¿Cuánto vale la estabilidad financiera de México?

¿Cuánto vale la estabilidad financiera de México? Según los integrantes de la 4T, la compra de los dólares de migrantes al visitar nuestro país. A instancias de los senadores de MORENA, el pasado 9 de diciembre el...

28 de diciembre, 2020

¿Cuánto vale la estabilidad financiera de México? Según los integrantes de la 4T, la compra de los dólares de migrantes al visitar nuestro país. A instancias de los senadores de MORENA, el pasado 9 de diciembre el Senado de la República aprobó una ley que obligaría (de ser aprobada por la Cámara de Diputados y publicada por el Ejecutivo) al Banco de México a adquirir los dólares comercializados en el mercado financiero sin importar su origen.  Según los expertos financieros nacionales e internacionales, el costo de dicha modificación llevaría a la pérdida de la confianza de los mercados financieros internacionales en las operaciones del Banco de México, a la limitación de su independencia para fijar la política monetaria afectando con ello su papel como garante del control inflacionario en nuestro país y, muy probablemente, a que durante el año 2021 nuestro país pierda el grado de inversión que tanto ha presumido recientemente el presidente de la epública. Un costo de proporciones inimaginables para la mayoría de los mexicanos.

El mismo 9 de diciembre, el Banco de México publicó un comunicado de prensa “Consideraciones sobre el proyecto de decreto de reformas a la Ley del Banco de México para que adquiera moneda extranjera en efectivo, aprobado por el Senado de la República” en el que destaca principalmente tres aspectos:*/ “(1) …los impactos del proyecto ocasionarían afectaciones y riesgos substanciales sin cumplir el objeto que dicho proyecto busca lograr…”; (2) “…el Banco de México reitera la vulneración que las normas previstas en el proyecto de decreto ocasionarían a la autonomía que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos le confiere a este Instituto Central para el ejercicio de sus funciones…”; y (3) “…el proyecto de decreto obligaría al banco central a realizar operaciones activas de alto riesgo que pueden comprometer la disponibilidad de los activos internacionales en reserva y el cumplimiento del mandato constitucional de preservar el valor adquisitivo de la moneda nacional…”

Sin que termine aún el proceso de aprobación de esta ley, parece necesario dejar en claro que tres parecen ser las razones detrás de esta propuesta de miembros de la 4T: (1) un desconocimiento y desprecio de las reglas internacionales que imperan en mercados financieros y en obligaciones internacionales adquiridas por nuestro país en el combate al narcotráfico y la delincuencia organizada; (2) un deseo de retomar el control de las instituciones independientes establecidas a lo largo del proceso calificado por ellos como “período neoliberal”; y (3) preferencia hacia grupos económicos ligados con la 4T, con lo cual el esquema de pureza y no corrupción declarado continuamente por el presidente de la República queda mellado.

Los tres aspectos anteriores hablan mal de la 4T. Primero, la incapacidad de entender la posición de nuestro país en el ambiente internacional, las obligaciones adquiridas y los compromisos firmados que definen el contexto legal en el que México puede y debe operar. Segundo, el ataque e intento de destrucción sistemáticos a la independencia de instituciones creadas para garantizar la transparencia en el manejo de la política pública, independencia garantizada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y tercero, el tufo de corrupción que ha sido incluso denunciado de manera explícita por el Subgobernador Heath en su comentario al respecto dejando en claro que la nueva ley beneficia de manera específica a una institución bancaria de nuestro país.

Tanto especialistas “neoliberales”, como aquellas personas nombradas por López Obrador para integrar la Junta de Gobierno de la institución (Gerardo Esquivel, Jonathan Heath), deploran lo realizado por el Senado de la República. ¿Será suficiente para que la 4T corrija el rumbo en la Cámara de Diputados antes de aprobar la legislación enviada para su consideración por el Senado?

No queda claro que vaya a ser así.

