CASO MARIANA SÁNCHEZ

Mariana, de 24 años, había hecho lo que solo una de cada 10 mujeres hacen en México: poner una denuncia, alertar a las autoridades. Llevaba cinco meses trabajando en prácticas en centro de salud público de la...

9 de febrero, 2021

Mariana, de 24 años, había hecho lo que solo una de cada 10 mujeres hacen en México: poner una denuncia, alertar a las autoridades. Llevaba cinco meses trabajando en prácticas en centro de salud público de la comunidad marginal Nueva Palestina (zona zapatista de Ocosingo).

Desde que la trasladaron en agosto de 2020, le había contado a su madre el infierno que vivía. Después de que una noche de noviembre un compañero borracho forzara su cuarto para abusar de ella, acudió a la policía y puso una demanda por acoso y abuso sexual. El 28 de enero apareció su cadáver ahorcado en la puerta del dormitorio.

Autoridades omisas

Ante la evidencia del cadáver, el dictamen de las autoridades fue el recurrente: suicidio. “Muerte por asfixia secundaria por ahorcamiento. Sin signos de violencia ni agresión sexual”, señaló el primer informe del forense.

La Fiscalía de Chiapas no era la única institución que conocía de primera mano el terror que soportó Mariana Sánchez. La joven también interpuso una queja en noviembre ante la Universidad Autónoma de Chiapas, responsable de su educación en los últimos meses prácticos de su carrera. Sus amigos y compañeros han denunciado en medios locales la indiferencia de ambas instituciones y en una marcha con más de 300 personas en la localidad de San Cristóbal de las Casas, denunciaron a gritos la indiferencia de las autoridades este fin de semana.

El lunes 1 de febrero, Olga Sánchez Cordero denunció lo sucedido y pidió se investigue el caso de Mariana con perspectiva de género, como exige el protocolo ante la muerte violenta de una mujer. La carpeta ha pasado a plantear la hipótesis de feminicidio una vez que las protestas han escalado al debate público nacional. “Esta situación nos indica que todavía falta un camino largo en combatir y erradicar esta violencia”, dijo Sánchez Cordero durante la conferencia de prensa matutina.

Estadísticas fatales

En Chiapas fueron asesinadas el año pasado 70 mujeres: 29 reconocidas como feminicidios y 41 como homicidios, según cifras estatales. Encabezan estos delitos Morelos, Colima y Nuevo León (hasta agosto de 2020), según la tasa por habitante. Los altos índices de impunidad, con menos de un 10% de sentencias condenatorias en estos delitos, colocan a los crímenes de género como un asunto de seguridad nacional.

En México se estima que son asesinadas 10 mujeres al día, pero el diagnóstico de la violencia machista es impreciso e imposible de determinar. En los primeros seis meses de 2020, México registró 1844 homicidios dolosos de mujeres, 10 más que durante el mismo periodo del año anterior. Los feminicidios han aumentado cada año desde que el Instituto Nacional de Estadística empezó a contar hace más de tres décadas.

De acuerdo con información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el municipio con más feminicidios en 2020 fue Juárez, Chihuahua, con 19 casos; seguido de Tijuana, Baja California (18), y Monterrey, Nuevo León (17).

Postura de su madre

Lourdes Dávalos Ábrego, madre de la doctora Mariana Sánchez Dávalos, asegura que la Fiscalía del Estado incineró a su hija “sin su consentimiento (…) A mí nadie me preguntó si la iban a cremar. Yo no ordené nada para que la cremaran, sin embargo, fueron cuestiones de tiempo… en el velatorio solamente me dio tiempo de despedirla y vi que había mucha prisa”.

Lourdes Dávalos manifestó que, desde antes de noviembre, su hija ya le había platicado que recibía ataques, acoso sexual e intimidación por parte de uno de sus compañeros en la clínica. Asimismo, Mariana solicitó varias veces un cambio de residencia ante la directora de la Facultad de Medicina Humana Campus II, Ana María Flores García, de la Universidad Autónoma de Chiapas; quien jamás atendió ninguna de sus peticiones.

