Presentación del plan integral de abastecimiento de agua potable al Valle de México

En las siguientes décadas el problema del abasto del agua en las grandes urbes es y será el gran reto del gobierno de México.

6 de septiembre, 2022 plan integral de abastecimiento de agua potable al Valle de México

El pasado 29 de agosto, la Jefa de Gobierno de la CDMX y el Gobernador del Estado de México, dieron a conocer un plan que pretende con varias acciones puntuales dar solución (al menos en el corto plazo) al grave problema hídrico que enfrenta la zona Metropolitana del Valle de México.

Para poner en contexto la importancia del plan es importante recordar algunos datos duros.

-La población que habita en esta zona es de alrededor de 22 millones de personas (1 de cada 5 mexicanos radica en ella).

-Es la 7° mayor área metropolitana del mundo y la 2° más extensa de América con 7,954 km2 (la 1° es la que configuran el área binacional de San Diego-Tijuana con 12,496 km2.

-Para entender su complejidad geopolítica y de gobernanza, la integran: La CDMX con sus 16 alcaldías, el Estado de México con 59 municipios y el Estado de Hidalgo con uno. 

-Mucha de su población vulnerable y en condiciones de pobreza se asienta en una gran diversidad de espacios, incluyendo barrancas, “zonas protegidas”, cauces de arroyo y zonas de riesgo. 

Señalo lo anterior porque esto hace sumamente difícil y costoso dotar a un amplio sector, de un servicio de agua potable eficiente, lo que sucede en muchos casos a base de pipas, caras y de dudosa calidad del líquido.

Situación actual del abastecimiento

Fuentes de abastecimiento:

  • Pozos Estado de México: 24.9 m3/seg
  • Potabilizadora presa Madin: 0.5 m3/seg
  • Sistema Lerma: 5.6 m3/seg
  • Sistema Cutzamala: 13.2 m3/seg
  • Pozos CDMX: 11.5 m3/seg
  • Manantiales:  0.8 m3/seg
  • PAI norte:  4.5 m3/seg
  • PAI sur:  2 m3/seg
  • Chiconautla: 1.5 m3/seg

TOTAL: 64.5 m3/seg

Problemática:

  • Recarga menor del 50%.
  • Sobreexplotación del acuífero

Se explotan 55 m3/seg y se recargan solo 25 (extracción mayor que la infiltración).

  • Fugas: se considera que cerca del 40% del total abastecido se pierde en las tuberías, si se redujeran al 15% se lograría rescatar 5.36m3/seg
  • Sequía prolongada: 2022 es el 5° año más seco desde 1996
  • Envejecimiento del sistema: Infraestructura con más de 50 años de uso con sus componentes originales. El sistema Cutzamala cumple ya 40 años y apenas están por invertirse recursos para su renovación.

Almacenamiento de las presas del Cutzamala

La cuenca del Cutzamala ha tenido este año un 31% menos de lluvias que en 2021. Su embalse es el más bajo en 10 años. Empezó con 550 millones de m3 y hoy está en 300 millones de m3, pero en el mes de agosto, llegamos al mínimo histórico de 220 millones. El suministro del sistema Cutzamala es de 13.2m3/seg , las lluvias este año son casi 30% inferiores a las de suyo bajas del 2021 y es apenas del 50% histórico promedio del valle. El sistema Lerma que daba 9 m3, hoy baja a 5.6 m3. La suma de ambos sistemas alcanza 18.8 m3/seg

Acciones recientes Conagua-CDMX- Edo. Mex:

  • Micro medición hidrométrica para conocer el estado físico de toda la red
  • Sectorización que con el control de presiones en las redes ha permitido recuperar .5 m3/seg en la CDMX.
  • Sustitución de líneas primarias y secundarias. Al final de este año se habrán sustituido 191.7 km de la red. Se estiman reponer 95 km más en los próximos 2 años.
  • Están llevando a cabo acciones para recarga del acuífero con la construcción de resumideros en la carretera Picacho-Ajusco para captar

0.10 m3/seg y en la planta de tratamiento de Chapultepec con otros 0.20 m3.

  • Arreglo de fugas y su detección.

