De Frente Y Claro | LOS VIEJECITOS OLVIDADOS POR LÓPEZ

¿Apoyo económico o clientelismo electoral?

16 de junio, 2022 De Frente Y Claro | LOS VIEJECITOS OLVIDADOS POR LÓPEZ

Desde que fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, López presumía un día sí y el otro también, que sus viejecitos eran los que le importaban más. Pero en la cruda realidad, solamente le importan para chantajearlos y obligarlos asistir a mítines, bajo amenaza de quitarles el apoyo que les da.

Y si como Jefe de Gobierno no los ayudó realmente en lo que necesitaban, excepto su limosna que les daba, como presidente los ha tirado al olvido, ya que, si piensa que con darles una ayuda cada dos meses es suficiente. Está totalmente errado.

PROGRAMA DE ATENCIÓN AL ENVEJECIMIENTO EN MÉXICO

La Secretaría de Salud (SSa) dio a conocer el Programa de Atención al Envejecimiento en México, donde cínicamente reconoce que la respuesta de atención médica a los adultos mayores es “fragmentada” y el sistema es de “insuficiente infraestructura”. 

Patética realidad, y es que en nuestro querido México solamente hay 615 geriatras certificados, correspondiendo un médico por cada 14 mil 200 personas de la tercera edad

Sumándose el hecho de que al no existir el abasto necesario de medicamentos en el sector salud, ni los médicos necesarios para atenderlos, las personas de la tercera edad, entre pagarle a un médico de una farmacia, comprar las medicinas que no les dieron en el sector público, así como la atención con especialistas en consultorios, clínicas u hospitales particulares, gastaron adultos mayores y sus familias en el último año, más de 34 mil 891 millones de pesos.

Sin importar que estén afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (MSS), al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE) u otra entidad de seguridad social.

Por la falta de atención y medicamentos, lo que tuvieron que gastar 15.4 millones de adultos mayores y sus familias en México fue similar al presupuesto que en el 2021, López utilizó en el Tren Maya y dos veces más al que se destinó para el 2022.

En el Programa de Atención al Envejecimiento en México, se asegura que uno de los elementos que limitan el acceso de las personas mayores a los servicios de salud es el gasto de bolsillo. 

Pero aun así, estimados lectores, han tenido que gastar al menos en 2021, 34 mil 891 millones 41 mil 17 pesos, a pesar de estar afiliada a alguna institución de salud y seguridad social”.

De igual manera el documento deja asentado que en el país, prevalece la desigualdad en el acceso a los servicios médicos para los adultos mayores. Dado que, en zonas rurales, el 66.2 % de las personas mayores usuarias de los servicios de salud no tienen afiliación a alguna institución de seguridad social, mientras que, en las zonas urbanas, el 30.4 % de las personas mayores usuarias de los servicios de salud no cuentan con ninguna afiliación.

Sumándose que el 37 % de los adultos mayores en el país son dependientes de sus hijos. Y de acuerdo al perfil de los adultos mayores, el 45.6 % tiene estudios equivalentes a primaria incompleta, 58.9 por ciento son casados o viven en unión libre, 25.2 % son viudos y 12.9 % viven solos.

En verdad es patética la situación que viven quienes deben ser un sector protegido, apoyado por el estado, dado que muchos de ellos trabajaron toda su vida apoyando a nuestro país y es más que justo que se les atienda como seres humanos. Pero, antes al contrario, se les abandona. 

Particularmente me ha tocado conocer experiencias muy tristes de personas de la tercera edad a quienes sus propias familias los tienen en abandono, relegados y en casos de aquellos que cuentan con la tarjeta de apoyo a la tercera edad, solamente el día que pueden cobrar, sus familiares los llevan porque tienen que firmar y ellos son los que hacen uso de ese dinero. Así tienen muchas personas a sus papás o abuelitos, sin que los restantes 59 días los tomen en cuenta.

LÓPEZ SE LAS DIO, LÓPEZ SE LAS QUITÓ

Por otra parte, es importante recordar que López fue quien inició siendo jefe de gobierno en la Ciudad de México, en el 2002, con la pensión para los de la tercera edad. Teniendo como requisitos, contar con 70 años de edad, demostrar tres años de pobreza extrema. 