Carlos Hugo Tondopó Hernández, abogado de María de Lourdes Dávalos, dijo que el hombre que acosaba a Mariana está identificado, pero “es una información que tenemos reservada todavía. Sí hay situaciones graves, de acoso, pero queremos llevarlo con el sigilo necesario en una cultura de legalidad para que las autoridades trabajen. No podemos permitir que en este asunto haya violaciones procesales” que después provocan la liberación de culpables.

Postura oficial

“Se reforzarán vínculos institucionales para asegurar que estudiantes de Medicina y personas servidoras públicas a cargo de programas de educación cuenten con herramientas necesarias para prevenir, denunciar y/o atender cualquier caso de violencia de género”. Es la postura de la Secretaría de Salud.

Esta situación de Mariana nos indica que todavía falta un camino muy largo de combatir y erradicar esta violencia (…) Desde el principio, en su primer contacto, ella sufrió nuevamente violencia y por supuesto la recriminalización de estas autoridades hacia su persona” dijo la titular de la Segob, Olga Sánchez Cordero.

Protestas

Con el objetivo de exigir justicia y obtener el esclarecimiento en el feminicidio de su compañera Mariana de Lourdes Sánchez Dávalos, estudiantes de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) anunciaron este domingo, a través de una carta dirigida a la universidad, un paro de carácter inmediato e indefinido. La comunidad universitaria, exigió a las autoridades “tomar acciones en contra de quienes habrían hecho caso omiso a las denuncias” de Mariana, Médico Pasante del Servicio Social (MPSS).

Se unen senadoras

Senadoras de todos los grupos parlamentario exhortaron a la Fiscalía General del Estado de Chiapas que se investigue, esclarezca y deslinden responsabilidades por el antecedente de denuncia por agresión sexual que presentó Mariana Sánchez, hallada sin vida después.

A través de un pronunciamiento las legisladoras y el senador de Morena, Martí Batres, también hizo un llamado a las autoridades para que el seguimiento de la carpeta de investigación por el delito de feminicidio se realice con perspectiva de género.

Indignante

El video de un maestro de la UNACH circula en plataformas digitales, generando indignación por el hecho de que se exprese así de las alumnas; especialmente después del caso de Mariana:

“Le daban chance porque no había a quién abrazar, pero a mí me tocaban las mujeres y las mujeres le cerraban el ojito al maestro, les sonreían y ya sabes. Y luego dicen ¡por qué las matan!”, palabras de Héctor Alonso Álvarez Chang, director de la materia de obstetricia de la Facultad donde estudió la joven, Medicina Humana de la Universidad Autónoma de Chiapas.