Con 150 brigadas de trabajo atendiendo los avisos de la población.

  • Preparación de humedales para mejorar la calidad del agua en el Cerro de la Estrella y Tlaltenco.

El agua generada es enviada para recargar el acuífero de Xochimilco.

  • Rehabilitación de pozos y tanques de almacenamiento 11 en la CDMX y 130 en Lerma, en tanto se tienen 60 tanques rehabilitados

Con la rehabilitación de pozos en Lerma se ha recuperado un caudal de 1.5 m3/seg.

  • Cosecha de lluvias.

Se logran captar 460,000 m3 anualmente en las zonas altas de la CDMX, esto genera en forma aún muy magra menos de 1 m3/seg

  • Revegetación y rehabilitación de cuerpos de agua.

Siembra de 34 millones de árboles y recuperación de 337 has de suelo de conservación.

Aportes del Gobierno del Estado de México

Con una inversión de 2 MMDP se han logrado rescatar 1.3 m3/seg en estos 5 años:

  • Perforación y rehabilitación de 73 pozos.
  • Sustitución de 200 km de tuberías primarias de su red de distribución.
  • Reforestación con la siembra de 90 millones de árboles.
  • Rehabilitación del sistema Lerma que con 70 años de antigüedad y que producía 9 m3, hoy solo genera cuatro  y se esperan recuperar 1.6 m3 más para llegar a 5.6 a fines del 2023.
  • Saneamiento de la presa Madin con 8.5 km de colectores para tratar agua y reusar 0.15 m3/seg.
  • Reusar el agua como parte de la solución, rehabilitando plantas de tratamiento de la ZMCM.
  • Recuperar dentro del sistema Cutzamala la presa del bosque-colorines que al recuperar el caudal enriquezca con 4 m3/seg el abasto.

Conclusiones

Hay un plan integral que se apoya en estas acciones:

  • Fortalecer la recarga de los acuíferos.
  • Reusar el agua con más tratamiento.
  • Atención de fugas para reducir del 40% de pérdidas al 15%.
  • Rescatar los sistemas Cutzamala y Lerma.
  • Reposición de las grandes líneas de conducción.
  • Recuperar y rehabilitar los sistemas de pozos profundos.
  • Poner en marcha varios pequeños proyectos que sumados pueden mitigar el gran problema hídrico de la ZMCM.

Se trata de un reto enorme de cuyas inversiones no hay referencia clara (se dice el que y no con cuanto). El plan es más un documento político que una propuesta con soporte técnico, porque se reconoce que la extracción supera con mucho la recarga de los acuíferos y que el volumen de lluvia ha descendido a niveles críticos.  Estos dos factores hacen inviable el plan.

