México registra 129 mil 573 decesos por Covid-19

Se presenta un balance de los datos pandémicos en México.

18 de noviembre, 2021

De acuerdo con el Censo 2020 del INEGI, México tiene 126 millones de habitantes y de acuerdo a la información dada a conocer el 17 de noviembre, nuestro país está muy distante de alcanzar el “efecto rebaño”; analicemos los datos:

La Secretaría de Salud en su informe refiere que en 24 horas México registró 3836 contagios  y 332 muertes, acumulando 3 851 079 casos de personas contagiadas por Covid-19 y 291 573 muertes.

Tipo de casos  Cantidad % de la población total
Casos sospechosos   554 mil 595 44.0%
Casos negativos   7 millones 224 mil 601 5.73%
Casos activos estimados 18 mil 905  01.5%

 

¿Cuáles son los Estados que presentan la mayoría de casos?

Son 10 estados de la República que registran la mayoría de casos en su totalidad representando el 66% de todas las personas contagiadas. Estos estados son:

 1 Ciudad de México

2 Estado de México

3 Nuevo León

4 Guanajuato

5 Jalisco

6 Tabasco

7 Puebla

8 Veracruz

9 Sonora

10 San Luis Potosí 

Es importante señalar que el proceso de la aplicación de la vacunación a la población ha sido muy lento en los últimos siete días del mes de noviembre.  

Noviembre: Vacunación diaria con promedio de 148, 609 

Día Cantidad de personas vacunadas
10 261, 575
11 263, 484
12 220, 351
13 107, 844
14 53, 311
15 14, 938
16 118, 760

 

Solamente 63 495 569 habitantes cuentan con el Esquema de vacunación completo, esto representa el 50.3% de la población total de México. 

Contacto

ORCID ID https://orcid.org/0000-0002-5708-428X

[email protected] 

www.facebook.com/angelica.murillo.5496 

https://www.facebook.com/RIEHMTY 

IG dra.angelicamg 

www.ruizhealytimes.com

 

 

