Cuando la plenitud democrática escandaliza

El poder Ejecutivo envía una propuesta de Reforma al sector eléctrico al Congreso que tras analizarla, la vota a favor; siguiendo el proceso legislativo previsto en la Constitución, se publica en el Diario Oficial de la Federación;...

7 de abril, 2021 Cuando la plenitud democrática escandaliza

El poder Ejecutivo envía una propuesta de Reforma al sector eléctrico al Congreso que tras analizarla, la vota a favor; siguiendo el proceso legislativo previsto en la Constitución, se publica en el Diario Oficial de la Federación; sorprendentemente  (ya que ningún precepto constitucional se viola en dicha iniciativa), un Juez otorga una suspensión de los actos de autoridad que suponen la entrada en vigor de dicha ley a un puñado de consorcios privados. El presidente, haciendo uso del inalienable derecho a la libertad de expresión del que gozamos todos los mexicanos con énfasis especial en el presente sexenio, externa su extrañamiento hacia el Juez responsable; acto seguido, el Ejecutivo, vía la Secretaría de Energía, impugna dichos amparos.

Todo lo anterior, se hace siguiendo al pie de la letra lo estipulado en nuestra Carta Magna. Ni una coma por fuera de la Ley, pues. Después, el presidente desliza la posibilidad de dejar al margen al sector energético nacional paraestatal (PEMEX Y CFE), vía una reforma constitucional, de amparos de ese tipo que entorpezcan su rescate y beneficien a intereses privados y opacos, tanto nacionales como extranjeros. 

Ciertamente se han hecho cambios a la Constitución en este sexenio, pero la mayoría han sido con iniciativas de origen en el mismo poder Legislativo; los menos, provenientes del presidente (que por cierto, se queda muy corto en ese renglón tan solo si lo comparamos con la andanada de parches a la Ley suprema misma por parte de la administración Peña Nieto, por sobre todo). Extrañamente, en sexenios anteriores no se escucharon las voces ni se vieron los dedos flamígeros señalando a un “DICTADOR” como se pretende ahora, a pesar de que es más que sabido y documentado que, por ejemplo, las Reformas en el marco del “Pacto Por México” se consensuaron a punta de billetazos, en el seno mismo de un Congreso envilecido.

En lo que va del sexenio se ha echado a andar el sistema de pesos y contrapesos que supone la democracia en la que vivimos, dejando atrás los tiempos de lo consignado en la Constitución como letra muerta. Hoy la veta maderista del presidente se nota a diario. Tolera incluso los abusos cometidos por algunos aprovechando estas libertades nuevas. Y en los hechos, se pone a trabajar al límite a los tres poderes de la Unión, su facultades y resortes, delimitando así los límites en los alcances de cada uno, insisto, sin moverse un ápice del marco constitucional que nos rige.

México ha tenido una transición tremenda y  dolorosamente tortuosa, con altísimos e innecesarios costos que seguramente no vio el expresidente Zedillo cuando tuvo la voluntad política de coadyuvar decisivamente a que el país diera ese salto. Pero hoy, habiendo ya pagado el precio, la normalidad democrática experimenta avances que la hacen ver vigorosa. Estemos seguros: pronto la democracia mexicana estará considerada como una democracia plena, a pesar de los pesares, del tiempo perdido, y de los terribles y largos dolores de un parto innecesariamente alargado.

En ese mismo orden de ideas, no es casualidad que una mujer, jurisconsulta de primerísimo orden, exministra de la última instancia jurídica de la Nación, la Suprema Corte de Justicia, tenga la cartera del Ministerio del interior (SEGOB), que es la Dra. Olga Sánchez Cordero. Quien piense que la secretaria es “un florero” en el gabinete, no puede estar más equivocado. Ella es la que guía al presidente y al poder Ejecutivo federal para que el gobierno de la Cuarta Transformación no se salga en ningún momento del marco constitucional, a la par de avanzar lo más posible en el actual proyecto de nación. Insisto, quienes hablan de “atropellos a la constitución” solo les pediría checar el caso del gobernador de Tamaulipas, Cabeza de Vaca, el cual está siendo investigado por sus múltiples presuntos delitos, estrictamente con el proceso que las leyes marcan, así sea más tardado. En otros tiempos, se recurría al viejo expediente de la desaparición de poderes o al de forzar la solicitud de licencia (renuncia, en los hechos) de gobernadores sátrapas. 