Pero como su finalidad era que votaran por él, no le funcionó dado que muchas personas de la tercera edad en pobreza extrema, no tenían credencial para votar, Y muchos no tenían inclusive acta de nacimiento. 

Razón por la cual bajó la edad a 68 años y lo manejó como un derecho universal, es decir, que TODAS LAS PERSONAS con 68 años tenían derecho a su pensión sin importar su situación económica. Claro está que lo que quería era que votaran por él y su partido, siendo este uno más de sus programas clientelares, compra votos.

A nivel federal, también en el 2003, en la administración de Vicente Fox se estableció el programa “Atención a Adultos Mayores”, de apoyo solo para personas mayores de 60 años que vivieran en localidades rurales, de alta marginación y en el umbral de la pobreza alimentaria. 

Felipe Calderón continuó el programa de apoyos alimentarios, “Programa de Atención a los Adultos Mayores de 70 años y más en zonas rurales” en 2007. El programa tuvo cambios como el nombre que quedó en “70 y más”. En 2009 se incluyó que los familiares representantes de los beneficiarios recibieran un apoyo por el concepto de “marcha”, al fallecer el adulto mayor. En el último año de Felipe Calderón, se incluyó otra limitante, si los adultos mayores eran jubilados o recibían una pensión, no podrían estar en este programa. 

Con Enrique Peña Nieto el programa se modificó, “Pensión para Adultos Mayores” contemplaba que los mayores de 65 años podían acceder al apoyo entregado bimestralmente a través de una tarjeta electrónica. Continuando con la limitante de que no se entregaba a quien fuese jubilado o tuviera ya una pensión.

Con López en 2019 inició el programa “Pensión para el bienestar de las personas adultas mayores”. Los cambios fueron que las pensiones se entregarían cada dos meses a adultos mayores jubilados o pensionados, y serían para mayores de 68 años, a excepción de las personas indígenas, ya que en su caso se seguiría respetando la edad de 65. Para 2021, nuevamente López bajó la edad de 68 a 65 para recibir la pensión. En busca de más votos.

Es necesario comentar que el programa que instauró López siendo jefe de gobierno en la ciudad de México, permaneció a pesar de que el gobierno federal también implementó un programa semejante. Con lo que solamente los que vivían en la Ciudad de México recibían DOS APOYOS.

Pero al ser presidente López y Claudia Sheinbaum Jefa de Gobierno de la CDMX, desaparecieron ese programa para los adultos mayores en la CDMX, ordenando que ese padrón se integrara al de la Secretaría del Bienestar, dejándolos con UN SOLO APOYO. 

Aunque eso no fue todo, en ese cambio del gobierno de la CDMX al federal, dejaron a miles de personas fuera del padrón, y de DOS APOYOS que tenían, se quedaron SIN NADA, gracias a López y Sheinbaum.

Así la triste historia de otro más de los engaños y mentiras de López con aquello de que para él “SUS VIEJECITOS ESTÁN PRIMERO”, dado que a muchos les quitó su pensión de la tercera edad y a millones no les da atención en salud. Por ello pregunto con todo y eso ¿lo seguirán apoyando? ¿Continuarán votando por Morena? 

Ya es hora que abran los ojos. Dado que aun los que reciben su apoyo cada dos meses deberían analizar si eso que les da verdaderamente les ayuda. o en el caso de la gran mayoría que está en pobreza, los ayudará a salir de ella. Vale la pena analizarlo. Para que no los siga engañando y usando.