Comentarios

Google-news
object(WP_Query)#18567 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61359) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(61359) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18565 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18544 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18540 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "25-04-2022" ["before"]=> string(10) "23-05-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(467) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-04-25 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-05-23 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (61359) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(78914) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 11:09:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:09:00" ["post_content"]=> string(9605) "Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados resulta desesperanzador, pues convierte la existencia en un sinsentido.  Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, existen espacios de maniobra para que la voluntad humana sea ejercida.  Si pienso en la mera posibilidad de la existencia de un destino preestablecido, lo que me vienen son unas cuantas preguntas elementales:  ¿Por qué alguien determinó que naciera una Marie Curie, un Albert Einstein, un Pablo Picasso, un Lionel Messi, una Malala Yousafzai o una Sor Juana Inés de la Cruz… mientras que esa misma inteligencia cósmica determinó que yo fuese… “solamente” yo?  ¿Bajo qué criterio se le asignan a algunos seres humanos destinos ejemplares y transformadores de su entorno, a otros se les castiga con vidas miserables de profundo sufrimiento, mientras que a la mayoría se nos condena a existencias anodinas, caracterizadas por la trivialidad y la irrelevancia? Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados e inmutables no sólo me parece inverosímil sino sobre todo desesperanzador. Imaginar que mi vida está irremediablemente atada a un argumento inamovible y, escrito por algo o por alguien, con un  propósito oscuro y desconocido para mí en el cual, lejos de ser un participante activo en mi propio futuro, soy como el personaje de un videojuego que sube y baja a capricho de una fuerza controladora e incomprensible, me hace sentir que la existencia carece por completo de sentido y fundamento.  Esta manera prescriptiva de crear historias ni siquiera es una buena técnica para escribir una novela. Por más que se considere al autor como creador del universo literario que narra, incluso ahí es mucho más emocionante encararlo como descubridor de lo que los personajes hacen, respetando sus acciones y decisiones en función del carácter y temperamento del propio personaje,  que como preceptor que ordena las circunstancias y controla el futuro de todos según su capricho. A fin de cuentas, no olvidemos que el autor, por más “dios” de su mundo que se crea, depende del lector para que su trabajo tenga sentido, y éste sólo habrá de interesarse en lo que el autor dice en la medida en que las acciones y sentimientos descritos se correspondan con la lógica interna de la existencia en la que vive el lector. Si quien recibe la obra literaria no consigue mirarse en el espejo de lo narrado, el autor se quedará sólo con su creación, convirtiéndola en un paraje estéril y yermo. El autor requiere que sus personajes se expresen con verdad, aun cuando ésta no se corresponda con la “verdad” propia, tanto como los personajes necesitan del aliento de vida que les otorgan las palabras y artilugios narrativos de los que los provee el autor.    Para esa inteligencia cósmica, como quiera que cada quien decida llamarla, tendría que ser muy aburrido presenciar a lo largo de la eternidad miles de millones de películas que ya vio y vivir preso de un spoiler perpetuo.  Si no estoy habilitado para influir en lo que me sucede, si no soy capaz de aplicar en mi existencia y mi interacción con otros un poco de creatividad y si además las consecuencias de todos nuestros actos están ya predeterminadas, ¿qué sentido tiene cualquier experiencia?  En la Grecia clásica el destino lo marcaba todo. El oráculo expresaba de forma enigmática los retos que el individuo consultante habría de enfrentar de forma inevitable y en muchas ocasiones la vida entera era una lucha perdida de antemano contra ese destino del que no se podía escapar.  Tetis, diosa griega relacionada con el mar, recibió la profecía de que su hijo, Aquiles, podría tener una larga vida pero aburrida, o gloriosa pero corta, y por más que trató de protegerlo para que no muriese joven, tal y como el oráculo indicaba, no pudo evitar que el impetuoso guerrero marchase a la guerra de Troya en busca de su destino, donde efectivamente murió como consecuencia de una flecha envenenada que dio en su único punto vulnerable: el talón.  