¿Aumentó el número de pobres en lo que va del gobierno de López Obrador?

  El pasado jueves 5 de agosto, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) presentó el informe Medición de la Pobreza en México 2018-2020. Según este documento, se registró un aumento significativo...

11 de agosto, 2021

 

  1. El pasado jueves 5 de agosto, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) presentó el informe Medición de la Pobreza en México 2018-2020. Según este documento, se registró un aumento significativo de personas en pobreza: de 51.9 millones en 2018, a 55.7 millones en 2020. Estamos hablando de un aumento del 7,32%: cerca de cuatro millones de nuevos pobres. Pero eso no es todo. En ese universo se encuentran las personas en situación de pobreza extrema: había 8.7 millones en 2018, y 2020 cerró con 10.8 millones, lo que significa un incremento de 24,13%.
  2. Para determinar la pobreza, el CONEVAL se vale de dos elementos primordiales: el ingreso y las carencias. Viven en pobreza moderada quienes perciben un ingreso de hasta $3,559.88 pesos mensuales, si se trata del ámbito urbano, o $2,520.16 pesos en el contexto rural. Si bien se considera pobreza “moderada”, sabemos que nadie puede subsistir dignamente con un ingreso así: 55.7 millones de personas viven esa terrible situación. El CONEVAL considera pobreza extrema si los ingresos mensuales son inferiores a $1,702.28 pesos en el ámbito urbano y $1,299.30 pesos en el rural. Son cantidades de miseria. Hoy en día, 10.8 millones de personas sufren esa situación. Una desgracia. Si usted no me cree, lo invito a que vea el informe en este link: https://www.coneval.org.mx/Medicion/MP/Documents/MMP_2018_2020/Pobreza_multidimensional_2018_2020_CONEVAL.pdf
  3. Además del ingreso, el CONEVAL examina lo que llama “carencias sociales”. Son seis: educación, acceso a la salud, acceso a la seguridad social, vivienda de calidad, servicios básicos de la vivienda, y nutrición. Según el informe, 85.7 millones de personas sufren al menos una de estas carencias, y 29.2 millones padecen tres o más. De los poco más de 127 millones de mexicanos, el informe considera que solo 29.8 millones (23,5% de la población) es no pobre y no vulnerable; es decir, de cada 4 mexicanos, 3 viven en condiciones de vulnerabilidad. Es una cifra escalofriante.
  4. No podemos culpar de todo al actual gobierno. De hecho hay que considerar la pandemia y sus devastadores efectos en la economía: como salta a la vista, no cayó “como anillo al dedo”. El presidente Obrador no es responsable de los rezagos que por siglos ha sufrido nuestro país, ni de la pandemia, pero sí es responsable de la actual política de combate a la pobreza. Aun teniendo en consideración la pandemia, no podemos pasar desapercibido el incremento ya mencionado de pobres durante su gobierno. Ese incremento comenzó a registrarse desde el primer año de su administración.
  5. Dicen que mal de muchos, consuelo de tontos, pero aún así es difícil encontrar un país en el cual no se haya incrementado el número de pobres durante la pandemia. Según Bloomberg, por ejemplo, de marzo de 2020 a marzo de 2021 la pobreza aumentó 13,5% en Estados Unidos. La estupidez de Trump en el manejo de la emergencia sanitaria cobró factura. Según El País, en 2020 la pobreza aumentó 7% en España. Según la Agencia EFE, la pobreza en Argentina se incrementó 6,5% en 2020, y según Libération, 6,3% en Francia. Chile también sufrió un retroceso: según AP, en 2017 el 8,6% de la población estaba en situación de pobreza, y este porcentaje se incrementó a 10,8% en febrero de 2021, lo cual significa un aumento del 25,5%.
  6. Si bien el aumento en México (+7,32%) no se compara tan mal frente a estas cifras, tratándose del crecimiento de la pobreza extrema (+24,13%) no queda más que admitir que ha sido tremendo, y que dicho incremento se registró tan solo durante los dos primeros años del gobierno de Obrador. Si las políticas de combate a la pobreza no han funcionado, es previsible que el número de pobres siga creciendo durante los tres últimos años del sexenio. Recientemente comenté en un artículo que este gobierno podría convertirse en uno de los mayores generadores de pobres de los últimos cincuenta años (al día de hoy, esa infamia la tiene Zedillo; en otro artículo lo comentaré). Algunos se burlaron de mí y otros más me insultaron diciendo que hablaba de mala fe. Un escenario así de horrible no es improbable.
  7. El informe del CONEVAL contiene un dato estremecedor: en 2018, 20.1 millones de personas sufrían carencia por acceso a la salud; en 2020 el número creció a 35.7 millones, lo cual implica un aumento del 77,61%. Sí, escuchó usted bien. Es un aumento brutal. ¿A qué obedece? Las cifras nos indican que el Seguro Popular, que no era perfecto, cubría a más mexicanos; y también nos indican que el INSABI (Instituto de Salud para el Bienestar) de Obrador dejó sin cobertura a millones y no está funcionando como él quisiera. Es un tema que el gobierno tiene que ajustar urgentemente, pues de lo contrario el INSABI se puede transformar en algo así como los ministerios del Estado totalitario que Orwell narra en su novela 1984. ¿Se acuerda? 
  8. En la novela de Orwell, el Ministerio de la Verdad en realidad es el ministerio de la mentira y de la propaganda; su misión es falsear los hechos históricos, lavar el cerebro de los ciudadanos y fomentar el odio a los enemigos del Estado. El Ministerio de la Paz es el ministerio de la guerra. El Ministerio del Amor fomenta el terror para que todos adoren al Gran Hermano; tiene a su cargo la temible Policía del Pensamiento, y asesina y tortura a los enemigos del Estado en el macabro Cuarto 101. El Ministerio de la Abundancia en realidad raciona alimentos y medicinas, mantiene en pobreza a todos e implementa artificialmente escasez de productos como medio de control de las personas. Así el INSABI se erige en un Ministerio de la Salud, pero las cifras dicen que dejó desamparados y sin cobertura a 15.6 millones de mexicanos desde que inició el gobierno de Obrador. Su nombre (Instituto de Salud para el Bienestar) parece lo contrario de lo que dice.
