Policía positiva

Formar cuerpos policiacos es uno de los mayores retos de un gobierno. Recientemente se ha explorado el modelo de la Policía positiva. ¿Sería viable aplicar en México este modelo?

21 de septiembre, 2022

Existe una creciente insatisfacción por los resultados de los cuerpos de seguridad en el mundo. La mayoría de los países siguen intentando tener corporaciones civiles que sean efectivas, respetuosas de la ley y de los derechos humanos. En nuestro país es un clamor, frente a la ausencia de estrategias claras y la toma de decisiones alejadas de las evidencias y más cercanas a la política.

Para atender esta insatisfacción, se han intentado diferentes modelos y experimentos. Uno de ellos es la llamada “policía positiva”. Este modelo de policía busca estimular las buenas conductas ciudadanas de respeto a la ley y solidarias a través de las “infracciones positivas”, que son boletas que reconocen una acto positivo del ciudadano y les dan puntos canjeables contra las infracciones normales, donde hay castigos, son reconocimientos públicos por el buen proceder.

¿Dónde se han practicado estos modelos? Por ejemplo, en la ciudad de Richmond, Canadá, donde decidieron emitir “multas positivas”, es decir “agarrar un niño o adolescente cometiendo algún acto positivo y recompensarlo en el instante con cartón de felicitación. Acciones de poca consecuencia, como usar el cruce peatonal o el casco para la bici, producían grandes elogios del policía presente (https://blogs.iadb.org/seguridad-ciudadana/es/3220/).

Otro caso es el de Ontario, Canadá, donde se implementó en 2010, dentro de la Estrategia para la Juventud de la Policía Provincial de Ontario (OPP), el Programa de Boletos Positivos. “A través de una estrategia de comunicación eficaz, el programa involucra estratégicamente a las tiendas de conveniencia Mac’s de Ontario y a los medios de comunicación a través de dos iniciativas comunitarias de prevención del delito:

  • “Operation Freeze: una iniciativa comunitaria de prevención del delito diseñada para actividades de verano y otoño, que proporciona bebidas heladas para el comportamiento positivo de los jóvenes”.
  • “Operation Heat: una iniciativa comunitaria de prevención del delito diseñada para actividades de invierno y primavera, que proporciona bebidas de chocolate caliente para el comportamiento positivo de los jóvenes” (https://www.publicsafety.gc.ca/cnt/cntrng-crm/plcng/cnmcs-plcng/ndx/dtls-en.aspx?n=146).

¿Qué resultados se obtuvieron? “La gente se dio cuenta del potencial que tenían para fomentar un comportamiento positivo en los jóvenes. No se trata de cuántos boletos se canjean. El acceso es la puerta de entrada a la relación. Lo que es más importante es que la multa sea un evento positivo, y cuando el joven vea al oficial la próxima vez, comenzará con una nota positiva” (https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/feb/20/positive-tickets-police-alternative).

En Richmond se entregaban “40,000 multas positivas al año (una proporción de 3 a 1 en comparación con las infracciones normales). Como resultado de varias iniciativas de prevención juvenil, incluidas las multas positivas, nuestras llamadas de servicio relacionadas con la juventud se redujeron en casi 50%, lo que permitió que más de 1,000 jóvenes no tuvieran problemas con la ley (https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/feb/20/positive-tickets-police-alternative).

Además, aseguran que la “reincidencia juvenil se redujo de 60% a 8%. En general, el crimen se redujo en 40%. La delincuencia juvenil se redujo a la mitad. Y costó una décima parte del sistema judicial tradicional (https://hbr.org/2012/06/can-we-reverse-the-stanford-pr).

El modelo de policía positiva se ha implementado en otros lugares:

Bernardino, California: El Departamento de Policía Escolar desarrolló un programa de multas positivas logrando que la reincidencia juvenil se redujera de 60% a 8% La delincuencia general se redujo 40 %. El costo fue una décima parte del sistema judicial tradicional (https://www.sbcusd.com/district_offices/district_police/services/positive_ticket_program)

Tasmania, Australia: El Departamento de Policía “ve un comportamiento positivo, como conducir con casco, honestidad, denunciar un delito o conducir dentro del límite, puede emitir una ‘multa positiva’; un cupón de $10 que se puede gastar en tiendas y cafés locales o en el comedor de su escuela”. Aseguran “queremos generar confianza y respeto entre los jóvenes y la policía, particularmente en áreas desfavorecidas, mientras reforzamos el comportamiento positivo que queremos alentar” (https://www.police.tas.gov.au/news-events/media-releases/positive-ticketing-program-builds-relationships/).

