Era covid: ciudadanos libres mediante la transformación económica

El desarrollo económico tendría que generar espacios para que los individuos sean cada vez más libres y autónomos. Propósito imposible con educación desigual y empleos precarios.  El reto del sistema económico que nos rije consiste en reducir...

4 de septiembre, 2020

El desarrollo económico tendría que generar espacios para que los individuos sean cada vez más libres y autónomos. Propósito imposible con educación desigual y empleos precarios. 

El reto del sistema económico que nos rije consiste en reducir la acumulación para favorecer la distribución, sin fomentar el consumo desmedido.

En muchos círculos financieros, particularmente los de tendencia neoliberal, se sigue pensando que el crecimiento perpetuo de la producción como centro y motor de la economía, es la solución para abatir la pobreza y el desempleo. 

Si bien esta doctrina ha probado ser verdad hasta cierto nivel, es igualmente cierto que, llegado un punto, esta dinámica (crecimiento de la producción-consumo-crecimiento de la producción-consumo-ad infinitum) opera en sentido contrario y lo que consigue es una tendencia a la acumulación de beneficios de tal envergadura, que las distancias entre los que tienen recursos y los que no, se incrementan de forma exponencial. 

Pareciera que el desempleo es el problema central; sin embargo, el empleo precario, sin prestaciones ni futuro, también lo es. No solo se trata de abatir del hambre y la miseria –aunque como primera meta es de urgencia central–, sino de crear las condiciones para que cada vez haya más seres humanos libres, que puedan desarrollarse, tener espacios para el ocio, para la familia, para la introspección y que tengan la posibilidad real de llevar a cabo actividades profesionales que les resulten significativas y aporten valor a la comunidad. En resumen, el sentido del desarrollo económico tendría que ser generar los espacios para que los individuos sean cada vez más soberanos y autónomos y esto no se consigue con educación limitada y empleos precarios. 

El capitalismo es un sistema económico cuyo éxito es incuestionable. Quizá el problema más grave del sistema capitalista sea precisamente su enorme éxito. Mientras que en el año 1960 el PIB mundial era aproximadamente de 450 dólares por habitante, en 2019 superaba los $11 4001⁠.

La economía de mercado inventa infinidad de maneras para multiplicar el capital hasta niveles estratosféricos, pero su gran defecto ha sido no haber encontrado mecanismos para que esos dividendos fabulosos se distribuyan en la propia cadena que les dio lugar de forma más justa, equitativa y constructiva. Un obrero o campesino de una zona rural de un país en desarrollo, tiene menos comida en su mesa que su par del siglo XVI y, al igual que aquellos, continúa sin tener luz eléctrica, agua corriente y un sistema de educación y de salud dignos. 

Ese es el reto actual del sistema económico que nos rije: reducir la acumulación para favorecer la distribución, que se acorten las distancias entre los que los que tienen más y los que tienen menos. 

Con todo y su gravedad, no parece que la Era Covid conlleve al derrumbe del sistema capitalista. Y ya que el sistema no habrá de autoajustarse en situaciones de prosperidad y bonanza, justamente son las crisis como la actual los escenarios propicios para hacer pequeños cambios que favorezcan la equidad, en vez de retomar las mismas soluciones de siempre, que no han hecho otra cosa que propiciar el problema.   

Esto abre un espacio inédito para la búsqueda y, en su caso, la implementación de soluciones y alternativas más alineadas con la ecología planetaria, más sustentables, más inclusivas, y, en una palabra, más justas y equitativas, que permitan reducir las distancias de desigualdad entre los que tienen más y los que tienen menos, entre quienes tienen acceso a las tecnologías más avanzadas y quienes no, entre quienes reciben una educación y una salud dignas, contra los millones que carecen de esa posibilidad. Pero este espacio de transformación no estará abierto por siempre. Si deseamos generar algún tipo de cambio en el sistema, debemos actuar ahora. 

Sin dejar de reconocer los enormes beneficios que la economía de mercado ha aportado al desarrollo y la globalización, es indispensable aceptar que ha creado también una dinámica que produce justo el efecto opuesto a esa emancipación del individuo que asegura buscar. 

A esta falta de equidad, se suma un segundo problema. El centro de la economía de mercado pareciera estar en la producción, pero en realidad está en el consumo. Solo puede producirse más, si se vende más; por eso es indispensable que los individuos compren y compren, porque, de lo contrario, la economía colapsa. 