Comentarios
object(WP_Query)#17360 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72721) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(72721) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17361 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17354 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17351 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "08-11-2021" ["before"]=> string(10) "06-12-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-11-08 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-12-06 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (72721) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17364 (24) { ["ID"]=> int(72510) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-12 11:56:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-12 16:56:09" ["post_content"]=> string(9343) "La empatía es mucho más un tema de nosotros para con nosotros mismos que de nosotros para con el otro. Reconocer el sufrimiento y la vulnerabilidad de alguien que desprecio y actuar para con él dentro mis parámetros de generosidad y justicia no es un mero acto de amabilidad gratuito, sino una manifestación de coraje y valentía, de aceptación y humanidad que nos coloca en un nivel muy distinto del que solo aprecia y aprueba lo que lo conmueve de forma natural y cómoda.   En las semanas anteriores hablábamos de que el ser humano está en el umbral de una nueva Era y que para transitar hacia ella se requerían, entre otras, de la herramienta de la empatía.  La definición más simple de ella es conocida por todos: “ponerse en los zapatos del otro”. Se refiere a sentir el sufrimiento ajeno como si fuera propio y actuar compasivamente hacia aquel que sufre. En principio es una manera de verlo, pero se enuncia mucho más fácil de lo que se consigue.  Más que decir si somos o no empáticos, como si se tratara de un botón de encendido y apagado, se trata mucho más de un asunto de grado, de logro progresivo que conlleva diversas etapas y que suelen ser distintas dependiendo del destinatario. Podemos ser más o menos empáticos y de forma distinta con diferentes grupos e individuos. Lo importante en primera instancia es aceptar la capacidad de serlo y la posibilidad de que desarrollar esa facultad pudiera ser producto de una decisión consciente.   La empatía que nos resulta más fácil de sentir es aquella que experimentamos hacia un individuo o un grupo de individuos con los que no tenemos demasiado apego emocional.  Si vemos un documental que muestre injusticia y sufrimiento lejano –que puede ser al otro lado del mundo o a la vuelta de nuestra casa, pero con gente con la que no tenemos nada que ver– o nos enteramos de una catástrofe natural que dejó a infinidad de personas en la miseria, podemos llegar hasta donar dinero o incluso nuestro tiempo con el propósito de ayudar a quienes están en apuros. Sin embargo, aunque de alto valor, a este tipo de expresiones yo las llamaría “simpatía”: somos capaces de imaginar lo que otro sufre, nos condolemos de ella, él o ellos, compartimos una parte marginal de nuestros bienes y nuestro tiempo, incluso proyectamos sincero sufrimiento propio, padeciendo realmente tras re-vivir una situación análoga de nuestra biografía, pero no sentimos realmente el dolor del otro, sino compartimos con el otro nuestro dolor y desde ahí nos conectamos con ella, él o ellos.     No hay duda de que este nivel de simpatía es un sentimiento encomiable y que haríamos muy bien en manifestarlo con mayor intensidad y frecuencia, pero a mi juicio es insuficiente para impulsar el nivel de transformación que los seres humanos necesitamos materializar para, por un lado salvarnos del inminente apremio ecológico en que estamos cada vez más comprometidos, pero sobre todo para encontrar la fuerza para, como especie, abordar los problemas, como la desigualdad o la inequitativa distribución de la riqueza a nivel global, que nos tienen al borde del colapso moral, económico y humano.  