La Industria del Juego con Apuesta… ¡Sin Adecuada Regulación!

Los proyectos insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, el aeropuerto Felipe Ángeles ―dice que es el más moderno que se está construyendo en el mundo en la actualidad―, la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya,...

11 de marzo, 2021 La Industria del Juego con Apuesta… ¡Sin Adecuada Regulación!

Los proyectos insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador, el aeropuerto Felipe Ángeles ―dice que es el más moderno que se está construyendo en el mundo en la actualidad―, la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya, etcétera, algún día entrarán en operación, pese a quien le pese y sin importar los cuestionamientos  de algunos especialistas.

Sin duda, los proyectos del presidente están generando empleos e inversiones importantes. En el Tren Maya participan empresas privadas como el Grupo Carso y tengo entendido que las empresas del caballista Germán Larrea participan y el Grupo ICA también. Se mandaron a fabricar a China los rieles –quiero suponer mediante alguna licitación– y es una pena que la industria del acero mexicana no participara. 

Además de estos proyectos, existen muchas actividades económicas que se deben atender y regular, para las cuales falta que el gobierno los identifique y tenga interés en desarrollar una legislación correcta con reglas de operación adecuadas. En la actividad que me voy a referir, dejan mucho que desear ya que la discrecionalidad para su aplicación sigue mandando y se necesita hacer efectiva la principal bandera del gobierno del presidente: desterrar la corrupción. 

Se acaba de aprobar en comisiones en San Lázaro el uso lúdico de la mariguana. Se discute en el pleno y luego irá al Senado. ¡Excelente!, es necesario regularla. En mi opinión falta regular “todas las drogas” con lo que se podría ayudar a disminuir el crimen organizado, que es uno de los cánceres de esta sociedad. ¿Por qué regular a cuentagotas?

Sin embargo, hay otras actividades que se deben atender, entre ellas la que conozco: la Industria del Juego con Apuesta que está olvidada, descuidada y lo más grave, sin regulación gubernamental adecuada. La ley que la rige es de 1947 y su reglamento fue promulgado en 2014, en tiempos de Vicente Fox, por Santiago Creel, que permitió ―mañosamente― que los “Casinos” operen. Alguien muy cercano al Grupo Caliente de Jorge Hank me decía que el grupo que impulsó el Reglamento se había despachado con la cuchara grande con 50 permisos en Acapulco. Me decía que pudieran valer un millón de dólares cada uno. A lo largo del país hay más de 350 casas de juego funcionando, como dije, con una regulación muy… a modo. La autorización de estos negocios se hizo de forma discriminada y favoreciendo a amigos mayormente. 

El presidente tiene razón: los gobiernos neoliberales se despacharon a sus anchas. En 1994 le presentamos a los gobernadores de Veracruz y Guanajuato, Dante Delgado y Carlos Medina Plascencia respectivamente, un proyecto para construir y operar hipódromos creando un Circuito Hípico y nos dieron su anuencia; en Gobernación el permiso fue negado, arguyendo que ese tipo de negocios estaban en estudio. Después, mi amigo, el inversionista falleció y allí quedó el proyecto…




Esta industria, ligada íntimamente al turismo, puede ser generadora de muchos empleos bien remunerados y, sobre todo, impuestos y derechos, pero, como he reiterado, al parecer no hay interés en atenderla. 

En una conferencia mañanera, por allá de septiembre de 2020, el periodista Esteban Durán Acosta le preguntó al presidente acerca de algunos permisos que se expidieron para abrir más casas de apuesta y como resultado, cuando se descubrió que había manejos sospechosos, el director de Juegos y Sorteos, el maestro Luis Calvo Reyes renunció a su cargo. 

En esa ocasión, don Andrés Manuel reiteró que no se iban a dar más permisos y en mi opinión, no basta. Es tiempo de revisar toda la regulación de esta Industria y volver a promover la promulgación de una nueva Ley en la materia para obtener un crecimiento de la industria.

Ha habido intentos de impulsar y regular la Industria del Juego. En 1995, la Cámara de Diputados convocó a un Foro que se realizó en Huatulco a la cual asistimos y presentamos una ponencia. A ese foro asistió el actual secretario de Turismo, Miguel Torruco, por lo que debe estar interesado en regular a fondo esta actividad. 