Ante los escasos resultados y la ausencia de estrategias basadas en evidencia, y la urgencia de detener el crimen y la violencia que pone en entredicho el estado de derecho, fomenta la corrupción y deteriora la confianza en las instituciones, llegó el momento de buscar nuevas soluciones. ¿Se animarían las autoridades mexicanas de algunos de los tres niveles de gobierno?

Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter: @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com.

Comentarios


object(WP_Query)#16265 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83568) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83568) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16269 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16267 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16268 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "02-09-2022" ["before"]=> string(10) "30-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-02 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-30 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83568) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83745) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content"]=> string(7307) "Importa entender por qué tantas personas en casi todos los países están desencantadas y enojadas con su vida y sus gobiernos. El primer paso para el cambio es conocer las causas. Los graves problemas de inseguridad y precariedad económica y patrimonial que sufren millones dieron origen a regímenes que les prometieron terminar con los males que padecen. En algunos casos llevaron al poder a líderes con programas y políticas de derecha y, en otros, de izquierda. El común denominador de ambos tipos de dirigentes es que, una vez instalados en el gobierno, tienden a concentrar el poder y limitar las libertades que son fundamentales para el bienestar personal, colectivo y el progreso. ¿Qué causas dieron origen al gran malestar de nuestros días? Los problemas reales que enfrentaban las economías de los países occidentales dieron lugar a programas de liberación comercial y financiera a partir de los años ochenta del siglo pasado. Durante ese periodo y hasta la primera década del presente siglo la ideología en boga aconsejó libertad plena a los mercados bajo la creencia de que no causarían daños y que había que reducir al mínimo al Estado y los programas sociales para presuntamente promover la responsabilidad personal. Si bien el diagnóstico y la solución eran los indicados, se cayó en excesos que ocasionaron crisis recurrentes y enorme desigualdad. Varios factores influyeron en el auge de lo que se conoce como neoliberalismo: el prestigio de las teorías económicas de las escuelas de Chicago (Milton Friedman) y de Austria (Friedrich Hayek), que pusieron en práctica Ronald Reagan y Margaret Thatcher, e impusieron al mundo mediante el BM y el FMI; el estancamiento e inflación en los países occidentales, agudizado por el embargo petrolero y la cuadruplicación de sus precios, que llevó a niveles sin precedentes las tasas de interés; desplome y desaparición de la Unión Soviética (Rusia), cuya característica fue la planeación central que asfixió a la iniciativa individual e innovación; excesivo endeudamiento de los países pobres. Estos y otros fenómenos dieron como resultado una oleada de recortes al gasto público; desmantelamiento o debilitamiento extremo de los sistemas de bienestar (salud, educación, pensiones, seguridad laboral); privatización indiscriminada de empresas públicas y millones de despidos; extenuación de los sindicatos y de la organización laboral; propagación de procesos productivos y de capitales por todo el mundo, en especial hacia el sudeste de Asia; liberación de los flujos de capital, crisis financieras, fragilidad extrema del sistema bancario y enorme endeudamiento público para rescatar a bancos y empresas, cuya quiebra ocasionaría una hecatombe económica (beneficios públicos, ganancias privadas); conformación de potentes empresas monopólicas. ¿Qué pasó en la vida real? Primero cabe reconocer que el liberalismo económico ha sido una potente plataforma para el crecimiento. De acuerdo con los cálculos de Deirdre N. McCloskey, entre 1800 y el año 2015 la producción por persona en los países liberales creció 3000%. Y, al mismo tiempo que aumentó el bienestar, se expandieron la libertad y los derechos. Sin embargo, fue víctima de su propio éxito al entronizar valores relativos y convertirlos en valores absolutos. Así, la libertad absoluta de los mercados engendró sociedades