INSABI… no sabe

El INSABI que creó el presidente no significó una puerta de salida a los problemas del sector salud.

25 de agosto, 2022

El presidente Andrés Manuel López Obrador llegó a la silla presidencial con diversas promesas que dieron esperanza a los mexicanos más pobres. Ofreció diversos programas sociales que ayudaron de manera importante a quienes más lo necesitaban.

Entre las promesas del presidente se encuentra la del sector salud, pero ésta se ha quedado en el aire ya que este sigue siendo completamente inútil con un secretario de Salud que gana un sueldo solo por ocupar el cargo y no hacer nada para mejorar las condiciones en las que se encuentra el sector. 

Las vacunas BCG para recién nacido se encuentran agotadas incluso en los laboratorios privados, lo que es preocupante, pero Jorge Alcocer no resuelve nada. El subsecretario Hugo López-Gatell defiende a un INSABI que supuestamente se encarga de la compra de medicamentos, pero no ha sido eficiente. Los niños necesitan sus vacunas pero como no representan un voto para 2024 no están siendo atendidos lo que es vergonzoso.

Mientras tanto, Andrés Manuel López Obrador propuso la desaparición de consultorios médicos privados en farmacias. Es una pésima propuesta ya que antes de llevar a cabo esta decisión primero se necesita resolver muchas cosas en el IMSS que también ofrece un pésimo servicio de salud al otorgar únicamente cinco fichas al día para consultas médicas en un turno cuando las necesidades son mucho mayores que únicamente una receta con paracetamol.

El IMSS carece de un buen servicio médico y un mejor personal que esté comprometido con la salud de los ciudadanos y el INSABI que creó el presidente no significó la puerta de salida a los problemas del sector salud, además de que todavía hay muchos mexicanos que no están afiliados al IMSS y su única vía de salida es un consultorio de farmacia que el presidente ahora quiere eliminar.

