Disminuye en Puebla incidencia delictiva en 22.6%: SESNSP

-La entidad quedó siete lugares debajo de la media nacional -Fue el tercer estado con la mayor disminución en el delito de secuestro CIUDAD DE PUEBLA, Pue.- A través de la estrategia de seguridad impulsada por el...

21 de octubre, 2020

-La entidad quedó siete lugares debajo de la media nacional

-Fue el tercer estado con la mayor disminución en el delito de secuestro

CIUDAD DE PUEBLA, Pue.- A través de la estrategia de seguridad impulsada por el gobernador, Miguel Barbosa Huerta, la incidencia delictiva en el estado disminuyó entre enero y septiembre de este año en un 22.61 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2019, de acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Los datos oficiales reflejaron que Puebla quedó como la tercera entidad con la mayor disminución en carpetas de investigación iniciadas por el delito de secuestro, pasando de 62 a 19, lo que representa una baja de 69.35 por ciento.

La reducción de la incidencia delictiva también estuvo en otros delitos como trata de personas (-78.57 por ciento), robo de autopartes (-54.14 por ciento), robo a transportista (-57.55 por ciento) y robo en transporte (-52.13 por ciento).

Asimismo, los robos totales disminuyeron en 32 por ciento, feminicidios, 11.11 por ciento; robo a casa habitación en 28.32 por ciento y homicidio en 19.86 por ciento.

Destaca que Puebla fue ubicada siete posiciones por debajo de la media nacional en incidencia delictiva por cada 100 mil habitantes.

De esta manera, el Gobierno del Estado avanza en el compromiso para devolver la tranquilidad a las familias poblanas.