Con esta dinámica se busca crear nuevos y cada más productos, que deben adquirir los mismos consumidores. El capitalismo contemporáneo considera que el creciente consumo de productos y servicios es positivo porque mantiene el dinamismo de las cadenas productivas, sin considerar que, por un lado, se promueve la sobreexplotación de los recursos naturales, y por el otro se fomenta en el individuo la insensata pulsión por adquirir infinidad de productos que no necesita y que ni siquiera tenía idea de que existían.

Sin embargo, durante los últimos meses nuestros hábitos de consumo se han visto modificados. Una porción significativa de la población de cierto poder adquisitivo en adelante se ha dado cuenta de que una buena parte de las cosas que compra cotidianamente no las necesita. Mientras que el segmento mayoritario se ha visto obligado a reducir su consumo ante la carencia de recursos. El asunto es que, por una razón u otra, el consumo en general disminuyó de forma sorprendente a causa de la combinación del cierre de negocios debido a la emergencia sanitaria y el confinamiento al que la población fue sometida. 

Durante la pandemia, cada vez más personas hemos podido experimentar la sopresa de “no necesitar” lo que unas semanas antes nos parecía indispensable. Ante el descenso de ingresos personal y el riesgo de que ese quebranto se profundice durante las próximas semanas y meses, parece un momento muy propicio para una reflexión más profunda acerca de cómo y en qué gastamos nuestros recursos.  

Desde luego que la caída del consumo complicará la recuperación económica; sin embargo, un incremento artificial e irresponsable en el gasto individual, lejos de resolver el problema, estresa aun más las finanzas de las familias y alimenta la sobreexplotación de los recursos y el agotamiento de la biósfera, con los efectos climáticos irreversibles que amenazan nuestra viabilidad como especie. 

Esta carrera desenfrenada por consumir, por estar al día con el último modelo de todo, este esfuerzo por mantenerse “actualizado” en los productos que se “deben tener” para encajar en el grupo social al que aspiramos pertenecer es engañosa y solo produce vacío y ansiedad. 

Este desenfreno por adquirir aquello que la publicidad nos señala como necesidades, nos lleva al escenario planteado por Lewis Carroll en A través del espejo, cuando Alicia, al quejarse de que correr en el mundo del espejo no te lleva a ningún sitio nuevo, recibe una enigmática respuesta por parte de la Reina Roja: “Aquí, como puedes ver, tienes que correr todo lo que puedas para permanecer en el mismo sitio”. 

Esta dinámica consigue muchas cosas, pero definitivamente no nos conduce a sentirnos más libres y dueños de nuestras decisiones. Entonces, ¿qué sentido tiene perpetuarla?

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

1 Banco Mundial, Datos, PIB per cápita (US$ a precios actuales), https://datos.bancomundial.org/indicador/NY.GDP.PCAP.CD, Consultada 24 agosto de 2020