Comentarios


object(WP_Query)#16265 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82555) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(82555) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16269 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16267 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16268 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2022" ["before"]=> string(10) "28-09-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (82555) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83745) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content"]=> string(7307) "Importa entender por qué tantas personas en casi todos los países están desencantadas y enojadas con su vida y sus gobiernos. El primer paso para el cambio es conocer las causas. Los graves problemas de inseguridad y precariedad económica y patrimonial que sufren millones dieron origen a regímenes que les prometieron terminar con los males que padecen. En algunos casos llevaron al poder a líderes con programas y políticas de derecha y, en otros, de izquierda. El común denominador de ambos tipos de dirigentes es que, una vez instalados en el gobierno, tienden a concentrar el poder y limitar las libertades que son fundamentales para el bienestar personal, colectivo y el progreso. ¿Qué causas dieron origen al gran malestar de nuestros días? Los problemas reales que enfrentaban las economías de los países occidentales dieron lugar a programas de liberación comercial y financiera a partir de los años ochenta del siglo pasado. Durante ese periodo y hasta la primera década del presente siglo la ideología en boga aconsejó libertad plena a los mercados bajo la creencia de que no causarían daños y que había que reducir al mínimo al Estado y los programas sociales para presuntamente promover la responsabilidad personal. Si bien el diagnóstico y la solución eran los indicados, se cayó en excesos que ocasionaron crisis recurrentes y enorme desigualdad. Varios factores influyeron en el auge de lo que se conoce como neoliberalismo: el prestigio de las teorías económicas de las escuelas de Chicago (Milton Friedman) y de Austria (Friedrich Hayek), que pusieron en práctica Ronald Reagan y Margaret Thatcher, e impusieron al mundo mediante el BM y el FMI; el estancamiento e inflación en los países occidentales, agudizado por el embargo petrolero y la cuadruplicación de sus precios, que llevó a niveles sin precedentes las tasas de interés; desplome y desaparición de la Unión Soviética (Rusia), cuya característica fue la planeación central que asfixió a la iniciativa individual e innovación; excesivo endeudamiento de los países pobres. Estos y otros fenómenos dieron como resultado una oleada de recortes al gasto público; desmantelamiento o debilitamiento extremo de los sistemas de bienestar (salud, educación, pensiones, seguridad laboral); privatización indiscriminada de empresas públicas y millones de despidos; extenuación de los sindicatos y de la organización laboral; propagación de procesos productivos y de capitales por todo el mundo, en especial hacia el sudeste de Asia; liberación de los flujos de capital, crisis financieras, fragilidad extrema del sistema bancario y enorme endeudamiento público para rescatar a bancos y empresas, cuya quiebra ocasionaría una hecatombe económica (beneficios públicos, ganancias privadas); conformación de potentes empresas monopólicas. ¿Qué pasó en la vida real? Primero cabe reconocer que el liberalismo económico ha sido una potente plataforma para el crecimiento. De acuerdo con los cálculos de Deirdre N. McCloskey, entre 1800 y el año 2015 la producción por persona en los países liberales creció 3000%. Y, al mismo tiempo que aumentó el bienestar, se expandieron la libertad y los derechos. Sin embargo, fue víctima de su propio éxito al entronizar valores relativos y convertirlos en valores absolutos. Así, la libertad absoluta de los mercados engendró sociedades disfuncionales, altamente desiguales y polarizadas. En los países socialistas ocurrió lo opuesto: pretendieron hacer de la igualdad el valor absoluto y acabaron con la libertad y terminaron empobrecidas. En palabras de Francis Fukuyama: “Una de las ideas centrales del liberalismo es su valorización y protección de la autonomía individual. Ahora bien, ese valor básico puede llevarse demasiado lejos. Para la derecha significaba sobre todo el derecho a comprar y vender libremente, sin interferencias del Estado. Esta idea, llevada al extremo, convirtió el liberalismo económico en “neoliberalismo”… provocando desigualdades monstruosas… Para la izquierda, la autonomía significaba autonomía personal en relación con las decisiones y valores vitales y la oposición a las normas morales impuestas por la sociedad circundante. En este sentido, el liberalismo empezó a erosionar su propia premisa de tolerancia a medida que evolucionaba para convertirse en la política de identidad moderna…”. El liberalismo y sus desencantados. Es así como la erosión del liberalismo