Comentarios


object(WP_Query)#16264 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82998) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82998) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16268 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16266 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16267 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "03-09-2022" ["before"]=> string(10) "01-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-03 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82998) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83606) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:52:52" ["post_content"]=> string(8022) "La ansiedad, el desasosiego, la inquietud de nuestros días y la revolución tecnológica son una poderosa combinación que afecta la convivencia de las personas, el orden social y la manera de hacer y participar en política. Estos cambios rompieron el orden, el frágil equilibrio social. El primero, causado por la “economía líquida” (Bauman), aquella que desvanece toda certeza para el hombre común, es decir, un trabajo estable, ingresos seguros y suficientes, desmantela o debilita la seguridad social, como acceso a servicios de salud y de educación dignos, seguro de desempleo, pensión e invalidez. Ese mundo se fue al consagrar la libertad del capital, productividad y competitividad como los valores. El hombre hecho pieza desechable del engranaje económico. Me recuerda Tiempos Modernos de Chaplin. Los temores ocasionados por la precariedad económica han encendido las alarmas biológicas de las personas y activado su instinto de sobrevivencia. Ante este peligro y la amenaza de perder estabilidad y estatus, el estado de ánimo social es dominado por el miedo, que se manifiesta como agresividad, irritación, intransigencia, intolerancia... también de solidaridad y empatía. Amor y odio. Afecto, pasión, apego; y rencor, antipatía y animadversión. Es así como se han puesto los sentimientos a flor de piel. Y la revolución tecnológica ha potenciado el poder de los sentimientos. Los likes y emoticones han construido sociedades de internautas que se identifican, se dan sentido de comunidad y pertenencia. Y creen dominar con emoticones ese mundo. El mundo virtual se ha convertido en refugio de quienes comparten sentimientos. Articula sus identidades porque “sustituye el juicio por el prejuicio”, dice el consultor electoral Antoni Gutiérrez-Rubí, y sentencia: “Pensamos lo que sentimos” (Gestionar las emociones políticas). Ya decía Pascal: “El corazón tiene razones que la razón ignora”. Las razones del corazón son un lenguaje diferente que trasciende a las palabras cuando tocan la fibra de las emociones y llevan a la acción, mientras las razones llevan a conclusiones, según el neurólogo Donald Calne, al diferenciar el distintivo entre la razón y la emoción; por cierto una añeja polémica filosófica. El redescubrimiento de las emociones y su impacto en la gente, potenciado por las redes sociales, ha impulsado a ponerlas en el centro de la política y de las campañas electorales. Las posibilidades que abren las tecnologías de la información para segmentar y virtualmente personalizar el mensaje, así como abatir los costos de las campañas electorales, favorecen que el debate y la comunicación política se trasladen a las redes sociales. Y, en particular, que en estos ámbitos reinen las emociones sobre las razones. El papel tan importante que juegan en la vida social hoy en día ha hecho que se recurra a las neurociencias y a la biología para comprender la función fundamental que tienen las emociones en el desarrollo de la razón. (En tanto, radio y TV tienden a perder protagonismo, al menos por ahora. La prensa escrita tal vez sea reservada para el análisis puntual y profundo). Esta es la propuesta que hace Antoni Gutiérrez-Rubí en su libro Gestionar las emociones políticas, que he citado en este espacio. La neurociencia coloca a la poesía y al arte, a la risa y a la ironía, en el corazón de lo propiamente humano y en el arma más poderosa de la humanidad para enfrentar el determinismo que parece reducirnos a máquinas que hacemos siempre lo mismo (como revelan los algoritmos) y a reacciones neuroquímicas que echan por tierra el libre albedrío o capacidad para elegir a voluntad y libremente. Quizá ahora entendemos los límites de estos conceptos filosóficos, pero también los resquicios que nos libran de ser reducidos a meros zombis. Así, la Universidad de Bergen, Noruega, reunió en un estudio a un grupo de matemáticos y de psicólogos que demostraron empíricamente que la simetría y la claridad, que son lo que la conciencia humana concibe como hermoso y bello es lo verdadero. Belleza y verdad se hermanan (tomado del libro citado). Octavio Paz decía que la poesía es otra forma de acercarnos a la verdad y el conocimiento. Hoy estas verdades son trasladadas al campo de la política para escapar de la tiranía y tratar de elaborar un programa político que