¡Cristóbal Colón ni español era…!

Seguimos atestiguando, como cada semana, ocurrencias, acciones e intrigas del presidente de todos los mexicanos, francamente muy extrañas. Ahora se suma a estas necedades el gobierno de la Ciudad de México que en mi opinión no tienen...

14 de octubre, 2020

Seguimos atestiguando, como cada semana, ocurrencias, acciones e intrigas del presidente de todos los mexicanos, francamente muy extrañas. Ahora se suma a estas necedades el gobierno de la Ciudad de México que en mi opinión no tienen sentido. Las rarezas se acumulan. ¡Solo las puedo entender como distractores!

Y me refiero al tema de moda: la remoción de la estatua del descubridor oficial de las “Américas”, en la principal avenida de la ciudad capital. El insigne marino genovés, que ni español era, es ahora la víctima: Cristóbal Colón

En los libros de texto gratuitos de cuarto grado se hace referencia al descubrimiento, a la conquista y las acciones de don Cristóbal… ¿También de allí lo van a remover?  Los niños de México deben saber quién fue ¿o no?

Dice el libro de texto, página 88:

Los primeros contactos de España en América

A finales del siglo XV, en el reino de España, el marino genovés Cristóbal Colón planeó dar la vuelta al mundo para llegar a India y conseguir especias, pues entonces ya se sabía que la Tierra es redonda. Fue financiado por los reyes católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, y el 3 de agosto de 1492 zarpó del Puerto de Palos al mando de tres embarcaciones: dos carabelas llamadas La Niña y La Pinta, así como una nao, La Santa María, en la que viajó Colón.

Dos meses después, los exploradores españoles llegaron a una isla a la que llamaron San Salvador. También recorrieron otras islas a las que nombraron Fernandina (hoy Cuba) y La Española (hoy República Dominicana y Haití).

A su regreso a Europa, Colón llevó objetos de oro, animales e indígenas para mostrar la riqueza de las tierras exploradas. Por este motivo, los reyes de España financiaron otra expedición más grande que la anterior. Posteriormente, Colón realizaría otros dos viajes con sus propios recursos, ya que los reyes le habían retirado su apoyo tras fracasar en el segundo viaje. Las expediciones de otros navegantes revelaron que Colón había llegado a otro continente y no a India.

Así pues, después de ordenar quitar la estatua, se informó que se iba a restaurar. La remoción fue dos días antes del 12 de octubre, fecha en la que desde 1928 se conmemora el Dia de la Raza; la cual por iniciativa del maestro José Vasconcelos se celebra el Descubrimiento de América. El descubrimiento se celebra en todo el continente y en nuestro México, lindo y querido se quiere remover su memoria. No lo entiendo. ¿Qué opinaría el senador Héctor Vasconcelos, hijo del maestro?

Como ahora, las decisiones del gobierno se dan por consulta, doña Claudia Sheinbaum propone que se haga para saber si se vuelve a colocar en su monumento. En mi opinión, el pueblo sabio y bueno no puede andar respondiendo cuestiones de las que ni idea tiene. En fin, como he dicho: extrañas propuestas tiene este gobierno.

Y así por el estilo está la cuestión de las propuestas del presidente para que la Ciudad del Vaticano y el reino de España “nos” pidan disculpas por las “atrocidades y agravios” que hicieron en perjuicio de los habitantes de esta región hace cientos de años cuando aún no existía la República Mexicana.

Me pregunto: ¿Acaso esa es una de las metas importantes de La Cuarta Transformación? 