político clásico y su mutación al neoliberalismo provocó una oleada populista en las sociedades modernas. Este tránsito no fue indoloro: el neoliberalismo ocasionó la pérdida de empleos, modos de vida, estatus, reconocimiento social, desencanto, frustración, enfermedad y muerte. La otra cara de la moneda es la de fortunas inconmensurables: hombres y empresas tan inconmensurablemente ricas que rivalizan con el poder de los Estados. Así, por ejemplo, varias empresas tecnológicas tienen un valor de mercado que sobrepasa a la producción anual de México. Y son tan poderosas que han inclinado los sistemas políticos y legales para favorecer sus intereses, en determinado del bienestar público. Si el neoliberalismo socava a la democracia liberal mediante el dinero, el populismo propone la concentración del poder político en el Ejecutivo, como el reverso de la medalla, que a la postre ahoga las libertades individuales y políticas. Ambos han erosionado a la democracia liberal, entendida como el sistema de leyes, instituciones y contrapesos para limitar el poder, cualquiera que sea su origen. El liberalismo político ha sido más eficaz para evitar la concentración del poder político, pero menos capaz para controlar el poder económico de las grandes empresas, que también se ha convertido en poder político y ha menguado la autonomía y la libertad individual. Ambos ponen en peligro el bien común y la prosperidad. El desafío de la democracia liberal es, por tanto, limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. El liberalismo nace como medio para limitar el poder y la arbitrariedad del soberano y garantizar la vida de los súbditos, así como para lograr la paz ante la intolerancia religiosa. Con el tiempo evolucionó para transformarse en el sistema que aspira a limitar cualquier tipo de poder y dar paso a la pluralidad y la diversidad, sin menoscabo de la tolerancia. Hoy nuevamente el liberalismo político puede ser el instrumento requerido para lograr profundos cambios en la distribución del poder económico y político, así como para recuperar el valor de la tolerancia. ¿Los liderazgos políticos y empresariales están a la altura del cambio? Como antaño, se trata de preservar la vida ante el interés económico y la autonomía personal y libertad ante el poder político." ["post_title"]=> string(31) "Del neoliberalismo al populismo" ["post_excerpt"]=> string(102) "El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "del-neoliberalismo-al-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83745" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16243 (24) { ["ID"]=> int(82989) ["post_author"]=> string(3) "145" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-06 12:26:48" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 17:26:48" ["post_content"]=> string(5049) "El fin de semana se aprobó en la Cámara de Diputados una iniciativa promovida por el presidente de la República y presentada por los coordinadores parlamentarios de Morena, PT y PVEM para adscribir a la Guardia Nacional a las Fuerzas Armadas. Se había anunciado que sería una iniciativa preferente del Ejecutivo federal; sin embargo, fue presentada por los coordinadores del bloque oficialista. ¿Cuál debió haber sido el procedimiento legislativo?:
  • Dar cuenta de la iniciativa;
  • turnarla a Comisiones;
  • analizarla, discutirla y debatirla en Comisiones;
  • y someterla a consideración del Pleno.
¿Qué fue lo que hicieron? Dar cuenta de la iniciativa, dispensarle todos los trámites legislativos y votarla en el Pleno, es decir, no pasó por Comisiones ni se convocó a parlamento abierto. ¿Cuál fue el resultado?  Que después de 14 horas de sesión, se aprobó con 264 votos a favor, 212 en contra y una abstención. ¿De qué se trata esta reforma? Primero, se modifican 4 leyes: 
  1. Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.
  2. Ley de la Guardia Nacional.
  3. Ley Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.
  4. Ley de Ascensos y Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos.
Segundo, se estipula que las Fuerzas Armadas ejercerán el control operativo y administrativo de la Guardia Nacional, es decir, ya no será una corporación civil como lo mandata la Constitución. Y tercero, que el titular de la Guardia Nacional será propuesto por la Secretaría de la Defensa Nacional. Este documento aprobado por los legisladores oficialistas contraviene a la Constitución, pero ¿cómo es que lo hace?  El artículo 21 de la Constitución, señala que las instituciones de seguridad pública, incluyendo la Guardia Nacional, serán cuerpos civiles. Lo que dejará de ser así. La Constitución dice que, la Guardia Nacional es un cuerpo adscrito a la Secretaría de Seguridad y Prevención Ciudadana, sin embargo, con la reforma, las instalaciones, cuarteles y elementos, serán militares. La actuación de la Guardia, dice la Constitución, se regirá por la doctrina policial.  En 2019, se estableció en el régimen transitorio que las fuerzas armadas tendrían 5 años a partir de 2019 para dejar de ejercer las tareas de seguridad pública, sin embargo, lo que pretenden con esta reforma es perpetuar su presencia. ¿Qué más contraviene esta reforma? La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Alvarado Espinoza contra México, en el que se estipula que la actuación de las fuerzas armadas debe ser de forma extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria. Es decir, la seguridad pública debe estar en manos de personal civil como lo establecen las normas de derecho internacional de los derechos humanos. Para que esta reforma no sea inconstitucional ¿cómo debió ser el proceso?