hable a los sentimientos de las personas, que las emocione y las incite a la acción para salvar a la democracia y reformar el sistema económico y político, de manera que nuevamente el hombre y sus necesidades sean los ejes de la política. Escribe Antoni Gutiérrez-Rubí: “(…) Estamos en un momento altamente voluble e incierto. Entender las emociones profundas, comprender los miedos, atender las sensibilidades. No hay otro camino si se quiere que la política democrática pueda canalizar los humores sociales en objetivos políticos”. El autor, quien asesoró a Gustavo Petro para que triunfara en las elecciones presidenciales de Colombia, analiza tanto el potencial de las redes sociales para favorecer el cambio como sus riesgos. Observa que el like le gana la partida al think. La superabundancia de información propicia que nos ocupe con afán la búsqueda de la novedad al grado que dejamos de pensar para buscar. Es la mayor manifestación de la inmediatez. Por ello la reflexión sucumbe ante las reacciones. Y advierte un fenómeno que me parece fundamental para entender la profundidad de la transformación social en el que estamos inmersos: “(…) El gran cambio: la reputación se enfrenta al ranking digital como el gran ordenador del mérito o del conocimiento”. Influencers vs los expertos. La devaluación del conocimiento frente a los mercadólogos. La tiranía del márquetin. Este nuevo régimen plantea desafíos sin paralelo a la democracia y a la vida civilizada. Ahora los influencers tienen el poder de cambiar la conversación social, el curso de la política y de los acontecimientos. He ahí la enorme importancia que tiene atender la indignación social contra el statu quo. En tanto, cabe que políticos y estudiosos democráticos aprendan a gestionar las emociones políticas para evitar el precipicio. Cuando la emoción de gusto y enojo, bueno y malo, sustituye a las relaciones causa-efecto, la manipulación de los sentimientos es el nuevo ordenador de la vida pública. Reinan capricho e impaciencia. Sociedad de infantes perennes: volubles y peligrosos. El corto plazo y la inmediatez tienden a enceguecer e impedir la planeación y la acción política de mediano y largo plazo. Un desafío para la democracia y la vida misma del planeta, amenazada por el cambio climático. Si bien Gutiérrez-Rubí no se ocupa en este libro de entender y analizar las causas que hacen que los sentimientos de las personas estén a flor de piel (que desde mi perspectiva son la precariedad e inseguridad económica, como ha ocurrido en otras etapas de la historia humana), sí es una guía útil para que los políticos democráticos entiendan la importancia de considerar los sentimientos de la gente y comprendan sus motivaciones para guiar el cambio. Es un incentivo para analizar las causas del gran malestar de nuestros días." ["post_title"]=> string(29) "Las emociones en la política" ["post_excerpt"]=> string(138) "Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-emociones-en-la-politica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 10:59:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:59:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16242 (24) { ["ID"]=> int(83225) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-13 09:56:21" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:56:21" ["post_content"]=> string(8524) "¿Por qué los populistas son tan exitosos en política hoy en día? La respuesta es que tejen un relato que habla a los sentimientos y las cosas que valoran las personas. ¿Qué sienten y valoran la mayoría de quienes vivimos en casi todos los países de la Tierra? La potencia del discurso populista obedece a dos factores: el primero es que conoce los miedos que asuelan al común de los mortales y a esos temores se dirige: la inseguridad (física, patrimonial y económica), la precariedad, la pérdida de estatus… El populismo se alimenta y prospera con nuestros miedos e inseguridades. Guy Standing, en El precariado: la nueva clase peligrosa, escribe: “La inseguridad genera problemas sociales, genera populismos y tensiones geopolíticas. [debemos dar a la gente] seguridad económica y así será menos proclive a apoyar cualquier tipo de política extremista, sea de derecha o de izquierda”. Y añade: “El problema es que el tipo de capitalismo que tenemos ahora es una abominación, porque le entrega todo el poder a una minoría”. El segundo ingrediente es la enorme influencia que ejercen las redes sociales en la estabilidad emocional. Si el mundo real está fuera del alcance y control ciudadano porque el sistema democrático no atiende ni resuelve sus problemas cotidianos (pues degeneró en aristocracia o en plutocracia); en cambio, el mundo virtual parece estar bajo nuestras manos. De ahí el poder de los likes: nos dan sentido de pertenencia y de identidad. Ello explica en parte la adicción que nos generan las redes sociales y, claro, los algoritmos que al predecir nuestra conducta favorecen una relación adictiva (economía de la atención, le llaman). A