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28727) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2022" ["before"]=> string(10) "27-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(28727) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "30-10-2022" ["before"]=> string(10) "27-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "30-10-2022" ["before"]=> string(10) "27-11-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-10-30 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-11-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (28727) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85853) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content"]=> string(7585) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? La siguiente historia es una prueba que me convence, de nuevo, de que gran parte del problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie.  Esto que contaré le ocurrió a una amiga. Ella trabaja en una empresa en la que estuve hace tiempo (excelente ubicación, pero con un ambiente más tóxico que el amor entre nuestro Tlatoani Deluxe y Ricardo Monreal). Como en muchos trabajos, “Camila” (llamémosla así) debe cumplir con ciertos parámetros de productividad cada mes: aproximadamente, ocho horas al día, con entregables (textos de diversa índole, en su mayoría) que deben ser verificados, revisados y aprobados por sus coordinadores con una tenacidad digna de un agente fronterizo. Uno de esos coordinadores es “Alejandra” (obviamente, no es su nombre real).  Hace unos meses, un rayo de luz se asomó a través de las grietas de dicha organización dura como el granito. El gerente general le avisó a “Camila” y a los demás miembros de la empresa que podían hacerse acreedores a un día de descanso al mes si, además de cubrir con su productividad mensual, cumplían con un día extra más de trabajo. Si en un mes típicamente deben cumplir con 160 horas de productividad, lograr 168 (es decir, hacer más cosas en menos tiempo) te hacen el ganador de dicho premio.  Pero, en un vuelco para nada sorpresivo, dicha dinámica estaba abierta a todos los niveles jerárquicos. Lo cual no está mal per se: lo turbio comenzó cuando “Alejandra” comenzó a hacer de las suyas. Una de las funciones de “Alejandra”, según lo que recuerdo y lo que me contó “Camila”, es llevar el control de las métricas de productividad de todos los empleados. Es decir, al final de cada mes, ella es la responsable de decidir quién puede tomar ese día de descanso.  Todo fluyó bien por un mes. “Camila”, siendo la profesional que es, obtuvo ese añorado y muy merecido día de descanso, todo con el respaldo debido. Pero también lo ganó “Alejandra”, para sorpresa de nadie. Oigan, nadie tenía problema con ello: lo raro fue que lo ganó por “auto anotarse” 11.5 horas al día. “¡OMG, eso es mucho trabajo, llévenla directamente con Elon Musk y Jeff Bezos!”, podría pensar uno. Pero no había ningún archivo, entregable ni nada que respaldaran esas horas extras más que “la equivalencia que ella misma hizo” de sus actividades. Esto fue posible porque nadie la supervisa. Nadie la pone a escrutinio. Hay una razón para esto: “Alejandra” hace gran parte del trabajo del gerente general. Después de esto, ella se ganó el derecho a no tener que rendir cuentas de la misma forma que otros.  Llegó el segundo mes. Todo cambió. Sin previo aviso, “Alejandra” cambió las métricas de las tareas que hace “Camila”. El mes anterior, elaborar un texto equivalía a 2 horas de productividad. Ahora, el mismo texto equivalía a 1.5 horas. Al notar esto, “Camila” cuestionó las razones. ¡Oh, esto fue un error tan grande como cuando Rodión Románovich Raskólnikov decidió pedir dinero prestado! Lo que siguió fue una respuesta arbitraria por parte de “Alejandra” (“son órdenes directas”), lo cual podría ser entendible; sin embargo, y cada mes subsecuente, el tiempo que “Camila” tenía para hacer dichos textos se reducía a razón de 0.25 horas. Cabe destacar que esto sólo se aplicó a ella: ninguno de sus compañeros vio un cambio en sus métricas.  “Camila” decidió ir a tratar el tema con el gerente general. Esto fue un error tan grande como cuando el capitán Ahab decidió dedicarse a cazar ballenas. Lo que “Camila” obtuvo fue una respuesta sin sentido, del tipo Catch 22: el gerente no podía hacer nada porque la encargada de las métricas es “Alejandra”. Al ir con “Alejandra”, ella responde que las métricas son “una orden directa de la gerencia”.  