BREVIARIO del CORONAVIRUS

La pandemia ocasionada por el SARS-Co-V-2, también conocida como COVID – 19, ha causado una serie de efectos devastadores a los diversos círculos sociales de nuestro país. Uno de los más lamentables es el emocional, que se...

4 de marzo, 2021 BREVIARIO del CORONAVIRUS

La pandemia ocasionada por el SARS-Co-V-2, también conocida como COVID – 19, ha causado una serie de efectos devastadores a los diversos círculos sociales de nuestro país. Uno de los más lamentables es el emocional, que se refleja en la confusión e inseguridad producida cuando no es posible ver al enemigo ni tienes la confianza de que alguna autoridad esté enfocando sus esfuerzos para encontrar una solución a toda la serie de inquietudes e incertidumbres que se han generado desde el inicio de la pandemia. Al enfermar, es horrible la espera que define la gravedad de tu caso y más cuando se dificulta la atención médica que, se supone, todos deberíamos tener. Pero lo peor de todo son las mentiras políticas que se han ensañado en forma criminal y han enviciado la comunicación a una incredibilidad descomunal.

El objetivo fundamental de este Breviario es proveer información básica para que el lector tenga un mejor entendimiento acerca de las infecciones causadas por este patógeno. En estas líneas se pretende hacer una síntesis de los conocimientos básicos descritos en la literatura especializada, donde en ocasiones se ha procurado evitar la terminología científica, tratando de presentar la información en una forma simple y directa, sin lenguaje mañanero. 

Características Generales. Los virus no se consideran seres vivos sino agregados moleculares de ácidos nucleicos (DNA o RNA) y proteínas. Son extremadamente pequeños y no es factible observarlos con un microscopio óptico sino con uno más poderoso como el electrónico. De tal manera que no es posible saber acerca de su presencia, sino cuando ha causado alguna infección. Sin embargo, se sabe que solo pueden vivir algunas horas (de ocho a 50) en determinados medios ambientes; el problema existencial que tienen es que deben encontrar rápido una célula; de lo contrario corren el riesgo de desnaturalizarse (no pueden morir porque nunca estuvieron vivos). Los virus no realizan reacciones metabólicas, su única función y objetivo es encontrar una célula para infectarla. Esto se convierte en una ventaja enorme para nosotros, ya que si somos capaces de evitar que el virus se pose o invada las células de nuestras mucosas (ojos, nariz y boca) estaremos en posibilidad de evitar la infección. Nuestra herramienta para realizar esta tarea es el cubrebocas porque actúa como una barrera física impidiendo el acceso del virus. Debemos usarlo y checar siempre que siempre se conserve en buen estado.

En numerosas ocasiones se han reportado individuos que poseen el virus pero que no manifiestan síntomas graves. Estos casos se les conoce como asintomáticos y son verdaderamente riesgosos porque ni ellos mismos saben que están infectados y pueden esparcir el virus en su medio ambiente. Al hablar liberamos sin desearlo pequeñas y finas gotas de líquido llamadas aerosoles. Estas partículas son un vehículo excelente para que los virus se diseminen porque se pueden proyectar a cualquier parte del medio ambiente y contaminarnos. Nuevamente contamos con una ventaja formidable que consiste en mantener una sana distancia de dos metros, lo cual reduce sustancialmente la posibilidad de contaminarnos.

Los virus son muy antiguos, existen claras evidencias de que han atacado todo tipo de células desde hace miles de años produciendo enfermedades como la viruela, la rabia, el virus del mosaico del tabaco, la poliomielitis, etc. El hombre ha sido siempre la víctima que ha tenido que esperar hasta que los virus completen sus ciclos. Desde tiempos inmemoriales, los antiguos han considerado a los virus como un enemigo formidable. Cuando el latín era la lengua más difundida, alguien intuyó el gran riesgo y decidió referirse a los virus como: un fluido venenoso. Obviamente el autor no tenía ninguna idea de la virología, pero vislumbró la terrible amenaza que esto significaba.1

Funciones. El virus se encuentra suspendido en el medio ambiente y una vez que ha invadido una célula, ésta es penetrada por el polímero de ácido nucleico que, automáticamente, toma el control de las reacciones celulares para imponer la síntesis de moléculas del virus. El virus utiliza la energía y la organización celular para reproducir su propia estirpe molecular y reproducirse en gran cantidad, causando una sintomatología que puede ser leve o tener un desenlace fatal. Los virus son verdaderos parásitos que atacan células de animales, plantas y humanos. En forma espectacular también atacan a algunas células bacterianas, en cuyo caso se llaman bacteriófagos.