Comentarios


object(WP_Query)#17937 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79954) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(79954) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17945 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17930 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17924 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-05-2022" ["before"]=> string(10) "28-06-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-05-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-06-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (79954) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17968 (24) { ["ID"]=> int(79993) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:05:39" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:05:39" ["post_content"]=> string(8558) "La narración utilizada como ejemplo produce inquietud y desasosiego al resaltar lo misterioso e inescrutable que puede resultar el tejido del que está hecha la realidad.  Ante coincidencias de semejante calado, permanecemos estupefactos sin saber a ciencia cierta qué pensar o cómo interpretarlo. ¿Tú cómo la interpretas? Si te contara que existe una narración ficticia donde se cuenta la historia de un trasatlántico, el más grande jamás construido, al que se le colocó la etiqueta de “insumergible”, pero que, en su viaje inaugural choca con iceberg, se hunde, y, debido a la falta de botes salvavidas perece la mayor parte de su tripulación, me dirías que no te resulta en nada original porque es una calca de lo ocurrido con el Titanic. Yo tendría que darte la razón: incluso la falta de originalidad llegaría hasta el hecho de al barco de historia de ficción lo bautizaron con el nombre de “Titán”. Sin embargo, hay un pequeño detalle, muy inquietante por cierto, que lo cambia todo: la sinopsis relatada corresponde a la novela Futility o The Wreck of the Titan (El Naufragio del Titán o Futilidad) , escrita por Morgan Robertson en 1898; es decir que el hundimiento del “Titán” literario tiene lugar catorce años antes de la noche del 14 al 15 de abril de 1912, en que se hundió el verdadero transatlántico RMS Titanic.  Si recorremos la narración ficticia, las semejanzas entre la novela y la realidad ocurrida catorce años después resulta estremecedora. Por ejemplo, tanto el Titán como el Titanic se hundieron en el Atlántico Norte. Ninguno de los dos llevaba a bordo suficientes botes salvavidas para los pasajeros. También existe una impresionante similitud en cuanto al tamaño –267 metros el barco real y 244 metros el imaginario– y la velocidad capaz de desplegar –25 nudos para el Titán, 23 nudos para el Titanic–. Los dos operaban con tres hélices y dos mástiles; en ambos casos el casco estaba diseñado con un sistema de compartimentos semejante y los dos emprendieron su primer y único viaje en el mes de abril. Ambos naufragaron al chocar contra un iceberg en su viaje inaugural y ambos se hundieron  aproximadamente seiscientos kilómetros al sur de Terranova, aunque, en una de las diferencias más significativas entre la realidad y la ficción, el Titanic real navegaba de Europa a Estados Unidos, mientras trasatlántico literario lo hacía en sentido inverso.   ¿Cómo podemos explicar estas coincidencias? ¿Qué relación objetiva existe entre la historia de ficción escrita por Morgan Robertson en 1898 y el trasatlántico diseñado por Thomas Andrews Jr., bajo el auspicio de la naviera White Star Line y construido en los astilleros Harland & Wolff, y capitaneado, en su viaje inaugural, por experimentado capitán Edward Smith, que se hundió en abril de 1912? ¿De donde, entonces, pueden emerger semejantes similitudes? ¿La historia de Robertson influyó en el hundimiento del Titanic, o, al revés, el hundimiento del Titanic, en una realidad subjetiva y fuera del tiempo, en esa conciencia colectiva de la que hablaba Jung, influyó en la imaginación del autor con década y media de anticipación? ¿Son hechos aislados y las semejanzas entre ambas historias no son más que una extraña coincidencia?   La realidad es que no hay forma de saber, con el conocimiento que tenemos hoy, si existe o no alguna relación ya sea causal o sincrónica entre ambos eventos, sin embargo resulta muy sugerente considerar que la posibilidad de que, en algún sustrato de la realidad ambos acontecimientos –imaginación del novelista y la materialización del evento con la participación de un sinnúmero de gente y circunstancias de todo tipo– estén vinculados de alguna manera.  