La solución no está en tirar dinero

¿Por qué hacerlo ahora? Nombrada por el presidente Biden como encargada de administrar los problemas migratorios en la frontera sur de Estados Unidos, Kamala Harris, Vicepresidenta de los Estados Unidos, visitará consecutivamente entre el 6 y 8...

9 de junio, 2021 visita kamala harris a mexico

¿Por qué hacerlo ahora? Nombrada por el presidente Biden como encargada de administrar los problemas migratorios en la frontera sur de Estados Unidos, Kamala Harris, Vicepresidenta de los Estados Unidos, visitará consecutivamente entre el 6 y 8 de junio próximos, Guatemala y México para discutir con los presidentes de ambos países ideas acerca de cómo disminuir el flujo migratorio hacia su país. Harris ha realizado llamadas telefónicas con ambos mandatarios, pero ésta será su primera gira a esas naciones en su capacidad de responsable de las relaciones de Estados Unidos con México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica. Las conversaciones que sostendrá en nuestro país se complicarán por el hecho de llegar justo un día después de la celebración de elecciones que se han transformado en un referendo acerca del gobierno del presidente López Obrador.

Resultado de ello, le será prácticamente imposible sostener conversaciones e intercambio libre de opiniones con actores relevantes del mundo político, social, económico e intelectual de México, ya que si sostiene entrevistas con este tipo de personas chocará con el gobierno de la 4T que la acusará de intervenir en asuntos internos de la nación. Desgraciadamente para ella, si no lo hace será a su vez acusada por estas personas de haberse doblegado a los intereses del gobierno de López Obrador. Ante esta perspectiva tan negativa, parecería que su staff no evaluó adecuadamente la fecha del viaje en el momento en que se decidió programarlo.

Más de lo mismo. Es previsible que el tema central de las discusiones tanto en Guatemala como en México sea la definición de un plan conjunto entre las tres naciones para disminuir el flujo migratorio de ciudadanos centroamericanos hacia los Estados Unidos. El pasado 4 de mayo de 2021, en la declaración conjunta al término de la visita oficial a México del presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei Falla, ambos presidentes “reiteraron el compromiso de atender de manera conjunta los desafíos relacionados con la migración irregular, así como fortalecer los mecanismos de protección y atención integral a niñas, niños y adolescentes acompañados y no acompañados”, desafíos que han sorprendido al gobierno de Biden en los primeros meses de su administración.

Declaraciones en este sentido serán indudablemente el contenido central de los comunicados oficiales al término de la visita de Harris en ambos países. Tanto el gobierno de Guatemala como el de México terminarán comprometiéndose a asegurar la frontera sur de Estados Unidos con acciones en la frontera entre ambas naciones que refleje lo ya realizado desde la época de Trump en la presidencia americana; control de migrantes haciendo uso de las fuerzas armadas guatemaltecas y de la Guardia Nacional mexicana, establecimiento de santuarios para recibir migrantes centroamericanos en la frontera sur de México y acciones para proteger los derechos de las familias que hayan realizado el largo camino desde sus países de origen.

El gobierno mexicano insistirá en establecer en esa región programas de desarrollo y empleo que sean réplicas de los “exitosos” programas aplicados en nuestro país: “Sembrando Vida”, “Jóvenes Construyendo el Futuro”, etcétera. Después de todo en el mismo comunicado conjunto mencionado previamente se menciona que “los presidentes atestiguaron la suscripción por parte de los cancilleres de la Carta de Intención en materia de cooperación bilateral que permitirá implementar en Guatemala el programa Jóvenes Construyendo el Futuro”. Por su parte, el gobierno americano renovará sus promesas de ayuda financiera a los países del Triángulo Norte de Centroamérica y su ayuda para atraer empresas que establezcan sus plantas productivas en esos países. Nada que no hayamos escuchado previamente. De ocurrir lo previsible, habremos desperdiciado una vez más una oportunidad de establecer convenios y programas que verdaderamente inicien la solución de los problemas que enfrentan los habitantes de Centroamérica y la zona sureste de México.