Los virus tienen la gran ventaja de poseer un alto índice de mutación, es decir, suelen alterar sus genomas en forma natural o inmediatamente después de haber inyectado su material nuclear. Esto lo podemos observar fácilmente con el virus de la gripe que a menudo nos azota cada fin de año. Cada vez que aparece es una cepa diferente que nos trae una sintomatología distinta, lo cual hace necesaria la vacunación con el fin de minimizar los síntomas que la cepa viral en turno trae cada invierno. En el caso de la actual pandemia con el SARS CoV-2 se han caracterizado por lo menos ocho diferentes mutantes o variedades que obviamente tendrán diferentes sintomatologías y efectos. Esta es una gran incógnita porque se ignora cuándo va a disminuir o a terminar la capacidad de mutación y, por ende, acabar con esta desgracia.

La vacunación es la acción de aplicar un principio activo en nuestro cuerpo con el fin de producir anticuerpos que nos ayuden a minimizar la sintomatología, o sea, disminuir las molestas reacciones que presenta nuestro cuerpo cuando es invadido por alguna molécula extraña o tóxica. Las vacunas de ninguna manera son la cura de ninguna infección. Son paliativos para que nuestro cuerpo tenga una fácil recuperación y en ocasiones los anticuerpos son producidos permanentemente en nuestro cuerpo, lo cual significa una gran protección. En el caso del SARS ese es uno de los principales problemas: los anticuerpos producidos se desnaturalizan o se degradan, no suelen durar mucho tiempo. La consecuencia inmediata es que la protección no dura mucho tiempo, y si dura, no es muy confiable. Por eso existen muchas reinfecciones.2 

Después de haber adquirido las vacunas es importantísimo que los pacientes vuelvan a sus precauciones habituales sin confiarse, sin descuidar su autoprotección. La otra gran precaución que deben tomar en cuenta es el lavado de las manos, la razón es muy simple, los virus están dispersos en el ambiente y nosotros no los podemos ver, de manera que estamos susceptibles a la contaminación involuntaria de nuestras manos. El lavarlas frecuentemente evitará la posibilidad de contaminar las células de nuestras mucosas.

Existen algunas preguntas que no han sido resueltas a satisfacción y que dada su importancia es prudente prestarles un poco de atención:

  • ¿Cómo saber si soy un contagiado asintomático?

Acude a la clínica u hospital y pide que te hagan una prueba de anticuerpos o una PCR (prueba de la polimerasa, la cual sería preferible porque es muy específica), esto determinará si has estado en contacto con el virus. Ambas pruebas deberán ser negativas.

  • Ya me vacuné, ¿significa que estoy a salvo?

De ninguna manera, primero debes cumplir con el tratamiento adecuado: una o dos dosis, siempre con la vacuna de la misma farmacéutica. Debes continuar con las mismas precauciones porque todavía eres susceptible al ataque de otra mutante, es decir, otro virus con diferente código genético. Esto podría agravar los síntomas y hacer peor la infección.

  • He oído hablar de mutantes o variedades, ¿qué son?

Un mutante es aquel que ha sufrido un cambio en su código genético, por lo tanto se comportará diferente y esto podría empeorar la sintomatología y el pronóstico de tu infección. Por desgracia, los virus suelen mutar frecuentemente en forma natural y eso complica el curso de la infección.

  • ¿Por qué algunos pacientes infectados duran más que otros? 