La gran pregunta es si se trata de una enorme coincidencia o de una auténtica sincronicidad. No hay duda que el ejemplo señalado –y se podría dar cuenta de infinidad de historias extrañas y sorprendentes– produce inquietud y desasosiego al resaltar lo misterioso e inescrutable que puede resultar el tejido del que está hecha la realidad. Ante coincidencias de semejante calado, permanecemos estupefactos sin saber a ciencia cierta qué pensar o cómo interpretarlo.  Si tuviera que aportar una opinión personal diría que lo que entendemos por realidad, lejos de ser un monolito sólido y previsible, es más bien una misteriosa amalgama de factores y variables de los cuales sabemos el funcionamiento de una parte de ellas mientras desconocemos aun muchas otras; y por ello, sacar una conclusión definitiva de lo que es la realidad y cuáles son los límites del tiempo o las fronteras entre el cosmos material y objetivo y el universo de subjetividad y creatividad, del que apenas conocemos la punta del iceberg, es aventurado. Sin embargo, habitamos el mundo y requerimos de ciertos criterios de validez que, si bien están sujetos a modificarse conforme aparezcan nuevos conocimientos, es razonable que los consideremos como principios orientadores de la experiencia existencial.  Quizá la principal diferencia entre una casualidad y una sincronicidad está en que de la primera no podemos obtener un bagaje simbólico que aporte significado en nuestra vida, mientras que la segunda, la transforma.  Pensemos en alguien que no tenía que haber subido a un avión, y lo hace. El avión cae, él es el único sobreviviente, que además resulta ileso y todo ocurre en circunstancias inverosímiles, mientras que la persona que efectivamente debía haber subido al avión, se resbala en la regadera de su apartamento, se rompe la cervical y se queda en una silla de ruedas por el resto de su vida.  Si yo, desde fuera, me entero de esta historia, sin duda quedaría impactado, pero no podría interpretarla como otra cosa que una serie de casualidades impresionantes, pero que, en el tejido de mi existencia carecerán de significado profundo. Sin embargo, tanto para el individuo que salió ileso del accidente aéreo como para el accidentado en la regadera, los hechos serán sincronicidades que aportarán símbolos y significados existenciales muy profundos. La vida presente, pasada y futura de ambos será necesariamente reinterpretada a través del tamiz de esa experiencia. Como se ve, el mismo hecho tiene interpretaciones y significados distintos, dependiendo, como decía Jung, de la cercanía e intensidad emocional con que se viva. Vista desde fuera es una casualidad sorprendente que carece de significado. Vista desde dentro en una experiencia que provoca que la vida se bifurque en un antes y un después de ese acontecimiento.  Por eso, una sincronicidad sólo lo es para quien el acontecimiento posee significación, sentido y deja un sedimento que trastoca a la vida futura.    En casos menos dramáticos, como el ejemplo ya mencionado en el artículo anterior de la persona que, luego de recordarla, nos encontramos en la calle luego de años de no saber de ella, tiene que ver con el momento existencial y las consecuencias que ese evento extraño acarree. Si no pasa de un encuentro fortuito será distinto de si recibimos el nombre y teléfono del especialista que salve a nuestro hijo de un padecimiento grave. Aprender a separar el paja del trigo, y con ello las casualidades sugerentes de las verdaderas sincronicidades que transforman nuestra vida, puede ser la diferencia entre encontrar sentido a nuestra existencia o vivir en piloto automático, presos de un mundo chato y sombrío.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(53) "¿Sincronicidad o casualidad?; un ejemplo inquietante" ["post_excerpt"]=> string(200) "Lo que entendemos por realidad, lejos de ser un monolito sólido y previsible, es más bien una misteriosa amalgama de factores y variables de los cuales solo sabemos el funcionamiento de una parte. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(49) "sincronicidad-o-casualidad-un-ejemplo-inquietante" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:05:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:05:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79993" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17864 (24) { ["ID"]=> int(79411) ["post_author"]=> string(3) "123" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-31 09:19:46" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-31 14:19:46" ["post_content"]=> string(3663) "Mientras la nación continúa su inexorable camino hacia el abismo y cada semana resulta peor que la anterior, cabe hacer el recuento de lo más relevante que ha acontecido para bien o para mal, en esta suave patria.   