En el sexenio pasado, se creó en la Cámara de Diputados una Comisión Especial para tal fin, presidida por el ahora subsecretario de Seguridad Federal, Ricardo S. Mejía Berdeja. Se volvió a convocar a un Foro en Guadalajara a la cual nos invitaron y también presentamos una ponencia. Como resultado, los diputados formularon y aprobaron una Ley en la que los pudimos convencer, que se incluyera la Industria Hípica en la regulación, pues no estaba contemplada. La idea de la citada Ley es crear el “Instituto Nacional de Juegos y Sorteos” como Órgano Desconcentrado de la SEGOB. 

Logramos, para beneficio de la Industria Hípica, que se incluyeran dos párrafos:

Cumplir, en el caso del órgano técnico de consulta especializado en materia hípica, con las siguientes obligaciones adicionales:

a) Proponer al Instituto un reglamento de carreras de caballos quecontenga las reglas, técnicas y criterios que garanticen laimparcialidad y transparencia de la actividad hípica, y

b) Presentar al Instituto para su aprobación un programa de fomento y desarrollo de la industria hípica nacional.

Este último párrafo da la posibilidad de que tengamos una actividad muy dinámica, aunque no es suficiente y lo que se necesita es crear dentro del Instituto una “Comisión de Carreras” como Dios manda. 

La mentada Ley está congelada en el Senado y es tiempo que el doctor Ricardo Monreal y los legisladores de las comisiones respectivas le den una revisada e impulsarla, y también involucrar a la Secretaría de Economía, ya que a Tatiana Clouthier le pudiera interesar. 

Este país necesita, repito, la creación de muchos empleos bien remunerados y la Industria Hípica puede contribuir a ello. Un caballo estabulado en un Hipódromo debe producir 3.5 empleos directos, más los indirectos. Hace años había cuatro Hipódromos; hoy existe uno moribundo.

¿Nos harán caso…?