A partir de aquí, con la reducción de sus tiempos, “Camila” no sólo dejó de ser más productiva, si no que, además, resultó que “debía tiempo” cada mes. Todo esto mientras “Alejandra” se tomaba, religiosamente, su día de descanso al mes, sin tener que demostrar nada. Por su “baja productividad”, “Camila” fue la única de su equipo de trabajo que tuvo que recibir, por órdenes del gerente general, cursos de capacitación. ¡Nomás faltó que le pusieran unas orejitas de burro y la enviaran a la esquina! Por levantar su voz contra un trato injusto (o “ser un quejoso” en el argot “empresarial”), “Camila” fue señalada y ridiculizada, lo cual derivó en que ya no hace su trabajo con la misma calidad ni entusiasmo, pero, lo peor de todo, es que ahora lo hace con miedo de decir cualquier cosa por miedo a represalias. Esto, por lo que conozco del medio, es una anécdota más entre muchas otras similares.  Lamentablemente, esto habla más profundamente sobre cuál es una de las verdaderas raíces de la corrupción: nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, quienes, dada la oportunidad, aprovechamos para tomar ventaja desde nuestras (relativas) posiciones de poder.  Es cuestionable que, siendo uno de los superiores (con uno de los mayores sueldos) y la persona que lleva las métricas de la organización, entres a dicha dinámica para ganar un día de descanso: no puedes ser juez y parte.  Es un descaro, por supuesto, sumarse el trabajo equivalente a 11.5 horas (sin tener la forma de demostrarlo) cuando en realidad trabajas solamente ocho.  Sin embargo, es una verdadera sinvergüenzada (López dixit) cuando, además, aprovechas tu posición para afectar a alguien más, con el manto cómplice de tus superiores.  Así las cosas, estimables lectores. Podría terminar esta anécdota en una nota negativa, comparando a México con una selva o con el viejo oeste, pero sería falso: sé que personas como “Alejandra” son la excepción y no la regla. Pero eso sí, esta historia contiene una moraleja que vale la pena mencionar: no seamos como “Alejandra”. Si en algo amamos a nuestro país, seamos honestos, justos, íntegros y coherentes. Luego no nos sorprendamos si tenemos gobernantes tan corrompidos como un archivo de música descargado ilegalmente. Porque, para parafrasear una canción de The Beatles (ustedes, admiradores del cuarteto, seguramente saben cuál canción es), “al final, la corrupción que recibes es igual a la corrupción que das”. " ["post_title"]=> string(66) "Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)" ["post_excerpt"]=> string(113) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "somos-la-corrupcion-o-una-triste-cronica-de-la-vida-oficinista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85853" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(85207) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-01 12:26:15" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 17:26:15" ["post_content"]=> string(4359) "Una de las muertes más sonadas este año será la de la democracia mexicana. Todo iba bien, o, al menos, no tan mal. En 2000, después de tantos años de que el poder actual tuviese las manos metidas en los procesos electorales, logramos la alternancia en el poder. Y, aunque perfectible, teníamos una vida democrática que iba en buen camino. Y llegó 2018. López ganó, democráticamente hemos de decir. Y todo eso está en camino a cambiar para peor.  Con la hipermilitarización de México (que ni Calderón, en sus sueños más guajiros, pudo imaginar) y la mentada Reforma Electoral (que más que reforma, sus intenciones más bien son deformar, matar y aniquilar cualquier organismo electoral imparcial), es sencillo asegurar que la democracia mexicana ha muerto.  Tuvimos una buena racha, Democracia Mexicana. Un poquito más de 30 años. Se dice fácil, pero es casi una vida pequeña. Te hiciste mucho del rogar, pero cuando nos diste el “sí”, fue uno de los momentos más dulces en la vida pública mexicana. La alternancia fue posible y nos llenó de alegría, especialmente a quienes lucharon por darle a las nuevas generaciones la capacidad de elegir libremente.  No es tu culpa, Democracia Mexicana, pero López, el destructor, no te tiene contemplada en sus planes autoritarios. Ya ves cómo es el jefazo, el mandamás: a él, eso de la libertad no le gusta, le saca ronchas. Él prefiere seguir usando la miseria del mexicano como moneda de cambio, como siempre lo ha hecho. Él prefiere seguir destruyendo, pues está en su naturaleza. El emperador de Palacio Nacional nunca ha sabido construir nada más que clientelas electorales y lo poco que ha “construido” ha sido a costa de destruir algo más (como el AIFA, a expensas de destruir el AICM; el Tren Maya, a expensas de destruir la selva).  López, el destructor, en su mundo hipersimplificado, solo es capaz de agrupar a los mexicanos en tres grupos: clientelas, adversarios y cómplices. Y en ese mundo, ni la Democracia ni la Libertad tienen cabida. Por ello, a diario el mandamás se encarga de denostar, desde su púlpito mañanero, a todo aquel que disienta. Sin embargo, como dice la sabiduría popular, “es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado”. Democracia Mexicana, pronto te volveremos a encontrar, vas a ver. López, el destructor, no va a ganar, no puede, México no se lo merece.  