Luis Echeverría ha cumplido 100 años: las caras feas del populismo

Luis Echeverría fue un hombre cegado por el narcisismo, engreído, déspota, prepotente. Se vio como el salvador de México, el mesías que el país estaba esperando para que llegara la justicia y la dignidad.

18 de enero, 2022

Luis Echeverría Álvarez ha cumplido 100 años de edad. Nació el 17 de enero de 1922 y gobernó el país de 1970 a 1976. Su administración pretendió ser un giró a la izquierda, un gobierno verdaderamente revolucionario y progresista. Tras la muerte de Lázaro Cárdenas en 1970, Echeverría se vio y se asumió como el nuevo líder moral de México y como la reencarnación de la Revolución.

A pesar de que a su gobierno no pueden escatimársele ciertos logros, se puede decir que el balance general de su administración fue negativo –algunos dirían desastroso– y que entre él y su sucesor, José López Portillo, el populismo presentó su más fea cara y cobró una factura muy onerosa a todos los mexicanos, particularmente a los más pobres.

Echeverría fue un hombre ambicioso. Jugaba desde niño con su hermano Rodolfo a que era presidente. Estudió Derecho en la Escuela Nacional de Jurisprudencia –lo que después sería la Facultad de Derecho de la UNAM– e inició una meteórica carrera a los 24 años que lo llevó de ser el secretario particular de Rodolfo Sánchez Taboada, presidente nacional del PRI, a la presidencia de la república.

Pero también fue un hombre sanguinario. Fue el principal operador de la represión y matanza de estudiantes en Tlatelolco, el 2 de octubre de 1968, siendo secretario de gobernación, y también ordenó la masacre de Corpus Christi, el llamado “Halconazo”, el 10 de junio de 1971, ya como presidente. Durante su sexenio la guerra sucia y la represión gubernamental llegaron a sus puntos más sangrientos.

Luis Echeverría fue un hombre cegado por el narcisismo, engreído, déspota, prepotente. Se vio como el salvador de México, el mesías que el país estaba esperando para que llegara la justicia y la dignidad: un nuevo Juárez, pero mejor; un nuevo Cárdenas, pero mejor. Se sentía poseedor de una “superioridad moral” que lo “facultaba” a criticar a todos y a todo. Workohólico en grado superlativo, consideraba una vergüenza que sus funcionarios durmieran más de seis horas, así que desde las 5am ya estaba en actividad y no paraba, ni siquiera en fin de semana, porque siempre estaba de gira. Era difícil seguirle el paso y con ello pretendía mostrar también una supuesta “superioridad física”.

Y sí, debemos admitir que cuando llegó al poder su diagnóstico del país no era del todo equivocado. México experimentó durante la década de 1960 un crecimiento impresionante, a tal grado que se hablaba en el mundo del “milagro mexicano”. Es lo que hoy conocemos como el “Desarrollo Estabilizador”. Para darnos una idea de esta bonanza, en 1964 nuestro PIB creció casi 11%. Desde luego esto benefició a millones de mexicanos. Las clases medias gozaron de un poder adquisitivo que les permitía acceder a bienes y servicios que hoy son impensables, y que también antes fueron impensables. Pero mientras todo esto sucedía, el campo se rezagaba. Hubo un éxodo de mexicanos que, ante el fracaso de la reforma agraria y la repartición de tierras prometidos por la revolución, emigraron a las ciudades en condiciones de extrema pobreza. Esa pauperización fue particularmente notable en la Ciudad de México y los municipios conurbados con el Estado de México. Las clases ricas nunca pierden, así que durante el “Desarrollo Estabilizador” se hicieron más ricas; las clases medias alcanzaron un nivel de bienestar que no volverían a alcanzar nunca; pero los más pobres siguieron más pobres, más marginados y más olvidados. Por eso Luis Echeverría se propuso romper con el pasado y gobernar para ellos. Pero no lo logró. Al final de su sexenio, la pobreza fue mucho más aguda en todo el país que como él la había recibido.