El caso más dramático del universo clásico es quizá el de Edipo, cuyos padres, Layo y Yocasta, recibieron la terrible profecía del Oráculo de Delfos de que su hijo mataría a su padre, se casaría con su madre y usurparía el trono de Tebas. Para evitar ese perturbador destino trataron de matar a Edipo siendo bebé, pero el destino inexorable conspiró para que sobreviviera y provocó que muchos años después, sin saber que lo era, Edipo matara a su padre en un duelo callejero, se casara con su madre y se convirtiera en rey de Tebas para terminar sacándose los ojos cuando se enteró de la verdad.   El destino para los griegos era ineludible; sin embargo, desde nuestra perspectiva actual, si el devenir traducido en infinidad de vivencias no deriva en un aprendizaje que influya en nuestras decisiones y resultados posteriores, ¿cuál podría ser la motivación para levantarse cada mañana? Si la conciencia que tengo de mi propio ser y de mis acciones no me faculta para participar en el diseño de mi ruta existencial, ¿qué sentido tiene que exista el concepto de bueno o malo, de correcto o incorrecto? Y, en última instancia, ¿qué sentido tendría existir?  Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, en efecto condicionan nuestra vida de manera muy importante. El país en que nacemos, la familia que nos acoge, el credo religioso e ideologías que estructuran nuestro carácter, las condiciones culturales, económicas y sociales en que estamos inmersos, todo ello nos ubica dentro de una serie de estructuras que muchas veces nos marcan de manera definitiva.  Sin embargo no estamos completamente indefensos ante esta manera de experimentar el destino y, como metáfora de ficción, me gustaría tomar como ejemplo a Coleman Silk, el personaje central de la novela de Philip Roth, La mancha humana.   Este personaje, aunque azarosamente de piel blanca, era descendiente de una genealogía de raza negra que en tiempos remotos habían llegado a América como esclavos. Ser de raza negra en los Estados Unidos de la primera mitad del siglo XX implicaba una amplia gama de limitaciones en todos los sentidos, desde el tipo de educación que podía recibir, la clase de parejas a las que podía aspirar, la calidad de trabajos que podría obtener, entre muchas otras. Por eso Coleman, que se siente preso de la realidad que le tocó vivir, decide desafiar ese destino para construirse uno alternativo: rompe con su pasado, rompe todo contacto con su familia –con sus padres, con sus hermanos, a quienes jamás vuelve a ver–, con su linaje negro y se inventa una vida nueva aprovechando su apariencia convencional a partir de la cual su secreto era imperceptible al grado de que ni esposa, Iris Gitterman, de origen ruso y judío, nunca supo la verdad.  De este modo Coleman, que de pronto comprendió “la facilidad con que la vida puede ser una cosa en vez de otra1”, asumió una identidad como blanco, huérfano, judío y catedrático universitario especializado en literatura griega clásica. Como afirma en alguna parte de la novela el propio narrador: no se podía tener una vida más de blanco, y gracias a ello consiguió derrotar a su destino, aunque, desde luego, no sin pagar un alto precio por ello.  Aun cuando todos hemos vivido momentos y circunstancias inexplicables que sólo parecen comprenderse desde la predestinación, no parece que la existencia esté realmente dictada a partir de un destino absoluto y predeterminado. Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, todo parece indicar que existe un espacio de maniobra en el cual la voluntad humana puede ser ejercida. Pero continuaremos con esta exploración en la próxima entrega, donde exploraremos las implicaciones del azar.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Roth, Philip, La mancha humana, Primera Edición, México, Debolsillo-Penguin Random House, 2018, Pág. 159" ["post_title"]=> string(37) "Desde la perspectiva del destino puro" ["post_excerpt"]=> string(189) "Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, condicionan nuestra vida de manera muy importante." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "desde-la-perspectiva-del-destino-puro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 11:13:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:13:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78914" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18480 (24) { ["ID"]=> int(79041) ["post_author"]=> string(2) "62" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-18 10:49:04" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-18 15:49:04" ["post_content"]=> string(6885) "Filtraciones, politiquería barata, show mediático, golpeteo político, ocultamiento de información, impunidad, ineptitud de la fiscalía, revictimización y una profunda crisis sistémica en materia de seguridad para las mujeres, es el resultado evidente del doloroso caso del feminicidio de Debanhi Escobar Bazaldúa, desaparecida el pasado 9 de abril y localizada muerta en una cisterna del Hotel Nueva Castilla, el pasado 21 de abril en Escobedo (Nuevo León).  La imagen viral de Debanhi abandonada a su suerte en la carretera a Nuevo Laredo por el taxista que debió transportarla a su casa, después que sus supuestas amigas se deshicieran de ella, es un retrato brutal de la deshumanización en estos tiempos. El caso del feminicidio ocurrió en el estado de Nuevo León gobernado por el polémico mandatario Samuel García, emanado del partido político Movimiento Ciudadano (MC). El exsenador es un personaje superfluo, más cercano a la farándula, pero que logró el triunfo electoral gracias al apoyo de importantes sectores empresariales y sobre todo al sui géneris electorado regiomontano.  