Comentarios


object(WP_Query)#18053 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57910) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(57910) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18051 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18020 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18018 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "17-07-2022" ["before"]=> string(10) "14-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-17 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-14 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (57910) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18054 (24) { ["ID"]=> int(81909) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content"]=> string(7539) "¿Por qué hay tanta discordia en el mundo que nos tocó vivir? Me parece que el origen lo encontramos en la convicción de que somos superiores moralmente unos de otros. ¿Cómo llegamos hasta ahí? A lo largo de nuestra vida conformamos lo que llamamos “personalidad”, constituida por un conjunto de ideas, creencias y valores. Estas ideas se originan en la visión que tenemos de nuestro mundo (cosmovisión), en la que intervienen la genética, la geografía y los efectos que el medio ambiente ocasiona en nuestro comportamiento, llamada epigenética. Para los occidentales, el cristianismo, influido por la cultura griega y latina y un sinfín de discusiones teológicas, integran nuestra visión del mundo, de lo bueno y lo malo, lo permitido y lo prohibido (cosmovisión). Pero no se trata de una visión única, uniforme. Al menos existen dos ramas principales de la filosofía cristiana, y están encontradas. Una de ellas pone en el centro al individuo y la autonomía personal que es casi ilimitada; la excepción a esta regla es evitar dañar a terceros. La otra corriente o visión del cristianismo da mayor peso a las jerarquías familiares y sociales (es patriarcal), así como a la libertad del capital. Como obra del hombre, la empresa es igual de libre (antropomorfismo). Ambos linajes del cristianismo comparten un tronco común, aunque tienen serias divergencias. Hasta recientemente había un acuerdo tácito de respeto y comprensión mutua de estas corrientes principales de pensamiento. Los agravios se acentuaron en las últimas décadas. El consenso fue roto a consecuencia de las enormes desigualdades que ocasionaron la revolución científica y tecnológica y la liberación de las restricciones a las grandes empresas manufactureras, tecnológicas y financieras (desregulación del capital). El efecto de la liberación del capital es que las personas perdimos el control de las decisiones económicas y políticas que más impactan en nuestra vida, y sobrevino un abismo entre quienes tienen mucho y los que carecen de lo elemental. Dejamos de dialogar y de entendernos. Los estudios recientes de metadatos a millones de usuarios de las redes sociales, en Estados Unidos, prueban que los estratos sociales de los de arriba, como los de abajo, se excluyen mutuamente: uno y otro grupo no se relacionan entre ellos. Cada parte ha creado sus propios bandos que no se hablan y, por tanto, no se comprenden. Las redes sociales han favorecido esta segregación social. Los menos favorecidos se sienten excluidos y agraviados. Los mejor posicionados en la escala social creen tener derecho a sus privilegios. A partir de ahí cada cofradía ha creado su propio relato y visión de su mundo. Ambas se creen poseedoras de la verdad absoluta. En Brain and Culture el neurólogo Bruce Wexler explica así el fenómeno: cuando nuestro cerebro conforma el relato del mundo particular que habitamos cada una de las personas, dejamos de atender al mundo exterior: nos enclaustramos. De modo que sólo damos cabida a lo que confirma nuestras creencias. Nuestro cerebro tiende a desechar la nueva información externa y crea y recrea su propia narrativa: rechaza aquello que no concuerda con nuestras creencias y solamente aceptamos lo que confirma nuestras ideas, nuestra forma de pensar. Así llegamos a que cada cabeza es un mundo. Un mundo habitado por las cabezas que piensan y sienten igual, y excluye a las que divergen del mismo sentir. Nos causa malestar aquello que no concuerda con nuestro modelo de realidad. De acuerdo con los estudios de Wexler, nos provoca estrés, tristeza e impotencia. Al sentir amenazadas nuestras creencias, ocurre un fenómeno parecido al que enfrentamos ante un peligro extremo: nos ponemos en estado de tensión y alerta máxima, tal como si estuviera en juego la supervivencia. Will Storr en la Ciencia de contar historias describe así el estado de ánimo que se suscita cuando cuestionan nuestras creencias: “… Una opción puede ser intentar convencer a nuestro oponente de que está equivocado y de que nosotros estamos en lo cierto. Cuando esta estrategia fracasa, como suele ser el caso, se convierte en una auténtica tortura. Le damos vueltas y más vueltas al conflicto, mientras nuestra mente, en estado de pánico, amplía la lista de agravios y las razones por la que los demás son idiotas, deshonestos o moralmente corruptos…”. Defendemos estas creencias porque han dado forma a nuestra identidad y personalidad. Son fundamentales para sentir que el mundo no es caótico, que tiene sentido y está bajo nuestro control. La defensa de estos modelos es lo que nos tiene enfrentados. Por ello suponemos que quien disiente, quien piensa diferente es una persona que enloqueció. Michael Foucault demostró que el disidente, el diferente, es considerado loco, anormal, malo, y merece ser castigado con rigor y excluido para evitar que contamine a las buenas conciencias. Es así como llegamos a concluir, en uno y otro bando de las dos visiones cristianas del mundo, que somos moralmente superiores. De esta manera, los dos extremos, avalados por su concepción de superioridad, exculpan su egoísmo, su crueldad y justifican las acciones más atroces. Y quienes lideran a estos bandos suelen ser personas con una autoestima fuera de lo común y un idealismo que los supone superiores. Los liderazgos de estos movimientos suelen ser memoriosos. Son aficionados a la memoria histórica. Ahora bien, ¿cómo construimos la memoria? La neurocientífica Giuliana Mazzoni dice que la memoria es un conjunto de recuerdos que selecciona nuestro cerebro o inclusive inventa para fortalecer nuestro yo y construir nuestra identidad. Es lo que guía y justifica nuestra conducta en la vida. El yo es el protagonista, el héroe que exculpa su actos y condena aquello con lo que está en desacuerdo. Es decir, la memoria es la fuente de autojustificación: al seleccionar los recuerdos nos exculpa, pero sobre todo olvida nuestros errores y fracasos, según los psicólogos Carol Tavris y Elliot Aronson. Ese mismo proceso ocurre con la memoria histórica de los países a la que recurren los liderazgos convencidos de su superioridad moral. Entre