De Frente y Claro | “INFORME 13”, MENTIRAS Y SUEÑOS GUAJIROS

El periodista Carlos Águila Franco desmenuza el informe trimestral más reciente del presidente de México.

14 de abril, 2022

López dio a conocer su “Informe 13”, algo que es inédito en la historia de nuestro país. Ningún Presidente de la República había tenido la ocurrencia de dar informes trimestrales durante su periodo de gobierno. Solamente había el Informe Presidencial realizado el 1 de septiembre de cada año. 

Pero López en ese tenor y como el jibarito, loco de contento, se inventó la ocurrencia de hacerlos cada tres meses. Y así el pasado 12 de abril del 2022 continuó con su Ocurrencia, informando de lo que solamente en su mente existe.

MENTIRAS Y SUEÑOS GUAJIROS

Importante es destacar que ante el exceso de “Informes” cada vez se va perdiendo la esencia de cada uno de ellos al ser 4 cada año. Y al finalizar su sexenio, sumarán 24 “Informes” sin poder asimilar lo que dice en cada uno de ellos.

La estructura del discurso de López expresada ante un número reducido de sus integrantes del gabinete principalmente, siguió la misma línea de cada vez que lleva a cabo eventos: solamente datos armados y estructurados a su interés buscando poder presumir supuestos resultados.

Aunque esto no es nuevo, dado que así lo han llevado a cabo los anteriores presidentes sean del partido que sean, pero eran una vez por año. Pero en particular también al analizarlo encontramos mensajes políticos como el tema de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco, al anunciar que se inaugurará como él mismo se autoimpuso la fecha, en julio de 2022. 

Pero no podemos dejar de señalar que el hecho de que la inaugure, signifique que esté TOTALMENTE TERMINADA Y FUNCIONANDO. Dado que podría estar PARCIALMENTE terminada, porque que las refinerías se componen de diversas y múltiples estructuras, áreas, y una de ellas podría estar ya en funciones, eso no es tan complicado. Lo verdaderamente complicado y hasta casi imposible, por su atraso que lleva, es que esté totalmente terminada. Y más aún, que después de inaugurada, en tres meses pueda ya cancelarse la importación de gasolinas. Es totalmente imposible que eso se logre, ya que dependerá de múltiples circunstancias para ver de qué manera es posible reducir la importación de combustibles como las gasolinas mayormente, y con seguridad, se terminará este sexenio sin que puedan lograrlo como lo ha prometido y lo sigue haciendo López en su totalidad. Así que seguirán importándolas, aunque disminuyan un poco. Un sueño guajiro más imposible de concretar.

Por otra parte, de lo que habló respecto a su fallida Consulta de Revocación de Mandato, siguió presumiendo de algo que realmente es muy difícil de sustentar, que haya sido un triunfo la Consulta. Y aunque acorde a los porcentajes que se estuvieron manejando previos a que se realizara, sí estuvo un poco arriba de éstos, no es para considerarla que los ciudadanos se volcaron a las casillas para respaldarlo. Y parece que se le olvida que él mismo admitió que el número de ciudadanos que votaron porque permaneciera en el cargo, resultó menos de la mitad que los que lo apoyaron en las elecciones presidenciales del 2018.¿Cómo presumir o cantar victoria con ese resultado, aun insistiendo en culpar al INE de que por ellos sucedió así?

En otro tema, se encuentra su llamado a los diputados de la oposición para que el domingo 17 de abril del 2022, le den su voto a favor a la Reforma Constitucional en Materia Eléctrica. Al igual que mencionó, por si los traidores no lo apoyan, su Plan B: para “tranquilidad del pueblo mexicano” si no se logran los votos que se requieren para aprobar la reforma constitucional, al día siguiente se enviaría a la Cámara de Diputados, una modificación en la Ley Minera para poder asegurar que el Litio sea propiedad del Estado. A pesar de que diversos analistas han señalado que eso no es necesario dado que en nuestra Constitución se establece que los minerales, los productos del subsuelo son propiedad del estado, por definición del Artículo 27. 