Un extraordinario ejemplo de con qué facilidad confundimos la simpatía con la empatía nos lo regala, en su único libro, Lo contrario de la soledad, publicado tras su trágica muerte cuando apenas contaba con veintidós años, Marina Keegan. En dicho texto la autora reflexiona acerca de cómo los seres humanos sentimos una preocupación muy real hacia los animales, al mismo tiempo que nos despreocupamos de los otros seres humanos que padecen a nuestro alrededor. Explica Marina:    “A veces me preocupa que los humanos teman ayudar a los humanos. Con los animales hay menos riesgos, menos miedo al fracaso, o a involucrarse demasiado. En las películas bélicas, miles de soldados pueden morir de la forma más atroz, pero cuando le disparan al caballo al público se le parte el alma1”. (P. 155) Enseguida nos cuenta lo que ocurre cuando un grupo de ballenas aparecen varadas en una playa: la comunidad entera se vuelca a “salvarlas”, pero…: “Cuándo nos enteramos de que la vecina tiene cáncer, no acude todo el pueblo a su casa. Nos pasamos el día empujando, excavando y humedeciendo ballenas, y luego volvemos a casa atravesando el centro y pasamos junto a vagabundos acurrucados en bancos –arrastrados a la cuneta cual ballenas–. La luna los ha hecho emerger y boquean en busca de aire entre las alcantarillas. Ellos también se están asfixiando, pero no hay cadena humana de comida en el pueblo. No se respira una palpable urgencia, ni despegan aviones.  Cincuenta ballenas varadas son una crisis tangible con una solución visible. Hay camaradería en el proceso, una fantasía estilo Liberen a Willy, una imagen de Flipper en la cabeza de todos y cada uno de los implicados. Nada tiene de romántico, en cambio, despertar a un hombre tumbado en el banco de un parque y acompañarlo a un albergue. La pequeña dosis de farisaica satisfacción procede de enviar un cheque a Oxfam International2”. (P. 155)   Hasta aquí las palabras de Marina Keegan. Desde luego que no está mal en absoluto comprometernos con el cuidado del planeta y del resto de las especies, en especial cuando somos en gran medida nosotros, los humanos, quienes devastamos los ecosistemas. Simplemente aquí, al hablar de empatía, pareciera que el proceso natural de expansión de la misma pasa primero por aceptar, proteger y cooperar con nuestros iguales.  El problema radica en que, mientras damos la vida por otras especies, entre nosotros nos despellejamos; es entonces que dicha empatía da una potente impresión de falsedad o de inmadurez.  Pareciera que tras estas conductas compasivas ocultamos nuestro miedo a la interacción humana profunda. Es muy difícil pensar en una genuina conciencia planetaria, que incluya tanto a la biosfera como al resto de las especies y que nos lleve a transformar nuestra manera de vivir de forma sustentable y masiva, que no parta de apreciarnos a nosotros mismos, de respetar a nuestros cercanos, de valorar a nuestros prójimos y de aceptar y colaborar con aquellos con que no coincidimos.   La empatía verdadera de la que hablamos aquí, esa que habrá de ayudarnos a hacer un alto en la autodestrucción y retroceder ante el abismo inminente que como humanidad se abre ante nosotros, es un sentimiento expansivo que parte de la aceptación incondicional del propio yo y va ampliándose en esferas cada vez más extendidas y abarcadoras y no un sentimiento selectivo, enfocado solo en aquellos que consideramos dignos de él.  No se trata de caer en la ingenuidad o en el buenismo simplón, pero recordemos que en nuestra búsqueda como especie por mantener nuestra viabilidad en el planeta, o nos salvamos todos o no se salva nadie. Y sin una empatía genuina este propósito será imposible de cumplir.  La siguiente semana profundizaremos más en la búsqueda de una empatía más profunda, que vaya más allá del mero acto generoso y filantrópico para sacudirnos de verdad hasta lo más hondo. Solo desarrollando una empatía como ésta conseguiremos salir del callejón sin salida existencial en que nos hemos metido.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1Keegan, Marina Evelyn, Lo contrario de la soledad, Primera Edición, Primera Reimpresión, España, Alpha Decay, 2015, Pág. 155 2Keegan, Marina Evelyn, Lo contrario de la soledad, Primera Edición, Primera Reimpresión, España, Alpha Decay, 2015, Pág. 155  " ["post_title"]=> string(42) "La empatía como motor evolutivo (parte 1)" ["post_excerpt"]=> string(181) "Popularmente la simpatía se identifica como “ponerse en los zapatos del otro”. En principio, es una manera de verla, pero se enuncia mucho más fácil de lo que se consigue. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "la-empatia-como-motor-evolutivo-parte-1" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-12 11:56:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-12 16:56:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72510" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17433 (24) { ["ID"]=> int(73189) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2021-12-03 11:58:33" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-12-03 16:58:33" ["post_content"]=> string(9678) "Adolfo Hitler llegó al poder en Alemania el 30 de enero de 1933, ELEGIDO DEMOCRÁTICAMENTE. Su régimen no surgió de un golpe de Estado estilo Pinochet; no fue resultado de una revolución armada como la Bolchevique impuesta a Rusia  por Vladimir Ilich Ulianov, alias Lenin. Los Nacional Socialistas (NAZIS) llegaron al gobierno de la República de Weimar surgida del Tratado de Versalles de 1919, gracias a los votos de los ciudadanos alemanes que los llevaron al Reichstag (1). Los Nazis  decían ser  un ¡NATIONALE REGENERATIONSBEWEGUNG! ¡Movimiento de regeneración nacional! LUEGO VINO LO INTERESANTE… El 27 de febrero de 1933 ocurrió el incendio del Reichstag atribuido por los nazis a un chivo expiatorio llamado Martinus Van der Lubbe  utilizado como pretexto por Hitler para pedir facultades extraordinarias. Poco después, Hitler logró que  el Presidente Hindenburg promulgara el acta de habilitación, QUE LE PERMITÍA  GOBERNAR POR DECRETO, con fundamento en el artículo 48 de la Constitución de Weimar de 1919. Hitler se valió de un DECRETO por virtud del cual, desapareció el juicio de amparo y suprimió la libertad de prensa para acallar las voces conservadoras que se oponían a su TERCERA TRANSFORMACIÓN, o TERCER REICH. El decreto autorizado por el Presidente Hindenburg, permitía la supresión de publicaciones periodísticas NO AMIGABLES al nuevo régimen. En  las elecciones del 5 de marzo de 1933, los Nazis incrementaron el porcentaje de su representación en el Congreso Alemán, pasando del 33% al 44% de diputados. Con la ayuda del Partido del Pueblo Alemán, que alcanzó el 8% del voto, Hitler logró el 52% de mayoría parlamentaria PERO no lograron por sí solos alcanzar el 55% de la votación en ese año. Este escaso margen de mayoría, NO LES ALCANZABA PARA LLEVAR A CABO SUS GRANDES REFORMAS CONSTITUCIONALES… para las cuales necesitaban una mayoría calificada de dos terceras partes del Reichstag… ¿Cómo lograron LA TERCERA TRANSFORMACIÓN de Alemania? La lograron valiéndose de la manipulación legal sobre temas de “SEGURIDAD NACIONAL”… La iniciativa de HITLER para GOBERNAR POR DECRETO, fue aprobada SIN CAMBIARLE NI UNA COMA, el 23 de marzo de 1933. A partir de ese momento, manipulando el artículo 48 de la Constitución de Weimar, Hitler gobernó por decreto hasta consumar LA TERCERA TRANSFORMACIÓN de Alemania, el 1 de mayo de 1945, entre las ruinas humeantes de Berlín…  El tercer Reich culminó con Alemania destruida, vencida, ocupada y dividida por un muro que solamente cayó hasta 1989, además de haber logrado las siguientes cifras: SEIS MILLONES DE JUDIOS asesinados. CIEN MILLONES DE MUERTOS, entre combatientes y  víctimas civiles. ¿Cómo puede decirse que Adolfo Hitler jamás fue un DICTADOR como Fidel  Castro y su dinastía cubana? Porque Hitler gobernó Alemania observando las formalidades legales del artículo 48 de la Constitución de 1919, que en su parte conducente a la letra dice: ARTÍCULO 48 …Cuando se hayan alterado gravemente O ESTÉN EN PELIGRO LA SEGURIDAD y el orden públicos en el Reich, el Presidente puede adoptar las medidas indispensables para el restablecimiento de los mismos, incluso en caso necesario con ayuda de la fuerza armada… Para GOBERNAR POR DECRETO, necesitaba la supervisión de los legisladores alemanes; PERO aquellos diputados no eran dignos miembros de un PODER LEGISLATIVO independiente, SINO EMPLEADOS  SERVILES que se prestaron a todas las locuras del FÜHRER, ese enfermo  megalómano “iluminado” al que obedecieron ciegamente.  