¿Funciona la Guardia Nacional? AMLO aumenta 50 mil millones a su presupuesto

¿Se acabó el “abrazos no balazos”? porque de resultar eficiente la operación de la Guardia Nacional con el mandato presidencial de no enfrentamientos violentos, no habría por qué sumar 50 mil millones de pesos al presupuesto de...

30 de julio, 2021

¿Se acabó el “abrazos no balazos”? porque de resultar eficiente la operación de la Guardia Nacional con el mandato presidencial de no enfrentamientos violentos, no habría por qué sumar 50 mil millones de pesos al presupuesto de 35 mil 600 millones de pesos anuales que se le venía destinando.

Cien mil elementos equivalentes a 3 mil efectivos en promedio por estado y la CDMX no parecen suficientes. Con el aumento, el gobierno federal pretende cuando menos duplicar la formación antes de terminar el sexenio. Como todo, la capacitación y búsqueda de los perfiles adecuados son obstáculos en el tiempo.

Sin embargo, este fin de semana Andrés Manuel López Obrador reveló que solamente un estado de la República no registró muertes dolosas, y que estas ascendieron a 236 en 48 horas. Los números son de fracaso, mayo alcanza casi los 3 mil homicidios (2963) es un incremento mensual de 3,57 % frente a los 2.861 asesinatos reportados en abril y un aumento anual de 1,26 % ante los 2.926 registrados en mayo del año pasado.

Esto es, a pesar de la pandemia, la reducción del 2% que dice la secretaria de Seguridad Rosa Icela Rodríguez, es un mal resultado por la contracción del mercado en todos los sentidos, y las restricciones de movilidad que se relajaron hasta el primer trimestre del 2021.

A la decisión de la Guardia Nacional habrá que agregar el desmantelamiento de elementos del Ejército y la Marina que pasaron a formar parte de este grupo, aproximadamente 30 mil elementos.

Sin embargo, el otro problema en puerta de la Guardia es que la cadena de mando puede sufrir fuertes repercusiones si el presidente no logra la reforma constitucional para pasar a la Guardia Nacional al Ejército.  El próximo presidente podría optar por desligarla totalmente del mando castrense y trazar una ruta vertical a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, lo que devendría en tres organismos castrenses. 




De hecho la Guardia ya se puede considerar más fuerte que la Secretaría de Marina. El problema de extirpar el carácter civil de la Guardia es que, de llegar a los 200 mil elementos, resultaría en una fuerza muy cercana al Ejercito Mexicano, solo le restaría la Fuerza Aérea, una institución muy debilitada.

El otro dilema que mete un alto grado de incertidumbre es qué hacer con la Secretaría de Seguridad si López Obrador logra la reforma para fusionar la Guardia al Ejército. Ni siquiera en el papel tendría razón de ser de la dependencia de Rosa Icela Rodríguez.

La estrategia de Palacio Nacional para militarizar un gran número de funciones civiles es análoga a la de Hugo Chávez en Venezuela, que cimentó la fuerza del Partido Socialista Unido de Venezuela a través de las Fuerzas Armadas. De los 33 ministerios de Venezuela, nueve están dirigidos por militares retirados o en ejercicio. Dicho número de funcionarios gubernamentales representa 26,4% de un gabinete donde la milicia tiene gran relevancia.

La hegemonía militar comenzó cuando Hugo Chávez dio inicio al “Plan Bolívar 2000”, la primera de muchas misiones donde oficiales del ejército caminaban de puerta en puerta por casas y escuelas para coordinar programas sociales, educativos y de salud, dando así una mejor imagen entre la población.

Maduro continuó desde el 2013 con esa dinámica y hasta el 2019 el 26% de los ministerios están en manos de militares activos y retirados, sin embargo, no todo ha sido la fidelidad esperada. El miércoles 7 de julio renovó la cúpula militar al cambiar a los comandantes del Ejército, la Armada, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) y al jefe del comando estratégico operacional, aunque ratificó al ministro de Defensa, Vladimir Padrino.

Dijo Maduro en un acto de ascenso de oficiales: “Como se acostumbra cada 7 de julio, he tomado la decisión de hacer una renovación necesaria para la continuidad de los planes, pero para imprimir nueva energía, nueva fuerza a nuestros mandos militares fundamentales”.