  9. La forma más sensata de enfrentar un problema es estar consciente de su gravedad. Sin embargo, el presidente dijo durante su conferencia matutina del viernes 6 de agosto que no aceptaba los datos del CONEVAL: “No acepto el resultado de esa encuesta –dijo–, tengo otros datos y creo que la gente está recibiendo más apoyo, y aún con la pandemia la gente tiene para su consumo básico; y algo muy importante: no ha perdido la fe, y estamos saliendo adelante”.
  10. No es con fe como México va a salir de la pobreza. Negando la situación el gobierno no tendrá elementos para aplicar las políticas adecuadas. Sé que en seis años no se puede solucionar el ancestral problema de la pobreza en México, ni espero que el presidente lo logre –ni que fuera dios, aunque algunos así lo consideren–, pero ya vimos que en dos años sí que se puede retroceder. La pandemia es una causa concurrente de ello, de acuerdo. Pero también está la aplicación de políticas y programas que han probado no ser tan eficientes como se creía. Y ahí están los números del CONEVAL.
  11. Algunos se enojan con Obrador porque reprocha que sus críticos lo condenen por ayudar a los pobres. Y tiene razón en ayudar a los pobres. Yo creo que, dada la situación, los programas asistenciales del presidente son necesarios y deben permanecer de manera indefinida. La dolorosa verdad es que los gobiernos de los últimos 50 años –incluido este– han fracasado en el combate a la pobreza. Y si no lo cree, ahí están los datos del CONEVAL. Hubo algunos momentos de populismo que terminaron en desgracia, como los sexenios de Echeverría y López Portillo. De los llamados presidentes neoliberales, Salinas intentó implementar un programa nacional de dimensiones inéditas: Solidaridad. Durante su gobierno gran parte de la propaganda giró en torno a Solidaridad, hasta que todos quedamos hastiados. Zedillo se inventó Progresa, pero, como dije más arriba, él se convirtió en el más grande generador de pobres de los últimos treinta años. Fox apostó por la “changarrización”: todo mundo tendría un “changarro” que le permitiría una vida digna y sin carencias. Además estaba su famoso programa Oportunidades, que sustituyó a Progresa. Calderón se dijo a sí mismo “el presidente del empleo”, pero su gobierno generó muchos pobres, aunque, en mi opinión, el Seguro Popular fue un acierto. Siguió con el programa Oportunidades e implementó uno nuevo, Vivir Mejor, cuyo resultado fue lo contrario: casi todos acabamos viviendo peor. Peña implementó programas de asistencia que no funcionaron, porque todo se robaban. Por ejemplo, la Cruzada contra el Hambre, que hasta el mismo Lula da Silva elogió. La “cruzada” se convirtió en una orgía de expolio, desvergüenza y corrupción. Y ahora Obrador pone en marcha el concepto de Bienestar: banco del bienestar, secretaría del bienestar, instituto del bienestar, programas del bienestar… todo del bienestar.
  12. Bienestar es una palabra compuesta por dos elementos: bien y estar. Parece perogrullo esto que anoto, y lo es. Por bienestar se entiende el conjunto de cosas necesarias para vivir bien, o la vida holgada y abastecida de cuanto conduce a pasarlo bien y con tranquilidad. El nombre, pues, parece un sarcasmo en el sentido de que sucede precisamente lo contrario para la mayoría de la población: el malestar, la precariedad, la ansiedad existencial ante la adversidad económica –y la inseguridad pública–. Pero al menos en el discurso, López Obrador opta por los pobres, y en los hechos los asiste a través de transferencias de dinero. Y eso parece tener a sus seguidores muy felices… a pesar de la estadística.
Comentarios
object(WP_Query)#18668 (51) { ["query"]=> array(5) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69149) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } } ["query_vars"]=> array(65) { ["cat"]=> int(15) ["posts_per_page"]=> int(2) ["orderby"]=> string(4) "rand" ["post__not_in"]=> array(1) { [0]=> int(69149) } ["date_query"]=> array(1) { [0]=> array(3) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) } } ["error"]=> string(0) "" ["m"]=> string(0) "" ["p"]=> int(0) ["post_parent"]=> string(0) "" ["subpost"]=> string(0) "" ["subpost_id"]=> string(0) "" ["attachment"]=> string(0) "" ["attachment_id"]=> int(0) ["name"]=> string(0) "" ["pagename"]=> string(0) "" ["page_id"]=> int(0) ["second"]=> string(0) "" ["minute"]=> string(0) "" ["hour"]=> string(0) "" ["day"]=> int(0) ["monthnum"]=> int(0) ["year"]=> int(0) ["w"]=> int(0) ["category_name"]=> string(18) "opinion-y-analisis" ["tag"]=> string(0) "" ["tag_id"]=> string(0) "" ["author"]=> string(0) "" ["author_name"]=> string(0) "" ["feed"]=> string(0) "" ["tb"]=> string(0) "" ["paged"]=> int(0) ["meta_key"]=> string(0) "" ["meta_value"]=> string(0) "" ["preview"]=> string(0) "" ["s"]=> string(0) "" ["sentence"]=> string(0) "" ["title"]=> string(0) "" ["fields"]=> string(0) "" ["menu_order"]=> string(0) "" ["embed"]=> string(0) "" ["category__in"]=> array(0) { } ["category__not_in"]=> array(0) { } ["category__and"]=> array(0) { } ["post__in"]=> array(0) { } ["post_name__in"]=> array(0) { } ["tag__in"]=> array(0) { } ["tag__not_in"]=> array(0) { } ["tag__and"]=> array(0) { } ["tag_slug__in"]=> array(0) { } ["tag_slug__and"]=> array(0) { } ["post_parent__in"]=> array(0) { } ["post_parent__not_in"]=> array(0) { } ["author__in"]=> array(0) { } ["author__not_in"]=> array(0) { } ["ignore_sticky_posts"]=> bool(false) ["suppress_filters"]=> bool(false) ["cache_results"]=> bool(true) ["update_post_term_cache"]=> bool(true) ["lazy_load_term_meta"]=> bool(true) ["update_post_meta_cache"]=> bool(true) ["post_type"]=> string(0) "" ["nopaging"]=> bool(false) ["comments_per_page"]=> string(2) "50" ["no_found_rows"]=> bool(false) ["order"]=> string(0) "" } ["tax_query"]=> object(WP_Tax_Query)#18667 (6) { ["queries"]=> array(1) { [0]=> array(5) { ["taxonomy"]=> string(8) "category" ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" ["operator"]=> string(2) "IN" ["include_children"]=> bool(true) } } ["relation"]=> string(3) "AND" ["table_aliases":protected]=> array(1) { [0]=> string(21) "rt_term_relationships" } ["queried_terms"]=> array(1) { ["category"]=> array(2) { ["terms"]=> array(1) { [0]=> int(15) } ["field"]=> string(7) "term_id" } } ["primary_table"]=> string(8) "rt_posts" ["primary_id_column"]=> string(2) "ID" } ["meta_query"]=> object(WP_Meta_Query)#18674 (9) { ["queries"]=> array(0) { } ["relation"]=> NULL ["meta_table"]=> NULL ["meta_id_column"]=> NULL ["primary_table"]=> NULL ["primary_id_column"]=> NULL ["table_aliases":protected]=> array(0) { } ["clauses":protected]=> array(0) { } ["has_or_relation":protected]=> bool(false) } ["date_query"]=> object(WP_Date_Query)#18675 (5) { ["queries"]=> array(4) { [0]=> array(6) { ["after"]=> string(10) "31-08-2021" ["before"]=> string(10) "28-09-2021" ["inclusive"]=> bool(true) ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["column"]=> string(9) "post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["relation"]=> string(3) "AND" } ["relation"]=> string(3) "AND" ["column"]=> string(18) "rt_posts.post_date" ["compare"]=> string(1) "=" ["time_keys"]=> array(14) { [0]=> string(5) "after" [1]=> string(6) "before" [2]=> string(4) "year" [3]=> string(5) "month" [4]=> string(8) "monthnum" [5]=> string(4) "week" [6]=> string(1) "w" [7]=> string(9) "dayofyear" [8]=> string(3) "day" [9]=> string(9) "dayofweek" [10]=> string(13) "dayofweek_iso" [11]=> string(4) "hour" [12]=> string(6) "minute" [13]=> string(6) "second" } } ["request"]=> string(463) "SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS rt_posts.ID FROM rt_posts LEFT JOIN rt_term_relationships ON (rt_posts.ID = rt_term_relationships.object_id) WHERE 1=1 AND ( ( rt_posts.post_date >= '2021-08-31 00:00:00' AND rt_posts.post_date <= '2021-09-28 00:00:00' ) ) AND rt_posts.ID NOT IN (69149) AND ( rt_term_relationships.term_taxonomy_id IN (15) ) AND rt_posts.post_type = 'post' AND (rt_posts.post_status = 'publish') GROUP BY rt_posts.ID ORDER BY RAND() LIMIT 0, 2" ["posts"]=> array(2) { [0]=> object(WP_Post)#18664 (24) { ["ID"]=> int(70886) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-27 11:55:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 16:55:30" ["post_content"]=> string(9033) "Está sucediendo una lucha de índole mundial en la que minorías pretenden modificar no solo el lenguaje, sino al propio ser humano tal como ha sido conceptualizado desde su origen mismo: o eres hombre o eres mujer. ¿De qué hablo? De la corriente mundial en la que se pretende que la concepción del ente humano ya no sea “binario”, esto es, hombre-mujer, para convertirse en “no Binario”, y que cada quien pueda auto-determinarse ya no solo en un “él” o un “ella”, sino ahora en un “elle”, esto es ni hombre ni mujer. La corriente, que tiene mucha fuerza en España, en Holanda, en Alemania e Inglaterra, intenta que las legislaciones establezcan que ya no debe usarse, en ningún documento, la identificación de “sexo”, tal como hombre o mujer. Pero el tema no queda ahí. Estos movimientos han llevado a determinar que no deben utilizarse términos que puedan diferenciar a una mujer biológica, anatómica y genéticamente así determinada, con quienes, identificados bajo los mismos parámetros como hombres, se han autodeterminado como mujeres, esto es las llamadas mujeres trans, quienes ya no requieren siquiera realizarse cirugías absolutas que eliminen su factor anatómico masculino, ya que sólo se requiere que estén en proceso del cambio, y que así se autodesignen. Esta situación ya ha tenido consecuencias tanto en el deporte como en la política e incluso en los diferentes tipos de mediciones y estadísticas en todos los ámbitos, que, tradicionalmente, desde que el mundo ha sido descrito y escrito, se referían a hombres y mujeres. Así es, se ha tomado la decisión de que en algunas competencias deportivas se inscriban mujeres trans que muscularmente llevan una superioridad sobre las mujeres que biológicamente así nacieron, por lo que existen competencias en que son ganadas, si no es que arrasadas, por quienes antes fueron hombres y que, ahora, son mujeres por así autodeterminarse ideológicamente, y quienes ni siquiera han realizado o concluido con un cambio corporal (quirúrgico), de tal forma en que por su parte genital ya no se les identifique visualmente como hombres. La situación ha llegado a tal punto que existen países en Europa, como Inglaterra, en donde con el fin de evitar discriminación no se permite referirse a la mujer como tal, en relación a sus manifestaciones, y ahora se les designa solo como personas “menstruantes, lactantes o gestantes”, evitando anteponer su identidad sexual (mujer), bajo el argumento de que así no se excluyen a las mujeres trans, que no tienen esas posibilidades biológicas, y por ello debe evitarse que esos términos y otros similares les excluya como tales, por lo que  aquellos que identifican a la mujer, en términos tradicionales, deben ser eliminados. Estas posturas extremas han generado el surgimiento de grupos de reacción que luchan para que no se borre la identidad de la mujer “natural” o cómo decirlo. Hay grupos que se defienden contra lo que llaman “borrado de las mujeres”, y que exponen que ya en el deporte las mujeres (anatómicamente hablando) están