Al morir Paul Von Hindenburg el 2 de agosto de 1934,  Hitler unió en su persona el cargo de Presidente de Alemania y Canciller del Reich. ¿Qué enseñanza nos deja la experiencia de Alemania bajo el régimen de la TERCERA TRANSFORMACIÓN encabezada por Adolfo Hitler y su ¡NATIONALE REGENERATIONSBEWEGUNG!? (2)  Nos deja la enseñanza del precio que pagó Alemania por tener un Congreso sometido a la voluntad de un sólo hombre, a cuyas iniciativas NO LES CAMBIABA NI UNA COMA. Nos deja la enseñanza del precio que pagaron SEIS MILLONES DE JUDÍOS gracias a que el  Congreso Alemán aprobó las LEYES DE NUREMBERG y La Solución Final sin cambiarles ni una coma, sentenciando a cientos de millones de seres humanos a perecer envueltos por el fuego del ODIO que dominaba la mente enferma de un solo hombre paranoico que en todos los disidentes veía ENEMIGOS, ADVERSARIOS Y RIVALES. EL LLAMADO DECRETAZO DE LÓPEZ OBRADOR DEBERÍA SER TOMADO EN SERIO. La SUPREMA CORTE DE JUSTICIA, como cabeza del PODER JUDICIAL FEDERAL, está obligada por el artículo 29 constitucional, último párrafo, a pronunciarse DE OFICIO Y DE INMEDIATO en contra del DECRETAZO: Artículo 29, penúltimo párrafo: “LOS DECRETOS EXPEDIDOS POR EL EJECUTIVO durante la restricción o suspensión, SERÁN REVISADOS DE OFICIO E INMEDIATAMENTE POR LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN, la que deberá pronunciarse con la mayor prontitud sobre su constitucionalidad y validez.” Los legisladores de oposición pueden impugnar  en bloque o uno por uno, como lo hizo el Diputado Mario Mata Carrasco en Chihuahua al demandar amparo contra el artículo 13 transitorio de la nueva Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación. La Suprema Corte de Justicia le dio la razón al Diputado Mata Carrasco, declarando inconstitucional ese artículo transitorio que fue el segundo intento de López Obrador para permanecer en la Presidencia más allá del 2024. EL DECRETAZO del pasado 22 de noviembre, le abre la puerta a AMLO para quedarse hasta que quiera; solamente necesita sacar OTRO DECRETO a la medida. Tratándose de defender la Constitución cuando el Poder Ejecutivo Federal la viola flagrantemente, la mayoría que MORENA tiene en el Congreso, no  puede impedir las demandas y denuncias de los legisladores libres que representan a México y no a un individuo insaciable. CUALQUIER MEXICANO puede acudir ante la Justicia Federal a defender la Constitución y nuestro incipiente estado de Derecho. Cualquier legislador federal o estatal, puede HACER CUMPLIR la Constitución, sin más convencimiento que el de su propia conciencia. Hoy  TODAVÍA PODEMOS hacer valer LA FUERZA DEL DERECHO; si los mexicanos permanecen inactivos ante la concentración del poder en un sólo individuo, en no mucho tiempo, LA ÚNICA OPCIÓN SERÁ EL DERECHO DE LA FUERZA, como en 1910.
  1.  Reichstag. Era el Parlamento Alemán surgido de la Constitución de Weimar promulgada en 1919.
  2.  NATIONALE REGENERATIONSBEWEGUNG, o Movimiento de regeneración nacional, fue  una de las formas como los Nazis se hicieron llamar para llevar a cabo la TERCERA TRANSFORMACIÓN de Alemania.
*Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la postura editorial de este portal.  " ["post_title"]=> string(20) "Gobernar por decreto" ["post_excerpt"]=> string(149) "EL DECRETAZO del pasado 22 de noviembre le abre la puerta a AMLO para quedarse hasta que quiera; solamente necesita sacar OTRO DECRETO a la medida. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(20) "gobernar-por-decreto" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-12-03 11:58:33" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-12-03 16:58:33" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=73189" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17364 (24) { ["ID"]=> int(72510) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-11-12 11:56:09" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-11-12 16:56:09" ["post_content"]=> string(9343) "La empatía es mucho más un tema de nosotros para con nosotros mismos que de nosotros para con el otro. Reconocer el sufrimiento y la vulnerabilidad de alguien que desprecio y actuar para con él dentro mis parámetros de generosidad y justicia no es un mero acto de amabilidad gratuito, sino una manifestación de coraje y valentía, de aceptación y humanidad que nos coloca en un nivel muy distinto del que solo aprecia y aprueba lo que lo conmueve de forma natural y cómoda.   En las semanas anteriores hablábamos de que el ser humano está en el umbral de una nueva Era y que para transitar hacia ella se requerían, entre otras, de la herramienta de la empatía.  