Federalismo y separación de poderes nunca han sido tan respetados como en el presente sexenio. El hecho de que el presidente haga uso de sus libertades no es “mancillar ni pasar por encima de nuestras instituciones”, es sencillamente una señal más de nuestra nueva democracia sin simulaciones, de un entramado institucional en el que cada engrane, cumple con sus funciones consagradas en la Constitución.

 

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18553 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63480) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(63480) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18551 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18563 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18560 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (63480) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18548 (24) { ["ID"]=> int(78363) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:16:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:16:29" ["post_content"]=> string(7956) "Problemas complejos exigen soluciones complejas. Lo deseable sería transformar nuestra reacción ante expresiones inadecuadas ajenas considerando dos vertientes de comportamiento: por un lado la tolerancia y la aceptación, y por el otro, el propósito de vivir comprometidos con una ejemplaridad consciente.  Decíamos la semana anterior que defender la igualdad como valor dominante es uno de los grandes avances de la historia humana. Sin embargo, de manera un tanto paradójica, la igualdad profunda se manifiesta desde la diferencia, la diversidad, la aceptación plena del otro, y, sobre todo, desde la empatía de sabernos parte de una misma especie que tiene en común la búsqueda del bienestar y de la realización.    La “cultura de la cancelación” busca suprimir conductas e ideas que se consideran opresivas e insultantes y, aunque en principio puede parecer una postura razonable, en el fondo opera precisamente en contra de la igualdad que busca defender. La solución a problemas complejos suele ser compleja también, y esta vez no es la excepción. Tendríamos que empezar por asumir una postura más crítica tanto hacia la “cancelación” en sí, como hacia nuestra manera personal de estar en el mundo.  Hacia la “cancelación” quizá lo deseable sería transformar nuestra reacción ante expresiones inadecuadas considerando dos vertientes de comportamiento: por un lado la tolerancia y la aceptación hacia el otro, partiendo generosa, pero no ingenuamente, de la base de que quien se expresa públicamente, obra de buena fe. Y por el otro, el propósito generalizado –incluyéndonos a nosotros mismos– de vivir comprometidos con una ejemplaridad consciente.  Convertirse en “ejemplo” para los demás en principio suena anticuado y reaccionario, pero si nos detenemos un momento nos daremos cuenta de que en cierta medida todos, con nuestras acciones y omisiones, con nuestros hábitos y conductas, somos referentes para alguien, del mismo modo que en un sin fin de ocasiones el ejemplos ajeno ha servido para moldearnos.  Desde que nacemos tomamos las acciones y omisiones de la gente a nuestro alrededor como herramientas para entender el mundo que nos rodea y como materia prima para construir nuestra propia identidad. Dichos “referentes” pueden estar en cualquier lado: desde una celebridad o un artista que nos atrae o nos repele por algo, así como también un amigo, un familiar o a cualquier otra persona con que entremos en interacción. Todos ellos generan en nosotros una influencia significativa, ya sea para imitarlos o para diferenciarnos de ellos. Y, del mismo modo que el ejemplo ajeno es central en nuestra formación, aun sin pretenderlo –y mucho más con la creciente exposición a que estamos sometidos por conducto de las redes sociales–, somos ejemplo para otros. Ya que esto ocurrirá inexorablemente, ¿no sería preferible proyectar una imagen que se parezca a ése que nos gustaría ser, en vez de transmitir una serie de comportamientos e ideas incongruentes y contradictorias?  