El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

Al explorar este tema se trata de averiguar si la verdad existe con independencia de nosotros y nuestras interpretaciones o si se trata de una construcción que inventamos a nuestra medida, dando lugar a una multiplicidad de...

23 de septiembre, 2022 El gran problema de la Verdad: ni realidad ni mentiras

Una tras otra, esta columna ha ido explorando la complejidad de nuestro momento histórico desde distintos ángulos, y ahora toca el turno a explorar el concepto de “verdad”. A lo largo de las siguientes semanas trataremos de dilucidar si este concepción, tan traída y llevada en nuestra realidad cotidiana, se trata de algo que existe con total independencia de nosotros y lo que pensemos del mundo –y donde nuestra labor consiste descubrirla y defenderla–, o si se trata de una construcción que los seres humanos inventamos a nuestra medida, dando lugar a una multiplicidad de versiones, puntos de vista y opiniones que cohabitan aisladamente y nos permite afirmar serenamente: “yo tengo mi verdad y tú tienes la tuya” y quedarnos tan tranquilos.  

No descubro el agua tibia si afirmo que la realidad tiene tantos niveles de manifestación y complejidad que asegurar que tenemos acceso a la totalidad, ya no del cosmos en su conjunto, sino tan siquiera un sólo evento aislado, de la historia de un país, del dominio de una ciencia o siquiera de la comprensión de lo que “es” el ser humano resulta un autoengaño y una ilusión. Y por ello, en este escenario de desmesura, resulta natural y prudente preguntarse cómo, entonces, habremos de reconocer lo que es verdad de lo que no lo es. 

Para entender la verdad, descartamos la mentira

Lo primero es aclarar que en esta discusión dejaremos de lado la mentira. Cuando de manera consciente y voluntaria negamos o falseamos una realidad objetiva, justificamos falazmente la intención de un comentario o una expresión, o cuando negamos algo que tenemos la certeza que ocurrió, sabemos que algo es “verdadero” y contaminamos intencionalmente el intercambio comunicativo con independencia de las motivaciones que tengamos para hacerlo. Por eso, en este nivel de la discusión, las mentiras y las fake news quedan excluidas: niegan lo que consideran una verdad, y la intención es averiguar cómo construimos esas verdades, no cómo, una vez que las conocemos, las falseamos. 

Cuando mentimos, quizá queremos defender una posición que consideramos justa e inventamos una estadística que nos respalde (una mentira piadosa por un bien mayor), quizá queremos proteger al otro y mentimos por cariño o negamos una infidelidad para salvarnos a nosotros mismos jurando no volver a cometerla. Quizá queremos sacar ventaja en una negociación y exageramos las ventajas de nuestro producto pero, sea como sea, en todos estos casos se tiene muy claro “cual es la verdad” y lo que se busca es ocultarla o maquillarla, por eso no es la mentira lo que merece la pena analizarse cuando lo que buscamos entender cómo construimos las verdades, que son un paso previo. La mentira se deriva de una supuesta verdad, y se trata de averiguar de donde surge ésta. 

Reflexionar acerca de por qué mentimos, de cuáles son los disparadores que nos llevan a negar, torcer o manipular aquello que sabemos de cierto implica que consideramos que algo es verdadero y tratamos de ocultarlo, lo que nos llevaría por otros caminos. El objetivo aquí consiste en averiguar precisamente si existen conocimientos, conclusiones, valores, argumentos que posean intrínsecamente la condición de verdaderos, sin importar el tiempo o el lugar. Se trata de explorar los mecanismos que usamos para construir aquellas narrativas y relatos que describen con supuesta fidelidad y rigor la realidad, que nos dan certidumbre, así sea desde nuestra perspectiva, acerca del mundo que habitamos y su funcionamiento, así como la forma más eficaz de relacionarnos con los otros. 