La definición más simple de ella es conocida por todos: “ponerse en los zapatos del otro”. Se refiere a sentir el sufrimiento ajeno como si fuera propio y actuar compasivamente hacia aquel que sufre. En principio es una manera de verlo, pero se enuncia mucho más fácil de lo que se consigue.  Más que decir si somos o no empáticos, como si se tratara de un botón de encendido y apagado, se trata mucho más de un asunto de grado, de logro progresivo que conlleva diversas etapas y que suelen ser distintas dependiendo del destinatario. Podemos ser más o menos empáticos y de forma distinta con diferentes grupos e individuos. Lo importante en primera instancia es aceptar la capacidad de serlo y la posibilidad de que desarrollar esa facultad pudiera ser producto de una decisión consciente.   La empatía que nos resulta más fácil de sentir es aquella que experimentamos hacia un individuo o un grupo de individuos con los que no tenemos demasiado apego emocional.  Si vemos un documental que muestre injusticia y sufrimiento lejano –que puede ser al otro lado del mundo o a la vuelta de nuestra casa, pero con gente con la que no tenemos nada que ver– o nos enteramos de una catástrofe natural que dejó a infinidad de personas en la miseria, podemos llegar hasta donar dinero o incluso nuestro tiempo con el propósito de ayudar a quienes están en apuros. Sin embargo, aunque de alto valor, a este tipo de expresiones yo las llamaría “simpatía”: somos capaces de imaginar lo que otro sufre, nos condolemos de ella, él o ellos, compartimos una parte marginal de nuestros bienes y nuestro tiempo, incluso proyectamos sincero sufrimiento propio, padeciendo realmente tras re-vivir una situación análoga de nuestra biografía, pero no sentimos realmente el dolor del otro, sino compartimos con el otro nuestro dolor y desde ahí nos conectamos con ella, él o ellos.     No hay duda de que este nivel de simpatía es un sentimiento encomiable y que haríamos muy bien en manifestarlo con mayor intensidad y frecuencia, pero a mi juicio es insuficiente para impulsar el nivel de transformación que los seres humanos necesitamos materializar para, por un lado salvarnos del inminente apremio ecológico en que estamos cada vez más comprometidos, pero sobre todo para encontrar la fuerza para, como especie, abordar los problemas, como la desigualdad o la inequitativa distribución de la riqueza a nivel global, que nos tienen al borde del colapso moral, económico y humano.  Un extraordinario ejemplo de con qué facilidad confundimos la simpatía con la empatía nos lo regala, en su único libro, Lo contrario de la soledad, publicado tras su trágica muerte cuando apenas contaba con veintidós años, Marina Keegan. En dicho texto la autora reflexiona acerca de cómo los seres humanos sentimos una preocupación muy real hacia los animales, al mismo tiempo que nos despreocupamos de los otros seres humanos que padecen a nuestro alrededor. Explica Marina:    “A veces me preocupa que los humanos teman ayudar a los humanos. Con los animales hay menos riesgos, menos miedo al fracaso, o a involucrarse demasiado. En las películas bélicas, miles de soldados pueden morir de la forma más atroz, pero cuando le disparan al caballo al público se le parte el alma1”. (P. 155) Enseguida nos cuenta lo que ocurre cuando un grupo de ballenas aparecen varadas en una playa: la comunidad entera se vuelca a “salvarlas”, pero…: “Cuándo nos enteramos de que la vecina tiene cáncer, no acude todo el pueblo a su casa. Nos pasamos el día empujando, excavando y humedeciendo ballenas, y luego volvemos a casa atravesando el centro y pasamos junto a vagabundos acurrucados en bancos –arrastrados a la cuneta cual ballenas–. La luna los ha hecho emerger y boquean en busca de aire entre las alcantarillas. Ellos también se están asfixiando, pero no hay cadena humana de comida en el pueblo. No se respira una palpable urgencia, ni despegan aviones.  Cincuenta ballenas varadas son una crisis tangible con una solución visible. Hay camaradería en el proceso, una fantasía estilo Liberen a Willy, una imagen de Flipper en la cabeza de todos y cada uno de los implicados. Nada tiene de romántico, en cambio, despertar a un hombre tumbado en el banco de un parque y acompañarlo a un albergue. La pequeña dosis de farisaica satisfacción procede de enviar un cheque a Oxfam International2”. (P. 155)   Hasta aquí las palabras de Marina Keegan. Desde luego que no está mal en absoluto comprometernos con el cuidado del planeta y del resto de las especies, en especial cuando somos en gran medida nosotros, los humanos, quienes devastamos los ecosistemas. Simplemente aquí, al hablar de empatía, pareciera que el proceso natural de expansión de la misma pasa primero por aceptar, proteger y cooperar con nuestros iguales.  