¿Modificará el gobierno su estrategia para enfrentar la pandemia? 

A tan solo 20 días de asumir la presidencia, Joe Biden ha demostrado cuan positivo para cualquier nación es tener como su máxima autoridad a alguien que al tomar el mando disponga de un plan definido para...

12 de febrero, 2021

A tan solo 20 días de asumir la presidencia, Joe Biden ha demostrado cuan positivo para cualquier nación es tener como su máxima autoridad a alguien que al tomar el mando disponga de un plan definido para resolver los problemas urgentes que enfrenta su país; alguien que respete la opinión y conocimiento de especialistas en la solución de asuntos en los cuales el experto no es él, y quien tiene empatía por los problemas de sus conciudadanos. Usando la herramienta tan deteriorada por el abuso dado a ella por el anterior presidente, Biden ha logrado en estos 20 días que la mayoría de la población de ese país confíe en su gobierno. 

Biden ha despejado dudas sobre su capacidad para resolver los problemas urgentes que enfrenta esa nación; ha establecido un proceso de administración que respeta las opiniones de otros en la toma de decisiones; ha conformado un gabinete con personas que irradian confianza por su experiencia previa en el manejo de los asuntos que les han sido encomendados; ha dado los primeros pasos en el restablecimiento del liderazgo mundial americano en la defensa de los derechos humanos, el multilateralismo y la protección del medio ambiente; y ha puesto en marcha un paquete audaz de medidas económicas y de salud pública que auguran una rápida y total recuperación de la economía americana durante los primeros seis meses de 2021. 

De resultar exitosas las medidas mencionadas, Estados Unidos podría llegar al porcentaje de vacunados requerido en su población para normalizar las actividades antes del inicio del verano este año. Biden ha comenzado a corregir los errores cometidos por el gobierno de Trump gracias a que ha seguido los lineamientos especificados por expertos médicos para rediseñar una estrategia de adquisición de vacunas, aprobación urgente para su uso, distribución y su aplicación de manera descentralizada en los estados de la Unión Americana. Con ello se ha logrado vacunar diariamente, en promedio, a 1.3 millones de americanos. La decisión anunciada recientemente de descentralizar aún más el proceso de vacunación, integrando a cadenas de farmacias nacionales en el proceso de vacunación, permitirá el acceso a una red logística de cerca de 80 000 puntos de distribución y aplicación de vacunas en el país. Corrigiendo los errores del programa de vacunación cometidos durante el gobierno de Trump (con un costo de entre 200 000 y 250 000 defunciones de más incurridas por esos errores), el nuevo gobierno estadounidense se está convirtiéndose en un ejemplo y modelo de vacunación para otras naciones del orbe en el control de la pandemia.     

Mientras que en Estados Unidos observamos una clara rectificación en su estrategia contra el covid-19, en México seguimos practicando la estrategia del avestruz. Nuestras autoridades sanitarias aún se niegan a establecer como obligatorias las prácticas que han demostrado su efectividad en la prevención de contagios (uso de cubrebocas, sana distancia, reducción de la movilidad).  Han definido un programa nacional de vacunación centralizado en un grupo de personas sin conocimiento de las prácticas de  vacunación ni de las estrategias de distribución y aplicación de las vacunas. Su falta de estrategia ha impedido llevar a cabo un proceso expedito con la colaboración de los gobiernos estatales y municipales, así como del sector privado que cuentan con cadenas logísticas de distribución– ampliamente  reconocidas como excelentes– para llevar cualquier producto al rincón más recóndito de nuestro país. 