¿Qué sería entonces deseable? Biden ha dejado en claro que sus prioridades como gobierno son el fortalecimiento de la democracia y el estado de derecho en el mundo, programas multinacionales para disminuir el cambio climático, acciones en favor de la protección de los derechos humanos y programas anticorrupción. En defensa de estas prioridades ha realizado fuertes declaraciones en contra de los gobiernos y gobernantes de Bielorrusia, China, Rusia y Turquía, entre otros. Lo deseable por lo tanto sería que Kamala Harris expusiera estas prioridades como las prioridades a establecer en un programa conjunto entre Estados Unidos, México y los países del Triángulo Norte de Centroamérica.




Solo así podrá Estados Unidos solucionar verdaderamente las causas de la migración en la región, ya que la solución no está en tirar dinero en programas que crean empleos subsidiados, o en la presencia de fuerzas militares para contener el paso de migrantes, sino en construir un verdadero estado de derecho que proteja un marco institucional independiente de los caprichos de gobernantes en turno en cada una de estas naciones. Un marco institucional que permita gradualmente recuperar la seguridad que hoy está amenazada por la delincuencia organizada, eliminar la corrupción con una estructura que garantice la transparencia, y acceso a la información que permita combatirla. Un ambiente de negocios en el que pueda florecer la iniciativa privada como motor de innovación, productividad y generación de empleo sustentable aprovechando el T-MEC y los acuerdos comerciales entre Estados Unidos y las naciones centroamericanas. Por último, sistemas de salud y educación que doten a la población en general, pero en particular a la juventud de la región de las habilidades necesarias para hacer frente a la nueva economía del conocimiento que marca el progreso en el siglo 21.

¿Nos sorprenderá Kamala?

Te podría interesar otra opinión de Luis Ernesto Derbez:

Peor que un gobierno corrupto es un gobierno incompetente

Comentarios
object(WP_Query)#17801 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66603) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(66603) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17787 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17774 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17780 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "19-05-2021" ["before"]=> string(10) "16-06-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-05-19 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-06-16 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (66603) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17792 (24) { ["ID"]=> int(66287) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-04 00:10:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 05:10:50" ["post_content"]=> string(9064) "Al contrastar el relato del Génesis bíblico, el nuevo método ideado por René Descartes, basado en la duda sistemática, y el universo concebido como la consecuencia de ese fundacional Big-Bang, observamos tres maneras de entender el mundo que han marcado de forma distinta la historia de Occidente.  La semana anterior hablábamos de que desde sus orígenes el ser humano ha construido relatos y narrativas que le permitan entenderse a sí mismo, al mundo y su relación con los demás. Sin embargo, si bien esa tendencia a la creación de historias es universal, en cada etapa histórica y en cada cultura los contenidos han variado de forma profunda, pero lo que tampoco varía es la manera como el relato articula el lugar que tenemos en el mundo.  Para ejemplificarlo, citaré tres distintas narrativas que, cada una en su tiempo y circunstancia, terminaron por convertirse en paradigmas dominantes de la historia de Occidente. En primer lugar tenemos el génesis bíblico. En ese relato fundacional se cuenta el comienzo de la historia humana: a partir de la desobediencia, Adán y Eva son expulsados del paraíso para convertirse en habitantes del mundo. A partir de este desafortunado hecho, nuestra especie conoce el dolor, la culpa, el sufrimiento y la obligación de proveerse, a partir de su propio esfuerzo, de aquello que requiera para sobrevivir. Pese a lo anterior, Dios continúa considerando al ser humano como su creación más lograda y le hereda la Naturaleza entera para que disponga de ella.  Mucho más que un cuento pintoresco, esta narración da lugar a una comprensión completa del mundo. Acompañado de otros relatos complementarios, se trata de un discurso que sentó las bases para un tipo específico de organización social, una manera concreta de vincularnos con lo divino, una forma puntual de entender el bien y el mal, de relacionarnos entre mujeres y hombres y un modo de entender la Naturaleza y nuestra relación con ella que en gran medida ha permeado hasta nuestro tiempo.  Los relatos fundacionales como éste sientan las bases para la emergencia de una cosmovisión que lo abarca todo, que da lugar a ciertas posibilidades de interpretación y cierra la puerta para todas las demás. Una comprensión cósmica que, al mismo tiempo que acota el mundo limitándolo a su propia y exclusiva percepción, lo habilita, le permite existir, le da coherencia y sentido.   Un segundo ejemplo de relato determinante para la historia occidental fue articulado por René Descartes, quien, profundamente imbuido en la cosmovisión bíblica, consigue de forma genial dar un salto evolutivo. Dios es el centro del universo y encarna la gloria y la verdad, pero el ser humano, imperfecto y pecador, se engaña a sí mismo, con lo cual en muchas ocasiones es casi imposible discernir cuál es la verdad.  En busca de un fundamento axiomático e inequívoco que le permitiera reconocer la Verdad –con mayúscula– de la mentira, Descartes encontró en la duda sistemática un método que supuso infalible. Al dudar de todo no le quedó más remedio que vaciar su mente ante la posibilidad de que lo que había en ella fuese falso, hasta llegar a la esencia de lo que consideró lo humano: ya que estoy pensando, quiere decir que existo. Este dudar como sistema encarna un contraste total con la visión bíblica expresada antes. Pasar de entender el mundo como un territorio conocido a partir de las tradiciones y los presuntos conocimientos heredados, a asumirlo como un universo desconocido donde no es válido dar por sentado nada de lo que creemos saber de él, que funciona a partir de sus propias reglas internas y que estamos abocados a explorar y descubrir, da lugar a posibilidades inimaginables.  En su tiempo y su contexto, esta manera de relatar al ser humano fue una novedad genial, que no sólo se convirtió en el germen del método científico y del desarrollo tecnológico posterior, sino que hizo algo más. Con tres simples palabras, “pienso, luego existo”, Descartes inventó el Yo, inventó la modernidad, inventó al individuo y el pensamiento crítico. Se trata de un relato que replantea por completo el lugar que el ser humano había ocupado hasta entonces en el planeta y en el universo. Pero no todo fueron buenas noticias; esto, que sin duda se trató de una genialidad, tuvo como consecuencia subyacente la disociación entre la mente y el cuerpo, y, en una segunda fase, la separación entre civilización y naturaleza. Suena contradictorio que el mayor reto que enfrenta la humanidad tenga que ver con la consecuencia de llevar al extremo uno de sus más grandes saltos evolutivos. Resulta paradójico que los escenarios casi apocalípticos que nos describen los científicos, relacionados con la contaminación, el cambio climático y la aniquilación de especies, bosques y selvas sean producto del inconmensurable éxito de la cosmovisión cartesiana; sin embargo, así es.  