disfuncionales, altamente desiguales y polarizadas. En los países socialistas ocurrió lo opuesto: pretendieron hacer de la igualdad el valor absoluto y acabaron con la libertad y terminaron empobrecidas. En palabras de Francis Fukuyama: “Una de las ideas centrales del liberalismo es su valorización y protección de la autonomía individual. Ahora bien, ese valor básico puede llevarse demasiado lejos. Para la derecha significaba sobre todo el derecho a comprar y vender libremente, sin interferencias del Estado. Esta idea, llevada al extremo, convirtió el liberalismo económico en “neoliberalismo”… provocando desigualdades monstruosas… Para la izquierda, la autonomía significaba autonomía personal en relación con las decisiones y valores vitales y la oposición a las normas morales impuestas por la sociedad circundante. En este sentido, el liberalismo empezó a erosionar su propia premisa de tolerancia a medida que evolucionaba para convertirse en la política de identidad moderna…”. El liberalismo y sus desencantados. Es así como la erosión del liberalismo político clásico y su mutación al neoliberalismo provocó una oleada populista en las sociedades modernas. Este tránsito no fue indoloro: el neoliberalismo ocasionó la pérdida de empleos, modos de vida, estatus, reconocimiento social, desencanto, frustración, enfermedad y muerte. La otra cara de la moneda es la de fortunas inconmensurables: hombres y empresas tan inconmensurablemente ricas que rivalizan con el poder de los Estados. Así, por ejemplo, varias empresas tecnológicas tienen un valor de mercado que sobrepasa a la producción anual de México. Y son tan poderosas que han inclinado los sistemas políticos y legales para favorecer sus intereses, en determinado del bienestar público. Si el neoliberalismo socava a la democracia liberal mediante el dinero, el populismo propone la concentración del poder político en el Ejecutivo, como el reverso de la medalla, que a la postre ahoga las libertades individuales y políticas. Ambos han erosionado a la democracia liberal, entendida como el sistema de leyes, instituciones y contrapesos para limitar el poder, cualquiera que sea su origen. El liberalismo político ha sido más eficaz para evitar la concentración del poder político, pero menos capaz para controlar el poder económico de las grandes empresas, que también se ha convertido en poder político y ha menguado la autonomía y la libertad individual. Ambos ponen en peligro el bien común y la prosperidad. El desafío de la democracia liberal es, por tanto, limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. El liberalismo nace como medio para limitar el poder y la arbitrariedad del soberano y garantizar la vida de los súbditos, así como para lograr la paz ante la intolerancia religiosa. Con el tiempo evolucionó para transformarse en el sistema que aspira a limitar cualquier tipo de poder y dar paso a la pluralidad y la diversidad, sin menoscabo de la tolerancia. Hoy nuevamente el liberalismo político puede ser el instrumento requerido para lograr profundos cambios en la distribución del poder económico y político, así como para recuperar el valor de la tolerancia. ¿Los liderazgos políticos y empresariales están a la altura del cambio? Como antaño, se trata de preservar la vida ante el interés económico y la autonomía personal y libertad ante el poder político." ["post_title"]=> string(31) "Del neoliberalismo al populismo" ["post_excerpt"]=> string(102) "El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "del-neoliberalismo-al-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83745" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16240 (24) { ["ID"]=> int(82893) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:16" ["post_content"]=> string(7498) "El pensador norteamericano Ken Wilber asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el Yo se va identificando con distintos aspectos conforme transita de un estadio evolutivo siguiente. Cuando un humano nace, no experimenta un Yo, sino que se encuentra completamente fundido con el mundo material. De ahí se identifica con su cuerpo, para luego hacerlo con su pensamiento. Hace un par de artículos atrás, hablábamos de la visión propuesta por René Descartes donde el ser humano, en aras de asumir una nueva postura centrada en la razón y el discernimiento, comenzó un lento, pero profundo proceso de disociación del resto de sus funciones básicas, como es el caso de la emociones, el cuerpo, los sentimientos, los impulsos, entre otros.  