Minutos antes y por sorpresa, mientras anunciaba su ascenso, Maduro nombró como responsable del comando estratégico operacional al mayor general Domingo Hernández Larez, quien hasta ahora estaba al frente del Ejército.

Comentarios
object(WP_Query)#17827 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68758) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-07-2021" ["before"]=> string(10) "01-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(68758) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-07-2021" ["before"]=> string(10) "01-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17828 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17861 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17822 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-07-2021" ["before"]=> string(10) "01-08-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-07-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-08-01 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (68758) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17851 (24) { ["ID"]=> int(68770) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-30 10:34:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-30 15:34:52" ["post_content"]=> string(11449) "Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas hasta sus últimas consecuencias.    Otra posibilidad está en que los cambios en la realidad material detonen y favorezcan al surgimiento de nuevas ideas.  En cualquier caso el compromiso total es determinante.    La semana anterior desarrollamos tres tipos de ideas: las exitosas, las disruptivas y las revolucionarias. Hoy toca el turno de explorar el principal mecanismo mediante el cual dichas ideas se materializan en el mundo objetivo.  Las ideas son las semillas de las que nacen, se alimentan y evolucionan las narrativas que dan forma y orden al mundo material en su conjunto que percibimos los seres humanos. Ante una realidad objetiva dada, el ser humano construye relatos que la explican y a partir de las ideas, intenciones y propósitos, la interviene, modificándola. Y estas “ideas materializadas”, al interactuar sinérgicamente con los objetos y condiciones preexistentes, terminan por integrarse en una sola realidad que nunca –aunque la diferencia sea microscópica– será la misma que la previa.  Quizá, tras todo ese devenir que da lugar a su realización, la forma definitiva que tomó la idea al concretarse no corresponda con exactitud a como la imaginamos en un principio, pero esa “mutación adaptativa” entre lo pensado y lo que termina por concretarse es una parte esencial e inevitable del proceso creativo, tanto individual como colectivo.    Pero también está el otro lado de la ecuación: en la cara opuesta están quienes se aferran con terquedad a la realidad existente, convencidos de que carecen por completo de poder alguno para modificarla. Y hay también otro segmento que supone que con el mero deseo, con el mero pensamiento o con unas cuantas declaraciones escritas en un papel o colgarse del cuello un cuarzo de determinado color serán capaces de modificar entornos sólidos y objetivos de la realidad que los rodea.  Desde luego que ni obstinarse en que el mundo “es lo que es y ni modo”, o asumir que con mi mera intención mental puedo “moldear el cosmos según mi narcisismo lo determine” conduce a ningún tipo de transformación significativa; por el contrario, ambas posturas, aunque en apariencia parezcan opuestas, en realidad son las dos caras de la misma moneda: ambas, al permanecer funcionando según el estado habitual de las cosas, confirman y fortalecen día con día el statu quo dominante con el que, en apariencia, están disconformes.  Quizá la causa auténtica y profunda de que optemos por suponer que las ideas no transforman el mundo es porque no nos atrevemos a asumir esa idea y comprometernos con ella, estando dispuestos a pagar los precios que eso implica.  En el fondo lo sabemos: para que una idea de verdad se materialice, para que asiente sus raíces en la realidad objetiva requiere de ser asumida con total compromiso, con una entrega irrestricta, con absoluta convicción, haciendo que cada uno de nuestros actos sean congruentes con ella, lo que implicaría que el primer transformado seríamos nosotros mismos.  Una vez que esto ocurre, podemos estar seguros de algo: nuestra idea ha comenzado a existir, a tomar forma, a asentarse en el mundo objetivo; lo mucho o poco que influya después no siempre depende de nosotros sino de la forma en que esa realidad emergente consiga interactuar con las estructuras preexistentes.  