Al respecto de ese modo horizontal y consciente de convertirnos en “modelos ejemplares” Javier Gomá Lanzón afirma en su libro Ejemplaridad pública: “solo podrá ser una ejemplaridad persuasiva, no autoritaria, que, involucrando todas las dimensiones de la persona, incluida la privada, promueva una reforma de su estilo de vida y que, finalmente, pueda llegar a ser la fuente y el origen de nuevas costumbres cívicas, articuladoras de la vida social1”.  Ser conscientemente ejemplar suena anacrónico y grandilocuente, porque en primera instancia queda la impresión de que se busca imponer un comportamiento moral específico por encima de todos los demás, como si se tratara de una verdad única, pero nada más lejos de mi intención.  La ejemplaridad, como la comprendo, tiene que ver con la manera en que decidimos estar en el mundo y cómo nos proyectamos hacia los demás, estemos o no conscientes de ello. Tiene que ver con la intención y la actitud mucho más que en los contenidos o actos específicos. Tiene que ver con las decisiones éticas y conductuales que tomamos y en la forma concreta en que las llevamos a cabo, teniendo como característica central la congruencia. En una palabra, tiene que ver con nuestra Integridad personal.  Se puede defender cualquier ideología e integrar cualquier partido político, se puede formar parte de cualquier escuela religiosa o de ninguna, puede uno acogerse a cualquier doctrina ética, podemos desarrollar cualquier clase de hábitos, pero sea como sea que decidamos construirnos, el núcleo de esa manifestación abierta y pública de quienes somos se sostendrá en el hecho de que lo que pensamos, decimos y hacemos formen un todo consistente e íntegro que nos muestren como un individuos congruentes. Si de verdad actuamos de manera congruente, es mucho más fácil que cuando nos dirigimos a los demás nuestros desaciertos e imprudencias sean cada vez más evidentes para nosotros mismos, lo que nos ayudaría a evitarlas. Por ejemplo, si conseguimos darnos cuenta que discriminamos a alguien por su preferencia sexual, mientras internamente estamos convencidos de nuestra visión igualitaria, dicha acción nos resultará chocante, lo que nos ayudará a implementar un cambio genuino. Pero esto difícilmente ocurrirá si nuestra observación de la falta llega como consecuencia de una tormenta de descalificaciones escandalosas y sumarias.  La conducta cívica y un ambiente propicio para la convivencia nace de, sin renunciar a la personalidad propia, mantener comportamientos, acuerdos tácitos o explícitos, modales y costumbres que posibiliten la cohabitación, el acuerdo y la aceptación mutua. Por eso, el primer paso de la ejemplaridad, en especial para aquella o aquel que se asume como igualitario, consiste en manifestar tolerancia y aceptación para con quien no piensa igual, aunque sin renunciar a la crítica directa pero constructiva, entendiendo que en la inmensa mayoría de los casos, quien se manifiesta desde valores discordantes con la moral deseable, lo hace desde la internalización de cosmovisiones menos incluyentes. Solo a partir del diálogo, el debate y el intercambio abierto y propositivo se conseguirá moverlo hacia una visión más incluyente y tolerante. Cualquier otro comportamiento en un “igualitario” sería incongruente. Y solo con este cambio, minúsculo en apariencia, la “cultura de la cancelación” quedaría prácticamente disuelta.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir 1 Gomá Lanzón, Javier, Ejemplaridad Pública, Primera Edición, España, Penguin Random House - Taurus, 2014, P. 26" ["post_title"]=> string(64) "Tolerancia y ejemplaridad como antídoto a la “cancelación”" ["post_excerpt"]=> string(176) "Cerramos el tema de la “Cultura de la cancelación” charlando acerca de posibles posturas más constructivas que la conviertan en una especie de “crítica empática”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "tolerancia-y-ejemplaridad-como-antidoto-a-la-cancelacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:16:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:16:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78363" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18475 (24) { ["ID"]=> int(79071) ["post_author"]=> string(2) "96" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-19 10:40:57" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-19 15:40:57" ["post_content"]=> string(4547) "La atroz