“Real” y “verdadero” no son sinónimos

Cometeríamos un grave error si consideramos “la verdad” como sinónimo de realidad. Si bien para muchas cosmovisiones algo es “verdad” porque puedo verlo, medirlo, pesarlo, ubicarlo en el tiempo y el espacio, también identificamos como verdadero algo que hemos convertido en un concepto, aun cuando sea subjetivo. La injusticia, en abstracto, sin duda existe, es verdadera en tanto que todas las culturas y formas de entender el mundo tienen una idea de la justicia y por lo tanto es posible señalar los efectos de su ausencia, pero la construcción concreta de la “injusticia” dependerá de la visión particular de los actos y conductas que se consideran justas. Lo que en una época se consideraba justo –la ley del talión: ojo por ojo, diente por diente–, en otra deja de serlo, pero siempre en la humanidad se busca alcanzar “la justicia”. Por ello, cuando hablamos de la construcción de narrativas para describir el mundo en que estamos inmersos, la verdad se refiere a la forma específica como interpretamos los hechos, a aquellos relatos con que cada cosmovisión se identifica debido a que explican y le dan sentido a esa visión en particular. 

Por ejemplo, para muchos la diversidad sexual como se entiende el siglo XXI es una “verdad” bajo la que deciden vivir y sobre la cual construyen su moralidad, su ética y sus conductas, pero considerar de manera absoluta que esa visión es la única que ajusta a la “realidad” implica no sólo que todos aquellos humanos que no compartan esta visión están equivocados, mienten o se mienten a sí mismos sino que todos los individuos del género humano, durante los últimos diez mil años, han vivido en la irrealidad. 

Para quienes abrazan la convicción de que la identidad de género no puede estar circunscrita a una comprensión binaria de “hombres y mujeres” y a una sola modalidad de conducta sexual aceptable queda claro que, con independencia de que en términos biológicos existen dos sexos posibles involucrados en el proceso de reproducción, consideran el género como una construcción cultural humana y en tanto tal, la preferencia sexual es diversa. Facebook1, que antes tan sólo daba como opciones para elegir sexo entre hombre, mujer y “es complicado”, a partir de 2014, despliega un menú con más de cincuenta opciones, entre las que pueden encontrarse cisexual, transexual, fluido, andrógino o agéneros. Lo mismo ocurre con la aplicación para citas Tinder,2 que en tiempos recientes, ha agregado a la versión en inglés veintisiete nuevas identidades de género. Pero no se trata de una cuestión meramente anecdótica, pues en un buen número de países existen ya herramientas jurídicas para trasladar la interpretación cultural particular de la identidad sexual al plano de la identidad legal. Sólo por citar algunos casos, a partir de 2018 en Bélgica, Portugal y Luxemburgo existe la “ley de libre determinación de identidad de género3” que permite a los mayores a 18 años cambiar el sexo que aparece en sus documentos oficiales.

Esto implica que esta “verdad” forma parte de la manera de entender la realidad y la existencia de un creciente número de personas. Sin embargo, para muchos otros la sexualidad “correcta”, única aceptable y única reconocida como válida –que bajo una perspectiva de género suele llamársele heteronormativa– se circunscribe a la atracción exclusiva entre hombres y mujeres, biológicamente identificados como tales desde su nacimiento hasta su muerte, otra “verdad” que sirve como fundamento para crear moralidad, ética y conductas que de ningún modo podrían descalificarse como “irreales”. 

Lo que surge son una serie de preguntas: ¿cómo se construye una verdad? ¿Ambas posturas se excluyen mutuamente? ¿Podrían cohabitar? En caso afirmativo, ¿cuál de las dos posturas sería la verdadera? ¿Podrían serlo ambas?

El objetivo de la serie de artículos que comienzan hoy es explorar qué es la verdad y cómo la construimos discursivamente, entendiendo que eso que articulamos en palabras termina por convertirse en realidades sólidas, pero no necesariamente universales y eternas, sino parciales y transitorias. Para llegar a la gran pregunta que no podemos evadir si pretendemos habitar un mundo con paz y una razonable cuota de armonía: ¿cómo conseguir que las verdades parciales cohabiten creando con su interacción una sinergia constructiva?