Lo cierto es que pensadores posteriores han concluido que, lejos de una disociación patológica, se trata de un proceso natural de desarrollo; sin embargo, para poder continuar con las nuevas etapas, es menester entender las anteriores, las que nos han traído hasta aquí.   El pensador norteamericano Ken Wilber, en su libro Una visión Integral de la Psicología1, asegura que a lo largo del desarrollo psicológico el yo de un estadio de desarrollo se convierte en el mí del siguiente.  Esta declaración que, en principio puede parecer un galimatías verbal, tiene que ver con la evolución del ser humano desde que nace hasta que alcanza la madurez y, desde la visión Wilberiana, el mismo razonamiento y los mismos estadios son atravesados por la humanidad como colectivo.  Para Wilber, en cada etapa del desarrollo el Yo como sujeto está identificado con aspectos que al pasar a una siguiente etapa evolutiva se convertirán en objetos. Cuando un individuo humano nace, no experimenta nada parecido a un Yo; por el contrario ese pequeño ente se encuentra completamente fundido con el mundo material. En esta etapa el recién nacido es uno con su madre y con el medio y está tan identificado con la experiencia total de existir que carece de la posibilidad de diferenciar aún su propio cuerpo del de su madre o del mundo que lo rodea. Por lo tanto, carece de sensación de identidad separada.  Contrario a lo que afirma una amplia corriente del new age, que supone dicho estado de fusión como una especie de paraíso en la tierra, donde el individuo está “fundido con el todo”, Wilber aclara que no hay tal edén de plenitud, sino que se trata de estado de fusión indiferenciada e inconsciente que no le permite al individuo entender su propia experiencia de estar vivo.   Wilber afirma que es sobre los 4 meses de vida que el niño entra en un periodo que llama de “eclosión”, donde aprende a diferenciar su cuerpo del entorno físico que lo rodea, pero sin poder todavía diferenciar su “yo emocional” del “yo emocional” de los demás. En esta subfase el pre-individuo experimenta una especie de “unidad dual” con su madre donde no están claras aún las fronteras entre ambos.  En la siguiente etapa el cuerpo emocional se diferencia de las emociones y sentimientos de los demás, con lo cual comienza a advertir una diferencia entre su yo, el de su madre y el del entorno que lo rodea. Wilber lo llama el “nacimiento psicológico”, puesto que tiene lugar  el surgimiento de un primitivo Yo separado, gobernado principalmente por las emociones primarias –tristeza, asco, miedo, enfado, alegría y sorpresa–.  De ahí el ser humano pasa a una siguiente etapa donde comienza a desarrollar el “Yo mental”, con lo cual se colocan los primeros ladrillos de lo que será el Ego o persona. Poco a poco consigue diferenciarse del cuerpo, de los impulsos, de los sentimientos, y de las emociones y trata de integrarlos en un nuevo yo conceptual. El desarrollo continúa hasta alcanzar el pleno estadio que Wilber llama “Operacional Formal”, capaz de reflexionar sobre las reglas y normas de cualquier sociedad, juzgándolas desde principios universales. Y, aun cuando este proceso implica una cierta “crisis de identidad”, el Yo que emerge ya no depende de lo que diga papá o mamá, sino de la propia conciencia profunda.  La posibilidad de un “yo global” Más adelante, en el libro ya citado, Wilber asegura que este dualismo mente–cuerpo no puede resolverse en términos exclusivamente racionales. Lo que desde su perspectiva nos impide resolver esta disociación es el hecho de que sólo puede trascenderse desde niveles evolutivos transracionales de desarrollo, es decir, comprensiones existenciales que entiendan los límites naturales de la razón y sean capaces de ir más allá del lenguaje y de las funciones primarias del pensamiento.  Por el momento no parece haber aún la masa crítica de humanos asentados en este estadio como para que se convierta en la corriente de pensamiento dominante, aunque con el surgimiento, cada vez más sólido y mejor fundamentado del pluralismo, el multiperspectivismo y la consciencia ecológica comienza a dar visos de consolidarse como corriente de pensamiento de vanguardia.  