matanza de Búfalo donde murieron diez personas y tres resultaron heridas, no puede tomarse como una noticia más de las muchas que vemos, leemos y escuchamos en los medios de comunicación tradicionales y en las redes sociales. No podemos acostumbrarnos a normalizar lo anormal, aunque suceda todos los días, a todas horas y en todas partes. Por eso es que retomo diversos elementos del hecho que me parecen sumamente significativos para visibilizar el contexto en el que vivimos. El multihomicida era un joven estudiante de 18 años de edad; usó una arma larga; viajó 320 kilómetros hasta el lugar del crimen, el cual seleccionó por tener el porcentaje más alto de población negra cerca de donde él vivía; transmitió el ataque en directo en redes sociales. El agresor dijo que visitó Tops Friendly Market tres veces el 8 de marzo para inspeccionar el diseño y los momentos en que había más clientes; planeó su ataque para mediados de ese mes, pero retrasó la fecha varias veces, y colocó sus planes en internet, los cuales pormenorizó en un documento de 180 páginas (incluían un segundo ataque). El atacante quien se declaró inocente fue detenido después de la masacre y está bajo vigilancia suicida. Después de la masacre se difundió que 11 de las víctimas eran personas negras. El tiroteo masivo fue descrito como un crimen de odio. La trasmisión en vivo del ataque en las redes sociales provocó un “frenesí” de ideología extremista violenta; en la red social 4Chan casi todo vale, algunos de sus foros se dedican casi exclusivamente a compartir memes y tropos racistas y antisemitas. Algunos usuarios de 4chan no hicieron referencia a lo lamentable de los hechos, lo importante para ellos no eran las vidas perdidas, sino compartir formas para volver a subir el video y que pudiera tener más vistas. Una investigación preliminar determinó que Gendron, el joven multihomicida, veía portales de internet de supremacistas blancos y teorías conspirativas racistas, había estudiado las masacres de Noruega en 2011 y de Christchurch en Nueva Zelanda en 2019. De acuerdo con diversas fuentes de información, la cadena de "tiroteos de masas" en lo que va de este año es de 202 incidentes en el país vecino del norte, con una media semanal de diez, incluso el pasado fin de semana se registraron cinco sucesos en diferentes condados. Los acontecimientos de Boston, del resto de los Estados Unidos, Guanajuato, Francia, Ucrania, Honduras y Kabul no son actos de violencia al azar, sino acciones premeditadas que tienen como común denominador la xenofobia y el racismo. Son crímenes de odio perpetrados por un tirador solitario, por un líder político y por un sistema global que alienta la supremacía de unos seres humanos sobre otros por razones de género, raza, idioma, condiciones de salud, edad o cualquier otra causa. Lo cierto es que existen demasiadas armas y violencia en nuestras casas, en nuestras calles y en nuestras vidas. El horror es tanto y tan cotidiano que llega a pasar desapercibido, a grado tal, de considerarlo natural. María Antonia Sánchez-Vallejo al narrar lo sucedido en Boston, escribió una frase lapidaria en el Diario el País, “…para la lectura de los cargos, dejó ver a un joven imperturbable, incapaz de mostrar la menor emoción…”. A lo que yo agregaría, un joven hecho de cristal y azogue, en el que se refleja la humanidad de nuestros días, sus historias, sus tragedias e inconfesables facetas. Es ese Narciso que dialoga consigo mismo y que está construyendo una sociedad imperturbable." ["post_title"]=> string(13) "IMPERTURBABLE" ["post_excerpt"]=> string(107) "El horror es tanto y tan cotidiano que llega a pasar desapercibido, a grado tal, de considerarlo natural. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(13) "imperturbable" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-19 12:45:27" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-19 17:45:27" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79071" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18548 (24) { ["ID"]=> int(78363) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-04-29 12:16:29" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:16:29" ["post_content"]=> string(7956) "Problemas complejos exigen soluciones complejas. Lo deseable sería transformar nuestra reacción ante expresiones inadecuadas ajenas considerando dos vertientes de comportamiento: por un lado la tolerancia y la aceptación, y por el otro, el propósito de vivir comprometidos con una ejemplaridad consciente.  