Sígueme: https://www.facebook.com/erodriguezcanoruiz/

Twitter: @purasang

Comentarios


object(WP_Query)#16267 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30604) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-09-2022" ["before"]=> string(10) "02-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(30604) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "04-09-2022" ["before"]=> string(10) "02-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#16263 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#16265 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#16264 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "04-09-2022" ["before"]=> string(10) "02-10-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-09-04 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-10-02 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (30604) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83745) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content"]=> string(7307) "Importa entender por qué tantas personas en casi todos los países están desencantadas y enojadas con su vida y sus gobiernos. El primer paso para el cambio es conocer las causas. Los graves problemas de inseguridad y precariedad económica y patrimonial que sufren millones dieron origen a regímenes que les prometieron terminar con los males que padecen. En algunos casos llevaron al poder a líderes con programas y políticas de derecha y, en otros, de izquierda. El común denominador de ambos tipos de dirigentes es que, una vez instalados en el gobierno, tienden a concentrar el poder y limitar las libertades que son fundamentales para el bienestar personal, colectivo y el progreso. ¿Qué causas dieron origen al gran malestar de nuestros días? Los problemas reales que enfrentaban las economías de los países occidentales dieron lugar a programas de liberación comercial y financiera a partir de los años ochenta del siglo pasado. Durante ese periodo y hasta la primera década del presente siglo la ideología en boga aconsejó libertad plena a los mercados bajo la creencia de que no causarían daños y que había que reducir al mínimo al Estado y los programas sociales para presuntamente promover la responsabilidad personal. Si bien el diagnóstico y la solución eran los indicados, se cayó en excesos que ocasionaron crisis recurrentes y enorme desigualdad. Varios factores influyeron en el auge de lo que se conoce como neoliberalismo: el prestigio de las teorías económicas de las escuelas de Chicago (Milton Friedman) y de Austria (Friedrich Hayek), que pusieron en práctica Ronald Reagan y Margaret Thatcher, e impusieron al mundo mediante el BM y el FMI; el estancamiento e inflación en los países occidentales, agudizado por el embargo petrolero y la cuadruplicación de sus precios, que llevó a niveles sin precedentes las tasas de interés; desplome y desaparición de la Unión Soviética (Rusia), cuya característica fue la planeación central que asfixió a la iniciativa individual e innovación; excesivo endeudamiento de los países pobres. Estos y otros fenómenos dieron como resultado una oleada de recortes al gasto público; desmantelamiento o debilitamiento extremo de los sistemas de bienestar (salud, educación, pensiones, seguridad laboral); privatización indiscriminada de empresas públicas y millones de despidos; extenuación de los sindicatos y de la organización laboral; propagación de procesos productivos y de capitales por todo el mundo, en especial hacia el sudeste de Asia; liberación de los flujos de capital, crisis financieras, fragilidad extrema del sistema bancario y enorme endeudamiento público para rescatar a bancos y empresas, cuya quiebra ocasionaría una hecatombe económica (beneficios públicos, ganancias privadas); conformación de potentes empresas monopólicas. ¿Qué pasó en la vida real? Primero cabe reconocer que el liberalismo económico ha sido una potente plataforma para el crecimiento. De acuerdo con los cálculos de Deirdre N. McCloskey, entre 1800 y el año 2015 la producción por persona en los países liberales creció 3000%. Y, al mismo tiempo que aumentó el bienestar, se expandieron la libertad y los derechos. Sin embargo, fue víctima de su propio éxito al entronizar valores relativos y convertirlos en valores absolutos. Así, la libertad absoluta de los mercados engendró sociedades disfuncionales, altamente desiguales y polarizadas. En los países socialistas ocurrió lo opuesto: pretendieron hacer de la igualdad el valor absoluto y acabaron con la libertad y terminaron empobrecidas. En palabras de Francis Fukuyama: “Una de las ideas centrales del liberalismo es su valorización y protección de la autonomía individual. Ahora bien, ese valor básico puede llevarse