Y, como ya lo apuntaba arriba, esto nada tiene que ver con pensamientos mágicos o con escribir decretos en un cuaderno. Cuando hablo de comprometerse con una idea con absoluta convicción implica justo eso: que nuestra vida gire en torno a llevarla a la práctica y el resto de nuestras acciones se correspondan de forma coherente y sinérgica con ella. Eso es justo lo que ha ocurrido en prácticamente todos los casos de ideas exitosas, disruptivas o revolucionarias que transformaron en mayor o menor medida la realidad de su tiempo: quienes las idearon y llevaron a la práctica, empeñaron su vida en ellas.  Pero, también hay que decirlo, por cada uno que consigue materializar una idea transformadora, hay miles, quizá millones que fracasan en el intento. Las razones de este fracaso son diversas: la falta de compromiso, la indolencia ante el esfuerzo necesario, la incapacidad de enfocarse lo suficiente, el temor a carecer de la fuerza interior necesaria, o el panico de conseguirlo y no ser capaces de sostenerse en ella.  Otra posibilidad, hay que asumirlo, es simplemente que la idea no era tan buena como suponíamos o no era su momento y quizá alguien más, en otro tiempo o circunstancia consiga realizarla. El 99% de las ideas que emergen en los seres humanos terminan en nada, pero eso es la esencia de la vida plena: el genuino riesgo de que las cosas no salgan como nos gustaría y que aún así estemos dispuestos a comprometernos con nuestras convicciones y llevarlas hasta el límite de nuestras fuerzas. Esto nos lleva a una premisa un poco más compleja pero más apegada a la realidad que la propuesta de inicio: si bien son las ideas las que transforman gradualmente la realidad humana y lo hacen en distintas formas y niveles según cada caso, no todas las ideas y no bajo cualquier circunstancia lo consiguen, pero en ningún caso la idea se materializa sola; comprometerse de forma absoluta con ella es del todo indispensable.      El camino opuesto En general la emergencia creativa de nuevas ideas, que se concretan a partir de ese compromiso irrestricto que se decía arriba, es lo que suele transformar la realidad. Sin embargo, en determinadas circunstancias las cosas ocurren de forma distinta: cambios significativos y abruptos en la realidad material son también detonantes, e incluso llegan a obligar, el surgimiento de nuevas ideas, nuevos proyectos, soluciones innovadoras antes inaceptables.  En este caso, mientras las ideas suelen materializarse y entrelazarse con otras generando cambios en los sistemas de manera gradual, las ideas que emergen como soluciones a problemas inesperados y súbitos pueden transformar el entorno de forma violenta y rápida.  Terremotos devastadores han propiciado cambios sustanciales en los sistemas constructivos y tendencias arquitectónicas de las zonas sísmicas, ante desbordamiento de ríos se han diseñado presas y cauces, se han desarrollado refugios prefabricados, hospitales inflables, refrigeradores solares, cambios y regulaciones en la banca tras crisis económica,  la mejora de infraestructuras y un largo etcétera.   La pandemia por Covid-19 ha sido uno de esos catalizadores que, trastocando la vida cotidiana del mundo entero, ha dejado al descubierto vicios y problemas que veníamos acarreando y nos negábamos a abordar. La emergencia sanitaria ha forzado a desarrollar nuevas tecnologías y soluciones en el campo de la medicina, ha trastocado nuestro modo de comunicarnos, movernos y relacionarnos con los otros, ha transformado nuestro modo de trabajar, de consumir, de viajar y muchos de estos cambios forzados podrían conducir a nuevos sistemas más funcionales y eficaces para con la nueva realidad que se construye día con día como respuesta a la crisis global que vivimos. Más allá de los cambios útiles pero superficiales que pudieran sostenerse una vez terminada la pandemia, como el uso de cubrebocas en el transporte público y concentraciones masivas, el perfeccionamiento de las vacunas y los sistemas para aplicarlas o nuevos protocolos para evitar infecciones, la crisis tras la Covid-19 ha sido tan amplia –el mundo entero–, tan profunda –se ha dejado sentir en prácticamente todos los ámbitos– y sostenida en el tiempo –cuando menos durará dos años– que ha dado lugar a una nueva problemática general que exige ser atendida de manera creativa y novedosa, pero sobre todo, inmediata.   Desde las legislaciones laborales que no consideran con seriedad las implicaciones del home-office, la necesidad de nuevos sistemas educativos, lo problemático de los modelos comerciales de viviendas sin las dimensiones y características apropiadas para familias que deberán hacer trabajo y educación desde casa, las dinámicas de consumo, sólo por citar unos cuantos ejemplos, son muchos los aspectos de la economía, la cultura y las interacciones sociales que se han visto trastocadas de forma imprevista.  