La era del desconcierto y la ira

Más que buscar los males de nuestra era en las diferencias culturales o religiosas, habría que hacerlo en la enorme desigualdad que asuela al mundo en nuestros días.

7 de diciembre, 2022

Aquí y en China se siente, se aprecia un gran malestar. La ira y el desconcierto son los distintivos de nuestra era. El malestar se explica, en buena medida, por la desigualdad que desemboca en ira contra las elites y las clases dirigentes que no supieron entender ni dar respuesta puntual a las demandas de una sociedad disfuncional. Y el desconcierto se origina porque, si bien sabemos que los sistemas que nos gobiernan dejaron de funcionar, no se ve, no se sabe, cómo y con qué sustituirlos. Los intereses, y muy poderosos, nos tienen entrampados en un viejo orden crecientemente disfuncional y muy peligroso para la humanidad. Quizá el primer paso para entender lo que nos pasa sea intentar explicar el porqué llegamos tan lejos. Ello implica revisar nuestras creencias.

Los hombres construimos el mundo con base en ideas y creencias. Los nuevos estudios neurocientíficos prueban cómo nuestra narrativa cerebral, nuestros relatos o historias comunes, nos ayudan a sobrevivir. “… Contábamos cuentos sobre si la conducta de los otros era o no adecuada desde el punto de vista moral, para castigar la mala conducta y recompensar la buena, para lograr que todo el mundo cooperara en el seno de la tribu y poder mantenerla bajo control. Las narraciones sobre héroes y villanos, y las reacciones de júbilo o de rabia que [los] personajes [de los relatos] desencadenaban han sido fundamentales para la supervivencia de la humanidad…”, escribe Will Storr en La ciencia de contar historias. Con el tiempo, el relato deriva en normas, leyes e instituciones. Es el caso del relato liberal del mundo occidental.

Ahora es observable en laboratorio este fenómeno. La experiencia multisensorial que una persona experimenta cuando se introduce en un universo virtual mediante dispositivos tecnológicos –que es lo que quiere decir metaverso– es posible gracias a “la impresionante capacidad imaginativa de la mente humana, que ya vive su propio mundo virtual (…). Si el metaverso es la vivencia ilusoria de un mundo que realmente no existe, la mente humana tiene mucho de metaverso, de ilusión, de interpretación personal de la realidad”, explica Ignacio Morgado Bernal, catedrático emérito de Psicobiología del Instituto de Neurociencia y en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona. En otras palabras, el relato que nos da sentido e historia y que guía nuestra conducta personal y comportamiento social se asemeja al metaverso.

Las ideas y creencias de nuestro mundo, que forjaron la sociedad moderna, tienen una larga historia. Se origina en el relato judeocristiano, que he intentado explicar en otros artículos. Ahora me ocuparé acerca de la enorme influencia de estas ideas, acrisoladas en la etapa conocida como la Ilustración. Mi referente son los estudios del pensador indio Pankaj Mishra, plasmados en su libro titulado La edad de la ira. Su planteamiento central es que las ideas de la Ilustración son actualmente compartidas por todos los pueblos de la tierra. Su expansión se debe tanto a la historia del imperialismo europeo y estadunidense, como a la acuciosa lectura hecha, en distintos periodos, por las elites de los países dominados o de aquellas que añoran y envidian el esplendor económico e institucional de Occidente y sus pilares: el liberalismo y el capitalismo.

Me refiero aquí a un solo aspecto del liberalismo, a la idea de la libertad individual como absoluta (el ideal del hombre perfecto, burgués autosuficiente, de moral suprema y desarraigado de su comunidad, encarnado en la novela de Robinson Crusoe,) y sujeto de derechos con capacidad para elegir y decidir por sí (libre albedrío). Y por capitalismo me refiero a los mercados libres, sin regulación, y a la capacidad ilimitada de producción que ha hecho del mismo hombre una mercancía, un insumo del proceso de producción. Esta versión reduccionista del liberalismo y capitalismo, impulsada por Reagan y Thatcher, que forjó hombres tan poderosos como los Estados-nación (Elon Musk y Jeff Bezos), está en la base del gran malestar que cunde por aquí y por allá, entre personas y países. Ya Karl Polanyi, en La gran transformación, daba cuenta de los estragos que ocasionó el experimento utópico del mercado desregulado, que explica las dos grandes guerras mundiales.

