos, padres de familia, clubes deportivos, sindicatos, cámaras empresariales.   La crisis de seguridad y de violencia es también el efecto de la agudización de la crisis social. La pérdida del respeto al trabajo y a su resultado, la falta de respeto por la vida del otro, de sus bienes y sus recursos. Es consecuencia también de las recurrentes y profundas crisis económicas que empujaron a los jóvenes al desempleo y a los niños a la deserción escolar, de la corrupción y del caso omiso que por años muchos políticos han hecho, emitiendo discursos contrarios que dividen y construyen odio.  Durante años, el discurso político (con su intención didáctica) ha sido la manifestación de poder militar, capitalistas y socialistas desfilan con trajes, tanques y soldados. Pedagogía de la violencia que ha escalado sin límites porque sus generadores no los establecieron.  Las armas que eran exclusivas del ejército hoy están en las calles sin control provocando un entorno violento y generando inseguridad para individuos y familias. El discurso cinematográfico y televisivo de legitimación de la agresividad se transformó en vida cotidiana y la narcocultura reforzó las estructuras didácticas de la violencia primero en un entorno regional que se ha extendido más allá de las fronteras de cualquier nación.  Hemos vivido la industrialización de la cultura de la violencia, se generó adicción elevando la adrenalina de muchos e incorporando a otros a producir para hacer un mercado que consumiera y elevara sus ganancias.   Por momentos pareciera que no conocemos la paz, sin embargo, todos conocemos la paz. Ha sido una experiencia vital para nuestro desarrollo individual y social, por lo tanto, el conocimiento que tenemos de la paz es práctico y personal. Todos hemos trabajado, leído, escrito, disfrutado momentos de paz e inevitablemente consideramos que la normalidad debe ser vivir en paz. Es una necesidad vivir en ella.  Conocer la paz es construir la paz, interior, laboral, familiar y social en general. Desarrollar las formas personales y colectivas que nos permitan vivir en ella. Volver a vivir en paz será entonces un proceso de reconstrucción que requiere la convergencia de los distintos sectores sociales e individuos. La negación discursiva de la violencia no se limita a una negación política, es la negación a la posibilidad de construir una paz duradera, por lo tanto, es la negación al derecho de conocer la paz, a construir la paz, a vivir en paz.   Desde las raíces de la estructura social básica como lo es la familia, hemos construido experiencias familiares de vida en paz, tal vez de forma inconsciente, pero finalmente productivas y con resultados concretos. Pero en el desarrollo de la historia familiar algo robó la paz: el desempleo, el consumo de droga, la ruptura de los lazos familiares, la pérdida de un ser querido. Recuperar la vida en paz al interior de la familia es básico en este proceso de reconstrucción colectiva de la paz. La estabilidad financiera de un hogar, la consolidación del patrimonio, la generación de condiciones dignas para el desarrollo de cada uno de sus integrantes, son factores necesarios, pero no van solas, van acompañadas de ejercicio de una paternidad y maternidad ligadas a la construcción de la paz. Apoyadas por un entorno que consolide el esfuerzo de los padres por una crianza orientada a la prevención y solución de conflictos, a la armonía y construcción colectiva de proyectos.  El centro de trabajo, el barrio, las instituciones donde los individuos socializan o construyen su vida colectiva, así como la administración pública y sus decisiones son parte del engranaje colectivo que a cada individuo le permita un desarrollo en paz.  En síntesis, la educación para la paz es un proyecto viable, absolutamente necesario, por el contexto actual y porque es transgeneracional. En su construcción, desde la familia, hasta el gobierno y cada sector e institución social participan. Y es urgente que se impulsen condiciones para que esto suceda, de lo contrario, la ambigüedad discursiva de los políticos no sirve, de lo contrario, la pedagogía de la violencia continuará su normalización con todos los impactos negativos para el individuo y la sociedad que ya hemos estado sintiendo.  El proyecto es viable y el llamado a involucrarse  es para toda persona." ["post_title"]=> string(42) "Educación para la Paz: un proyecto viable" ["post_excerpt"]=> string(104) "Construir una pedagogía para la paz, es uno de los grandes pendientes de la educación del siglo XXI. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "educacion-para-la-paz-un-proyecto-viable" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:28:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:28:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82901" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16243 (24) { ["ID"]=> int(83215) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-13 09:31:08" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:31:08" ["post_content"]=> string(6822) "Más allá de las representaciones que se han realizado de ella en distintos medios (tanto en series como en películas, las cuales suman más de una centena, incluyendo The Queen y The Crown) podemos decir que la de Isabel II de Inglaterra fue fundamentalmente una vida dedicada al servicio, por encima de cualquier otra cosa, con férreas convicciones acerca de la nación y la familia.  Prueba de ello es que mientras Winston Churchill, en junio de 1940, pronunciaba su famoso discurso en la casa de los comunes en el que alentaba a los ingleses a hacer frente a la Alemania nazi con las palabras “Debemos pelear en las playas, en la tierra, en los campos y en las calles, en los mares y océanos, para defender nuestra isla, sin importar el costo”, en una Europa sacudida por la guerra, la futura reina decidió alistarse en la rama femenina del ejército británico, convirtiéndose en la primera mujer de la familia real en hacerlo.  Con el número de identificación 230873 que correspondía al puesto de Auxiliar subalterno segundo del Sistema de Transporte, es decir, realizaba labores de mecánica automotriz y conducción de vehículos, Isabel Windsor se entregó a la defensa de su nación al tiempo que, en un mensaje radiofónico, decía a sus connacionales: “Miles de ustedes, en este país, han tenido que abandonar sus hogares y han sido separados de sus familias, de sus padres y madres. Mi hermana Margaret y yo, lo sentimos igual que ustedes, así como sabemos lo que es estar separados de aquellos a los que más se ama”.  El 6 de febrero de 1952 la princesa Isabel se encontraba en un viaje oficial en Kenia con su esposo el príncipe Felipe, cuando se le comunicó el deceso de su padre el rey Jorge VI, víctima de cáncer. A su regreso a Inglaterra, con 25 años, se le proclamaría como cabeza del estado británico, de la iglesia anglicana y de la mancomunidad de naciones. El viaje, sin embargo, no había surgido producto del azar.  La intención de Jorge VI era, e Isabel lo entendió perfectamente, la creación de una “familia de naciones” en lugar del otrora imperio que se desmoronaba rápidamente (India, Pakistán y la República de Irlanda antes eran dominios británicos). En los años subsecuentes, la independencia de diversos estados africanos habrían de modificar no sólo el mapa mundial sino también la relación de Gran Bretaña con los distintos países que clamaban por libertad. En el año de 1961, Isabel acudió a Ghana para estrechar lazos diplomáticos y de fraternidad, aún y cuando la nación había obtenido su independencia en 1957. Ahí compartió con el presidente Kwame Nkruma.  La relación con Sudáfrica resultó particularmente tensa. Excluida desde 1961 de la mancomunidad de naciones debido al régimen del apartheid, no sería sino hasta 1991 cuando Isabel formalizaría la invitación dirigida a Nelson Mandela (recién liberado de prisión) a una reunión oficial en Zimbabwe, rompiendo todo protocolo derivado de que Mandela no era aún presidente y no lo sería sino hasta 1994, año en que Sudáfrica volvería a integrarse a la mancomunidad. Lo mismo pasaría con Uganda y Tanzania.  Los momentos complejos nunca estuvieron ausentes durante su reinado, como fue el caso del deceso de Diana Spencer en un accidente automovilístico en 1997. Si bien muchos de los ingleses observaban con atención la conflictiva relación matrimonial de Diana con Carlos, el príncipe heredero, y el papel de la familia real en la relación tanto personal como de estado, para aquel momento millones de personas habían perdido a un ícono que había generado simpatía y afecto a través de obras de caridad y visitas a enfermos y necesitados desde su posición, primero como Princesa de Gales y después como embajadora de buena voluntad de distintas organizaciones benéficas.  Al conocer la trágica noticia, la reacción de Isabel fue refugiarse con Carlos y sus nietos en Balmoral, lugar donde murió el 8 de septiembre, para protegerlos del acoso mediático y popular que sobrevendría. En un principio, la opinión pública tachó de insensible a la familia real al no apresurarse a regresar a Londres después de que la noticia del accidente comenzó a trascender en los medios, pero el tiempo terminaría por darle la razón.  Años después, Guillermo, el hijo mayor de Diana y Carlos, declararía que “estaba agradecido por el tiempo que tuve en privado para llorar la pérdida de mi madre, organizar mis pensamientos y por encontrarme alejado de todos para ello”.  