El reciente contagio del presidente López Obrador debería dar pauta al gobierno federal, en particular a las autoridades de salud para reconsiderar un cambio en la estrategia aplicada hasta el día de hoy. El proceso de prevención y vacunación seguido por el presidente demostró cuan equivocada es la estrategia para el control de la pandemia del gobierno de López Obrador. De haberle impuesto las medidas adecuadas de prevención, la probabilidad de contagio del presidente durante sus constantes giras por el país, hubiese decrecido exponencialmente. De haberlo vacunado en cuanto se aprobó y obtuvo el primer embarque de la vacuna de Pfizer, lo más probable es que no se hubiera contagiado.  Aun suponiendo que se hubiese contagiado después de la vacunación, el impacto de la enfermedad hubiese sido mucho menor y con prácticamente cero riesgos de probabilidad de muerte, dadas las características preventivas que posee esta vacuna. 

La incertidumbre despertada por la ausencia del presidente durante su período de aislamiento y el penoso caminar mostrado en sus mensajes y videos diseñados para “tranquilizar” a la población, mostraron lo equivocada de la política de salud para enfrentar la pandemia en nuestra nación. Afortunadamente, el contagio del presidente no pasó a mayores. Y como decía uno de los grandes filósofos modernos mexicanos “pero ¿qué necesidad?”.  

Ante la experiencia vivida por el presidente de la República y la presencia inclemente de números ascendentes de contagios y defunciones que jamás había vivido México desde la revolución de 1910, ¿seguiremos el ejemplo de nuestro vecino del norte modificando nuestros programas de salud y economía para enfrentar la pandemia? o ¿seguiremos admirando a Trump, quien ante la evidencia creciente de la acumulación de defunciones seguía insistiendo en que “él tenía otros datos”? El tiempo lo dirá.