Al respecto, explica Mishra, en la obra citada: “Respondiendo a las tesis de [Francis] Fukuyama [se refiere a su ensayo ¿El fin de la historia?, tesis desarrollada en el libro El fin de la historia y el último hombre] en 1989, Allan Bloom se mostraba lleno de oscuros presentimientos sobre la gestión de revueltas contra un mundo «que se ha hecho seguro por unas razones según las entiende el mercado» y «mercado común global cuyo único objetivo es atender a las necesidades y caprichos corporales de los hombres». «Si se busca una alternativa», escribía Bloom, «no hay donde buscarla. Yo sugeriría que el fascismo tiene un futuro, si no el futuro.» El teórico político inglés John Gray advertía sobre la vuelta de «fuerzas más primigenias, nacionalistas y religiosas, fundamentalistas, y pronto, quizá, malthusianas», que la Guerra Fría había acallado; y señalaba la incapacidad intelectual del liberalismo, así como del marxismo en este nuevo orden mundial”.

El ideal del individuo como superhéroe solitario, autosuficiente desarraigado y de moral superior es permitido solamente a unos pocos privilegiados. Para el resto de los hombres el mismo ideal deviene en frustración, resentimiento y rabia. La razón de tales manifestaciones de desazón de millones de personas, en su mayoría jóvenes, es el desamparo, su precariedad, legado de las sucesivas crisis financieras de finales del siglo pasado y de principios de este. Su condición social es el caldo de cultivo de la furia que ha engendrado monstruos asesinos en la calle; además, muchos jóvenes han acogido las banderas del terrorismo y la guerrilla en diversas partes del planeta. ¿Quién inspiró estas aberraciones? Mishra documenta la influencia de las ideas occidentales en el terrorismo de Estado, y la participación de soldados entrenados por la CIA en actos terroristas (v. gr. 11/S), que alimentan las filas del fundamentalismo islámico y otros movimientos en África.

Observa Mishra: “Los flautistas de Hamelin que hay en el DAESH [Estado islámico] han comprendido con particular agudeza que los hombres ofendidos y humillados [tanto en Europa, Estados Unidos o Asia], pueden ser transformados en combatientes obedientes y temerarios si se les ofrece una causa emotiva por la que luchar, sobre todo si está relacionada, aunque sea tenuemente, con la pasada gloria del islam, y el objetivo es el exterminio de un mundo de mediocridad, cobardía oportunismo y compadreo inmoral descorazonadores…”. Esto lo saben y usan los liderazgos populistas. La explotación del sentimiento de humillación, de iniquidad, es lo que explica la ceguera ideológica. El instrumento son religiones en desuso e ideas volátiles de Dios, Patria y Familia, en las que se busca refugio y seguridad ante la precariedad.

El leitmotiv de los ofendidos es el ansia de reivindicación. Más que buscar los males de nuestra era en las diferencias culturales o religiosas, habría que hacerlo en la enorme desigualdad que asuela al mundo en nuestros días y que tanto se parece al periodo de entreguerras del siglo XX. En esta hora puede resultar de enorme utilidad releer a Polanyi. Aunque se equivocó al creer en su magna obra, La gran transformación, que el experimento neoliberal quedaría atrás para siempre. No tenemos memoria. La crisis de hoy habla del fracaso de la educación, y de la forma cómo se enseña historia: aprendemos fechas memorables y nombres famosos sin entender su circunstancia. Lo grave de nuestros días es que seguirá la deriva, pues no queremos reconocer que desigualdad e individualismo iluso alimentan la crisis y el enojo social.