demasiado lejos. Para la derecha significaba sobre todo el derecho a comprar y vender libremente, sin interferencias del Estado. Esta idea, llevada al extremo, convirtió el liberalismo económico en “neoliberalismo”… provocando desigualdades monstruosas… Para la izquierda, la autonomía significaba autonomía personal en relación con las decisiones y valores vitales y la oposición a las normas morales impuestas por la sociedad circundante. En este sentido, el liberalismo empezó a erosionar su propia premisa de tolerancia a medida que evolucionaba para convertirse en la política de identidad moderna…”. El liberalismo y sus desencantados. Es así como la erosión del liberalismo político clásico y su mutación al neoliberalismo provocó una oleada populista en las sociedades modernas. Este tránsito no fue indoloro: el neoliberalismo ocasionó la pérdida de empleos, modos de vida, estatus, reconocimiento social, desencanto, frustración, enfermedad y muerte. La otra cara de la moneda es la de fortunas inconmensurables: hombres y empresas tan inconmensurablemente ricas que rivalizan con el poder de los Estados. Así, por ejemplo, varias empresas tecnológicas tienen un valor de mercado que sobrepasa a la producción anual de México. Y son tan poderosas que han inclinado los sistemas políticos y legales para favorecer sus intereses, en determinado del bienestar público. Si el neoliberalismo socava a la democracia liberal mediante el dinero, el populismo propone la concentración del poder político en el Ejecutivo, como el reverso de la medalla, que a la postre ahoga las libertades individuales y políticas. Ambos han erosionado a la democracia liberal, entendida como el sistema de leyes, instituciones y contrapesos para limitar el poder, cualquiera que sea su origen. El liberalismo político ha sido más eficaz para evitar la concentración del poder político, pero menos capaz para controlar el poder económico de las grandes empresas, que también se ha convertido en poder político y ha menguado la autonomía y la libertad individual. Ambos ponen en peligro el bien común y la prosperidad. El desafío de la democracia liberal es, por tanto, limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. El liberalismo nace como medio para limitar el poder y la arbitrariedad del soberano y garantizar la vida de los súbditos, así como para lograr la paz ante la intolerancia religiosa. Con el tiempo evolucionó para transformarse en el sistema que aspira a limitar cualquier tipo de poder y dar paso a la pluralidad y la diversidad, sin menoscabo de la tolerancia. Hoy nuevamente el liberalismo político puede ser el instrumento requerido para lograr profundos cambios en la distribución del poder económico y político, así como para recuperar el valor de la tolerancia. ¿Los liderazgos políticos y empresariales están a la altura del cambio? Como antaño, se trata de preservar la vida ante el interés económico y la autonomía personal y libertad ante el poder político." ["post_title"]=> string(31) "Del neoliberalismo al populismo" ["post_excerpt"]=> string(102) "El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "del-neoliberalismo-al-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83745" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#16290 (24) { ["ID"]=> int(83816) ["post_author"]=> string(3) "195" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-29 08:45:21" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-29 13:45:21" ["post_content"]=> string(7062) "Las medidas de castigo y estrategias económicas para enfrentar la violencia no dan los resultados esperados, los hechos violentos crecen en cantidad de eventos y en el grado de violencia ejercida. Aun así, seguimos con la expectativa de alcanzar algo ¿Qué más hacer frente a una práctica que está inmersa en la cultura y en la estructura social?  Ya la violencia está en todos los países y en todos los estratos sociales. Ricos y pobres producen actos violentos. Los migrantes acusan que son objeto de violencia, en las escuelas hay actos violentos, padres agreden a los hijos, hay abandono, puede haber violencia entre un patrón contra un empleado, de un gobernante contra el ciudadano y de un ciudadano contra otros ciudadanos. El empleado a su vez puede agredir a un cliente o a otro empleado. Una persona bajo los efectos del alcohol o en situación de alteración por droga puede agredir y su estado puede responder a que previamente fue sometido a un episodio de agresividad o violencia. La violencia existe entre las relaciones entre género y no es limitativa a la relación hombre-mujer.   