La era del desconcierto y la ira

Más que buscar los males de nuestra era en las diferencias culturales o religiosas, habría que hacerlo en la enorme desigualdad que asuela al mundo en nuestros días.

7 de diciembre, 2022

Aquí y en China se siente, se aprecia un gran malestar. La ira y el desconcierto son los distintivos de nuestra era. El malestar se explica, en buena medida, por la desigualdad que desemboca en ira contra las elites y las clases dirigentes que no supieron entender ni dar respuesta puntual a las demandas de una sociedad disfuncional. Y el desconcierto se origina porque, si bien sabemos que los sistemas que nos gobiernan dejaron de funcionar, no se ve, no se sabe, cómo y con qué sustituirlos. Los intereses, y muy poderosos, nos tienen entrampados en un viejo orden crecientemente disfuncional y muy peligroso para la humanidad. Quizá el primer paso para entender lo que nos pasa sea intentar explicar el porqué llegamos tan lejos. Ello implica revisar nuestras creencias.

Los hombres construimos el mundo con base en ideas y creencias. Los nuevos estudios neurocientíficos prueban cómo nuestra narrativa cerebral, nuestros relatos o historias comunes, nos ayudan a sobrevivir. “… Contábamos cuentos sobre si la conducta de los otros era o no adecuada desde el punto de vista moral, para castigar la mala conducta y recompensar la buena, para lograr que todo el mundo cooperara en el seno de la tribu y poder mantenerla bajo control. Las narraciones sobre héroes y villanos, y las reacciones de júbilo o de rabia que [los] personajes [de los relatos] desencadenaban han sido fundamentales para la supervivencia de la humanidad…”, escribe Will Storr en La ciencia de contar historias. Con el tiempo, el relato deriva en normas, leyes e instituciones. Es el caso del relato liberal del mundo occidental.

Ahora es observable en laboratorio este fenómeno. La experiencia multisensorial que una persona experimenta cuando se introduce en un universo virtual mediante dispositivos tecnológicos –que es lo que quiere decir metaverso– es posible gracias a “la impresionante capacidad imaginativa de la mente humana, que ya vive su propio mundo virtual (…). Si el metaverso es la vivencia ilusoria de un mundo que realmente no existe, la mente humana tiene mucho de metaverso, de ilusión, de interpretación personal de la realidad”, explica Ignacio Morgado Bernal, catedrático emérito de Psicobiología del Instituto de Neurociencia y en la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona. En otras palabras, el relato que nos da sentido e historia y que guía nuestra conducta personal y comportamiento social se asemeja al metaverso.

Las ideas y creencias de nuestro mundo, que forjaron la sociedad moderna, tienen una larga historia. Se origina en el relato judeocristiano, que he intentado explicar en otros artículos. Ahora me ocuparé acerca de la enorme influencia de estas ideas, acrisoladas en la etapa conocida como la Ilustración. Mi referente son los estudios del pensador indio Pankaj Mishra, plasmados en su libro titulado La edad de la ira. Su planteamiento central es que las ideas de la Ilustración son actualmente compartidas por todos los pueblos de la tierra. Su expansión se debe tanto a la historia del imperialismo europeo y estadunidense, como a la acuciosa lectura hecha, en distintos periodos, por las elites de los países dominados o de aquellas que añoran y envidian el esplendor económico e institucional de Occidente y sus pilares: el liberalismo y el capitalismo.

Me refiero aquí a un solo aspecto del liberalismo, a la idea de la libertad individual como absoluta (el ideal del hombre perfecto, burgués autosuficiente, de moral suprema y desarraigado de su comunidad, encarnado en la novela de Robinson Crusoe,) y sujeto de derechos con capacidad para elegir y decidir por sí (libre albedrío). Y por capitalismo me refiero a los mercados libres, sin regulación, y a la capacidad ilimitada de producción que ha hecho del mismo hombre una mercancía, un insumo del proceso de producción. Esta versión reduccionista del liberalismo y capitalismo, impulsada por Reagan y Thatcher, que forjó hombres tan poderosos como los Estados-nación (Elon Musk y Jeff Bezos), está en la base del gran malestar que cunde por aquí y por allá, entre personas y países. Ya Karl Polanyi, en La gran transformación, daba cuenta de los estragos que ocasionó el experimento utópico del mercado desregulado, que explica las dos grandes guerras mundiales.