Se puede explotar, en el caso de las minas, estos recursos a través de concesiones; si no se otorgan concesiones, que es un atributo de política y no tiene que ver que esté en la Ley, por parte del gobierno federal, simplemente no habría privados que exploten el Litio. Razón por lo cual eso que propondrá es inútil, ridículo. Solamente es una ocurrencia más para satisfacer su ego, al querer figurar en la historia de México junto a los expresidentes Lázaro Cárdenas, Adolfo López Mateos, como uno de los grandes nacionalizadores de la industria, de los bienes y minerales de este país. Pero la realidad es que no tiene por donde lograr hacerlo realmente y tener ese privilegiado lugar.  Por ello López aplicará “De lo perdido, lo que aparezca” y con este nuevo engaño, distractor, quiere rescatar algo de lo que está adelantando como una posible e inminente derrota ante los diputados de oposición sobre su Reforma Constitucional.

Así como sucede todos los días en su mañanera, al igual que en sus múltiples informes, López tiene un enorme protagonismo verbal, con un gran descuido de sus palabras. Siente, cree, que sigue en campaña, y aplica aquello que hacen todos los candidatos, prometen y prometen de una manera fácil, porque es la forma para vincularse con quienes lo escuchan, con el electorado. Así lo ha aplicado y así lo aplicó en su “Informe 13”, ya mencionamos lo de que ya no se importarán combustibles a partir de que se inaugure la refinería de Dos Bocas y la reconversión de algunas refinerías que ya se tienen. 

En el mismo tenor, se refirió a la seguridad, manejando cifras muy alegres, como si todo fuese muy bien, pero la aplastante realidad muestra y demuestra que el país está en un caos de inseguridad. En innumerables regiones los índices de delitos y de criminalidad se han elevado peligrosamente. Existen focos rojos en estados como Zacatecas, Michoacán, Colima, donde masacres y ejecutados están un día sí y otro también, arrojándose cadáveres en las calles y plazas, mostrándose pérdida de control en diversas zonas del país por parte del gobierno, mientras que los grupos criminales siguen imponiendo su ley y teniendo el control. Destaca su enorme incapacidad para reconocer que su estrategia ha sido fallida. Prefiere vendarse los ojos y ver solamente lo que él cree, o lo que le dicen.

Respecto de la economía, López insiste en destacar las remesas que llegan de los Estados Unidos, como si fuese un éxito de él para el país. En realidad, esos mexicanos se fueron de México por falta de oportunidades para poder quedarse y lo que hacen es enviarles dinero a sus familias. Por ello no cabe relacionarlo a “buenos resultados en nuestra economía”. Está fuera de la realidad dado que no tiene nada que ver con lo que ha llevado a cabo su pésima administración.

Y qué decir con su mentira y sueño guajiro al afirmar que México es un país con grandes oportunidades para invertir, cuando las cifras de la inversión privada dan pena por lo desastrosas que están. Eso SÍ ES RESPONSABILIDAD de López y su gabinete, por la falta de certeza de derechos, por la incertidumbre, y por ser una administración que pone en entredicho el cumplimiento de los contratos celebrados. 

Finalmente, destaca esa gran mentira de que el huachicol ya se redujo en un 95%. En realidad continúa sin que conozcamos y mucho menos encontremos datos que demuestren lo que afirma. Antes al contrario, este delito  se ha convertido en emblemático desde el 2019, cuando salió con su ocurrencia de cerrar los ductos a través de los que se distribuían los combustibles y transportarlos por pipas. Solamente produjo escasez de gasolinas, generando colas gigantescas para poder cargar, sigue y aumentando, dado que su venta derivada del robo no ha cesado. No existe un incremento en las ventas de gasolina facturadas de Pemex en la proporción en que nuestra economía ha crecido tras su recuperación después del confinamiento por la pandemia. En teoría es aquí donde se vería reflejado si fuese verdad que ya se eliminó en 95% el huachicol. 

En lo que se volvió una hoguera de vanidades, así fue su “Informe 13” de López en medio de mentiras, sueños guajiros y puro bla, bla, bla. Ese es su cambio prometido.