Al mismo tiempo de ser la peor crisis global que se tenga noticia, la actual pandemia es también una oportunidad dorada para implementar nuevas ideas que cambien los sistemas obsoletos al grado de trastocar paradigmas muy asentados. Resolver los grandes problemas de la humanidad requiere creatividad, pero no solamente. Muchas veces llevar a cabo el esfuerzo en el momentum –tiempo y circunstancia apropiada– consigue potenciar la velocidad de aceptación y la eficacia, porque consigue conectar la idea naciente con una necesidad inaplazable y real, muy lejos de las necesidades “inventadas” que suelen crearse a golpes de publicidad con el mero propósito de incrementar las ventas o sacar al mercado un nuevo producto del que se pretende controlar el nicho emergente.  Es aquí donde aquello de las “crisis son una oportunidad” deja de ser un tópico para convertirse en una coyuntura genuina. Como siempre sucede, la clave estará en el “cómo” estas nuevas ideas sean aplicadas, ya sea para intentar volver al mundo del pasado y reafirmar el statu quo vigente o para renovar los paradigmas y enfrentar los retos que nos pone enfrente el siglo XXI con con herramientas apropiadas para desafiarlos con esperanza real de mejora.     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(39) "Narrativas: el compromiso con las ideas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "narrativas-el-compromiso-con-las-ideas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-30 10:34:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-30 15:34:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68770" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17763 (24) { ["ID"]=> int(67646) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-05 10:48:06" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-05 15:48:06" ["post_content"]=> string(6163) "López Obrador nuevamente ignora y violenta nuestra Constitución que en sus artículos 6º y 7º en esencia garantizan la libre manifestación de las ideas; se establece que nadie será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, toda vez que el derecho a la información debe de ser garantizado por el Estado y, por tal, las personas tenemos derecho al libre acceso a la misma en forma plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión. Por ello es inviolable la libertad de difundir opiniones, información e ideas, a través de cualquier medio, estando prohibido restringir este derecho por cualquier vía o medio, como tampoco ninguna ley ni autoridad puede establecer la previa censura, ni coartar la libertad de difusión.  No obstante lo anterior, hace unos días, Andrés Manuel López Obrador anunció que cada semana señalaría a los periodistas o medios de comunicación que expusieran noticias falsas. En la conferencia matutina del miércoles 30 de junio, comenzó con estos señalamientos a través de una diputada suplente hasta ese día prácticamente desconocida y que, a mi parecer, carece de toda experiencia en medios de comunicación (por ello ni caso tiene mencionar su nombre en este espacio). En efecto, en las “mañaneras” bajo el título de “Quién es quién en las mentiras” o el “Mentirómetro” se pretende hacer una réplica a lo expuesto en la prensa mexicana por cualquiera de sus formas de expresión.    El presidente tiene prohibido constitucionalmente exponer esas noticias bajo el calificativo de “falsas” o de “mentirosas” en la forma pública y masiva en que lo hace, pues violenta los artículos citados de nuestra Carta Magna que garantizan la libre expresión de las ideas. Así, López Obrador ignora y desprecia la Ley Reglamentaria en Materia de Derecho de Réplica, que regula esa protección absoluta y establece el procedimiento de réplica que se contempla en favor de que cualquier persona, incluso cualquier servidor público puede ejercerla en caso de considerar que una noticia es falsa o mentirosa como se les quiere calificar desde el patíbulo mañanero.   La ley citada ordena que aquel que tenga un reclamo por considerar que una nota periodística o noticiosa, sin importar el medio en que ésta se exponga, sea inexacta o falsa, tiene ese derecho de réplica, esto es de solicitar a dicho medio o persona que publique la aclaración a su nota o noticia en el mismo espacio y tiempo en que se hizo, regulando las sanciones e inclusive las acciones que pueden promoverse para el caso de incumplimiento.   Si actualmente se encuentra garantizado por la ley fundamental que aquel que considere que se expuso una falsedad o mentira que afecte a su persona, entonces, Andrés Manuel López Obrador debe de ser el primero en seguir los cauces legales para ello y no utilizar los medios de comunicación masivos a su disposición para, a su gusto, atacar y desmentir sin prueba alguna a los medios y periodistas, tal como lo hace constantemente, y ahora lo pretende exacerbar cada miércoles.   