Vemos y escuchamos hechos violentos en los medios todos los días, en los actos sociales cotidianos, en el discurso político; se incrusta en el discurso y en la práctica religiosa, donde incluso el crimen organizado busca protección o donde a veces el líder religioso violenta. O está presente en un acto de “magia” con el que se busca hacerle daño a otra persona.  Haciendo uso de conceptos ya definidos, diríamos que hay violencia física, psicológica, simbólica, verbal…. y hasta espiritual. Las causas entonces, a veces no son tan simples de identificar ni responden a la visión parcializada de la vida que cada uno de nosotros podemos tener. La violencia está en la estructura social, en la cultura, en las relaciones entre género, en el sistema normativo, en la comunicación cotidiana.  Es importante reconocer las limitaciones del ejercicio de toda política pública, en particular, en la reducción de la violencia lo bien intencionado o el carisma de quienes diseñan y deciden el ejercicio de una estrategia de atención no son elementos que sumen a la eficacia. Las limitaciones son intrínsecas a todo plan, porque en él se definen tiempos y metas, objetivos, se usan recursos y en la selección se quedan elementos por fuera que quizá no debieron dejarse. Pero precisamente por ese reconocimiento a las limitaciones de las acciones gubernamentales frente a este tema y a la necesidad de, al menos, reducir los indicadores de actos violentos, es urgente tener mayor precisión en identificar las causas y atenderlas, sin prejuicios y sin excluir factores posibles.  Además de lo anterior, la aplicación de políticas públicas relativas a reducir los índices en general de criminalidad, encuentran resistencias en todos los campos de la estructura social. Desde el crimen organizado que desarrolla “contraestrategias”, para hacer frente a las actividades gubernamentales, hasta el padre de familia que “esconde” a sus hijos para que no se los lleve el DIF por vivir en condiciones no aptas para el desarrollo integral del menor. Quien golpea se resiste a dejar su vínculo a los vicios que lo llevan a cometer actos que dañan la integridad de su pareja, hijos o en general al prójimo. Y quien agrede la integridad emocional de su pareja con una infidelidad lo vuelve a realizar. ¿A qué se debe la resistencia a dejar la agresividad y la violencia como parte de las conductas individuales y sociales? A pesar de que todos vivimos los efectos negativos de su expresión, seguimos en una escalada que va desde los escenarios familiares y laborales hasta los discursos políticos nacionales e internacionales.  ¿Por qué hacemos eco de discursos políticos que en su raíz plantean uso de términos y perspectivas que ofenden a otras personas o sectores sociales? ¿O porque la humanidad se refugia en prácticas religiosas o espirituales que incentivan la agresión a seres vivos en general? ¿O en las que legitiman a personajes que en el imaginario al menos practicaban delitos?  ¿Por qué al interior de las familias y los matrimonios continúa ejerciéndose la violencia en sus diferentes formas y no únicamente como consecuencia del consumo de alcohol y droga? ¿Por qué las bandas de delincuentes siguen al acecho de niños y adolescentes en redes sociales siendo conscientes del gran daño que se ocasiona? La impunidad, la recompensa económica y emocional que se recibe son algunas de las explicaciones posibles, por irracionales que nos puedan parecer.  Los credos y organizaciones tienen sus respuestas, las organizaciones civiles otras y seguirán haciendo su trabajo, los psicólogos y estudiosos de la cultura tendrán las suyas y en general cada afectado o cada profesionista dará explicaciones al hecho, pero mientras tanto, las resistencias siguen y la cultura del delito se reproduce de nación en nación, de casa en casa y de generación en generación. Y las limitaciones de las políticas públicas se hacen cada vez más claras.  El secreto parece estar en no justificar las resistencias, en no ser laxos con el niño que agrede al interior de un hogar o escuela, en ser críticos con el consumo de alcohol y droga, ser empáticos frente al desempleo, solidario con el menor que sufre o vaga por la calle, exigentes con los comercios que transgreden la norma y no ser condescendiente con el político o líder social que con ambigüedades o deliberadamente introduce en su discurso términos despectivos y agrede. Claros en la exigencia de una sociedad más justa.  El método es comprender las resistencias, comprender para actuar, para aportar microsoluciones en los espacios donde podemos incidir. Minuciosos en la acción educativa, responsables en nuestra conducta y proactivos en promover la no violencia, la construcción de la paz.  