Comentarios
object(WP_Query)#17675 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62471) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62471) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(false) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17746 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17683 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17726 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "23-03-2021" ["before"]=> string(10) "20-04-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-03-23 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-04-20 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62471) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17719 (24) { ["ID"]=> int(63372) ["post_author"]=> string(2) "91" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-03 15:39:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-03 20:39:47" ["post_content"]=> string(12059) "Tanto para fieles como para no creyentes, la Semana Santa es un tiempo cargado de significados que apelan directamente al nudo existencial del ser humano. Alegría, tristeza, culpa, pena, dolor y redención son experiencias que todos vivimos durante nuestras vidas. Es el quid que la filosofía existencialista del siglo XX analiza en su estudio del ser humano que, a su vez, viene de postulaciones anteriores como el Angst de Kierkegaard o la noción más antigua de "inquietud" como lo expresó san Agustín a lo largo de su pensamiento1 Todo este entramado existencial se manifiesta en nuestra libertad, nuestra capacidad de elegir y ejecutar nuestra voluntad según nuestro arbitrio, nuestro compás moral2, nuestros deseos y nuestro proyecto de vida. De esta manera, cuando alguien hace una acción buena, es celebrado; cuando hace algo perverso, es vituperado y castigado. Dejó escrito san Agustín: "El libre albedrío fue concedido al hombre para que conquistara méritos, siendo bueno no por voluntad, sino por libre voluntad"3 . Esta es la idea fundamental que le da sentido a toda ética. Es gracias a nuestra nuestra libertad que podemos convertirnos en mejores personas. De la misma manera, en la esfera pública y política, cuando alguien comete un crimen voluntariamente, como sociedad y en aras del bien común y de la preservación de la misma, se le castiga de acuerdo a las leyes acordadas por el constituyente y la legislación vigente. Un claro ejemplo es la tipología que se le da al homicidio en el derecho penal. Para establecer este criterio, se tornó la mirada a lo que la psicología ha postulado respecto al homicidio. El investigador Albert Roberts, por ejemplo, postula cuatro tipologías principales para clasificar los homicidios de acuerdo a las causas o intencionalidades de las personas involucradas. El primero es provocado por un altercado discusión súbita e intensa. Después, está el que es considerado como delito grave, donde hay una expresa intención de matar a otra persona. La tercera tipología es resultado de una condición preexistente de violencia doméstica. La cuarta y última es el homicidio accidental4. Como es posible apreciar, la diferencia radica en nuestro grado de intención, es decir, nuestra libertad.  Lo que me parece más importante de esta fecha es que nos recuerda a todo el género humano que nuestras acciones tienen consecuencias reales que impactan la vida ajena. Lejos del mito que ha ido apoderándose de nuestra cultura contemporánea, nuestra libertad no es absoluta ya que todas las personas dependemos de otros seres humanos. Es decir, nuestras elecciones repercuten en las vidas ajenas así como éstas afectan la propia. Tales efectos pueden causar alegría, felicidad y placer, así como dolor, odio, tristeza y sufrimiento. El filósofo francés, Paul Ricoeur, describió el sufrimiento como “disminución de nuestra integridad física, psíquica o espiritual […] sobre todo, el sufrimiento opone a la reprobación la lamentación; porque si la falta hace al hombre culpable, el sufrimiento lo hace víctima: contra esto clama la lamentación"5 . En otras palabras, el sufrimiento es una pasión que, dependiendo de la relación entre personas, convierte a uno en culpable y a otro en víctima. La distinción es clarísima en situaciones como la señalada anteriormente. El homicida es culpable de causar la muerte de la otra persona y ésta es la víctima. Sin embargo –y este es el punto al que quiero traer la atención del lector– esta situación donde una persona daña a otra no necesita escalar a este grado para percatarnos que diariamente cometemos el mal contra los demás. Muchas veces, sin darnos cuenta. Y en muchas otras ocasiones, con toda la intención de acometerlo –y convencidos de que estamos justificados en hacerlo–. Esta situación, hecho innegable, es uno de los puntos que considero destaca la Semana Santa. Que todos hacemos y haremos el mal. Que nuestra libertad no es absoluta y necesitamos de los demás para construir el bien. Incluso, nuestras leyes y juicios –que están basados en una pretendida neutralidad– son deficientes y fallan. Pensar lo contrario es sencilla y llanamente pura soberbia.  ¿Significa que nuestros esfuerzos son en vano? ¡Todo lo contrario! Nuestras fallas como personas, nuestra imperfección como seres limitados, se auxilian en la unidad de la comunidad y la sociedad. Al menos, mientras exista un espíritu de empatía y solidaridad. Y este es un punto que considero que en esta celebración se pone de manifiesto: el espíritu de perdón y redención. Insisto, aunque no sea uno creyente, estos son valores y virtudes que toda persona consideraría como algo bueno. Ya que, cuando uno acepta el error, da la bienvenida a la posibilidad de cambiar para crecer y mejorar como persona, es decir que el reconocimiento del error es la condición de posibilidad y la señal por excelencia de que la intención quiere ser mejor.    Por último, quisiera resaltar la función del concepto de "pecado" dentro de nuestra sociedad actual en este rápido recorrido del entramado existencial humano. El psicólogo Manuel Villegas se cuestiona lo siguiente: "¿Cómo podemos tratar con el sentimiento de culpa si no reconocemos el concepto de 'pecado'?"6 . En primer lugar, me parece que el reconocimiento de la importancia del concepto de “pecado” para explicar con precisión el sentimiento de culpa por parte de un psicólogo pone de manifiesto que la naturaleza del mal moral no se puede explicar solo con las herramientas de la ciencia moderna-experimental. Hemos de ser fieles a nuestro credo de tolerancia y apertura contemporánea, pues sea uno fiel o sea uno no creyente, simplemente no podemos cerrarnos al diálogo por no querer emplear conceptos válidos por haber sido gestados en un pensamiento que, por alguna razón, no se esté de acuerdo. En segundo lugar, así como hay una indisoluble relación entre la libertad y la responsabilidad, también existe una innegable relación causa-efecto entre el pecado y la culpa.  Existen muchas dimensiones por las cuales se expresa la culpa humana: "temor al castigo, vergüenza pública o privada, contrición por el mal causado o remordimiento por el bien que hemos dejado de hacer"7 . Más adelante, el mismo autor distingue entre el sentimiento de culpa y la conciencia de culpa. Acaba por afirmar que "solo podemos hablar de sentimiento de culpa si presuponemos un mal (un pecado) causado por alguien y reconocido responsablemente por él"8 . Me parece interesante la distinción expuesta por el autor. Incluso, muy acertada, pues quien comete un pecado –una acción con una intención perversa– puede justificar su acción reconociendo que, si bien hizo algo "malo", era la acción más adecuada por ser la única posible –bajo su perspectiva–. Será la decisión de quienes juzguen todo el contexto, validar si esta alternativa empata con el alegato que hace la persona en cuestión. Si la persona solo se justifica, existe una "conciencia de la culpa". Si la persona se siente responsable por el mal –el sufrimiento– que causó, entonces existe un "sentimiento de culpa" que es, a mi parecer, una reflexión de segundo grado donde la persona acepta la responsabilidad de su actuar. De tal manera que, con esta rápida pincelada de todo lo que implica nuestra libertad cotidianamente, es posible afirmar que estamos en un constante vaivén de alegrías y dolores, de triunfos y de pérdidas. Por lo que no es ninguna sorpresa que cometamos muchos errores durante nuestra vida. Como afirmó Agustín de Hipona: "¿Acaso no es tentación ininterrumpida la vida humana sobre la tierra?"9 . Sin embargo, así como existe el dolor, también la alegría; así como hay culpas y errores, hay perdón y superación. Este es el punto más importante que nos invita a reflexionar sobre el festejo de Semana Santa. Así que, durante estos días de descanso, me parece que es buen momento para que reflexionemos sobre nuestra vida: logros, metas por cumplir, situaciones por las que estemos agradecidos, así como aquellas donde reconocemos que podemos ser mejores. Más que irnos de viaje –lo cual sería una irresponsabilidad estando en pandemia–, pienso que podemos aprovechar mejor esta Semana Santa buscando cómo mejorar nuestra vida, tanto como personas individuales, como miembros de las diversas comunidades de las que formamos parte –familia, amigos, trabajo, sociedad, etc.–. Hemos de pensar qué queremos de este 2021 y cómo podemos mejorar nuestra situación actual.  1Como da testimonio la icónica frase en el primer libro de Confesiones, "y nuestro corazón permanece inquieto hasta que descanse en ti". San Agustín, Confesiones; segunda edición, trad. de Ángel Custodio Vega, (Madrid: BAC, 2013).  conf. I: 1; 1. 2Concepto que retomo del pensamiento de Charles Taylor. 3San Agustín, De libero arbitrio; quinta edición, trad. de Víctor Capanaga, (Madrid: BAC, 2009). lib. arb. III: 3; 8.  4Cfr. Shaw, Julia, Hacer el mal. Un estudio sobre nuestra infinita capacidad para hacer daño; trad. de Álvaro Robledo; (Barcelona: Planeta, 2019), pp. 61-65.  