 

 

Web: www.juancarlosaldir.com

Instagram:  jcaldir

Twitter:   @jcaldir   

Facebook:  Juan Carlos Aldir

 

1 BBC News, Mundo, Tecnología, “Las 50 opciones de identidad sexual según Facebook”, 14 de febrero 2014, 

Consulta: 28 junio de 2022

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/02/140214_tecnologia_facebook_sexo_aa

2 El País, Política, Gloria, Rodríguez, Pina, “Tinder amplía las opciones de identidad de género en español por el Madrid World Pride”, 23 de junio 2017.

Consulta: 28 de junio 2022

https://elpais.com/politica/2017/06/20/actualidad/1497976474_475883.html

3 Expansión, Internacional, “Estos son los países que reconocen a las personas trans”, 31 de marzo de 2022

Consulta: 28 de junio 2022

https://expansion.mx/mundo/2022/03/31/paises-reconocen-personas-trans

Comentarios


object(WP_Query)#18011 (52) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83648) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(66) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(83648) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["update_menu_item_cache"]=> bool(false) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18015 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18013 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18014 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "05-11-2022" ["before"]=> string(10) "03-12-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-11-05 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-12-03 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (83648) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86145) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-29 10:19:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-29 15:19:57" ["post_content"]=> string(5655) "Chairos contra fifís, Pata rajadas contra gente bien, acarreados contra conscientes, analfabetas contra preparados, come cuando hay contra trabajadores, tortas y jugos contra defensores de la democracia… así me sigo y no acabaría nunca. Ojalá se pudiese hablar de rivalidad y mencionar el partido México-Argentina o cualquier otra contienda deportiva o académica en la que los participantes se encuentren en igualdad de oportunidades, pero no. Para rivalidades las que tenemos al interior del país que todos llamamos “nuestro”. Pareciera que somos no sólo de regiones diferentes, de especies diferentes, como si habláramos distintos idiomas, tuviésemos historias muy opuestas y el color de piel no solo fuera una característica sino una sobrada razón de distanciamiento y polaridad. Puede uno hablar con los dos bandos, conformados por todo tipo de gente, escuchar sus argumentos porque eso sí, aunque sintamos que tenemos la razón en nuestros equipos no estamos dispuestos ni por un segundo a escuchar las razones del otro sin menospreciar su análisis y su pensamiento, aquí está muy claro todo, es “Nuestro México” pero los mexicanos ¡no somos iguales! Tendríamos que ver los toros desde la barrera para darnos cuenta de lo parecidos que somos. La marcha rosa a favor del INE, en mi muy humilde opinión, tuvo mucho de odio y poco de defensa sustentada en conocimiento de los hechos. Había gente informada y gente que no tenía ni idea de por qué estaba allí, a lo mejor no acarreada en un transporte pero sí dominada por un odio irracional. De la misma forma el domingo 27 se llenaron las calles del centro de la Ciudad de México por gente completamente consciente de lo que hace y lo que apoya y por un montón de ciudadanos que no tienen más motor que el ataque a lo que ellos consideran la clase que los ha oprimido durante siglos (tal vez yo me identifique más en este bando). Aun así y con el gusto que encuentro en participar en movimientos ciudadanos, esta vez me lo ahorré y no por falta de ánimo, sino porque en los dos casos yo vi a un enorme número de ciudadanos manipulados por intereses a los que estamos muy lejos de acceder. Como un gigantesco tablero de ajedrez, los mexicanos le hacemos el caldo gordo a un grupo reducido de personas que muy lejos están de interesarse por nuestras necesidades y mucho menos de liberar la información real a la que todos deberíamos tener acceso, por lo menos para poder formarnos un criterio consciente. La verdad es que nos formamos en la fila