Al respecto, explica Mishra, en la obra citada: “Respondiendo a las tesis de [Francis] Fukuyama [se refiere a su ensayo ¿El fin de la historia?, tesis desarrollada en el libro El fin de la historia y el último hombre] en 1989, Allan Bloom se mostraba lleno de oscuros presentimientos sobre la gestión de revueltas contra un mundo «que se ha hecho seguro por unas razones según las entiende el mercado» y «mercado común global cuyo único objetivo es atender a las necesidades y caprichos corporales de los hombres». «Si se busca una alternativa», escribía Bloom, «no hay donde buscarla. Yo sugeriría que el fascismo tiene un futuro, si no el futuro.» El teórico político inglés John Gray advertía sobre la vuelta de «fuerzas más primigenias, nacionalistas y religiosas, fundamentalistas, y pronto, quizá, malthusianas», que la Guerra Fría había acallado; y señalaba la incapacidad intelectual del liberalismo, así como del marxismo en este nuevo orden mundial”.

El ideal del individuo como superhéroe solitario, autosuficiente desarraigado y de moral superior es permitido solamente a unos pocos privilegiados. Para el resto de los hombres el mismo ideal deviene en frustración, resentimiento y rabia. La razón de tales manifestaciones de desazón de millones de personas, en su mayoría jóvenes, es el desamparo, su precariedad, legado de las sucesivas crisis financieras de finales del siglo pasado y de principios de este. Su condición social es el caldo de cultivo de la furia que ha engendrado monstruos asesinos en la calle; además, muchos jóvenes han acogido las banderas del terrorismo y la guerrilla en diversas partes del planeta. ¿Quién inspiró estas aberraciones? Mishra documenta la influencia de las ideas occidentales en el terrorismo de Estado, y la participación de soldados entrenados por la CIA en actos terroristas (v. gr. 11/S), que alimentan las filas del fundamentalismo islámico y otros movimientos en África.

Observa Mishra: “Los flautistas de Hamelin que hay en el DAESH [Estado islámico] han comprendido con particular agudeza que los hombres ofendidos y humillados [tanto en Europa, Estados Unidos o Asia], pueden ser transformados en combatientes obedientes y temerarios si se les ofrece una causa emotiva por la que luchar, sobre todo si está relacionada, aunque sea tenuemente, con la pasada gloria del islam, y el objetivo es el exterminio de un mundo de mediocridad, cobardía oportunismo y compadreo inmoral descorazonadores…”. Esto lo saben y usan los liderazgos populistas. La explotación del sentimiento de humillación, de iniquidad, es lo que explica la ceguera ideológica. El instrumento son religiones en desuso e ideas volátiles de Dios, Patria y Familia, en las que se busca refugio y seguridad ante la precariedad.

El leitmotiv de los ofendidos es el ansia de reivindicación. Más que buscar los males de nuestra era en las diferencias culturales o religiosas, habría que hacerlo en la enorme desigualdad que asuela al mundo en nuestros días y que tanto se parece al periodo de entreguerras del siglo XX. En esta hora puede resultar de enorme utilidad releer a Polanyi. Aunque se equivocó al creer en su magna obra, La gran transformación, que el experimento neoliberal quedaría atrás para siempre. No tenemos memoria. La crisis de hoy habla del fracaso de la educación, y de la forma cómo se enseña historia: aprendemos fechas memorables y nombres famosos sin entender su circunstancia. Lo grave de nuestros días es que seguirá la deriva, pues no queremos reconocer que desigualdad e individualismo iluso alimentan la crisis y el enojo social.