Es una situación genética muy específica de cada paciente que determina la respuesta inmunológica contra el ataque del virus. También se puede deber a que el paciente padece de otra enfermedad crítica, su edad, su estado clínico, etc. 

  • ¿Cuál es la mejor vacuna?

Cualquiera de las aprobadas por Food and Drug Administration (FDA): Pfizer, Moderna y Johnson and Johnson. Todas las demás son una buena opción.

  • Me dijeron que puedo mezclar las vacunas, que no me pasa nada.

Yo preferiría no mezclarlas, cada vacuna tiene sus especificaciones del fabricante y deben respetarse. Hasta donde puedas, trata de conseguir una segunda dosis de la misma vacuna.

  • ¿Es cierto que perros y gatos también se contagian? 

Varias veces se ha reportado que los felinos son susceptibles a la infección, así que guarda tu distancia y evita besarlos.

  • ¿Puedo ir al cine/teatro si uso tapabocas?

La recomendación es que evites lugares cerrados que estén muy concurridos. La sugerencia podría ser: observar la sana distancia y determinar el aforo del salón. Es preferible asistir a sitios abiertos que no estén demasiado concurridos, en todo caso, el uso del cubrebocas es obligatorio.

  • ¿Existe algún antibiótico o tratamiento efectivo contra el COVID-19?

A la fecha no hay ningún antibiótico o tratamiento efectivo contra las enfermedades virales por una razón muy simple: sería muy inespecífico porque los virus suelen mutar con o sin causa aparente y en cualquier momento. Hasta ahora los laboratorios farmacéuticos han explorado la posibilidad de causar impedimentos estéricos a nivel de los receptores que conectan el virus y las paredes de las células del paciente. Es decir, se trata de impedir que virus y célula se conecten para evitar la inyección del ácido nucleico, inhibiendo así la infección. Esto se ha ensayado en otros virus y parece que da buenos resultados; sin embargo, todavía falta afinar varios detalles. Otra posible solución sería ensayar algunas soluciones de agregados inmunológicos (ℽ globulinas) a los pacientes que resultaron infectados, esto les reforzaría la respuesta inmunológica y pudiera convertirse en un agente que alteraría las reacciones bioeléctricas.

He tratado de resolver las preguntas más frecuentes de la mejor manera posible, si existiera alguna otra que no haya comentado agradeceré que me lo comuniquen a mi correo electrónico.

Mis mejores deseos para todos.

REFERENCIAS.

  1. Leslie Collier, John Oxford, Human Virology Oxford University Press, Third Edition 2006.
  2. Dorothy H. Crawford. The Invisible Enemy. Oxford University Press. 2000, Great Britain.

Correo electrónico: [email protected]

 