 

Comentarios


object(WP_Query)#17960 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77863) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(77863) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#17963 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#17947 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#17945 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "29-04-2022" ["before"]=> string(10) "27-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-29 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-27 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (77863) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78914) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 11:09:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:09:00" ["post_content"]=> string(9605) "Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados resulta desesperanzador, pues convierte la existencia en un sinsentido.  Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, existen espacios de maniobra para que la voluntad humana sea ejercida.  Si pienso en la mera posibilidad de la existencia de un destino preestablecido, lo que me vienen son unas cuantas preguntas elementales:  ¿Por qué alguien determinó que naciera una Marie Curie, un Albert Einstein, un Pablo Picasso, un Lionel Messi, una Malala Yousafzai o una Sor Juana Inés de la Cruz… mientras que esa misma inteligencia cósmica determinó que yo fuese… “solamente” yo?  ¿Bajo qué criterio se le asignan a algunos seres humanos destinos ejemplares y transformadores de su entorno, a otros se les castiga con vidas miserables de profundo sufrimiento, mientras que a la mayoría se nos condena a existencias anodinas, caracterizadas por la trivialidad y la irrelevancia? Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados e inmutables no sólo me parece inverosímil sino sobre todo desesperanzador. Imaginar que mi vida está irremediablemente atada a un argumento inamovible y, escrito por algo o por alguien, con un  propósito oscuro y desconocido para mí en el cual, lejos de ser un participante activo en mi propio futuro, soy como el personaje de un videojuego que sube y baja a capricho de una fuerza controladora e incomprensible, me hace sentir que la existencia carece por completo de sentido y fundamento.  Esta manera prescriptiva de crear historias ni siquiera es una buena técnica para escribir una novela. Por más que se considere al autor como creador del universo literario que narra, incluso ahí es mucho más emocionante encararlo como descubridor de lo que los personajes hacen, respetando sus acciones y decisiones en función del carácter y temperamento del propio personaje,  que como preceptor que ordena las circunstancias y controla el futuro de todos según su capricho. A fin de cuentas, no olvidemos que el autor, por más “dios” de su mundo que se crea, depende del lector para que su trabajo tenga sentido, y éste sólo habrá de interesarse en lo que el autor dice en la medida en que las acciones y sentimientos descritos se correspondan con la lógica interna de la existencia en la que vive el lector. Si quien recibe la obra literaria no consigue mirarse en el espejo de lo narrado, el autor se quedará sólo con su creación, convirtiéndola en un paraje estéril y yermo. El autor requiere que sus personajes se expresen con verdad, aun cuando ésta no se corresponda con la “verdad” propia, tanto como los personajes necesitan del aliento de vida que les otorgan las palabras y artilugios narrativos de los que los provee el autor.    Para esa inteligencia cósmica, como quiera que cada quien decida llamarla, tendría que ser muy aburrido presenciar a lo largo de la eternidad miles de millones de películas que ya vio y vivir preso de un spoiler perpetuo.  Si no estoy habilitado para influir en lo que me sucede, si no soy capaz de aplicar en mi existencia y mi interacción con otros un poco de creatividad y si además las consecuencias de todos nuestros actos están ya predeterminadas, ¿qué sentido tiene cualquier experiencia?  En la Grecia clásica el destino lo marcaba todo. El oráculo expresaba de forma enigmática los retos que el individuo consultante habría de enfrentar de forma inevitable y en muchas ocasiones la vida entera era una lucha perdida de antemano contra ese destino del que no se podía escapar.  Tetis, diosa griega relacionada con el mar, recibió la profecía de que su hijo, Aquiles, podría tener una larga vida pero aburrida, o gloriosa pero corta, y por más que trató de protegerlo para que no muriese joven, tal y como el oráculo indicaba, no pudo evitar que el impetuoso guerrero marchase a la guerra de Troya en busca de su destino, donde efectivamente murió como consecuencia de una flecha envenenada que dio en su único punto vulnerable: el talón.  