5Ricoeur, Paul, El mal. Un desafío a la filosofía y a la teología; trad. de Irene Agoff, (Buenos Aires: Amorrortu, 2011), p. 25.  6 Villegas Besora, Manuel, Psicología de los siete pecados capitales, (España: Herder, 2018), p. 9.  7Ídem.  8Ibídem, p. 10.   9conf. X: 28; 39." ["post_title"]=> string(71) "Una reflexión acerca de nuestra libertad en tiempos de la Semana Santa" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(70) "una-reflexion-acerca-de-nuestra-libertad-en-tiempos-de-la-semana-santa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-03 15:39:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-03 20:39:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63372" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17650 (24) { ["ID"]=> int(63128) ["post_author"]=> string(2) "69" ["post_date"]=> string(19) "2021-03-29 09:25:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:25:54" ["post_content"]=> string(3000) "El 22 de marzo pasado fue el Día Mundial del Agua. Este recurso, que no es infinito, escasea en muchos países del mundo y México no es la excepción. El pasado 7 de marzo, el agua comenzó a cotizar en el mercado de futuros de materias primas de Wall Street. Tal como lo hacen el maíz, la soya o el petróleo. De acuerdo con un estudio realizado por la UNICEF, en el mundo hay poco más de 1420 millones de personas que viven en zonas donde el acceso al agua potable es restringido (también conocidas como zonas de vulnerabilidad hídrica). De esa cantidad de personas, 450 millones son niños y ninguna de estas casi 1500 millones de personas es capaz de satisfacer sus necesidades diarias de agua. En países como Kenia o Afganistán, más del 90% de los niños son incapaces de satisfacer sus necesidades diarias de agua.  Pero vayamos a los números que se reportan para México. El estudio Water Security for All 2021 de la UNICEF, que pueden encontrar en la siguiente dirección https://www.unicef.org/reports/reimagining-wash-water-security-for-all , asegura que el número de niños que experimenta una alta vulnerabilidad a la falta de agua en nuestro país es de casi 8 400 000, es decir, casi el 20% de los niños en nuestro país A esto habría que sumarle a casi 4 400 000 niños que experimentan una vulnerabilidad extremadamente alta a la falta de agua, es decir, los casos más graves. En total, los niños que sufren por la falta de agua en nuestro país son 12 746 503 o el 30% de la infancia de México. El año pasado se presentó el Ecological Threat Register, que mide las amenazas que presenta cada país en tres temas: agua, alimentación y población. La única amenaza que está en rojo es la de estrés hídrico, que tiene una calificación de 5 sobre 7. Esto califica el total de la extracción anual de agua contra la recarga de mantos acuíferos. De acuerdo con esta calificación, no estamos permitiendo que los mantos acuíferos se recarguen por lo que para el año 2040 estaremos sufriendo graves consecuencias. Para ese año, 5 400 millones de personas, más de la mitad de la población mundial, vivirán en alguno de los 59 países que experimentarán un alto o extremadamente alto estrés hídrico. Y como los gobiernos que hemos tenido y nuestra sociedad nunca ha sabido anticiparse, y sin querer ser agorero del desastre, lo más probable es que nuestro país esté en esa lista." ["post_title"]=> string(61) "Agua: problema que vemos a futuro cuando ya lo tenemos encima" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(65) "agua-problema-que-vemos-a-futuro-cuando-ya-lo-tenemos-encima63128" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-03-29 09:26:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-03-29 14:26:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63128" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17719 (24) { ["ID"]=> int(63372) ["post_author"]=> string(2) "91" ["post_date"]=> string(19) "2021-04-03 15:39:47" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-04-03 20:39:47" ["post_content"]=> string(12059) "Tanto para fieles como para no creyentes, la Semana Santa es un tiempo cargado de significados que apelan directamente al nudo existencial del ser humano. Alegría, tristeza, culpa, pena, dolor y redención son experiencias que todos vivimos durante nuestras vidas. Es el quid que la filosofía existencialista del siglo XX analiza en su estudio del ser humano que, a su vez, viene de postulaciones anteriores como el Angst de Kierkegaard o la noción más antigua de "inquietud" como lo expresó san Agustín a lo largo de su pensamiento1 Todo este entramado existencial se manifiesta en nuestra libertad, nuestra capacidad de elegir y ejecutar nuestra voluntad según nuestro arbitrio, nuestro compás moral2, nuestros deseos y nuestro proyecto de vida. De esta manera, cuando alguien hace una acción buena, es celebrado; cuando hace algo perverso, es vituperado y castigado. Dejó escrito san Agustín: "El libre albedrío fue concedido al hombre para que conquistara méritos, siendo bueno no por voluntad, sino por libre voluntad"3 . Esta es la idea