A pesar de que Diana ya no era miembro de la familia real tras su divorcio concluido un año antes, la reina accedió a realizar una transmisión en vivo refiriéndose al lamentable suceso, al tiempo que la gente colocaba arreglos florales a las afueras del palacio de Kensington, muchos de los cuales se utilizaron durante su funeral.  Isabel volvería a dirigirse a la nación para la inauguración de la fuente conmemorativa en honor a Diana en 2004, en su primera visita a Dublín en 2011 y durante el comienzo de la pandemia en abril del 2020, cerrando con la frase “Debemos tener la certeza de que aún y cuando tenemos mucho que aguantar, los días buenos regresarán. Estaremos con nuestros amigos de nuevo, con nuestras familias de nuevo. Nos volveremos a ver”.  Después de setenta años de reinado falleció Isabel Alexandra María Windsor, quien no nació en un palacio sino en una casa que ahora es un restaurante de comida cantonesa (17 Bruton Street), envió un mensaje de felicitación a la tripulación del Apollo 11 tras la exitosa misión lunar en 1969, recorrió todas las regiones de Gran Bretaña antes de su jubileo de diamantes y visitó más de 120 países en seis continentes, quien era además  fanática del Arsenal FC, tenía un par de osos perezosos (en el Zoológico de Londres, que le fueron obsequiados) y cuya vida está inexorablemente ligada a la historia de los siglos XX y XXI.  Descanse en paz. " ["post_title"]=> string(42) "La Reina Isabel II: su lado menos conocido" ["post_excerpt"]=> string(131) "La vida de la reina Isabel II tiene muchas facetas. En esta ocasión, Fernando Navarrete nos aclara sus facetas menos conocidas. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "la-reina-isabel-ii-su-lado-menos-conocido" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-13 09:31:08" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:31:08" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83215" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16268 (24) { ["ID"]=> int(82901) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:28:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:28:46" ["post_content"]=> string(6587) "La violencia mundial y nacional sacude nuestras emociones, entristece y atemoriza. Nos exige tomar decisiones y pensar sobre lo que queremos para nosotros y aún para la generación que viene detrás. Sería egoísta de nuestra parte pensar únicamente en una solución que permitiera tranquilidad solo unos días o pocos años y deje la bomba de tiempo para las generaciones posteriores, como lamentablemente ya ha pasado.  Quienes estamos convencidos de que educar para la paz es un recurso estratégico y operativo viable entendemos que el contexto es difícil pero no limitativo y entendemos también que lo que está sucediendo justifica la necesidad de refundar las bases educativas globales y nacionales a partir de la construcción de una ciudadanía que tenga como una de sus prioridades la prevención y la solución de conflictos en todos los ámbitos.  Cooperación, definición de metas colectivas, negociación y solución de conflictos, tolerancia, integración social, interacción con el medio ambiente, desmilitarización, proyecto de vida, equidad, empatía con el problema del otro, alegrarse con el éxito de otro ser humano son conceptos, criterios educativos y conductuales que se requiere incorporar a programas generales de educación, a programas políticos, de formación ciudadana y a normas de convivencia familiar.  En esta reconstrucción educativa ciudadana todos formamos parte: individuos, inversionistas, periodistas, iglesias, líderes espirituales, partidos, autoridades, asociaciones civiles, asociaciones de vecinos, padres de familia, clubes deportivos, sindicatos, cámaras empresariales.   La crisis de seguridad y de violencia es también el efecto de la agudización de la crisis social. La pérdida del respeto al trabajo y a su resultado, la falta de respeto por la vida del otro, de sus bienes y sus recursos. Es consecuencia también de las recurrentes y profundas crisis económicas que empujaron a los jóvenes al desempleo y a los niños a la deserción escolar, de la corrupción y del caso omiso que por años muchos políticos han hecho, emitiendo discursos contrarios que dividen y construyen odio.  Durante años, el discurso político (con su intención didáctica) ha sido la manifestación de poder militar, capitalistas y socialistas desfilan con trajes, tanques y soldados. Pedagogía de la violencia que ha escalado sin límites porque sus generadores no los establecieron.  Las armas que eran exclusivas del ejército hoy están en las calles sin control provocando un entorno violento y generando inseguridad para individuos y familias. El discurso cinematográfico y televisivo de legitimación de la agresividad se transformó en vida cotidiana y la narcocultura reforzó las estructuras didácticas de la violencia primero en un entorno regional que se ha extendido más allá de las fronteras de cualquier nación.  