Muchos acusan a Echevarría de ser traidor e hipócrita. Mostró siempre una actitud servil ante el presidente Díaz Ordaz: siempre obediente, leal, eficiente, pero en cuanto llegó a la presidencia todo cambió. Ese funcionario eficaz y discreto se convirtió en un merolico predicador que prometía la solución a todos los problemas de México. Días Ordaz lamentó profundamente su equivocación al designarlo candidato a la presidencia, y cuando acabó el sexenio, dijo: “ahora podemos respirar tranquilos”; y mire que lo dijo Díaz Ordaz, que también era engreído y brutal.

Echeverría resultó ser un hombre conflictivo. Su sexenio se caracterizó por la confrontación. Se peleó con todo mundo: los estadounidenses, los españoles, los empresarios, los intelectuales, la iglesia, los medios, los sindicatos, las centrales obreras, la comunidad judía. Al ver que los resultados de sus acciones de gobierno no solo eran limitados, sino incluso contraproducentes, adoptó un discurso de confrontación para culpar a los demás. Veía en todos lados “conspiraciones” para desestabilizar al país y culpaba de ellas a los “fascistas”, a los “emisarios del pasado”, a los “enemigos de México”, “vende-patrias” y “agentes del imperio”. Llegó prometiendo apertura democrática, pero conforme avanzó el sexenio su autoritarismo fue más evidente y se agudizó a grados demenciales, al punto de que consideró la crítica como una traición.“La única crítica que se acepta es la autocrítica”, decía. Por eso cuando el secretario de hacienda, Hugo B. Margáin, se atrevió a decir :“la deuda interna y la deuda externa tienen un límite, y ya llegamos al límite”, Echeverría lo destituyó y puso en su lugar a un amigo de juventud, que también resultaría nefasto: José López Portillo.

Para Echeverría, los medios críticos eran aparatos al servicio de intereses antinacionales. El Excélsior era uno de los pocos periódicos que seguía ejerciendo la crítica, y por eso Echeverría decidió aplastar a su director, Julio Scherer. Orquestó toda una maniobra para que Scherer fuera destituido. A Daniel Cosío Villegas también lo aplastó. Cosío Villegas, que gozaba de gran prestigio, tanto en México como en el extranjero, no se dejó intimidar por Echeverría. Cuando vino Salvador Allende, presidente de Chile, a México, Cosío Villegas escribió: “el presidente mexicano, más que anfitrión, parecía director de relaciones públicas y agente publicitario del presidente chileno.” También se refirió en repetidas ocasiones a la “diarrea verbal” que, al parecer, padecía Echeverría: “No sólo se tiene la impresión –escribe Cosío Villegas– de que hablar es para Echeverría una verdadera necesidad fisiológica, sino de que está convencido de que dice cada vez cosas nuevas, en realidad verdaderas revelaciones. Es más, llega uno a imaginarlo desfallecido cuando se encuentra solo, vivo y aún exaltado, en cuanto tiene por delante un auditorio.” Cosío Villegas criticó el narcisismo y la estupidez presidencial y eso le valió ser uno de los enemigos favoritos del régimen. A intelectuales afines, como Carlos Fuentes (quien dijo: “Echeverría o el fascismo”, muy en el estilo de “socialismo o muerte”) o Ricardo Garibay (quien recibía dinero por órdenes del presidente), todo; a los intelectuales críticos, persecución y difamación. Scherer y Cosío Villegas son dos casos que muestran la prepotencia de Echeverría, pero la represión contra todos los medios críticos fue brutal, y con cada año que pasaba del sexenio se hizo más aguda.

En el colmo de la vanagloria, Echeverría se creía un líder mundial de grandísimas dimensiones. Se obsesionó con su discurso del Tercer Mundo y fue a la ONU a denunciar la injusticia de los países ricos y a proponer un “genial” plan para que todo en la tierra fuera paz y felicidad. Según él, su “Carta de Derechos y Deberes Económicos de los Estados” sería la panacea y establecería un nuevo orden mundial que permitiría el desarrollo de los países del Tercer Mundo. La verdad es que fue el hazmerreír, pues era evidente que su plan global para llevar prosperidad ni siquiera funcionaba en su propio país. Al terminar su sexenio pensó que la ONU iría corriendo a su casa para pedirle que la dirigiera, y se vio como una especie de presidente mundial. Creyó que el mundo y México le debían mucho, buscó el Nobel de la Paz –por supuesto, no lo consiguió– y quiso controlar a López Portillo, a quien no le quedó otro remedio que enviarlo como embajador lo más lejos que pudo: a Australia.