el panteón de los hombres ilustres se elige a los villanos y a los héroes. El objetivo es crear una visión común entre sus huestes de lo que debe hacerse, de quiénes son los buenos y quiénes los malos, del bien y del mal, de lo aceptable y de lo condenable. Son personajes que saben del enorme poder que tiene el relato para mover montañas, para redimir conciencias e intentar hacer el mundo a su imagen. El problema de esta concepción de las cosas es que, al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes. Nos asomamos al abismo. Si no queremos ese destino debemos dialogar y reformar las estructuras sociales que han segmentado y separado a las personas." ["post_title"]=> string(54) "El sentimiento de superioridad moral es origen del mal" ["post_excerpt"]=> string(168) "Al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "el-sentimiento-de-superioridad-moral-es-origen-del-mal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81909" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17957 (24) { ["ID"]=> int(81272) ["post_author"]=> string(2) "92" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-21 12:34:56" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-21 17:34:56" ["post_content"]=> string(5122) "En 2022, en México, hasta el 6 de julio se habían realizado 1256 trasplantes de riñón 1. La lista de espera, en cambio, era de 17 169 personas 2, Lo anterior muestra un déficit de órganos que puede disminuirse con una cultura de donación. No obstante, hay donaciones que generan controversia, cuando, sobre todo, no tienen la finalidad de preservar la vida. Apenas en 2016 se logró con éxito realizar un trasplante de útero. El trasplante de útero tiene la finalidad de permitir que una persona pueda tener hijos, por medio de técnicas de fecundación in vitro.  Es claro, pues que el trasplante de útero no tiene fines curativos. Lo anterior sugiere que el riesgo implícito en el procedimiento, lo convierte en algo ilícito éticamente, al ser desproporcionado el costo-beneficio de este tipo de procedimiento. Es verdad que la donación en general siempre genera un peligro a la persona donante y receptora. Por ejemplo, donar un riñón genera riesgo en el receptor, por la misma cirugía y en el caso del donante, un fallo de su riñón restante, pondría en peligro su vida. Pero reconocemos que una donación de un órgano como el riñón, salva una vida, en cambio la de útero no es así.  Una de las razones que se aducen a favor del trasplante de útero es el derecho reproductivo de una persona, que traducido al caso, supone que existe un “derecho a ser madre”. No obstante es algo extraña la idea. ¿Todo lo que se desea se constituye en un derecho? ¿No es acaso ser madre (o padre) más bien una situación de un don recibido? Los padres así, no producen hijos, sino que los reciben bajo su tutela. De hecho no se debe instrumentalizar al hijo: los hijos no son concebidos para nuestras realizaciones personales. Se ve como un error que alguien conciba un hijo para que realice lo que el mismo padre o madre no lograron conseguir. Tener un hijo para ser el médico que se soñó parece, al menos, egoísta. Preestablecer el destino profesional del menor sin duda es cosificarlo. Así, una de las objeciones al trasplante de útero es que el mismo busca “ a cualquier costo” tener el hijo que alguien cree tiene derecho o se merece. Otros han defendido que en realidad es un trasplante más, que permite reconstruir una función perdida como se da en los trasplantes de cara, por ejemplo. Sin embargo, puede objetarse que en el caso de la cara se realiza para recobrar un elemento esencial de la identidad de las personas, que les permite interactuar socialmente. En cambio, en el caso del trasplante de útero, sigue siendo no indispensable para el interactuar social.  Asimismo, otro trasplante que puede ser controversial es el de mano. Pero de nuevo, puede aducirse que ese trasplante busca restaurar una función esencial para la vida. No obstante, puede insistirse que eso no es del todo correcto. Una persona puede vivir sin una mano. Se le trasplanta la misma para que recupere una visión integral de sí misma, al no verse incompleta, independientemente de la función recobrada. En el trasplante de útero, en consecuencia con este argumento, sucede algo semejante: se restaura una función no esencial para la vida, pero que tiene efectos benéficos para la persona. Puede así recuperar su autoestima y la posibilidad de tener descendencia. Los hijos que pudieran nacer por medio de este trasplante podrían criarse sin fines de instrumentalización y ser educados de una manera semejante a un hijo nacido de un parto ordinario. Otro dilema ético es la presión social que se genera para tener hijos. Esa presión social puede llevar a aceptar una cirugía con un alto costo psicológico y físico para la paciente, por ejemplo, la necesidad de tomar medicamentos inmunosupresores, que aunque también se da en otros trasplantes, de nuevo surge el riesgo de tener una infección grave por una intervención no indispensable para que la persona siga viva.  En pocas palabras, no es fácil resolver los problemas éticos derivados del trasplante de útero. Pero, puede afirmarse, que en cualquier caso, el bebé obtenido con estos procedimientos no debe ser concebido como un objeto a adquirir, sino como una persona que siempre es fin en sí misma.  Referencias: 1 CENATRA (2022). Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/740777/1erSemestre2022.pdf 2 CENATRA. Estadísticas. Disponible en: https://www.gob.mx/cenatra/documentos/estadisticas-50060" ["post_title"]=> string(23) "El trasplante de útero" ["post_excerpt"]=> string(161) "Los trasplantes se han considerado un acto de altruismo. Así, la donación, por ejemplo, de un riñón o parte del hígado, se ha vuelto cotidiana y aceptada. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(22) "el-trasplante-de-utero" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-21 12:34:56" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-21 17:34:56" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81272" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18054 (24) { ["ID"]=> int(81909) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content"]=> string(7539) "¿Por qué hay tanta discordia en el mundo que nos tocó vivir? Me parece que el origen lo encontramos en la convicción de que somos superiores moralmente unos de otros. ¿Cómo llegamos hasta ahí? A lo largo de nuestra vida conformamos lo que llamamos “personalidad”, constituida por un conjunto de ideas, creencias y valores. Estas ideas se originan en la visión que tenemos de nuestro mundo (cosmovisión), en la que intervienen la genética, la geografía y los efectos que el medio ambiente ocasiona en nuestro comportamiento, llamada epigenética. Para los occidentales, el cristianismo, influido por la cultura griega y latina y