Comentarios


object(WP_Query)#18040 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59499) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "10-07-2022" ["before"]=> string(10) "07-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(59499) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "10-07-2022" ["before"]=> string(10) "07-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18038 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18007 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18005 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "10-07-2022" ["before"]=> string(10) "07-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-10 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-07 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (59499) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18041 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17944 (24) { ["ID"]=> int(81774) ["post_author"]=> string(2) "38" ["post_date"]=> string(19) "2022-08-04 11:03:12" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-08-04 16:03:12" ["post_content"]=> string(7895) "Utilizando su falsa “Austeridad Republicana”, hoy convertida en Pobreza Franciscana, López sigue usando sus ocurrencias para intentar distraernos del enorme caos en que tiene al país y de sus fallidas estrategias para sacarlo adelante. Desde que inició López su nefasta administración ha venido con el cuento de una política de austeridad. Argumenta que ellos gastan menos, lo cual es una reverenda mentira, porque están despilfarrando millones y millones en sus ocurrencias. Pero López cree que todos somos tontos o recibimos limosnas de sus programas compra votos y le creemos. Todo lo contrario, porque en México hay millones de personas que no le creemos ni los buenos días. A esta falsa austeridad ya le llaman “austericidio”, por ser el desmantelamiento de las facultades de gobierno para abocarse a las tareas que a López le importan, que distan mucho de ser las que el país necesita y mucho menos de ser lo que obligadamente como presidente debería llevar a cabo.  Pero esto que anuncia López como “Pobreza Franciscana” no es nuevo. Desde que fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México ya lo aplicaba, y en nombre de la supuesta austeridad se limitaba desde el tóner para las copiadoras, no darles celulares a los funcionarios, entre otras muchas cosas más, argumentando que los gastos significaban despilfarro por sí mismo.  La realidad es que ese dinero que supuestamente hoy ahorran vemos que lo están despilfarrando a manos llenas en sus programas electoreros-compra votos, llamados programas sociales a través de los cuales prostituyen a los electores, comprando voluntades a través de lo que les dan.  Es por ello que López al gasto de inversión, al gasto corriente, al destinado al mantenimiento, lo limita, quitándole presupuesto, para poder seguir teniendo recursos para continuar comprando voluntades, a través de comprar prostituyendo a los votantes. Bajo esa línea, el dinero no le será nunca suficiente a López porque los miles de millones que para ello usa, no tiene un regreso dentro del círculo de la productividad, de la economía y del gasto financiero lógico, lo cual es un desastre. Pero ya llevarlo a los extremos de una orden religiosa, al perversamente decir que vamos a ser pobres como los Franciscanos, demuestra una gran ignorancia de lo que verdaderamente es la pobreza franciscana, que es un voto espiritual. Así como ignorar la historia de México, cuando la orden de los Franciscanos eran dueños de enormes extensiones territoriales en el país, que fue precisamente lo que Benito Juárez les quitó cuando la amortización de los bienes del Clero.  Por otra parte, esa “Pobreza Franciscana”, que se deriva de dizque ahorros en salarios para quienes trabajen en el gobierno, ha llevado a que profesionistas destacados en diversas actividades dejen de laborar en el gobierno con esos sueldos, como ha sido el caso de médicos, economistas, ingenieros, y en sus lugares han quedado o llegado personas que no tienen ni la capacidad menos la experiencia de los que se han ido, o inclusive, los han despedido, para acomodar a sus amigos de la 4T, sin la más mínima experiencia para los cargos. Por otra parte, esa supuesta austeridad ha ocasionado que falten medicamentos en hospitales y se afecte, entre otros, a niños con cáncer. Asimismo, si en el SAT requerías tramitar tu RFC no había quién atendiera ese servicio por internet; Compranet dejó de funcionar; en el Aeropuerto Benito Juárez no se les dio mantenimiento a las pistas y ahora tendrán que suspender actividades para arreglarlas. Y así podemos seguir enumerando una cantidad inenarrable de fallas por falta de mantenimiento derivado de su Austeridad Republicana, imagínense ahora en la siguiente fase de Pobreza Franciscana. POBREZA FRANCISCANA NO APLICA PARA TODO López habla y habla de Pobreza Franciscana, pero esa Pobreza no aplica para todo, ni para todos. Claro ejemplo es lo que sigue despilfarrando recursos en apoyar a la CFE y a