Comentarios


object(WP_Query)#18806 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86514) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-12-2022" ["before"]=> string(10) "28-01-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(86514) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-12-2022" ["before"]=> string(10) "28-01-2023" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18810 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18808 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18809 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-12-2022" ["before"]=> string(10) "28-01-2023" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-12-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2023-01-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (86514) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18807 (24) { ["ID"]=> int(87688) ["post_author"]=> string(2) "40" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-12 13:33:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 18:33:50" ["post_content"]=> string(4802) "El gobierno federal dirigido por Andrés Manuel López Obrador está de fiesta por las declaraciones de su homólogo estadounidense Joe Biden: “Es un gran aeropuerto”, refiriéndose al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. Pero, sobre todo, AMLO festeja por la reciente cotización del peso mexicano ante el dólar de 18 pesos y centavos (https://www.banxico.org.mx/tipcamb/main.do?page=tip&idioma=sp). Lo que nos deja como antes, en lo Macroeconómico todo está de maravilla, pero en la vida real, sobre el suelo mexicano los altos precios, los bajos salarios, la falta de empleos dignos, y la grave carestía golpean a todos y cada uno de los mexicanos. Así, podemos ver a miles de mexicanos en los cruceros de las calles de las ciudades de nuestro país, tratando de recabar recursos económicos ya sea vendiendo algo o desplegando algún arte o servicio y esperar a que le den un peso. Aun así, existen miles de cosechas que no están siendo recogidas por la falta de mano de obra ya que los obreros y campesinos están emigrando a los países del norte para trabajar por un salario digno que no encontrarán aquí en México. Ante esto, dicen los empresarios que no pueden competir ante los salarios del norte del país. Son muy pocos los que le entran al salario bajo que se paga en el campo mexicano. Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, con los alimentos asegurados, con el ahorro constante y una casa digna, no podremos decir que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está cumpliendo todas nuestras necesidades. Por lo cual debió enfocar sus esfuerzos diplomáticos y poder de convencimiento en atraer cientos de empresas a nuestro país en el marco de la reunión trilateral México, Canadá y Estados Unidos. Desgraciadamente, señala la vox populi, se dedicó a gastar su saliva para forzar a Estados Unidos y Canadá a que le entren a una supuesta integración latinoamericana desde el punto de vista socialista que manejan los dictadores latinoamericanos. Buscando, además, conseguir más dinero para los países centroamericanos y de Sudamérica, mientras que para nosotros… puras habas. Ante este marco, las elecciones para este año en el Estado de México y Coahuila están en marcha. Los MORENISTAS contenderán en contra de una Alianza en la que pende sobre ellos la traición del Partido Revolucionario Institucional, mientras que Movimiento Ciudadano seguirá adelante solo. Mientras tanto en Chiapas, los punteros están entre Rosa Irene Urbina Castañeda, presidente municipal de Tapachula y el Director del Seguro social Zoé Robledo Aburto. Estos dos precandidatos son los que están en la preferencia de los verdaderos MORENISTAS y los NEOMORENISTAS. En esta elección estos dos precandidatos, se puede decir, prácticamente irían solos en la elección oficial, ya que ninguno de los otros partidos tiene la fuerza de ganar. Aunque el Partido Verde Ecologista de México podría retomar como candidato al hijo pródigo de ese partido Eduardo Ramírez Aguilar, que hoy por hoy se desempeña como Senador de MORENA. Aunque la vox populi señala que Eduardo Ramírez Aguilar saltará de MORENA al MOVIMIENTO NARANJA, tal y como se espera que lo haga su gurú político compañero de su bancada Ricardo Monreal que iría NARANJA por la Presidencia de la República. Lo seguro es que el que sea ungido como la “Corcholata” ganadora de “encuesta” de MORENA