siendo vencidas por hombres que se autoidentifican como mujeres y que por solo ese hecho ya pueden competir en la categoría (femenina), pues alegan que ya no existe una identidad sexual como tal. También en lo político está sucediendo que, dentro de la lucha de igualdad entre el hombre y la mujer para que haya una paridad tanto en el número de los escaños legislativos como en los cargos políticos, resulta que actualmente por esa igualdad deberían estar ocupadas por mujeres sexualmente hablando y, ahora, están ocupados por mujeres bajo el aspecto del género, esto es, fuera de la identidad sexual y solo bajo el deseo personal de considerarse mujer por aquellos conocidos, todavía, como mujeres trans, lo que para algunos esto implica que las plazas que debían ser ocupadas por mujeres, tradicionalmente hablando, ahora se estén ocupando por hombres que se consideran mujeres y que así se identifican. Por ello, hay quienes consideran que esto es la extinción de la “mujer genética” o el borrado de ellas y de su propia identidad biológica y anatómica, funcionalmente hablando y que inclusive ya sería un feminicidio total, absoluto, al destruirles esa identidad propia. Pero esto no concluye aquí, también estamos viviendo otro intento de modificar la vinculación genética, para introducir una realidad subjetiva, con un claro rompimiento social, al grado tal que cualquiera puede sentirse hombre, mujer, quimera u otro ente, con identidad “x”, siendo un claro ejemplo la intención de que se introduzca un nuevo pronombre: “elle”. En octubre de 2020, el Observatorio de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) introdujo este pronombre exponiendo que: "El pronombre "elle" es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes. Su uso no está generalizado ni aceptado". Posteriormente la RAE lo eliminó de sus definiciones, explicando que su retiro tenía la intención de evitar confusiones. Sin embargo, hemos visto últimamente que hay múltiples organizaciones e instituciones que están analizando este denominado “lenguaje inclusivo” que,  por cierto y para los efectos, podrían llamarle "lenguaje inclusive", que tiene como objeto eliminar cualquier vocablo que pueda identificarse con el sexo femenino o masculino, y entonces tendríamos palabras tales como “niñe”, “persone”, “amigue”, “hermane” y las que se les ocurran. A partir de esto habría que considerar que la lengua española, que asigna géneros tanto a los adjetivos como a los sustantivos, debería eliminarlos, bajo el análisis de cuál sería el privilegio o causa que determinara que el lápiz es “el” y la pluma es “la” o el limón es “el” y la lima es “la”. Absurdo.  Algunos antropólogos y sociólogos que advierten que estos cambios que se están viviendo y que se están forzando no son cambios evolutivos, ya que no se están generando paulatinamente, ni armónicamente, sino que al parecer son modificaciones impuestas bajo intenciones de índole económico o capitalista, que están analizando nuevos cotos de revolución comercial utilizando la flexibilidad o amplitud del pensamiento humano, esto es, el control de la realidad bajo imposiciones de conceptos que se introducen en forma controlada. Al final, esto llevará a un rompimiento generacional que puede traer graves consecuencias a la humanidad, al llegarse a un punto en que no exista identidad de los seres racionales que pueda ser medible o manejable, extinguiendo los sexos masculino y femenino que están definidos por genes y funciones anatómicas y biológicas, para convertirnos en aquello que se nos ocurra ser. En nuestro país existen 14 entidades federativas, entre ellas la Ciudad de México, que permiten que las personas puedan modificar su acta de nacimiento cambiando su nombre e incluso su género de acuerdo a la vivencia interna e individual de cómo cada persona la experimenta, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia del cuerpo, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).  Actualmente estamos observando que ya hay una irrupción en el ámbito de aquellas personas que por naturaleza estaban identificadas como mujeres, y que podría dar lugar a una nueva especie de feminicidio, extinción o borrado de mujeres, lo cual culminará forzosamente en la extinción misma del ente “humane”, con lo que no habrá forma de identificarnos los unos a los otros, pues todos seremos lo que subjetivamente se nos ocurra ser, incluso gatos o perros. En los documentos oficiales solo se marcará que pertenecemos al género o a la especie “x”. Equis, tal como cero. *Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la postura editorial de este portal.  " ["post_title"]=> string(40) "NI MUJER NI HOMBRE, SOLO GÉNERO “X”" ["post_excerpt"]=> string(109) "El autor señala las consecuencias de las ideologías de género en la política,  el lenguaje y el deporte." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(32) "ni-mujer-ni-hombre-solo-genero-x" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-27 11:56:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 16:56:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70886" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } [1]=> object(WP_Post)#18619 (24) { ["ID"]=> int(70059) ["post_author"]=> string(2) "84" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-03 08:54:53" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-03 13:54:53" ["post_content"]=> string(8108) "Asumir una convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias; la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser conscientes de ello– determina nuestros actos.  Cada convicción consciente se convertirá en un fundamento que rija la narrativa que se articule a partir de ella. Dependiendo del tipo de decisiones que tomemos a este respecto, el mundo en que habitemos será objetivamente distinto.  