LA OTRA CARA del CORONAVIRUS

En los últimos meses, prácticamente todo el mundo ha estado involucrado con los desastrosos efectos del coronavirus, ahora sabemos cómo cada estado, país o comunidad han enfrentado este problema conforme a los recursos y los apoyos que...

Antonio G Trejo   |  julio 30, 2020

En los últimos meses, prácticamente todo el mundo ha estado involucrado con los desastrosos efectos del coronavirus, ahora sabemos cómo cada estado, país o comunidad han enfrentado este problema conforme a los recursos y los apoyos que se les han asignado. El flujo de información ha revelado que no todos los escenarios de la pandemia han recibido la misma atención ni han obtenido los mismos recursos. Es precisamente el caso de hoy donde se expondrá la realidad de millones de mexicanos que trabajan en los Estados Unidos. 

Aunque no hay estadísticas precisas, se calcula que existen de 25 a 28 millones de trabajadores indocumentados en EEUU. Un trabajador de esta categoría no posee ninguno de los beneficios o prestaciones laborales, es decir, no tienen seguro médico, pagan su Seguro Social pero no pueden retirar su saldo al momento de su retiro, su acceso a la educación superior es dificultoso, deben tener una vida impecable porque cualquier delito, por leve que sea, puede significarle la deportación, los Departamentos de Transito de muchos Estados les niegan el privilegio de una licencia para conducir, si acaso se las otorgan estará marcada señalando su condición migratoria. En fin, son muchas las limitaciones que aquejan a estos trabajadores.

Las condiciones de trabajo son restrictivas, la mayoría trabaja sin contrato, solo por temporadas que suelen prolongarse a conveniencia del patrón. Los horarios son inamovibles, inclusive sábados y domingos, los salarios no son negociables, simplemente ganan lo que el patrón les ofrece. Cualquier accidente de trabajo corre por cuenta del operario, aunque existen patrones generosos no son la mayoría, no tienen derecho a vacaciones ni días de asueto, la realidad es muy simple: horas trabajadas = horas pagadas.  Las posibilidades de trabajo simplemente siguen el concepto de la oferta y la demanda pero aun así, puedes perder el trabajo a voluntad del patrón. Los cheques de cada semana desglosan los impuestos y los descuentos oficiales de los cuales los trabajadores rara vez disfrutan.

Como se puede apreciar, las condiciones no son muy atractivas. La gran mayoría de los trabajos son en la intemperie donde en ocasiones las temperaturas son extremas, el ritmo y el volumen de los trabajos es muy agobiante y exhaustivo (trabajos agrícolas 8-9 horas diarias de trabajo continuo, carnicero en una línea de corte durante 8 horas con media hora de descanso, etc. etc.). Obviamente, se necesita ser una persona muy comprometida y responsable para cumplir y soportar todas esas condiciones. Para sorpresa de muchos, los mexicanos las cumplen. Este país ha necesitado e importado trabajadores extranjeros para solventar sus necesidades domésticas, industriales y tecnológicas pero ninguno como los mexicanos que han demostrado esa versatilidad y esa competencia para llenar la gran mayoría de vacantes que se abren en todos los campos de trabajo. La mano de obra no calificada siempre ha tenido una importancia fundamental en la economía de este país, algunas de las razones: su gran versatilidad, su disposición para el trabajo y el bajo salario y las inexistentes prestaciones y beneficios que tendrían que pagar a otros trabajadores documentados. En términos generales estas son las diversas labores que desempeñan los trabajadores:

  • Los rastros. El trabajo es riesgoso, por lo menos siete horas diarias de pie, en un espacio reducido, bajo la presión de la cadena de distribución y la calidad del trabajo. 
  • Construcción. Trabajos variados, algunos muy riesgosos, con herramientas de alto poder, trabajo físico en condiciones atmosféricas a veces extremas, sujeto a horarios estrictos y calidad del trabajo.
  • Jardinería. Trabajo físico sujeto a calendario y horarios.
  • Costureras y otros Trabajos Manuales. Sujeto a rígidos volúmenes y horarios, muchas veces se trabajan horas extras.
  • Restaurantes. Trabajo multidisciplinario, gran coordinación de actividades.
  • Hoteles. Trabajo multidisciplinario de esmerado servicio al público.
  • Industria Alimenticia. Trabajo muy diverso, desde la recolección de las piezas en el campo hasta la producción o empaque en las compañías especializadas. Requiere de cierto entrenamiento técnico.
  • Trabajo doméstico/ de apoyo familiar. Sirven de apoyo a familias en diversos trabajos del hogar. En ocasiones se trata de cuidar pequeños o ancianos que no pueden valerse por sí mismos. Se requiere de gran integridad y probada honradez.
  • Agricultura. Trabajos en el campo, riego, siembra, maduración, recolecta, industrialización, logística y transporte. Trabajo muy demandante, en ocasiones solo es temporal y en diferentes locaciones.

El hecho de que estos trabajadores no tengan un contrato que les permita planear a largo plazo implica que siempre andarán a la búsqueda de una mejor oportunidad, en diferentes ambientes y localidades. Esto requiere un sacrificio de tiempo y dinero y exige la necesidad de un transporte confiable.

La pandemia del coronavirus se ha convertido en un gran factor de selección natural en el caso de las familias de los trabajadores. Para que una familia pueda subsistir es casi obligatorio que la pareja tenga que trabajar, luego el primer problema que tienen es que las escuelas han cerrado y los niños deberán quedarse solos en casa y sin la comida del medio día. Acto seguido, cada uno debe procurarse el transporte y organizarse con otros trabajadores, después cumplir sus jornadas de trabajo y regresar a sus hogares. 


Las medidas de precaución para evitar los contagios son simples para cualquier persona, pero no para ellos. No usan tapaboca porque no están acostumbrados, muchos lo consideran innecesario. La sana distancia es prácticamente imposible, pues viajan en grupos dentro de un automóvil o sus lugares de trabajo están diseñados para espacios muy limitados. El lavado de las manos también es azaroso, algunos podrán cumplir, depende del tipo de trabajo que hagan. Una persona en estas condiciones pasa de 6-8 horas en constante proximidad con otra, situación ideal para adquirir la infección, solo es cuestión de tiempo. El nivel de estrés y angustia que el trabajador genera y acumula a diario automáticamente le disminuye sus defensas inmunológicas y obviamente le hace más susceptible al contagio.

Recordemos que estos trabajadores no tienen derecho a enfermarse ni tienen tiempo para irse a hacer un examen, ni los recursos para una consulta médica, están totalmente desprotegidos. Pudiera ser que algún Centro de Salud ofrece la consulta o la prueba gratis, el trabajador deberá sacrificar su día de trabajo para atender la situación médica. Muchas compañías adoptan medidas protectoras para el trabajador o por lo menos tienen ciertas consideraciones con ellos; pero la regla general es lo inverso, es decir, las compañías no hacen nada y solo esperan a que se disemine la infección. Existen otras que ni siquiera las reportan a los Departamentos de Salud; sino que son éstos los que reciben los reportes y acuden a clausurar las plantas procesadoras por razones de la epidemia. Esto ha sucedido en muchas compañías grandes (rastros, empacadoras y procesadoras de alimentos, etc). a lo largo de todo el país. 

Muchos de los trabajadores infectados son atendidos por sus familiares quienes tratan de procurarles la mejor atención, en otras ocasiones los trabajadores viven solos o con algún compañero y mueren en su casa, sin ninguna atención, sin ningún auxilio. Muchos periódicos de las principales ciudades han reportado los innumerables casos de cadáveres abandonados en sus domicilios. En muchas ocasiones, la tragedia es terrible cuando alguno de los cónyuges resulta infectado, primero deberá aislarse para evitar el contagio de los demás, después la familia tendrá que prescindir del salario del infectado. En ocasiones los hospitales cobran parcialmente en otras se considera que los enfermos son tan pobres que no pueden pagar la cuenta. Todo es cuestión de suerte y del volumen de la infección, pues a las autoridades les interesa controlar la epidemia no se afanan por cobrar una cuenta difícil. 