para ser candidato a la Presidencia de la República, vendrá a dar, por ende, el dedo selector a los aspirantes de Chiapas. Esto pondrá a prueba al MORENISMO Chiapaneco que tiene en la mayoría de sus seguidores y dirigentes una Unidad extraordinaria que no revela nada sobre la verdadera identidad de quién será el próximo gobernador de Chiapas. Así la vox populi espera que las próximas elecciones agilicen un poco la deprimida economía Chiapaneca para poder “echar las campanas al vuelo”." ["post_title"]=> string(17) "Campanas al vuelo" ["post_excerpt"]=> string(177) "Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, no podremos decir que el gobierno de AMLO esté cumpliendo todas nuestras necesidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "campanas-al-vuelo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-12 13:33:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 18:33:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87688" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18787 (24) { ["ID"]=> int(87358) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-03 11:59:14" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-03 16:59:14" ["post_content"]=> string(7263) "A cuatro años de distancia quizá sea pertinente hacer un balance preliminar de algunas políticas y decisiones relevantes del gobierno federal. El propósito es intentar entrever sus principales efectos sobre el bienestar de los mexicanos. Abordaré sucintamente los siguientes tópicos que considero importantes por su impacto a corto y largo plazo: entramado legal e institucional; informalidad; salarios; salud, entre otros. El común denominador que tienen todos estos factores es la subversión del estado de cosas del país (status quo). Por ello creo decisivo trazar las principales líneas de esos cambios y sus posibles consecuencias. Mi hipótesis es que no sin razón, el presidente desconfía de las leyes e instituciones que rigen a México. Ya son clásicas dos de sus frases: “Al diablo con sus instituciones” y “No me salgan con que la ley es la ley”. Es sabido que en buena medida el tramado institucional y legal responde a los intereses de las élites, y en particular de la oligarquía plutocrática. El fenómeno es universal, no privativo de México. Por ello hay un enorme descontento y desafecto con la democracia. En este contexto, la respuesta de la gente ha sido elegir como gobernantes a hombres carismáticos, cuyo propósito ha sido concentrar el poder. En nuestro caso, y a sabiendas de los vaivenes de la política de un sexenio a otro, el presidente ha otorgado al ejército sus obras emblemáticas. Con esa medida pretende evitar su privatización o que las dejen morir de inanición. Así supone que serán salvaguardadas de leyes que pueden ser cambiadas por mayorías obsecuentes en el Congreso o vendidas y arruinadas por otro jefe del Ejecutivo. A eso ha llevado la desconfianza presidencial en las instituciones y las leyes. Lo adecuado habría sido un nuevo diseño institucional y favorecer la participación ciudadana en decisiones de interés colectivo. Al asignarlas al ejército, de facto se privatizan: serán manejadas de acuerdo con los intereses de la corporación militar y no del interés público o de la nación. Buena parte del esfuerzo presidencial ha sido debilitar a las instituciones y los contrapesos del poder. Tales son los casos de la misma Constitución, que si no puede modificarla, cambia las leyes secundarias sin importar que violen a la ley superior; la Suprema Corte de justicia mediante la destitución de un ministro (por cierto corrupto) y la cooptación mediante nombramiento de ministros o la intimidación; la misma suerte le espera al INE y a otros órganos autónomos, como la CNDH, por mencionar dos casos emblemáticos. La ley fundamental y las leyes secundarias, así como de estas estructuras institucionales requieren cambios sustanciales para fortalecerlas. Su destrucción o desmantelamiento van a lastimar a quien dice proteger: a los pobres. La ley se ideó para evitar la arbitrariedad y establecer un mínimo de condiciones para que el más fuerte, poderoso o rico no aplaste a los menos pudientes. Igualmente es la guía y el soporte que hace posible la convivencia pacífica. De esta manera, el riesgo de destruir las leyes y las instituciones puede desembocar en una crisis política y violencia. Ciertamente las leyes y las instituciones tienen muchos sesgos, pero lo que se requiere es una ingeniería