En el artículo de la semana pasada se planteaba la posibilidad de elegir conscientemente las convicciones que, superponiéndose a prejuicios y miedos, sustituyan nuestras creencias inconscientes para regir con ellas nuestro comportamiento como humanidad. Una vez asumida esta posibilidad, la pregunta que emerge de manera natural sería: ¿Hay unas convicciones mejores que otras o cualquiera que se escoja tiene el mismo valor? Y en caso de que unas sean preferibles a otras, ¿bajo qué criterio se escogen las convicciones “correctas”? Lo primero es decir categóricamente que sí, que en efecto hay convicciones más deseables que otras y por eso el definir criterios para jerarquizarlas resulta fundamental. Uso con toda intención la palabra “jerarquizar” porque, por más que resulte políticamente incorrecto decirlo, hay ideas y valores más deseables que otros. El nazismo hitleriano no es intercambiable en términos de valor con la desobediencia civil pacífica de Gandhi, por más que todo mundo sea libre de pensar lo que quiera.   Tomemos como referencia la primera pregunta del ejemplo anterior para tratar de encontrar algunos elementos objetivos que funcionen como criterios para definir cuál de las convicciones planteadas es más deseable. La pregunta decía así: 1.- Para explicarnos los fenómenos naturales, ¿preferimos un mito o una tradición, o mejor optamos por la investigación científica? Lo primero es plantearse si alguna de las dos alternativas es intrínsecamente mejor que la otra. A mi juicio, la respuesta es: sí. Una primera razón es que la ciencia llega como consecuencia del proceso evolutivo de las ideas humanas. Del mito y de la tradición emerge la ciencia como instrumento para explicar lo que los primeros no podían. E incluso dentro de la propia ciencia el proceso evolutivo no cesa. Debió existir Newton, como máximo exponente de la física tradicional, para que emergiera Einstein y relativizara lo que hasta entonces se consideraba como verdades cósmicas absolutas.  Una segunda razón es porque en el mito no cabe la ciencia. Cuando una verdad se asume como dogma inquebrantable, la duda científica es expurgada. Mientras que en el mundo de la ciencia, la tradición y el mito cohabitan siempre y cuando sea posible cuestionarlos. La ciencia, en tanto producto humano que busca la certeza y la verdad de una vez y para siempre, se articula creando paradigmas, que en cierta forma equivalen a los mitos, sin embargo, a pesar de buscar certezas, la ciencia se permite la duda, la crítica, el cuestionamiento, lo que abre espacio para muchos de esos paradigmas que se creían inamovibles se sustituyan por nuevas comprensiones un poco más “verdaderas”. El mito, por su parte, se asume como la explicación final y definitiva que no permite cuestionamiento ni mejora. En una última instancia, la ciencia podría probar que el mito es verdadero, mientras que desde el mito, el cuestionamiento científico es inaceptable.  El proceso evolutivo del planeta entero tiende a la amplitud, a la complejidad, a la especialización. Cada nueva etapa de la evolución abre un nuevo espacio que integra y abraza a lo existente en el estadio anterior, por eso en el mundo newtoniano la relatividad es inimaginable, mientras que en mundo relativo de Einstein, Newton es el cimiento principal.     Una tercera razón es que mientras el mito se explica de forma distinta en cada región del mundo y en cada tiempo, las explicaciones de la ciencia son universales y atemporales. No hay matemáticas americanas, matemáticas rusas o matemáticas islámicas. Lo mismo ocurre con el tiempo, las matemáticas es un lenguaje atemporal, y si bien las desarrolladas en épocas antiguas eran más básicas y elementales, eran parte de un mismo cuerpo de conocimiento que, como buen proceso evolutivo, se ha ido ampliando y complejizando con cada nuevo descubrimiento, pero cuyos fundamentos continúan aplicando hoy, lo mismo que aplicaban en la Grecia clásica. Mientras que, por su parte, las concepciones míticas sí responden al tiempo, espacio e idiosincrasia en que fueron articuladas.  Asumir esta –o cualquier otra– convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias, porque la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser conscientes de ello– determina nuestros actos. Por ejemplo, una vez que aceptamos como humanidad que sea la ciencia la que explique lo relacionado con los fenómenos naturales, ya no habrá lugar para continuar negando el cambio climático, las políticas sanitarias referentes a la Covid-19 –o cualquier otra contingencia de salud– se decidirán desde el criterio médico y no político o económico, los datos estadísticos serán centrales para definir cómo y dónde aplicar determinadas políticas públicas y dónde y cuándo no hacerlo, y un largo etcétera. Por eso las convicciones no son asunto menor. Se trata de fundamentos que rigen las narrativas que decidamos articular, y según sean unas u otras, el mundo en que habitemos será objetivamente distinto.  Y el mismo ejercicio podríamos hacer con las otras dos preguntas del ejemplo, y con muchas más que nos permitirían redefinir nuestras convicciones por encima de las creencias que nos lastran. Pero siempre, para escoger la respuesta más apropiada, lo deseable es tomar como criterio central las características mismas del proceso evolutivo en general y de las tendencias que ha seguido el desarrollo humano a lo largo de los siglos. Por ello siempre serán más valiosas las convicciones más amplias, aquellas que den cabida a escenarios más complejos, las que permitan una mayor diversidad, una mayor especialización, que favorezcan más matices, que armonicen la mayor cantidad de variables, y aquellas que nunca se consideren a sí mismas como productos terminados, sino como procesos vivos del desarrollo humano.      