Lo que durante tres siglos fue la verdad dominante se reflejó en nuestra relación de dominio, control y explotación desenfrenada para con el planeta, para con la Naturaleza en general y para con el resto de las especies.  El quiebre de esta narrativa cartesiana nació con la emergencia de una cosmogonía más reciente, fundada en el concepto que conocemos como “big bang”. Este relato nuevamente, como lo hizo la narración bíblica y la intuición de Descartes, refunda el cosmos completo. Por primera vez en Occidente el universo no empieza con la existencia del yo humano, sino que se retrotrae millones de años, hasta una misteriosa explosión primigenia. Poco a poco, y tras una serie de azares inexplicables, apareció la vida que conocemos y finalmente los humanos, desamparados en la inmensidad de lo que pudiera ser un cosmos inerte, incierto y vacío.    Para efectos de la REALIDAD –con mayúscula– nada ha cambiado en los últimos cuatro siglos: la gravedad es la misma, los ríos y los mares están en el mismo lugar y operan según las dinámicas de siempre, las agrupaciones humanas siguen siendo las mismas; pero, para la comprensión particular del ser humano, el cosmos en que apareció Adán, así como aquel en que vivió Descartes en el siglo XVI y XVII, habían dejado de existir. La nueva visión introduce elementos inéditos en la forma de interpretar la existencia. La incertidumbre, la desesperanza, la conmoción que significa reconocer la minúscula dimensión humana dentro de un cosmos de dilatadísima historia e inmensidad creciente y la estremecedora certeza de que por primera vez en la historia del planeta una especie está en posibilidad real de destruir la biósfera completa. Pero al mismo tiempo la nueva cosmovisión ha permitido la comprensión sistémica del planeta, la complejidad y profundidad de las incontables interacciones entre los distintos niveles de la vida y los efectos que la mano humana ha dejado en las diversas manifestaciones de la biósfera. También se debe a esta nueva visión el alargamiento sin precedente de la esperanza de vida, la búsqueda genuina por la inclusión, la cooperación, la diversidad y la participación de todas las culturas y todos los seres humanos, el desarrollo de tecnologías que favorecen la movilidad –incluida la posibilidad de salir del planeta–, el comercio global y la comunicación entre humanos de todas latitudes, la búsqueda de la igualdad y de la erradicación del racismo, el sexismo, el fundamentalismo y todo aquello que produce conflictos entre las personas y las diversas culturas.    La próxima semana iremos más a fondo acerca de las enormes diferencias que para la vida cotidiana implica una cosmovisión u otra.       Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(40) "Tres ejemplos de narrativas occidentales" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "tres-ejemplos-de-narrativas-occidentales" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-03 22:34:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 03:34:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66287" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17725 (24) { ["ID"]=> int(66194) ["post_author"]=> string(2) "23" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-02 14:59:41" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-02 19:59:41" ["post_content"]=> string(4626) "Este domingo 6 de junio viviremos la elección más grande de la historia de nuestro país, donde estarán en juego 20 415 cargos de representación popular, sobresaliendo la integración de la totalidad de la Cámara de Diputados, el espacio más disputado por su importancia estratégica para la creación de legislación y definición y control del presupuesto federal; y la renovación de 15 gubernaturas, lo cual determina el dominio territorial y presupuestos de poco menos de la mitad del país. Participan 10 partidos políticos nacionales por dichos cargos y se registraron 125 324 candidatos en el proceso electoral. Tratando de identificar las características propias del actual proceso, de entrada es probable que sea el más violento de la historia por la cantidad de candidatos asesinados y amenazados por la delincuencia común o la delincuencia organizada, un visible riesgo para nuestra democracia. Además, destaca el ataque, descalificación y amenaza a las autoridades electorales.  Desde mi humilde punto de vista, esta campaña electoral la ganó el presidente de la República, quien estableció los términos de referencia de la competencia y se convirtió en el centro de atención. El presidente dejó en claro que esta elección es un referéndum entre quienes están de acuerdo con su propuesta de cambio de régimen denominado la Cuarta Transformación (4T) y quienes no lo están. Dominó la agenda del debate nacional e incluso local, como el caso de la elección a gobernador de Nuevo León. Y aunque no aparecerá en las boletas electorales, ha dejado en claro que la decisión del domingo tiene que ver con su liderazgo al frente de la transformación del país. Este protagonismo del presidente, lo apuntaló gran parte de los spots de los partidos de oposición que se dedicaron a criticar las acciones del gobierno federal, de Morena y del presidente, olvidándose prácticamente de proponer una alternativa de proyecto de gobierno. Y ante las limitaciones para explicar la alianza Va por México entre el PRI, el PAN y el PRD, le facilitaron la labor a sus detractores descalificándolos como “el viejo PRIAN” que solo busca regresar al gobierno para recuperar sus privilegios a través de practicar sus vicios ligados a la corrupción, la impunidad y la desigualdad. Los partidos políticos todos, incluyendo a Morena, quedaron exhibidos como incapaces de cambiar y entender a un electorado