La entidad norteña enfrenta una crisis de desapariciones de mujeres que se han hecho más visibles desde el caso doloroso de la adolescente de 18 años. El escalamiento en los desastres de la fiscalía neoleonesa, las contradicciones en la investigación, la cobertura mediática más tendenciosa al show que a la búsqueda de la justicia, hizo que el caso fuera emblemático a nivel nacional e internacional. El feminicidio de la joven se suma a muchos ocurridos en todos los estados del país, por lo que una alerta de género nacional debería imponerse ante la cruda realidad cotidiana. El increíble actuar de la Fiscalía de Nuevo León es una radiografía de la crisis sistémica del poder judicial de los estados que no pueden ni les interesa, investigar las desapariciones, homicidios y delitos que laceran a la mayoría de los mexicanos, en especial a las mujeres que son un grupo vulnerable desde los tiempos neoliberales y en el presente régimen morenista. Es una tradición macabra que cuando un caso trasciende a nivel nacional, se busque darle “carpetazo” para evitar exhibir la podredumbre del sistema judicial en los estados. Además de la tragedia ocurrida para las féminas, el sistema les revictimiza con tal de no cambiar nada, a pesar de la ola de feminicidios que ocurren en el país, el presupuesto para justicia no aumenta, en medio de un discurso patriarcal profundamente incrustado en el sistema judicial.  El desaseo en las investigaciones ya produjo la renuncia de dos subsecretarios de la fiscalía estatal, además de enfrentamientos entre el fiscal Gustavo Adolfo Guerrero con el gobernador García. Así como la realización de una segunda autopsia pagada por el padre de Debanhi, Mario Escobar, donde se asegura que su hija murió por múltiples traumatismos cráneo encefálico y que sufrió abuso sexual. Ante el desastre que ha sido el inicio del gobierno de Samuel García, el presidente Andrés Manuel López Obrador, acudió a la poderosa entidad económica a apoyar en el caso de Debanhi y en la crisis hídrica que ya afecta a la mayoría de la población. En esa visita al estado, Mario Escobar y su esposa se reunieron con el presidente el pasado 13 de mayo, donde se acordó que la federación apoye en el caso, ante los terribles errores de la fiscalía local que en un principio, buscó presentar la muerte de la joven como un accidente.  En el clímax de los eventos desafortunados fue la filtración de la segunda autopsia por parte de la fiscalía a un periódico español y al noticiero de la conductora Azucena Uresti que demostró la vileza de algunos medios que privilegian el show mediático, sin importarles las víctimas y sus familiares. El calvario de Mario Escobar, padre de Debanhi, es representativo del peregrinar trágico que los familiares o amigos de una mujer desaparecida deben enfrentar para poder localizarlas o para recuperar sus restos mortales en el peor de los casos. La falta de interés de los ministerios públicos, la minimización de la tragedia, los lugares comunes del “se fue con el novio”, la falta de peritos empáticos, o la simple ausencia de estos, hacen que iniciar una denuncia sea una nueva pesadilla en medio de una situación que ya es insoportable. En todo México no existen grupos de especialistas que atiendan los múltiples delitos cometidos contra las mujeres, ante la ola de desapariciones, deberían existir grupos de mujeres especialistas que acompañen los procesos de investigación y seguimiento en las búsquedas de desaparecidas. El enfoque de género es nulo o casi inexistente en cada investigación que se realiza en un presunto feminicidio, desaparición, violación o agresiones sexuales. La inseguridad nacional pegó en un caso que se hizo simbólico de la derrota de los gobiernos federales, estatales y locales en materia de protección a sus mujeres que según estadísticas fatales; 11 mujeres son asesinadas cada día, con una impunidad del 95 por ciento de los casos. A muchos de los medios de comunicación poco les interesa ser éticos o apegarse a algún manual de estilo que evite hacer un show mediático, en otras ocasiones parecen estar más cercanos al poder estatal. Las mujeres sienten estar sentenciadas a ser víctimas impunes de violencia intrafamiliar, abuso sexual, secuestro o desaparición forzada. El sistema patriarcal ha propiciado un ambiente social que ha normalizado el machismo y el clasismo enraizado en la psique social del mexicano. Ningún partido político histórico, ni el régimen morenista, mucho menos los gobiernos emanados de MC, han sabido o querido frenar la ola de violencia que padece el país, en especial la vulnerabilidad de las mujeres que desde antes de la pandemia eran un grupo social dominado ante los poderes económicos y ahora, con los feminicidios desatados, representan el más lacerante estigma de impunidad y olvido. El sistema judicial mexicano le ha fallado históricamente a sus mujeres." ["post_title"]=> string(42) "El trágico y emblemático caso de Debanhi" ["post_excerpt"]=> string(73) "El sistema judicial mexicano le ha fallado históricamente a sus mujeres." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(40) "el-tragico-y-emblematico-caso-de-debanhi" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-18 10:49:04" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-18 15:49:04" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=79041" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18562 (24) { ["ID"]=> int(78914) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-05-13 11:09:00" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:09:00" ["post_content"]=> string(9605) "Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados resulta desesperanzador, pues convierte la existencia en un sinsentido.  Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, existen espacios de maniobra para que la voluntad humana sea ejercida.  Si pienso en la mera posibilidad de la existencia de un destino preestablecido, lo que me vienen son unas cuantas preguntas elementales:  ¿Por qué alguien determinó que naciera una Marie Curie, un Albert Einstein, un Pablo Picasso, un Lionel Messi, una Malala Yousafzai o una Sor Juana Inés de la Cruz… mientras que esa misma inteligencia cósmica determinó que yo fuese… “solamente” yo?  ¿Bajo qué criterio se le asignan a algunos seres humanos destinos ejemplares y transformadores de su entorno, a otros se les castiga con vidas miserables de profundo sufrimiento, mientras que a la mayoría se nos condena a existencias anodinas, caracterizadas por la trivialidad y la irrelevancia? Pensar en el destino como una serie de acontecimientos predeterminados e inmutables no sólo me parece inverosímil sino sobre todo desesperanzador. Imaginar que mi vida está irremediablemente atada a un argumento inamovible y, escrito por algo o por alguien, con un  propósito oscuro y desconocido para mí en el cual, lejos de ser un participante activo en mi propio futuro, soy como el personaje de un videojuego que sube y baja a capricho de una fuerza controladora e incomprensible, me hace sentir que la existencia carece por completo de sentido y fundamento.  Esta manera prescriptiva de crear historias ni siquiera es una buena técnica para escribir una novela. Por más que se considere al autor como creador del universo literario que narra, incluso ahí es mucho más emocionante encararlo como descubridor de lo que los personajes hacen, respetando sus acciones y decisiones en función del carácter y temperamento del propio personaje,  que como preceptor que ordena las circunstancias y controla el futuro de todos según su capricho. A fin de cuentas, no olvidemos que el autor, por más “dios” de su mundo que se crea, depende del lector para que su trabajo tenga sentido, y éste sólo habrá de interesarse en lo que el autor dice en la medida en que las acciones y sentimientos descritos se correspondan con la lógica interna de la existencia en la que vive el lector. Si quien recibe la obra literaria no consigue mirarse en el espejo de lo narrado, el autor se quedará sólo con su creación, convirtiéndola en un paraje estéril y yermo. El autor requiere que sus personajes se expresen con verdad, aun cuando ésta no se corresponda con la “verdad” propia, tanto como los personajes necesitan del aliento de vida que les otorgan las palabras y artilugios narrativos de los que los provee el autor.    Para esa inteligencia cósmica, como quiera que cada quien decida llamarla, tendría que ser muy aburrido presenciar a lo largo de la eternidad miles de millones de películas que ya vio y vivir preso de un spoiler perpetuo.  Si no estoy habilitado para influir en lo que me sucede, si no soy capaz de aplicar en mi existencia y mi interacción con otros un poco de creatividad y si además las consecuencias de todos nuestros actos están ya predeterminadas, ¿qué sentido tiene cualquier experiencia?  En la Grecia clásica el destino lo marcaba todo. El oráculo expresaba de forma enigmática los retos que el individuo consultante habría de enfrentar de forma inevitable y en muchas ocasiones la vida entera era una lucha perdida de antemano contra ese destino del que no se podía escapar.  Tetis, diosa griega relacionada con el mar, recibió la profecía de que su hijo, Aquiles, podría tener una larga vida pero aburrida, o gloriosa pero corta, y por más que trató de protegerlo para que no muriese joven, tal y como el oráculo indicaba, no pudo evitar que el impetuoso guerrero marchase a la guerra de Troya en busca de su destino, donde efectivamente murió como consecuencia de una flecha envenenada que dio en su único punto vulnerable: el talón.  El caso más dramático del universo clásico es quizá el de Edipo, cuyos padres, Layo y Yocasta, recibieron la terrible profecía del Oráculo de Delfos de que su hijo mataría a su padre, se casaría con su madre y usurparía el trono de Tebas. Para evitar ese perturbador destino trataron de matar a Edipo siendo bebé, pero el destino inexorable conspiró para que sobreviviera y provocó que muchos años después, sin saber que lo era, Edipo matara a su padre en un duelo callejero, se casara con su madre y se convirtiera en rey de Tebas para terminar sacándose los ojos cuando se enteró de la verdad.   