su vez, las redes favorecen la separación de la gente en grupos que comparten las mismas vivencias y sentimientos. Es decir, refuerzan la segregación y la polarización de las personas. Si el sistema democrático no resuelve las necesidades básicas de la gente y, al mismo tiempo, nos fugamos hacia las redes sociales porque al darnos sentido de pertenencia e identidad nos brindan seguridad -así sea ilusoria- al atenuar nuestra ansiedad, la política pierde sentido y razón de ser para las personas. Y con ello se devalúa no solamente a los políticos y representantes populares sino a los expertos en gestión y políticas públicas: “es poco probable que los ciudadanos se sientan satisfechos si creen que los expertos están imponiendo su propia agenda, o se dejan llevar por intereses especiales. La desconfianza hacia los expertos alimenta la desconfianza hacia los gobiernos elegidos democráticamente, si no hacia la democracia misma”, señala Antoni Gutiérrez-Rubí, en Gestionar las emociones políticas, al citar al economista francés Jean Pisani-Ferry. En consecuencia, afirma Gutiérrez-Rubí, no debe sorprendernos que las mayorías electorales revaliden a candidatos y propuestas que perjudican a los intereses de quienes los eligieron. A partir de este diagnóstico, el afamado consultor electoral indica que el efecto like le gana al efecto think. Y remata: “Los prejuicios, nunca mejor dicho, anteceden a los juicios”. De ahí la irrelevancia de los “datos duros” para la gente, dominada por sus emociones y sentimientos. Como escribiera Will Storr en La ciencia de contar historias, nuestro cerebro narrador, obvia toda aquella información que contradice a nuestra forma de ver el mundo y acepta solamente aquella que confirma nuestras creencias. En una cita a Eduard Punset, Gutiérrez-Rubí, asienta: “cuando el cerebro percibe una explicación distinta a lo que él cree que no sólo la cuestiona, es que corta los circuitos de comunicación para que no penetre…”. La neurociencia, los descubrimientos biológicos, la genética y las matemáticas nos revelan cómo funciona el cerebro humano, de manera que permiten conocer y anticipar nuestra conducta. Esos conocimientos ya se utilizan en la política y en particular en las campañas electorales para inclinar hacia un lado u otro el voto ciudadano. Pero además estamos en la antesala de desarrollar diversos químicos y mecanismos físicos para manipularlo a capricho. El consultor político está vivamente preocupado por ese peligro y llama a una amplia discusión para limitar los alcances de la ciencia. Ya Harari en Homo Deus, se ocupa de esta delicada cuestión y los riesgos de crear superhumanos y humanos de segunda. Al parecer vamos camino hacia un mundo distópico. Por ello Gutiérrez-Rubí propone repensar cómo utilizar los avances científicos y tecnológicos para encauzar las emociones o el corazón de las personas, en beneficio de los ideales morales de la Ilustración y la democracia. Por consiguiente, sugiere poner mayor atención a las emociones en los procesos electorales y políticos, en lugar de enfocarse de manera exclusiva en la ideología, los datos duros y en la expertis de las elites intelectuales y tecnocráticas. Y alude al preámbulo del informe de la Universidad de Stanford, Artificial Intelligence and Life in 2030: “hay que promover urgentemente el debate en torno a las grandes cuestiones que afectarán la equidad y la deshumanización del trabajo y las rentas”. Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que, como muestra Guy Standing, conducen al populismo y a los radicalismos de derecha e izquierda. Lo grave es que con el avance de la ciencia es viable un mundo distópico en el que, mediante la manipulación de la química y la genética, la humanidad se divida entre los semidioses: los muy ricos, y los zombis: todos los demás. Gutiérrez-Rubí parece sugerir que si nos guiamos más por los sentimientos, por el corazón, quizá podamos escapar de la tiranía de los algoritmos, que han medido paso a paso cómo nos comportamos y anticipan cómo vamos a proceder: “…No hay innovación en lo previsible ni en lo inexorable, y necesitamos -más que nunca- nuevas ideas capaces de enfrentar a todo tipo de determinismos que nos paralizan y que reducen la política a un hecho gerencial o notarial del destino, sin ninguna influencia en él y sin capacidad de controlarlo y dirigirlo…estamos atrapados por las soluciones predictivas (hasta en los teclados) y las respuestas automáticas propias de los sistemas informáticos, en ausencia de una elección hecha por el usuario (…) ¡Por favor, más pensamiento emocional y menos inercial!... Cuando los marcos conceptuales previos son muy fuertes, el discurso racional no genera cambio, y el discurso más emocional, más de valores, de gestos o símbolos, es la llave que abre la puerta (…) Se ha de entender que buena parte de las ideas nacen de sentimientos o emociones...”