fundamental que le da sentido a toda ética. Es gracias a nuestra nuestra libertad que podemos convertirnos en mejores personas. De la misma manera, en la esfera pública y política, cuando alguien comete un crimen voluntariamente, como sociedad y en aras del bien común y de la preservación de la misma, se le castiga de acuerdo a las leyes acordadas por el constituyente y la legislación vigente. Un claro ejemplo es la tipología que se le da al homicidio en el derecho penal. Para establecer este criterio, se tornó la mirada a lo que la psicología ha postulado respecto al homicidio. El investigador Albert Roberts, por ejemplo, postula cuatro tipologías principales para clasificar los homicidios de acuerdo a las causas o intencionalidades de las personas involucradas. El primero es provocado por un altercado discusión súbita e intensa. Después, está el que es considerado como delito grave, donde hay una expresa intención de matar a otra persona. La tercera tipología es resultado de una condición preexistente de violencia doméstica. La cuarta y última es el homicidio accidental4. Como es posible apreciar, la diferencia radica en nuestro grado de intención, es decir, nuestra libertad.  Lo que me parece más importante de esta fecha es que nos recuerda a todo el género humano que nuestras acciones tienen consecuencias reales que impactan la vida ajena. Lejos del mito que ha ido apoderándose de nuestra cultura contemporánea, nuestra libertad no es absoluta ya que todas las personas dependemos de otros seres humanos. Es decir, nuestras elecciones repercuten en las vidas ajenas así como éstas afectan la propia. Tales efectos pueden causar alegría, felicidad y placer, así como dolor, odio, tristeza y sufrimiento. El filósofo francés, Paul Ricoeur, describió el sufrimiento como “disminución de nuestra integridad física, psíquica o espiritual […] sobre todo, el sufrimiento opone a la reprobación la lamentación; porque si la falta hace al hombre culpable, el sufrimiento lo hace víctima: contra esto clama la lamentación"5 . En otras palabras, el sufrimiento es una pasión que, dependiendo de la relación entre personas, convierte a uno en culpable y a otro en víctima. La distinción es clarísima en situaciones como la señalada anteriormente. El homicida es culpable de causar la muerte de la otra persona y ésta es la víctima. Sin embargo –y este es el punto al que quiero traer la atención del lector– esta situación donde una persona daña a otra no necesita escalar a este grado para percatarnos que diariamente cometemos el mal contra los demás. Muchas veces, sin darnos cuenta. Y en muchas otras ocasiones, con toda la intención de acometerlo –y convencidos de que estamos justificados en hacerlo–. Esta situación, hecho innegable, es uno de los puntos que considero destaca la Semana Santa. Que todos hacemos y haremos el mal. Que nuestra libertad no es absoluta y necesitamos de los demás para construir el bien. Incluso, nuestras leyes y juicios –que están basados en una pretendida neutralidad– son deficientes y fallan. Pensar lo contrario es sencilla y llanamente pura soberbia.  ¿Significa que nuestros esfuerzos son en vano? ¡Todo lo contrario! Nuestras fallas como personas, nuestra imperfección como seres limitados, se auxilian en la unidad de la comunidad y la sociedad. Al menos, mientras exista un espíritu de empatía y solidaridad. Y este es un punto que considero que en esta celebración se pone de manifiesto: el espíritu de perdón y redención. Insisto, aunque no sea uno creyente, estos son valores y virtudes que toda persona consideraría como algo bueno. Ya que, cuando uno acepta el error, da la bienvenida a la posibilidad de cambiar para crecer y mejorar como persona, es decir que el reconocimiento del error es la condición de posibilidad y la señal por excelencia de que la intención quiere ser mejor.    Por último, quisiera resaltar la función del concepto de "pecado" dentro de nuestra sociedad actual en este rápido recorrido del entramado existencial humano. El psicólogo Manuel Villegas se cuestiona lo siguiente: "¿Cómo podemos tratar con el sentimiento de culpa si no reconocemos el concepto de 'pecado'?"6 . En primer lugar, me parece que el reconocimiento de la importancia del concepto de “pecado” para explicar con precisión el sentimiento de culpa por parte de un psicólogo pone de manifiesto que la naturaleza del mal moral no se puede explicar solo con las herramientas de la ciencia moderna-experimental. Hemos de ser fieles a nuestro credo de tolerancia y apertura contemporánea, pues sea uno fiel o sea uno no creyente, simplemente no podemos cerrarnos al diálogo por no querer emplear conceptos válidos por haber sido gestados en un pensamiento que, por alguna razón, no se esté de acuerdo. En segundo lugar, así como hay una indisoluble relación entre la libertad y la responsabilidad, también existe una innegable relación causa-efecto entre el pecado y la culpa.  