El caso más dramático del universo clásico es quizá el de Edipo, cuyos padres, Layo y Yocasta, recibieron la terrible profecía del Oráculo de Delfos de que su hijo mataría a su padre, se casaría con su madre y usurparía el trono de Tebas. Para evitar ese perturbador destino trataron de matar a Edipo siendo bebé, pero el destino inexorable conspiró para que sobreviviera y provocó que muchos años después, sin saber que lo era, Edipo matara a su padre en un duelo callejero, se casara con su madre y se convirtiera en rey de Tebas para terminar sacándose los ojos cuando se enteró de la verdad.   El destino para los griegos era ineludible; sin embargo, desde nuestra perspectiva actual, si el devenir traducido en infinidad de vivencias no deriva en un aprendizaje que influya en nuestras decisiones y resultados posteriores, ¿cuál podría ser la motivación para levantarse cada mañana? Si la conciencia que tengo de mi propio ser y de mis acciones no me faculta para participar en el diseño de mi ruta existencial, ¿qué sentido tiene que exista el concepto de bueno o malo, de correcto o incorrecto? Y, en última instancia, ¿qué sentido tendría existir?  Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, en efecto condicionan nuestra vida de manera muy importante. El país en que nacemos, la familia que nos acoge, el credo religioso e ideologías que estructuran nuestro carácter, las condiciones culturales, económicas y sociales en que estamos inmersos, todo ello nos ubica dentro de una serie de estructuras que muchas veces nos marcan de manera definitiva.  Sin embargo no estamos completamente indefensos ante esta manera de experimentar el destino y, como metáfora de ficción, me gustaría tomar como ejemplo a Coleman Silk, el personaje central de la novela de Philip Roth, La mancha humana.   Este personaje, aunque azarosamente de piel blanca, era descendiente de una genealogía de raza negra que en tiempos remotos habían llegado a América como esclavos. Ser de raza negra en los Estados Unidos de la primera mitad del siglo XX implicaba una amplia gama de limitaciones en todos los sentidos, desde el tipo de educación que podía recibir, la clase de parejas a las que podía aspirar, la calidad de trabajos que podría obtener, entre muchas otras. Por eso Coleman, que se siente preso de la realidad que le tocó vivir, decide desafiar ese destino para construirse uno alternativo: rompe con su pasado, rompe todo contacto con su familia –con sus padres, con sus hermanos, a quienes jamás vuelve a ver–, con su linaje negro y se inventa una vida nueva aprovechando su apariencia convencional a partir de la cual su secreto era imperceptible al grado de que ni esposa, Iris Gitterman, de origen ruso y judío, nunca supo la verdad.  De este modo Coleman, que de pronto comprendió “la facilidad con que la vida puede ser una cosa en vez de otra1”, asumió una identidad como blanco, huérfano, judío y catedrático universitario especializado en literatura griega clásica. Como afirma en alguna parte de la novela el propio narrador: no se podía tener una vida más de blanco, y gracias a ello consiguió derrotar a su destino, aunque, desde luego, no sin pagar un alto precio por ello.  Aun cuando todos hemos vivido momentos y circunstancias inexplicables que sólo parecen comprenderse desde la predestinación, no parece que la existencia esté realmente dictada a partir de un destino absoluto y predeterminado. Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, todo parece indicar que existe un espacio de maniobra en el cual la voluntad humana puede ser ejercida. Pero continuaremos con esta exploración en la próxima entrega, donde exploraremos las implicaciones del azar.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Roth, Philip, La mancha humana, Primera Edición, México, Debolsillo-Penguin Random House, 2018, Pág. 159" ["post_title"]=> string(37) "Desde la perspectiva del destino puro" ["post_excerpt"]=> string(189) "Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, condicionan nuestra vida de manera muy importante." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "desde-la-perspectiva-del-destino-puro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 11:13:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:13:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78914" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17888 (24) { ["ID"]=> int(79178) ["post_author"]=> string(2) "69" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-20 13:12:59" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 18:12:59" ["post_content"]=> string(5805) "Cada año, The World Justice Project realiza un estudio para determinar el avance del estado de derecho en muchos países del mundo. Hace un par de días, The World Justice Project presentó el Índice de Estado de Derecho en México 2021 -2022. Esta organización profundiza en el sistema de gobernanza de los países y verifica que cumplan con 4 principios: 1. rendición de cuentas; 2. leyes justas; 3. gobierno abierto; y 4. mecanismos accesibles e imparciales para resolver disputas. Un Estado de derecho efectivo reduce la corrupción, protege a las personas de hechos injustos, combate a la pobreza y funge como base del desarrollo, de gobiernos transparentes que rinden cuentas y del respeto a los derechos fundamentales de las personas. Los estudios sobre el Estado de derecho se centran en ocho factores fundamentales: 
  1. Límites al poder gubernamental
  2. Ausencia de corrupción
  3. Gobierno abierto
  4. Derechos fundamentales
  5. Orden y seguridad
  6. Cumplimiento regulatorio
  7. Justicia civil
  8. Justicia Penal
Después de analizar cada uno de estos factores se otorga una calificación a cada Estado. La calificación máxima es 1. Ese 1 representa el estado de derecho más avanzado. En cuanto a nuestro país, desgraciadamente ni la Ciudad de México ni ninguno de los estados alcanzan siquiera la mitad de la calificación. Respecto al estudio anterior, seis estados mejoraron, 14 empeoraron y los demás permanecieron sin cambios. El estado mejor posicionado es Querétaro con una calificación de 0.49 puntos. A Querétaro le siguen Yucatán (0.47), Guanajuato (0.46), Aguascalientes (0.46 y Sinaloa (0.46). En cambio, los estados peor calificados en cuanto a estado de derecho son Estado de México (0.36), Ciudad de México (0.36), Quintana Roo (0.36), Morelos (0.35) y Guerrero (0.34). Este estudio resalta que ha habido un debilitamiento de los contrapesos a los ejecutivos estatales. Los límites al poder gubernamental se deterioraron en 17 estados. Esto significa un debilitamiento de los poderes legislativos locales así como del poder Judicial. Esos dos poderes han reducido ampliamente su capacidad de servir como contrapesos. El espacio cívico mostró una caída en 15 estados. Este espacio está representado por la efectividad de la sociedad civil, partidos políticos y la prensa de cada estado. Este estudio también muestra un deterioro en los sistemas de justicia. En el área penal, el indicador cayó en 14 estados y mejoraron un poco en ocho. La garantía a los derechos de las víctimas es un factor que se deterioró en 21 estados, la adhesión al debido proceso cayó en 19 estados y la imparcialidad, independencia y ausencia de corrupción cayó en 18 estados. La efectividad de las investigaciones realizadas por la policía y el ministerio público cayó en 18 estados. Ya había caído en 15 en el estudio anterior. De acuerdo a este estudio, la cifra negra de delitos, es decir, los delitos que no se denuncian, constituyen el 93.3% del total. Visto de otra manera, sólo se denuncian o investigan el 6.7% de los delitos. La justicia civil cayó en 18 estados. La lucha contra la corrupción cayó en 16 estados Y, finalmente, un par de buenas noticias: la sensación de seguridad en las personas subió en 24 entidades, y el puntaje en materia de seguridad subió en 19 estados. Como vemos hay mucho, muchísimo por hacer. El país va a avanzar en la medida en que mejoremos el estado de derecho. Por ahora estamos reprobados. Para consultar el índice, pueden ingresar a las siguientes ligas:  " ["post_title"]=> string(53) "Índice de Estado de Derecho en México 2021 – 2022" ["post_excerpt"]=> string(139) "Para nadie es un secreto que el Estado de derecho es uno de los grandes pendientes que han dejado sin resolver los gobiernos de este país." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(47) "indice-de-estado-de-derecho-en-mexico-2021-2022" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-20 13:12:59" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-20 18:12:59" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79178" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#17986 (24) { ["ID"]=> int(78914) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 11:09:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:09:00" ["post_content"]=> string(9605) "Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados resulta desesperanzador, pues convierte la existencia en un sinsentido.  Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, existen espacios de maniobra para que la voluntad humana sea ejercida.  