El destino para los griegos era ineludible; sin embargo, desde nuestra perspectiva actual, si el devenir traducido en infinidad de vivencias no deriva en un aprendizaje que influya en nuestras decisiones y resultados posteriores, ¿cuál podría ser la motivación para levantarse cada mañana? Si la conciencia que tengo de mi propio ser y de mis acciones no me faculta para participar en el diseño de mi ruta existencial, ¿qué sentido tiene que exista el concepto de bueno o malo, de correcto o incorrecto? Y, en última instancia, ¿qué sentido tendría existir?  Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, en efecto condicionan nuestra vida de manera muy importante. El país en que nacemos, la familia que nos acoge, el credo religioso e ideologías que estructuran nuestro carácter, las condiciones culturales, económicas y sociales en que estamos inmersos, todo ello nos ubica dentro de una serie de estructuras que muchas veces nos marcan de manera definitiva.  Sin embargo no estamos completamente indefensos ante esta manera de experimentar el destino y, como metáfora de ficción, me gustaría tomar como ejemplo a Coleman Silk, el personaje central de la novela de Philip Roth, La mancha humana.   Este personaje, aunque azarosamente de piel blanca, era descendiente de una genealogía de raza negra que en tiempos remotos habían llegado a América como esclavos. Ser de raza negra en los Estados Unidos de la primera mitad del siglo XX implicaba una amplia gama de limitaciones en todos los sentidos, desde el tipo de educación que podía recibir, la clase de parejas a las que podía aspirar, la calidad de trabajos que podría obtener, entre muchas otras. Por eso Coleman, que se siente preso de la realidad que le tocó vivir, decide desafiar ese destino para construirse uno alternativo: rompe con su pasado, rompe todo contacto con su familia –con sus padres, con sus hermanos, a quienes jamás vuelve a ver–, con su linaje negro y se inventa una vida nueva aprovechando su apariencia convencional a partir de la cual su secreto era imperceptible al grado de que ni esposa, Iris Gitterman, de origen ruso y judío, nunca supo la verdad.  De este modo Coleman, que de pronto comprendió “la facilidad con que la vida puede ser una cosa en vez de otra1”, asumió una identidad como blanco, huérfano, judío y catedrático universitario especializado en literatura griega clásica. Como afirma en alguna parte de la novela el propio narrador: no se podía tener una vida más de blanco, y gracias a ello consiguió derrotar a su destino, aunque, desde luego, no sin pagar un alto precio por ello.  Aun cuando todos hemos vivido momentos y circunstancias inexplicables que sólo parecen comprenderse desde la predestinación, no parece que la existencia esté realmente dictada a partir de un destino absoluto y predeterminado. Sin dejar de lado los contextos que nos condicionan, todo parece indicar que existe un espacio de maniobra en el cual la voluntad humana puede ser ejercida. Pero continuaremos con esta exploración en la próxima entrega, donde exploraremos las implicaciones del azar.   Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir 1 Roth, Philip, La mancha humana, Primera Edición, México, Debolsillo-Penguin Random House, 2018, Pág. 159" ["post_title"]=> string(37) "Desde la perspectiva del destino puro" ["post_excerpt"]=> string(189) "Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino, condicionan nuestra vida de manera muy importante." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(37) "desde-la-perspectiva-del-destino-puro" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-05-13 11:13:37" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-05-13 16:13:37" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=78914" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "649a24adf0554e73d8bd67a2ce59cfd1" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Desde la perspectiva del destino puro

Es innegable que dentro de nuestra existencia particular nacemos inmersos en una serie de contextos que si bien no califican como destino,...

mayo 13, 2022

El trágico y emblemático caso de Debanhi

El sistema judicial mexicano le ha fallado históricamente a sus mujeres.

mayo 18, 2022




Más de categoría
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Índice de Estado de Derecho en México 2021 – 2022

Para nadie es un secreto que el Estado de derecho es uno de los grandes pendientes que han dejado...

mayo 20, 2022
El sinsentido del azar

El sinsentido del azar

El azar y la casualidad, existan o no, están fuera de nuestro ámbito de control. La incertidumbre es...

mayo 20, 2022
De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

De Frente Y Claro | RETROCESO EN EL ESTADO DE DERECHO

Sin Estado de Derecho es muy difícil que un gobierno pueda hacer cumplir las leyes.

mayo 19, 2022

Colectivo “Rescatemos al Río Pesquería” de Nuevo León exigen a CONAGUA intervenir en el saneamiento  

Raymundo Hernández Alvarado mencionó que el Colectivo integrado por un grupo de ciudadanos se formó en los albores del...

mayo 19, 2022