Decíamos la semana anterior que defender la igualdad como valor dominante es uno de los grandes avances de la historia humana. Sin embargo, de manera un tanto paradójica, la igualdad profunda se manifiesta desde la diferencia, la diversidad, la aceptación plena del otro, y, sobre todo, desde la empatía de sabernos parte de una misma especie que tiene en común la búsqueda del bienestar y de la realización.    La “cultura de la cancelación” busca suprimir conductas e ideas que se consideran opresivas e insultantes y, aunque en principio puede parecer una postura razonable, en el fondo opera precisamente en contra de la igualdad que busca defender. La solución a problemas complejos suele ser compleja también, y esta vez no es la excepción. Tendríamos que empezar por asumir una postura más crítica tanto hacia la “cancelación” en sí, como hacia nuestra manera personal de estar en el mundo.  Hacia la “cancelación” quizá lo deseable sería transformar nuestra reacción ante expresiones inadecuadas considerando dos vertientes de comportamiento: por un lado la tolerancia y la aceptación hacia el otro, partiendo generosa, pero no ingenuamente, de la base de que quien se expresa públicamente, obra de buena fe. Y por el otro, el propósito generalizado –incluyéndonos a nosotros mismos– de vivir comprometidos con una ejemplaridad consciente.  Convertirse en “ejemplo” para los demás en principio suena anticuado y reaccionario, pero si nos detenemos un momento nos daremos cuenta de que en cierta medida todos, con nuestras acciones y omisiones, con nuestros hábitos y conductas, somos referentes para alguien, del mismo modo que en un sin fin de ocasiones el ejemplos ajeno ha servido para moldearnos.  Desde que nacemos tomamos las acciones y omisiones de la gente a nuestro alrededor como herramientas para entender el mundo que nos rodea y como materia prima para construir nuestra propia identidad. Dichos “referentes” pueden estar en cualquier lado: desde una celebridad o un artista que nos atrae o nos repele por algo, así como también un amigo, un familiar o a cualquier otra persona con que entremos en interacción. Todos ellos generan en nosotros una influencia significativa, ya sea para imitarlos o para diferenciarnos de ellos. Y, del mismo modo que el ejemplo ajeno es central en nuestra formación, aun sin pretenderlo –y mucho más con la creciente exposición a que estamos sometidos por conducto de las redes sociales–, somos ejemplo para otros. Ya que esto ocurrirá inexorablemente, ¿no sería preferible proyectar una imagen que se parezca a ése que nos gustaría ser, en vez de transmitir una serie de comportamientos e ideas incongruentes y contradictorias?  Al respecto de ese modo horizontal y consciente de convertirnos en “modelos ejemplares” Javier Gomá Lanzón afirma en su libro Ejemplaridad pública: “solo podrá ser una ejemplaridad persuasiva, no autoritaria, que, involucrando todas las dimensiones de la persona, incluida la privada, promueva una reforma de su estilo de vida y que, finalmente, pueda llegar a ser la fuente y el origen de nuevas costumbres cívicas, articuladoras de la vida social1”.  Ser conscientemente ejemplar suena anacrónico y grandilocuente, porque en primera instancia queda la impresión de que se busca imponer un comportamiento moral específico por encima de todos los demás, como si se tratara de una verdad única, pero nada más lejos de mi intención.  La ejemplaridad, como la comprendo, tiene que ver con la manera en que decidimos estar en el mundo y cómo nos proyectamos hacia los demás, estemos o no conscientes de ello. Tiene que ver con la intención y la actitud mucho más que en los contenidos o actos específicos. Tiene que ver con las decisiones éticas y conductuales que tomamos y en la forma concreta en que las llevamos a cabo, teniendo como característica central la congruencia. En una palabra, tiene que ver con nuestra Integridad personal.  