harto de lo mismo y dieron muestras de la baja calidad de sus liderazgos, cuadros y de sus escasas capacidades para debatir el presente y futuro del país. Ello contribuyó a que la ciudadanía se desconectara del proceso electoral, ya de por sí abrumada por la pandemia, sus consecuencias económicas y la gran incertidumbre sobre el futuro. Frente a este escenario ¿qué se espera que suceda después de la elección? Creo que vendrá la pelea de los partidos políticos y del propio presidente por los resultados cuando les sean adversos, las acusaciones de todo tipo, la polarización, la desinformación y la continuación de la demolición de las instituciones electorales. Y, claro, el anuncio de una nueva reforma electoral. Es muy probable que varios resultados de las elecciones a gobernador y presidencias municipales terminen en tribunales. De lo que estoy convencido es que el presidente, un animal político astuto y previsor, iniciará su estrategia con miras al proceso de revocación de mandato del próximo año, donde sí será protagonista y le permitirá terminar su gestión con claras ventajas electorales y un indiscutible liderazgo político. Lo único que puede complicarle el mapa de ruta presidencial serían que las ambiciones y los conflictos internos se salieran de cauce en su partido y en su equipo de gobierno; y el desbordamiento de la polarización del país. Y, por supuesto, el comportamiento del país vecino del norte. No hay desperdicio en la visita el día 07 de junio de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. Recordemos que en política no hay casualidades. Contacto: www.marcopaz.mx, [email protected], Twitter: @marcopazpellat, www.facebook.com/MarcoPazMX, www.ForoCuatro.tv y www.ruizhealytimes.com" ["post_title"]=> string(24) "Después de la elección" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "despues-de-la-eleccion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-02 14:59:41" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-02 19:59:41" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66194" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17792 (24) { ["ID"]=> int(66287) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-06-04 00:10:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 05:10:50" ["post_content"]=> string(9064) "Al contrastar el relato del Génesis bíblico, el nuevo método ideado por René Descartes, basado en la duda sistemática, y el universo concebido como la consecuencia de ese fundacional Big-Bang, observamos tres maneras de entender el mundo que han marcado de forma distinta la historia de Occidente.  La semana anterior hablábamos de que desde sus orígenes el ser humano ha construido relatos y narrativas que le permitan entenderse a sí mismo, al mundo y su relación con los demás. Sin embargo, si bien esa tendencia a la creación de historias es universal, en cada etapa histórica y en cada cultura los contenidos han variado de forma profunda, pero lo que tampoco varía es la manera como el relato articula el lugar que tenemos en el mundo.  Para ejemplificarlo, citaré tres distintas narrativas que, cada una en su tiempo y circunstancia, terminaron por convertirse en paradigmas dominantes de la historia de Occidente. En primer lugar tenemos el génesis bíblico. En ese relato fundacional se cuenta el comienzo de la historia humana: a partir de la desobediencia, Adán y Eva son expulsados del paraíso para convertirse en habitantes del mundo. A partir de este desafortunado hecho, nuestra especie conoce el dolor, la culpa, el sufrimiento y la obligación de proveerse, a partir de su propio esfuerzo, de aquello que requiera para sobrevivir. Pese a lo anterior, Dios continúa considerando al ser humano como su creación más lograda y le hereda la Naturaleza entera para que disponga de ella.  Mucho más que un cuento pintoresco, esta narración da lugar a una comprensión completa del mundo. Acompañado de otros relatos complementarios, se trata de un discurso que sentó las bases para un tipo específico de organización social, una manera concreta de vincularnos con lo divino, una forma puntual de entender el bien y el mal, de relacionarnos entre mujeres y hombres y un modo de entender la Naturaleza y nuestra relación con ella que en gran medida ha permeado hasta nuestro tiempo.  Los relatos fundacionales como éste sientan las bases para la emergencia de una cosmovisión que lo abarca todo, que da lugar a ciertas posibilidades de interpretación y cierra la puerta para todas las demás. Una comprensión cósmica que, al mismo tiempo que acota el mundo limitándolo a su propia y exclusiva percepción, lo habilita, le permite existir, le da coherencia y sentido.   Un segundo ejemplo de relato determinante para la historia occidental fue articulado por René Descartes, quien, profundamente imbuido en la cosmovisión bíblica, consigue de forma genial dar un salto evolutivo. Dios es el centro del universo y encarna la gloria y la verdad, pero el ser humano, imperfecto y pecador, se engaña a sí mismo, con lo cual en muchas ocasiones es casi imposible discernir cuál es la verdad.  En busca de un fundamento axiomático e inequívoco que le permitiera reconocer la Verdad –con mayúscula– de la mentira, Descartes encontró en la duda sistemática un método que supuso infalible. Al dudar de todo no le quedó más remedio que vaciar su mente ante la posibilidad de que lo que había en ella fuese falso, hasta llegar a la esencia de lo que consideró lo humano: ya que estoy pensando, quiere decir que existo. Este dudar como sistema encarna un contraste total con la visión bíblica expresada antes. Pasar de entender el mundo como un territorio conocido a partir de las tradiciones y los presuntos conocimientos heredados, a asumirlo como un universo desconocido donde no es válido dar por sentado nada de lo que creemos saber de él, que funciona a partir de sus propias reglas internas y que estamos abocados a explorar y descubrir, da lugar a posibilidades inimaginables.  