Luis Echeverría reinó en México a sus anchas. Y digo “reinó” con toda consciencia, pues “reinar” es lo que hacen por seis años los infames presidentes de este país. Lo he dicho muchas veces: el principal problema de México es su sistema presidencial, que ha engendrado verdaderos monstruos. Mientras tal engendro subsista, este país está condenado al fracaso.

 

Comentarios


object(WP_Query)#18060 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(74681) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(74681) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18063 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17951 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17949 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-04-2022" ["before"]=> string(10) "28-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (74681) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78667) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-05 13:11:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-05 18:11:54" ["post_content"]=> string(5765) "Mi presi López Obrador: usted está viviendo unos días muy fregones, como diría la chaviza. No le bastó inaugurar, hace algunas semanas, el flamante AIFA (¡con seis vuelotes diarios!) con el que logró que sus enemigos más férreos se retorcieran cuales gusanos con sal, ya que también envió usted una propuesta de reforma electoral para destrui…er, digo, para “mejorar” al INE. Definitivamente, son buenos días para ser presidente de México.  ¡Aunque no todo es miel sobre hojuelas, mi presi! Hay unos malotes por ahí que compartieron una nota que, cuando la leí, los pelos se me pusieron de punta. Es una noticia que mancha a su impoluta y genial administración, mi presi. Es como si esos enemigos quisieran sabotear la utopía danesa que usted ha construido desinteresadamente en estos tres años.  Así que, con ánimos de seguir adelante en el camino de la tetra transformación, ojalá pueda usted corregir esto. Es más, es una obligación suya, mi presi, tratar el asunto ya que usted es un experto en esto: la felicidad de los mexicanos. Ahí le va la nota nefasta: el World Happiness Report 2022 menciona que los mexicanos somos más infelices que antes. El índice de felicidad de México, publicado en 2019, que toma como datos encuestas realizadas en 2016, 2017 y 2018, era de 6.595. El resultado publicado en 2022, con datos tomados en 2019, 2020 y 2021, fue de 6.128. Es decir, durante los primeros tres años del paraíso obradorista, la felicidad del mexicano disminuyó. Dicho de otra forma, y me disculpará de antemano, mi presi, por expresar tal idea profana, los mexicanos éramos más felices durante la administración de EPN. ¡Madre mía de mi vida! Mi presi, ¿cuáles cree que son los países con el mayor índice de felicidad? ¡Exacto! Los nórdicos, como Finlandia, Dinamarca, Islandia, Noruega y Suecia. Y con eso de que usted nos prometió que México sería casi casi la Dinamarca del continente americano, a algunos nos cayó de sorpresa tal resultado a la baja. No me cabe duda, mi presi, que este reporte está cuchareado por la mismísima Mafia del Poder, la cual nomás no lo deja en paz.  Al parecer, muchas personas andan cabizbajas. Supongo que son personas que no han entendido al gobierno de la cuarta metamorfosis y que no han disfrutado del éxtasis que vivimos en este cacho de tierra llamado México.  ¡Mi presi, usted desviviéndose por traernos felicidad, como si fuese Santa Claus, y la gente no lo aprecia, caray! Así que, mi presi, le pido su intercesión para que use sus poderes, esos que ha puesto a buen uso para terminar con la pandemia y con la corrupción (como lo decretó con su pañuelito blanco), para hacernos más felices. Por ello, le propongo una idea radical: ¿y si usted, para contrarrestar esos datos reportados, decreta la felicidad total de los mexicanos? Mire, incluso uno de los capítulos de este libro de un autor muy, muy genial, se titula como una frase que seguramente usted diría: Felicidad por decreto. Es más, podría utilizar esta frase como eslógan para su próxima campaña (ya sé que dijo que lo «diésemos por muerto», pero ya nos ha aplicado esa en el pasado; fool me once…).  Mi presi, ya ve que los que le saben a estas ondas de autoayuda dicen que uno atrae lo que decreta. Así que si usted decreta la felicidad de los mexicanos en el DOF con prontitud, de seguro llegarán un montón de cosas buenas. No sé, por ejemplo, el fin de la crisis de seguridad, la de salud, la de la inflación y esas nimiedades que algunos exigentes creen que son problemas, quienes no han notado que el sonido de los balazos fue sustituido por céfiros y trinos.  ¿Cómo ve, mi presi, jala o no?  " ["post_title"]=> string(24) "¡Felicidad por decreto!" ["post_excerpt"]=> string(50) "¿Encontrará la 4T la fórmula de la felicidad? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "felicidad-por-decreto" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-05 13:11:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-05 18:11:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78667" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17894 (24) { ["ID"]=> int(79166) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-20 10:51:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 15:51:28" ["post_content"]=> string(8335) "Si el universo fuese azaroso ni siquiera se habría configurado la vida. La casualidad es sin duda un componente parcial de la realidad, pero no el único ni el preponderante. Quizá lo correcto consista en centrarnos en la aceptación de la incertidumbre como condición medular de la existencia.  ¿Eres siquiera capaz de imaginar un universo gobernado por el azar absoluto? Trata de visualizar un cosmos donde la contingencia sea total, es decir, donde no haya reglas ni constantes ni continuidad previsible de ninguna especie, donde el caos y la indeterminación constituya el devenir rutinario, donde la coherencia entre las causas y los efectos no pueda siquiera ser pensada y donde la inexistencia de patrones impida la construcción de estructuras de cualquier tipo. Lo único que puede surgir de ahí es la nada, la atomización total, el caos absoluto, porque sería un escenario sin ningún pauta o referencia a la cual aferrarse.     Lo más probable es que si el universo fuese arbitrario a ese nivel ni siquiera se habría configurado la vida. Ésta es producto de muchas variables que se desconocen, pero el desconocerlas no significa que carezcan de patrones sutiles que las condicionen y les otorguen un cauce. La evolución tiene innumerables constantes y súbitas rupturas creativas que dan lugar a nuevas formas de existencia, pero que, aun cuando no podamos conocerlas todas y mucho menos controlarlas, no necesariamente son arbitrarias.  De este modo, ante la imposibilidad de que un azar absoluto gobierne el universo, la casualidad se convierte por fuerza en componente parcial de la realidad que conocemos en equilibrio con la causalidad. En este universo de contingencia parcial, si lanzamos una moneda cien veces al aire, no es fácil predecir cuántas y en qué orden caerá arriba el escudo y en cuantas la cara, pero en la versión de azar total ni siquiera podríamos estar seguros de que la moneda caería.  Ahora pensemos, ya no esa contingencia absoluta sino una relativa. En ese universo donde la estructuras básicas y constantes como la formación de moléculas, la gravedad, los campos electromagnéticos, entre muchos otros patrones previsibles dan forma a una realidad cognoscible, así sea de manera parcial. Es en esta dimensión de la existencia donde la tensión entre la voluntad y el azar puede ocurrir. Es aquí, en ese universo estable, donde es posible identificar cómo ciertas causas anticipan ciertos efectos, mientras que muchas otras causas nos resultan desconocidas y sólo podemos inferirlas por sus efectos.  Ahora bien, diferenciemos con claridad el azar de lo arbitrario. Mientras el primero lo entendemos como una sucesión de casualidades que no están relacionadas entre sí pero forman parte de las estructuras establecidas por la evolución del cosmos, lo arbitrario se daría si los fenómenos se sucedieran sin orden ni concierto, sin referentes, sin una coherencia interna entre un acontecimiento y otro. El azar es indeterminado, pero tiene una cierta coherencia y forma parte del orden universal. Las monedas del ejemplo pueden caer cara o escudo, pero siempre caen, no podemos predecir el resultado concreto de cada lanzamiento pero sí el comportamiento general del fenómeno. Que exista el azar no significa que, de manera arbitraria, de pronto nazca un elefante que vuela, o una ballena que juegue al ajedrez.  Cuando decimos que la vida se compone de una sucesión de azares significa que los acontecimientos, las oportunidades o los inconvenientes que nos van ocurriendo no responden a ningún propósito que vayan más allá de los accidentes circunstanciales de la propia existencia. Es decir, el azar está acotado y condicionado a lo que “es posible” en determinada circunstancia, aun cuando nosotros no podamos ver esa “posibilidad”.  ¿Cuáles son las normas internas que rigen el azar? No hay forma de saberlo. El espacio de indeterminación se rige por las mismas estructuras del universo que no pueden ser alteradas por el ser humano. Si el meteorito que mató a los dinosaurios hubiese tenido una trayectoria ligeramente distinta y no pega en la tierra como lo hizo, casi seguro que los humanos nos estaríamos aquí. ¿Por qué ocurrió así y no de otra manera? No hay forma de saberlo. Lo que es un hecho es que ese acontecimiento moldeó el devenir evolutivo del planeta y dio lugar a las condiciones para que apareciéramos los humanos.  Volviendo al ejemplo de la moneda que cae escudo o cara, si llevamos a cabo cinco lanzamientos es casi imposible predecir el resultado y el orden de los mismo, pero si por medio de la estadística damos seguimiento a cincuenta mil lanzamientos en vez de cinco, entonces será posible detectar ciertos patrones que nos permiten comprender mejor el comportamiento de ese azar, acotado por las propias estructuras que lo acogen.  La posibilidad de encontrarnos fortuitamente en la calle con alguien que no hemos visto en veinte años en una gran ciudad ciertamente no es cero, pero sí una muy remota, por eso cuando ocurren circunstancias como esa nos parece casi mágico.  ¿Nuestra voluntad o nuestras intenciones –por ejemplo, pensar en ese alguien unos días antes de topárnoslo– pueden forzar ese tipo de casualidades? Es imposible saberlo con certeza. Lo que desconocemos acerca del funcionamiento sutil del cosmos es seguramente mucho más que lo que ya sabemos y por lo tanto no es posible ni afirmar ni negar categóricamente esa posibilidad. Quizá el azar, o lo que nosotros entendemos como tal, ni siquiera exista y sea tan solo una forma de interpretar los acontecimientos desde la perspectiva limitada de la Totalidad que tenemos como seres humanos, desde la cual no podemos ver muchos de los patrones cósmicos; sin embargo, sea como sean las cosas a esos niveles, es verdad que nuestra percepción nos hace experimentar un potente factor de impredictibilidad que muchas veces llega hasta lo misterioso.     Lo cierto es que esa comprensión de que somos producto caprichoso del azar y del tiempo, de que tras una concatenación de casualidades inexplicables apareció la vida que conocemos y con ella finalmente los humanos, quienes vivimos corroídos por la ansiedad y la angustia, en medio de un cosmos inmenso, inerte, incierto y vacío tampoco termina por convencer del todo y es en este nivel donde la reflexión acerca del sinsentido del azar, tiene cabida.  Una cosa es que exista un espacio de indeterminación donde entran en juego patrones estadísticos que se nos escapan y otra que el azar sea realmente la propiedad cósmica preponderante.  Sin embargo, en el otro extremo del espectro es necesario reconocer que el hecho de que deseemos un cosmos lleno de sentido y armonía, cuya evolución tenga un propósito y una razón, y que además nosotros seamos capaces de decidir voluntariamente aquello que experimentamos no es suficiente para que las cosas de verdad ocurran de ese modo, o para que, si lo son, podamos observarlas en su justa dimensión. Quizá el más grande aprendizaje al que podemos acceder consiste en dejar de preocuparnos por el azar y la casualidad, que a fin de cuentas, existan o no, están fuera de nuestro ámbito de control y centrarnos en la aceptación plena de la incertidumbre como una condición de la existencia humana.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(22) "El sinsentido del azar" ["post_excerpt"]=> string(155) "El azar y la casualidad, existan o no, están fuera de nuestro ámbito de control. La incertidumbre es una condición inherente de la existencia humana. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "el-sinsentido-del-azar" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-20 10:51:28" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 15:51:28" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79166" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78667) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-05 13:11:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-05 18:11:54" ["post_content"]=> string(5765) "Mi presi López Obrador: usted está viviendo unos días muy fregones, como diría la chaviza. No le bastó inaugurar, hace algunas semanas, el flamante AIFA (¡con seis vuelotes diarios!) con el que logró que sus enemigos más férreos se retorcieran cuales gusanos con sal, ya que también envió usted una propuesta de reforma electoral para destrui…er, digo, para “mejorar” al INE. Definitivamente, son buenos días para ser presidente de México.  ¡Aunque no todo es miel sobre hojuelas, mi presi! Hay unos malotes por ahí que compartieron una nota que, cuando la leí, los pelos se me pusieron de punta. Es una noticia que mancha a su impoluta y genial administración, mi presi. Es como si esos enemigos quisieran sabotear la utopía danesa que usted ha construido desinteresadamente en estos tres años.  Así que, con ánimos de seguir adelante en el camino de la tetra transformación, ojalá pueda usted corregir esto. Es más, es una obligación suya, mi presi, tratar el asunto ya que usted es un experto en esto: la felicidad de los mexicanos. Ahí le va la nota nefasta: el World Happiness Report 2022 menciona que los mexicanos somos más infelices que antes. El índice de felicidad de México, publicado en 2019, que toma como datos encuestas realizadas en 2016, 2017 y 2018, era de 6.595. El resultado publicado en 2022, con datos tomados en 2019, 2020 y 2021, fue de 6.128. Es decir, durante los primeros tres años del paraíso obradorista, la felicidad del mexicano disminuyó. Dicho de otra forma, y me disculpará de antemano, mi presi, por expresar tal idea profana, los mexicanos éramos más felices durante la administración de EPN. ¡Madre mía de mi vida! Mi presi, ¿cuáles cree que son los países con el mayor índice de felicidad? ¡Exacto! Los nórdicos, como Finlandia, Dinamarca, Islandia, Noruega y Suecia. Y con eso de que usted nos prometió que México sería casi casi la Dinamarca del continente americano, a algunos nos cayó de sorpresa tal resultado a la baja. No me cabe duda, mi presi, que este reporte está cuchareado por la mismísima Mafia del Poder, la cual nomás no lo deja en paz.  Al parecer, muchas personas andan cabizbajas. Supongo que son personas que no han entendido al gobierno de la cuarta metamorfosis y que no han disfrutado del éxtasis que vivimos en este cacho de tierra llamado México.  ¡Mi presi, usted desviviéndose por traernos felicidad, como si fuese Santa Claus, y la gente no lo aprecia, caray! Así que, mi presi, le pido su intercesión para que use sus poderes, esos que ha puesto a buen uso para terminar con la pandemia y con la corrupción (como lo decretó con su pañuelito blanco), para hacernos más felices. Por ello, le propongo una idea radical: ¿y si usted, para contrarrestar esos datos reportados, decreta la felicidad total de los mexicanos? Mire, incluso uno de los capítulos de este libro de un autor muy, muy genial, se titula como una frase que seguramente usted diría: Felicidad por decreto. Es más, podría utilizar esta frase como eslógan para su próxima campaña (ya sé que dijo que lo «diésemos por muerto», pero ya nos ha aplicado esa en el pasado; fool me once…).  Mi presi, ya ve que los que le saben a estas ondas de autoayuda dicen que uno atrae lo que decreta. Así que si usted decreta la felicidad de los mexicanos en el DOF con prontitud, de seguro llegarán un montón de cosas buenas. No sé, por ejemplo, el fin de la crisis de seguridad, la de salud, la de la inflación y esas nimiedades que algunos exigentes creen que son problemas, quienes no han notado que el sonido de los balazos fue sustituido por céfiros y trinos.  ¿Cómo ve, mi presi, jala o no?  " ["post_title"]=> string(24) "¡Felicidad por decreto!" ["post_excerpt"]=> string(50) "¿Encontrará la 4T la fórmula de la felicidad? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(21) "felicidad-por-decreto" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-05 13:11:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-05 18:11:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78667" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(39) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "62af1e64b6d696b3729a6fa1a98556ac" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¡Felicidad por decreto!

¡Felicidad por decreto!

¿Encontrará la 4T la fórmula de la felicidad?

mayo 5, 2022
El sinsentido del azar

El sinsentido del azar

El azar y la casualidad, existan o no, están fuera de nuestro ámbito de control. La incertidumbre es una condición inherente...

mayo 20, 2022




Más de categoría

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022
¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

En México siempre hemos seguido la política de darle prioridad a lo urgente y desatender lo importante.

mayo 27, 2022

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022