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18566 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61512) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61512) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18564 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18674 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18539 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "22-04-2022" ["before"]=> string(10) "20-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-22 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61512) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18561 (24) { ["ID"]=> int(78357) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:01:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:01:29" ["post_content"]=> string(7553) "Oigan, sé que nos hemos divertido mucho últimamente (por ejemplo, con las recomendaciones para el Día Internacional del Libro). Sin embargo, hoy quisiera compartirles algunas reflexiones sobre uno de los temas centrales en la vida pública del país: la violencia contra las mujeres y los feminicidos. Comenzaré con una anécdota sobre algo que ocurrió el fin de semana pasado.  Mi hermana y yo llevamos a nuestra madre a la aplicación del refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 el fin de semana pasado. Yo me bajé para acompañar a mi mamá y ayudarla a caminar mientras mi hermana se quedó esperándonos en el automóvil, estacionada cerca de la entrada de la sede de vacunación. Un rato después, mi hermana tuvo que mover el coche en reversa. Al hacer este movimiento, su auto pegó, muy levemente, con otro que estaba detrás. Acto seguido, observé y escuché que un hombre se bajó de su auto para insultar a mi hermana, utilizando palabras altisonantes y misóginas, las cuales no replicaré aquí por respeto a ustedes. Corrí hacia el automóvil de mi hermana. Cuando llegué, me acerqué al hombre y le pregunté cuál era el problema más allá del golpe a su coche. Me insultó y me dijo que me fuera. Le pregunté “Tranquilo, ya viene el seguro a pagarte. ¿Por qué la agredes? Es una mujer y merece respeto”. La respuesta del hombre me dejó pasmado: “¿Y qué?”.  El daño al automóvil de este hombre no fue nada serio, todo sea dicho (si acaso existió daño alguno), y que no pudiese arreglarse con una engorrosa pero segura visita del seguro del automóvil de mi hermana. En cambio, el hombre nos gritó, en especial estaba ensañado con mi hermana, gritándole insulto misógino tras insulto misógino. Al final, el hombre golpeó la ventana del auto y amenazó a mi hermana, para después huir despavorido cuando vio que un policía estaba cerca. Al parecer, sólo era un sujeto que buscaba descargar su odio misógino con una mujer que aparentemente estaba sola.  La frase que me respondió el hombre se me quedó grabada: “¿Y qué?”. Me quedé pensando en que esa actitud es la misma que muchos agresores y feminicidas tienen: “Es una mujer. ¿Y qué? ¿Y qué que sea una mujer?”. Justo en esa frase aparentemente inocua, se encuentra la semilla de la misoginia y el desprecio por la vida de las mujeres.  Desgraciadamente, la semana pasada se confirmó que el cuerpo de Debanhi Escobar, quien apenas tenía 18 años, fue hallado sin vida en una cisterna de un motel de Nuevo León.  La violencia contra las mujeres es una plaga que permea desde asuntos triviales,  como el que les relaté, hasta la ola de desapariciones de mujeres en Nuevo León. Parece ser que, cuanto más se habla de la violencia que sufren las mujeres, más se exacerban los actos que atentan contra ellas. Por ello, mi corazón no es ajeno a la desgracia de Debanhi Escobar y el dolor y la impotencia que deben estar experimentando sus padres. Actualmente, el estado que gobierna Samuel García es azotado por una serie de feminicidios, situación digna de una serie de terror. No sé en qué momento perdimos todo el respeto por la vida humana, particularmente por la vida de las mujeres. Parece ser que ya olvidamos que todos los seres humanos, sin distinción alguna, entramos a este mundo por medio de una mujer, con todas las implicaciones biológicas y simbólicas de este hecho.  En este punto vale la pena reflexionar lo siguiente: ¿qué podríamos esperar que ocurra dentro de la sociedad si las conferencias presidenciales se utilizan como una jeringa llena de verborrea tóxica que nos inocula a diario? ¿Qué podríamos esperar si desde el púlpito presidencial se puede despreciar a las mujeres (hecho que además se aplaude), como ocurrió con Liz Vilchis, con eso de “no sabe leer, pero es honesta”?  