En su tiempo y su contexto, esta manera de relatar al ser humano fue una novedad genial, que no sólo se convirtió en el germen del método científico y del desarrollo tecnológico posterior, sino que hizo algo más. Con tres simples palabras, “pienso, luego existo”, Descartes inventó el Yo, inventó la modernidad, inventó al individuo y el pensamiento crítico. Se trata de un relato que replantea por completo el lugar que el ser humano había ocupado hasta entonces en el planeta y en el universo. Pero no todo fueron buenas noticias; esto, que sin duda se trató de una genialidad, tuvo como consecuencia subyacente la disociación entre la mente y el cuerpo, y, en una segunda fase, la separación entre civilización y naturaleza. Suena contradictorio que el mayor reto que enfrenta la humanidad tenga que ver con la consecuencia de llevar al extremo uno de sus más grandes saltos evolutivos. Resulta paradójico que los escenarios casi apocalípticos que nos describen los científicos, relacionados con la contaminación, el cambio climático y la aniquilación de especies, bosques y selvas sean producto del inconmensurable éxito de la cosmovisión cartesiana; sin embargo, así es.  Lo que durante tres siglos fue la verdad dominante se reflejó en nuestra relación de dominio, control y explotación desenfrenada para con el planeta, para con la Naturaleza en general y para con el resto de las especies.  El quiebre de esta narrativa cartesiana nació con la emergencia de una cosmogonía más reciente, fundada en el concepto que conocemos como “big bang”. Este relato nuevamente, como lo hizo la narración bíblica y la intuición de Descartes, refunda el cosmos completo. Por primera vez en Occidente el universo no empieza con la existencia del yo humano, sino que se retrotrae millones de años, hasta una misteriosa explosión primigenia. Poco a poco, y tras una serie de azares inexplicables, apareció la vida que conocemos y finalmente los humanos, desamparados en la inmensidad de lo que pudiera ser un cosmos inerte, incierto y vacío.    Para efectos de la REALIDAD –con mayúscula– nada ha cambiado en los últimos cuatro siglos: la gravedad es la misma, los ríos y los mares están en el mismo lugar y operan según las dinámicas de siempre, las agrupaciones humanas siguen siendo las mismas; pero, para la comprensión particular del ser humano, el cosmos en que apareció Adán, así como aquel en que vivió Descartes en el siglo XVI y XVII, habían dejado de existir. La nueva visión introduce elementos inéditos en la forma de interpretar la existencia. La incertidumbre, la desesperanza, la conmoción que significa reconocer la minúscula dimensión humana dentro de un cosmos de dilatadísima historia e inmensidad creciente y la estremecedora certeza de que por primera vez en la historia del planeta una especie está en posibilidad real de destruir la biósfera completa. Pero al mismo tiempo la nueva cosmovisión ha permitido la comprensión sistémica del planeta, la complejidad y profundidad de las incontables interacciones entre los distintos niveles de la vida y los efectos que la mano humana ha dejado en las diversas manifestaciones de la biósfera. También se debe a esta nueva visión el alargamiento sin precedente de la esperanza de vida, la búsqueda genuina por la inclusión, la cooperación, la diversidad y la participación de todas las culturas y todos los seres humanos, el desarrollo de tecnologías que favorecen la movilidad –incluida la posibilidad de salir del planeta–, el comercio global y la comunicación entre humanos de todas latitudes, la búsqueda de la igualdad y de la erradicación del racismo, el sexismo, el fundamentalismo y todo aquello que produce conflictos entre las personas y las diversas culturas.    La próxima semana iremos más a fondo acerca de las enormes diferencias que para la vida cotidiana implica una cosmovisión u otra.       Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(40) "Tres ejemplos de narrativas occidentales" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "tres-ejemplos-de-narrativas-occidentales" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-06-03 22:34:09" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-06-04 03:34:09" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=66287" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(85) ["max_num_pages"]=> float(43) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "2c2d9bbea8079bf1879e5c94917479c4" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Tres ejemplos de narrativas occidentales

Al contrastar el relato del Génesis bíblico, el nuevo método ideado por René Descartes, basado en la duda sistemática, y el universo...

junio 4, 2021

Después de la elección

Este domingo 6 de junio viviremos la elección más grande de la historia de nuestro país, donde estarán en juego 20 415...

junio 2, 2021




Más de categoría
Honor y predicamento del clasemediero

Honor y predicamento del clasemediero

Vamos cerrando ciclos, no pretendo aburrir al respetable con nuevas crónicas de infortunios y desencuentros entre la clase media...

junio 15, 2021
Los nacimientos como política de estado: China

Los nacimientos como política de estado: China

China es actualmente un referente económico a nivel mundial. En las últimas décadas, su crecimiento económico le ha permitido...

junio 15, 2021

La orfandad de la clase media progresista

Las clases medias, tanto las progresistas como las silenciosas, se sienten traicionadas e ignoradas por un proceso de transformación...

junio 11, 2021