Comentarios


object(WP_Query)#18795 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86514) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86514) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18799 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18797 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18798 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-01-2023" ["before"]=> string(10) "01-02-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2023-01-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-02-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (86514) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18796 (24) { ["ID"]=> int(88117) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-24 13:35:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 18:35:24" ["post_content"]=> string(7519) "¿Es verdad el relato que nos cuenta sobre el pasado glorioso y que el futuro nos depara otra época dorada, como en aquellos tiempos, nos adormece e impide reconocer cuando nos acercamos al abismo? Por supuesto que no. Afirmarlo ignora cómo funciona nuestro cerebro. La neurociencia ha descubierto que uno de los hemisferios de nuestro cerebro tiene la función de captar el mundo físico. Millones de señales de lo que nos rodea se registran cada instante en esa parte de nuestra cabeza. La información que percibe carece de orden y sentido. El otro hemisferio recibe la información y trata de darle coherencia y dirección mediante la elaboración de una historia. A esa parte se le conoce como el cerebro narrador. De esta manera, al ordenar la información recibida, se da un sentido a nuestro proceder y, aún más importante, a nuestra vida. Es la forma en que las personas logramos sobrevivir al caos de la vida. Por ello los historias-relatos son tan significativos. Su relevancia es mayor en épocas en las que nuestras viejas certezas se desvanecen al dejar de explicar a nuestro mundo, como sucede en nuestros días. Los cambios sistémicos, aquellos que trastocan nuestra vida cotidiana y, por tanto a nuestras creencias, son multicausales. Y una de sus características es que destruyen a las viejas formas de reproducción social. En México, por ejemplo, la insolvencia del gobierno de los años ochenta indujo a una serie de reformas en la economía, política, policía, la justicia y el narcotráfico. Y el Estado abandonó su responsabilidad pública. El resultado es un maremágnum. Al colapsar ese antiguo orden nos embargan el desconcierto y la angustia. Tiene una explicación: miles de personas perdieron su forma de vida y van a la deriva. La misma neurociencia nos dice que esos sentimientos activan los resortes de supervivencia: temor y huida frente a un enemigo. En ese estado de ánimo, en el desamparo y sin brújula, una nueva fábula sostiene que el pasado fue mejor y nos promete un futuro luminoso. Nos enganchamos. Por cierto, no se trata de que seamos tontos ni necios. Buscamos un asidero y nuestro cerebro le da sentido al relato que nos da esperanza. La condición humana es incomprensible “sin la narración de historias”, explica Will Storr, en La ciencia de contar historias, un libro por demás sugerente y respaldado por los nuevos descubrimientos de la neurociencia. En efecto, como sostiene el autor, las personas somos narraciones. Es lo que nos hace humanos. El propósito de las fábulas es tener una visión compartida del mundo que nos rodea para lograr la cooperación y la gobernanza. Michael Foucault cuando teorizó sobre la biopolítica soslayó que el hombre requiere del relato para que las personas unan esfuerzos en la consecución de fines comunes, cuyo propósito es la supervivencia. Para Foucault, el desarrollo y el triunfo del capitalismo no habrían sido posibles sin el control disciplinario llevado a cabo por el bio-poder que ha creado mediante una serie de tecnologías adecuadas para hacer a los «cuerpos dóciles» y así regir. Giorgio Agamben en Homo Sacer precisa que la biopolítica es más antigua y nace con el desarrollo del individuo y el Estado moderno. La biopolítica, muestra este filósofo italiano contemporáneo, es el punto de encuentro entre la historia personal del hombre, su ser biológico con la política, su ser social, es decir la relación con los otros hombres. Se trata de la cooperación, del arte