Wilber asegura que lo que cada uno de nosotros denomina “yo”, es al mismo tiempo una función constante que articula y gestiona los diferentes “mís” que nos componen (mis emociones, mis impulsos, mi cuerpo, etc.), y también funciona como una corriente evolutiva que, si la trabajamos adecuadamente, nos lleva al siguiente nivel, que Wilber llama “El yo global, y que podríamos considerar una amalgama de todos esos “mis” mencionados y que nos constituyen: desde el Yo mental –que visto desde el Yo Global se convierte en “mi pensamiento”–, así como los diversos “Yo objeto”, a los que caracterizamos con la proposición “mi”: mi cuerpo, mis emociones, mis sentimientos, mis impulsos, etc. Todos ellos, juntos, participan de nuestra sensación de identidad y son fundamentales para comprender nuestra existencia. Este “Yo Global” o “Yo Trascendental”, como también lo llama, Wilber lo considera el fundamento mismo de la conciencia humana.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Wilber, Ken, Una visión integral de la psicología, Primera Edición, México, Alamah, 2000, Págs. 468" ["post_title"]=> string(57) "Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente" ["post_excerpt"]=> string(132) "El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949)." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "evolucion-del-todo-indiferenciado-al-cuerpo-a-la-mente" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-02 11:40:44" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-02 16:40:44" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82893" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83745) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content"]=> string(7307) "Importa entender por qué tantas personas en casi todos los países están desencantadas y enojadas con su vida y sus gobiernos. El primer paso para el cambio es conocer las causas. Los graves problemas de inseguridad y precariedad económica y patrimonial que sufren millones dieron origen a regímenes que les prometieron terminar con los males que padecen. En algunos casos llevaron al poder a líderes con programas y políticas de derecha y, en otros, de izquierda. El común denominador de ambos tipos de dirigentes es que, una vez instalados en el gobierno, tienden a concentrar el poder y limitar las libertades que son fundamentales para el bienestar personal, colectivo y el progreso. ¿Qué causas dieron origen al gran malestar de nuestros días? Los problemas reales que enfrentaban las economías de los países occidentales dieron lugar a programas de liberación comercial y financiera a partir de los años ochenta del siglo pasado. Durante ese periodo y hasta la primera década del presente siglo la ideología en boga aconsejó libertad plena a los mercados bajo la creencia de que no causarían daños y que había que reducir al mínimo al Estado y los programas sociales para presuntamente promover la responsabilidad personal. Si bien el diagnóstico y la solución eran los indicados, se cayó en excesos que ocasionaron crisis recurrentes y enorme desigualdad. Varios factores influyeron en el auge de lo que se conoce como neoliberalismo: el prestigio de las teorías económicas de las escuelas de Chicago (Milton Friedman) y de Austria (Friedrich Hayek), que pusieron en práctica Ronald Reagan y Margaret Thatcher, e impusieron al mundo mediante el BM y el FMI; el estancamiento e inflación en los países occidentales, agudizado por el embargo petrolero y la cuadruplicación de sus precios, que llevó a niveles sin precedentes las tasas de interés; desplome y desaparición de la Unión Soviética (Rusia), cuya característica fue la planeación central que asfixió a la iniciativa individual e innovación; excesivo endeudamiento de los países pobres. Estos y otros fenómenos dieron como resultado una oleada de recortes al gasto público; desmantelamiento o debilitamiento extremo de los sistemas de bienestar (salud, educación, pensiones, seguridad laboral); privatización indiscriminada de empresas públicas y millones de despidos; extenuación de los sindicatos y de la organización laboral; propagación de procesos productivos y de capitales por todo el mundo, en especial hacia el sudeste de Asia; liberación de los flujos de capital, crisis financieras, fragilidad extrema del sistema bancario y enorme endeudamiento público para rescatar a bancos y empresas, cuya quiebra ocasionaría una hecatombe económica (beneficios públicos, ganancias privadas); conformación de potentes empresas monopólicas. ¿Qué pasó en la vida real? Primero cabe reconocer que el liberalismo económico ha sido una potente plataforma para el crecimiento. De acuerdo con los cálculos de Deirdre N. McCloskey, entre 1800 y el año 2015 la producción por persona en los países liberales creció 3000%. Y, al mismo tiempo que aumentó el bienestar, se expandieron la libertad y los derechos. Sin embargo, fue víctima de su propio éxito al entronizar valores relativos y convertirlos en valores absolutos. Así, la libertad absoluta de los mercados engendró