constitucional e institucional para que respondan al interés general, sin menoscabo de las minorías. El fin es evitar la concentración del poder y la riqueza en pocas manos. Ganan los poderosos si se devastan leyes e instituciones en vez de mejorarlas. La devastación institucional, ya de por sí preocupante por los riesgos de violencia y anarquía que corre nuestro país y agravada por el dominio territorial de bandas delincuenciales en zonas muy amplias del territorio nacional, también se extiende al ámbito económico. Cabe decir primero que el presidente ha impulsado cosas trascendentales en el salario mínimo y el outsourcing o subcontratación de trabajadores por terceros que los despojan de derechos y en los hechos son una especie de esclavos modernos que precariza el trabajo. En cuanto al salario mínimo, su incremento ha sido espectacular. ¿Quién en su sano juicio estaría en desacuerdo en estos cambios tan nobles y notables? No obstante, pongamos en perspectiva los cambios. Una vieja ley establece que cuando una variable se mueve las otras también se alteran. En efecto, la mejoría del salario -aunque sin parangón es aún insuficiente para adquirir la canasta básica- tiene algunos aspectos que vale la pena valorar para poner en su justa dimensión sus beneficios. Como es sabido, en México la mayoría de los establecimientos empresariales son micronegocios y pequeñas empresas. Un salario mínimo mayor representa una onerosa carga para su supervivencia, en particular para las empresas formales, pues suben pagos al IMSS, bonificaciones como prima vacacional, aguinaldo y reparto de utilidades. Estos factores obligan a muchas empresas a refugiarse en la informalidad, en donde todos pierden: los emprendedores, trabajadores y consumidores. Para que decisiones como el aumento al salario mínimo no induzcan a las pymes a la economía clandestina es menester acompañarlas con una batería de políticas públicas, tales como un eficaz sistema de salud universal que no implique un gasto insostenible, así como estímulos fiscales. El caso es que cuando se mueve una pieza sin atender a todo el entramado económico termina haciéndose daño en lugar de beneficiar a los más pobres que perciben un salario mínimo. Si el gobierno se proponía fortalecer lo público sobre lo privado, los indicios apuntan a que está ocurriendo lo contrario. Quizá donde se puede observar con mayor nitidez cómo se fortalecen los mercados privados y muchas veces mercados negros, es el sector salud. La mayor debilidad del sistema público sanitario, de por sí en condiciones críticas, a consecuencia de los cambios realizados por el gobierno federal han sido el fortalecimiento de los consultorios privados, primordialmente los de los adyacentes a las farmacias. Y la escasez de medicamentos que se padece ha favorecido el contrabando, la falsificación y venta de productos caducos. Florecen la informalidad y los mercados negros cuando falta planeación, previsión y se introducen cambios parciales. En suma, el debilitamiento de las leyes y de las instituciones, así como políticas públicas realizadas con buenas intenciones pero sin una visión integral, están socavando sustancialmente la viabilidad del país. A este complejo panorama se suma la transición presidencial, la posible recesión de la economía de Estados Unidos, nuestro motor económico tanto por las exportaciones y los flujos de remesas y divisas por turismo. Y ni hablar de la violencia creciente. Se avecinan tiempos nublados." ["post_title"]=> string(32) "Un derrotero incierto de México" ["post_excerpt"]=> string(208) "El debilitamiento de las leyes y de las instituciones, así como políticas públicas realizadas con buenas intenciones pero sin una visión integral, están socavando sustancialmente la viabilidad del país." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "un-derrotero-incierto-de-mexico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-03 11:59:14" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-03 16:59:14" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87358" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18807 (24) { ["ID"]=> int(87688) ["post_author"]=> string(2) "40" ["post_date"]=> string(19) "2023-01-12 13:33:50" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 18:33:50" ["post_content"]=> string(4802) "El gobierno federal dirigido por Andrés Manuel López Obrador está de fiesta por las declaraciones de su homólogo estadounidense Joe Biden: “Es un gran aeropuerto”, refiriéndose al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles. Pero, sobre todo, AMLO festeja por la reciente cotización del peso mexicano ante el dólar de 18 pesos y centavos (https://www.banxico.org.mx/tipcamb/main.do?page=tip&idioma=sp). Lo que nos deja como antes, en lo Macroeconómico todo está de maravilla, pero en la vida real, sobre el suelo mexicano los altos precios, los bajos salarios, la falta de empleos dignos, y la grave carestía golpean a todos y cada uno de los mexicanos. Así, podemos ver a miles de mexicanos en los cruceros de las calles de las ciudades de nuestro país, tratando de recabar recursos económicos ya sea vendiendo algo o desplegando algún arte o servicio y esperar a que le den un peso. Aun así, existen miles de cosechas que no están siendo recogidas por la falta de mano de obra ya que los obreros y campesinos están emigrando a los países del norte para trabajar por un salario digno que no encontrarán aquí en México. Ante esto, dicen los empresarios que no pueden competir ante los salarios del norte del país. Son muy pocos los que le entran al salario bajo que se paga en el campo mexicano. Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, con los alimentos asegurados, con el ahorro constante y una casa digna, no podremos decir que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está cumpliendo todas nuestras necesidades. Por lo cual debió enfocar sus esfuerzos diplomáticos y poder de convencimiento en atraer cientos de empresas a nuestro país en el marco de la reunión trilateral México, Canadá y Estados Unidos. Desgraciadamente, señala la vox populi, se dedicó a gastar su saliva para forzar a Estados Unidos y Canadá a que le entren a una supuesta integración latinoamericana desde el punto de vista socialista que manejan los dictadores latinoamericanos. Buscando, además, conseguir más dinero para los países centroamericanos y de Sudamérica, mientras que para nosotros… puras habas. Ante este marco, las elecciones para este año en el Estado de México y Coahuila están en marcha. Los MORENISTAS contenderán en contra de una Alianza en la que pende sobre ellos la traición del Partido Revolucionario Institucional, mientras que Movimiento Ciudadano seguirá adelante solo. Mientras tanto en Chiapas, los punteros están entre Rosa Irene Urbina Castañeda, presidente municipal de Tapachula y el Director del Seguro social Zoé Robledo Aburto. Estos dos precandidatos son los que están en la preferencia de los verdaderos MORENISTAS y los NEOMORENISTAS. En esta elección estos dos precandidatos, se puede decir, prácticamente irían solos en la elección oficial, ya que ninguno de los otros partidos tiene la fuerza de ganar. Aunque el Partido Verde Ecologista de México podría retomar como candidato al hijo pródigo de ese partido Eduardo Ramírez Aguilar, que hoy por hoy se desempeña como Senador de MORENA. Aunque la vox populi señala que Eduardo Ramírez Aguilar saltará de MORENA al MOVIMIENTO NARANJA, tal y como se espera que lo haga su gurú político compañero de su bancada Ricardo Monreal que iría NARANJA por la Presidencia de la República. Lo seguro es que el que sea ungido como la “Corcholata” ganadora de “encuesta” de MORENA para ser candidato a la Presidencia de la República, vendrá a dar, por ende, el dedo selector a los aspirantes de Chiapas. Esto pondrá a prueba al MORENISMO Chiapaneco que tiene en la mayoría de sus seguidores y dirigentes una Unidad extraordinaria que no revela nada sobre la verdadera identidad de quién será el próximo gobernador de Chiapas. Así la vox populi espera que las próximas elecciones agilicen un poco la deprimida economía Chiapaneca para poder “echar las campanas al vuelo”." ["post_title"]=> string(17) "Campanas al vuelo" ["post_excerpt"]=> string(177) "Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, no podremos decir que el gobierno de AMLO esté cumpliendo todas nuestras necesidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(17) "campanas-al-vuelo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2023-01-12 13:33:50" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2023-01-12 18:33:50" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=87688" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(44) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "4cf4cde1a4ca0a7f7beb7925bfd00460" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Campanas al vuelo