de acordar, negociar, comerciar, convivir, aceptar las diferencias. Para hacer posible todo esto, las creencias comunes son el instrumento que hacen posible la convivencia y la cooperación. Y justamente esa es la función del relato. En El fuego y el relato, Agamben sugiere que la literatura, el relato, es el puente que vincula y fusiona a las personas con la política y entrelaza la convivencia pública con el gobierno. El origen del relato es la religión, aunque ahora secularizado ya nadie lo identifica ni tiene idea de su evolución hasta llegar a ser lo que es hoy en día: un lugar común. Esas creencias fundacionales son las que forjaron las cosmogonías que nos gobiernan, la moral, las costumbres, las leyes e instituciones modernas. No parece que se esté ante poderes superiores que nos manipulan. El relato es nuestro norte. Por eso es tan relevante. Y en tiempos de alto estrés provocados por cambios disruptivos que desajustan nuestras vidas, como la pérdida de estatus, de empleo, del negocio, por la injusticia, la desigualdad, la inseguridad (física, patrimonial y psicológica), el relato cobra una relevancia crucial. Así que quien logra fabular una buena historia, acorde con nuestras creencias, hace las veces de un encantador. Este es el caso de México, de Estados Unidos y de tantos otros países. Ahora sabemos que el cerebro simplifica los millones de bits de información que procesamos por segundo y esa información sin coherencia la convierte en una narrativa que le da sentido y la sensación de que tenemos el control de las cosas. Para lograr este proceso el cerebro narrador establece un sistema causal: de causa y efecto. Y eso es lo que saben hacer bien los líderes populistas. Estos liderazgos entienden que sufrimos porque perdimos el Paraíso que fue el país en el pasado y nos venden un futuro de retorno al Edén. No obstante, los liderazgos populistas tienen una gran carencia: solamente logran aglutinar los miedos, las fobias, las angustias sin darles cauce. Sus gobiernos se niegan a convertir al Estado en garante de último recurso de nuestra seguridad física, patrimonial y económica. En lugar de sentar las bases para forjar un Estado social y de derechos dejan a las personas a su suerte, achacando sus desgracias a su mala suerte, a fuerzas sobrenaturales o a la confabulación de hombres malvados que quieren desestabilizar a sus gobiernos. Por desgracia el círculo se retroalimenta: la zozobra y la angustia existencial no ceden, pero fortalecen el relato populista. La precariedad, es decir, la enorme desigualdad social, es el alimento del relato populista: la inseguridad física (hoy vivimos, mañana una bala o un accidente nos siega la vida) y patrimonial (mañana un ladrón nos despoja de nuestros bienes o salario); la inestabilidad laboral y de ingresos (hoy tenemos empleo y comemos, quizá mañana no); la falta de un sistema universal de salud nos condena a la ruina porque debemos solventar una enfermedad penosa… El Estado nos abandonó. Es la gran renuncia a la política. El desafío que plantea el relato populista es enorme. Y los riesgos que plantea a la gobernanza y el futuro son igualmente desafiantes. La resistencia es importante, pero insuficiente. Se requiere un antídoto. Y ese antídoto solamente es otro relato. Un relato que a partir de las penurias, angustias y carencias de los mexicanos ofrezca empatía y una ruta para hacer que la política sea el medio para asegurar el bienestar. Garantizar la cooperación y la gobernanza requiere un nuevo relato." ["post_title"]=> string(32) "El desafío del relato populista" ["post_excerpt"]=> string(134) "Los liderazgos populistas tienen una gran carencia: solamente logran aglutinar los miedos, las fobias, las angustias sin darles cauce." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "el-desafio-del-relato-populista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-24 13:35:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 18:35:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88117" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18767 (24) { ["ID"]=> int(88126) ["post_author"]=> string(2) "72" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-23 11:36:28" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-23 16:36:28" ["post_content"]=> string(1329) "