Comentarios


object(WP_Query)#18040 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62288) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(62288) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18038 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18125 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18008 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "12-07-2022" ["before"]=> string(10) "09-08-2022" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(503) " SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2022-07-12 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2022-08-09 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (62288) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND ((rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish'))) GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2 " ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18041 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#17951 (24) { ["ID"]=> int(80929) ["post_author"]=> string(2) "32" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-13 10:55:16" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-13 15:55:16" ["post_content"]=> string(9108) "El primero que intervino DE INMEDIATO a raíz del “INCIDENTE” en la estación Olivos de la Línea Dorada el 3 de mayo de 2021, fue López Obrador, PERO NO para atender a los afectados por el DESPLOME del tramo elevado, sino para EVITAR EL DESPLOME de su corcholata favorita: la CIUDADANA MÉXICO-ISRAELÍ Claudia Sheinbaum (1). López Obrador atrajo sobre sí los reflectores y asumió el control mediático y político desplazando del escenario a “su regente” del ex Distrito Federal. Como parte de las medidas de distracción, que AMLO maneja como nadie, realizó las siguientes acrobacias: -Ordenó que  desapareciera por completo Florencia Serranía, “la que nada más era directora del METRO” (según ella misma dijo). -Operó para que Sheinbaum contratara a la empresa noruega DNV para investigar y dictaminar las causas del “incidente” mediante un peritaje inobjetable, con la verdadera intención de “taparle el ojo al macho”. AMLO no se apareció por Tláhuac, como tampoco lo hizo en diciembre de 2004, cuando dejó que quemaran vivos a dos policías federales, con tal de no afectar su popularidad y no perder votos en camino a su primer intento presidencial. Los dos primeros dictámenes presentados por DNV (Det Norske Veritas) les gustaron mucho a Obrador y a Sheinbaum porque dejaban la responsabilidad (según ellos) en Marcelo Ebrard y Mario Delgado Carrillo. PERO cuando DNV entregó la tercera parte de su dictamen, señalando LA FALTA DE MANTENIMIENTO como causa concurrente, Sheinbaum puso el grito en  el cielo y declaró públicamente (de manera oficial) que DNV había incumplido su objetivo pericial, y que por ello YA HABÍA DEMANDADO A LA EMPRESA NORUEGA PARA RESCINDIRLES JUDICIALMENTE SU CONTRATO. ¿Por qué motivo no hemos vuelto a saber nada del juicio iniciado por Sheinbaum contra Det Norske Veritas? ¡PORQUE NO EXISTE NI NUNCA EXISTIÓ TAL DEMANDA! Todo iba según lo planeado por AMLO, hasta que el “latoso” abogado de un grupo de afectados por el “INCIDENTE” de la Línea Dorada, logró que un Juez de Control le ordenara a la Agente del Ministerio Público LLAMAR A FLORENCIA SERRANÍA para que rindiera declaración COMO TESTIGO; NO COMO IMPUTADA. Cuando ya había fecha para que SERRANIA tuviera que presentarse a declarar APERCIBIDA DE CONDUCIRSE CON VERDAD, la Agente del Ministerio Público dejó sin efectos el citatorio, alegando que “no existe una línea sólida de investigación que la conecte con el desplome.” La negativa para que declare SERRANÍA, acordada por la  Agente del  Ministerio Público  viola directamente el artículo 20º, inciso C, fracción II de la Constitución Federal que a la letra dice: Artículo 20
  1. De los derechos de la víctima o del ofendido:
II.-  “…Cuando el Ministerio Público considere que no es necesario el desahogo de la diligencia, DEBERÁ FUNDAR Y MOTIVAR SU NEGATIVA;” La Agente del Ministerio Público responsable no fundó ni motivó la causa legal para  NO LLAMAR A LA PRINCIPAL TESTIGO, que por haber sido LA DIRECTORA DEL METRO, tiene la mejor información por el ejercicio de ese cargo público.  