Muy bonito oír que el peso está fuerte, pero mientras que no podamos vivir dignamente, no podremos decir que el gobierno de...

enero 12, 2023

Un derrotero incierto de México

El debilitamiento de las leyes y de las instituciones, así como políticas públicas realizadas con buenas intenciones pero sin una visión integral,...

enero 3, 2023




Más de categoría
amlo detras de su estrado

El instigador

Hay muchísimas formas de dar órdenes, especialmente cuando se ejerce la presidencia de un país. Basta un gesto, un...

enero 27, 2023
Quien ejerce la posverdad no asume estar mintiendo. Se basa en una premisa simple: la verdad no existe, sólo existen las interpretaciones. Asumiendo como dogma esta declaración, no tiene más que conducir su relato hasta los límites donde las fronteras entre los hechos, las percepciones y lo que le gustaría que hubiese ocurrido se diluyen. En enero de 2017, tras la ceremonia de investidura de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos, el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, declaró que dicha ceremonia había sido “la más atendida de la historia”, citando números desfasados y negando la enorme cantidad de material fotográfico, videos y datos procedentes de prensa, instituciones y hasta del propio transporte público que mostraban una realidad muy distinta. Más tarde, cuando en entrevista televisiva, le preguntaron a la Consejera de Presidencia, Kellyanne Conway, acerca de dichas declaraciones, respondió, esbozando una enigmática sonrisa, que los datos inventados por Spicer no eran falsos sino “hechos alternativos”, a lo que el presentador de NBC News, Chuck Todd, le respondió: "Los hechos alternativos no son hechos. Son falsedades". Y dicho periodista hizo énfasis en otra cosa más: si en su primera presentación ante la prensa, y acerca de un hecho en última instancia tan intrascendente, el nuevo gobierno era capaz de mentir de un modo tan flagrante y cínico, qué podría esperarles en el futuro. El equipo del expresidente Trump no reconocía estar mintiendo. Paras ellos la nueva versión de la verdad, construida a partir de sus propias percepciones, era tan válida como los conteos objetivos y las referencias históricas de las toma de posesión anteriores. La verdad era producto de la percepción y su validez se asentaba en el hecho simple de considerarla como tal. El Oxford English Dictionary asegura que la posverdad “denota circunstancias en las que los hechos objetivos influyen menos en la opinión pública que aquellos que apelan al emoción y a las creencias personales”. Quien ejerce la posverdad no asume estar mintiendo. De hecho se basa en una premisa muy simple, sostenida en la visión posmoderna que afirma que la verdad no existe, sólo versiones o interpretaciones de la realidad. Tras asumir como dogma esta declaración, no tiene más que conducir su relato hasta los límites donde las fronteras entre los hechos, las percepciones y lo que le gustaría que hubiese ocurrido se diluyen, y es ese territorio ambiguo el individuo se siente con la capacidad de construir una versión de los acontecimientos que reflejen aquello que desea expresar. La verdad ya no es sólo relativa a una perspectiva o un contexto, ya no es que se vea influida por la interioridad, los miedos, las creencias o los deseos de un individuo, sino que simple y llanamente es producto de la voluntad de quien la crea. La Posverdad se ajusta a las conveniencias de quien pretende imponerla y es inmune a cualquier evidencia empírica u objetiva si ésta contradice los prejuicios, ideología, visión del mundo o, incluso, apetencias u odios coyunturales de quien la defiende. Equivale a aceptar que vivimos en un mundo donde los hechos dejan de ser objetivos y se convierten en optativos, donde lo concreto se ajusta a la interpretación personal del momento y, aunque en principio parece cómodo y satisfactorio, a la larga nos obliga a vivir en un mundo incierto donde no hay referentes comunes a los cuales asirse. Antecedentes de la posverdad Desde el siglo XVIII, o incluso antes, comenzó a intuirse que el contenido de la psique ejerce una influencia importante sobre la percepción, la