Por ello, no es de extrañar que la reacción oficial del presidente Lopez al asesinato de Debanhi Escobar, desde su conferencia matutina (¿dónde más?), fue, por decir lo menos, tibia. Esta respuesta contrasta con los embates furibundos y constantes al INE, a periodistas y a miembros de la oposición. ¿Algún día veremos, por parte del presidente, una reacción tan apasionada ante los hechos que aquejan de facto a la sociedad mexicana? ¿O esa pasión únicamente está reservada para los asuntos prioritarios en la agenda del presidente? Claro, agarrar de punching bag a Loret de Mola reditúa mucho y es fácil. Ver al monstruo de la violencia contra las mujeres directo a los ojos, en cambio, es un asunto mucho más complicado y que requiere muchas más agallas. En este asunto, la mismísima alma de México está en juego.  Comprendo que a Debanhi Escobar no la mató ni el gobierno federal ni el gobierno local. También estoy consciente que los gobiernos no son los únicos actores públicos en el país. Pero también es cierto que el tipo de gobernantes que elegimos dice mucho sobre el tipo de sociedad que somos.  Sé que un breve texto como este poco cambiará las cosas. Pero si usted, por azares del destino, llegó a esta publicación, le dejo una pregunta que ojalá tenga el arrojo de hacerse. Es un asunto que no podemos dejar de encarar, porque mañana podría ser una hermana, una madre, una hija, una sobrina, una prima o una amiga.  ¿Qué haremos, como sociedad, para frenar la violencia contra las mujeres? Hagámoslo por Debanhi Escobar y por todas las mujeres que sufren la violencia y que son asesinadas. Hagámoslo por nuestra familia y por nosotros. Comencemos por nuestros círculos cercanos y sigamos con la reflexión de a quién elegimos para gobernarnos. No estoy seguro que deseemos un gobierno que sólo guarde su compasión para los delincuentes y para sus seguidores. No estoy seguro que deseemos una sociedad polarizada y en la que la violencia contra las mujeres crece y se normaliza. No estoy seguro que queramos ser una sociedad indiferente ante la violencia que sufren las mujeres.   Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento.   " ["post_title"]=> string(66) "La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México" ["post_excerpt"]=> string(165) "Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "la-violencia-contra-las-mujeres-la-batalla-por-el-alma-de-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78357" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18481 (24) { ["ID"]=> int(78234) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-26 10:45:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-26 15:45:33" ["post_content"]=> string(4676) "Este domingo las sociedad salió nuevamente a la calle para exigir justicia, otra vez el color morado, las canciones, el grafiti, las cruces y los letreros con consignas, no es porque fuera día de la mujer, es porque en este país, ya no hay otra forma de vivir más que protestando, la protesta es la única forma que nos queda para luchar, es el desahogo y la esperanza de las almas que aún creen que algo puede mejorar. El caso de Debahni  parece haber tocado el corazón de todo el mundo y no es porque fuera un caso aislado, fue tal vez porque por alguna razón nos espejeamos en él muchísimas mujeres y padres de familia, porque tal vez conocimos más de su historia, porque tal vez se nos hizo conocida o muy parecida a alguien que conocemos, porque tal vez nos recuerda cuántas veces estuvimos en riesgo sin saber que nuestra última foto vivas le daría la vuelta al país. Si existiera un semáforo  por desaparición de mujeres en México, estaría en rojo en todo el territorio nacional, ya no es un problema de estados fronterizos o de zonas marginales, en México las mujeres no están seguras en ningún lado a ninguna hora. Los machistas le echan la culpa a cualquier mujer involucrada; a la chica desaparecida por andar sola en la madrugada, a sus amigas por no cuidarla y no quedarse con ella, a su madre por dejarla ir a una fiesta, las mujeres por nuestro lado buscamos culpables en cada hombre que vemos en la calle, queremos ver en sus ojos alguna respuesta o más bien alguna alarma, algo que nos indique que el que pasa junto a nosotros en la calle, el profesor, el compañero, el tío, el conductor de un taxi, el propio padre pueda ser un posible feminicida a punto de revelarse.  No hay nada que nos indique con certeza que un hombre haya tenido la vida que haya sido pueda convertirse en un violador en cualquier momento, al parecer todo viene de la formación en la infancia pero cada vez hay menos constantes y  más espacios sin respuesta. En esta marcha como en las anteriores no hay mucho nuevo que contar, solo nuevos nombres, nuevas historias, rostros que se acumulan, demandas por el mismo crimen, más indignación que se suma a la anterior, pero no hay solución, no hay justicia ni mejora, exigimos al gobierno seguridad, a la sociedad ser visibilizadas, como si con esto lográramos componer los números, los números que todos los días se mueven, las estadísticas que nos hacen temblar aun sin salir de casa, aun con la puerta cerrada, vivir con miedo y soñar cada noche la peor pesadilla del mundo, conocer el nombre de la siguiente desaparecida. La población