Sheinbaum y Serranía además de la posible responsabilidad PENAL, tienen la directa y clara RESPONSABILIDAD CIVIL de acuerdo al artículo 1913 del Código Civil CDMX que dice: Artículo 1913. “Cuando una persona hace uso de mecanismos, instrumentos, aparatos o substancias peligrosas por sí mismos, por la velocidad que desarrollen, por su naturaleza explosiva o inflamable, por la energía de la corriente eléctrica que conduzcan o por otras causas análogas, está obligada a responder del daño que cause, AUNQUE NO OBRE ILÍCITAMENTE, a no ser que demuestre que ese daño se produjo por culpa o negligencia inexcusable de la víctima.” La Jefa de Gobierno y la ex Directora del Metro, tienen que responder AUNQUE AMBAS HUBIERAN OBRADO LÍCITAMENTE. Sheinbaum es, además, la máxima autoridad del SISTEMA DE PROTECCIÓN CIVIL de la CDMX. Como tal, está obligada desde el inicio de su administración, a cumplir y hacer cumplir el artículo  222 de la ley de la materia que claramente dicen: ARTÍCULO 222. “LA OMISIÓN EN EL CUMPLIMIENTO DE LAS MEDIDAS PREVENTIVAS QUE GENEREN UNA AFECTACIÓN A LOS GRUPOS VULNERABLES o a la información pública por causas imputables al servidor público responsable del resguardo o expedición de la misma, se equiparará al delito de EJERCICIO ILEGAL DEL SERVICIO PÚBLICO en términos de lo establecidos en el artículo 259 fracción IV del Código Penal para la Ciudad de México”. SHEINBAUM es responsable de lo ocurrido en EL METRO ya que ella designó a FLORENCIA SERRANÍA como DIRECTORA DEL SISTEMA DE TRANSPORTE COLECTIVO y es su superior jerárquica. PERO SHEINBAUM ES, ADEMÁS, como ya dije, LA MÁXIMA AUTORIDAD DEL SISTEMA DE PROTECCIÓN CIVIL DE LA CDMX. En virtud de este cargo, estaba y sigue estando obligada a tomar y hacer cumplir las medidas preventivas necesarias para preservar la vida y la integridad física de TODOS LOS HABITANTES DE LA CDMX. Su omisión en el cumplimiento de las medidas preventivas, que generan la afectación de la ciudadanía en general la pueden hacer PENALMENTE RESPONSABLE del delito de EJERCICIO ILEGAL DEL SERVICIO PÚBLICO en términos de lo establecidos en el artículo 259 fracción IV del Código Penal para la Ciudad de México. Las únicas “medidas preventivas” tomadas por AMLO para proteger a su corcholata favorita, han sido:
  • Quitar a Sheinbaum de los reflectores, y asumir él mismo el encubrimiento del INCIDENTE con sus OTROS DATOS y demás mentiras habituales.
  • Desaparecer a Florencia Serranía, a la que nadie volvió a ver a partir del desplome en la estación Olivos.
  • Contratar a DNV para taparle el ojo al macho, esperando que la empresa  noruega emitiera un dictamen A MODO, para que la tragedia no salpicara a Sheinbaum.
  • Últimamente, impedir que SERRANÍA acudiera a rendir declaración ministerial.
A Claudia Sheinbaum NADA le importa el DESPLOME MORTAL del 3 de mayo de 2021. Lo único que le importa a SHEINBAUM es evitar el DESPLOME DE SUS AMBICIONES PRESIDENCIALES, aunque sea de títere de AMLO. (Este viernes será publicada la segunda parte de este artículo)  1) Claudia Sheinbaum Pardo Yoselevitz Cemo ES CIUDADANA ISRAELÍ, de acuerdo a la Ley del Retorno, aprobada por el Knesset (Parlamento de Israel) el 5 de julio de 1950. Por principio de interpretación constitucional, una persona que detenta una nacionalidad extranjera, es inelegible para ser presidente o “presidenta” de México.  *Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la postura editorial de este portal." ["post_title"]=> string(33) "EL único DESPLOME que le importa" ["post_excerpt"]=> string(123) "¿Por qué motivo no hemos vuelto a saber nada del juicio iniciado por Claudia Sheinbaum contra Det Norske Veritas (DNV)? " ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(32) "el-unico-desplome-que-le-importa" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-13 10:55:16" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-13 15:55:16" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=80929" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18041 (24) { ["ID"]=> int(81299) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content"]=> string(9225) "La autenticidad es un producto híbrido, que implica contención y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones y emociones. La animalidad nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento. Sin embargo, en la búsqueda de la autenticidad solemos toparnos con diversos obstáculos. Aquí abordamos los cuatro principales.   La semana anterior decíamos que una persona auténtica es aquella fiel a sí misma, que vive de acuerdo a valores y convicciones personales y que posee la capacidad de expresar talentos y características propias, ya sea que estas se correspondan, o no, con los estándares éticos, conductuales y morales que la sociedad de cada tiempo considera “correctas”. Sin embargo, hay una serie de actitudes internas, detonadas por diversos motivos que nos alejan, impiden o cuando menos complican que nos manifestemos plenamente auténticos.  