que nos parece más digna y con la que nos queremos identificar. De un lado los rositas posando para las revistas del corazón y del otro los pata rajadas sintiendo que estamos armando una verdadera revolución y cambiando el rumbo de la historia. Ni uno ni lo otro, solo logramos acumular una cantidad de insultos, vituperios y denostaciones hacia el equipo de enfrente, siempre dueños de la verdad aseguramos que los otros son los títeres sin opinión propia y que nosotros estamos del lado correcto de la historia. Al final lo único que sí pienso es que estamos lejos de entender las razones del vecino y nos limitamos a llamarlo acarreado, mas en mi punto de vista ninguno de los dos lo somos. Una persona no va a sacrificar su único día de descanso o el día de mejor ingreso económico en su trabajo para tardarse dos o cuatro o más horas en llegar, cuatro o más horas en marchar al rayo del sol y en medio de un apretujamiento terrible y otras tantas horas en regresar a cambio de una torta y un jugo. No seamos ilusos. Sí estamos hambreados pero tampoco tanto. Tampoco es cierto que se les amenazara con perder sus apoyos, como no es cierto que los que rechazan al gobierno de Morena renuncien a ellos por mucho que desprecien al presidente. Podríamos estar horas y semanas discutiendo sobre evidencias e infinidad de historias en los dos casos. Las razones para volvernos socios honorarios de cualquiera de los dos equipos muchas veces no las entendemos ni nosotros mismos. En mi opinión las dos marchas sólo sirvieron para inflarle el ego a los respectivos organizadores como si fueran equipos de fútbol  que acuden a su afición para demostrar cuál es más popular. Ojalá que este ánimo efervescente que demostramos en la discusión lo mantengamos cuando llegue la hora de actuar, es decir, la hora de ir a votar a las casillas y de manifestarnos en contra de las injusticias que día a día se cometen en nuestro país a manos de los mismos ciudadanos que exigimos un mejor gobierno pero elegimos la corrupción y la indiferencia cuando se trata de salvaguardar nuestros propios intereses. Un poquito de estudio de la historia nos permitiría entender que esto se repite en cada época y en cada región de forma sistemática y que siempre seremos con el nombre que queramos adoptar los buenos y los malos, los conservadores y los liberales de la historia, los técnicos y los científicos, los radicales y los revolucionarios, cada quién en la trinchera que mejor le acomode  y que para fines prácticos más llene su expectativa de vida." ["post_title"]=> string(19) "Buenos contra malos" ["post_excerpt"]=> string(185) "Como un gigantesco tablero de ajedrez, los mexicanos le hacemos el caldo gordo a un grupo reducido de personas que muy lejos están de interesarse por nuestras verdaderas necesidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "buenos-contra-malos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-29 10:19:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-29 15:19:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86145" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17990 (24) { ["ID"]=> int(86230) ["post_author"]=> string(2) "62" ["post_date"]=> string(19) "2022-12-01 14:41:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 19:41:18" ["post_content"]=> string(6843) "El pasado 27 de noviembre el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó una marcha con motivo de su cuarto año al frente del gobierno federal, pero con claros tintes contestatarios a la pasada marcha opositora para respaldar al INE frente a la reforma electoral presentada en el Congreso. Con una presencia de simpatizantes, organizaciones sociales y sindicatos afines al régimen morenista, la plancha del zócalo capitalino y las principales avenidas aledañas se inundaron de gente que mostró su apoyo al carismático presidente tabasqueño en un acto multitudinario. Sin estar ajenas a las prácticas de movilización tradicional de los partidos políticos la numerosa marcha no desmerece en su convocatoria al haberse realizado con un ambiente festivo y de réplicas a las numerosas consignas claramente clasistas de la pasada marcha a favor del órgano electoral. Con cobertura desde los medios de comunicación gubernamentales, los numerosos simpatizantes intentaron