Pemex. Igual pasa con sus proyectos prioritarios como la Refinería Dos Bocas, inaugurada hace más de un mes, que costó muchos millones más de lo que se proyectó y aún no produce ni un  litro de gasolina; también hay que destacar su Trenecito Maya, que cada día cuesta mucho más de lo presupuestado y donde los recursos son inagotables. Asimismo, su fracaso en el AIFA sigue costando más millones al tener que subsidiarlo por la falta de vuelos que debería tener desde que inició actividades. Para todo lo anterior, los millones y millones llegan sin límite. Y qué decir de la corrupción que incluye millones y millones desaparecidos como en el INSABI, en Segalmex, en el Banco de Bienestar con su construcción de sucursales que no vemos para cuándo, al igual que los cajeros que anunciaron que habría por todo el país. Su austeridad está llevando a un desmantelamiento del Estado mexicano, sumándose al daño que se les hace a las familias de los funcionarios a los que se les ha bajado el sueldo, a los que han despedido. En el mismo tenor se daña a los usuarios de los servicios públicos al carecer de presupuesto necesario para que esos servicios sean eficientes.  AUSTERIDAD Y POBREZA López ha venido manejando con su “austeridad” un discurso de gobierno, siempre resaltando que en todo ahorra, sin que esto sea cierto. Y ahora al cambiar de “Austeridad Republicana” a “Pobreza Franciscana”, que será según López su fase superior de ahorro, va enfocada a su austeridad en el gasto público, con lo que intenta distraer al “pueblo sabio” con algo para que le aplaudan. Dice que no hay despilfarros; nos distrae de las grandes tragedias nacionales que se padecen a diario como lo son la inseguridad, salud y la economía; y por otra parte enfoca su austericidio para debilitar a los organismos autónomos porque le estorban a su gobierno para que haga lo que se le venga en gana.  La cruda realidad es que esta austeridad y sus políticas públicas siguen generando más pobreza en el país, acorde a los datos del Coneval la pobreza creció dos puntos porcentuales para agosto del 2021. Y muy contradictorio, como ya se mencionó, pregona austeridad y “Pobreza Franciscana” mientras que en sus obras faraónicas despilfarra miles de millones. Como el caso de la Refinería Dos Bocas, que no refina, donde todo indica que se le olvidó a Hacienda el pago de impuestos de esa obra y le autorizaron 22 mil 500 millones de pesos más. Finalmente, el que López promocione la pobreza como un estilo de vida para los mexicanos, sin aspirar a una mejor forma de vida, refleja a un gobierno pobre en sus resultados, que genera pobreza y, además, empobrece a México. Y como colofón, la posición de la iglesia católica respecto a la apropiación de López del término “franciscano” es que no se malinterprete ni se haga uso político de la austeridad franciscana. La cruda realidad de la promesa de que López y su administración serían la Cuarta Transformación en el país, ha sido una mentira, como todos sus compromisos y promesas de campaña. Queda muy claro que la “Pobreza Franciscana” solamente afectará más a los mexicanos y al país." ["post_title"]=> string(57) "De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS" ["post_excerpt"]=> string(150) "Detrás de la “austeridad franciscana” se esconde el desmantelamiento de servicios públicos y organismos autónomos indispensables para el país." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(53) "de-frente-y-claro-pobreza-franciscana-una-mentira-mas" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-08-04 11:03:12" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-08-04 16:03:12" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81774" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18041 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(60) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "71d43041cb0c5cc74adbecbd03171317" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Obstáculos para ser auténtico

Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad.

julio 22, 2022
De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

Detrás de la “austeridad franciscana” se esconde el desmantelamiento de servicios públicos y organismos autónomos indispensables para el país.

agosto 4, 2022




Más de categoría

Registra Puebla el mejor nivel en empleos con seguridad social en 28 meses

Gracias a las condiciones de estabilidad económica en pro de los factores de la producción, en julio, el estado...

agosto 6, 2022

Crecen producción y exportaciones automotrices de Puebla

De enero a julio del presente año, la producción automotriz de Puebla aumentó al alcanzar 273 mil 843 vehículos...

agosto 5, 2022

Autenticidad: la audacia de mostrar nuestro yo más genuino

Ser auténtico implica no tener miedo de manifestar una individualidad que nos contraste con los otros.

agosto 5, 2022
De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

Detrás de la “austeridad franciscana” se esconde el desmantelamiento de servicios públicos y organismos autónomos indispensables para el país.

agosto 4, 2022