Analizo la ley referida, reflexiono y considero que también cualquier periodista, columnista, crítico, conductor o analista, así como cualquier medio de comunicación informativo, noticioso o periodístico que sea expuesto en las mañaneras por el presidente o por cualquier persona que utilice para manifestar que alguna noticia es falsa o mentirosa, pueden igualmente ejercer su derecho de réplica para que en ese mismo espacio de la “mañanera” y por el mismo tiempo usado se haga la aclaración correspondiente, e incluso se lea el comunicado íntegro de la réplica, pues así se encuentra establecido en la ley que protege la garantía constitucional a la información y a la libre expresión de las ideas.   Debo indicar que en caso de que AMLO incumpla con las solicitudes de las réplicas, o se niegue a hacer la aclaración, o a no exponer ni transmitir el contenido de la petición, los afectados tienen derecho a formular la reclamación vía judicial, lo que desde este momento, observo, generaría una cascada de demandas que dejarán documentadas, por lo menos, para la historia, la gran cantidad de mentiras que se exponen en ese pabellón de ejecución de los medios y personas dedicadas a la información.   No nos engañemos: la desinformación que se pretende desde Palacio Nacional tiene el fin de seguir dividiendo a la población, de destruir a los medios desde ese fastuoso aposento de López Obrador, pues los considera sus adversarios por no ser sumisos y agachones ante él.   No basta con mirar y escuchar que alguien, aun sea el propio presidente de México, esté violando los derechos que están protegidos con firmeza en nuestra Ley Fundamental, ni se trata de hacer programas u opinar en contra del llamado “Mentirómetro”, así como tampoco pienso que la solución sean los “mentirómetros del mentirómetro”, sino que se deben ejercer las leyes vigentes que regulan el derecho a la información y sancionan a quienes incumplen, haciendo las peticiones de réplica correspondientes y evidenciando la censura del titular del Ejecutivo Federal. Cabe recordar estas líneas del pensamiento de George Washington: “Si nos quitan la libertad de expresión, nos quedamos mudos y silenciosos y nos pueden guiar como ovejas al matadero”. No permitamos esa farsa llamada “Quién es quién en las mentiras”." ["post_title"]=> string(58) "EL “MENTIRÓMETRO”: OTRO ACTO INCONSTITUCIONAL DE AMLO" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(50) "el-mentirometro-otro-acto-inconstitucional-de-amlo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-05 10:48:06" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-05 15:48:06" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=67646" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17851 (24) { ["ID"]=> int(68770) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-07-30 10:34:52" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-07-30 15:34:52" ["post_content"]=> string(11449) "Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas hasta sus últimas consecuencias.    Otra posibilidad está en que los cambios en la realidad material detonen y favorezcan al surgimiento de nuevas ideas.  En cualquier caso el compromiso total es determinante.    La semana anterior desarrollamos tres tipos de ideas: las exitosas, las disruptivas y las revolucionarias. Hoy toca el turno de explorar el principal mecanismo mediante el cual dichas ideas se materializan en el mundo objetivo.  Las ideas son las semillas de las que nacen, se alimentan y evolucionan las narrativas que dan forma y orden al mundo material en su conjunto que percibimos los seres humanos. Ante una realidad objetiva dada, el ser humano construye relatos que la explican y a partir de las ideas, intenciones y propósitos, la interviene, modificándola. Y estas “ideas materializadas”, al interactuar sinérgicamente con los objetos y condiciones preexistentes, terminan por integrarse en una sola realidad que nunca –aunque la diferencia sea microscópica– será la misma que la previa.  Quizá, tras todo ese devenir que da lugar a su realización, la forma definitiva que tomó la idea al concretarse no corresponda con exactitud a como la imaginamos en un principio, pero esa “mutación adaptativa” entre lo pensado y lo que termina por concretarse es una parte esencial e inevitable del proceso creativo, tanto individual como colectivo.    Pero también está el otro lado de la ecuación: en la cara opuesta están quienes se aferran con terquedad a la realidad existente, convencidos de que carecen por completo de poder alguno para modificarla. Y hay también otro segmento que supone que con el mero deseo, con el mero pensamiento o con unas cuantas declaraciones escritas en un papel o colgarse del cuello un cuarzo de determinado color serán capaces de modificar entornos sólidos y objetivos de la realidad que los rodea.  