acercarse al mandatario para poder hacerle regalos, tomarse fotografías y hacerle sentir su apoyo, lo que retrasó la llegada de la avanzada al zócalo capitalino por más de 5 horas La ciudadanía, aún con el mal sabor de la derrota en futbol frente a la selección de Argentina, retomó como punto de congregación del ángel de la independencia en avenida reforma, para mostrar el músculo político de la figura política más importante del presente milenio. Como se recordará AMLO ha encabezado marchas multitudinarias como la organizada cuando sufrió el desafuero durante el gobierno del demócrata fallido Vicente Fox, quien pretendía sacarlo de la boleta electoral de 2006 mediante triquiñuelas legaloides; curiosamente el mismo recorrido se repitió en esta marcha tumultuosa. López Obrador disfruta más su rol de líder social, adora la plaza pública y el contacto con la gente lo que alimenta su espíritu político. Pero debido a los catastróficos años de la pandemia mundial, los encuentros multitudinarios debieron cancelarse. Como el mismo mandatario menciona por su condición médica, ya ampliamente conocida, la pasada movilización pudo haber sido la última que encabeza. En su mensaje en un zócalo repleto, AMLO definió su modelo económico político como “humanismo mexicano”, reafirmó que no buscaba reelegirse, dedicó la movilización a los luchadores sociales que ya no vieron el triunfo de la izquierda, aseguró haber ahorrado 42 mil millones de pesos en publicidad, además de esperar que el salario mínimo suba un 20% y enlisto 110 acciones realizadas por su gobierno. El monumento de la victoria alada, mejor conocido como el ángel tiene simbolismos muy arraigados para los mexicanos en la historia reciente, fue testigo de la primera victoria de la alternancia política gracias al INE ciudadano. En días pasados fue el punto de inicio de la marcha en favor de ese órgano autónomo, organizada por sectores económicos favorecidos de los rescates bancarios y de la condonación de impuestos que históricamente siempre se mostraban renuentes a las movilizaciones populares. Es también el punto de reunión de los desfiles de temáticas comerciales y sobre todo el lugar icónico de celebración de las victorias deportivas populares, destacando las del futbol nacional y las justas mundialistas. Es de lamentar que a pesar del triunfo deportivo histórico de disciplinas tan poco difundidas como el tiro con arco y el taekwondo, donde los representantes nacionales se consagraron con oros en sus mundiales de la especialidad, la mayor parte de los reflectores en los medios de comunicación, se los lleven el privilegiado y sobreestimado balón pie nacional. El ángel bien merecía ser compartido por otras figuras deportivas que con base en el esfuerzo personal y la disciplina de años de trabajo, reditúan en triunfos históricos en un país que tradicionalmente no apoya a sus mejores atletas y cuya burocracia, representa la peor pesadilla y boicot hacia los deportistas nacionales. De regreso a la marcha, el régimen morenista dio un golpe de autoridad desde el poder. Mostró que la figura del presidente tiene una base social de apoyo muy importante que va más allá de los simples acarreos y manipulaciones. Si bien el magnate e ideólogo del bloque opositor Claudio X González le asiste la razón cuando menciona que lograron movilizar a sectores que se oponen de forma legítima al régimen, se equivoca al estigmatizar la marcha a favor del presidente al reducir todo a simple clientelismo y acarreo político.  Es paradójico también, que el expresidente Fox ya no recuerde que él también participó en una celebración en el ángel de la independencia al cumplirse el quinto año de gobierno en un evento denominado “Fiesta de la democracia”, donde con “movilizadores” sociales y figuras del PAN disfrazadas de sociedad civil, se aglutinaron para homenajear su figura política, justo en el día de las elecciones en el Estado de México y de Nayarit. Para el alicaído expresidente y figuras opositoras la exitosa marcha de AMLO se reduce a simples miles de acarreados, y es sintomático de una degradación de las formas democráticas, por lo que se exhiben atrapados en el análisis simple y básico, producto de sus fobias personales. La falta de miras de la oposición les ha encerrado en un discurso de odio y clasismo en muchas de sus figuras mediáticas, arraigadas al pasado político que fue derrotado de forma estrepitosa en la elección del 2018. Si no evolucionan para realizar una necesaria purga de figuras impresentables, buscan acercarse de nuevo a las clases proletarias tan afectadas por años de neoliberalismo económico y presentan una mejor oferta a las clases medias en peligro de extinción, su fuerza política se irá difuminando. Las movilizaciones opositoras en torno al mítico ángel de la independencia quedarán como simples anécdotas si reciben una nueva derrota presidencial. Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que les sentenció a agruparse para la simple sobrevivencia política, por más que estén cerca del poder económico de las elites, ya que la ciudadanía que no comulga con el proyecto oficialista no votará en automático por los cartuchos quemados de la oposición que no motivan a nada." ["post_title"]=> string(18) "¡Todos al Ángel!" ["post_excerpt"]=> string(140) "Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que les sentenció la ciudadanía. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(14) "todos-al-angel" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-12-01 14:41:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-12-01 19:41:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86230" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18012 (24) { ["ID"]=> int(86145) ["post_author"]=> string(3) "189" ["post_date"]=> string(19) "2022-11-29 10:19:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-11-29 15:19:57" ["post_content"]=> string(5655) "Chairos contra fifís, Pata rajadas contra gente bien, acarreados contra conscientes, analfabetas contra preparados, come cuando hay contra trabajadores, tortas y jugos contra defensores de la democracia… así me sigo y no acabaría nunca. Ojalá se pudiese hablar de rivalidad y mencionar el partido México-Argentina o cualquier otra contienda deportiva o académica en la que los participantes se encuentren en igualdad de oportunidades, pero no. Para rivalidades las que tenemos al interior del país que todos llamamos “nuestro”. Pareciera que somos no sólo de regiones diferentes, de especies diferentes, como si habláramos distintos idiomas, tuviésemos historias muy opuestas y el color de piel no solo fuera una característica sino una sobrada razón de distanciamiento y polaridad. Puede uno hablar con los dos bandos, conformados por todo tipo de gente, escuchar sus argumentos porque eso sí, aunque sintamos que tenemos la razón en nuestros equipos no estamos dispuestos ni por un segundo a escuchar las razones del otro sin menospreciar su análisis y su pensamiento, aquí está muy claro todo, es “Nuestro México” pero los mexicanos ¡no somos iguales! Tendríamos que ver los toros desde la barrera para darnos cuenta de lo parecidos que somos. La marcha rosa a favor del INE, en mi muy humilde opinión, tuvo mucho de odio y poco de defensa sustentada en conocimiento de los hechos. Había gente informada y gente que no tenía ni idea de por qué estaba allí, a lo mejor no acarreada en un transporte pero sí dominada por un odio irracional. De la misma forma el domingo 27 se llenaron las calles del centro de la Ciudad de México por gente completamente consciente de lo que hace y lo que apoya y por un montón de ciudadanos que no tienen más motor que el ataque a lo que ellos consideran la clase que los ha oprimido durante siglos (tal vez yo me identifique más en este bando). Aun así y con el gusto que encuentro en participar en movimientos ciudadanos, esta vez me lo ahorré y no por falta de ánimo, sino porque en los dos casos yo vi a un enorme número de ciudadanos manipulados por intereses a los que estamos muy lejos de acceder. Como un gigantesco tablero de ajedrez, los mexicanos le hacemos el caldo gordo a un grupo reducido de personas que muy lejos están de interesarse por nuestras necesidades y mucho menos de liberar la información real a la que todos deberíamos tener acceso, por lo menos para poder formarnos un criterio consciente. La verdad es que nos formamos en la fila que nos parece más digna y con la que nos queremos identificar. De un lado los rositas posando para las revistas del corazón y del otro los pata rajadas sintiendo que