La atención a las causas que generan la violencia es todavía una deuda y que además crece. Al margen de quien decida y administre las políticas públicas, mientras existan feminicidios, violaciones, abuso de menores, robo, agresiones en las escuelas, asaltos en carretera, retenes no estatales y una larga lista de problemas y delitos,  se hará evidente que las estrategias para enfrentar los orígenes no han logrado sus metas.  Necesitamos cambiar el rumbo y realmente atender las causas. " ["post_title"]=> string(29) "Violencia. ¿Tiene solución?" ["post_excerpt"]=> string(119) "La atención a las causas que generan la violencia es todavía una deuda que como sociedad debemos realmente atender. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(24) "violencia-tiene-solucion" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-29 08:45:21" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-29 13:45:21" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83816" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#16266 (24) { ["ID"]=> int(83745) ["post_author"]=> string(3) "132" ["post_date"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content"]=> string(7307) "Importa entender por qué tantas personas en casi todos los países están desencantadas y enojadas con su vida y sus gobiernos. El primer paso para el cambio es conocer las causas. Los graves problemas de inseguridad y precariedad económica y patrimonial que sufren millones dieron origen a regímenes que les prometieron terminar con los males que padecen. En algunos casos llevaron al poder a líderes con programas y políticas de derecha y, en otros, de izquierda. El común denominador de ambos tipos de dirigentes es que, una vez instalados en el gobierno, tienden a concentrar el poder y limitar las libertades que son fundamentales para el bienestar personal, colectivo y el progreso. ¿Qué causas dieron origen al gran malestar de nuestros días? Los problemas reales que enfrentaban las economías de los países occidentales dieron lugar a programas de liberación comercial y financiera a partir de los años ochenta del siglo pasado. Durante ese periodo y hasta la primera década del presente siglo la ideología en boga aconsejó libertad plena a los mercados bajo la creencia de que no causarían daños y que había que reducir al mínimo al Estado y los programas sociales para presuntamente promover la responsabilidad personal. Si bien el diagnóstico y la solución eran los indicados, se cayó en excesos que ocasionaron crisis recurrentes y enorme desigualdad. Varios factores influyeron en el auge de lo que se conoce como neoliberalismo: el prestigio de las teorías económicas de las escuelas de Chicago (Milton Friedman) y de Austria (Friedrich Hayek), que pusieron en práctica Ronald Reagan y Margaret Thatcher, e impusieron al mundo mediante el BM y el FMI; el estancamiento e inflación en los países occidentales, agudizado por el embargo petrolero y la cuadruplicación de sus precios, que llevó a niveles sin precedentes las tasas de interés; desplome y desaparición de la Unión Soviética (Rusia), cuya característica fue la planeación central que asfixió a la iniciativa individual e innovación; excesivo endeudamiento de los países pobres. Estos y otros fenómenos dieron como resultado una oleada de recortes al gasto público; desmantelamiento o debilitamiento extremo de los sistemas de bienestar (salud, educación, pensiones, seguridad laboral); privatización indiscriminada de empresas públicas y millones de despidos; extenuación de los sindicatos y de la organización laboral; propagación de procesos productivos y de capitales por todo el mundo, en especial hacia el sudeste de Asia; liberación de los flujos de capital, crisis financieras, fragilidad extrema del sistema bancario y enorme endeudamiento público para rescatar a bancos y empresas, cuya quiebra ocasionaría una hecatombe económica (beneficios públicos, ganancias privadas); conformación de potentes empresas monopólicas. ¿Qué pasó en la vida real? Primero cabe reconocer que el liberalismo económico ha sido una potente plataforma para el crecimiento. De acuerdo con los cálculos de Deirdre N. McCloskey, entre 1800 y el año 2015 la producción por persona en los países liberales creció 3000%. Y, al mismo tiempo que aumentó el bienestar, se expandieron la libertad y los derechos. Sin embargo, fue víctima de su propio éxito al entronizar valores relativos y convertirlos en valores absolutos. Así, la libertad absoluta de los mercados engendró sociedades disfuncionales, altamente desiguales y polarizadas. En los países socialistas ocurrió lo opuesto: pretendieron hacer de la igualdad el valor absoluto y acabaron con la libertad y terminaron empobrecidas. En palabras de Francis Fukuyama: “Una de las ideas centrales del liberalismo es su valorización y protección de la autonomía individual. Ahora bien, ese valor