un sinfín de discusiones teológicas, integran nuestra visión del mundo, de lo bueno y lo malo, lo permitido y lo prohibido (cosmovisión). Pero no se trata de una visión única, uniforme. Al menos existen dos ramas principales de la filosofía cristiana, y están encontradas. Una de ellas pone en el centro al individuo y la autonomía personal que es casi ilimitada; la excepción a esta regla es evitar dañar a terceros. La otra corriente o visión del cristianismo da mayor peso a las jerarquías familiares y sociales (es patriarcal), así como a la libertad del capital. Como obra del hombre, la empresa es igual de libre (antropomorfismo). Ambos linajes del cristianismo comparten un tronco común, aunque tienen serias divergencias. Hasta recientemente había un acuerdo tácito de respeto y comprensión mutua de estas corrientes principales de pensamiento. Los agravios se acentuaron en las últimas décadas. El consenso fue roto a consecuencia de las enormes desigualdades que ocasionaron la revolución científica y tecnológica y la liberación de las restricciones a las grandes empresas manufactureras, tecnológicas y financieras (desregulación del capital). El efecto de la liberación del capital es que las personas perdimos el control de las decisiones económicas y políticas que más impactan en nuestra vida, y sobrevino un abismo entre quienes tienen mucho y los que carecen de lo elemental. Dejamos de dialogar y de entendernos. Los estudios recientes de metadatos a millones de usuarios de las redes sociales, en Estados Unidos, prueban que los estratos sociales de los de arriba, como los de abajo, se excluyen mutuamente: uno y otro grupo no se relacionan entre ellos. Cada parte ha creado sus propios bandos que no se hablan y, por tanto, no se comprenden. Las redes sociales han favorecido esta segregación social. Los menos favorecidos se sienten excluidos y agraviados. Los mejor posicionados en la escala social creen tener derecho a sus privilegios. A partir de ahí cada cofradía ha creado su propio relato y visión de su mundo. Ambas se creen poseedoras de la verdad absoluta. En Brain and Culture el neurólogo Bruce Wexler explica así el fenómeno: cuando nuestro cerebro conforma el relato del mundo particular que habitamos cada una de las personas, dejamos de atender al mundo exterior: nos enclaustramos. De modo que sólo damos cabida a lo que confirma nuestras creencias. Nuestro cerebro tiende a desechar la nueva información externa y crea y recrea su propia narrativa: rechaza aquello que no concuerda con nuestras creencias y solamente aceptamos lo que confirma nuestras ideas, nuestra forma de pensar. Así llegamos a que cada cabeza es un mundo. Un mundo habitado por las cabezas que piensan y sienten igual, y excluye a las que divergen del mismo sentir. Nos causa malestar aquello que no concuerda con nuestro modelo de realidad. De acuerdo con los estudios de Wexler, nos provoca estrés, tristeza e impotencia. Al sentir amenazadas nuestras creencias, ocurre un fenómeno parecido al que enfrentamos ante un peligro extremo: nos ponemos en estado de tensión y alerta máxima, tal como si estuviera en juego la supervivencia. Will Storr en la Ciencia de contar historias describe así el estado de ánimo que se suscita cuando cuestionan nuestras creencias: “… Una opción puede ser intentar convencer a nuestro oponente de que está equivocado y de que nosotros estamos en lo cierto. Cuando esta estrategia fracasa, como suele ser el caso, se convierte en una auténtica tortura. Le damos vueltas y más vueltas al conflicto, mientras nuestra mente, en estado de pánico, amplía la lista de agravios y las razones por la que los demás son idiotas, deshonestos o moralmente corruptos…”. Defendemos estas creencias porque han dado forma a nuestra identidad y personalidad. Son fundamentales para sentir que el mundo no es caótico, que tiene sentido y está bajo nuestro control. La defensa de estos modelos es lo que nos tiene enfrentados. Por ello suponemos que quien disiente, quien piensa diferente es una persona que enloqueció. Michael Foucault demostró que el disidente, el diferente, es considerado loco, anormal, malo, y merece ser castigado con rigor y excluido para evitar que contamine a las buenas conciencias. Es así como llegamos a concluir, en uno y otro bando de las dos visiones cristianas del mundo, que somos moralmente superiores. De esta manera, los dos extremos, avalados por su concepción de superioridad, exculpan su egoísmo, su crueldad y justifican las acciones más atroces. Y quienes lideran a estos bandos suelen ser personas con una autoestima fuera de lo común y un idealismo que los supone superiores. Los liderazgos de estos movimientos suelen ser memoriosos. Son aficionados a la memoria histórica. Ahora bien, ¿cómo construimos la memoria? La neurocientífica Giuliana Mazzoni dice que la memoria es un conjunto de recuerdos que selecciona nuestro cerebro o inclusive inventa para fortalecer nuestro yo y construir nuestra identidad. Es lo que guía y justifica nuestra conducta en la vida. El yo es el protagonista, el héroe que exculpa su actos y condena aquello con lo que está en desacuerdo. Es decir, la memoria es la fuente de autojustificación: al seleccionar los recuerdos nos exculpa, pero sobre todo olvida nuestros errores y fracasos, según los psicólogos Carol Tavris y Elliot Aronson. Ese mismo proceso ocurre con la memoria histórica de los países a la que recurren los liderazgos convencidos de su superioridad moral. Entre el panteón de los hombres ilustres se elige a los villanos y a los héroes. El objetivo es crear una visión común entre sus huestes de lo que debe hacerse, de quiénes son los buenos y quiénes los malos, del bien y del mal, de lo aceptable y de lo condenable. Son personajes que saben del enorme poder que tiene el relato para mover montañas, para redimir conciencias e intentar hacer el mundo a su imagen. El problema de esta concepción de las cosas es que, al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes. Nos asomamos al abismo. Si no queremos ese destino debemos dialogar y reformar las estructuras sociales que han segmentado y separado a las personas." ["post_title"]=> string(54) "El sentimiento de superioridad moral es origen del mal" ["post_excerpt"]=> string(168) "Al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas, excluyentes." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(54) "el-sentimiento-de-superioridad-moral-es-origen-del-mal" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-09 10:21:18" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-09 15:21:18" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81909" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(53) ["max_num_pages"]=> float(27) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "f2844a0154f90ca69e98a61513fa6ff9" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