Con un valor de alrededor de mil 866.3 millones de pesos, los gastos de las empresas constructoras en Puebla crecieron 258.4 por ciento durante noviembre de 2022, respecto al mismo mes de 2021, lo que ubica a la entidad en el segundo lugar en el comparativo nacional, informa la Secretaría de Economía, con base en indicadores del INEGI.

En lo que se refiere a los ingresos totales de la industria de la construcción, registraron un aumento de 111.9 por ciento en comparación a noviembre de 2021, con un monto de 656.37 millones de pesos, por lo que Puebla se coloca en el cuarto lugar en el entorno nacional.

El reporte publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que las remuneraciones totales del personal ocupado crecieron en 70 por ciento en el periodo de enero a noviembre de 2022 con respecto al mismo periodo del 2021, para sumar mil 535.26 millones de pesos. En ese contexto, el personal ocupado creció un 08 por ciento respecto de noviembre de 2021.

En noviembre de 2022, en Puebla se registró un valor de la producción de 256 millones de pesos, 47 millones de pesos más que en noviembre de 2021, es decir un crecimiento de 22.6 por ciento

" ["post_title"]=> string(67) "Crecen gastos de industria de la construcción en Puebla: Economía" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(64) "crecen-gastos-de-industria-de-la-construccion-en-puebla-economia" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-24 13:40:10" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 18:40:10" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88126" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18796 (24) { ["ID"]=> int(88117) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-24 13:35:24" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 18:35:24" ["post_content"]=> string(7519) "¿Es verdad el relato que nos cuenta sobre el pasado glorioso y que el futuro nos depara otra época dorada, como en aquellos tiempos, nos adormece e impide reconocer cuando nos acercamos al abismo? Por supuesto que no. Afirmarlo ignora cómo funciona nuestro cerebro. La neurociencia ha descubierto que uno de los hemisferios de nuestro cerebro tiene la función de captar el mundo físico. Millones de señales de lo que nos rodea se registran cada instante en esa parte de nuestra cabeza. La información que percibe carece de orden y sentido. El otro hemisferio recibe la información y trata de darle coherencia y dirección mediante la elaboración de una historia. A esa parte se le conoce como el cerebro narrador. De esta manera, al ordenar la información recibida, se da un sentido a nuestro proceder y, aún más importante, a nuestra vida. Es la forma en que las personas logramos sobrevivir al caos de la vida. Por ello los historias-relatos son tan significativos. Su relevancia es mayor en épocas en las que nuestras viejas certezas se desvanecen al dejar de explicar a nuestro mundo, como sucede en nuestros días. Los cambios sistémicos, aquellos que trastocan nuestra vida cotidiana y, por tanto a nuestras creencias, son multicausales. Y una de sus características es que destruyen a las viejas formas de reproducción social. En México, por ejemplo, la insolvencia del gobierno de los años ochenta indujo a una serie de reformas en la economía, política, policía, la justicia y el narcotráfico. Y el Estado abandonó su responsabilidad pública. El resultado es un maremágnum. Al colapsar ese antiguo orden nos embargan el desconcierto y la angustia. Tiene una explicación: miles de personas perdieron su forma de vida y van a la deriva. La misma neurociencia nos dice que esos sentimientos activan los resortes de supervivencia: temor y huida frente a un enemigo. En ese estado de ánimo, en el desamparo y sin brújula, una nueva fábula sostiene que el pasado fue mejor y nos promete un futuro luminoso. Nos enganchamos. Por cierto, no se trata de que seamos tontos ni necios. Buscamos un asidero y nuestro cerebro le da sentido al relato que nos da esperanza. La condición humana es incomprensible “sin la narración de historias”, explica Will Storr, en La ciencia de contar historias, un libro por demás sugerente y respaldado por los nuevos descubrimientos de la neurociencia. En efecto, como sostiene el autor, las personas somos narraciones. Es lo que nos hace humanos. El propósito de las fábulas es tener una visión compartida del mundo que nos rodea para lograr la cooperación y la gobernanza. Michael Foucault cuando teorizó sobre la biopolítica soslayó que el hombre requiere del relato para que las personas unan esfuerzos en la consecución de fines comunes, cuyo propósito es la supervivencia. Para Foucault, el desarrollo y el triunfo del capitalismo no habrían sido posibles sin el control disciplinario llevado a cabo por el bio-poder que ha creado mediante una serie de tecnologías adecuadas para hacer a los «cuerpos dóciles» y así regir. Giorgio Agamben en Homo Sacer precisa que la biopolítica es más antigua y nace con el desarrollo del individuo y el Estado moderno. La biopolítica, muestra este filósofo italiano contemporáneo, es el punto de encuentro entre la historia personal del hombre, su ser biológico con la política, su ser social, es decir la relación con los otros hombres. Se trata de la cooperación, del arte de acordar, negociar, comerciar, convivir, aceptar las