Existen muchas dimensiones por las cuales se expresa la culpa humana: "temor al castigo, vergüenza pública o privada, contrición por el mal causado o remordimiento por el bien que hemos dejado de hacer"7 . Más adelante, el mismo autor distingue entre el sentimiento de culpa y la conciencia de culpa. Acaba por afirmar que "solo podemos hablar de sentimiento de culpa si presuponemos un mal (un pecado) causado por alguien y reconocido responsablemente por él"8 . Me parece interesante la distinción expuesta por el autor. Incluso, muy acertada, pues quien comete un pecado –una acción con una intención perversa– puede justificar su acción reconociendo que, si bien hizo algo "malo", era la acción más adecuada por ser la única posible –bajo su perspectiva–. Será la decisión de quienes juzguen todo el contexto, validar si esta alternativa empata con el alegato que hace la persona en cuestión. Si la persona solo se justifica, existe una "conciencia de la culpa". Si la persona se siente responsable por el mal –el sufrimiento– que causó, entonces existe un "sentimiento de culpa" que es, a mi parecer, una reflexión de segundo grado donde la persona acepta la responsabilidad de su actuar. De tal manera que, con esta rápida pincelada de todo lo que implica nuestra libertad cotidianamente, es posible afirmar que estamos en un constante vaivén de alegrías y dolores, de triunfos y de pérdidas. Por lo que no es ninguna sorpresa que cometamos muchos errores durante nuestra vida. Como afirmó Agustín de Hipona: "¿Acaso no es tentación ininterrumpida la vida humana sobre la tierra?"9 . Sin embargo, así como existe el dolor, también la alegría; así como hay culpas y errores, hay perdón y superación. Este es el punto más importante que nos invita a reflexionar sobre el festejo de Semana Santa. Así que, durante estos días de descanso, me parece que es buen momento para que reflexionemos sobre nuestra vida: logros, metas por cumplir, situaciones por las que estemos agradecidos, así como aquellas donde reconocemos que podemos ser mejores. Más que irnos de viaje –lo cual sería una irresponsabilidad estando en pandemia–, pienso que podemos aprovechar mejor esta Semana Santa buscando cómo mejorar nuestra vida, tanto como personas individuales, como miembros de las diversas comunidades de las que formamos parte –familia, amigos, trabajo, sociedad, etc.–. Hemos de pensar qué queremos de este 2021 y cómo podemos mejorar nuestra situación actual.  1Como da testimonio la icónica frase en el primer libro de Confesiones, "y nuestro corazón permanece inquieto hasta que descanse en ti". San Agustín, Confesiones; segunda edición, trad. de Ángel Custodio Vega, (Madrid: BAC, 2013).  conf. I: 1; 1. 2Concepto que retomo del pensamiento de Charles Taylor. 3San Agustín, De libero arbitrio; quinta edición, trad. de Víctor Capanaga, (Madrid: BAC, 2009). lib. arb. III: 3; 8.  4Cfr. Shaw, Julia, Hacer el mal. Un estudio sobre nuestra infinita capacidad para hacer daño; trad. de Álvaro Robledo; (Barcelona: Planeta, 2019), pp. 61-65.  5Ricoeur, Paul, El mal. Un desafío a la filosofía y a la teología; trad. de Irene Agoff, (Buenos Aires: Amorrortu, 2011), p. 25.  6 Villegas Besora, Manuel, Psicología de los siete pecados capitales, (España: Herder, 2018), p. 9.  7Ídem.  8Ibídem, p. 10.   9conf. X: 28; 39." ["post_title"]=> string(71) "Una reflexión acerca de nuestra libertad en tiempos de la Semana Santa" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(70) "una-reflexion-acerca-de-nuestra-libertad-en-tiempos-de-la-semana-santa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-04-03 15:39:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-04-03 20:39:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=63372" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "e927669a5c1a094d3982351fcb51b3a3" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Una reflexión acerca de nuestra libertad en tiempos de la Semana Santa

Tanto para fieles como para no creyentes, la Semana Santa es un tiempo cargado de significados que apelan directamente al nudo existencial...

abril 3, 2021
agua

Agua: problema que vemos a futuro cuando ya lo tenemos encima

El 22 de marzo pasado fue el Día Mundial del Agua. Este recurso, que no es infinito, escasea en muchos países del...

marzo 29, 2021




Más de categoría

Codere en Problemas

En la conferencia matutina presidencial del 15 de abril pasado, el presidente de México volvió a referirse a las...

abril 16, 2021

Figuras opositoras clasistas y racistas

Dos casos emblemáticos han desnudado el clasismo y racismo opositor en las figuras emergentes que surgieron luego de la...

abril 16, 2021
Sequía en el Sur de Nuevo León

Sequía en el Sur de Nuevo León

El sur del estado de Nuevo León actualmente sigue enfrentando una problemática de sequía. Por ello el Congreso aprobó...

abril 15, 2021

De Frente Y Claro | PADRÓN NACIONAL DE USUARIOS DE TELEFONíA MÓVIL, OCURRENCIA REAL

El 17 de diciembre del 2020, en este espacio toqué el tema de la nueva ocurrencia de esta nefasta...

abril 15, 2021