Y es desde ahí, de esa redefinición voluntaria y consciente de nuestras convicciones como humanos universales, conservando la particularidad cultural de cada visión del mundo, que resulta indispensable construir las premisas que den sentido a nuestro modo de pensar, a nuestras leyes, a nuestra convivencia social, sobre todo ante los enormes retos que el presente y el futuro próximo ponen ante nosotros como especie.  En los artículos siguientes repasaremos posibles convicciones que a mi juicio deberían formar parte de nuestras nuevas narrativas que nos permitan superar del todo esta Era Covid que nos agobia y que de forma tan brutal ha desnudado nuestras limitaciones y contradicciones.    Web: www.juancarlosaldir.com Instagram:  jcaldir Twitter:   @jcaldir    Facebook: Juan Carlos Aldir" ["post_title"]=> string(58) "Creando nuevas narrativas: Sistematizando las convicciones" ["post_excerpt"]=> string(0) "" ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(57) "creando-nuevas-narrativas-sistematizando-las-convicciones" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-03 08:54:53" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-03 13:54:53" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70059" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } } ["post_count"]=> int(2) ["current_post"]=> int(-1) ["in_the_loop"]=> bool(false) ["post"]=> object(WP_Post)#18664 (24) { ["ID"]=> int(70886) ["post_author"]=> string(3) "183" ["post_date"]=> string(19) "2021-09-27 11:55:30" ["post_date_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 16:55:30" ["post_content"]=> string(9033) "Está sucediendo una lucha de índole mundial en la que minorías pretenden modificar no solo el lenguaje, sino al propio ser humano tal como ha sido conceptualizado desde su origen mismo: o eres hombre o eres mujer. ¿De qué hablo? De la corriente mundial en la que se pretende que la concepción del ente humano ya no sea “binario”, esto es, hombre-mujer, para convertirse en “no Binario”, y que cada quien pueda auto-determinarse ya no solo en un “él” o un “ella”, sino ahora en un “elle”, esto es ni hombre ni mujer. La corriente, que tiene mucha fuerza en España, en Holanda, en Alemania e Inglaterra, intenta que las legislaciones establezcan que ya no debe usarse, en ningún documento, la identificación de “sexo”, tal como hombre o mujer. Pero el tema no queda ahí. Estos movimientos han llevado a determinar que no deben utilizarse términos que puedan diferenciar a una mujer biológica, anatómica y genéticamente así determinada, con quienes, identificados bajo los mismos parámetros como hombres, se han autodeterminado como mujeres, esto es las llamadas mujeres trans, quienes ya no requieren siquiera realizarse cirugías absolutas que eliminen su factor anatómico masculino, ya que sólo se requiere que estén en proceso del cambio, y que así se autodesignen. Esta situación ya ha tenido consecuencias tanto en el deporte como en la política e incluso en los diferentes tipos de mediciones y estadísticas en todos los ámbitos, que, tradicionalmente, desde que el mundo ha sido descrito y escrito, se referían a hombres y mujeres. Así es, se ha tomado la decisión de que en algunas competencias deportivas se inscriban mujeres trans que muscularmente llevan una superioridad sobre las mujeres que biológicamente así nacieron, por lo que existen competencias en que son ganadas, si no es que arrasadas, por quienes antes fueron hombres y que, ahora, son mujeres por así autodeterminarse ideológicamente, y quienes ni siquiera han realizado o concluido con un cambio corporal (quirúrgico), de tal forma en que por su parte genital ya no se les identifique visualmente como hombres. La situación ha llegado a tal punto que existen países en Europa, como Inglaterra, en donde con el fin de evitar discriminación no se permite referirse a la mujer como tal, en relación a sus manifestaciones, y ahora se les designa solo como personas “menstruantes, lactantes o gestantes”, evitando anteponer su identidad sexual (mujer), bajo el argumento de que así no se excluyen a las mujeres trans, que no tienen esas posibilidades biológicas, y por ello debe evitarse que esos términos y otros similares les excluya como tales, por lo que  aquellos que identifican a la mujer, en términos tradicionales, deben ser eliminados. Estas posturas extremas han generado el surgimiento de grupos de reacción que luchan para que no se borre la identidad de la mujer “natural” o cómo decirlo. Hay grupos que se defienden contra lo que llaman “borrado de las mujeres”, y que exponen que ya en el deporte las mujeres (anatómicamente hablando) están siendo vencidas por hombres que se autoidentifican como mujeres y que por solo ese hecho ya pueden competir en la categoría (femenina), pues alegan que ya no existe una identidad sexual como tal. También en lo político está sucediendo que, dentro de la lucha de igualdad entre el hombre y la mujer para que haya una paridad tanto en el número de los escaños legislativos como en los cargos políticos, resulta que actualmente por esa igualdad deberían estar ocupadas por mujeres sexualmente hablando y, ahora, están ocupados por mujeres bajo el aspecto del género, esto es, fuera de la identidad sexual y solo bajo el deseo personal de considerarse mujer por aquellos conocidos, todavía, como mujeres trans, lo que para algunos esto implica que las plazas que debían ser ocupadas por mujeres, tradicionalmente hablando, ahora se estén ocupando por hombres que se consideran mujeres y que así se identifican. Por ello, hay quienes consideran que esto es la extinción de la “mujer genética” o el borrado de ellas y de su propia identidad biológica y anatómica, funcionalmente hablando y que inclusive ya sería un feminicidio total, absoluto, al destruirles esa identidad propia. Pero