básico puede llevarse demasiado lejos. Para la derecha significaba sobre todo el derecho a comprar y vender libremente, sin interferencias del Estado. Esta idea, llevada al extremo, convirtió el liberalismo económico en “neoliberalismo”… provocando desigualdades monstruosas… Para la izquierda, la autonomía significaba autonomía personal en relación con las decisiones y valores vitales y la oposición a las normas morales impuestas por la sociedad circundante. En este sentido, el liberalismo empezó a erosionar su propia premisa de tolerancia a medida que evolucionaba para convertirse en la política de identidad moderna…”. El liberalismo y sus desencantados. Es así como la erosión del liberalismo político clásico y su mutación al neoliberalismo provocó una oleada populista en las sociedades modernas. Este tránsito no fue indoloro: el neoliberalismo ocasionó la pérdida de empleos, modos de vida, estatus, reconocimiento social, desencanto, frustración, enfermedad y muerte. La otra cara de la moneda es la de fortunas inconmensurables: hombres y empresas tan inconmensurablemente ricas que rivalizan con el poder de los Estados. Así, por ejemplo, varias empresas tecnológicas tienen un valor de mercado que sobrepasa a la producción anual de México. Y son tan poderosas que han inclinado los sistemas políticos y legales para favorecer sus intereses, en determinado del bienestar público. Si el neoliberalismo socava a la democracia liberal mediante el dinero, el populismo propone la concentración del poder político en el Ejecutivo, como el reverso de la medalla, que a la postre ahoga las libertades individuales y políticas. Ambos han erosionado a la democracia liberal, entendida como el sistema de leyes, instituciones y contrapesos para limitar el poder, cualquiera que sea su origen. El liberalismo político ha sido más eficaz para evitar la concentración del poder político, pero menos capaz para controlar el poder económico de las grandes empresas, que también se ha convertido en poder político y ha menguado la autonomía y la libertad individual. Ambos ponen en peligro el bien común y la prosperidad. El desafío de la democracia liberal es, por tanto, limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. El liberalismo nace como medio para limitar el poder y la arbitrariedad del soberano y garantizar la vida de los súbditos, así como para lograr la paz ante la intolerancia religiosa. Con el tiempo evolucionó para transformarse en el sistema que aspira a limitar cualquier tipo de poder y dar paso a la pluralidad y la diversidad, sin menoscabo de la tolerancia. Hoy nuevamente el liberalismo político puede ser el instrumento requerido para lograr profundos cambios en la distribución del poder económico y político, así como para recuperar el valor de la tolerancia. ¿Los liderazgos políticos y empresariales están a la altura del cambio? Como antaño, se trata de preservar la vida ante el interés económico y la autonomía personal y libertad ante el poder político." ["post_title"]=> string(31) "Del neoliberalismo al populismo" ["post_excerpt"]=> string(102) "El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”. " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(31) "del-neoliberalismo-al-populismo" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-09-27 09:57:58" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-09-27 14:57:58" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=83745" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(55) ["max_num_pages"]=> float(28) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "c1b4e366f01f29b97e238c654337f606" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }
Del neoliberalismo al populismo

Del neoliberalismo al populismo

El desafío de la democracia liberal es limitar el poder del capital y de los “hombres fuertes”.

septiembre 27, 2022

Violencia. ¿Tiene solución?

La atención a las causas que generan la violencia es todavía una deuda que como sociedad debemos realmente atender.

septiembre 29, 2022




Más de categoría
Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Se le complica Ayotzinapa a López Obrador

Cuando parecía que el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa tomaba una ruta aceptable, un movimiento de...

septiembre 30, 2022
¿Qué es la verdad?

¿Qué es la verdad?

La “verdad” es la conclusión a la que se llega al interpretar una porción de la realidad conceptual y...

septiembre 30, 2022

Caso Ayotzinapa

Recientemente se cumplieron ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural de...

septiembre 29, 2022

Lo Mejor de la 4T

El primer informe como presidente municipal de la primera mujer que gana una elección en el municipio trae la...

septiembre 29, 2022