Hemos vivido la industrialización de la cultura de la violencia, se generó adicción elevando la adrenalina de muchos e incorporando a otros a producir para hacer un mercado que consumiera y elevara sus ganancias.   Por momentos pareciera que no conocemos la paz, sin embargo, todos conocemos la paz. Ha sido una experiencia vital para nuestro desarrollo individual y social, por lo tanto, el conocimiento que tenemos de la paz es práctico y personal. Todos hemos trabajado, leído, escrito, disfrutado momentos de paz e inevitablemente consideramos que la normalidad debe ser vivir en paz. Es una necesidad vivir en ella.  Conocer la paz es construir la paz, interior, laboral, familiar y social en general. Desarrollar las formas personales y colectivas que nos permitan vivir en ella. Volver a vivir en paz será entonces un proceso de reconstrucción que requiere la convergencia de los distintos sectores sociales e individuos. La negación discursiva de la violencia no se limita a una negación política, es la negación a la posibilidad de construir una paz duradera, por lo tanto, es la negación al derecho de conocer la paz, a construir la paz, a vivir en paz.   Desde las raíces de la estructura social básica como lo es la familia, hemos construido experiencias familiares de vida en paz, tal vez de forma inconsciente, pero finalmente productivas y con resultados concretos. Pero en el desarrollo de la historia familiar algo robó la paz: el desempleo, el consumo de droga, la ruptura de los lazos familiares, la pérdida de un ser querido. Recuperar la vida en paz al interior de la familia es básico en este proceso de reconstrucción colectiva de la paz. La estabilidad financiera de un hogar, la consolidación del patrimonio, la generación de condiciones dignas para el desarrollo de cada uno de sus integrantes, son factores necesarios, pero no van solas, van acompañadas de ejercicio de una paternidad y maternidad ligadas a la construcción de la paz. Apoyadas por un entorno que consolide el esfuerzo de los padres por una crianza orientada a la prevención y solución de conflictos, a la armonía y construcción colectiva de proyectos.  El centro de trabajo, el barrio, las instituciones donde los individuos socializan o construyen su vida colectiva, así como la administración pública y sus decisiones son parte del engranaje colectivo que a cada individuo le permita un desarrollo en paz.  En síntesis, la educación para la paz es un proyecto viable, absolutamente necesario, por el contexto actual y porque es transgeneracional. En su construcción, desde la familia, hasta el gobierno y cada sector e institución social participan. Y es urgente que se impulsen condiciones para que esto suceda, de lo contrario, la ambigüedad discursiva de los políticos no sirve, de lo contrario, la pedagogía de la violencia continuará su normalización con todos los impactos negativos para el individuo y la sociedad que ya hemos estado sintiendo.  El proyecto es viable y el llamado a involucrarse  es para toda persona." ["post_title"]=> string(42) "Educación para la Paz: un proyecto viable" ["post_excerpt"]=> string(104) "Construir una pedagogía para la paz, es uno de los grandes pendientes de la educación del siglo XXI. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "educacion-para-la-paz-un-proyecto-viable" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:28:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:28:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82901" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(56) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "6f53398888edbb03722fc4d5d1579295" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Educación para la Paz: un proyecto viable

Construir una pedagogía para la paz, es uno de los grandes pendientes de la educación del siglo XXI.

septiembre 2, 2022

La Reina Isabel II: su lado menos conocido

La vida de la reina Isabel II tiene muchas facetas. En esta ocasión, Fernando Navarrete nos aclara sus facetas menos conocidas.

septiembre 13, 2022




Más de categoría

Los órdenes de gobierno locales: el talón de Aquiles del obradorismo

En los ámbitos locales es donde a MORENA se le han adherido no pocos elementos oportunistas, con la cultura...

septiembre 28, 2022

Los Sí y los No del “Ejercicio Participación Social” sobre la GN y MILITARES

El Ejército y la Marina son lo mejor que tenemos. Hay que conocerlos desde dentro para entenderlos. Lo malo...

septiembre 28, 2022

Seguridad Nacional

En varios foros se ha discutido hasta el cansancio la militarización de la Guardia Nacional, que ante la falta...

septiembre 27, 2022

Camila Parker y la reivindicación de las mujeres que aman demasiado

“Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión / de...

septiembre 27, 2022