esto no concluye aquí, también estamos viviendo otro intento de modificar la vinculación genética, para introducir una realidad subjetiva, con un claro rompimiento social, al grado tal que cualquiera puede sentirse hombre, mujer, quimera u otro ente, con identidad “x”, siendo un claro ejemplo la intención de que se introduzca un nuevo pronombre: “elle”. En octubre de 2020, el Observatorio de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) introdujo este pronombre exponiendo que: "El pronombre "elle" es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes. Su uso no está generalizado ni aceptado". Posteriormente la RAE lo eliminó de sus definiciones, explicando que su retiro tenía la intención de evitar confusiones. Sin embargo, hemos visto últimamente que hay múltiples organizaciones e instituciones que están analizando este denominado “lenguaje inclusivo” que,  por cierto y para los efectos, podrían llamarle "lenguaje inclusive", que tiene como objeto eliminar cualquier vocablo que pueda identificarse con el sexo femenino o masculino, y entonces tendríamos palabras tales como “niñe”, “persone”, “amigue”, “hermane” y las que se les ocurran. A partir de esto habría que considerar que la lengua española, que asigna géneros tanto a los adjetivos como a los sustantivos, debería eliminarlos, bajo el análisis de cuál sería el privilegio o causa que determinara que el lápiz es “el” y la pluma es “la” o el limón es “el” y la lima es “la”. Absurdo.  Algunos antropólogos y sociólogos que advierten que estos cambios que se están viviendo y que se están forzando no son cambios evolutivos, ya que no se están generando paulatinamente, ni armónicamente, sino que al parecer son modificaciones impuestas bajo intenciones de índole económico o capitalista, que están analizando nuevos cotos de revolución comercial utilizando la flexibilidad o amplitud del pensamiento humano, esto es, el control de la realidad bajo imposiciones de conceptos que se introducen en forma controlada. Al final, esto llevará a un rompimiento generacional que puede traer graves consecuencias a la humanidad, al llegarse a un punto en que no exista identidad de los seres racionales que pueda ser medible o manejable, extinguiendo los sexos masculino y femenino que están definidos por genes y funciones anatómicas y biológicas, para convertirnos en aquello que se nos ocurra ser. En nuestro país existen 14 entidades federativas, entre ellas la Ciudad de México, que permiten que las personas puedan modificar su acta de nacimiento cambiando su nombre e incluso su género de acuerdo a la vivencia interna e individual de cómo cada persona la experimenta, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia del cuerpo, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).  Actualmente estamos observando que ya hay una irrupción en el ámbito de aquellas personas que por naturaleza estaban identificadas como mujeres, y que podría dar lugar a una nueva especie de feminicidio, extinción o borrado de mujeres, lo cual culminará forzosamente en la extinción misma del ente “humane”, con lo que no habrá forma de identificarnos los unos a los otros, pues todos seremos lo que subjetivamente se nos ocurra ser, incluso gatos o perros. En los documentos oficiales solo se marcará que pertenecemos al género o a la especie “x”. Equis, tal como cero. *Las opiniones expresadas en los artículos de esta página son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la postura editorial de este portal.  " ["post_title"]=> string(40) "NI MUJER NI HOMBRE, SOLO GÉNERO “X”" ["post_excerpt"]=> string(109) "El autor señala las consecuencias de las ideologías de género en la política,  el lenguaje y el deporte." ["post_status"]=> string(7) "publish" ["comment_status"]=> string(4) "open" ["ping_status"]=> string(4) "open" ["post_password"]=> string(0) "" ["post_name"]=> string(32) "ni-mujer-ni-hombre-solo-genero-x" ["to_ping"]=> string(0) "" ["pinged"]=> string(0) "" ["post_modified"]=> string(19) "2021-09-27 11:56:03" ["post_modified_gmt"]=> string(19) "2021-09-27 16:56:03" ["post_content_filtered"]=> string(0) "" ["post_parent"]=> int(0) ["guid"]=> string(35) "https://ruizhealytimes.com/?p=70886" ["menu_order"]=> int(0) ["post_type"]=> string(4) "post" ["post_mime_type"]=> string(0) "" ["comment_count"]=> string(1) "0" ["filter"]=> string(3) "raw" } ["comment_count"]=> int(0) ["current_comment"]=> int(-1) ["found_posts"]=> int(43) ["max_num_pages"]=> float(22) ["max_num_comment_pages"]=> int(0) ["is_single"]=> bool(false) ["is_preview"]=> bool(false) ["is_page"]=> bool(false) ["is_archive"]=> bool(true) ["is_date"]=> bool(false) ["is_year"]=> bool(false) ["is_month"]=> bool(false) ["is_day"]=> bool(false) ["is_time"]=> bool(false) ["is_author"]=> bool(false) ["is_category"]=> bool(true) ["is_tag"]=> bool(false) ["is_tax"]=> bool(false) ["is_search"]=> bool(false) ["is_feed"]=> bool(false) ["is_comment_feed"]=> bool(false) ["is_trackback"]=> bool(false) ["is_home"]=> bool(false) ["is_privacy_policy"]=> bool(false) ["is_404"]=> bool(false) ["is_embed"]=> bool(false) ["is_paged"]=> bool(false) ["is_admin"]=> bool(false) ["is_attachment"]=> bool(false) ["is_singular"]=> bool(false) ["is_robots"]=> bool(false) ["is_favicon"]=> bool(false) ["is_posts_page"]=> bool(false) ["is_post_type_archive"]=> bool(false) ["query_vars_hash":"WP_Query":private]=> string(32) "620d3e27e19c893bf699f4b2d7f3157c" ["query_vars_changed":"WP_Query":private]=> bool(false) ["thumbnails_cached"]=> bool(false) ["stopwords":"WP_Query":private]=> NULL ["compat_fields":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(15) "query_vars_hash" [1]=> string(18) "query_vars_changed" } ["compat_methods":"WP_Query":private]=> array(2) { [0]=> string(16) "init_query_flags" [1]=> string(15) "parse_tax_query" } }