. La inercia de la que habla este analista político, es decir, considerar al gobierno como una gerencia, causa la desafección de la ciudadanía porque los políticos-gerentes-administradores renunciaron a dirigir. En cambio, los líderes populistas convocan a la acción, a la “voluntad de poder”, mediante la apelación a los sentimientos. Y lanza una sugerencia disruptiva contra el establishment político: dice que si le preguntaran sobre el tipo de asesores que deberían tener los políticos les recomendaría un poeta, un neuroquímico, un artista plástico. “No solo es un tema de marketing electoral, ni de estrategias. Hay que ampliar este tipo de registros que trabajan mejor el discurso emocional como una parte muy importante de la comunicación”. Es la propuesta para conservar el Estado constitucional de derecho democrático-liberal." ["post_title"]=> string(42) "La inseguridad económica genera populismo" ["post_excerpt"]=> string(156) "Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que conducen al populismo y a los radicalismos de derecha e izquierda. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(41) "la-inseguridad-economica-genera-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-13 09:56:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-13 14:56:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83225" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16265 (24) { ["ID"]=> int(83606) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-22 10:52:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:52:52" ["post_content"]=> string(8022) "La ansiedad, el desasosiego, la inquietud de nuestros días y la revolución tecnológica son una poderosa combinación que afecta la convivencia de las personas, el orden social y la manera de hacer y participar en política. Estos cambios rompieron el orden, el frágil equilibrio social. El primero, causado por la “economía líquida” (Bauman), aquella que desvanece toda certeza para el hombre común, es decir, un trabajo estable, ingresos seguros y suficientes, desmantela o debilita la seguridad social, como acceso a servicios de salud y de educación dignos, seguro de desempleo, pensión e invalidez. Ese mundo se fue al consagrar la libertad del capital, productividad y competitividad como los valores. El hombre hecho pieza desechable del engranaje económico. Me recuerda Tiempos Modernos de Chaplin. Los temores ocasionados por la precariedad económica han encendido las alarmas biológicas de las personas y activado su instinto de sobrevivencia. Ante este peligro y la amenaza de perder estabilidad y estatus, el estado de ánimo social es dominado por el miedo, que se manifiesta como agresividad, irritación, intransigencia, intolerancia... también de solidaridad y empatía. Amor y odio. Afecto, pasión, apego; y rencor, antipatía y animadversión. Es así como se han puesto los sentimientos a flor de piel. Y la revolución tecnológica ha potenciado el poder de los sentimientos. Los likes y emoticones han construido sociedades de internautas que se identifican, se dan sentido de comunidad y pertenencia. Y creen dominar con emoticones ese mundo. El mundo virtual se ha convertido en refugio de quienes comparten sentimientos. Articula sus identidades porque “sustituye el juicio por el prejuicio”, dice el consultor electoral Antoni Gutiérrez-Rubí, y sentencia: “Pensamos lo que sentimos” (Gestionar las emociones políticas). Ya decía Pascal: “El corazón tiene razones que la razón ignora”. Las razones del corazón son un lenguaje diferente que trasciende a las palabras cuando tocan la fibra de las emociones y llevan a la acción, mientras las razones llevan a conclusiones, según el neurólogo Donald Calne, al diferenciar el distintivo entre la razón y la emoción; por cierto una añeja polémica filosófica. El redescubrimiento de las emociones y su impacto en la gente, potenciado por las redes sociales, ha impulsado a ponerlas en el centro de la política y de las campañas electorales. Las posibilidades que abren las tecnologías de la información para segmentar y virtualmente personalizar el mensaje, así como abatir los costos de las campañas electorales, favorecen que el debate y la comunicación política se trasladen a las redes sociales. Y, en particular, que en estos ámbitos reinen las emociones sobre las razones. El papel tan importante que juegan en la vida social hoy en día ha hecho que se recurra a las neurociencias y a la biología para comprender la función fundamental que tienen las emociones en el desarrollo de la razón. (En tanto, radio y TV tienden a perder protagonismo, al menos por ahora. La prensa escrita tal vez sea reservada para el análisis puntual y profundo). Esta es la propuesta que hace Antoni Gutiérrez-Rubí en su libro Gestionar las emociones políticas, que he citado en este espacio. La neurociencia coloca a la poesía y al arte, a la risa y a la ironía, en el corazón de lo propiamente humano y en el arma más poderosa de la humanidad para enfrentar el determinismo que parece reducirnos a máquinas que hacemos siempre lo mismo (como revelan los algoritmos) y