Es impresionante el caos y el desorden social que esta pandemia ha generado, los estados como Colorado, Nevada, California, Arizona, Texas y las dos Carolinas, donde existen las mayores concentraciones de trabajadores mexicanos, han visto sus estadísticas incrementadas al máximo, precisamente por que son poblaciones con una frágil economía que no les permite quedarse en su casa y por las condiciones tan desventajosas en que trabajan. Para ellos cualquier gasto extra es crítico y demoledor; tanto así que un sector de la población (particulares, iglesias, autoridades del Condado o del Estado, organizaciones de caridad, empresas, etc.) han decidido ayudarlos con comedores gratuitos, despensas, teléfonos y servicios de auxilio médico, transporte e inclusive el pago de cuentas. Algunos Condados han decidido no lanzar a la calle a los damnificados por falta del pago de la renta, por ejemplo, El Condado de Los Ángeles tiene como fecha limite el 30 de septiembre, que posiblemente se va a ampliar a una fecha posterior. Existe también el efecto contrario de la discriminación y el abuso donde las reglas y los convenios de buena voluntad no funcionan.

Las huellas visibles e invisibles de esta desgracia son inconmensurables, debemos entender que es necesario cambiar y adoptar otro tipo de medidas y criterios para enfrentar estas calamidades, los virus han funcionado de la misma manera desde hace miles de años y les ha dado buen resultado, luego, somos nosotros los que tenemos que planear otras formas y otras conductas para sobrevivir con más holgura, con más organización. 

Una gran proporción del pueblo norteamericano valora el enorme esfuerzo y sacrificio de muchos mexicanos y otros trabajadores extranjeros, por lo cual considero que sería un buen momento para tratar de cambiar las disposiciones legales para favorecer a estos trabajadores, el problema es que esto lleva tiempo y no podemos permanecer cruzados de brazos. 

En México, la administración estilo Lozoya y la clase política virtualmente acabaron con la riqueza petrolífera y ahora solo quedan una maltrecha industria turística y las remesas que llegan de EEUU. Después de 18 meses de ensayo presidencial, el titular todavía pretende ilustrarnos con sus clases de economía y estadística cuando no se ha dado cuenta de que tiene serias dificultades para sumar y restar. A estas fechas sus otras cifras ya no impresionan a nadie. 

Sin embargo, no podemos negar que tiene una gran disposición para desaparecer programas y presupuestos que posteriormente aparecerán en forma de proyectos para favorecer a sus pobres ninis, una clase indefinida de la cual puedes obtener el voto electoral y el apoyo para perpetuarte en el Palacio Nacional.


AMLO se ha adueñado del erario público y lo ha dispuesto a su voluntad y criterio repartiendo el dinero como si fuese un rey mago, en nada me extrañaría que en breve introdujera un impuesto a las remesas por el concepto de percepciones extranjeras o bien pudieran ser: inversiones gansito. 

Sirva esta columna como un sentido reconocimiento a los miles de mexicanos que perdieron la vida y a los que aun luchan por una vida mejor para sus hijos. Mis mejores deseos para todos ustedes.

Miguel Barbosa dialoga con empresarios sobre reapertura de actividades en Puebla

 Gabinete de salud federal trabajará en Puebla el viernes Este día, el Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta informó que sostuvo un...

Peje Mentiroso

En estos días tuve oportunidad de hablar con uno de los  más prestigiados expertos mexicanos en gestión de aguas internacionales para tratar...


Más de categoría

Cinismo

Cinismo: 1. Actitud de la persona que miente con descaro y defiende o practica de forma descarada, impúdica y...

La Era Covid: ¿Economía o salud?

A la luz de la Era Covid, los gobiernos de todas las naciones tienen un problema paradójico por resolver:...

No se debe alzar la voz... se debe elevar el nivel de los argumentos

“El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”. -Lord Acton Desgraciadamente, el nivel del debate político en México…...

Cuarto de Crisis | Violencia en familia

@JOECRISIS El Covid-19 de la mano con el confinamiento de millones de mexicanos es sinónimo de violencia familiar.  Según...