en México se compone aproximadamente de 128 millones de personas de las cuales el 52% somos mujeres, poco más de la mitad, en el último siglo la esperanza de vida se duplicó gracias a los avances científicos y tecnológicos, le ganamos la batalla a muchas enfermedades, en base a la prevención y detección temprana se ha logrado combatir batallas que antes se consideraban inevitablemente perdidas. ¿Va a empezar a disminuir por culpa de los feminicidios? ¿Es posible que algún día nuestro género se vea amenazado a la extinción? ¿Qué soluciones podemos buscar para estar a salvo las mujeres? Vivir siempre en un vagón rosa, atrincherarnos como cebras resguardándose del león en una especie de isla de Lesbos. No hay consigna, ni canción, ni grito, ni color que pueda retratar esta angustia, esta humillación que sufrimos todas cada vez que una nueva hermana desaparece, cada nueva historia diferente o parecida, a la anterior, no es un tema ya de edad, ni de nivel social o económico, lo único cierto es que habitamos un mundo y por lo que nos concierne a nosotros un país en el que las mujeres son la presa de cualquier depredador que no pueda contener en algún momento sus instintos y se sienta con el derecho de destruir su vida.  No es un tema, sin embargo, de hombres y mujeres, es un tema de buenos y malos, de víctimas y victimarios. ¿Hay esperanza para la humanidad? ¿O sería mejor que un meteorito reinicie la vida de nuevo en este planeta? Perdón, pero esta noche la tristeza no me permite ver las cosas de otro color." ["post_title"]=> string(28) "YA NO QUEDA MUCHO POR QUEMAR" ["post_excerpt"]=> string(72) "En México las mujeres no están seguras en ningún lado a ninguna hora." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(28) "ya-no-queda-mucho-por-quemar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-26 11:32:20" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-26 16:32:20" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78234" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18561 (24) { ["ID"]=> int(78357) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:01:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:01:29" ["post_content"]=> string(7553) "Oigan, sé que nos hemos divertido mucho últimamente (por ejemplo, con las recomendaciones para el Día Internacional del Libro). Sin embargo, hoy quisiera compartirles algunas reflexiones sobre uno de los temas centrales en la vida pública del país: la violencia contra las mujeres y los feminicidos. Comenzaré con una anécdota sobre algo que ocurrió el fin de semana pasado.  Mi hermana y yo llevamos a nuestra madre a la aplicación del refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 el fin de semana pasado. Yo me bajé para acompañar a mi mamá y ayudarla a caminar mientras mi hermana se quedó esperándonos en el automóvil, estacionada cerca de la entrada de la sede de vacunación. Un rato después, mi hermana tuvo que mover el coche en reversa. Al hacer este movimiento, su auto pegó, muy levemente, con otro que estaba detrás. Acto seguido, observé y escuché que un hombre se bajó de su auto para insultar a mi hermana, utilizando palabras altisonantes y misóginas, las cuales no replicaré aquí por respeto a ustedes. Corrí hacia el automóvil de mi hermana. Cuando llegué, me acerqué al hombre y le pregunté cuál era el problema más allá del golpe a su coche. Me insultó y me dijo que me fuera. Le pregunté “Tranquilo, ya viene el seguro a pagarte. ¿Por qué la agredes? Es una mujer y merece respeto”. La respuesta del hombre me dejó pasmado: “¿Y qué?”.  El daño al automóvil de este hombre no fue nada serio, todo sea dicho (si acaso existió daño alguno), y que no pudiese arreglarse con una engorrosa pero segura visita del seguro del automóvil de mi hermana. En cambio, el hombre nos gritó, en especial estaba ensañado con mi hermana, gritándole insulto misógino tras insulto misógino. Al final, el hombre golpeó la ventana del auto y amenazó a mi hermana, para después huir despavorido cuando vio que un policía estaba cerca. Al parecer, sólo era un sujeto que buscaba descargar su odio misógino con una mujer que aparentemente estaba sola.  La frase que me respondió el hombre se me quedó grabada: “¿Y qué?”. Me quedé pensando en que esa actitud es la misma que muchos agresores y feminicidas tienen: “Es una mujer. ¿Y qué? ¿Y qué que sea una mujer?”. Justo en esa frase aparentemente inocua, se encuentra la semilla de la misoginia y el desprecio por la vida de las mujeres.  Desgraciadamente, la semana pasada se confirmó que el cuerpo de Debanhi Escobar, quien apenas tenía 18 años, fue hallado sin vida en una cisterna de un motel de Nuevo León.  