a reacciones neuroquímicas que echan por tierra el libre albedrío o capacidad para elegir a voluntad y libremente. Quizá ahora entendemos los límites de estos conceptos filosóficos, pero también los resquicios que nos libran de ser reducidos a meros zombis. Así, la Universidad de Bergen, Noruega, reunió en un estudio a un grupo de matemáticos y de psicólogos que demostraron empíricamente que la simetría y la claridad, que son lo que la conciencia humana concibe como hermoso y bello es lo verdadero. Belleza y verdad se hermanan (tomado del libro citado). Octavio Paz decía que la poesía es otra forma de acercarnos a la verdad y el conocimiento. Hoy estas verdades son trasladadas al campo de la política para escapar de la tiranía y tratar de elaborar un programa político que hable a los sentimientos de las personas, que las emocione y las incite a la acción para salvar a la democracia y reformar el sistema económico y político, de manera que nuevamente el hombre y sus necesidades sean los ejes de la política. Escribe Antoni Gutiérrez-Rubí: “(…) Estamos en un momento altamente voluble e incierto. Entender las emociones profundas, comprender los miedos, atender las sensibilidades. No hay otro camino si se quiere que la política democrática pueda canalizar los humores sociales en objetivos políticos”. El autor, quien asesoró a Gustavo Petro para que triunfara en las elecciones presidenciales de Colombia, analiza tanto el potencial de las redes sociales para favorecer el cambio como sus riesgos. Observa que el like le gana la partida al think. La superabundancia de información propicia que nos ocupe con afán la búsqueda de la novedad al grado que dejamos de pensar para buscar. Es la mayor manifestación de la inmediatez. Por ello la reflexión sucumbe ante las reacciones. Y advierte un fenómeno que me parece fundamental para entender la profundidad de la transformación social en el que estamos inmersos: “(…) El gran cambio: la reputación se enfrenta al ranking digital como el gran ordenador del mérito o del conocimiento”. Influencers vs los expertos. La devaluación del conocimiento frente a los mercadólogos. La tiranía del márquetin. Este nuevo régimen plantea desafíos sin paralelo a la democracia y a la vida civilizada. Ahora los influencers tienen el poder de cambiar la conversación social, el curso de la política y de los acontecimientos. He ahí la enorme importancia que tiene atender la indignación social contra el statu quo. En tanto, cabe que políticos y estudiosos democráticos aprendan a gestionar las emociones políticas para evitar el precipicio. Cuando la emoción de gusto y enojo, bueno y malo, sustituye a las relaciones causa-efecto, la manipulación de los sentimientos es el nuevo ordenador de la vida pública. Reinan capricho e impaciencia. Sociedad de infantes perennes: volubles y peligrosos. El corto plazo y la inmediatez tienden a enceguecer e impedir la planeación y la acción política de mediano y largo plazo. Un desafío para la democracia y la vida misma del planeta, amenazada por el cambio climático. Si bien Gutiérrez-Rubí no se ocupa en este libro de entender y analizar las causas que hacen que los sentimientos de las personas estén a flor de piel (que desde mi perspectiva son la precariedad e inseguridad económica, como ha ocurrido en otras etapas de la historia humana), sí es una guía útil para que los políticos democráticos entiendan la importancia de considerar los sentimientos de la gente y comprendan sus motivaciones para guiar el cambio. Es un incentivo para analizar las causas del gran malestar de nuestros días." ["post_title"]=> string(29) "Las emociones en la política" ["post_excerpt"]=> string(138) "Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "las-emociones-en-la-politica" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-22 10:59:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-22 15:59:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83606" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(54) ["max_num_pages"]=> float(27) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a065955a850d8752c53a4c664e928f03" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Las emociones en la política

Las emociones y la política están íntimamente ligadas en nuestros días, mientras que la reflexión racional queda en un segundo plano.

septiembre 22, 2022

La inseguridad económica genera populismo

Hoy ya padecemos las consecuencias políticas de las enormes brechas de desigualdad que conducen al populismo y a los radicalismos de derecha...

septiembre 13, 2022




Más de categoría
Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Cuando parecía que el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa tomaba una ruta aceptable, un movimiento de...

septiembre 30, 2022
¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad?

La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y...

septiembre 30, 2022

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022