Desde una visión “esencialista” se defiende la idea de que, desde que nacemos, debido a nuestra genética, a nuestro temperamento y al carácter que potencialmente habremos de desarrollar, somos “algo” de manera innata y desde esta perspectiva somos auténticos cuando permitimos que se fluya con libertad esa esencia de la forma más pura posible.  Otra visión, más existencialista, defiende la idea de que somos más bien una especie de “tabula rasa” y lo que somos lo vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con nuestras decisiones, con las influencias de quienes nos rodean, con nuestros actos y con nuestras omisiones y desde esta visión somos auténticos si somos fieles a las posturas, decisiones y convicciones que asumamos consciente y racionalmente en cada momento de nuestra vida. El problema viene cuando nuestras decisiones, que suelen tener un carácter racional, no siempre están alineadas con nuestros instintos, pulsiones, obsesiones y deseos, lo que convierte esa búsqueda de autenticidad en una lucha entre diversos aspectos internos y externos del individuo.  En lo que coinciden ambas visiones es en que el apremio de ser auténtico tiene como motivación y objetivo liberarse de los condicionamientos sociales y culturales que en apariencia lastran nuestra libertad y nuestra manifestación más honesta de lo que sentimos y pensamos.   Si ser auténticos consistiese en dejar fluir nuestros impulsos naturales, los ingentes esfuerzos por educarnos y civilizarnos, crear reglas, leyes, marcos normativos que regulen la convivencia y el sin fin adicional de límites que ponemos justamente a esos impulsos harían que la historia humana fuese un despropósito. Pero por el otro lado, si la rigidez moral, conductual, ética, legal, sexual… si todo el andamiaje de restricciones y censuras que hemos creado a lo largo de los siglos se cumpliera a rajatabla, produciendo represiones, cupla y opresión que llegarían a lo patológico, no tengo duda de que el mundo sería un lugar mucho peor del que hoy habitamos. Eso indica que la autenticidad es más bien un producto híbrido, que implica porciones importantes de contención, límites y razonamiento, lo mismo que aceptación de los impulsos, instintos, pulsiones, emociones, anhelos y demás manifestaciones de animalidad que no conviene negar, porque, nos guste o no, nos constituye en la misma medida que la capacidad de reflexión y pensamiento.  Centrémonos en el proceso que experimenta un bebé promedio que nace en un entorno occidental urbano: en sus primeras etapas, el bebé en puro instinto, pura naturaleza. Su energía vital está centrada en sobrevivir, en alimentarse, en encontrar calor y afecto sin que condicionamiento alguno lo limite. Sin embargo, conforme crece y recorre diversas etapas de desarrollo, requiere modular, mediante una educación que lo mismo impulsa que reprime, según el caso y el contexto, aquellas características tanto genéticas como aprendidas que permitan al nuevo individuo integrarse de la manera más sana y menos traumática posible al grupo social en que ha nacido.     Quizá el momento crucial en lo referente a la autenticidad llega con la adolescencia. Se trata de una etapa donde llega la primera gran crisis existencial del individuo, donde entran en auténtica tensión los dos factores centrales de la vida hasta ese momento: la necesidad de pertenecer (a una familia, a un grupo de amigos, a un equipo deportivo, etc.) y el impulso de individualización que nos motiva a construirnos una identidad propia, única y singular. Esta tirantez entre los polos opuestos del Yo en muchas ocasiones encuentra formas de distensión y relajamiento, pero en muchas otras llega hasta la ruptura y casi siempre la gasolina que alimenta al motor de la rebeldía es precisamente la búsqueda de la autenticidad, de la voz, la acción, la forma personal y genuina de estar en el mundo, mediante la cual el Yo se asienta moldeando un primer bosquejo de identidad y personalidad propia, muchas veces a partir del contraste y la oposición.    Sin embargo, en cualquiera de las formas y sentidos en que se manifieste, esta búsqueda de autenticidad suele toparse con cuatro obstáculos principales.  El primero es que cuando somos adolescentes, nos damos cuenta por primera vez que no tenemos la menor idea de quién somos en realidad. Hemos vivido siempre bajo las reglas de la familia, de la escuela, del grupo de amigos, cediendo ante cualquier condicionamiento social con la intención de ser aceptados y sin una perspectiva clara de hacia dónde nos queremos dirigir. En este escenario de confusión no resulta sencillo dilucidar qué es aquello que responde a mi auténtico Yo.  