  • Presentar una reforma constitucional al artículo 21
  • Pero como no tienen las 2/3 partes de legisladores (334 diputados y 86 senadores) para hacer una reforma de este tamaño, entonces optaron por modificar las leyes secundarias
En el Senado, desde el bloque de oposición, daremos la batalla y con argumentos debatiremos para que no se militarice al país. Y en caso de que esta reforma sea aprobada, acudiremos a la Suprema Corte vía una acción de inconstitucionalidad porque claramente viola a la Constitución y de ser necesario, también acudiremos a instancias internacionales." ["post_title"]=> string(30) "Reforma de la Guardia Nacional" ["post_excerpt"]=> string(128) "En el Senado, desde el bloque de oposición, daremos la batalla y con argumentos debatiremos para que no se militarice al país." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(30) "reforma-de-la-guardia-nacional" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-06 12:31:47" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-06 17:31:47" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=82989" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83745) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content"]=> string(7307) "Importa entender por qué tantas personas en casi todos los países están desencantadas y enojadas con su vida y sus gobiernos. El primer paso para el cambio es conocer las causas. Los graves problemas de inseguridad y precariedad económica y patrimonial que sufren millones dieron origen a regímenes que les prometieron terminar con los males que padecen. En algunos casos llevaron al poder a líderes con programas y políticas de derecha y, en otros, de izquierda. El común denominador de ambos tipos de dirigentes es que, una vez instalados en el gobierno, tienden a concentrar el poder y limitar las libertades que son fundamentales para el bienestar personal, colectivo y el progreso. ¿Qué causas dieron origen al gran malestar de nuestros días? Los problemas reales que enfrentaban las economías de los países occidentales dieron lugar a programas de liberación comercial y financiera a partir de los años ochenta del siglo pasado. Durante ese periodo y hasta la primera década del presente siglo la ideología en boga aconsejó libertad plena a los mercados bajo la creencia de que no causarían daños y que había que reducir al mínimo al Estado y los programas sociales para presuntamente promover la responsabilidad personal. Si bien el diagnóstico y la solución eran los indicados, se cayó en excesos que ocasionaron crisis recurrentes y enorme desigualdad. Varios factores influyeron en el auge de lo que se conoce como neoliberalismo: el prestigio de las teorías económicas de las escuelas de Chicago (Milton Friedman) y de Austria (Friedrich Hayek), que pusieron en práctica Ronald Reagan y Margaret Thatcher, e impusieron al mundo mediante el BM y el FMI; el estancamiento e inflación en los países occidentales, agudizado por el embargo petrolero y la cuadruplicación de sus precios, que llevó a niveles sin precedentes las tasas de interés; desplome y desaparición de la Unión Soviética (Rusia), cuya característica fue la planeación central que asfixió a la iniciativa individual e innovación; excesivo endeudamiento de los países pobres. Estos y otros fenómenos dieron como resultado una oleada de recortes al gasto público; desmantelamiento o debilitamiento extremo de los sistemas de bienestar (salud, educación, pensiones, seguridad laboral); privatización indiscriminada de empresas públicas y millones de despidos; extenuación de los sindicatos y de la organización laboral; propagación de procesos productivos y de capitales por todo el mundo, en especial hacia el sudeste de Asia; liberación de los flujos de capital, crisis financieras, fragilidad extrema del sistema bancario y enorme endeudamiento público para rescatar a bancos y empresas, cuya quiebra ocasionaría una hecatombe económica (beneficios públicos, ganancias privadas); conformación de potentes empresas monopólicas. ¿Qué pasó en la vida real? Primero cabe reconocer que el liberalismo económico ha sido una potente plataforma para el crecimiento. De acuerdo con los cálculos de Deirdre N. McCloskey, entre 1800 y el año 2015 la producción por persona en los países liberales creció 3000%. Y, al mismo tiempo que aumentó el bienestar, se expandieron la libertad y los derechos. Sin embargo, fue víctima de su propio