sociedades disfuncionales, altamente desiguales y polarizadas. En los países socialistas ocurrió lo opuesto: pretendieron hacer de la igualdad el valor absoluto y acabaron con la libertad y terminaron empobrecidas. En palabras de Francis Fukuyama: “Una de las ideas centrales del liberalismo es su valorización y protección de la autonomía individual. Ahora bien, ese valor básico puede llevarse demasiado lejos. Para la derecha significaba sobre todo el derecho a comprar y vender libremente, sin interferencias del Estado. Esta idea, llevada al extremo, convirtió el liberalismo económico en “neoliberalismo”… provocando desigualdades monstruosas… Para la izquierda, la autonomía significaba autonomía personal en relación con las decisiones y valores vitales y la oposición a las normas morales impuestas por la sociedad circundante. En este sentido, el liberalismo empezó a erosionar su propia premisa de tolerancia a medida que evolucionaba para convertirse en la política de identidad moderna…”. El liberalismo y sus desencantados. Es así como la erosión del liberalismo político clásico y su mutación al neoliberalismo provocó una oleada populista en las sociedades modernas. Este tránsito no fue indoloro: el neoliberalismo ocasionó la pérdida de empleos, modos de vida, estatus, reconocimiento social, desencanto, frustración, enfermedad y muerte. La otra cara de la moneda es la de fortunas inconmensurables: hombres y empresas tan inconmensurablemente ricas que rivalizan con el poder de los Estados. Así, por ejemplo, varias empresas tecnológicas tienen un valor de mercado que sobrepasa a la producción anual de México. Y son tan poderosas que han inclinado los sistemas políticos y legales para favorecer sus intereses, en determinado del bienestar público. Si el neoliberalismo socava a la democracia liberal mediante el dinero, el populismo propone la concentración del poder político en el Ejecutivo, como el reverso de la medalla, que a la postre ahoga las libertades individuales y políticas. Ambos han erosionado a la democracia liberal, entendida como el sistema de leyes, instituciones y contrapesos para limitar el poder, cualquiera que sea su origen. El liberalismo político ha sido más eficaz para evitar la concentración del poder político, pero menos capaz para controlar el poder económico de las grandes empresas, que también se ha convertido en poder político y ha menguado la autonomía y la libertad individual. Ambos ponen en peligro el bien común y la prosperidad. El desafío de la democracia liberal es, por tanto, limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. El liberalismo nace como medio para limitar el poder y la arbitrariedad del soberano y garantizar la vida de los súbditos, así como para lograr la paz ante la intolerancia religiosa. Con el tiempo evolucionó para transformarse en el sistema que aspira a limitar cualquier tipo de poder y dar paso a la pluralidad y la diversidad, sin menoscabo de la tolerancia. Hoy nuevamente el liberalismo político puede ser el instrumento requerido para lograr profundos cambios en la distribución del poder económico y político, así como para recuperar el valor de la tolerancia. ¿Los liderazgos políticos y empresariales están a la altura del cambio? Como antaño, se trata de preservar la vida ante el interés económico y la autonomía personal y libertad ante el poder político." ["post_title"]=> string(31) "Del neoliberalismo al populismo" ["post_excerpt"]=> string(102) "El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "del-neoliberalismo-al-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83745" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(55) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "a882364668aa621e1c33507061bf0648" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Del neoliberalismo al populismo

Del neoliberalismo al populismo

El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”.

septiembre 27, 2022
pensadores

Evolución del todo indiferenciado, al cuerpo, a la mente

El dualismo cuerpo-mente ha sido discutido desde Descartes (1596-1650) hasta filósofos más contemporáneos como Ken Wilber (1949).

septiembre 2, 2022




Más de categoría

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022

INDEP, sumando fracasos de la 4T

Graves anomalías se han presentado en el INDEP al grado que ya lleva su tercer Director y los problemas...

septiembre 29, 2022

Violencia. ¿Tiene solución?

La atención a las causas que generan la violencia es todavía una deuda que como sociedad debemos realmente atender.

septiembre 29, 2022