El segundo obstáculo es que, en aras de ser aceptados, nos comprometemos con ideologías, conductas, intenciones que no siempre tienen que ver con nuestras convicciones profundas y terminamos por no cumplir con las expectativas que creamos en los demás ni tampoco logramos ser fieles esa voz interior que contravenía aquellas promesas. Este escenario suele crear una profunda frustración y vacío, pues ni complacimos a los otros ni fuimos fieles con nuestros impulsos y necesidades.  Un tercer obstáculo para alcanzar la autenticidad está en la suposición de que “ese que de verdad somos” habrá de gustarle y deberá ser aceptado por todos. No será así. Vivimos en un mundo polarizado como consecuencia de encarnizadas guerras culturales y en el caso de que logremos encontrar una expresión genuina de nuestra interioridad, si bien será bien recibida por muchos, para otro grupo será inaceptable. Entre más original y específica sea la manifestación del yo, el rechazo y la descalificación, así como la aceptación y el reconocimiento serán más puntuales y encontrados. Esta imposibilidad de una aprobación unánime es quizá el precio más evidente que debemos pagar por ser auténticos. Gestionar ese rechazo parcial de manera responsable y serena es, sin duda, señal de crecimiento y de consolidación de un yo maduro y equilibrado.  El cuarto y más grave obstáculo para alcanzar la autenticidad está en renunciar a nuestros impulsos y deseos internos en aras de ajustarnos a los condicionamientos sociales en uso. Esta modalidad suele ser una de las más frecuentes; se trata de una racionalización del miedo a no ser aceptado. Ante esta posibilidad buscamos una solución práctica y fundamentada donde barajamos las supuestas mejores opciones a nuestro alcance, aceptando el trabajo “apropiado”, la pareja “correcta”, la personalidad con las virtudes “mejor valoradas”, el consejo bien intencionado y, mientras en la apariencia se nos admira por nuestra sensatez, en realidad implica una profunda renuncia que a larga no será valorada por nadie, puesto que seremos igual que los demás, y que, puesto que las costumbres y condicionamientos cambian, eventualmente será una postura superada y que nos producirá una frustración muy honda.   Sin embargo, para poder esquivar estos cuatro obstáculos, hay una pregunta clave que debemos respondernos: ¿En qué consiste “ser fiel a uno mismo”? En la siguiente entrega profundizaremos en ella.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook:  Juan Carlos Aldir  " ["post_title"]=> string(31) "Obstáculos para ser auténtico" ["post_excerpt"]=> string(116) "Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(6) "closed" ["ping_status"]=> string(6) "closed" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(29) "obstaculos-para-ser-autentico" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2022-07-22 10:10:54" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2022-07-22 15:10:54" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=81299" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(59) ["max_num_pages"]=> float(30) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "3c82079508e6b21ff88075eb211d37a6" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

Obstáculos para ser auténtico

Debido a factores como el miedo al rechazo social, podemos adoptar conductas que nos alejen de nuestra autenticidad.

julio 22, 2022

EL único DESPLOME que le importa

¿Por qué motivo no hemos vuelto a saber nada del juicio iniciado por Claudia Sheinbaum contra Det Norske Veritas (DNV)?

julio 13, 2022




Más de categoría

Registra Puebla el mejor nivel en empleos con seguridad social en 28 meses

Gracias a las condiciones de estabilidad económica en pro de los factores de la producción, en julio, el estado...

agosto 6, 2022

Crecen producción y exportaciones automotrices de Puebla

De enero a julio del presente año, la producción automotriz de Puebla aumentó al alcanzar 273 mil 843 vehículos...

agosto 5, 2022

Autenticidad: la audacia de mostrar nuestro yo más genuino

Ser auténtico implica no tener miedo de manifestar una individualidad que nos contraste con los otros.

agosto 5, 2022
De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

De Frente Y Claro | POBREZA FRANCISCANA, UNA MENTIRA MÁS

Detrás de la “austeridad franciscana” se esconde el desmantelamiento de servicios públicos y organismos autónomos indispensables para el país.

agosto 4, 2022