Ni modo, así es esto. El famoso Primor (que comparten, en el fondo, el mismo ADN) se ha encargado de matar a la Democracia Mexicana poco a poco este 2022. Por cierto, esa alianza infame me recuerda a la línea de la vieja canción de The Who, Won’t Get Fooled Again: “Meet the new boss, same as the old boss”. Lo cual, a su vez, me lleva a la conclusión inevitable de que a los mexicanos nos ENCANTA el priismo (solo que somos demasiado tercos para reconocerlo). Nuevo nombre (Morena), pero mismos trucos y “principios” (PRI). Quien no reconozca esto es, en el mejor de los casos, un ingenuo.  Para finalizar, en el ánimo de las fechas que se acercan, he aquí una calaverita para la pobre Democracia Mexicana: Andaba feliz la Democracia en tierra azteca, cuando se encontró con López Obrador, quien toda su vida ha sido un destructor, y este le preguntó “¿quieres una beca?” .  La Democracia, adusta, contestó “ahorita no, gracias”.  Y López, vengativo, le espetó un montón de falacias,  y le ordenó a la milicia y al congreso rancio y adulón, que mandaran a la pobre Democracia directo al panteón  " ["post_title"]=> string(63) "Este día de muertos, recordemos a la Democracia Mexicana (RIP)" ["post_excerpt"]=> string(90) "Andaba feliz la Democracia en tierra azteca, / cuando se encontró con López Obrador… " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(59) "este-dia-de-muertos-recordemos-a-la-democracia-mexicana-rip" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-01 13:31:43" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-01 18:31:43" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85207" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(85853) ["post_author"]=> string(3) "180" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content"]=> string(7585) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? La siguiente historia es una prueba que me convence, de nuevo, de que gran parte del problema somos nosotros, los ciudadanos de a pie.  Esto que contaré le ocurrió a una amiga. Ella trabaja en una empresa en la que estuve hace tiempo (excelente ubicación, pero con un ambiente más tóxico que el amor entre nuestro Tlatoani Deluxe y Ricardo Monreal). Como en muchos trabajos, “Camila” (llamémosla así) debe cumplir con ciertos parámetros de productividad cada mes: aproximadamente, ocho horas al día, con entregables (textos de diversa índole, en su mayoría) que deben ser verificados, revisados y aprobados por sus coordinadores con una tenacidad digna de un agente fronterizo. Uno de esos coordinadores es “Alejandra” (obviamente, no es su nombre real).  Hace unos meses, un rayo de luz se asomó a través de las grietas de dicha organización dura como el granito. El gerente general le avisó a “Camila” y a los demás miembros de la empresa que podían hacerse acreedores a un día de descanso al mes si, además de cubrir con su productividad mensual, cumplían con un día extra más de trabajo. Si en un mes típicamente deben cumplir con 160 horas de productividad, lograr 168 (es decir, hacer más cosas en menos tiempo) te hacen el ganador de dicho premio.  Pero, en un vuelco para nada sorpresivo, dicha dinámica estaba abierta a todos los niveles jerárquicos. Lo cual no está mal per se: lo turbio comenzó cuando “Alejandra” comenzó a hacer de las suyas. Una de las funciones de “Alejandra”, según lo que recuerdo y lo que me contó “Camila”, es llevar el control de las métricas de productividad de todos los empleados. Es decir, al final de cada mes, ella es la responsable de decidir quién puede tomar ese día de descanso.  Todo fluyó bien por un mes. “Camila”, siendo la profesional que es, obtuvo ese añorado y muy merecido día de descanso, todo con el respaldo debido. Pero también lo ganó “Alejandra”, para sorpresa de nadie. Oigan, nadie tenía problema con ello: lo raro fue que lo ganó por “auto anotarse” 11.5 horas al día. “¡OMG, eso es mucho trabajo, llévenla directamente con Elon Musk y Jeff Bezos!”, podría pensar uno. Pero no había ningún archivo, entregable ni nada que respaldaran esas horas extras más que “la equivalencia que ella misma hizo” de sus actividades. Esto fue posible porque nadie la supervisa. Nadie la pone a escrutinio. Hay una razón para esto: “Alejandra” hace gran parte del trabajo del gerente general. Después de esto, ella se ganó el derecho a no tener que rendir cuentas de la misma forma que otros.  Llegó el segundo mes. Todo cambió. Sin previo aviso, “Alejandra” cambió las métricas de las tareas que hace “Camila”. El mes anterior, elaborar un texto equivalía a 2 horas de productividad. Ahora, el mismo texto equivalía a 1.5 horas. Al notar esto, “Camila” cuestionó las razones. ¡Oh, esto fue un error tan grande como cuando Rodión Románovich Raskólnikov decidió pedir dinero prestado! Lo que siguió fue una respuesta arbitraria por parte de “Alejandra” (“son órdenes directas”), lo cual podría ser entendible; sin embargo, y cada mes subsecuente, el tiempo que “Camila” tenía para hacer dichos textos se reducía a razón de 0.25 horas. Cabe destacar que esto sólo se aplicó a ella: ninguno de sus compañeros vio un cambio en sus métricas.  “Camila” decidió ir a tratar el tema con el gerente general. Esto fue un error tan grande como cuando el capitán Ahab decidió dedicarse a cazar ballenas. Lo que “Camila” obtuvo fue una respuesta sin sentido, del tipo Catch 22: el gerente no podía hacer nada porque la encargada de las métricas es “Alejandra”. Al ir con “Alejandra”, ella responde que las métricas son “una orden directa de la gerencia”.  A partir de aquí, con la reducción de sus tiempos, “Camila” no sólo dejó de ser más productiva, si no que, además, resultó que “debía tiempo” cada mes. Todo esto mientras “Alejandra” se tomaba, religiosamente, su día de descanso al mes, sin tener que demostrar nada. Por su “baja productividad”, “Camila” fue la única de su equipo de trabajo que tuvo que recibir, por órdenes del gerente general, cursos de capacitación. ¡Nomás faltó que le pusieran unas orejitas de burro y la enviaran a la esquina! Por levantar su voz contra un trato injusto (o “ser un quejoso” en el argot “empresarial”), “Camila” fue señalada y ridiculizada, lo cual derivó en que ya no hace su trabajo con la misma calidad ni entusiasmo, pero, lo peor de todo, es que ahora lo hace con miedo de decir cualquier cosa por miedo a represalias. Esto, por lo que conozco del medio, es una anécdota más entre muchas otras similares.  Lamentablemente, esto habla más profundamente sobre cuál es una de las verdaderas raíces de la corrupción: nosotros mismos, los ciudadanos de a pie, quienes, dada la oportunidad, aprovechamos para tomar ventaja desde nuestras (relativas) posiciones de poder.  Es cuestionable que, siendo uno de los superiores (con uno de los mayores sueldos) y la persona que lleva las métricas de la organización, entres a dicha dinámica para ganar un día de descanso: no puedes ser juez y parte.  Es un descaro, por supuesto, sumarse el trabajo equivalente a 11.5 horas (sin tener la forma de demostrarlo) cuando en realidad trabajas solamente ocho.  Sin embargo, es una verdadera sinvergüenzada (López dixit) cuando, además, aprovechas tu posición para afectar a alguien más, con el manto cómplice de tus superiores.  Así las cosas, estimables lectores. Podría terminar esta anécdota en una nota negativa, comparando a México con una selva o con el viejo oeste, pero sería falso: sé que personas como “Alejandra” son la excepción y no la regla. Pero eso sí, esta historia contiene una moraleja que vale la pena mencionar: no seamos como “Alejandra”. Si en algo amamos a nuestro país, seamos honestos, justos, íntegros y coherentes. Luego no nos sorprendamos si tenemos gobernantes tan corrompidos como un archivo de música descargado ilegalmente. Porque, para parafrasear una canción de The Beatles (ustedes, admiradores del cuarteto, seguramente saben cuál canción es), “al final, la corrupción que recibes es igual a la corrupción que das”. " ["post_title"]=> string(66) "Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)" ["post_excerpt"]=> string(113) "¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(62) "somos-la-corrupcion-o-una-triste-cronica-de-la-vida-oficinista" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-21 10:42:00" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-21 15:42:00" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=85853" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(49) ["max_num_pages"]=> float(25) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "1cf6e187e4cd660e3545208f76f97db1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

Somos la corrupción (o una triste crónica de la vida oficinista)

¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la razón de que cada vez tengamos gobiernos más corruptos y cínicos?

noviembre 21, 2022

Este día de muertos, recordemos a la Democracia Mexicana (RIP)

Andaba feliz la Democracia en tierra azteca, / cuando se encontró con López Obrador…

noviembre 1, 2022




Más de categoría

Verdad y cosmovisión

Considerar los hechos objetivos y confrontar las opiniones informadas de nuestros pares resulta medular para construir verdades legítimas y...

noviembre 25, 2022

¿Estamos Agusto? (¡Sic!) 

No sé si usted, estimable lector, se ha dado cuenta de unos anuncios que han proliferado, cuales gérmenes, recientemente...

noviembre 25, 2022

Se le va el Tren a AMLO. ¿Quedará inconclusa la obra insignia del sureste?

La construcción del Tren Maya ha resultado ser más caótica de lo que esperaba AMLO y su gobierno.

noviembre 24, 2022
El ISSSTE

De Frente Y Claro | El ISSSTE en caos y pésimo servicio

La semana pasada en este mismo espacio publiqué “ISSSTE en temible Caos”, donde destaqué la falsa promesa de López...

noviembre 24, 2022