Desde luego que ni obstinarse en que el mundo “es lo que es y ni modo”, o asumir que con mi mera intención mental puedo “moldear el cosmos según mi narcisismo lo determine” conduce a ningún tipo de transformación significativa; por el contrario, ambas posturas, aunque en apariencia parezcan opuestas, en realidad son las dos caras de la misma moneda: ambas, al permanecer funcionando según el estado habitual de las cosas, confirman y fortalecen día con día el statu quo dominante con el que, en apariencia, están disconformes.  Quizá la causa auténtica y profunda de que optemos por suponer que las ideas no transforman el mundo es porque no nos atrevemos a asumir esa idea y comprometernos con ella, estando dispuestos a pagar los precios que eso implica.  En el fondo lo sabemos: para que una idea de verdad se materialice, para que asiente sus raíces en la realidad objetiva requiere de ser asumida con total compromiso, con una entrega irrestricta, con absoluta convicción, haciendo que cada uno de nuestros actos sean congruentes con ella, lo que implicaría que el primer transformado seríamos nosotros mismos.  Una vez que esto ocurre, podemos estar seguros de algo: nuestra idea ha comenzado a existir, a tomar forma, a asentarse en el mundo objetivo; lo mucho o poco que influya después no siempre depende de nosotros sino de la forma en que esa realidad emergente consiga interactuar con las estructuras preexistentes.  Y, como ya lo apuntaba arriba, esto nada tiene que ver con pensamientos mágicos o con escribir decretos en un cuaderno. Cuando hablo de comprometerse con una idea con absoluta convicción implica justo eso: que nuestra vida gire en torno a llevarla a la práctica y el resto de nuestras acciones se correspondan de forma coherente y sinérgica con ella. Eso es justo lo que ha ocurrido en prácticamente todos los casos de ideas exitosas, disruptivas o revolucionarias que transformaron en mayor o menor medida la realidad de su tiempo: quienes las idearon y llevaron a la práctica, empeñaron su vida en ellas.  Pero, también hay que decirlo, por cada uno que consigue materializar una idea transformadora, hay miles, quizá millones que fracasan en el intento. Las razones de este fracaso son diversas: la falta de compromiso, la indolencia ante el esfuerzo necesario, la incapacidad de enfocarse lo suficiente, el temor a carecer de la fuerza interior necesaria, o el panico de conseguirlo y no ser capaces de sostenerse en ella.  Otra posibilidad, hay que asumirlo, es simplemente que la idea no era tan buena como suponíamos o no era su momento y quizá alguien más, en otro tiempo o circunstancia consiga realizarla. El 99% de las ideas que emergen en los seres humanos terminan en nada, pero eso es la esencia de la vida plena: el genuino riesgo de que las cosas no salgan como nos gustaría y que aún así estemos dispuestos a comprometernos con nuestras convicciones y llevarlas hasta el límite de nuestras fuerzas. Esto nos lleva a una premisa un poco más compleja pero más apegada a la realidad que la propuesta de inicio: si bien son las ideas las que transforman gradualmente la realidad humana y lo hacen en distintas formas y niveles según cada caso, no todas las ideas y no bajo cualquier circunstancia lo consiguen, pero en ningún caso la idea se materializa sola; comprometerse de forma absoluta con ella es del todo indispensable.      El camino opuesto En general la emergencia creativa de nuevas ideas, que se concretan a partir de ese compromiso irrestricto que se decía arriba, es lo que suele transformar la realidad. Sin embargo, en determinadas circunstancias las cosas ocurren de forma distinta: cambios significativos y abruptos en la realidad material son también detonantes, e incluso llegan a obligar, el surgimiento de nuevas ideas, nuevos proyectos, soluciones innovadoras antes inaceptables.  En este caso, mientras las ideas suelen materializarse y entrelazarse con otras generando cambios en los sistemas de manera gradual, las ideas que emergen como soluciones a problemas inesperados y súbitos pueden transformar el entorno de forma violenta y rápida.  Terremotos devastadores han propiciado cambios sustanciales en los sistemas constructivos y tendencias arquitectónicas de las zonas sísmicas, ante desbordamiento de ríos se han diseñado presas y cauces, se han desarrollado refugios prefabricados, hospitales inflables, refrigeradores solares, cambios y regulaciones en la banca tras crisis económica,  la mejora de infraestructuras y un largo etcétera.   