diferencias. Para hacer posible todo esto, las creencias comunes son el instrumento que hacen posible la convivencia y la cooperación. Y justamente esa es la función del relato. En El fuego y el relato, Agamben sugiere que la literatura, el relato, es el puente que vincula y fusiona a las personas con la política y entrelaza la convivencia pública con el gobierno. El origen del relato es la religión, aunque ahora secularizado ya nadie lo identifica ni tiene idea de su evolución hasta llegar a ser lo que es hoy en día: un lugar común. Esas creencias fundacionales son las que forjaron las cosmogonías que nos gobiernan, la moral, las costumbres, las leyes e instituciones modernas. No parece que se esté ante poderes superiores que nos manipulan. El relato es nuestro norte. Por eso es tan relevante. Y en tiempos de alto estrés provocados por cambios disruptivos que desajustan nuestras vidas, como la pérdida de estatus, de empleo, del negocio, por la injusticia, la desigualdad, la inseguridad (física, patrimonial y psicológica), el relato cobra una relevancia crucial. Así que quien logra fabular una buena historia, acorde con nuestras creencias, hace las veces de un encantador. Este es el caso de México, de Estados Unidos y de tantos otros países. Ahora sabemos que el cerebro simplifica los millones de bits de información que procesamos por segundo y esa información sin coherencia la convierte en una narrativa que le da sentido y la sensación de que tenemos el control de las cosas. Para lograr este proceso el cerebro narrador establece un sistema causal: de causa y efecto. Y eso es lo que saben hacer bien los líderes populistas. Estos liderazgos entienden que sufrimos porque perdimos el Paraíso que fue el país en el pasado y nos venden un futuro de retorno al Edén. No obstante, los liderazgos populistas tienen una gran carencia: solamente logran aglutinar los miedos, las fobias, las angustias sin darles cauce. Sus gobiernos se niegan a convertir al Estado en garante de último recurso de nuestra seguridad física, patrimonial y económica. En lugar de sentar las bases para forjar un Estado social y de derechos dejan a las personas a su suerte, achacando sus desgracias a su mala suerte, a fuerzas sobrenaturales o a la confabulación de hombres malvados que quieren desestabilizar a sus gobiernos. Por desgracia el círculo se retroalimenta: la zozobra y la angustia existencial no ceden, pero fortalecen el relato populista. La precariedad, es decir, la enorme desigualdad social, es el alimento del relato populista: la inseguridad física (hoy vivimos, mañana una bala o un accidente nos siega la vida) y patrimonial (mañana un ladrón nos despoja de nuestros bienes o salario); la inestabilidad laboral y de ingresos (hoy tenemos empleo y comemos, quizá mañana no); la falta de un sistema universal de salud nos condena a la ruina porque debemos solventar una enfermedad penosa… El Estado nos abandonó. Es la gran renuncia a la política. El desafío que plantea el relato populista es enorme. Y los riesgos que plantea a la gobernanza y el futuro son igualmente desafiantes. La resistencia es importante, pero insuficiente. Se requiere un antídoto. Y ese antídoto solamente es otro relato. Un relato que a partir de las penurias, angustias y carencias de los mexicanos ofrezca empatía y una ruta para hacer que la política sea el medio para asegurar el bienestar. Garantizar la cooperación y la gobernanza requiere un nuevo relato." ["post_title"]=> string(32) "El desafío del relato populista" ["post_excerpt"]=> string(134) "Los liderazgos populistas tienen una gran carencia: solamente logran aglutinar los miedos, las fobias, las angustias sin darles cauce." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "el-desafio-del-relato-populista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-24 13:35:24" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-24 18:35:24" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=88117" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "48404c023d09148e01c722c4be6fff90" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
populistas

El desafío del relato populista

Los liderazgos populistas tienen una gran carencia: solamente logran aglutinar los miedos, las fobias, las angustias sin darles cauce.

enero 24, 2023
industria en puebla

Crecen gastos de industria de la construcción en Puebla: Economía

Con un valor de alrededor de mil 866.3 millones de pesos, los gastos de las empresas constructoras en Puebla crecieron 258.4 por...

enero 23, 2023




Más de categoría

¡Ruido!

Título: Ruido. Dirección: Natalia Beristain. Guion: Natalia Beristain. Reparto: Julieta Egurrola, Teresa Ruiz, Arturo Beristain. País: México. Año: 2022....

enero 31, 2023
La grave inseguridad en la CDMX

No es casual

Los datos en general dan muestra de que la Estrategia de Seguridad de 2019 a 2022 está funcionando.

enero 31, 2023
partido va por mexico

Cinco cosas más frías que la UNAM en el caso de Yasmín Esquivel

Esto ya es noticia vieja. La semana antepasada, el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, descartó invalidar el...

enero 30, 2023

Promocionarán papel picado poblano en Mercado Libre: Economía

La secretaria de Economía, Olivia Salomón anunció que más de 300 productos de papel picado serán promocionados en la...

enero 29, 2023