cognición y el comportamiento humano. La forma en que entendemos lo que nos rodea se vuelve determinante para manifestar una conducta, con lo cual comenzó a entrar en crisis la idea de que la realidad es sólo aquello que ocupa un lugar en el espacio-tiempo para comenzar a darle una cierta importancia a lo que sucede en la subjetividad. Freud lleva todo esto un paso más allá y diseña sus potentes teorías acerca del inconsciente y de ahí podríamos hacer un seguimiento de todo el desarrollo de la psicología del siglo XX. Sin embargo, quizá el más claro antecedente, tanto del posmodernismo como de su manifestación patológica que conocemos como posverdad, lo tengamos en el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, quien en el siglo XIX aseguró que “no hay hechos, sino sólo interpretaciones”. La verdad dejó de ser algo objetivamente válido para todos y pasó, tras el abuso perverso de quien la lleva hasta la posverdad, a convertirse en una propiedad particular, donde la verdad es lo que yo interpreto como ocurrido sin importar datos, testimonios o referencias que lo desmientan. Quienes en su momento defendieron el Brexit no basaron su postura en los hechos, sino en la creencia inducida por quienes defendían esa narrativa, de que Inglaterra estaría mejor fuera de la Unión, aunque no hubiese ningún dato objetivo que lo probara esa hipótesis. Ken Wilber asegura que la generación Boomer, la inmediata posterior a la Segunda Guerra Mundial y primera posmoderna, educó a sus hijos, no tanto enfocados en defender la verdad, pues sabían que ésta era una construcción, sino centrados en enseñar y promover la autoestima. Sentirme validado es mucho más importante que prestar atención a los hechos. La autoestima enfocada así, asegura Wilber, no hace sino fomentar el narcisismo. Si bien puede considerársele a Donald Trump como el rey de la posverdad, lo cierto es que se trata de una práctica mucho más extendida y popular de que se supone. Este narcisismo del que habla Wilber se manifiesta de muchas formas. Quizá la más inocua sea la representada por la “cultura selfie”, donde la realidad directamente se retoca sin pudor para que la imagen personal se adapte, no a lo que veo, no a lo que es, sino a lo quisiera ver y es esa imagen “renovada” la que se muestra como verdadera. Las redes sociales se convierten entonces en cajas de resonancia para trasmitir posverdades complacientes y reconfortantes. Pero es cada vez más habitual, y mucho más dañino para la construcción de un mundo en común, participar en discusiones que terminan con frases como esta: “yo tengo mi verdad y tú tienes la tuya”. Ante esta forma de entender la realidad no sólo no consideramos necesario esforzarnos por encontrar puntos en común y buscar un acuerdo, ni siquiera nos interesa lo que el otro pretende decirnos con “su verdad” ni que parte de esa versión podría servirnos para ampliar o complementar la nuestra. Estamos tan identificados con nuestras creencias y es tan frecuente encontrar voces que confirman nuestra visión, que resulta muy difícil cuestionarlas. Como asegura Rutger Bregman en Utopía para realistas, se requiere ser tremendamente valiente para cambiar de opinión porque muchas veces implica rectificar nuestra comprensión de las cosas: “Cuando la realidad choca con nuestras convicciones más profundas, preferimos recalibrar la realidad que corregir nuestra visión del mundo. No sólo eso, nos volvemos aún más inflexibles que antes en nuestras creencias” (Bregman, Utopía para realistas, 2017, P. 217-218). Web: www.juancarlosaldir.com Instagram: jcaldir Twitter: @jcaldir Facebook: Juan Carlos Aldir

La posverdad, el extremo de la patología posmoderna

Quien ejerce la posverdad no asume estar mintiendo. Se basa en una premisa simple: la verdad no existe, sólo...

enero 27, 2023

Justicia para María Elena Ríos

María Elena Ríos Ortiz es una saxofonista que sufrió un ataque de ácido que le desfiguró gran parte de...

enero 26, 2023
carga en avion

El problema del manejo de la carga aérea

El AIFA hoy no tiene las instalaciones necesarias para el manejo de carga aérea. Tienen un área para ello...

enero 25, 2023