La violencia contra las mujeres es una plaga que permea desde asuntos triviales,  como el que les relaté, hasta la ola de desapariciones de mujeres en Nuevo León. Parece ser que, cuanto más se habla de la violencia que sufren las mujeres, más se exacerban los actos que atentan contra ellas. Por ello, mi corazón no es ajeno a la desgracia de Debanhi Escobar y el dolor y la impotencia que deben estar experimentando sus padres. Actualmente, el estado que gobierna Samuel García es azotado por una serie de feminicidios, situación digna de una serie de terror. No sé en qué momento perdimos todo el respeto por la vida humana, particularmente por la vida de las mujeres. Parece ser que ya olvidamos que todos los seres humanos, sin distinción alguna, entramos a este mundo por medio de una mujer, con todas las implicaciones biológicas y simbólicas de este hecho.  En este punto vale la pena reflexionar lo siguiente: ¿qué podríamos esperar que ocurra dentro de la sociedad si las conferencias presidenciales se utilizan como una jeringa llena de verborrea tóxica que nos inocula a diario? ¿Qué podríamos esperar si desde el púlpito presidencial se puede despreciar a las mujeres (hecho que además se aplaude), como ocurrió con Liz Vilchis, con eso de “no sabe leer, pero es honesta”?  Por ello, no es de extrañar que la reacción oficial del presidente Lopez al asesinato de Debanhi Escobar, desde su conferencia matutina (¿dónde más?), fue, por decir lo menos, tibia. Esta respuesta contrasta con los embates furibundos y constantes al INE, a periodistas y a miembros de la oposición. ¿Algún día veremos, por parte del presidente, una reacción tan apasionada ante los hechos que aquejan de facto a la sociedad mexicana? ¿O esa pasión únicamente está reservada para los asuntos prioritarios en la agenda del presidente? Claro, agarrar de punching bag a Loret de Mola reditúa mucho y es fácil. Ver al monstruo de la violencia contra las mujeres directo a los ojos, en cambio, es un asunto mucho más complicado y que requiere muchas más agallas. En este asunto, la mismísima alma de México está en juego.  Comprendo que a Debanhi Escobar no la mató ni el gobierno federal ni el gobierno local. También estoy consciente que los gobiernos no son los únicos actores públicos en el país. Pero también es cierto que el tipo de gobernantes que elegimos dice mucho sobre el tipo de sociedad que somos.  Sé que un breve texto como este poco cambiará las cosas. Pero si usted, por azares del destino, llegó a esta publicación, le dejo una pregunta que ojalá tenga el arrojo de hacerse. Es un asunto que no podemos dejar de encarar, porque mañana podría ser una hermana, una madre, una hija, una sobrina, una prima o una amiga.  ¿Qué haremos, como sociedad, para frenar la violencia contra las mujeres? Hagámoslo por Debanhi Escobar y por todas las mujeres que sufren la violencia y que son asesinadas. Hagámoslo por nuestra familia y por nosotros. Comencemos por nuestros círculos cercanos y sigamos con la reflexión de a quién elegimos para gobernarnos. No estoy seguro que deseemos un gobierno que sólo guarde su compasión para los delincuentes y para sus seguidores. No estoy seguro que deseemos una sociedad polarizada y en la que la violencia contra las mujeres crece y se normaliza. No estoy seguro que queramos ser una sociedad indiferente ante la violencia que sufren las mujeres.   Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento.   " ["post_title"]=> string(66) "La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México" ["post_excerpt"]=> string(165) "Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por el odio y el resentimiento. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "la-violencia-contra-las-mujeres-la-batalla-por-el-alma-de-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:02:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:02:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78357" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c32e63919b9739c1ee23fe6ceeea3d08" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

La violencia contra las mujeres: la batalla por el alma de México

Debemos decidir, como sociedad, qué alma queremos que tenga México en los años venideros: una compasiva y justa o una intoxicada por...

abril 29, 2022

YA NO QUEDA MUCHO POR QUEMAR

En México las mujeres no están seguras en ningún lado a ninguna hora.

abril 26, 2022




Más de categoría
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Sin Estado de Derecho es muy difícil que un gobierno pueda hacer cumplir las leyes.

mayo 19, 2022

Colectivo “Rescatemos al Río Pesquería” de Nuevo León exigen a CONAGUA intervenir en el saneamiento  

Raymundo Hernández Alvarado mencionó que el Colectivo integrado por un grupo de ciudadanos se formó en los albores del...

mayo 19, 2022

IMPERTURBABLE

El horror es tanto y tan cotidiano que llega a pasar desapercibido, a grado tal, de considerarlo natural.

mayo 19, 2022

El Dr. Leonardo Curzio y su insoportable levedad

Hace unos días escuchaba un programa del doctor Leonardo Curzio, comunicador inteligente y preparado como pocos, pero por lo...

mayo 18, 2022