estamos armando una verdadera revolución y cambiando el rumbo de la historia. Ni uno ni lo otro, solo logramos acumular una cantidad de insultos, vituperios y denostaciones hacia el equipo de enfrente, siempre dueños de la verdad aseguramos que los otros son los títeres sin opinión propia y que nosotros estamos del lado correcto de la historia. Al final lo único que sí pienso es que estamos lejos de entender las razones del vecino y nos limitamos a llamarlo acarreado, mas en mi punto de vista ninguno de los dos lo somos. Una persona no va a sacrificar su único día de descanso o el día de mejor ingreso económico en su trabajo para tardarse dos o cuatro o más horas en llegar, cuatro o más horas en marchar al rayo del sol y en medio de un apretujamiento terrible y otras tantas horas en regresar a cambio de una torta y un jugo. No seamos ilusos. Sí estamos hambreados pero tampoco tanto. Tampoco es cierto que se les amenazara con perder sus apoyos, como no es cierto que los que rechazan al gobierno de Morena renuncien a ellos por mucho que desprecien al presidente. Podríamos estar horas y semanas discutiendo sobre evidencias e infinidad de historias en los dos casos. Las razones para volvernos socios honorarios de cualquiera de los dos equipos muchas veces no las entendemos ni nosotros mismos. En mi opinión las dos marchas sólo sirvieron para inflarle el ego a los respectivos organizadores como si fueran equipos de fútbol  que acuden a su afición para demostrar cuál es más popular. Ojalá que este ánimo efervescente que demostramos en la discusión lo mantengamos cuando llegue la hora de actuar, es decir, la hora de ir a votar a las casillas y de manifestarnos en contra de las injusticias que día a día se cometen en nuestro país a manos de los mismos ciudadanos que exigimos un mejor gobierno pero elegimos la corrupción y la indiferencia cuando se trata de salvaguardar nuestros propios intereses. Un poquito de estudio de la historia nos permitiría entender que esto se repite en cada época y en cada región de forma sistemática y que siempre seremos con el nombre que queramos adoptar los buenos y los malos, los conservadores y los liberales de la historia, los técnicos y los científicos, los radicales y los revolucionarios, cada quién en la trinchera que mejor le acomode  y que para fines prácticos más llene su expectativa de vida." ["post_title"]=> string(19) "Buenos contra malos" ["post_excerpt"]=> string(185) "Como un gigantesco tablero de ajedrez, los mexicanos le hacemos el caldo gordo a un grupo reducido de personas que muy lejos están de interesarse por nuestras verdaderas necesidades. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(19) "buenos-contra-malos" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-11-29 10:19:57" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-11-29 15:19:57" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=86145" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(52) ["max_num_pages"]=> float(26) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "31588c905426c78360671104eb909896" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["allow_query_attachment_by_filename":protected]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Buenos contra malos

Buenos contra malos

Como un gigantesco tablero de ajedrez, los mexicanos le hacemos el caldo gordo a un grupo reducido de personas que muy lejos...

noviembre 29, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que les sentenció la...

diciembre 1, 2022




Más de categoría
La Verdad revelada: paradigma Tradicional

La Verdad revelada: paradigma Tradicional

El pensamiento tradicional concibe la realidad de manera disciplinada, normativa y doctrinal. Basta con cumplir la ley terrestre y...

diciembre 2, 2022

Los riesgos de la egocracia

Los populismos se caracterizan en gran parte por debilitar las democracias y las instituciones que las sustentan. 

diciembre 2, 2022

La “celebración” de López: el narcisismo presidencial. Parte 1

Me hubiese gustado ser el primero en expresar la siguiente afirmación, pero muchos me la ganaron casi de inmediato:...

diciembre 1, 2022

¡Todos al Ángel!

Hasta el momento pareciera que la oposición no entiende que no entiende el sentido del voto de castigo que...

diciembre 1, 2022