éxito al entronizar valores relativos y convertirlos en valores absolutos. Así, la libertad absoluta de los mercados engendró sociedades disfuncionales, altamente desiguales y polarizadas. En los países socialistas ocurrió lo opuesto: pretendieron hacer de la igualdad el valor absoluto y acabaron con la libertad y terminaron empobrecidas. En palabras de Francis Fukuyama: “Una de las ideas centrales del liberalismo es su valorización y protección de la autonomía individual. Ahora bien, ese valor básico puede llevarse demasiado lejos. Para la derecha significaba sobre todo el derecho a comprar y vender libremente, sin interferencias del Estado. Esta idea, llevada al extremo, convirtió el liberalismo económico en “neoliberalismo”… provocando desigualdades monstruosas… Para la izquierda, la autonomía significaba autonomía personal en relación con las decisiones y valores vitales y la oposición a las normas morales impuestas por la sociedad circundante. En este sentido, el liberalismo empezó a erosionar su propia premisa de tolerancia a medida que evolucionaba para convertirse en la política de identidad moderna…”. El liberalismo y sus desencantados. Es así como la erosión del liberalismo político clásico y su mutación al neoliberalismo provocó una oleada populista en las sociedades modernas. Este tránsito no fue indoloro: el neoliberalismo ocasionó la pérdida de empleos, modos de vida, estatus, reconocimiento social, desencanto, frustración, enfermedad y muerte. La otra cara de la moneda es la de fortunas inconmensurables: hombres y empresas tan inconmensurablemente ricas que rivalizan con el poder de los Estados. Así, por ejemplo, varias empresas tecnológicas tienen un valor de mercado que sobrepasa a la producción anual de México. Y son tan poderosas que han inclinado los sistemas políticos y legales para favorecer sus intereses, en determinado del bienestar público. Si el neoliberalismo socava a la democracia liberal mediante el dinero, el populismo propone la concentración del poder político en el Ejecutivo, como el reverso de la medalla, que a la postre ahoga las libertades individuales y políticas. Ambos han erosionado a la democracia liberal, entendida como el sistema de leyes, instituciones y contrapesos para limitar el poder, cualquiera que sea su origen. El liberalismo político ha sido más eficaz para evitar la concentración del poder político, pero menos capaz para controlar el poder económico de las grandes empresas, que también se ha convertido en poder político y ha menguado la autonomía y la libertad individual. Ambos ponen en peligro el bien común y la prosperidad. El desafío de la democracia liberal es, por tanto, limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. El liberalismo nace como medio para limitar el poder y la arbitrariedad del soberano y garantizar la vida de los súbditos, así como para lograr la paz ante la intolerancia religiosa. Con el tiempo evolucionó para transformarse en el sistema que aspira a limitar cualquier tipo de poder y dar paso a la pluralidad y la diversidad, sin menoscabo de la tolerancia. Hoy nuevamente el liberalismo político puede ser el instrumento requerido para lograr profundos cambios en la distribución del poder económico y político, así como para recuperar el valor de la tolerancia. ¿Los liderazgos políticos y empresariales están a la altura del cambio? Como antaño, se trata de preservar la vida ante el interés económico y la autonomía personal y libertad ante el poder político." ["post_title"]=> string(31) "Del neoliberalismo al populismo" ["post_excerpt"]=> string(102) "El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "del-neoliberalismo-al-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83745" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(56) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "09d4e8aee5a3b3e269a469e764244403" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Del neoliberalismo al populismo

Del neoliberalismo al populismo

El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”.

septiembre 27, 2022

Reforma de la Guardia Nacional

En el Senado, desde el bloque de oposición, daremos la batalla y con argumentos debatiremos para que no se militarice al país.

septiembre 6, 2022




Más de categoría

Las órdenes de gobierno locales: el talón de Aquiles del obradorismo

En los ámbitos locales es donde a MORENA se le han adherido no pocos elementos oportunistas, con la cultura...

septiembre 28, 2022

Los Sí y los No del “Ejercicio Participación Social” sobre la GN y MILITARES

El Ejército y la Marina son lo mejor que tenemos. Hay que conocerlos desde dentro para entenderlos. Lo malo...

septiembre 28, 2022

Seguridad Nacional

En varios foros se ha discutido hasta el cansancio la militarización de la Guardia Nacional, que ante la falta...

septiembre 27, 2022

Camila Parker y la reivindicación de las mujeres que aman demasiado

“Hombres necios que acusáis / a la mujer sin razón / sin ver que sois la ocasión / de...

septiembre 27, 2022