El sentimiento de superioridad moral es origen del mal

Al dividir el mundo entre bandos irreconciliables, al excluir al otro, al diferente, las sociedades tienden a petrificarse, a volverse rígidas, violentas,...

agosto 9, 2022
trasplante de útero

El trasplante de útero

Los trasplantes se han considerado un acto de altruismo. Así, la donación, por ejemplo, de un riñón o parte del hígado, se...

julio 21, 2022




Más de categoría
Relación cuerpo-mente: ¿disociación irreversible o potencial integración?

Relación cuerpo-mente: ¿disociación irreversible o potencial integración?

–“Yo es otro”. Arthur Rimbaud (1854-1891)

agosto 12, 2022
línea de emergencia SOS mujeres

Línea SOS mujeres

La importancia de la existencia de líneas de auxilio para mujeres que funcionen de manera correcta son la diferencia...

agosto 11, 2022
Bajo fuego

Bajo fuego

Detrás de cada tragedia minera hay una historia de explotación laboral.

agosto 11, 2022
MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

De Frente Y Claro - MORENA Y SU ENGAÑO PARA DESIGNAR CANDIDATA EN EL EDOMEX

Las encuestas que beneficiaron a Delfina Gómez como candidata a la gubernatura de Edomex, en realidad fueron una simulación...

agosto 11, 2022