El fin de semana, dentro de las pocas noticias positivas, destacamos el complicado triunfo de nuestro paisano Sergio Pérez en el GP de Mónaco, que festejó no sólo el primer puesto sino el tercer lugar en el campeonato de pilotos (hasta ahora) dándose un chapuzón en la tradicional piscina de Red Bull, acompañado no sólo de su equipo sino del TERRIBLE, INNOMBRABLE, ENEMIGO DE LA CUATROTÉ, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, quien ostenta la presidencia de la Comisión de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la FIA.  Dicho acontecimiento agitó las redes sociales y permitió de paso que los aplaudidores del morenato se percataran de dos cosas: por un lado, que la supuesta consulta para enjuiciar expresidentes fue sólo una tomadura de pelo más de El Licenciado, como tantas otras, para hacerse de sus votos (Peña anda gozando de la gran vida en España, coincidentemente) y por otro, que las camisas pueden bordarse con las iniciales o el monograma de su preferencia sin que uno tenga que gastar mucho en ello.  Mientras tanto, El Supremo emprendió una acalorada embestida en contra de aquellos que desean que las fuerzas armadas y policiales se encarguen, bueno, de la seguridad nacional. Sin embargo, el timonel nacional insiste en que los pobres homicidas, secuestradores y traficantes no merecen ser atrapados, abatidos ni encarcelados y que los ciudadanos le hagan como puedan, porque su gobierno no va a andar perdiendo el tiempo en cosas tales como combatirlos. Por ello, propone que el llamado “Triángulo Dorado” ya no sea llamado así, sino el “Triángulo de la gente honesta y trabajadora”.  Tan convencido está de lo anterior que en estos días programó una visita (otra) a Badiraguato, (lugar de origen de Joaquín Guzmán Loera) que pasó de ser un municipio nunca visitado por el presidente a uno de los más, aunque le toquen retenes de hombres armados en el camino. Mientras tanto, los militares seguirán encargándose de administrar aeropuertos fallidos, erigir obras arquitectónicas inútiles y otras muchas actividades porque en la mente del Único los homicidios y feminicidios van a la baja, los secuestros son casi inexistentes y el país está más seguro que nunca.  Del mismo modo, El Licenciado insiste en no acudir a la Cumbre de las Américas (organizada por el gobierno estadounidense) a menos que inviten a sus compinches de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Biden, por otro lado, anda bastante ocupado lidiando con varios problemas entre los que resaltan el conflicto bélico en Europa, los problemas en las cadenas de suministros, la viruela del modo, los casos de hepatitis aguda, entre muchos otros, parece poco dispuesto a consentir a tiranuelos latinoamericanos. Lo bueno es que al Supremo siempre le quedará el club de Toby que es la Alianza Bolivariana para conversar de populismo y exaltación narcisista en lugar de andar haciendo el oso en conversaciones y temas que no entiende o peor aún, que resultan en acuerdos deleznables como el muro fronterizo del sur del país en la era Trump. Unas por otras.  Nos leemos la semana entrante. " ["post_title"]=> string(24) "De Mónaco a Badiraguato" ["post_excerpt"]=> string(124) "Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional con su singular estilo. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(23) "de-monaco-a-badiraguato" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-31 09:19:46" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-31 14:19:46" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79411" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17968 (24) { ["ID"]=> int(79993) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-06-17 10:05:39" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:05:39" ["post_content"]=> string(8558) "La narración utilizada como ejemplo produce inquietud y desasosiego al resaltar lo misterioso e inescrutable que puede resultar el tejido del que está hecha la realidad.  