La pandemia por Covid-19 ha sido uno de esos catalizadores que, trastocando la vida cotidiana del mundo entero, ha dejado al descubierto vicios y problemas que veníamos acarreando y nos negábamos a abordar. La emergencia sanitaria ha forzado a desarrollar nuevas tecnologías y soluciones en el campo de la medicina, ha trastocado nuestro modo de comunicarnos, movernos y relacionarnos con los otros, ha transformado nuestro modo de trabajar, de consumir, de viajar y muchos de estos cambios forzados podrían conducir a nuevos sistemas más funcionales y eficaces para con la nueva realidad que se construye día con día como respuesta a la crisis global que vivimos. Más allá de los cambios útiles pero superficiales que pudieran sostenerse una vez terminada la pandemia, como el uso de cubrebocas en el transporte público y concentraciones masivas, el perfeccionamiento de las vacunas y los sistemas para aplicarlas o nuevos protocolos para evitar infecciones, la crisis tras la Covid-19 ha sido tan amplia –el mundo entero–, tan profunda –se ha dejado sentir en prácticamente todos los ámbitos– y sostenida en el tiempo –cuando menos durará dos años– que ha dado lugar a una nueva problemática general que exige ser atendida de manera creativa y novedosa, pero sobre todo, inmediata.   Desde las legislaciones laborales que no consideran con seriedad las implicaciones del home-office, la necesidad de nuevos sistemas educativos, lo problemático de los modelos comerciales de viviendas sin las dimensiones y características apropiadas para familias que deberán hacer trabajo y educación desde casa, las dinámicas de consumo, sólo por citar unos cuantos ejemplos, son muchos los aspectos de la economía, la cultura y las interacciones sociales que se han visto trastocadas de forma imprevista.  Al mismo tiempo de ser la peor crisis global que se tenga noticia, la actual pandemia es también una oportunidad dorada para implementar nuevas ideas que cambien los sistemas obsoletos al grado de trastocar paradigmas muy asentados. Resolver los grandes problemas de la humanidad requiere creatividad, pero no solamente. Muchas veces llevar a cabo el esfuerzo en el momentum –tiempo y circunstancia apropiada– consigue potenciar la velocidad de aceptación y la eficacia, porque consigue conectar la idea naciente con una necesidad inaplazable y real, muy lejos de las necesidades “inventadas” que suelen crearse a golpes de publicidad con el mero propósito de incrementar las ventas o sacar al mercado un nuevo producto del que se pretende controlar el nicho emergente.  Es aquí donde aquello de las “crisis son una oportunidad” deja de ser un tópico para convertirse en una coyuntura genuina. Como siempre sucede, la clave estará en el “cómo” estas nuevas ideas sean aplicadas, ya sea para intentar volver al mundo del pasado y reafirmar el statu quo vigente o para renovar los paradigmas y enfrentar los retos que nos pone enfrente el siglo XXI con con herramientas apropiadas para desafiarlos con esperanza real de mejora.     Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(39) "Narrativas: el compromiso con las ideas" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(38) "narrativas-el-compromiso-con-las-ideas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-07-30 10:34:52" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-07-30 15:34:52" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=68770" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(47) ["max_num_pages"]=> float(24) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "0cb4935fff2cd3fa2bbcf0308910edfa" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Narrativas: el compromiso con las ideas

Narrativas: el compromiso con las ideas

Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas hasta sus últimas...

julio 30, 2021

EL “MENTIRÓMETRO”: OTRO ACTO INCONSTITUCIONAL DE AMLO

López Obrador nuevamente ignora y violenta nuestra Constitución que en sus artículos 6º y 7º en esencia garantizan la libre manifestación de...

julio 5, 2021




Más de categoría

GRAN INE-GURACIÓN DEL CIRCO

¡Señoras y señores, después de la larga espera, este domingo 1º de agosto de 2021 podrán presenciar por fin,...

julio 30, 2021
La Dirección General de Juegos y Sorteos. Segunda parte

La Dirección General de Juegos y Sorteos. Segunda parte

Los acuerdos que se tomaron en la Secretaría de Gobernación el 25 de junio, entre los ejecutivos de la...

julio 30, 2021
Narrativas: el compromiso con las ideas

Narrativas: el compromiso con las ideas

Solemos suponer que las ideas no transforman el mundo, cuando en realidad no nos atrevemos a comprometernos con ellas...

julio 30, 2021

EMBARAZO EN NIÑAS Y ADOLESCENTES

Hace unos días el Consejo Nacional de Población (CONAPO) a través de su secretaria general y titular reportaron que...

julio 30, 2021