El problema radica en que, mientras damos la vida por otras especies, entre nosotros nos despellejamos; es entonces que dicha empatía da una potente impresión de falsedad o de inmadurez.  Pareciera que tras estas conductas compasivas ocultamos nuestro miedo a la interacción humana profunda. Es muy difícil pensar en una genuina conciencia planetaria, que incluya tanto a la biosfera como al resto de las especies y que nos lleve a transformar nuestra manera de vivir de forma sustentable y masiva, que no parta de apreciarnos a nosotros mismos, de respetar a nuestros cercanos, de valorar a nuestros prójimos y de aceptar y colaborar con aquellos con que no coincidimos.   La empatía verdadera de la que hablamos aquí, esa que habrá de ayudarnos a hacer un alto en la autodestrucción y retroceder ante el abismo inminente que como humanidad se abre ante nosotros, es un sentimiento expansivo que parte de la aceptación incondicional del propio yo y va ampliándose en esferas cada vez más extendidas y abarcadoras y no un sentimiento selectivo, enfocado solo en aquellos que consideramos dignos de él.  No se trata de caer en la ingenuidad o en el buenismo simplón, pero recordemos que en nuestra búsqueda como especie por mantener nuestra viabilidad en el planeta, o nos salvamos todos o no se salva nadie. Y sin una empatía genuina este propósito será imposible de cumplir.  La siguiente semana profundizaremos más en la búsqueda de una empatía más profunda, que vaya más allá del mero acto generoso y filantrópico para sacudirnos de verdad hasta lo más hondo. Solo desarrollando una empatía como ésta conseguiremos salir del callejón sin salida existencial en que nos hemos metido.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir   1Keegan, Marina Evelyn, Lo contrario de la soledad, Primera Edición, Primera Reimpresión, España, Alpha Decay, 2015, Pág. 155 2Keegan, Marina Evelyn, Lo contrario de la soledad, Primera Edición, Primera Reimpresión, España, Alpha Decay, 2015, Pág. 155  " ["post_title"]=> string(42) "La empatía como motor evolutivo (parte 1)" ["post_excerpt"]=> string(181) "Popularmente la simpatía se identifica como “ponerse en los zapatos del otro”. En principio, es una manera de verla, pero se enuncia mucho más fácil de lo que se consigue. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(39) "la-empatia-como-motor-evolutivo-parte-1" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-11-12 11:56:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-11-12 16:56:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=72510" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(41) ["max_num_pages"]=> float(21) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c499be2310f32e150be531d519b647c7" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
La empatía como motor evolutivo (parte 1)

La empatía como motor evolutivo (parte 1)

Popularmente la simpatía se identifica como “ponerse en los zapatos del otro”. En principio, es una manera de verla, pero se...

noviembre 12, 2021
Gobernar por decreto

Gobernar por decreto

EL DECRETAZO del pasado 22 de noviembre le abre la puerta a AMLO para quedarse hasta que quiera; solamente necesita sacar OTRO...

diciembre 3, 2021




Más de categoría

Alimentación y libertad en menores de edad

¿Cuál es el límite para restringir o limitar el acceso a ciertos bienes reales o aparentes debido a los...

diciembre 3, 2021
Gobernar por decreto

Gobernar por decreto

EL DECRETAZO del pasado 22 de noviembre le abre la puerta a AMLO para quedarse hasta que quiera; solamente...

diciembre 3, 2021

El Diálogo consciente

Un diálogo consciente no consiste solo en transmitir información y comunicarse. Se trata de una instancia que abarca ambos,...

diciembre 3, 2021

México: el tonto más útil para la FIFA

Mientras México es blanco de sanciones por supuestos actos homófobos en sus estadios, la FIFA se hace de la...

diciembre 2, 2021