Si pienso en la mera posibilidad de la existencia de un destino preestablecido, lo que me vienen son unas cuantas preguntas elementales:  ¿Por qué alguien determinó que naciera una Marie Curie, un Albert Einstein, un Pablo Picasso, un Lionel Messi, una Malala Yousafzai o una Sor Juana Inés de la Cruz… mientras que esa misma inteligencia cósmica determinó que yo fuese… “solamente” yo?  ¿Bajo qué criterio se le asignan a algunos seres humanos destinos ejemplares y transformadores de su entorno, a otros se les castiga con vidas miserables de profundo sufrimiento, mientras que a la mayoría se nos condena a existencias anodinas, caracterizadas por la trivialidad y la irrelevancia? Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados e inmutables no sólo me parece inverosímil sino sobre todo desesperanzador. Imaginar que mi vida está irremediablemente atada a un argumento inamovible y, escrito por algo o por alguien, con un  propósito oscuro y desconocido para mí en el cual, lejos de ser un participante activo en mi propio futuro, soy como el personaje de un videojuego que sube y baja a capricho de una fuerza controladora e incomprensible, me hace sentir que la existencia carece por completo de sentido y fundamento.  Esta manera prescriptiva de crear historias ni siquiera es una buena técnica para escribir una novela. Por más que se considere al autor como creador del universo literario que narra, incluso ahí es mucho más emocionante encararlo como descubridor de lo que los personajes hacen, respetando sus acciones y decisiones en función del carácter y temperamento del propio personaje,  que como preceptor que ordena las circunstancias y controla el futuro de todos según su capricho. A fin de cuentas, no olvidemos que el autor, por más “dios” de su mundo que se crea, depende del lector para que su trabajo tenga sentido, y éste sólo habrá de interesarse en lo que el autor dice en la medida en que las acciones y sentimientos descritos se correspondan con la lógica interna de la existencia en la que vive el lector. Si quien recibe la obra literaria no consigue mirarse en el espejo de lo narrado, el autor se quedará sólo con su creación, convirtiéndola en un paraje estéril y yermo. El autor requiere que sus personajes se expresen con verdad, aun cuando ésta no se corresponda con la “verdad” propia, tanto como los personajes necesitan del aliento de vida que les otorgan las palabras y artilugios narrativos de los que los provee el autor.    Para esa inteligencia cósmica, como quiera que cada quien decida llamarla, tendría que ser muy aburrido presenciar a lo largo de la eternidad miles de millones de películas que ya vio y vivir preso de un spoiler perpetuo.  Si no estoy habilitado para influir en lo que me sucede, si no soy capaz de aplicar en mi existencia y mi interacción con otros un poco de creatividad y si además las consecuencias de todos nuestros actos están ya predeterminadas, ¿qué sentido tiene cualquier experiencia?  En la Grecia clásica el destino lo marcaba todo. El oráculo expresaba de forma enigmática los retos que el individuo consultante habría de enfrentar de forma inevitable y en muchas ocasiones la vida entera era una lucha perdida de antemano contra ese destino del que no se podía escapar.  Tetis, diosa griega relacionada con el mar, recibió la profecía de que su hijo, Aquiles, podría tener una larga vida pero aburrida, o gloriosa pero corta, y por más que trató de protegerlo para que no muriese joven, tal y como el oráculo indicaba, no pudo evitar que el impetuoso guerrero marchase a la guerra de Troya en busca de su destino, donde efectivamente murió como consecuencia de una flecha envenenada que dio en su único punto vulnerable: el talón.  El caso más dramático del universo clásico es quizá el de Edipo, cuyos padres, Layo y Yocasta, recibieron la terrible profecía del Oráculo de Delfos de que su hijo mataría a su padre, se casaría con su madre y usurparía el trono de Tebas. Para evitar ese perturbador destino trataron de matar a Edipo siendo bebé, pero el destino inexorable conspiró para que sobreviviera y provocó que muchos años después, sin saber que lo era, Edipo matara a su padre en un duelo callejero, se casara con su madre y se convirtiera en rey de Tebas para terminar sacándose los ojos cuando se enteró de la verdad.   El destino para los griegos era ineludible; sin embargo, desde nuestra perspectiva actual, si el devenir traducido en infinidad de vivencias no deriva en un aprendizaje que influya en nuestras decisiones y resultados posteriores, ¿cuál podría ser la motivación para levantarse cada mañana? Si la conciencia que tengo de mi propio ser y de mis acciones no me faculta para participar en el diseño de mi ruta existencial, ¿qué sentido tiene que exista el concepto de bueno o malo, de correcto o incorrecto? Y, en última instancia, ¿qué sentido tendría existir?  Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, en efecto condicionan nuestra vida de manera muy importante. El país en que nacemos, la familia que nos acoge, el credo religioso e ideologías que estructuran nuestro carácter, las condiciones culturales, económicas y sociales en que estamos inmersos, todo ello nos ubica dentro de una serie de estructuras que muchas veces nos marcan de manera definitiva.  Sin embargo no estamos completamente indefensos ante esta manera de experimentar el destino y, como metáfora de ficción, me gustaría tomar como ejemplo a Coleman Silk, el personaje central de la novela de Philip Roth, La mancha humana.   Este personaje, aunque azarosamente de piel blanca, era descendiente de una genealogía de raza negra que en tiempos remotos habían llegado a América como esclavos. Ser de raza negra en los Estados Unidos de la primera mitad del siglo XX implicaba una amplia gama de limitaciones en todos los sentidos, desde el tipo de educación que podía recibir, la clase de parejas a las que podía aspirar, la calidad de trabajos que podría obtener, entre muchas otras. Por eso Coleman, que se siente preso de la realidad que le tocó vivir, decide desafiar ese destino para construirse uno alternativo: rompe con su pasado, rompe todo contacto con su familia –con sus padres, con sus hermanos, a quienes jamás vuelve a ver–, con su linaje negro y se inventa una vida nueva aprovechando su apariencia convencional a partir de la cual su secreto era imperceptible al grado de que ni esposa, Iris Gitterman, de origen ruso y judío, nunca supo la verdad.  De este modo Coleman, que de pronto comprendió “la facilidad con que la vida puede ser una cosa en vez de otra1”, asumió una identidad como blanco, huérfano, judío y catedrático universitario especializado en literatura griega clásica. Como afirma en alguna parte de la novela el propio narrador: no se podía tener una vida más de blanco, y gracias a ello consiguió derrotar a su destino, aunque, desde luego, no sin pagar un alto precio por ello.  Aun cuando todos hemos vivido momentos y circunstancias inexplicables que sólo parecen comprenderse desde la predestinación, no parece que la existencia esté realmente dictada a partir de un destino absoluto y predeterminado. Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, todo parece indicar que existe un espacio de maniobra en el cual la voluntad humana puede ser ejercida. Pero continuaremos con esta exploración en la próxima entrega, donde exploraremos las implicaciones del azar.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Roth, Philip, La mancha humana, Primera Edición, México, Debolsillo-Penguin Random House, 2018, Pág. 159" ["post_title"]=> string(37) "Desde la perspectiva del destino puro" ["post_excerpt"]=> string(189) "Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, condicionan nuestra vida de manera muy importante." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "desde-la-perspectiva-del-destino-puro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 11:13:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:13:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78914" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(40) ["max_num_pages"]=> float(20) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3bddcbc929140e25f9ec2a4b5dc09b0f" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Desde la perspectiva del destino puro

Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino,...

mayo 13, 2022
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Índice de Estado de Derecho en México 2021 – 2022

Para nadie es un secreto que el Estado de derecho es uno de los grandes pendientes que han dejado sin resolver los...

mayo 20, 2022




Más de categoría
imposibilidad de la libertad absoluta

La imposibilidad de la libertad absoluta

En este artículo, Juan Carlos Aldir explora hasta qué punto podemos ser libres.

mayo 27, 2022
¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

¿Qué tanto nos ocupa un futuro verde en México?

En México siempre hemos seguido la política de darle prioridad a lo urgente y desatender lo importante.

mayo 27, 2022

Nuevo Marco Curricular y Plan de Estudios 2022 SEP: lo que sabemos, lo que podemos hacer y lo que debemos esperar…

Como colegios, nuestro trabajo debe enfocarse en tomar lo mejor de lo que los planes oficiales puedan ofrecer, aplicarlo...

mayo 26, 2022
CORRUPCIÓN EN LA 4T

De Frente Y Claro | LA ENORME CORRUPCIÓN EN LA 4T

La reciente Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental destaca que los actos de corrupción ocasionaron pérdidas por 9...

mayo 26, 2022