Ante coincidencias de semejante calado, permanecemos estupefactos sin saber a ciencia cierta qué pensar o cómo interpretarlo. ¿Tú cómo la interpretas? Si te contara que existe una narración ficticia donde se cuenta la historia de un trasatlántico, el más grande jamás construido, al que se le colocó la etiqueta de “insumergible”, pero que, en su viaje inaugural choca con iceberg, se hunde, y, debido a la falta de botes salvavidas perece la mayor parte de su tripulación, me dirías que no te resulta en nada original porque es una calca de lo ocurrido con el Titanic. Yo tendría que darte la razón: incluso la falta de originalidad llegaría hasta el hecho de al barco de historia de ficción lo bautizaron con el nombre de “Titán”. Sin embargo, hay un pequeño detalle, muy inquietante por cierto, que lo cambia todo: la sinopsis relatada corresponde a la novela Futility o The Wreck of the Titan (El Naufragio del Titán o Futilidad) , escrita por Morgan Robertson en 1898; es decir que el hundimiento del “Titán” literario tiene lugar catorce años antes de la noche del 14 al 15 de abril de 1912, en que se hundió el verdadero transatlántico RMS Titanic.  Si recorremos la narración ficticia, las semejanzas entre la novela y la realidad ocurrida catorce años después resulta estremecedora. Por ejemplo, tanto el Titán como el Titanic se hundieron en el Atlántico Norte. Ninguno de los dos llevaba a bordo suficientes botes salvavidas para los pasajeros. También existe una impresionante similitud en cuanto al tamaño –267 metros el barco real y 244 metros el imaginario– y la velocidad capaz de desplegar –25 nudos para el Titán, 23 nudos para el Titanic–. Los dos operaban con tres hélices y dos mástiles; en ambos casos el casco estaba diseñado con un sistema de compartimentos semejante y los dos emprendieron su primer y único viaje en el mes de abril. Ambos naufragaron al chocar contra un iceberg en su viaje inaugural y ambos se hundieron  aproximadamente seiscientos kilómetros al sur de Terranova, aunque, en una de las diferencias más significativas entre la realidad y la ficción, el Titanic real navegaba de Europa a Estados Unidos, mientras trasatlántico literario lo hacía en sentido inverso.   ¿Cómo podemos explicar estas coincidencias? ¿Qué relación objetiva existe entre la historia de ficción escrita por Morgan Robertson en 1898 y el trasatlántico diseñado por Thomas Andrews Jr., bajo el auspicio de la naviera White Star Line y construido en los astilleros Harland & Wolff, y capitaneado, en su viaje inaugural, por experimentado capitán Edward Smith, que se hundió en abril de 1912? ¿De donde, entonces, pueden emerger semejantes similitudes? ¿La historia de Robertson influyó en el hundimiento del Titanic, o, al revés, el hundimiento del Titanic, en una realidad subjetiva y fuera del tiempo, en esa conciencia colectiva de la que hablaba Jung, influyó en la imaginación del autor con década y media de anticipación? ¿Son hechos aislados y las semejanzas entre ambas historias no son más que una extraña coincidencia?   La realidad es que no hay forma de saber, con el conocimiento que tenemos hoy, si existe o no alguna relación ya sea causal o sincrónica entre ambos eventos, sin embargo resulta muy sugerente considerar que la posibilidad de que, en algún sustrato de la realidad ambos acontecimientos –imaginación del novelista y la materialización del evento con la participación de un sinnúmero de gente y circunstancias de todo tipo– estén vinculados de alguna manera.  La gran pregunta es si se trata de una enorme coincidencia o de una auténtica sincronicidad. No hay duda que el ejemplo señalado –y se podría dar cuenta de infinidad de historias extrañas y sorprendentes– produce inquietud y desasosiego al resaltar lo misterioso e inescrutable que puede resultar el tejido del que está hecha la realidad. Ante coincidencias de semejante calado, permanecemos estupefactos sin saber a ciencia cierta qué pensar o cómo interpretarlo.  Si tuviera que aportar una opinión personal diría que lo que entendemos por realidad, lejos de ser un monolito sólido y previsible, es más bien una misteriosa amalgama de factores y variables de los cuales sabemos el funcionamiento de una parte de ellas mientras desconocemos aun muchas otras; y por ello, sacar una conclusión definitiva de lo que es la realidad y cuáles son los límites del tiempo o las fronteras entre el cosmos material y objetivo y el universo de subjetividad y creatividad, del que apenas conocemos la punta del iceberg, es aventurado. Sin embargo, habitamos el mundo y requerimos de ciertos criterios de validez que, si bien están sujetos a modificarse conforme aparezcan nuevos conocimientos, es razonable que los consideremos como principios orientadores de la experiencia existencial.  