Se puede defender cualquier ideología e integrar cualquier partido político, se puede formar parte de cualquier escuela religiosa o de ninguna, puede uno acogerse a cualquier doctrina ética, podemos desarrollar cualquier clase de hábitos, pero sea como sea que decidamos construirnos, el núcleo de esa manifestación abierta y pública de quienes somos se sostendrá en el hecho de que lo que pensamos, decimos y hacemos formen un todo consistente e íntegro que nos muestren como un individuos congruentes. Si de verdad actuamos de manera congruente, es mucho más fácil que cuando nos dirigimos a los demás nuestros desaciertos e imprudencias sean cada vez más evidentes para nosotros mismos, lo que nos ayudaría a evitarlas. Por ejemplo, si conseguimos darnos cuenta que discriminamos a alguien por su preferencia sexual, mientras internamente estamos convencidos de nuestra visión igualitaria, dicha acción nos resultará chocante, lo que nos ayudará a implementar un cambio genuino. Pero esto difícilmente ocurrirá si nuestra observación de la falta llega como consecuencia de una tormenta de descalificaciones escandalosas y sumarias.  La conducta cívica y un ambiente propicio para la convivencia nace de, sin renunciar a la personalidad propia, mantener comportamientos, acuerdos tácitos o explícitos, modales y costumbres que posibiliten la cohabitación, el acuerdo y la aceptación mutua. Por eso, el primer paso de la ejemplaridad, en especial para aquella o aquel que se asume como igualitario, consiste en manifestar tolerancia y aceptación para con quien no piensa igual, aunque sin renunciar a la crítica directa pero constructiva, entendiendo que en la inmensa mayoría de los casos, quien se manifiesta desde valores discordantes con la moral deseable, lo hace desde la internalización de cosmovisiones menos incluyentes. Solo a partir del diálogo, el debate y el intercambio abierto y propositivo se conseguirá moverlo hacia una visión más incluyente y tolerante. Cualquier otro comportamiento en un “igualitario” sería incongruente. Y solo con este cambio, minúsculo en apariencia, la “cultura de la cancelación” quedaría prácticamente disuelta.  Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir 1 Gomá Lanzón, Javier, Ejemplaridad Pública, Primera Edición, España, Penguin Random House - Taurus, 2014, P. 26" ["post_title"]=> string(64) "Tolerancia y ejemplaridad como antídoto a la “cancelación”" ["post_excerpt"]=> string(176) "Cerramos el tema de la “Cultura de la cancelación” charlando acerca de posibles posturas más constructivas que la conviertan en una especie de “crítica empática”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(56) "tolerancia-y-ejemplaridad-como-antidoto-a-la-cancelacion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-04-29 12:16:29" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-04-29 17:16:29" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78363" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "991505ca212a1ad9ab16724a44de68af" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Tolerancia y ejemplaridad como antídoto a la “cancelación”

Tolerancia y ejemplaridad como antídoto a la “cancelación”

Cerramos el tema de la “Cultura de la cancelación” charlando acerca de posibles posturas más constructivas que la conviertan en una especie...

abril 29, 2022

IMPERTURBABLE

El horror es tanto y tan cotidiano que llega a pasar desapercibido, a grado tal, de considerarlo natural.

mayo 19, 2022




Más de categoría
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Índice de Estado de Derecho en México 2021 – 2022

Para nadie es un secreto que el Estado de derecho es uno de los grandes pendientes que han dejado...

mayo 20, 2022
El sinsentido del azar

El sinsentido del azar

El azar y la casualidad, existan o no, están fuera de nuestro ámbito de control. La incertidumbre es...

mayo 20, 2022
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Sin Estado de Derecho es muy difícil que un gobierno pueda hacer cumplir las leyes.

mayo 19, 2022

Colectivo “Rescatemos al Río Pesquería” de Nuevo León exigen a CONAGUA intervenir en el saneamiento  

Raymundo Hernández Alvarado mencionó que el Colectivo integrado por un grupo de ciudadanos se formó en los albores del...

mayo 19, 2022