NI MUJER NI HOMBRE, SOLO GÉNERO “X”

El autor señala las consecuencias de las ideologías de género en la política,  el lenguaje y el deporte.

septiembre 27, 2021

Creando nuevas narrativas: Sistematizando las convicciones

Asumir una convicción de forma profunda y general conlleva infinidad de consecuencias; la forma en que concibamos las cosas –aún sin ser...

septiembre 3, 2021




Más de categoría

NI MUJER NI HOMBRE, SOLO GÉNERO “X”

El autor señala las consecuencias de las ideologías de género en la política,  el lenguaje y el deporte.

septiembre 27, 2021
Violencia escala a niveles de terrorismo

Violencia escala a niveles de terrorismo

El acontecimiento suscitado en Salamanca (Guanajuato) con el regalo-bomba, implica un modus operandi del crimen organizado similar a la...

septiembre 24, 2021
Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

Día Internacional Contra la Explotación Sexual y Trata de Personas

México es el tercer país con más casos de trata de niñas y niños con fines de explotación sexual...

septiembre 24, 2021
Construyendo creencias que amplíen el mundo

Construyendo creencias que amplíen el mundo

Se trata de que creemos –y creamos– no las narrativas posibles, sino las necesarias para configurar el mundo donde...

septiembre 24, 2021