Quizá la principal diferencia entre una casualidad y una sincronicidad está en que de la primera no podemos obtener un bagaje simbólico que aporte significado en nuestra vida, mientras que la segunda, la transforma.  Pensemos en alguien que no tenía que haber subido a un avión, y lo hace. El avión cae, él es el único sobreviviente, que además resulta ileso y todo ocurre en circunstancias inverosímiles, mientras que la persona que efectivamente debía haber subido al avión, se resbala en la regadera de su apartamento, se rompe la cervical y se queda en una silla de ruedas por el resto de su vida.  Si yo, desde fuera, me entero de esta historia, sin duda quedaría impactado, pero no podría interpretarla como otra cosa que una serie de casualidades impresionantes, pero que, en el tejido de mi existencia carecerán de significado profundo. Sin embargo, tanto para el individuo que salió ileso del accidente aéreo como para el accidentado en la regadera, los hechos serán sincronicidades que aportarán símbolos y significados existenciales muy profundos. La vida presente, pasada y futura de ambos será necesariamente reinterpretada a través del tamiz de esa experiencia. Como se ve, el mismo hecho tiene interpretaciones y significados distintos, dependiendo, como decía Jung, de la cercanía e intensidad emocional con que se viva. Vista desde fuera es una casualidad sorprendente que carece de significado. Vista desde dentro en una experiencia que provoca que la vida se bifurque en un antes y un después de ese acontecimiento.  Por eso, una sincronicidad sólo lo es para quien el acontecimiento posee significación, sentido y deja un sedimento que trastoca a la vida futura.    En casos menos dramáticos, como el ejemplo ya mencionado en el artículo anterior de la persona que, luego de recordarla, nos encontramos en la calle luego de años de no saber de ella, tiene que ver con el momento existencial y las consecuencias que ese evento extraño acarree. Si no pasa de un encuentro fortuito será distinto de si recibimos el nombre y teléfono del especialista que salve a nuestro hijo de un padecimiento grave. Aprender a separar el paja del trigo, y con ello las casualidades sugerentes de las verdaderas sincronicidades que transforman nuestra vida, puede ser la diferencia entre encontrar sentido a nuestra existencia o vivir en piloto automático, presos de un mundo chato y sombrío.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(53) "¿Sincronicidad o casualidad?; un ejemplo inquietante" ["post_excerpt"]=> string(200) "Lo que entendemos por realidad, lejos de ser un monolito sólido y previsible, es más bien una misteriosa amalgama de factores y variables de los cuales solo sabemos el funcionamiento de una parte. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(49) "sincronicidad-o-casualidad-un-ejemplo-inquietante" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-06-17 10:05:39" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-06-17 15:05:39" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79993" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(45) ["max_num_pages"]=> float(23) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "7d99ec02cfcbbf31a19960390d9e7261" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
¿Sincronicidad o casualidad?; un ejemplo inquietante

¿Sincronicidad o casualidad?; un ejemplo inquietante

Lo que entendemos por realidad, lejos de ser un monolito sólido y previsible, es más bien una misteriosa amalgama de factores y...

junio 17, 2022
De Mónaco a Badiraguato

De Mónaco a Badiraguato

Como cada semana, Fernando Navarrete comenta los acontecimientos más importantes a nivel nacional con su singular estilo.

mayo 31, 2022




Más de categoría
La corrupción en México: un recuento del retroceso

La corrupción en México: un recuento del retroceso

Liliana Alvarado nos comparte los puntos más destacables que señala el informe de Combate a la Corrupción en México...

junio 28, 2022

La Marcha

Bárbara Lejtik nos comparte su experiencia en la marcha de la diversidad LGBTTTIQA+ del sábado pasado.

junio 28, 2022

EL ETERNO FRACASO LATINOAMERICANO

La ola de gobiernos populistas sigue presentándose en Latinoamérica. ¿Qué clase de consecuencias políticas y económicas se vislumbran sobre...

junio 28, 2022

Para bien de todos

La convivencia de grupos humanos se dificulta cuando esperamos que los demás actúen como nosotros lo haríamos.  Hay diversas...

junio 28, 2022