¿El futbol mexicano es corrupto?

La noche del pasado 13 de diciembre, el torneo mexicano de futbol denominado Guardianes 2020 llegó a su fin con la coronación del León como nuevo campeón al ganar la final al equipo revelación Pumas de la...

15 de diciembre, 2020

La noche del pasado 13 de diciembre, el torneo mexicano de futbol denominado Guardianes 2020 llegó a su fin con la coronación del León como nuevo campeón al ganar la final al equipo revelación Pumas de la UNAM. En días previos al partido por el título, se desató una polémica por acusaciones de corrupción en contra de jugadores del equipo Cruz Azul, equipo eliminado en la semifinal en un cotejo histórico donde Pumas remontó una desventaja de cuatro goles, logrando un marcador final de 4-4 y obteniendo su pase a la final por mejor lugar en la tabla de posiciones.

Ante un episodio negro más del popular equipo azul, que ya cumple 23 años sin ganar un título, el periodista especializado en futbol, Héctor Huerta, declaró que daría a conocer pruebas de que jugadores habrían amañado el juego para perder. Días después, en un comunicado los futbolistas del club salieron a negar las acusaciones y pidieron al periodista en cuestión, retractarse de sus dichos o procederían legalmente en su contra por difamación.

El escándalo reabrió el debate sobre la honorabilidad del futbol mexicano que es tradicionalmente opaco y fuera del control laboral tradicional, pero que al generar ingresos millonarios extraordinarios para los directivos, televisoras privadas y empresas involucradas, siempre ha gozado de la complacencia del máximo órgano rector la FIFA.

La forma como los dueños del futbol, en especial el conjunto de televisoras preponderantes que han manejado a los clubes de mayor poderío y a la Selección Nacional, es digno de una novela de terror. La empresa televisiva más importante del país es dueña del equipo con más títulos, algunos de ellos obtenidos en forma “polémica” gracias a decisiones arbitrales a modo, presiones mediáticas y acciones legaloides a su favor.

El jugador mexicano es privilegiado económicamente en comparación con otros jugadores del continente americano que deben ganarse la vida en ligas internacionales para poder sobrevivir a sus difíciles condiciones socioeconómicas. Es aquí donde el estatus de ser futbolista profesional en el país desequilibra a muchos jugadores que pierden el piso rápidamente, fomentan su conformismo a lo largo de su carrera con el peligro de que sin un cuidado riguroso de sus ingresos, corran el riesgo de quedar en la banca rota al momento de su retiro, como ha ocurrido con algunos casos.

Es reconocido por comentaristas y exfutbolistas que la corrupción en el futbol mexicano se da desde la formación de jugadores amateurs conocido como las fuerzas básicas. Favores sexuales, extorciones para debutar o alinear en el equipo, la promoción a mejores clubes han sido el común denominador en esta zona deportiva aislada del Estado de derecho que es semillero de la primera división profesional y cuyo poderío económico ha doblado a la legalidad.




En la primera división del futbol mexicano se manejó tradicionalmente una doble contabilidad con la finalidad de evadir impuestos por los altos salarios que devengan los jugadores. Aunque eso no es garantía de que el deportista reciba sus ingresos completos, ya que en muchos casos deben entregar parte de ese generoso salario a promotores, directores técnicos y otros “agentes” del balompié. En los traspasos internacionales de jugadores existen innumerables negociaciones por “comisiones” de terceros que se benefician de la transacción.

Es sabido que, incluso, jugadores que no están de acuerdo con la forma de entrenar de un director técnico, pueden bajar su rendimiento para provocar el despido del coach. Es muy difícil para un nuevo entrenador poder  conseguir un equipo de primera división, por lo general existe una baraja de entrenadores que esperan turno para rolar en los mismos clubes.

El jugador mexicano es poco asiduo a buscar elevar su nivel futbolístico al emigrar a ligas europeas, por ello los casos de triunfo son contados y destacados. Si se suma que la junta de dueños decidió desde hace años aumentar el número de jugadores extranjeros y naturalizados mexicanos en cada club, además de abolir por cinco años el descenso del peor equipo en cada temporada, el espacio para jugadores nuevos se vio reducido drásticamente. Estas acciones encaminan el detrimento del nivel futbolístico del torneo nacional que se volvió mediocre, consistente en lo irregular y poco atractivo para el aficionado.

La liga mexicana es poderosa económicamente, al nivel de las mejores del mundo y esa derrama económica buscará expandirse con los clubes norteamericanos para hacer una liga internacional. Sin embargo, en ese limbo jurídico que por décadas fue el futbol profesional del país, cobró muchas víctimas de jugadores sin derechos, explotados deportivamente, pero privilegiados en ingresos al compararse con otros profesionistas y deportistas.

Casos emblemáticos de corrupción en el futbol mundial han sido sancionados como el denominado FIFAGate en el año 2015 que costó a importante dirigentes del balompié mundial ser apresados por pagos para obtención de sedes mundialistas, lavado de dinero y sobornos por derechos de televisión. En Italia, el club Juventus debió descender hasta segunda división en el año 2006 por amaño de partidos con árbitros parciales. En Corea del Sur, 41 jugadores fueron suspendidos de por vida en 2013, al confesar que recibieron pagos de organizaciones clandestinas para amañar resultados de partidos. 

El futbol es el deporte más popular del mundo y, por ende, el que más riqueza genera, más pasión produce y el deporte en cual los políticos tratan de acercarse para llevar agua a su molino. En México, el negocio del futbol genera toda clase de contenidos digitales, series, personajes estridentes, nexos con la farándula, ídolos efímeros, villamelones frustrados, ilusiones en los desposeídos y un sentido de pertenencia.

Practicar cualquier deporte, incluido el futbol, es sano, genera convivencia y cercanía; desafortunadamente, en muchos casos cuando un deportista desea ser profesional se enfrenta a mafias enquistadas en clubes que poco aportan al desarrollo del futbol mexicano. 

Comentarios

Recortes, falta de mantenimiento y tragedias

Hace unos días comenté sobre los distintos recortes presupuestales que se han dado en áreas como en el sector salud, lo que...

enero 18, 2021

Volvamos la mirada a las pequeñas cosas

“El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabiduría”. ...

enero 18, 2021




Más de categoría
El presidente López Obrador desde su ventana

¡Detente!

Pero no… Los 150 mil muertos que hoy habrá, para cuando lean está columna, le estarán pasando factura al...

enero 25, 2021

No todo lo que hay en un hospital es un virus asesino

2020, el peor año que ha pasado la humanidad en mucho tiempo, terminó y empezamos 2021 con todas las...

enero 25, 2021

Era Covid: ¿Por qué es tan difícil mantener la distancia social… y usar cubrebocas?

Necesitamos espacios colectivos y la pandemia nos ha privado de ellos. El nuevo mantra: “quédate en casa, guarda la...

enero 22, 2021

Cocinando el Fraude Electoral

No cabe duda de que al presidente Andrés Manuel López Obrador no le importan los 147 mil muertos que...

enero 22, 2021